domingo, 17 de diciembre del 2017 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




El saber del mundo

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Rumores del saber del mundo    ~    Comentarios Comments (1)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

         No intentes ver la verdad sin conocer la mentira.

     No sabrás lo que es la luz sin conocer las tinieblas.

         Si no sabes de donde vienes no sabrás nunca quien eres.

Lo sé por experiencia, la dificultad, agudiza el ingenio… ¡La crisis también!

Mi padre me dijo una vez que,  el respeto por la verdad es casi el fundamento de la moral.

Resultado de imagen de Partículas virtuales

Nada puede surgir de la “nada”, si surgió…, ¡es porque había!

A la edad de quince años, había aprendido a oír el silencio. En cualquier sitio, aunque no lo parezca, podemos “oir” lo que la Naturaleza nos dice. No es poco lo que nos perdemos por no saber observar lo que nos rodea. ¡Hay que prestar atenciòn!

La vida no es gratis, se nos da para pagarla. ¡De tantas maneras! Todos tenenos que llevar nuestra “carreta” para llegar al destino propuesto. Cualquier cosa que podamos alcanzar requiere de un precio, un esfuerzo y, si estamos dispuesto a pagarlo… ¡la tendremos!

          Más vale un… por si acaso, que un… yo creí.

¡Qué vida ésta!

En el Universo puede haber miles de millones de planetas. Si están habitados ¡Cuánto dolor y amargagura! Y, si no lo están… ¡Que desperdicio de mundos! Eso decía el Pensador.

Resultado de imagen de La complejidad de la mante

En verdad, los seres humanos… ¡Son muy complejos! Y, hasta tal punto es así que, ni nosotros mismos llegaremos nunca a conocernos. ¿Cómo es posible una cosa así? Pues lo cierto es que, tenemos de nosotros una visión equivocada y, serán otros, que mirándonos desde fuera y sin estar condicionado por nada, los que puedan describir nuestra personalidad de manera neutra y sin ninguna clase de condicionante.

Siempre me ha llamado la atención el hecho de que, a lo largo de la historia, en cualquier parte del mundo, sin importar su condición u origen, de vez en cuando, surgieron personajes que, con sus hechos, dejaron señalado un camino que muchos siguieron y, de esa manera, ha ido caminando la Humanidad a lo largo de la Historia, influída por esas mentes que, en uno u otro ámbito del saber humano, abrieron los caminos a seguir. Muchos serían los ejemplos que podríamos poner aquí pero, hoy, dejaré una simple reseña de uno de ellos.

Pitágoras de Samos.  569 a.C. (Samos).475 a.C. (Tarento).

Pitágoras era hijo de un comerciante griego, por lo que viajó mucho de niño, acompañando a su padre.  No se conocen muchos detalles de su infancia, pero es seguro que recibió buena educación.  En Mileto, Tales y Anaximandro lo introdujeron en el mundo de las Matemáticas y le recomendaron ir a Egipto para profundizar en su estudio, lo que hizo en el 535 a.C. Estudió en el templo de Dióspolis.

Imagen relacionada

Allí fue hecho prisionero hacia el 525 a.C. y llevado a Babilonia, de donde regresaría a Samos hacia el 520 a.C.  Al regreso, fundó una escuela que llamó El Semicírculo.  Al cabo de dos años se trasladó a Cretona, en el sur de Italia, donde fundó una escuela filosófica y religiosa que tuvo muchos seguidores.

Las enseñanzas principales decían que la realidad era matemática y que el estudio puede llevar a la purificación espiritual y la unión con la divino.

Creían que todo lo que existe son números y todas las relaciones podían reducirse a relaciones numéricas.  Además, atribuían a cada número una propia personalidad (masculina o femenina, perfecta o incompleta, bella o fea).

Por ejemplo, el 10 era el número perfecto, pues contenía en sí mismo los cuatro primeros enteros (1 + 2 + 3 + 4 = 10).

