miércoles, 18 de octubre del 2017 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




Las estrellas nos trajeron aquí

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Astrofísica    ~    Comentarios Comments (3)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Las estrellas brillan en el cielo para hacer posible que nosotros estemos aquí descubriendo los enigmas del Universo y… de la vida inteligente.  Venimos y tenemos nuestro origen en las entrañas de las estrellas, allí, en sus “hornos” nucleares, se fabricaron los materiales de los que estamos hechos todos los seres vivos. Y, sin temor a equivocarnos podríamos decir que somos “materia inerte” evolucionada hasta el nivel de la conciencia.

Resultado de imagen de Pero está claro que todo el proceso estelar evolutivo inorgánico nos condujo desde el simple gas y polvo cósmico a la formación de estrellas y nebulosas solares hasta los planetas

Pero está claro que todo el proceso estelar evolutivo inorgánico nos condujo desde el simple gas y polvo cósmico a la formación de estrellas y nebulosas solares hasta los planetas, la Tierra en particular, en cuyo medio ígneo describimos la formación de las estructuras de los silicatos, desplegándose con ello una enorme diversidad de composiciones, formas y colores, asistiéndose, por primera vez en la historia de la materia, a unas manifestaciones que contrastan con las que hemos mencionado en relación al proceso de las estrellas.

Desde el punto de vista del orden es la primera vez que nos encontramos con objetos de tamaño comparables al nuestro, en los que la ordenación de sus constituyentes es el rasgo más característico.

Al mismo tiempo nos ha parecido reconocer que esos objetos, es decir, sus redes cristalinas “reales”, almacenan información (memoria) que se nos muestra muy diversa y que puede cobrar interés en ciertos casos, como el de los microcristales de arcilla, en los que, según Cairns-Smith, puede incluso llegar a transmitirse.

Resultado de imagen de Pero está claro que todo el proceso estelar evolutivo inorgánico nos condujo desde el simple gas y polvo cósmico a la formación de estrellas y nebulosas solares hasta los planetas

No es fácil decir que, esa Nebulosa está conformada por materia inerte, toda vez que, lo que ahí está presente, interacciona y evoluciona conforme a una serie de parámetros que, como las temperaturas y otros la transforman en objetos distintos de lo que ahora son simples gases y riadas de polvo.

Resultado de imagen de Materia inerte

Porque, ¿qué sabemos en realidad de lo que llamamos materia inerte? Lo único que sabemos de ella son los datos referidos a sus condiciones físicas de dureza, composición, etc; en otros aspectos ni sabemos si pueden existir otras propiedades distintas a las meramente físicas.

¿No os hace pensar que nosotros estemos hechos, precisamente, de lo que llamamos materia inerte?

Pero el mundo inorgánico es sólo una parte del inmenso mundo molecular. El resto lo constituye el mundo orgánico, que es el de las moléculas que contienen carbono y otros átomos y del que quedan excluidos, por convenio y características especiales, los carbonatos, bicarbonatos y carburos metálicos, los cuales se incluyen en el mundo inorgánico.

Resultado de imagen de Los Quarks Up y Down están en el seno de los necleones

Según decía en páginas anteriores, los quarks u y d se hallan en el seno de los nucleones (protones y neutrones) y, por tanto, en los núcleos atómicos. Hoy día, éstos se consideran como una subclase de los hadrones.

La composición de los núcleos (lo que en química se llama análisis cualitativo) es extraordinariamente sencilla, ya que como es sabido, constan de neutrones y protones que se pueden considerar como unidades que dentro del núcleo mantienen su identidad. Tal simplicidad cualitativa recuerda, por ejemplo, el caso de las series orgánicas, siendo la de los hidrocarburos saturados la más conocida. Recordad que su fórmula general es CnH2n+2, lo que significa que una molécula de hidrocarburo contiene n átomos de carbono (símbolo C) y (2n+2) átomos de hidrógeno (símbolo H).

Resultado de imagen de El número de <a href=protones determina el elemento" />

El número de protones y neutrones determina al elemento, desde el hidrógeno (el más simple), al uranio (el más complejo), siempre referido a elementos naturales que son 92; el resto son artificiales, los conocidos transuránicos en cuyo grupo están el einstenio o el plutonio, artificiales todos ellos.

Los núcleos, como sistemas dinámicos de nucleones, pertenecen obviamente a la microfísica y, por consiguiente, para su descripción es necesario acudir a la mecánica cuántica. La materia, en general, aunque presumimos de conocerla, en realidad, nos queda mucho por aprender de ella.

Hablemos un poco de moléculas.

Resultado de imagen de Moléculas

El número de especímenes atómicos es finito, existiendo ciertas razones para suponer que hacia el número atómico 173 los correspondientes núcleos serían inestables, no por razones intrínsecas de inestabilidad “radiactiva” nuclear, sino por razones relativistas. Ya antes me referiría a las especies atómicas, naturales y artificiales que son de unos pocos millares; en cambio, el número de moléculas conocidas hasta ahora comprende varios millones de especímenes, aumentando continuamente el número de ellas gracias a las síntesis que se llevan a cabo en numerosos laboratorios repartidos por todo el mundo.

