viernes, 14 de diciembre del 2018 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




Antes sucesos misterios, hoy fenómenos naturales

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Fenómenos naturales    ~    Comentarios Comments (0)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

La Luna se torna rojiza cuando cruza la sombra de la Tierra durante los eclipses lunares.

 

Hoy, como tantas otras veces, tendremos un eclipse de Sol, un fenómeno natural que se produce cuando la Tierra se interpone entre el Sol y la Luna, proyectando una sombra que oscurece nuestro satélite. Para ello es necesario que los tres objetos estén alineados, algo que no sucede todos los meses porque la órbita de la Luna alrededor de nuestro planeta está inclinada con respecto a la de la Tierra-Sol.

De los eclipses hemos oídos miles de historias y, según el tiempo en el que se produjeron, estás eran contadas de diferentes maneras.

Eclipses en la antigüedad, Sköll y Hati

Mientras que los dos volaban a través del cielo, creían los antiguos nórdicos que eran perseguidos por los lobos Sköll y Hati. Se dice que estos lobos persiguen constantemente tanto al Sol como a la Luna y en cierto momento los atraparán. Cuando uno de ellos es atrapado por uno de los lobos, se produce un eclipse. Entonces, se dice que los habitantes de la Tierra deben hacer mucho ruido, con la esperanza de asustar al lobo y de que este suelte, entonces, a su víctima.

Resultado de imagen de La corona de diamantes del eclipseResultado de imagen de Historia de eclipses

Los primeros y últimos atisbos del disco solar, en los que el limbo lunar se encuentra rodeado por el resplandor de la corona interior del Sol, …

Resultado de imagen de Historia de eclipses

          Esta es la geometría de un eclipse total

En la Antigüedad los eclipses eran fenómenos que tenían un gran significado de fuerzas ocultas y religiosos, incluso se hacían sacrificios para no enfadar a los dioses que provocaban aquella oscuridad en la Tierra.  Hoy día, al tener el conocimiento necesario del por qué se producen, se ha quedado en una mera curiosidad astronómica falta de misterio.

emilio silvera