lunes, 27 de marzo del 2017 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




¿Vida Extraterrestre? ¿Dónde?

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Vida en otros mundos    ~    Comentarios Comments (0)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios


“Hallar tecnología extraterrestre dará esperanza al ser humano”

 

Está al mando del SETI, la institución encargada de buscar vida inteligente más allá del Sistema Solar y es optimista al respecto: en pocos años deberíamos tener pruebas
Foto: Tarter, en el Allen Telescope Array que utiliza el SETI para buscar señales de civilizaciones extraterrestres. (Cortesía de Jill Tarter)

Tarter, en el Allen Telescope Array que utiliza el SETI para buscar señales de civilizaciones extraterrestres. (Cortesía de Jill Tarter)

Son las diez de la mañana y Jill Tarter ya está lista para dar a conocer las bondades del tercer Starmus Festival pero, sobre todo, para hablar acerca de su trabajo en el Instituto para la Búsqueda de Vida Extraterrestre (SETI, en sus siglas en inglés). Está antigua responsable del SETI es licenciada en Física y en 2004 fue nombrada una de las personas más influyentes del planeta por la revista TIME por buscar vida, precisamente, fuera de este planeta.

[Hawking anuncia un proyecto para crear 'mininaves' espaciales mil veces más rápidas]

El SETI se ha especializado en la búsqueda de vida inteligente fuera del Sistema Solar. ¿Cómo lo hace? Mediante la búsqueda de señales de radio u ópticas que indiquen la presencia de una civilización extraterrestre. Para dar con esa aguja en el pajar cósmico, el grupo del SETI tiene que discriminar las señales producidas por la propia naturaleza y buscar aquellas que sólo una especie inteligente podría producir.

Esa búsqueda de vida inteligente extraterrestre es el eje sobre el que giran los más de cincuenta minutos de conversación con Tarter, que visita Madrid por primera vez a sus 72 años.

Pregunta: ¿Cuáles han sido los resultados del proyecto SETI hasta la fecha?

Respuesta: No tenemos ninguna evidencia de una tecnología extraterrestre. Pero es lo que estamos buscando.

P: ¿Entiende que haya gente que no se explique por qué se destinan esfuerzos a un proyecto que no ha dado resultados durante décadas?

R: Te voy a dar un ejemplo. Dices que hemos buscado mucho, pero sólo lo hemos hecho durante cincuenta años de historia de la Vía Láctea, que tiene más de 10.000 millones de años. Si buscamos aquello que supuestamente deberíamos encontrar, señales electromagnéticas ópticas o de radio, lo podríamos ver de diferentes maneras: imagina que ese espacio es igual al de todos los océanos de la Tierra. ¿Cuánto hemos buscado en 50 años? Un vaso de agua.

P: ¿Qué herramientas se necesitan para analizar más y más vasos de agua?

R: Uno de los factores a nuestro favor es que los radiotelescopios y la potencia de computación mejoran de manera exponencial. En la próxima década podremos buscar extensiones más vastas de terreno que las que miramos hoy. Serán lo suficientemente grandes como para pensar que podremos esperar un resultado positivo.

Jill Tarter inspiró el personaje de Jodie Foster en 'Contact'. (Warner Bros.)

Jill Tarter inspiró el personaje de Jodie Foster en ‘Contact’. (Warner Bros.)

P: Si no me equivoco, la NASA dejó de financiar el SETI en 1994.

R: Fue el senador Richard Bryan el que cortó la financiación que la NASA destinaba al SETI, no la agencia. Puso una enmienda en el presupuesto que eliminaba los fondos que nos destinaban. Los políticos tienen ese poder, pero la NASA no nos quitó los fondos. Es una ligera diferencia.

P: Pero hay voces que dicen que los 2,5 millones de dólares de presupuesto que tenía el programa eran excesivos. ¿Lo comparte?

R: Para nada. Lo hemos intentado recaudar de manera privada para continuar trabajando. No es suficiente dinero para tratar de contestar una de las preguntas más antiguas de la humanidad.

Financiación privada

P: ¿Cómo funciona ahora el proyecto?

R: Parte se hace con el SETI@Home, con ordenadores particulares que la gente pone a nuestra disposición. También hemos tenido apoyo financiero del público. En los diez años que pasaron desde que nos quedamos sin fondos, completamos los proyectos que habíamos planeado con la NASA. Utilizamos grandes radiotelescopios de todo el planeta durante seis semanas al año. De media, escuchábamos un 5% del tiempo, pero el 95% restante no.

P: No parece la mejor técnica para dar con alguna señal.

R: A principios de siglo organizamos una reunión y decidimos que debíamos construir nuestro propio telescopio además de optar por la búsqueda óptica, porque la tecnología estaba disponible. Hemos recolectado fondos privados y ahora contamos con el Allen Telescope Array en el norte de California: una red de 42 telescopios que tiene una gran potencia computacional. Queremos que crezca hasta los 350 telescopios para que sea más sensible a las señales.

P: Entiendo que el escenario óptimo es aquel en el que cuentan con un número de telescopios aún mayor.

R: Tienes más formas de mirar a un objeto de forma simultánea cuanto más tiempo mires al cielo. Encontramos señales todo el rato y tenemos que discriminar entre lo que puede ser nuestra tecnología y la de otra civilización. Si dos telescopios o dos redes en diferentes lugares del planeta miran al mismo lugar del cielo y obtienen la misma señal, tienes una buena pista de que esa señal viene del cielo.

Jill Tarter en Madrid durante la entrevista con El Confidencial. (Jaume Esteve)

Jill Tarter en Madrid durante la entrevista con El Confidencial. (Jaume Esteve)

P: Hace poco el Allen Telescope Array apareció en prensa gracias a la estrella KIC 8462852, cuya luz atenuada no tiene todavía explicación científica.

R: Solemos llamarla la estrella WTF [Siglas de What the fuck!, expresión inglesa que se puede traducir por ¡Qué demonios!]. Buscamos ahí durante un par de semanas porque parecía haber evidencias de una megaestructura a su alrededor. No vimos señales fuera de lo normal. Otras personas han mirado con telescopios ópticos y se sigue buscando una explicación, pero es una pregunta sin respuesta que es probable que tenga una respuesta lógica que todavía desconocemos.