Escuela de Pitágoras, imagen perteneciente al libro “The story of greek people”, Eva March Tappan, Houghton Mifflin, 1909.

La escuela exigía a sus miembros estricta lealtad y secretismo por lo que los conocimientos en Matemáticas producidos por ellos eran siempre atribuidos a Pitágoras, y no podemos saber qué descubrió él personalmente y qué se le atribuyó.  Sin ir más lejos, el conocido teorema de Pitágoras (del que antes di un ejemplo) no lo descubrió él, sino que ya era conocido por los babilonios mil años antes, aunque puede que él fuese el primero en demostrarlo.

El objeto de estudio de esta escuela no eran las Matemáticas tal como las pensamos hoy, sino desde una perspectiva más filosófica.  Se preocupaban de los principios en que se basan las Matemáticas, el significado de los conceptos número o círculo, así como qué ha de entenderse por demostración (de un teorema por ejemplo).

Son varios los teoremas debidos a Pitágoras o, más genéricamente, a los pitagóricos: el que afirma que la suma de los ángulos de un triángulo es igual a dos ángulos rectos, o el teorema de Pitágoras, esto es, que un triángulo rectángulo, el cuadrado de la hipotenusa es igual a la suma de los cuadrados de los catetos.

También descubrieron los números irracionales –que no se pueden expresar como el cociente de dos enteros- y los cinco sólidos regulares: el tetraedro, el hexaedro o cubo, el octaedro, el dodecaedro y el icosaedro.

Aunque Pitágoras es uno de los matemáticos griegos más conocidos, a mí, no se porqué, me gusta más Euclides.  Claro que a cada acontecimiento o a cada personaje, hay que valorarlo dentro del contexto de su obra en su época, en su “tiempo”.

El lenguaje, las matemáticas, la escritura,… son las cosas que nos hicieron distintos, partiendo siempre de la base de que teníamos los sentidos y la mente que requerían aquellos logros que nos separaron de los demás animales.

Resultado de imagen de Los primeros hominidos

La lengua o el lenguaje, cuyos comienzos se limitan a sonidos guturales y sin sentido de aquellos primeros homínidos que, caminando ya erguidos, vivían más o menos en comunidad y, ello, les llevó, a inventarse un sistema arbitrario de signos que los miembros de una comunidad establecían por convención, con el fin de comunicarse, así fueron los principios del lenguaje que, en cada caso, en cada lugar, está relacionado con la psicología y antropología específica de los distintos pueblos, lo que llevó a que el lenguaje, tomado en su conjunto, sea multiforme y heteróclito, y conectado con lo físico-fisiológico-psíquico y dentro de un dominio individual y a la vez social.

El lenguaje hablado se quiso expresar mediante escritura, y, el comienzo, fueron dibujos, signos, jeroglíficos, etc., hasta alcanzar un alto nivel mediante las reglas inventadas para la escritura.

La importancia del lenguaje y la escritura para la humanidad no está bien valorada, pocos piensan en lo importante que fue el hecho ocurrido hace ya muchos miles de años, cuando aquel ser primitivo, pintó un animal en la pared de su cueva, allí, en aquel lugar, se dio el primer paso.

Mediante un conjunto de sonidos articulados podemos manifestar lo que pensamos y comunicarnos con los demás y, cada pueblo, tiene su propio lenguaje.  Este hecho, el de distintas lenguas para cada región del mundo, expresa en realidad nuestro retraso en la evolución del lenguaje y en la de otros aspectos más generales que, algún día lejos aún en el futuro, nos llevarán a la unificación de todos y de todo en este planeta que pasará a ser una sola entidad ante el resto de civilizaciones que vendrán desde otros mundos pero, para que eso llegue…falta mucho.

(Sólo como aclaración tengo que dejar el apunte de que, los clásicos griegos bebieron de la fuente del saber egipcio, persa, hindú y otros.)

emilio silvera

¡El Universo! ¿Sabría que íbamos a venir?