Resultado de imagen de MoléculasSIUETImFxIzKBoQUUUf/aAAwDAQACEQMRAD8AvFERAEREAREQBERAEREBzsdxdlNHndqTo1vU/sO6r2v4lqZSf6hYPysOW3vufVbXG9WX1RaT5YwAAOpALvfX9AuXiU8eUBo1AWTJbb0dni8eYlU1tv8A0ax4hqonZmTyejnF4+HXU24I4zFWTDKA2dovps8DcjoeoVW1kq0KKsdFKyVps5jg4Edv+Lj3XuOmirlRNP0j9IovEL8zQ7qAfkL2tRywiIgCIiAIiIAiIgCIiAIiIAiIgCIiAIiIAiIgCIiAIiIAiIgK049g8OqLraSNBGnMDKdeug+VEKmoVycQYTFUxlklxza4btI5j+yqTHeFKuFxs3xWcnMGtu7dwsblOmdTFy/6al9oj1TNcr7h9I6aWOJou57g0D1OvwLn2W3Q8PVUrg1kElz+YFg+XWVp8C8ECkPjTEOnOgt91gIsQDzJ6+3c2TOyjJk+smETMrQOgA+AvaItBiCIiAIiIAiIgCIiAIojxbxJJG/wKcf1LXc617X2A7qCVfEFW3/3EoI/xfwKqsyT0bcXBu48tpF0ooP9PeNDVl0E9vGYMwcNA9t7HTk4cwpwrE9oyVLl6YREXpEIiIAiIgCIiAIoXxBxiQ4spraEhzyL6/4R+6itTj1VfN48gPZ1hr22KpeaU9G3HwclT5P0W8irbhrjSqzhs0ZmjJsXgBrmX/Rw7bqcYrigjhzt1LrBvcnn8aqyaVdGa8VS9MxYzjjYfKBnf+W9rdyf2UUq8fqHn7+UdG6f8rFBTukcbak6k/7krDiFKYzYrdjxwnp9lswkdSpxh2XMyQ+527EH+eq4n/mxzHWlGZv5hYEe3NcqaW2xXGq5NyoXgk8ouXhpzZG+K03aR5T67ruKm/p5xC6CobE939GU2IJ0a4/dcOlzofUK5Fm8PH0U0EREIhERAEREAXGreKaSJxa6UXG+UF1vhc7j/FHRQtjY7K6UkEjfKN7fIVdYjGxgGR17jVUZMrT0jocXhzknyt+vmi4cLxiCoBMMjX23A3HqNwt5UrwRh07pjVRZrQnL5fxEi7mnqLW9yFaON4s6GO4Hmdo3+/srMdOml9Zmy4lN6krriKZ8VZMb2dnJHoRpb2USxOtvck7/ALqY4zgctQ102ez+rr2d2PT1UDqMMmzEOtp3UK41TX/p0Xyl+NJd60dv6Xse7Eoi3kHl3+XLY+17BW5xRxI2lAa0B8rtm30A/M7t2VL4Biz6CYSx2cSMrx+ZvQHl2PZTPHceBl8RpBDmtc0noWghe3NRJkxqbybftI8VPGta05s7Rb8OUW/upXwRxm2tzRvaGTsFyBs5t7Zm+5Fx3VUYtX5iTfUrJ9OZHf8AiUBbzLgf8uQ3VeN19NHLjHr9KS/gv9ERaTlBERAFyeKqwxUsjmmziA0H/MbaLrLj8WUZlpZALkizgBzym9lG9+L0WYdfknfW0V3h7owHZ9TbRcevlGtu69S1Gmi5VZOsSWzu5KU7eyycKgY2KNlwPKCbcyQCT7lZMbmbliYx+YC59LnRQ+nxgFjSd7AHXoACunFcxNlOznED259+fwt/GlfkRyW9s6mHV4jJutLGsQzm6wQNdI4MYNT/AC57LNVYQ1o80hJ7AAfrqt78Je/p4R6plXIqn8lvYiMpOt1yibqFVsrpnzMRqNxqPZX9RYtH9njlkcGBzG3zG2pA09VQNlInPkfZziTlAHYACwA6LLnrWtEseNW/fRabuLaMEXl352db30XVo6yOVueJ7Xt6tNwqTnfotPDsblpJhJE4jXzNv5XDmCP33Cyzlbfs0Z+JErcsv9FqYViDKiFk0f3XtBH7g9wdPZba0HPCL4Sq94l41e5xjpjlaLgv3Lv8vQd1C7Ur2XYOPeatSdb6jYc6SBsjAXGIkkDfKbX+LAqnq6vHJdipqnnzOkeXDYlzifY3XBbLEyUPmiMrPxMzlhN+YcOf+6z7VVs6zx5MGLw3skvA2KS5RFE8hznkmx2Bt5j7DdTTiqpzOjF9GtP6nU/oF3uEqKiEDZKONgZIL3Grj2cTrcHktLjjCS6ISxN80dy4AbtO/wAWv8rZg/TabOU8idEYnxhwj8PRRKueLk3uss9aLaFcSrqr6Bbaa+Cma9Q+5U6wXhiWroYnxWD25mjNoHAONhfke/dQeipXyyNjjGZ7yA0dz+y/RXD+GCmp4oRY5GgEjmfxH3N1mzaa0Q8nPtFH1PBuJOfl+zP3tu3L/wB17WVkfTzgb7HeaYh07gQANQxp1IvzJtqVOEWdQke1lqloIiKZUEREAREQFc8Y8DSFxlowCDq6K+XXqw7W7aKAy8P1uaxpprj/AAHlov0Iir/Gi5Z61plPcMfT2plc11ReGLcj8btdrfguOZ17KZ8WR0sNP4QFnEDw2t5ZdAT0HJSx77Ak7AX+FVElR9onc+Q/eN/Qch8aKN1+PWuy/j4/zU6rpGtR1z4sxYRcixJF1q1ePyfjse40P9lmxRrWkhp0Uer5FWsuRvbZvy48fh6R9nnzm/JaizYPRSTyiGIXe+9gSBsLnU9grBwP6ZG4dVyAjnGy+vq/9gPdboyJrbOTa0yD0FC4t8UjyB1gep1267fougKgtBF1avEHD7Jad0cTQ1zQPDA0F27D05e6p+rcWOc1ws5pIcDyI5FZctN1s08fVTo81U2i5ErrlZaie+y8UtO6R7Y2C73uDWjqSq0izLe/Rb30jeTQkE3tM8DsLNNvkn5U2XL4YwkUtNHDe5aPMeribuPyV1FplaRzre22cXjGrMdHKQbEjKP9Zsf0JVYYVUMZmzi+mitfiKiM1PJGDYubp6g3F+1wqbxallg0kYW32PI+hWbNvyOt/wAe4eKpb97NbEpxc20UbrpLlbdbVfz9ly3OubryJ0T5GXfpFt/Q6vJjqICdGOa9o6ZwQ7Xpdo+SrRVa/RLCiyCaocP+q4NZprljvc+hc63+lWUtM9HIy/3MhmP/AE9pZ3+I0uiJPmay2U+3L2XBrfp7C37r7DTkXH9SpzxJjkdMxua5c8+Vo3Ntz6KA4xxPM6+UlnqAoVmcvSZfh4+TJO0iW8EcPwUzXGNt3nQvOriN7dh2ClKrzgDjMSSmmmAEjtWOGgdYatI5Hn31VhqcvaM+SXNaYREUiAREQBERAEREAREQGKqjzMc0blpHTcKmXuykjmCQfUaFXWq8484WlzOnpm5g7WRg3v8AmaOd+YVOaG/aN3CzrG2n9IPV1C408lyvVROSSNiNwdCPbkvtBRSTvDIWOe48mi9vU8vdVTOi7Ll8jvfTelMmIQ22ZnefZhb/ALuA91eaivAXCv2KIuksZ5Pvkaho5MB525nmVKXOA1JstELSOfkryfo+rgcRcI0tXrI3K/8AOyzXe+lne67zXA6g3X1SaTIJtdFdD6TxX1qZLX2ys29VKuHuFqajH9Jl3nd7vM4+/Idgu2sFbVsiYXvNgP5YdUUr4Sd1XozooNinE8r7iP8Apt/+x9+XsovWzPdu95t1c479Oi0zx6fZ7+N/S3HFRHjPCTOLxltwLFrtjvsbaFRmn4xqIW5S7O3kXauHud/Q/uulhnF8VQ4Ru8sh26O9Oh7FY7wXL2/ZJbnorur4RrPEs2BxubCxBHzdSbhj6VTPcH1hEcf/AMbTd7vUjRo+T6KysGpszs52bt6/8LtpM79is1dGOngaxrWMAa1oAAGgAGwCyIisKSt/qHI5tUwm1hGMvybqF4xiJeSTuVbvF/DYrIwA4MlZfI47a7td2NvZVLXcD4nmLfs+bu1zSD+oWasb8tnWxcqFiU/V6OHgsjjVwFn3vGZbf8w6drr9Kqufp/8AT59PIKiqLTIB5Iwb5SfxOdzdY8trlWMroWjn5rVMIiKZSEREAREQBERAERaWJYpFALyOtfYDUn0C8bS7PUm3pG6iiknHMQ/9KS3W7L/F12cGxyCpBMTtRu06OHqOndeK5fRO8Nx/cjYqcNgkN5IY3nq5jXf7hZKaljjGWNjWDo1oaPgLMi90ivZGuL+JvswDI7GVwvrs0dSOfYKta+vllJdK9ziepNvQDYBbeN1niVckjtR4hHs3ygfAWrjVax33RYWWK7dM+i42CcMr17a9s5TMVmp3Z4JHMcOh032LToQrU4A4wNbCfEaBKw2dbZwsPMBy9FS2ITqUfTOt8Mg33lAPo4Abe6tjaXowcxTTLqNR2Kg3EuIullLdcrDYDvzPqpVU1Aa1x6An4BUBlku4nvdbeFum2zHjn6brcJfkzLgVp1Ugnxz+nltbS11Fa2e9ytidafkTbOdWybrgVLzmBBsRqCDqCNRZdWsedbAn0uVxZXXKr7ZUy+/pxjv2ujBdYSRnI/uQAQ73B+bqUqofonV2mnivo5jXAd2ki/w5W8stLT0VsIiKJ4EREAREQBERAEREAREQBERAfHusCeirOeb7TM973Wve1+QGgA6aKyp48zXN6gj5CqYwvzuja0l7SQR0sba9Fnz79HQ4KX6nvTNWucBpdcyixN8E7ZYzZzT8g7tPYhdHEMPmAuW/qFwhC5zgwC7nGwHc6BQlaLc+RU9I/QFNMHsa8bOaHD0Iusq1sNgMcMbDuxjWn/S0D9lsrWcopvjSm8CrkBFmvOdulhZ2pt6G4UUq6pXvxNw7DWx5JLgt1Y9u7T+47Ko8a+muIRuPhhszOTmENJv1a46H3KzPFpnVjnbhS+yFTy5ipV9OWl07QNmO8R3+kaD3Nv1WfCPphXyuHiNbCw7ucQSLHk1u5+FbfDnCdNRxeHG3MSbue7Vzj36DsFOZZly5UaksxII6gj5UCMxGh3BsfUFW79ij/IPhV99QsFdC41Mf/SdbOPyu2v2adPf1WrjPwbT+lM0Rqabqs+A4e2dznSf9Nm+trki+p6WF1wJ6xbmF4g4wujGgL7k9dG6K3Nm8ZbLsON5bUo7eKVsX3YxoBby2AHYKG4nR3NwpNUYcWMDyRryXCrpFzv8As5HW9nTfFweHr3+5MPolS/1KmS40DWAaX1uSettlbC/NnD+PyUdS2WM6XAkbye24uD7bHkV+kIZQ5rXN1DgCD2IuFer8/bONmjxZ7RF8JXpUfUXLl4ipWmxmZp3ut+nqGSNzMcHN6ggj9F4qT6JOKXaMqIi9IhERAEREARFzcQxyCE2e/wA3Qan3tsvG0uyUy6ekjpIuHTcV0jyB4mUnQZwW/rsu4EVJ9CoqXqkFyMTw+IOdJcRudbM46A22v3WfGMSELerjsP3PZQ6qme85nkknrt6DoprF5onjT7MeMRscbNlj9bu6dgtrgzh+Fsviue2V4F22+60noOZ7ri1JXKdVPicHxuLXA6EH+X9CpVx1PTLK3oupFHODeI/tUZEgyystm5BwOzm/2WLiHifw3GOEAuH3nHUA9AOZVNWp7KseKrrxklCKr6jiKrHm8Z1+nlt8WXY4Z438SQQ1AAc42Y8aAno4cj3UJypluXi3jW2ThERWmYLy9gIIIBB3B1C9IgK84m+mEcpL6V4hcfwEEsJ7W1Z+o7KGSYNLSHwZsucebym4IcTYgq9lD/qJw++eISwi8sQPlG7m7kDuNwO5UM3lUaNnCzLHl3X8Fa1Va61idFwa6oSrrNwbgjS2xv0tyXMkkJOqzTJ0c+dNak8uK/THC0bm0dOHbiJl/wDtCpL6fcJPrZmucLQRuBe4jR+U38NvI3tY9Av0CAtEI5Wevh9UG4zxJ75hTMdlaAM3K5PXsOinKgHFuE/1nSB1i7Wx0GgtoR6KOZ+tInw/H8m6/wAfyRXEI8hIvdavDfET6SpaQT4biBIy+hG2a21x1WtiVSQSDoVy6OlfPKyNgu57g0D1VMLRt5Nql4n6QCLzGywA6C3wvS2HHCIiAIiIDi8V4mYIfJo95ytPTTU/zqoHPSkNDyb5u+qlH1BjOWF3IFwPq4NI/wDyVCKmqNrXWTK260dfiSpxKl/k0q541Us+nXED3B1O9xORuZhJ1yggFvtcWUGq5rrscCNP2q42axxPvYD+dkS9FHIryZMcZqg6Q35aD/hZp5YhFyvZR3E3kTPH+K/zY/v+i8T1C6WOdyv2KF0YayXdYcFhbLUsa8gN1JvtoLgHstaqmWlTVZZIHdN/fRSyPZ42WmzwovOJQSAbAc9Dpb+bKG0lQAS5zcxPXqVioa3xJWMAJzOA7W57dgsOLsdC9zHacwdrjkQubmlpo18VwvJM1q6Yey4kspzXGhGx7hZ6qo5BesHw19RM2KMXLjqeQHMnoFGUM2TyZeGDVBkp4Xnd8bXH3aCtxYqWARsaxosGtDR6AWWVazmsIiIeBFp4tXtgidI78I0HUnYKt8Uxapm873Oa07NaS0fpv6qu8ik04ONWX30ib43whRVRLpoGl5Fs7fK73I391zaL6a4dGQfCL7G/nc5w9xsQoRQY9VRStEMjjmcBkcS5pubWIO3qFbdHWCRgcBvuOh5jZRVy/bGbHeJ62e3vjhj/AAsY0WAAAA7AD/ZRuu4tdf8ApMFurt/gLT4ixAvkdc2Yy4HtoT63UYnme67gCG/zdaHUYknftv4TwcZ5PZITxtMw+eNjh2u0/ut+TE6euiIaSCNwfK9pP8320VbV8xGxstGlxJ0cjZY9HN/haexUP6eb3K0xmwvEyWu+n00zjlmZbq5rhb2BIP6KZcKcFwUfnuZJbWzkWt1yjku1gsrHwRvZ917Q75Gq3VGZ+sz1kb9BERTKwiIgCIiA1cToWzxujfs4b8weRCqrG+FqyEkCMyN5OYL39W7j0VvooVCZZGWoWkUfRcLVkrrCB47vGUD1JVm8N8Jx00WVxzvcbvdt6AdgpGiKEhWRsiPF2BeUTRNuW/eGpJHUdSFAparurrUZxzgymmJeM0bjuWWsT1IOl1dOTxWvgm/hVM811gUvreCmx/eqmgd22Nv+5b+AYBSB7SHCZ1x94gjf8v8Adefmn4T/AHMn054dc0/aZWkaWiB7jV/bTT3UzxbCYahmSZgcOR2IPUHcLeCKL99lPk97IWfpvS5r55bfluP97XUkwfBYKZuWFgbfc7uPqdyugiipSPXTfYREUiIREQEX+oIP2dtr2zi/wbX91X1VXnIGk6DZXBiNEyaN0bxdrhb06Edxuqmx/g2ticQxnjM5OZa/u3cH0WfLDdbOlxeRE4/F9nFwuvyVULxbyvB125q2sAxd0sbnuDR5rCw6AX/VVngnAlbM8ZmGFt7l79x6NGpPwrYosBjiY1jS6zR13PMnvfVFG0Z82RU9lf4lISHdc2vytGSvIjyct12eMsOdBJfeOTUHoeYJ/UKD1k7h37hXcqHbVz1o18fPCjT/AJMWIVC0oea+OuTcrfwfDHzytiZu46nk0c3HsFHDDT2+kZ8+TyLk+nrCKCG5vcEj0LjZSNYKGlbFGyNv3WNDR7CyzqwxsIiIeBERAEREAREQBERAFxOJ8Y8BrQBdzz8Abn1XbUH48aRLGeRZb9VXlepNHFhXkSZxsWLiLm93C+vso5NMWWc0kOGoINiD2XRrawkAEk27rhVct9Fnls35ZUzp9lucD8QmrhOe3ixkB1uemjrcr/spIqz+krHeLOfw5Gg+t9P0v8qzFqh7Ry8i1QREUiAREQBERAEREAREQGGrpWSsLJGhzXbg6hQTFfpm1zrwTFg/K8ZwPQ3BVgovU2uj1PRUdTwF4AzVE4sOTGkk9ACbb+iwUuJ+AC2njYxp3J8zndMzv5upRx7VHxmMP3Qy9u5J+dAobXvF7hZ7yttps6OHj7lU12TPh/j9r5Gw1DQwusGvB8pPIOB2v1U6X5wrpLlX3wvVOlpIHu+86Nt9+lr6qeOm+zLniZf6TqIiKwzhERAEREAREQBERAFyeJMGFTFlvle3Vju9tj2K6yLxpNaZKacvaKQxmgqISRJE8WNs1iWnuHc1r4XgVTUOAjjcb/iIIaL8yTy9FexC+gKv8RbWdvs5HC+BNpIRGDmcdXu2u7+3RddEViWilvYREXp4EREAREQBERAEREAREQEW45wV8zGyRC8jL3b+Zp107j9yqhrqs3INwRuDoR6g7L9DrUqsMgkN5IYnkc3Ma4/JCqrEm9mrHyqmPD4URw7gE1bKGRg5b+d9vK0f36BX7SU7Y2NYwWaxoaB2AsF9hhawZWNDQNg0AD4CyKczopu/IIiKRWEREAREQBERAEREAREQBERAEREAREQBERAEREAREQBERAEREAREQBERAEREAREQBERAf//Z" alt="Resultado de imagen de Moléculas" />