P: ¿A qué se refiere cuando habla de técnicas ópticas? ¿Qué se busca exactamente?

R: Utilizamos grandes telescopios para buscar haces de luz muy brillantes que duren una milmillonésima de segundo o menos. La naturaleza no puede producir un pulso de ese estilo, pero nosotros lo podemos hacer con lásers. El más poderoso que tenemos en Estados Unidos está en la National Ignition Facility, en Livermore. Está intentando generar fusión termonuclear para generar energía. Si apuntaras ese láser a un telescopio de diez metros y emitieras esa luz desde la Tierra, conseguirías un haz muy brillante, como el que estamos buscando.

P: Es una tecnología similar a la que propone el proyecto Starshot, que quiere enviar naves propulsadas por un láser hasta alfa Centauri.

R: Si esas cargas tan pequeñas se aceleran con un láser tan potente, ¿se podría detectar desde la Tierra? Estamos buscando maneras de establecer observatorios que puedan ser sensibles a estos fenómenos; sería una buena manera de encontrar señales transitorias. Si la señal sólo se emite una vez durante un corto periodo de tiempo, es mucho más difícil de detectar. Por eso sería importante tener observatorios simultáneos en diferentes lugares y que apunten hacia el mismo lugar. Con un avistamiento desde dos lugares diferentes, es complicado que sea una interferencia.

Una lotería muy costosa

P: Hay quién afirma que el SETI es como la lotería. Un pozo sin fondo en el que se invierte dinero sin resultado alguno con la esperanza de que, un día, sus resultados cambien las reglas del juego. ¿Qué opina sobre este argumento?

R: ¿Cuánta gente juega a la lotería?

P: Mucha.

R: ¿Verdad? Quizá no sea una locura. No me levanto cada mañana a la espera de una señal, porque es probable que no suceda. No es una cuestión de blancos o negros. Podemos aprender algunas cosas sobre astrofísica. Estamos construyendo equipamiento de detección que los astrónomos no construyen porque no creen que la naturaleza irradie señales de este tipo. Nuestro material detecta tecnología, pero puede que un día nos sorprenda a todos y demuestre que la madre naturaleza puede crear fenómenos que ahora pensamos que son exclusivos de la tecnología y la ingeniería. Pero el resultado principal es la continua mejora en nuestras estrategias de búsqueda.

P: ¿No es un poco desalentador que el mayor avance hasta la fecha haya sido la señal Wow, que ni siquiera detectó el SETI?

R: Hemos tenido falsos positivos. Ha habido veces en las que un telescopio no funcionaba y hemos tenido pistas falsas que indicaban que era probable que una señal viniera de una estrella aunque resultó ser el satélite Soho, que orbita el Sol. Nos ayudó a mejorar nuestros protocolos de detección.

P: Hay quién dice que el trabajo del SETI no se puede considerar investigación científica. ¿Qué opina al respecto?

R: Creo que no es justo y es falso. Lo que hacemos es exploración científica. La gente que estudió las ondas gravitacionales estuvo mucho tiempo construyendo instrumentos que no funcionaban hasta que dieron con una máquina que era lo suficientemente buena como para detectarlas. Pasaron veinticinco años y se invirtieron miles de millones de dólares para descubrir el bosón de Higgs. En el SETI trabajamos para detectar una señal o para saber que hemos hecho una muestra lo suficientemente significativa como para que el silencio sea interesante por sí mismo. Por el momento, los resultados negativos no son muy interesantes. No es una muestra significativa que nos permita afirmar que la vida en este planeta es única.

P: ¿Cómo podríamos saber que no hay vida más allá?

R: Con una búsqueda sistemática de todas las tecnologías que entendemos ahora mismo para ser capaces de asegurar que no hemos encontrado ninguna prueba en los diez millones de estrellas más cercanas. Si somos capaces de llegar a ese punto, el resultado negativo será una bofetada de realidad.

P: ¿Querrá decir que el trabajo del SETI ha sido en balde?

R: Parecemos estar en un punto crítico de la historia de la evolución. Por primera vez estamos cambiando el entorno del planeta y hemos visto muchos casos en los que podemos ir a peor. Y todavía no vemos de manera muy clara las soluciones que nos permitirán estabilizar nuestra población a un nivel que permita que sea sostenible, que se pueda alimentar y que tenga una buena calidad de vida. Quizá no hay soluciones, quizá nadie lo ha conseguido, quizá nadie ha avanzado más allá de la adolescencia tecnológica en la que estamos hoy. Es un pensamiento bastante deprimente.

(Steve Jurvetson)

(Steve Jurvetson)

P: ¿Cree entonces que estamos abocados a la extinción?

R: Una de las cosas que nos diría la detección de una señal, incluso si no podemos entenderla, es la certeza de que podemos sobrevivir como una civilización tecnológica durante un largo tiempo si lo comparamos con el calendario cósmico. Nos daría esperanza. Ahora mismo somos una tecnología emergente, los adolescentes de la galaxia, y no sabemos si hay alguien que sea mayor y más avanzado.

No espero una salvación extraterrestre, creo que tenemos que buscar nuestras propias soluciones. Pero saber que es posible convertirse en una civilización tecnológica que sabe envejecer es una motivación. Y es la razón por la que trabajo: me encantaría saber si es posible.

P: Por sus palabras, parece que el SETI es una herramienta pensada para conocernos mejor a nosotros antes que para encontrar vida en otros planetas.

R: La filosofía del SETI dice que, para tener éxito, las tecnologías tienen que tener un futuro. Hacemos que la gente piense de manera diferente en problemas críticos e inmediatos. En lugar de ver el cambio climático como una estadounidense y tú como un español, deberíamos tener el punto de vista de un solo planeta, habitado por todos. ¿Cómo trabajamos para arreglar esos retos globales que no respetan las fronteras nacionales? Necesitamos técnicas de exploración científica que no tienen nada que ver con el hecho de que haya especies ahí afuera. Si eso nos ayuda a trivializar las diferencias entre nosotros para encontrar vías que solucionen estos problemas, bienvenido sea.

P: Unos meses atrás, Edward Snowden estuvo hablando sobre lo complicado que sería interceptar una señal extraterrestre porque estaría encriptada y no habría forma de descifrarla. ¿Comparte esa visión?