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en El Universo asombroso    ~    Comentarios Comments (0)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Como se trata de una Ciencia que estudia la naturaleza Física del Universo y de los objetos contenidos en él, fundamentalmente estrellas, galaxias y la composición del espacio entre ellas, así como las consecuencias de las interacciones y transformaciones que en el Cosmos se producen, aquí dejamos una breve secuencia de hechos que, suceden sin cesar en el ámbito del Universo y, gracias a los cuales, existe la Tierra…y, nosotros.

La evolución cósmica de los elementos nos lleva a la formación de los núcleos atómicos simples en el big bang y a una posterior fusión de estos núcleos ligeros para formar otros más pesados y complejos en en el interior de las estrellas, para finalizar el ciclo en las explosiones supernovas donde se plasman aquellos elementos finales de la Tabla Periódica, los más complejos y pesados.

Hay procesos en el Universo que, si pudiera ser posible contemplarlos en directo, serían dignos del mayor asombro. Por ejemplo, a mí me maravilló comprender como se podía formar Carbono en las estrella y, de cómo éstas se valían del llamado “Efecto Triple Alfa” para conseguirlo.

La fusión en el centro de las estrella se logra cuando la densidad y temperatura son suficientemente altas. Existen varios ciclos de fusión que ocurren en diferentes fases de la vida de una estrella. Estos diferentes ciclos forman los diferentes elementos que conocemos. El primer ciclo de fusión es la fusión del Hidrógeno  hacia Helio. Esta es la fase en la que se encuentra nuestro Sol.

En las estrellas con temperaturas muy altas ocurren otros ciclos de fusiones (ciclos CNO ). A temperaturas aún más altas , el helio que se quema produce Carbono. Finalmente, a temperaturas extremadamente altas se forman los elementos más pesados como el Hierro.

                        Cadena Protón-Protón

Las reacciones internas que ocurren en las estrellas forman a los neutrinos que llegan a la Tierra. Al detectar estos neutrinos, los científicos pueden aprender sobre las fusiones internas en las estrellas. En el proceso de fusión nuclear denominado reacción Protón-Protón las partículas intervinientes son el protón(carga positiva), el neutrón (carga neutra), el positrón (carga positiva, antipartícula del electrón) y el neutrino.

Archivo:Keplers supernova.jpg

En las explosiones supernovas que viene a ser el aspecto más brillante de estos sucesos de transformación de la materia, literalmente, es que la explosión de la estrella genera suficiente energía  sintetizar una enorme variedad de átomos más pesados que el hierro que es el límite donde se paran en la producción de elementos estrellas medianas como nuestro Sol.

Pero, en las estrellas masivas y supermasivas gigantes, con decenas de masas solares, cuando el núcleo de hierro se contrae emite un solo sonido estruendoso, y este retumbar final del gong envía una onda sonara  arriba a través del gas que entran, el resultado es el choque más violento del Universo.

La imagen es un zoom del centro de la galaxia M82, una de las más cercanas galaxias con estrellas explosivas a una distancia de sólo 12 millones de  luz. La imagen de la izquierda, tomada con el Telescopio Espacial Hubble (HST), muestra el cuerpo de la galaxia en azul y el gas hidrógeno expulsado por las estrellas explosivas del centro en rojo.

Más arriba decíamos que aquí está el choque más violento del Universo. En un momento se forjan en la ardiente región de colisión toneladas de oro, plata, mercurio, hierro y plomo, yodo, estaño y cobre. La detonación arroja las capas exteriores de la estrella al espacio interestelar, y , con su valioso cargamento, se expande, deambula durante largo tiempo y se mezcla con las nubes interestelares circundantes.

El más conocido remanente estelar, la Nebulosa del Cangrejo cuyos filamentos nos hablan de complejos materiales que la explosión primaria formó hace ya mucho tiempo, y, que actualmente, sirve de estudio  saber sobre los procesos estelares en este tipo de sucesos. No todos saben que en su interior alberga un pulsar que abajo podemos ver.

