domingo, 26 de febrero del 2017 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




Fusión de Galaxias

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Fusión de galaxias    ~    Comentarios Comments (0)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

 
Si dos galaxias chocan, pierde la pequeña. Eso es lo que nos dice el último estudio realizado de este suceso.

 

 Dentro de 4.000 millones de años, Andrómeda y la Vía Láctea

Cuando dos galaxias de diferentes tamaños colisionan, la galaxia más grande detiene la fabricación de nuevas estrellas por parte de la más pequeña, según un estudio de más de 20.000 galaxias fusionadas. La investigación también encontró que cuando dos galaxias del mismo tamaño chocan, ambas galaxias producen estrellas a un ritmo mucho más rápido, informa Europa Press.

El astrofísico Lucas Davies, desde el nodo del Centro Internacional de Investigación en Radioastronomía (ICRAR, por sus siglas en inglés) en la Universidad de Western, Australia, explica que nuestro vecino galáctico más cercano, Andrómeda, se precipita en una trayectoria de colisión con la Vía Láctea a unos 400.000 kilómetros por hora.

 

 

Desde hace tiempo se sospechaba la posibilidad de una gran colisión cósmica entre nuestra galaxia y la vecina Andrómeda en el futuro. Ahora la NASA aseguró que está en condiciones de “predecir con certeza” que esto ocurrirá en unos 4.000 millones de años.

 

“La Vía Láctea está destinada a una gran remodelación durante el encuentro”, señaló la agencia, indicando que “es probable que el Sol sea lanzado a otra región de nuestra galaxia, pero la Tierra y el Sistema Solar no están en peligro de ser destruidos“.

 

Con simulaciones por computadora derivadas de los datos del Hubble, se muestra que se necesitarán 2.000 millones de años adicionales para completar la fusión entre ambas galaxias, bajo la fuerza de gravedad, y reformarse en una sola galaxia elíptica como las que se ven normalmente en el universo.

La predicción se realizó gracias a mediciones tomadas con el Hubble sobre el movimiento de Andrómeda. La galaxia está a 2,5 millones de años luz de nosotros ahora, pero está “cayendo” hacia la Vía Láctea gracias a las mutuas fuerzas de gravedad y la materia oscura que las rodea.

 

 

«Sin embargo, no hay que entrar en pánico. Los dos no se aplastarán entre sí hasta dentro de otros 4.000 millones de años», tranquiliza. «Pero la investigación de estas colisiones cósmicas nos permite comprender mejor cómo las galaxias crecen y evolucionan», agrega.

Anteriormente, los astrónomos pensaban que cuando dos galaxias chocaban entre sí sus nubes de gas –donde nacen estrellas_ conseguían agitarse y sembrar el nacimiento de nuevas estrellas mucho más rápido que si se quedaban separadas. Sin embargo la investigación del doctor Davies sugiere que esta idea es demasiado simplista.

Este experto dice que si una galaxia forma estrellas más rápidamente en caso de colisión o no forma nuevas estrellas, depende de si es del tipo grande o pequeño en este accidente de coche galáctico. «Cuando dos galaxias de masa similar chocan, ambas aumentan su tasa de natalidad estelar», afirma Davies.

 

 

 

«Sin embargo, cuando una galaxia es significativamente mayor que la otro, hemos encontrado que las tasas de formación de estrellas se ven afectadas, sólo que en diferentes maneras. La galaxia más masiva comienza a formar rápidamente nuevas estrellas, mientras que la galaxia más pequeña de repente se esfuerza por no hacer ninguna en absoluto», revela.

«Esto podría deberse a que la galaxia más grande despoja de gas a su compañera más pequeña, dejándola sin combustible para la formación estelar o porque detiene la obtención por parte de la más pequeña de nuevo gas que se requiere para formar más estrellas», plantea el autor de este trabajo, que se publica en la revista ‘Monthly Notices’, de la Real Sociedad Astronómica.

Sobre qué sucederá en 4.000 millones de años con la Vía Láctea (Milky Way en inglés) y Andrómeda, Davies dice que la pareja son como «tanques cósmicos», ambos relativamente grandes y con masa similar. «A medida que se vayan juntando, comenzarán a afectar a la formación de estrellas del otro y continuarán haciéndolo hasta que finalmente se fundan para convertirse en una nueva galaxia, lo que algunos llaman ‘Milkdromeda’», dice.

Europa Press