Una molécula es una estructura con individualidad propia, constituida por núcleos y electrones. Obviamente, en una molécula las interacciones deben tener lugar entre núcleos y electrones, núcleos y núcleos y electrones y electrones, siendo del tipo electromagnético.

Debido al confinamiento de los núcleos, el papel que desempeñan, aparte del de proporcionar la casi totalidad de la masa de la molécula, es poco relevante, a no ser que se trate de moléculas livianas, como la del hidrógeno. De una manera gráfica podríamos decir que los núcleos en una molécula constituyen el armazón de la misma, el esqueleto, cuya misión sería proporcionar el soporte del edificio. El papel más relevante lo proporcionan los electrones y en particular los llamados de valencia, que son los que de modo mayoritario intervienen en los enlaces, debido a que su energía es comparativamente inferior a la de los demás, lo que desempeña un importante papel en la evolución.

Resultado de imagen de Moléculas de proteínas

Desde las moléculas más sencilla, como la del hidrógeno con un total de 2 electrones, hasta las más complejas, como las de las proteínas con muchos miles de ellos, existe toda una gama, según decía, de varios millones.  Esta extraordinaria variedad de especies moleculares contrasta con la de las especies nucleares e incluso atómicas.

Sin entrar en las posibles diferencias interpretativas de estas notables divergencias, señalaré que desde el punto de vista de la información, las especies moleculares la poseen en mucho mayor grado que las nucleares y atómicas.

Dejando aparte los núcleos, la información que soportan los átomos se podría atribuir a la distribución de su carga eléctrica, y en particular a la de los electrones más débilmente ligados. Concretando un poco se podría admitir que la citada información la soportan los orbitales atómicos, pues son precisamente estos orbitales las que introducen diferencias “geométricas” entre los diferentes electrones corticales.

Imagen relacionada

Resultado de imagen de De acuerdo con la mecánica cuántica, el número de orbitales se reduce a unos pocos. Se individualizan por unas letras, hablándose de orbitales s, p, d, f, g, h. Este pequeño número nos proporciona una gran diversidad.

Justamente esa información es la que va a determinar las capacidades de unión de unos átomos con otros, previo el “reconocimiento” entre los orbitales correspondientes. De acuerdo con la mecánica cuántica, el número de orbitales se reduce a unos pocos. Se individualizan por unas letras, hablándose de orbitales spdfgh. Este pequeño número nos proporciona una gran diversidad.

La llamada hibridación (una especie de mezcla) de orbitales es un modo de aumentar el número de mensajes, esto es, la información, bien entendido que esta hibridación ocurre en tanto y en cuanto dos átomos se preparan para enlazarse y formar una molécula.

Resultado de imagen de De acuerdo con la mecánica cuántica, el número de orbitales se reduce a unos pocos. Se individualizan por unas letras, hablándose de orbitales s, p, d, f, g, h. Este pequeño número nos proporciona una gran diversidad.

En términos electrónicos, la información se podría considerar proporcionada por un campo de densidad eléctrica, con valles, cimas, collados, etc, es decir, curvas isoelectrónicas equivalentes formalmente a las de nivel en topografía. Parece razonable suponer que cuanto más diverso sean los átomos de una molécula, más rica y variada podrá ser su información, la información que pueda soportar.

Resultado de imagen de Macromoléculas

La enorme variedad de formas, colores, comportamientos, etc que acompaña a los objetos, incluidos los vivientes, sería una consecuencia de la riqueza en la información que soportan las moléculas (y sus agregados) que forman parte de dichos objetos.

CResultado de imagen de De acuerdo con la mecánica cuántica, el número de orbitales se reduce a unos pocos. Se individualizan por unas letras, hablándose de orbitales s, p, d, f, g, h. Este pequeño número nos proporciona una gran diversidad..

La inmensa mayoría de ellas contiene carbono. Debido a su tetravalencia y a la gran capacidad que posee dicho átomo para unirse consigo mismo, dichas moléculas pueden considerarse como un esqueleto formado por cadenas de esos átomos.

El carbono no es el único átomo con capacidad para formar los citados esqueletos. Próximos al carbono en la tabla periódica, el silicio, fósforo y boro comparten con dicho átomo esa característica, si bien en un grado mucho menor.

emilio silvera

Las estrellas nos trajeron aquí 2ª parte

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Astrofísica    ~    Comentarios Comments (0)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Cuando los átomos de Cl y Na interaccionan por aproximarse suficientemente sus nubes electrónicas, existe un reajuste de cargas, porque el núcleo de Cl atrae con más fuerza los electrones que el de Na, así uno pierde un electrón que gana el otro. El resultado es que la colectividad de átomos se transforma en colectividad de iones, positivos los de Na y negativos los de Cl. Las fuerzas electromagnéticas entre esos iones determinan su ordenación en un cristal, el Cl Na. Por consiguiente, en los nudos de la red existen, de manera alternativa, iones de Na e iones de Cl, resultando una red mucho más fuerte que en el caso de que las fuerzas actuantes fueran de Van der Waals. Por ello, las sales poseen puntos de fusión elevados en relación con los de las redes moleculares.

Hablemos de cuerpos.

Resultado de imagen de Los cujerpos que pueblan el Universo

Me referiré en primer lugar a los que constituyen nuestro entorno ordinario, que sería todo el entorno que abarca nuestro planeta. En segundo lugar considerare los demás cuerpos y objetos del universo. El análisis de muestras de esos diversos cuerpos ha puesto de manifiesto que, en función de la composición, los cuerpos pueden ser simples y compuestos. Los primeros son, precisamente, los llamados elementos químicos, a las que el insigne Lavoisier (conocido como padre de la química), consideró como el último término a que se llega mediante la aplicación del análisis químico.

Hoy sabemos que son colectividades de átomos isotópicos.

Resultado de imagen de colectividades de átomos isotopos.

La mayoría de ellos son sólidos y se encuentran en la naturaleza (nuestro entorno terráqueo) en estado libre o en combinación química con otros elementos, formando los diversos minerales.

La ordenación de los iones en las redes se manifiesta externamente en multitud de formas y colores. No obstante debo señalar que, aun siendo abundante esta variedad, no es tan rica como la que corresponde a los cuerpos vivos, tanto animales como vegetales. La explicación se basa en que el número de especímenes moleculares y su complejidad son mucho mayores que en el reino inorgánico.

Sería conveniente, salir al paso de una posible interpretación errónea.  Me refiero a que pudiera pensarse que los reinos que acabamos de mencionar constituyen clases disyuntas, esto es, sin conexión mutua. Y no lo digo porque esté considerando el hecho de que el carbono forma compuestos inorgánicos y orgánicos (lo que también hace el silicio), sino porque haya existido, y aún pueda existir, una conclusión, mejor conexión evolutiva del mundo inorgánico y el viviente que no se puede descartar, de hecho yo particularmente estoy seguro de ello. Estamos totalmente conectados con los ríos, las montañas y los valles, con la tierra que pisamos, el aire que respiramos y con todo el resto del universo del que formamos parte.

Resultado de imagen de microcristales de arcilla

La teoría de Cairns Smith considera que el eslabón entre ambos mundos se halla localizado en los microcristales de arcilla. Mi teoría particular es que no hay eslabón perdido en dicha conexión, sino que es el tiempo el que pone en cada momento una u otra materia en uno u otro lugar. Ahora nos ha tocado estar aquí como ser complejo, pensante y sensitivo. El eón que viene nos puede colocar formando parte de un enorme árbol, de un monte, o simplemente estar reposando como fina arena en el lecho de un río.  Sin dudarlo, J. M. y P. formarán parte de un hermoso jardín perfumado y lleno de aromas que la brisa regalará a los que pasen cerca de allí.