R: Es posible que estemos buscando lo que no es. Quizá utilizan alguna forma increíble y eficiente de tecnología que permita el intercambio de información a escala interestelar. El comentario de Snowden fue algo absurdo en el sentido de que, incluso si consiguen hacer lo contrario, enviar mensajes sin encriptar, podría ser imposible de descifrar.

P: ¿Por qué desconoceríamos su lenguaje?

R: Podemos compartir el universo, podemos pensar en mensajes basados en la tabla periódica o los números primos. Pero puede pasar, y es uno de esos aspectos interesantes de pensar en la vida más allá de la Tierra, que las matemáticas y nuestra forma de expresarlas estén moldeadas por la estructura particular de nuestro cerebro. Un matemático extraterrestre, que expresara lo mismo, lo haría de una forma que no podríamos entender de ninguna manera. Creo que habría muchas oportunidades para no entender lo que se está transmitiendo.

Mi colega Seth Shostak ha sugerido que deberíamos mandar cualquier cosa en lugar de dar forma a un mensaje que creemos que es claro para esperar que nos manden lo mismo. Hay muchísima redundancia en la información que puede ser clave para entender un mensaje.

P: Hace un par de días que la NASA anunció el descubrimiento de más de quinientos planetas, nueve de ellos rocosos y en la zona habitable. ¿Utilizan esos datos en sus búsquedas?

R: Sí. He estado en el comité asesor de la NASA desde el inicio del programa Kepler. Desde 2011, cuando hicieron el primer anuncio, hemos utilizado esa lista de exoplanetas para buscar señales de vida, pero también con planetas encontrados con otros métodos. Podemos decir con absoluta certeza que hay más planetas que estrellas en la Vía Láctea, algo que era impensable cuando era estudiante y sólo conocíamos los nueve del Sistema Solar.

Hemos cambiado nuestra estrategia de observación para estudiar las 20.000 estrellas más cercanas a nosotros en los próximos años. Muchas son enanas rojas, tienen una décima parte de la masa del Sol, emiten poca luz y son difíciles de encontrar. Pero sus planetas están lo suficientemente calientes como para tener agua líquida en caso de albergar una atmósfera, que es el santo grial para encontrar vida.

“La paradoja de Fermi ni siquiera es una paradoja”

P: A pesar de haber encontrado tantos planetas, la Paradoja de Fermi sigue estando sobre su cabeza como una espada de Damocles.

R: Ni siquiera es una paradoja. No podemos decir que no haya extraterrestres a nuestro alrededor. No sabemos si hay naves tan pequeñas como las del proyecto Starshot en el Sistema Solar. Existen avistamientos de OVNIs junto a información y datos no verificables. Hemos explorado muy pobremente nuestro vecindario en el Sistema Solar y ni siquiera somos capaces de encontrar las grandes rocas que están de camino hacia la Tierra. No podremos decir que estamos solos hasta que no hayamos hecho una búsqueda sistemática.

P: ¿Quiere decir que cree en los extraterrestres?

R: No se ha encontrado nada concluyente. Durante un tiempo, en el Pacific Science Museum de Seattle había una pantalla con una estrella del rock, que tocaba en San Francisco. Le estaban entrevistando y se veía el Golden Gate, Alcatraz y Angel Island de fondo. De repente, se veía un objeto volador no identificado que iba de Angel Island al Golden Gate y luego a Alcatraz a una velocidad increíble, en cuestión de segundos. Y estaba grabado en cámara. Si lo miras, piensas que no es tecnología terrestre. Resultó ser una mosca en la lente de la cámara, que saltaba de un lado a otro y estaba desenfocada, por lo que no se podía reconocer su forma.

Hay muchos fenómenos que no hemos podido explicar. Tráeme un cenicero de una nave y me lo creeré. ¡Es todo lo que puedo decir!

Estoy ansiosa por tener datos y pruebas, pero no he visto nada que yo o mis colegas podamos validar. Los primeros reportes de platillos volantes son de los cuarenta. Ha habido pilotos que volaban a grandes alturas que veían luces brillantes sobre las nubes. Cuando hemos tenido naves que orbitaban la Tierra, hemos comprobado que los relámpagos que salen de esas nubes se mueven hacia arriba y hacia abajo. Hay muchos fenómenos que no hemos podido explicar. Tráeme un cenicero de una nave y me lo creeré. ¡Es todo lo que puedo decir!

P: Pero la ecuación de Drake sí le da alguna esperanza al respecto.

R: La llamamos ecuación, pero no lo es. Es una manera maravillosa de organizar nuestra ignorancia. Calcular los factores que tenemos que entender para comprender si hay vida más allá de la tierra puede ser una herramienta útil, pero no puedes calcular nada con ella. Desconocemos los factores en el lado derecho de la ecuación: no sabemos en cuántos lugares se ha desarrollado vida inteligente, desconocemos cuánta de esa inteligencia desarrolla tecnología y cuánto sobrevive esa civilización. No sabemos esas respuestas y no las vamos a encontrar sólo con pensar en ellas. Las encontraremos si salimos a observar.

En 'contact', el encuentro con una civilización extraterrestre se produce gracias a las señales de radio y vídeo emitidas por el ser humano. (Warner Bros.)

En ‘contact’, el encuentro con una civilización extraterrestre se produce gracias a las señales de radio y vídeo emitidas por el ser humano. (Warner Bros.)

P: En ‘Contact’, película que habla del SETI, se produce ese encuentro gracias a las señales de radio y televisión aunque existen dudas de que una civilización extraterrestre pudiera detectarlas.

R: Cunado construyes una señal de radio o de televisión, lo haces pensando en la potencia necesaria para llegar a España, no a Alfa Centauri. Existe una burbuja que se aleja de la Tierra y que está a unos cien años luz con las primeras transmisiones de radio, pero es muy débil. Haría falta una antena muy grande para capturar suficiente información. Cuando hablamos de buscar señales ópticas o de radio, hablamos de transmisiones deliberadas: alguien que ha puesto la suficiente potencia para que se pueda ver a distancias interestelares. Si tenemos éxito, será porque hemos encontrado una señal enviada a propósito.

P: Lleva años trabajando en el SETI y en la búsqueda de vida inteligente más allá de la Tierra. ¿No le cansa tener que lidiar con tanto escepticismo?