El pulsar de la nebulosa del cangrejo, en rojo del Hubble

 dejámos una relación de materriales que pueden ser formados en las explosiones supernovas y, cuando se condensan estrellas nuevas a partir de esas nubes, sus planetas heredan los elementos forjados en estrellas anteriores y durante la explosión. La Tierra fue uno de esos planetas y éstos son los antepasados de los escudos de bronce y las espadas de acero con los que los hombres han luchado, y el oro y la plata por los que lucharon, y los clavos de hierro que los hombres del Capitan Cook negociaban por el afecto de las tahitianas.

          En esta región, las estrellas parecen Joyas

La muerte de una estrella supergigante, regenera el espacio interestelar de materiales complejos que, más tarde, forjan estrellas nuevas y mundos ricos en toda clase de elementos que, si tienen suerte de caer en la zona habitable, proporcionará a los seres que allí puedan surgir, los materiales y elementos necesarios para el desarrollo de sus ideas mediante la construcción de máquinas y tecnologías que, de otra manera, no sería posible. Incluso, sin estos materiales, ni esos seres podrían surgir a la vida.

¿No os parece una maravilla? Comenzando con el Hidrógeno, Helio Berilio y Litio en el Big Bang, se continuó con el Carbono, Nitrógeno y Oxígeno en las estrellas de la secuencia principal, y,  más arriba explicaba, se continúa en las estrellas moribundas con el Sodio, Magnesio, Aluminio, Silicio, Azufre, Cloro, Argón, Potasio, Titanio, Hierro, Cobalto, Níquel, Cobre, Cinc…Uranio. ¡Que maravilla!

El Hubble ha captado en los cielos profundos las más extrañas y variadas imágenes de objetos que en el Cosmos puedan estar presentes, sin embargo, pocas tan bellas como las de nuestro planete Tierra que, es tan rico y especial, gracias a esos procesos que antes hemos contado que ocurren en las estrellas, en las explosiones de supernovas y mediante la creación de esos materiales complejos  los que se encuentran la química biológica para la vida.

 

Si a partir de las Nebulosas que se forman cuando las estrellas masivas llegan al final de sus vidas, pueden surgir planetas  la Tierra, y, si la Tierra contiene la riqueza de todos esos materiales forjados en las estrellas y en el corazón de esas inmensas explosiones, y, si el Universo está plagado de galaxias en las que, de manera periódica suceden esas explosiones, nos podríamos preguntar: ¿Cuantas “Tierras” podrán existir incluso en nuestra propia Galaxia? Y, ¿Cuántos seres pueden haberse formado a partir de esos materiales complejos forjados en las estrellas?

¡Qué gran secreto tiene el Universo! ¿Cómo se las arregla para crear, las precisas condiciones que dan lugar al surgir de la Vida?

emilio silvera

Injusticia, la hubo y la sigue habiendo

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Mujeres científicas    ~    Comentarios Comments (3)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

La mujer que mereció ganar el Nobel junto a Severo Ochoa

Mariane Grunberg-Manago, que firmó como primera autora los artículos que publicaban el descubrimiento que llevó al Nobel del investigador hispanoestadounidense

 

Marianne Grunberg-Manago, en una imagen de archivo.

               Marianne Grunberg-Manago, en una imagen de archivo. Academia Europaea

En la novela Exilios y Odiseas: la historia secreta de Severo Ochoa, analizo dos aspectos polémicos del Premio Nobel: los errores en la selección de los candidatos y el sexismo. La historia de la ciencia podría ser la historia del conocimiento y del intelecto como productor y consumidor de ciencia, y esa historia podríamos relatarla sin necesidad de mencionar un solo científico. Una afirmación exagerada, pero en los tiempos de Severo Ochoa el progreso se narró casi sin nombrar científicas, que fueron víctimas del efecto Matilda. Como recordamos, este fenómeno, descrito por Rossiter, consiste en la falta de reconocimiento del trabajo científico de las mujeres, y el desvío de los créditos hacia sus colegas varones. Durante los primeros 85 años del Nobel de Medicina, el efecto Matilda marcó la selección de los laureados: de los 144 premiados solo cuatro fueron mujeres.