Resultado de imagen de El granito

El granito, por ejemplo, consiste básicamente en una mezcla de tres cuerpos compuestos: cuarzo, mica y feldespato. ¿Quién puede decir hoy lo que seremos mañana?

En todos los cuerpos que hemos estado considerando hasta ahora, las moléculas, los átomos o los iones se hallan situados en los nudos de la correspondiente red, así que, los electrones de esos individuos se encuentran también localizados en el entorno inmediato de esos lugares. Podríamos decir que la densidad electrónica es una función periódica espacial, lo que significa que al recorrer la red siguiendo una determinada dirección irían apareciendo altibajos, es decir, crestas y valles de la densidad electrónica.

La estructura de los cuerpos metálicos, así como las aleaciones, merecen una consideración especial. La estructura de los metales y aleaciones difiere de la de los demás cuerpos en un aspecto muy importante que consideraré a continuación.

Resultado de imagen de Cuerpos metálicos el oro y la plata

Me refiero a que en los cuerpos metálicos existe una deslocalización de los electrones que están menos fuertemente enlazados en los correspondientes núcleos, es decir, de los electrones de valencia.

Vamos a precisar un poco. Supongamos, para fijar las ideas, que tenemos un trozo de plata metálica pura. En los nudos de la red correspondientes los átomos han perdido su electrón de valencia, pero ocurre que cada uno de estos electrones forma una colectividad que se halla desparramada o dispersa por todo el sólido. Una primera imagen de esta situación fue establecida por el gran físico italiano Enrico Fermi, por lo que se habla de un gas electrónico, llamado también de Fermi, que llenaría los espacios libres, es decir, no ocupados por los iones metálicos.

Resultado de imagen de Gas electrónico

Este gas electrónico es el responsable de las propiedades metálicas, tales como el brillo, conductibilidades eléctrica y térmica, etc. La aplicación de la mecánica cuántica a la descripción del estado metálico conduce a la obtención del mapa de la densidad electrónica, o como decía antes, a las características de la información correspondiente.

Sin entrar en detalles que desviarían nuestra atención hacia otros conceptos fuera de los límites de lo que ahora estoy pretendiendo, utilizaré el mismo lenguaje que para las estructuras de núcleos y átomos.

Recordemos que en la sociedad de los nucleones y electrones existen las relaciones verticales y las de estratificación, que se manifiestan en las capas y subcapas. En el caso de los metales tendríamos una colectividad de núcleos, arropados con sus capas cerradas, ocupando los nudos de la red; únicamente los electrones de valencia de cada átomo forman la colectividad del gas electrónico.

La pregunta que nos debemos hacer es: ¿estos electrones, en número igual por lo menos al de los átomos, se hallan estratificados? La respuesta es que sí. Existe una estratificación de estos electrones en las llamadas bandas.  El concepto de banda energética resulta de la consideración simultánea de dos aspectos: la cuantización energética (o la estratificación de los niveles energéticos en los átomos) y el grandísimo número de electrones existentes.  Este colectivo no podría ubicarse en un número finito y escaso de niveles.   Esta dificultad queda soslayada si se admite que cada uno de esos niveles atómicos de los n átomos que forman el cuerpo se funde en otros tantos niveles de cierta anchura donde ya pueden alojarse los electrones disponibles.

Resultado de imagen de El concepto de banda energética resulta de la consideración simultánea de dos aspectos: la cuantización energética (o la estratificación de los niveles energéticos en los átomos

Esa fusión de los niveles atómicos da lugar a las bandas. Esta imagen equivaldría a considerar un metal como un átomo gigante en el que los niveles energéticos poseyeran una anchura finita.

En cuanto a la información que puede soportar un metal, podríamos señalar que sería parecida a la del correspondiente átomo, pero mucha más extendida espacialmente. Una información puntual, la del átomo, daría paso a otra espacial, si bien vendría a ser una mera repetición periódica de aquella.

¿Y los cuerpos que pueblan el resto del universo?

Cuando un cuerpo sobrepasa unas determinadas dimensiones, aparece algo que conocemos como fuerza gravitatoria y que se deja sentir en la forma que todos conocemos y que da lugar primeramente a la fusión de los diversos materiales que forman los cuerpos.

Resultado de imagen de El núcleo líquido de la Tierra

Así, por ejemplo, en el cuerpo que llamamos Tierra, la presión crece con la profundidad, por lo que a partir de un determinado valor de ésta, aparece el estado líquido y con él una estratificación que trata de establecer el equilibrio hidrostático.

Dentro de nuestro sistema planetario se distinguen los planetas rocosos, hasta Marte y meteoritos inclusive, y el resto de ellos, desde Júpiter en adelante, incluido este. Estos últimos difieren esencialmente de los primeros en su composición. Recuérdese que la de Júpiter es mucho más simple que la de los planetas rocosos. Consta fundamentalmente de hidrógeno, helio, agua, amoniaco y metano, con un núcleo rocoso en su interior. El hidrógeno que rodea a este núcleo se encuentra en forma de hidrógeno atómico sólido.

También la composición del Sol (y todas las estrellas que brillan) es más simple que la de los planetas rocosos, su estado físico es el de plasma y su contenido está reducido (mayormente) a hidrógeno y helio. Más variedad de materiales existe en las estrellas supernovas, donde el primitivo hidrógeno ha evolucionado de la manera que expliqué en otra parte de este trabajo.

Resultado de imagen de <a href=enana blanca nebulosa" />Resultado de imagen de estrella de <a href=protones" />Resultado de imagen de el interior del <a href=agujero negro" />

En cuanto a los derechos de la evolución estelar, enanas blancas, estrellas de neutrones y agujeros negros, señalaré que la composición de la primera es sencilla en cuanto al numero de “elementos” constituyentes; la segunda ya lo indica su propio nombre, constan de nucleones, particularmente neutrones que están fuertemente empaquetados (muy juntos) por la gravedad. Una estrella de neutrones puede tener una densidad superior a la del agua, en millones de veces y del mismo orden que la de los núcleos atómicos. El agujero negro es un fenómeno aparte, su inmensa fuerza gravitatoria es tal que ni la luz puede escapar de ella, es decir, su velocidad de escape es superior a 300.000 Km/s, y como según la relatividad nada es en nuestro universo superior en velocidad a la luz, resulta que nada podrá escapar de un agujero negro.

Resultado de imagen de Dentro del <a href=agujero negro" />

Menos mal que nadie ha visitado un agujero negro. No podría haber regresasdo para contarnos los que allí ocurre. Sin embargo, sabemos que…

Allí dentro, en el interior del agujero negro, no existen ni el tiempo ni el espacio; es como un objeto que estando en nuestro universo (deja sentir su fuerza gravitatoria y engulle estrellas), al mismo tiempo no está aquí.

Desde el comienzo de este trabajo estoy tratando de relacionar el universo, la materia y la consciencia, es por ello que me he entretenido en dar tantas explicaciones tratándo de hacerme comprender, si lo he conseguido o no será cuestión de que ustedes emitan su veredicto.

emilio silvera

Imaginación sin límite pero… ¿sabremos comprender?

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Astrofísica    ~    Comentarios Comments (0)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

cluster-galaxias

A cualquier región del Universo que podamos enfilar nuestros telescopios… Como media, siempre veremos las mismas cosas y se producirán los mismos fenómenos

Está claro que pensar siquiera en que en nuestro Universo, dependiendo de la región en la que nos encontremos, habrá distintas leyes físicas, sería pensar en un universo chapuza. Lo sensato es pensar  y creer que en cualquier parte del universo rigen las mismas leyes físicas, hasta que no se encuentre pruebas reales a favor de lo contrario,  los científicos suponen con prudencia que, sean cuales fueran las causas responsables de las pautas que llamamos “Leyes de la Naturaleza”, es mucho más inteligente adoptar la creencia de la igualdad física en cualquier parte del Cosmos por muy remota que se encuentre aquella región; los elementos primordiales que lo formaron fueron siempre los mismos y las fuerzas que intervinieron para formarlo también.