R: ¡Para nada! Pensamos en una escala humana pero estamos tratando de entender nuestro lugar en el cosmos, que tiene miles de millones de años de historia. Algunas de las cosas que estamos entendiendo ahora son el resultado del desarrollo del telescopio, hace cuatrocientos años. Que haya novedades que hemos tardado mucho en descubrir es, en parte, porque hemos hecho lo más fácil primero. Ahora trabajamos en lo más difícil.

Creo que las próximas décadas en el SETI serán muy importantes. O encontramos lo que buscamos o nos sentaremos a rascarnos la cabeza y pensar que es posible que nadie más haya llegado hasta aquí. ¿Cómo vamos a lograr sobrevivir durante mucho tiempo?

¿Quién nos observa? Lo cierto es que no podríamos negarlo

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Vida en otros mundos    ~    Comentarios Comments (5)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

 

 

 

 

Si contáramos una sinapsis cada segundo, tardaríamos 32 millones de años en hacer el recuento. Si consideramos el número posible de circuitos neuronales, tenemos que habérnosla con cifras hiperastronómicas: 10 seguido de al menos un millón de ceros (En comparación con el número de partículas del universo conocido asciende a “tan sólo” 1079 es decir, es el número conocido como NEdd (Número de Eddintong) que es:

15.747.724.136.275.002.577.605.653.961.181.555.468.044.717914.527.116.709.366.231.425.o76185.631.031.296 protones y el mismo número de electrones, fue calculado por Arthur Eddintong allá por la década de 1920. Pues bien, esa descomunal cifra, se queda muy corta si la comparamos con las conexiones de nuestro cerebro. De ahí viene lo que decimos de que, “nuestros cerebros son las máquinas más complejas del Universo”. Y, desde luego, el comentario no está lejos de ser cierto.

 

 

 

 

Ahora sabemos que el universo tiene que tener miles de millones de años para que haya transcurrido el tiempo necesario par que las moléculas  de la vida pudieran ser fabricadas en las estrellas y la gravitación nos dice que la edad del universo esta directamente ligada con otras propiedades como la densidad, temperatura, y el brillo del cielo.

 

Arriba, en el título del trabajo, os prguntaba: ¿Quién nos observa? Y, seguidamente os decía que ” No podríamos negar que esté sucediendo”. Lo cierto es que, si hacemos buena la lógica y las estadísticas aplicadas al Universo en el que existen cientos de miles de millones de estrellas como el Sol y, planetas como la Tierra un sin fin que, como el nuestro, estarán situados en la zona habitable— ¿Cómo negar la existencia de otras formas de vida, incluso, inteligentes?

 

 

En galaxias lejanas de cientos de miles de millones de estrellas y en otras de menor volumen pero no por ello menos interesantes, existen extraños mundos que, aunque diferentes al nuestro, también viven y se nutren de la radiación y la luz estelar que les llega. Unos tienen soles azules y otros blancos, también los hay amarillos como el nuestro y muchos de ellos son rojos. Cada una de esas estrellas, configuran el color de sus respectivos mundos y los hace de color mortecino, de un azulado brillante o incluso, en ocasiones, de un color que influye en la atmósfera del planeta hasta hacerlo parecer de sangre. También los hay, como el nuestro, son luminosos y están alumbrados por estrellas blanco-azuladas que le dan un tono de exquisita presencia.

No todos los planetas que alberguen alguna clase de vida, ni en nuestra Galaxia ni en otras lejanas, tienen que ser como la Tierra. Existen planetas en los que se nos encogería el corazón por su aspectos terrorífico y de inabitable naturaleza, mientras que otros, nos parecerían una fantasía sacada de esos cuentos de hadas que de ñinos podíamos leer, tal es su belleza natural. En la Tierra tenemos muchas imágenes de lugares que hacen honor a ese pensamiento.

De la misma manera que existen estrellas de muchos tipos diferentes, así ocurre con los mundos que podemos encontrar repartidos por el universo orbitando estrellas que los configuran de mil diferentes maneras. Si nos fijamos en nuestro planeta que ha hecho posible nuestra presencia aquí, en el que junto a miles de otras especies hemos evolucionado, veremos que se han dado unas condiciones específicas para que todo eso sea posible.

Hemos podido llegar a un estado de evolución “aceptable” y alcanzado un nivel tecnológico que va más allá de lo que, hace sólo 200 años nos pudiéramos haber imaginado. Desde comienzo de la década de 1960, los programas de TV han emitido desde la Tierra hacia el espacio  a un nivel de medio millón de watios. En la actualidad, la energía total emitida por las emisoras de televisión de todo el mundo es muy superior a los mil millones de watios. Durante los últimos quince años, esa cobertura expansiva de las emisoras de televisión, emitiendo desde la Tierra a la velocidad de la luz, ha podido llegar hasta centenares de estrellas y de mundos.

297a.jpg

El observatorio de radio/radar de Arecibo en Puerto Rico. El disco hemisférico reflector está coronado por los brazos de alimentación sostenidos por tres grandes obeliscos, dos de los cuales aparecen deformados en la foto de la izquierda, tomada por Bill Ray con una lente de ojo de pez al nivel de los paneles que forman el disco. (Cedidas por el Centro Nacional de Astronomía y de la Ionosfera, Universidad de Cornell.)

Enormes radares situados por todo el mundo lanzando ondas han podido ser la evidencia inequívoca de que aquí, en la Tierra, existen seres inteligentes que tratan de captar señales venidas del espacio exterior, de vigilar los posibles peligros que nos puedan llegar de mñás allá de los confines del Sistema solar, o, de captar esas señales que denoten la presencia de otros seres inteligentes que, situados en otros mundos lejanos, nos quieren decir alguna cosa o transmitir algún mensaje. Nosotros ya lo hemos intentado y continuamos haciendolo.

Resultado de imagen de como serian los extraterrestres

                  ¿Cómo serán ellos? Lo cierto es que cualquier cosa que podamos imaginar podría ser cierta

civilizacion avanzada

                      Cualquier mundo que podamos imaginar… también podría existir lejos del nuestro

Lo cierto es que hemos llegado a comprender que la vida en la Tierra, toda sin excepción está basada en el Carbono y, como también sabemos que las leyes del Universo son las mismas en todas partes, es lógico pensar que lo que pasó aquí habrá podido pasar allí, en cualquier planeta lejano situado en nuestra Galaxia o en cualquiera de la multitud de galaxias que conforman nuestro universo en el que cientos de miles de millones de mundos, no pueden estar vacíos y carentes de vida.