Resultado de imagen de Lise Meitner

                      Lise Meinert

Entre los casos más flagrantes de científicas excluidas por Suecia se encuentra Lise Meinert, que se exilió de la Alemania nazi mientras su jefe, Hahn, colaboraba con Hitler. Ella desde el exilio descubrió, usando datos que le había mandado Hahn para conocer su interpretación, que el bombardeo de uranio llevaba a la fisión nuclear, un fenómeno desconocido hasta entonces. Hahn, que había sido arrestado por los aliados y trasladado a Inglaterra, recibió en la granja donde se encontraba prisionero la noticia de que había ganado en solitario el Nobel de Química de 1944. Chien-Shiung Wu mereció ir a Estocolmo por su estudio de la Ley de Paridad, pero sus dos compañeros varones viajaron sin ella. Ni Annie Jump Cannon, que encontró un sistema lógico de clasificar estrellas, ni la genial matemática Emmy Noether, cuyos métodos propiciaron el avance de la física, fueron invitadas en la fiesta sueca. Jocelyn Bell Burnell durante sus años de estudiante observó por primera vez los púlsares, estrellas de neutrones de rotación rápida, y su director de tesis ganó el Nobel. Incluso Marie Curie, que recibió dos veces el honor sueco, sufrió una ridícula persecución durante la nominación de su segundo Nobel cuando Suecia investigó un rumor sobre su vida privada.

Resultado de imagen de rosalind franklin frases

                                                   Rosalind Franklin

Más cercano a Severo Ochoa es el caso de Rosalind Franklin, la científica cuyos descubrimientos fueron clave para resolver la estructura del ADN. En un capítulo notable de la historia de la infamia, Watson entró subrepticiamente en el despacho de Franklin para espiar los análisis de difracción de rayos X, plasmados en la espectacular Fotografía 51, donde se podía apreciar que el ADN era, efectivamente, una doble hélice. Por si eso fuese poco, Watson en el superventas La Doble Hélice dedicó a Rosalind párrafos teñidos de un machismo denigrante. Rosalind murió de cáncer de mama antes de que sus descubrimientos fuesen reconocidos con el Nobel, así que no acudió a Suecia con Watson y Crick, y fue sustituida por su jefe, Wilkins, al que nunca había respetado como experto en el tema. Durante la ceremonia, ninguno de los tres varones se dignó nombrarla.

Resultado de imagen de Marie Curie
                                             Marie Curie

Incluso Marie Curie, que recibió dos veces el honor sueco, sufrió una ridícula persecución durante la nominación de su segundo Nobel cuando Suecia investigó un rumor sobre su vida privada.

 

 

Hay quien ha querido comparar el caso de Rosalind Franklin con el de Marianne Grunberg-Manago. Grunberg-Manago era miembro del equipo de investigación de Severo Ochoa, participó en la identificación de la polinucleótido fosforilasa y firmó como primera autora los artículos que publicaban este descubrimiento. A pesar de ciertas deficiencias en la reacción (la enzima producía ARN sin un molde de ADN y la reacción era espontáneamente reversible), Grunberg-Manago y Ochoa creyeron que la fosforilasa sintetizaba ARN. Poco después, Arthur Kornberg, también discípulo de Severo Ochoa, purificó la enzima ADN polimerasa responsable de la síntesis de ADN. Estos descubrimientos propiciaron que cualquier laboratorio del mundo pudiese disponer de ARN y ADN en su laboratorio. Estas dos moléculas eran consideradas fundamentales para entender la genética, los virus, la síntesis de proteínas y muchos otros mecanismos celulares y Estocolmo otorgó, con una rapidez inaudita, un Nobel a la síntesis de los ácidos nucleicos. Los laureles fueron para Ochoa y Kornberg y excluyeron a Grunberg-Manago. La inclusión de Grunberg-Manago no solo hubiese sido lógica, sino que hubiese encajado con la tendencia de escoger tres ganadores en cada premio.

