lunes, 25 de septiembre del 2017 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




No somos conscientes del peligro real que nos acecha

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Asteroides    ~    Comentarios Comments (0)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

LA CIENCIA DE LA SEMANA

La arqueología del futuro

 

Los ministros europeos se cargan su participación en la misión internacional para defendernos de los asteroides. La NASA puede seguir adelante

El proyecto AIM pretendía golpear una roca espacial para desviar su trayectoria.

 

                                       El proyecto AIM pretendía golpear una roca espacial para desviar su trayectoria.

Dentro de cien millones de años, cuando los delfines hayan evolucionado, hayan vuelto a conquistar la tierra firme y hayan reinventado la ciencia paleontológica, se quedarán de piedra al descubrir la razón de que una antigua especie inteligente se hubiera extinguido en las postrimerías del Antropoceno. En diciembre de 2016, según el calendario de los extintos humanos, un ministro de una potencia secundaria, llamado Luis de Guindos, había rechazado financiar la participación europea en el primer ensayo de defensa contra asteroides. La historia posterior fue larga y enrevesada, pero los delfines historiadores podrán reconstruirla con su ciencia avanzada. En el lenguaje delfínido, guindos se impondrá pronto como sinónimo de “desidia”. Pese al tonillo fantacientífico, el relato anterior se basa en hechos reales, como puedes leer en Materia.

El proyecto se llama Misión de Impacto en Asteroide (AIM en sus siglas inglesas; aim significa apuntar), y es una colaboración internacional que pretende atizarle un buen impacto al asteroide Didymos con una nave de la NASA llamada DART (dardo). La parte europea iba a consistir en vigilar al asteroide (en realidad un sistema binario) mientras la sonda de la NASA llegaba allí, y ayudar a registrar el impacto. Quizá la NASA pueda hacerlo sin la ayuda europea, o quizá la doctrina Guindos arruine la misión y allane el camino al futuro mundo de los delfines. Pequeñas decisiones pueden tener grandes efectos.

Resultado de imagen de Se aprueba la segunda parte de la misión Exomars

Pero no todo está perdido. La misma comisión Guindos que arruinó nuestra defensa contra los satélites decidió aprobar, de forma tal vez inesperada, la segunda parte de la misión ExoMars, pese a que su primera parte se dio de bruces contra el duro suelo marciano con gran aparato eléctrico y mediático. Si nos cae del cielo un asteroide, habrán pensado estos recortadores de Bruselas, mejor será ir sacando un billete para el planeta rojo, solo ida. Es lo que en nuestros días llamamos inteligencia política.

Reportaje de Prensa.

No estamos seguros

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Asteroides    ~    Comentarios Comments (0)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Misiones espaciales
Un láser para que la Tierra aprenda a esquivar asteroides

Un centenar de científicos reclama que Europa financie una misión para estudiar ese peligro

 

 

 

láser para que la Tierra aprenda a esquivar asteroides">
La misión estará en contacto con la Tierra gracias al láser. ESA / EPV

“Si los dinosaurios hubieran tenido una agencia espacial y hubieran invertido en prevenir el choque de un asteroide, hoy seguirían dominando la Tierra”, bromea Javier Licandro, investigador del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC). El chiste pretende ilustrar el momento en el que se encuentra el estudio de esa amenaza para la vida terrícola, tan explotada en el cine. “Es una certeza que un asteroide nos volverá a golpear, ¿qué estamos haciendo para evitarlo?”, se pregunta. Licandro se ha sumado a más de un centenar de científicos de primer nivel, entre los que está Stephen Hawking, para reclamar a Europa que financie una misión que puede resultar decisiva. En la actualidad, ya hay planes para explotar los minerales de los asteroides y para explicar a la humanidad que un asteroide puede acabar con nosotros, pero todavía no sabemos cómo hacer algo más que los dinosaurios para salvarnos.

Dinosaurios-hábitat

 

 

“Es una certeza que un asteroide nos volverá a golpear, ¿qué estamos haciendo para evitarlo?”, se pregunta Licandro

Se trata de una misión conjunta de las agencias europea (ESA) y estadounidense (NASA) que tiene la intención de estudiar cómo afectaría a un asteroide peligroso que lo golpeáramos para desviarlo de su trayectoria. Este proyecto, denominado AIDA (Evaluación del Impacto y Deflexión de Asteroides, por sus siglas en inglés) tienes dos partes complementarias: los norteamericanos golpean y los europeos observan. Lo que los científicos reclaman en una carta a la conferencia ministerial de la ESA que financie la parte europea, que todavía está en el aire, llamada AIM. La decisión se tomará a finales de esta semana en Lucerna (Suiza).

El objetivo es una pareja de asteroides, el sistema binario Didymos con uno mayor de 800 metros de diámetro y su pequeña luna, llamada coloquialmente Didymoon, de 150 metros. La NASA enviará DART, un artefacto de 300 kilos, para que golpee en octubre de 2022 contra esa luna y así observar cómo afectan intervenciones de este tipo en la trayectoria de los asteroides. Para analizar en detalle las consecuencias, AIM debería haber llegado en mayo de ese año para observar antes, durante y después del impacto al sistema binario de asteroide y miniluna. El impacto, a más de 6 kilómetros por segundo, no puede suponer peligro para la Tierra porque no se cruza con nuestro planeta por mucho que se altere su trayectoria.

 

 

 

Imagen de Didymos con su luna tomada en 2003 desde Arecibo.
Imagen de Didymos con su luna tomada en 2003 desde Arecibo. NASA

Según explica Licandro, la misión europea tendría tres patas: la más evidente es la mencionada, sobre seguridad para comprender cómo proteger a la Tierra frente a objetos potencialmente peligrosos. En segundo lugar, el conocimiento sobre asteroides que daría la observación de esa pareja de asteroides, unos peones con mucha información sobre la formación del universo. Y además, la misión pondrá a prueba por primera vez un sistema de comunicación por láser desarrollado por el IAC. “Es mucho más efectivo y rápido que los sistemas de radio que usamos habitualmente”, asegura Licandro.

Resultado de imagen de Un poderoso <a href=láser para destruir asteroides" width="304" height="171" />

Un rayo láser de 200 teravatios podría destruir los asteroides que amenazan a la Tierra

Sin AIM y sin su comunicación láser, se podrá seguir desde la Tierra el impacto, pero se perderá gran parte de la información que ofrecerá el choque de DART contra el asteroide. Esa comunicación vía láser es una gran oportunidad para organismos y empresas españolas para desarrollar la tecnología. El IAC, además, aportará una cámara térmica para la misión. Junto con Licandro, Julia de León y Miquel Serra-Ricart forman el equipo del IAC que se ha sumado a la presión a la ESA para que apruebe esta misión.