Todas esas señales y las que emitimos con nuestro quehacer diario, hacen que nuestro planeta brille hasta parecer un ascua encendida en la oscuridad . Las frecuencias de televisión y las bandas de FM de las emisoras de radio nos delatan ante posibles inteligencias en otros mundos. Radioastrónomos situados en otros sistemas solares notarán, al enfocar sus antenas en nuestra dirección, una emisión de energía y advertirán que, en esta estrella amararilla, existe una sociedad científicamente avanzada.

electromagnetic_leak

El gráfico de AbstruseGoose  (después del salto) nos muestra lo que las civilizaciones extraterrestres estarían viendo en este momento si pudieran monitorear trasmisiones de televisión de la Tierra, de esas trasmisiones del pasado que ingresaron al espacio y se propagan a la velocidad constante de c (la velocidad de la luz en el vacío).

Claro que nuestras señales televisivas le dicen a los extraterrestres mucho más que todo eso. A partir de sutiles cambios en las frecuencia de las señales provocados por la rotación de la Tierra, podrían deducir la distancia que hay entre la Tierra y el Sol, la probable temperaturta de la superficie de nuestro planeta y, a partir de aquí, que clase de vida puede haber en la Tierra. ¡Sabrían de nosotros mucho más que nosotros sabemos de ellos! Bueno, en realidad, de ellos no sabemos nada.

Si los astrónomos extraterrestres de otros sistemas solares han estado haciendo un seguimiento de nuestros progresos, tienen ya prueba de que esta vida ha atravesado ya un importante umbral tecnológico, el umbral de las comunicaciones de radio. Los científicos extraterrestres pueden deducir a partir de su propia experiencia que esa conquista puede verse pronto continuada por un dominio de los viajes por el espacio que es la siguiente escala perseguida. Primero de un planeta a otro cercano. En nuestro caso, digamos a Marte, y, a continuación, y no mucho después. Comenzarán los viajes que nos llevarán a los confines del Sistema Solar en busca de otras fronteras. Sin que nos demos cuenta, ya hemos enviado el mensaje de nuestra presencia que es el precursor de nuestra entrada en la Comunidad Galáctica.

Si realmente existen esos seres que imaginamos en otros mundos y, si como es lógico pensar, al igual que nosotros han podido evolucionar hasta alcanzar aceptables niveles del saber sobre la Naturaleza y los secretos del Universo, también habrán podido alcanzar una avanzada tecnología que, más o menos como la nuestra, les posibilite para enviar señales y hacer viajes espaciales que (no me extrañaría nada) estuvieran ya camino hacia nosotros.

Millones de mundos que, como el nuestro, brillaran en la noche delatando la presencia de Sociedades avanzadas que, situadas en grandes ciudades dejan transcurrir sus vidas mientras, también como nosotros, no dejan de investigar y de hacerse preguntas que, tampoco ellos, saben contestar. El saber del mundo, de los mundos, está repartido por todo el Universo que es, en definitiva, el que tiene todas esas respuestas que buscamos.

Muchas veces me hago esta pregunta: ¿De qué estrella vendrá esa primera señal de inteligencia que esperamos? Las civilizaciones que la envíe ¿a qué distancia estará, cómo será su mundo, cuánto tiempo ha tardado en llegar a nosotros, y, cuando la podamos descifrar, y contestemos, cuánto tardarán en tener la respuesta? Incluso es posible -seguramente lo normal-, que esas señales hayan sido enviadas ya por ambas partes y que, ni ellos ni nosotros, debido a las distancias que nos separan, la hemos podido recibir. ¡Qué frustración, pensar que eso es así y no poder hacer nada por remediarlo!

Ya hablamos el otro día de las estrellas cercanas, las que estaban situadas dentro de un radio de unos doce años-luz y de las posibilidades que podían existir de que, en alguna de ellas (de sus planetas), pudiera existir alguna clase de vida. La presencia de vida inteligente en el inmenso universo,  debe ser una cosa cotidiana, nada excepcional. Sin embargo, tal como están dispuestas las cosas, lo que no parece tan cotidiano es, el hecho de que, entre civilizaciones inteligentes nos podamos encontrar, las inconmensurables distancias que nos pueden separar son… ¡casi inaccesibles! y, el tiempo necesario para recorrerlas, vería pasar ante él a muchas generaciones de individuos antes de que, entre ellos, pudiera darse ese contacto tantas veces imaginado.

Es poco probable que los que, ilusionados, lanzaron la señal hacia otros mundos. El mensaje que les hermanaría gracias a la inteligencia, pudiera ver realizados sus sueños de recibir una respuesta. El Proyecto OZMA y SETI son un buen ejemplo de ello. Y, por otra parte, no todas las estrellas están en disposición de poder dar a sus planetas lo que estos necesitan para albergar la vida. Pensemos que una estrella si es muy joven, digamos de unos cientos de millones de años, radiará en el ultravioleta con tal virulencia que, encontrar vida en sus inmediaciones sería imposible. Si por el contraria es una estrella vieja que, al final de su vida está a punto de explotar como supernova… tampoco parece que su entorno sea el adecuado.

Las estrellas y los mundos que puedan ser idóneas para que la vida esté presente, tendrán que tener esas condiciones mínimos exigidas para que, el agua esté presente, para que una atmósfera aceptablemente importante configure el planeta, que éste tenga una serie de parámetros de magnetismo, tectónica, oceános  y otros que lo haga un planeta vivo, que la luz de la estrella lo caliente sin achicharrarlo… Si todo eso y algunas cosas más están presentes… La vida también lo estará.

Pero lo cierto es que, aunque la lógica nos dice que están ahí… ¡Seguimos sin recibir señales de que la vida está ahí fuera! El principal problema de que así sea, está en las distancias que nos separan y, simplemente tenemos que pensar que cualquier estrella orbitada por planetas está a muchos años-luz de nosotros y, las que puedan tener alguna posible forma de vida inteligente, no sabemos uán lejos podrán estar situadas y, para llegar a nosotros, esas señales, necesitan recorrer el espacio que nos separa a la máxima velocidad que el universo permite, es decir, la velocidad de la luz de 299.792,458 km/s. Un viaje algo lento para que llegue a nosotros en un tiempo prudencial.