                             La materia y las fuerzas que conforman nuestro Universo

Las fuerzas fundamentale son


Tipo de Fuerza

Alcance en m

Fuerza relativa

Función

Nuclear fuerte

<3×10-15

1041

Une Protones y Neutrones en el núcleo atómico por medio de Gluones.
Nuclear débil

< 10-15

1028

Es responsable de la energía radiactiva   producida de manera natural.  Portadoras W y Z-
Electromagnetismo

Infinito

1039

Une los átomos para formar moléculas; propaga la luz y las ondas de radio y otras formas de energías eléctricas y magnéticas por medio de los fotones.
Gravitación

Infinito

1

Mantiene unidos los planetas del Sistema Solar, las estrellas en las galaxias y, nuestros pies pegados a la superficie de la Tierra. La transporta el gravitón.

Fue Einstein el que anunció lo que se llamó principio de covariancia: que las leyes de la naturaleza deberían expresarse en una forma que pareciera la misma para todos los observadores, independientemente de dónde estuvieran situados y de cómo se estuvieran moviendo. En caso contrario… ¿En qué clase de Universo estaríamos?

Lo cierto es que Einstein fue muy afortunado y pudo lanzar al mundo su teoría de la relatividad especial, gracias a muchos apoyos que encontró en Mach, en Lorentz, en Maxwell… En lo que se refiere a la relatividad general, estuvo dando vueltas y vueltas buscando la manera de expresar las ecuaciones de esa teoría pero, no daba con la manera de expresar sus pensamientos.

Sin embargo, fue un hombre con suerte, ya que,  durante la última parte del siglo XIX en Alemania e Italia, matemáticos puros habían estado inmersos en el estudio profundo y detallado de todas las geometrías posibles sobre superficies curvas. Habían desarrollado un lenguaje matemático que automáticamente tenía la propiedad de que toda ecuación poseía una forma que se conservaba cuando las coordenadas que la describían se cambiaban de cualquier manera. Este lenguaje se denominaba cálculo tensorial. Tales cambios de coordenadas equivalen a preguntar qué tipo de ecuación vería alguien que se moviera de una manera diferente.

Einstein se quedó literalmente paralizado al leer la Conferencia de Riemann. Allí, delante de sus propios ojos tenía lo que Riemann denominaba Tensor métricoEinstein se dio cuenta de que era exactamente lo que necesitaba para expresar de manera precisa y exacta sus ideas. Así  llegó a ser  posible la teoría de la relatividad general.

matriz

Gracias al Tensor de Rieman, Einstein pudo formular:  T_{ik} = \frac{c^4}{8\pi G} \left [R_{ik} - \left(\frac{g_{ik} R}{2}\right) + \Lambda g_{ik} \right ]

Recordando aquellos años de búsqueda e incertidumbre, Einstein escribió:

“Los años de búsqueda en la oscuridad de una verdad que uno siente pero no puede expresar el deseo intenso y la alternancia de confianza y desazón hasta que uno encuentra el camino a la claridad y comprensión sólo son familiares a aquél que los ha experimentado. 

Einstein, con esa aparentemente sencilla ecuación que arriba podemos ver, le dijo al mundo mucho más, de lo que él mismo, en un principio pensaba. En ese momento, se podría decir, sin temor a equivocarnos que comenzó la historia de la cosmología moderna. Comprendimos mejor el universo, supimos ver y comprender la implosión de las estrellas obligadas por la gravedad al salir de la secuencia principal, aparecieron los agujeros negros… y, en fin, pudimos acceder a “otro universo”.

Es curioso como la teoría de la relatividad general nos ha llevado a comprender mejor el universo y, sobre todo, a esa fuerza solitaria, la Gravedad. Esa fuerza de la naturaleza que ahora está sola, no se puede juntar con las otras fuerzas que -como tantas veces hemos comentado aquí-, tienen sus dominios en la mecánica cuántica, mientras que la gravitación residen en la inmensidad del cosmos; las unas ejercen su dominio en los confines microscópicos del átomo, mientras que la otra sólo aparece de manera significativa en presencia de grandes masas galácticas, estelas y de objetos que, como los agujerods negros y los mundos, emiten la fuerza curvando el espacio a su alrededor y distorsionando el tiempo si su densidad llega a ser extrema.

Cuando miramos al cielo nocturno -en la imagen de arriba lo hacemos desde Tenerife-  y nos sentimos reducidos, empequeñecidos por la inmensidad de las luces celestes que puntúan en el cielo, estamos mirando realmente una minúscula porción de las estrellas localizadas en el brazo de Orión. El resto de los 200 mil millones de estrellas de la Vía Láctea están tan lejanas que apenas pueden ser vistas como una cinta lechosa que cruza el cielo nocturno.

Cuando recordamos que la galaxia Andrómeda se está acercando a la Vía Láctea a unos 300 km/s, y sabiendo lo que ahora sabemos, no podemos dejar de preguntarnos ¿dónde estará la Humanidad dentro de cinco mil millones de años? Si tenemos la suerte de haber podido llegar tan lejos -que es dudoso-, seguramente,  nuestra inmensa  imaginación habrá desarrollado conocimientos y tecnologías suficientes para poder escapar de tan dramático suceso. Estaremos tan ricamente instalados en otras galaxias, en otros mundos. De alguna manera… ¿No es el Universo nuestra casa?

emilio silvera

Cúmulo abierto M67

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Astrofísica    ~    Comentarios Comments (0)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Messier object 067.jpg

 

Un equipo internacional de astrónomos ha descubierto que hay muchos más planetas calientes similares a Júpiter de lo que se suponía, en un cúmulo estelar denominado Messier 67. Este sorprendente resultado se obtuvo utilizando diversos telescopios e instrumentos, incluyendo al espectrógrafo HARPS instalado en el Observatorio La Silla de ESO en Chile. El ambiente denso de un cúmulo genera más interacciones entre los planetas y las estrellas cercanas, lo cual podría explicar el exceso de Júpiteres calientes.

 

 

http://www.astrobitacora.com/wp-content/uploads/2015/12/planet-trio_1024.jpg

 

Planetas mayores que Júpiter orbitan algunas de sus estrellas

 

M67 (también conocido como NGC 2682) es un cúmulo abierto situado en la constelación de Cáncer.

M67 tiene aproximadamente 500 componentes. Contiene 11 estrellas gigantes de tipo espectral K con magnitud absoluta entre +0.5 y +1.5, así como algunas estrellas en la zona más azul de la Secuencia Principal, la más brillante de ellas de tipo espectral B8 o B9. También posee 200 enanas blancas (esto quiere decir que doscientos soles murieron para que ellas existieran) y 100 estrellas parecidas a nuestro sol. La magnitud aparente de sus estrellas más brillantes es alrededor de 10ª.

Resultado de imagen de Harlow Shapley

Debido al alto número de estrellas, de tipos tan distintos, ha sido estudiado intensamente: Harlow Shapley (1917) realizó los primeros trabajos sobre sus colores y magnitudes, Barnard (1931) midió la posición de sus principales componentes (para determinar sus movimientos propios), Popper (1954) los espectros de sus brillantes estrellas, mientras que Johnson y Sandage (1955) elaboraron el primer Diagrama HR preciso de alrededor de 500 estrellas, descubriendo su elevada edad y su estado tan evolucionado.

Resultado de imagen de estrellas binarias ellas (presumiblemente del tipo RS CVn

Estas binarias se pueden fusionar para formar una estrella de Neutrones

Hasta la fecha (2.016) se han descubierto la presencia de 45 fuentes de Rayos X en el cúmulo, la mayoría de ellas estrellas binarias ellas (presumiblemente del tipo RS CVn), con períodos orbitales de 10 días o menos.

En su parte sur, prácticamente en la zona occidental, aparece un pequeño agrupamiento de nueve estrellitas conocido como Dipper: tiene forma de pequeña cometa con la cola curvada; una de sus estrellas componentes es la variable S 999.