Resultado de imagen de Esther Lederberg

                      Esther Lederberg, sus méritos, para los demás, parecían invisibles

Resultado de imagen de Nettie Stevens

Resultado de imagen de Bárbara McClintock

                                                              Bárbara McClintock

Además de Grunberg-Manago, otras tres mujeres en el campo de la investigación biomédica merecen mención. Esther Lederberg estudió con su marido el material genético de las bacterias y los virus, pero el galardón recayó en su marido. Nettie Stevens que demostró que los cromosomas determinan el sexo, no fue considerada suficientemente profunda por sus colegas. Finalmente, Bárbara McClintock, quien propuso la asombrosa teoría de los transposones, recibió los laureles una vez superada la esperanza de vida de las personas nacidas en los albores del siglo XX.

Las ‘desgracias’ del Nobel

 

 

Resultado de imagen de León Tolstoi

 

León Tolstoi

 

León Tolstoi, quien según muchos debió haber ganado el primer Nobel de Literatura, consideraba que el dinero que venía de Suecia solo podía acarrear desgracias. En el caso de Severo Ochoa esto probablemente estuvo a punto de ser verdad porque, poco tiempo después de volver de su visita triunfal a Estocolmo, se demostró que la polinucleótido fosforilasa no sintetizaba ARN. Esto generó una situación controvertida: los científicos que descubrieron la enzima ARN polimerasa, realmente responsable de la síntesis, eran merecedores del Nobel, pero el diploma se había otorgado previamente a Severo Ochoa. Para más inri, se demostró que la función en las células de la polinucleótido fosforilasa era la degradación del ARN.

Resultado de imagen de Grunberg-Manago

 

 

La inclusión de Grunberg-Manago no solo hubiese sido lógica, sino que hubiese encajado con la tendencia de escoger tres ganadores en cada premio

 

Como sucede muchas veces en la historia de la ciencia, los hechos son enrevesados y los errores propician los avances. Después de la síntesis del ARN, el siguiente paso en esta línea de descubrimientos debía consistir en descifrar el código genético, es decir, descubrir los mecanismos mediante los cuales el ARN codifica la formación de proteínas. Marshall Nirenberg abrió la puerta al futuro al demostrar que el triplete de tres uracilos codificaba el aminoácido fenilalanina. Ahí comenzó una carrera vertiginosa en la que tanto Severo Ochoa como Nirenberg utilizaron la polinucleótido fosforilasa, descubierta por Grunberg-Manago, para descifrar los tripletes que codificaban todos los aminoácidos. Este avance tuvo una gran importancia porque instauró definitivamente la biología molecular como una herramienta útil para entender el funcionamiento de las células. Estocolmo, que después de haber ignorado los estudios de Avery sobre el ADN, trataba de rectificar y potenciar la nueva y pujante rama de la bioquímica, decidió premiar a Marshall Nirenberg y a otros dos científicos en 1968.

Resultado de imagen de Severo Ochoa

                                                      Severo Ochoa

Lamentablemente, Severo Ochoa quedó fuera de la triada ganadora sin que nadie pueda explicarse las razones. Sus descubrimientos fueron del mismo calibre que los de Nirenberg, y este utilizó extensivamente la polinucleótido fosforilasa en sus experimentos. Las deliberaciones que preceden los homenajes se mantienen secretas durante cincuenta años. Esta cuarentena sueca para el premio al código genético se cumplirá el año que viene. Es por lo tanto posible que muy pronto podamos entender por qué Severo Ochoa no fue incluido en el Nobel de 1968. Ciertamente, sería inaudito pensar que el luarqués no fue nominado porque el descubrimiento no podría haberse conseguido, o al menos nunca podría haberse conseguido tan rápido, sin sus contribuciones metodológicas e intelectuales. Esta es la materia de la que se nutre Exilios y Odiseas.