Seguramente, para cuando ese contacto se pueda producir, las civilizaciones que se encuentren, tendrán otros medios más avanzados que el de los viajes clásicos de las naves viajeras tal como las conocemos y, serán otras naves y otros caminos los que serán recorridos para viajar entre las estrellas. El Hiperespacio y los agujeros de gusano son dos buenas opciones pero… ¡habrá tántas!

emilio silvera

¿Vida sólo en la Tierra? ¡Qué disparate!

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Vida en otros mundos    ~    Comentarios Comments (2)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

La vida (a partir de su primer paso, del primer individuo de cada especie) viene de la vida. Ha surgido en el Universo de manera expontánea y, el Azar, bajo ciertas circunstancias muy especiales que estaban presentes en lugares privilegiados del Universo, dio lugar al surgir de la vida tal como la conocemos y, posiblemente, de muchas más formas desconocidas para nosotros. Y, todo eso amigos, es Entropía Negativa. Ahora, Las características de un ser vivo son siempre una recombinación de la información genética heredada.

CONSECUENCIA LOGICA: Las variaciones dentro de una misma especie son el resultado de una gran cantidad de información genética presente ya en sus antepasados y, como consecuencia de la lógica evolución, de la aparición espontánea de nueva información genética…

“La idea de que la vida en el Universo sólo existe en la Tierra es básicamente precopernicana. La experiencia nos ha enseñado de forma repetida que este tipo de pensamiento es probablemente erróneo. ¿Por qué nuestro pequeñísimo asentamiento debe ser único? Al igual que ningún país ha sido el centro de la Tierra, tampoco la Tierra es el centro del Universo.”

Así se expresaba Fred Hoyle.

Los icebergs, esas enormes montañas de hielo desgajado que flotan en el mar y que se hicieron famosas por causar el hundimiento del Titanic, ya no son patrimonio exclusivo de la Tierra. Gracias a la nave espacial Galileo, desde 1997 sabemos que también existen en Europa, uno de los cuatro satélites principales de Júpiter, que con sus 3.138 Km de diámetro tiene un tamaño muy similar al de la Luna. Si exceptuamos Marte, puede que no exista ningún otro lugar próximo a la Tierra sobre el que la ciencia tenga depositadas tantas esperanzas de que pueda haber formas de vida, con el aliciente de que en esta luna joviana ha ocurrido un proceso opuesto al del planeta rojo merced a su exploración.

¿Quien puede negar la presencia de agua en este lugar en el remoto pasado, o…, puede que no tan lejos. El paisaje marciano nos habla de correntías violentas que surcaron la tierra  oradándola y dejando a la vista esos inmensos cañones naturales.

Mientras que los ingenios espaciales enviados por el hombre revelaron que la naturaleza marciana es mucho más hostil para la vida de lo que insinuaban los telescopios de Schiaparelli, Lowell y Pickering, las sondas Voyager y Galileo han encontrado en Europa el mejor candidato del Sistema solar para albergar la vida extraterrestre (sin olvidar Encelado).

Para los exobiólogos, esos científicos que estudian la existencia de la vida en otros lugares del Universo, Europa ha sido la gran revelación del siglo XX, y Titán, una luna de Saturno que es la segunda más grande del Sistema Solar, constituye una gran incógnita que, poco a poco, se va desvelando gracias a la misión Cassini-Huygens, uno de los más ambiciosos proyectos de la NASA.

Visión artística de Encélado

Visión artística del cielo de Encélado, por David Seal (NASA). Encelado tiene mucha actividad volcánica y también, es poseedor de mucha agua en su interior. Es una de las lunas de Saturno que deben ser estudiadas.

Esos dos satélites de Júpiter y Saturno conforman, junto a Marte (y Encelado), los principales puntos de atención en la búsqueda de la vida extraterrestre, aunque eso no significa que vayamos a encontrarla allí, según todos los datos que se van acumulando, el índice de probabilidades de que ciertamente exista alguna clase de vida en el planeta y las lunas mencionadas, es muy alto. Es decir, si al margen del caso privilegiado de la Tierra existen tres nombres propios en el Sistema Solar donde no está descartada su existencia, esos son, Marte, Europa y Titán.

Sobre Marte, el planeta más parecido a la Tierra, a pesar de sus notables diferencias, nuestros conocimientos actuales son extensos y muy valiosos, pero nos falta desvelar lo fundamental. Y es que, a pesar de los grandes avances conseguidos durante las exploraciones espaciales, los astrónomos actuales siguen obligados a contestar con un “no lo sé” cuando alguien le pregunta sobre la existencia de vida en aquel planeta.

En lo concerniente a Europa, pocas fotografías entre las centenares de miles logradas desde que se inició la era espacial han dejado tan atónitos a los científicos como las transmitidas en 1997 por la nave Galileo. Desde 1979 se sospechaba, gracias a las imágenes de la Voyager 2, que la superficie del satélite joviano estaba formada por una sorprendente costra de hielo. Su predecesora, la Voyager 1, llegó al sistema de Júpiter en marzo de ese año, pero no se aproximó lo necesario a Europa y sólo envió fotografías de apariencia lisa como una bola de billar surcada por una extraordinaria red de líneas oscuras de naturaleza desconocida. En julio de 1979, poco después, la Voyager 2 obtuvo imágenes más detalladas, que desconcertaron a los científicos porque sugerían que la helada superficie podía ocultar un océano líquido, un paisaje inédito hasta el momento en el Sistema Solar.

Pero lo más asombroso estaba por ver, y transcurrieron dieciocho años hasta que una nueva misión espacial les mostró a los científicos que Europa es una luna tan extraordinaria que incluso parece albergar escenarios naturales como los descritos por Arthur C. Clarke en su novela 2010, Odisea dos. En enero de 1997, la NASA presentó una serie de imágenes en las que la helada superficie de Europa aparecía fragmentada en numerosos puntos. La increíble red de líneas oscuras que había mostrado una década antes la nave Voyager apareció en estas imágenes con notable detalle, que permitió ver surcos, cordilleras y, sobre todo, hielos aparentemente flotantes, algo así como la réplica joviana a los icebergs terrestres.