Imagen relacionadaImagen relacionadaResultado de imagen de variables del tipo binaria eclipsante y binaria espectroscópica

Contiene bastantes variables del tipo binaria eclipsante y binaria espectroscópica; algunas de estas estrellas, fácilmente visibles para telescopios de aficionado dotado de cámara CCD son:

  • AH Cnc: de magnitud 13.33, es una binaria del tipo UW UMa descubierta en 1960; su período es igual a 0.360452 días, su amplitudes próxima a 0.40 magnitudes.
  • EV Cnc: de magnitud 12.78, también es una binaria de tipo UW UMa; fue descubierta en 1991, tiene un período igual a 0.44144 días y una amplitud igual a 0.18 magnitudes.
  • AG Cnc: con magnitud 13.77 presenta un período igual a 2.84 días y una amplitud de 0.20 magnitudes.
  • S 999: de magnitud 12.60 es una variable de largo período (9.2 días) que presenta una amplitud fotométrica igual a 0.07 magnitudes; está situada en la parte norte del Dipper.
  • S 1063: también conocida como NSV 4274, es un astro de magnitud 13.79 con un período de variación muy largo, comprendido entre los 17 y 18 días (hasta el año 2006 no está bien determinado), con una amplitud de 0.18 magnitudes.
  • ES Cnc: con magnitud 11.19 es una de las más brillantes del cúmulo; se trata de una estrella del tipo blue straggler (errante azul) que resulta ser también una variable eclipsante con un período igual a 1.0677978 días.

En 2004 se publicó un estudio del cúmulo en el que se midieron las magnitudes de sus estrellas con una precisión de diezmilésimas de magnitud: (0.0001 magnitud).

Fuente de datos de Wikipedia.

¡Física! ¡Astronomía! Tienen tántos secretos

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Astrofísica    ~    Comentarios Comments (0)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Resultado de imagen de iones
Al combinarse sodio con cloro, para formar cloruro de sodio (sal común de mesa), cada átomo de sodio cede un electrón a un átomo de cloro.
En lo referido al  deuterón es una de las variedades del ion hidrógeno o Hidrón. En química,  y en física de partículas, el deuterón, (del griego δεύτερος, deuteros, “el segundo”), designa el núcleo del átomo de deuterio,   un isótopo  estable del elemento Hidrógeno.  El símbolo del deuterón es 2H+, o más raramente, D+ o simplemente d. Un deuterón se compone de un neutrón y un protón.

Estaba pensando escribir un poco sobre cuestiones generales de la Física, y, de pronto, sin saber el por qué, me vino a la memoria que, el deuterón, resultó ser una partícula muy valiosa para bombardear los núcleos.  En 1.934, el físico australiano Marcus Lawrence Edwin Oliphant y el austriaco P.Harteck atacaron el deuterio con deuterones y produjeron una tercera forma de hidrógeno, constituído por un protón y 2 neutrones. La reacción de planteó así:

Hidrógeno2 + Hidrógeno2 → Hidrógeno3 + Hidrógeno1

 

 

Fusión nuclear de deuterones (núcleos de deuterio) y tritones (núcleos de tritio) con producción de helio. Este nuevo Hidrógeno superpesado se denomino “tritio”; su ebullición a 25’0 °K y su fusión, 20’5 °K.

Como con cierta frecuencia me pasa, me desvió del tema en un principio elegido y, sin poderlo evitar, mi ideas (que parecen tener vida propia), cogen los caminos más diversos.  Basta con que se cruce en el camino del trabajo que realizo, un fugaz recuerdo, lo sigo y me lleva a destinos distintos de los que me propuse al comenzar, así, en este caso, me pasé a la química que, también me gusta mucho y está directamente relacionada con la física, de hecho son hermanas, la madre, las matemáticas, la única que, finalmente, lo podrá explicar todo.

“Puesto que el electrón posee una carga eléctrica (negativa), cualquier movimiento del mismo puede generar un pequeño campo magnético capaz de hacerlo interactuar con un campo magnético externo no homogéneo. Y una manera en la cual el 47avo electrón solitario pueda comportarse como un pequeño imán dándole de este modo al átomo de plata un momento magnético es girando sobre su propio eje como si fuese un trompo”

Estamos hablando de las partículas y no podemos dejar a un lado el tema del movimiento rotatorio de las mismas. Usualmente se ve cómo la partícula gira sobre su eje, a semejanza de un trompo, o como la Tierra, o el Sol, o nuestra Galaxia o, si se me permite decirlo, como el propio Universo. En 1.925, los físicos holandeses George Eugene Uhlenbeck y Samuel Abraham Goudsmit aludieron por primera vez a esa rotación de las partículas.  Estas, al girar, genera un minúsculo campo magnético; tales campos han sido objeto de medidas y exploraciones, principalmente por parte del físico alemán Otto Stern y el físico norteamericano Isaac Rabi, quienes recibieron los premios Nóbel de Física en 1.943 y 1.944, respectivamente, por sus trabajos sobre dicho fenómeno.

Esas partículas (al igual que el protón, el neutrón y el electrón), que poseen espines que pueden medirse en número mitad, se consideran según un sistema de reglas elaboradas independientemente, en 1.926, por Fermín y Dirac.  Por ello, se las llama y conoce como Estadísticas Fermi-Dirac.  Las partículas que obedecen a las mismas se denominan fermiones, por lo cual el protón, el electrón y el neutrón son todos fermiones.

Hay también partículas cuya rotación, al duplicarse, resulta igual a un número par.  Para manipular sus energías hay otra serie de reglas, ideadas por Einstein y el físico indio S.N.Bose. Las partículas que se adaptan a la “estadística Bose-Einstein” son “bosones”.  Por ejemplo, la partícula alfa, es un bosón.

Las reglas de la mecánica cuántica tienen que ser aplicadas si queremos describir estadísticamente un sistema de partículas que obedece a reglas de ésta teoría en vez de las de la mecánica clásica.  En estadística cuantica, los estados de energía se considera que están cuantizados.  La estadística de Bose-Einstein se aplica si cualquier número de partículas puede ocupar un estado cuántico dado. Dichas partículas (como dije antes) son los bosones que, tienden a juntarse.

Los bosones tienen un momento angular n h/2p, donde n es cero o un entero y h es la constante de Planck.  Para bosones idénticos, la función de ondas es siempre simétrica.  Si solo una partícula puede ocupar un estado cuántico, tenemos que aplicar la estadística Fermi-Dirac y las partículas (como también antes dije) son los fermiones que tienen momento angular (n+½) h/2p y cualquier función de ondas de fermiones idénticos es siempre antisimétrica.

Partículas y campos, clásicos y cuánticos. Las nociones clásicas de partícula y campo comparadas con su contrapartida cuántica. Una partícula cuántica está deslocalizada: su posición se reparte en una distribución de probabilidad. Un campo cuántico es equivalente a un colectivo de partículas cuánticas.
Partículas y campos, clásicos y cuánticos. Las nociones cñásicas de partícula y campo comparadas con su contrapartida cuántica. Una partícula cuántica está deslocalizada: su posición se reparte en una distribución de probabilidad. Un campo cuántico es equivalente a un colectivo de partículas cuánticas.
neutrones. La dispersión inelástica de neutrones en un cristal es el resultado de la interacción de un neutrón lanzado contra los átomos en vibración de la red cristalina. En teoría cuántica de campos, el proceso se modeliza de manera más sencilla al introducir los cuantos de las ondas sonoras del cristal, los fonones, entendiéndolo como la absorción o emisión de un fonón por el neutrón.”
Dispersión de <a href=
neutrones. La dispersión inelástica de neutrones en un cristal es el resultado de la interacción de un neutrón lanzado contra los átomos en vibración de la red cristalina. En teoría cuántica de campos, el proceso se modeliza de manera más sencilla al introducir los cuantos de las ondas sonoras del cristal, los fonones, entendiéndolo como la absorción o emisión de un fonón por el neutrón.”
Dispersión de neutrones. La dispersión inelástica de neutrones en un cristal es el resultado de la interacción de un neutrón lanzado contra los átomos en vibración de la red cristalina.  En teoría cuántica de campos, el proceso se modeliza de manera más sencilla al introducir los cuantos de las ondas sonoras del cristal, los fotones,  entendiéndolo como la absorción o emisión de un fonón por el neutrón.