Interior de Europa pq

Lo más importante de la exploración sobre Europa, a pesar de su enorme interés científico, no fueron sus fotografías, sino los indicios inequívocos de su océano líquido bajo la superficie que, además, tiene todas las características de ser salado. La NASA ha tenido que reconocer que todos los estudios realizados en Europa dan a entender la posibilidad y muestran una notable actividad geológica y fuentes intensas de calor. Las posibilidades de vida en la superficie parecen prácticamente nulas, puesto que se halla a una distancia media del Sol de unos ochocientos millones de kilómetros y su temperatura es inferior a los 150 grados bajo cero. Sin embargo, si bajo la helada corteza existe un océano de agua líquida como creen la mayor parte de los investigadores y expertos, nos encontramos ante la mayor oportunidad para la vida en el Sistema Solar después de la Tierra.

Los sensores de las naves exploradoras han detectado un campo magnético en Europa que cambia de forma constante de dirección, hecho que sólo puede explicarse si este mundo en miniatura posee elementos conductores muy grandes. Como quiera que el hielo, presente en la corteza, no sea un buen conductor, la NASA ha sugerido que esas fluctuaciones del campo magnético de Europa estarían asociadas a la existencia de un océano de agua salada bajo la superficie.

Quizá no debamos dejarnos llevar por la imaginación pero, incluso muchos de los científicos de la NASA, tras haber visto los Icebergs fotografiados por la Galileo, recordaron emocionados el pasaje de 2010, Odisea dos, en el que el profesor Chang lanza a la Tierra un estremecedor grito desde los lejanos abismos del Sistema Solar: “¡Hay vida en Europa!” Repito: “¡Hay vida en Europa!”.

Del extraordinario viaje emprendido para dar un merecido homenaje a Cassini y Huygens y financiado de manera conjunta por la NASA y la ESA, todos tenemos un conocimiento aceptable a través de las noticias y de nuestras lecturas científicas. En el año 2004 la nave nodriza Cassini, lanzada en 1997, inició la exploración de Saturno y su corte de satélites y, la información recibida hasta el momento es de tan alto valor científico que nunca podremos agradecer bastante aquel esfuerzo.

                                       Tenemos motivos -también- para estar orgullosos

No cabe dudas de que la NASA tenía su principal interés puesto en la nave Cassini y Saturno, pero Titán ha tenido una atención especial que los americanos compartieron con la Agencia Europea ESA, la nave principal o nodriza Cassini se desprendió del módulo Huygens de la ESA, cuya misión será caer sobre Titán, pero antes tenía que estudiar su atmósfera, su superficie y otros elementos científicos de interés que nos dijeran como era aquel “mundo”.

Titán es, de hecho, la luna más enigmática que se conocía. Junto a Io y Tritón en Neptuno forma el trío de únicos satélites del Sistema Solar que mantiene atmósfera apreciable; pero Titán es radicalmente diferente, puesto que mientras en aquellos dos la densidad atmosférica es muy baja, en la luna mayor de Saturno supero, incluso a la de la Tierra. Esto es algo insólito que dejó pasmado a los científicos del Jet Propulsión Laboratory de la NASA cuando obtuvieron los primeros datos a través de la Voyager. La presión atmosférica es 1,5 veces la de la Tierra, un hecho sorprendente para su tamaño, puesto que en otros lugares más grandes como el mismo Marte, la Gravedad ha sido insuficiente para retener una atmósfera apreciable.

No estaría nada mal construir un Hotel en Titán y, por la venta, ver todas las mañanas la magnificencia de Saturno y todo el entorno que con el camino por el espacio interestelar.

Titán tiene 5 150 Km de diámetro, es la segunda luna mas grande conocida y supera en tamaño a Mercurio, pero en comparación con nuestro planeta es un mundo en miniatura, por lo que resulta excepcional algunas de las características en el halladas. Orbita Saturno en 15,945 días a una distancia de 1 221 830 Km. Es conocido desde 1655, cuando Huygens lo descubrió.

                                                                             La sonda Huygens

De ahí que la NASA, pusiera su nombre a la sonda que acompañó a la Cassini para investigar Titán. Aunque está compuesto por rocas y hielos a partes iguales, aproximadamente. De sus océanos de metano, ¿qué podemos decir? Sabemos que es el único satélite del Sistema Solar que tiene una atmósfera sustancial, de una gran densidad y que su composición es muy parecida a la de la Tierra, ya que el elemento fundamental, como aquí, es el nitrógeno. El papel secundario -aunque primordial- que en la Tierra desempeña el oxígeno, le corresponde en Titán al metano y también se han hallado trazas de hidrógeno. Se tienen muchas esperanzas de que, ésta luna de características tan especiales, sino ahora, algún día más lejano en el futuro podría contener formas de vida y, más adelante, incluso ser un hábitat para nosotros.

La Huygens nos ha enviado imágenes más que suficientes para poder estudiar el enorme conglomerado de datos que en ellas aparecen y, tantos las fotografías como otros datos de tipo técnico tomados por los censores de la Huygens y enviados a la Tierra, tendrán que ser estudiados durante mucho tiempo hasta estar seguros de muchos de los enigmas que con ellos podamos desvelar.

La verdadera incógnita de Titán está en su superficie que aún, no se ha estudiado debidamente y, aparte de esos océanos de metano, ¿podrían existir también océanos de agua? Científicamente nada lo impide.

¡Ya veremos!

emilio silvera

La NASA cree que podría encontrar vida estraterrestre

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Vida en otros mundos    ~    Comentarios Comments (0)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Univision.com | Jul 15, 2014 | 7:16 PM

 

 


Getty Images

Expertos de la NASA e insituciones asociadas han expuesto en Washington su hoja de ruta para la búsqueda de vida en el Universo.

 

Muchos científicos creen que no estamos solos en el universo. Es probable, aseguran, que la vida pudo haberse desarrollado en al menos uno de los billones de planetas que se cree que existen tan solo en nuestra galaxia, de la manera en como la conocemos en la Tierra.
“Esta tecnología que estamos usando para estudiar los exoplanetas es real”
De esta manera, expertos de la NASA e insituciones asociadas han expuesto en Washington su hoja de ruta para la búsqueda de vida en el Universo, que implica el uso de telescopios actuales y futuros.
“En algún momento en el futuro cercano, la gente será capaz de apuntar a una estrella y decir que tiene un planeta como la Tierra”, dice Sara Seager, profesora de Física y Ciencia Planetaria en el Instituto de Tecnología de Massachusetts en Cambridge, Massachusetts.
“Los astrónomos piensan que es muy probable que cada estrella en nuestra galaxia, la Vía Láctea, tenga al menos un planeta”. La misión de la NASA para estudiar los sistemas planetarios alrededor de otras estrellas se inició con observatorios en tierra, luego se trasladó a los activos basados en el espacio, con telescopios como Hubble, Spitzer y Kepler.
Los telescopios actuales pueden ver muchas estrellas y saber si tienen uno o más planetas en órbita. Aún más, pueden determinar si los planetas están a la distancia correcta de la estrella para tener agua líquida, el ingrediente clave para la vida tal y como la conocemos.
File:WFIRST-AFTA (Wide Field Infrared Survey Telescope - Astrophysics Focused Telescope Assets).jpg
La hoja de ruta de la NASA continuará con el lanzamiento del Satélite de Observación del Tránsito de Exoplanetas (TESS) en 2017, el Telescopio Espacial James Webb en 2018, y tal vez la propuesta de Telescopio de Observación en Infrarrojo de Amplio Campo-Telescopio Activo Centrado en Astrofísica (WFIRST-AFTA) a principios de la próxima década.
Nuevos descubrimientos
Estos futuros telescopios encontrarán y caracterizarán una serie de nuevos exoplanetas para ampliar nuestro conocimiento de sus ambientes y diversidad, según reportó Europa Press.
“Esta tecnología que estamos usando para estudiar los exoplanetas es real”, dijo John Grunsfeld, astronauta y administrador asociado del Directorio de Misiones Científicas de la NASA en Washington.
“El Telescopio Espacial James Webb y los próximos avances se están produciendo ahora, no son sueños. Esto es lo que hacemos en la NASA”. agregó.
Desde su lanzamiento en 2009, Kepler ha cambiado drásticamente lo que sabemos sobre los exoplanetas, con 5.000 objetos potenciales de los cuales más de 1.700 han sido confirmados.
Las observaciones de Kepler han dado lugar a estimaciones de miles de millones de planetas en nuestra galaxia, y han demostrado que la mayoría de los planetas dentro de una unidad astronómica tienen menos de tres veces el diámetro de la Tierra.
Kepler también descubrió el primer planeta similar a la Tierra en tamaño orbitando en la “zona habitable” de una estrella, la región donde el agua líquida puede acumularse en la superficie.
“Lo que no sabíamos hace cinco años es que quizás el 10 a 20 por ciento de las estrellas que nos rodean tienen planetas del tamaño de la Tierra en la zona habitable”, dice Matt Mountain, director científico del telescopio Webb en el Instituto de Ciencia del Telescopio Espacial en Baltimore. “Está a nuestro alcance lograr un descubrimiento que cambiará el mundo para siempre”, aseguró.
©Univision.com

Nuevos Mundos ¿Nuevas formas de vida?

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en El Universo, Vida en otros mundos    ~    Comentarios Comments (5)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Cada día que pasa encontramos nuevos mundos y, en esta ocasión, el que podemos ver en la imagen está acompañado por dos soles a los que orbita y de los que recibe luz y calor. Hemos descubierto más de mil mundos situados en el espacio exterior que dan vueltas alrededor de estrellas de diferentes conformaciones más pequeñas y grandes que nuestro Sol y, en alguno de esos mundos, la vida podría estar presente.

http://aarrietaj.files.wordpress.com/2011/09/587851main_kepler16_planetpov_art-3x4_946-710.jpg

El equipo del telescopio espacial Kepler de la NASA anunció hoy el descubrimiento del primer exoplaneta que orbita simultáneamente dos estrellas de un sistema binario. La criatura se llama Kepler-16b -o mejor, Kepler-16 (AB)-b- y gira alrededor de dos estrellas más pequeñas que el Sol. Kepler A y Kepler B son dos astros con el 69% y el 20% de la masa del Sol respectivamente, mientras que Kepler-16b es un exosaturno que tiene 0,33 veces la masa de Júpiter. Posee un periodo de 229 días y se halla situado a 105 millones de kilómetros del par binario, la misma distancia que separa a Venus del Sol en nuestro Sistema Solar. Pero debido a que Kepler-16 AB son dos estrellas relativamente frías, la temperatura “superficial” de este gigante gaseoso ronda unos gélidos 170-200 K dependiendo de la posición orbital. Es decir, nada que ver con el infierno de Venus.

Kepler 16b

Una de las imágenes más recordadas de Star Wars es el momento en el que Luke Skywalker mira hacia la puesta de sol del desierto de Tatooine y vemos cómo se ven 2 soles. Aunque esta imagen forme parte de la historia del cine parece ser que podría ser una realidad; no es que la NASA haya descubierto la ubicación de Tatooine ni nada parecido sino que el telescopio Kepler ha localizado el planeta que orbita alrededor de dos estrellas, es decir, dos soles.

Científicos del  observatorio espacial Kepler de la NASA halló un planeta que está inserto en un sistema con dos estrellas, a una distancia de 200 años luz de la Tierra.

 

 

kepler 16b

El  planeta, ubicado en la constelación del Cisne, fue bautizado con el nombre de Kepler 16b y es frío y gaseoso en vez de un tórrido desierto, por lo cual es el primer planeta circumbinario, es decir,  dos estrellas, según señala el artículo en la revista Science.

Como podreis ver y leer, los medios de comunicación cuentan las noticias cientificas como mejor les parece y, no pocas veces distorsionan la realidad. Claro que, tener un científico “de verdad” en nómina y en cada especialidad…sería insoportable (económicamente hablando) para cualquier medio de comunicación y dan las noticias que les llegan de la mejor manera posible.

Las técnicas avanzan y cada vez es más fácil detectar nuevos mundos antes perdidos en el inmenso espacio interestelar y, la lejanía, las dificultades que añaden la luz emitida por la estrella que estos mundos orbitan, poco a poco, están siendo obviados por nuevas técnicas y formas nuevas que, pronto, nos llevarán a saber de mundos habitados por otros seres vivos.

Habrá que esperar un poco.

emilio silvera