La relación entre el espín y la estadística de las partículas está demostrada por el teorema espín-estadística.

En un espacio de dos dimensiones es posible que haya partículas (o cuasipartículas) con estadística intermedia entre bosones y fermiones.  Estas partículas se conocen con el nombre de aiones; para aniones idénticos la función de ondas no es simétrica (un cambio de fase de+1) o antisimétrica (un cambio de fase de -1), sino que interpola continuamente entre +1 y -1.  Los aniones pueden ser importantes en el análisis del efecto Hall cuántico fraccional y han sido sugeridos como un mecanismo para la superconductividad de alta temperatura.

Debido al principio de exclusión de Pauli es imposible que dos fermiones ocupen el mismo estado cuántico (al contrario de lo que ocurre con los bosones).

Resultado de imagen de Condensado de Bose-<a href=Einstein" width="304" height="222" />

Esta imagen fue proporcionada por JILA, Universidad de Colorado, Boulder. Está específicamente acreditada a Mike Matthews, del equipo de investigación JILA.

“Un condensado de Bose–Einstein es un estado de la materia en el que ciertas partículas (bosones) pierden sus características individuales para colapsar en un único estado colectivo y en el cual los efectos cuánticos se manifiestan en una escala macroscópica. Ésta condensación fue predicha por Bose y Einstein en 1924-25. A finales de los años 30 se observó que, a muy bajas temperaturas (-271 ºC = 2.17 grados Kelvin) cerca del cero absoluto, el helio-4 se comportaba como un nuevo fluido con propiedades inusuales tales como la ausencia de viscosidad (fluir sin disipar energía) y la existencia de vórtices (pequeños remolinos indestructibles) cuantizados. A este nuevo estado se le conoce como superfluido. L. Landau obtuvo el Premio Nobel en 1964 por su teoría fenomenológica que explica la superfluidez como una consecuencia de un condensado de bosones interactuántes.”

La condensación de Bose-Einstein es de importancia fundamental para explicar el fenómeno de la superfluidez. A temperaturas muy bajas (del orden de 2×10-7k) se puede formar un condensado de Bose-Einstein, en el que varios miles de átomos forman una única entidad (un superátomo). Este efecto ha sido observado con átomos de rubidio y litio. Este efecto (condensación Bose-Einstein), como ya habréis podido suponer, es llamado así en honor al físico Satyendra Naht Bose (1.894-1.974) y de Albert Einstein.

Así que, el principio de exclusión de Pauli tiene aplicación no sólo a los electrones, sino también a los fermiones; pero no a los bosones.

Si nos fijamos en todo lo que estamos hablando aquí, es fácil comprender como forma un campo magnético la partícula cargada que gira, pero ya no resulta tan fácil saber por qué ha de hacer lo mismo un neutrón descargado.  Lo cierto es que ocurre así. La prueba directa más evidente de ello es que cuando un rayo de neutrones incide sobre un hierro magnetizado, no se comporta de la misma forma que lo haría si el hierro no estuviese magnetizado.  El magnetismo del neutrón sigue siendo un misterio; los físicos sospechan que contiene cargas positivas y negativas equivalentes a cero, aunque por alguna razón desconocida, lograr crear un campo magnético cuando gira la partícula.

Particularmente creo que, si el neutrón tiene masa, si la masa es energía (E=mc2), y si la energía es electricidad y magnetismo (según Maxwell), el magnetismo del neutrón no es tan extraño, sino que es un aspecto de lo que en realidad es, ¡materia! La materia es la luz, la energía, el magnetismo.  En definitiva, la fuerza que reine en el Universo y que esté presente, de una u otra forma en todas partes (aunque no podamos verla). ¡Es Curioso! Sea como fuere, la rotación del neutrón nos dé la respuesta a esas preguntas:

¿Qué es el antineutrón?  Pues, simplemente, un neutrón cuyo movimiento rotatorio se ha invertido; su polo sur magnético, por decirlo así, está arriba y no abajo.  En realidad, el protón y el antiprotón, el electrón y el positrón, muestran exactamente el mismo fenómeno de los polos invertidos.

Es indudable que las antipartículas pueden combinarse para formar la “antimateria”, de la misma forma que las partículas corrientes forman la materia ordinaria.

La primera demostración efectiva de antimateria se tuvo en Brookhaven en 1.965, donde fue bombardeado un blanco de berilio con 7 protones BeV y se produjeron combinaciones de antiprotones y antineutrones, o sea, un “antideuterón”. Desde entonces se ha producido el “antihielo 3″, y no cabe duda de que se pudiera crear otros antinúcleos más complicados aun si se abordara el problema con más interés.

Pero, ¿existe en realidad la antimateria? ¿Hay masas de antimateria en el Universo?

Si las hubiera, no revelarían su presencia a cierta distancia. Sus efectos gravitatorios y la luz que produjeran serían idénticos a los de la materia corriente.  Sin embargo, cuando se encontrasen las masas de las distintas materias, deberían ser claramente perceptibles las reacciones masivas del aniquilamiento mutuo resultante del encuentro.  Así, pues, los astrónomos observan especulativamente las galaxias, para tratar de encontrar alguna actividad inusual que delate dichas interacciones materia-antimateria.

[clip_image001%255B3%255D.jpg]

No parece que dichas observaciones fuesen un éxito. La única materia detectada ha sido siempre la Bariónica, la que podemos ver y emite radiación y luz. De todas las demás formas de materia de la que tanto hemos hablado (materia oscura, antimateria, o, sustancia cósmica… ¡ni la más mínima pista! Al menos hasta el momento.

¿Es posible que el Universo este formado casi enteramente por materia, con muy poca o ninguna antimateria? Y si es así, ¿por qué? Dado que la materia y la antimateria son equivalentes en todos los aspectos, excepto en su oposición electromagnética, cualquier fuerza que crease una originaria la otra, y el Universo debería estar compuesta de iguales cantidades de la una y de la otra.

Se trata de núcleos de Antihelio 4 formados por dos antiprotones y dos antineutrones

 

Este es el dilema.  La teoría nos dice que debería haber allí, en el espacio interestelar,  antimateria, pero las observaciones lo niegan, no lo respaldan. ¿Es la observación la que falla? ¿Y qué ocurre con los núcleos de las galaxias activas, e incluso más aún, con los quásares? ¿Deberían ser estos fenómenos energéticos el resultado de una aniquilación materia-antimateria? ¡No creo! Ni siquiera ese aniquilamiento parece ser suficiente, y los astrónomos prefieren aceptar la noción de colapso gravitatorio y fenómenos de agujeros negros, como el único mecanismo conocido para producir la energía requerida.

 Con esto de la antimateria me ocurre igual que con el hecho, algunas veces planteado de su composición en lugares muy lejanos del Universo.

“Ha caído una nave extraterrestre y nuestros científicos han comprobado que está hecha de un material desconocido, casi indestructible.”

El comentario de arriba se ha podido oír en alguna película de ciencia ficción. Podría ser verdad ¡un material desconocido! Sin embargo, no porque la nave esté construida por una materia distinta a la que aquí existe, sino porque, de los mismos materiales que pueblan todo el Universo, esos extraterrestres han sabido manipularlos para conseguir una aleación distinta. El Universo es igual en todas partes y, por muy lejos que un mundo pueda estar situado, siempre estará compuesto, en mayor o menor proporción, por los elementos conocidos de la Tabla Periódica. Otra cosa será el nivel tecnológico que ese pueblo pueda tener para conseguir aleaciones inusuales en la Tierra.

Lo único que puede diferir, es la forma en que se utilice, el tratamiento que se le pueda dar, y, sobre todo el poseer el conocimiento y la tecnología necesarios para poder obtener, el máximo resultado de las propiedades que dicha materia encierra. Porque, en última instancia ¿es en verdad inerte la materia?

Está claro que, dentro de lo que ya sabemos, lo único que podemos asegurar es el hecho de que, a partir de la materia, lo podremos conseguir todo y, está claro que, aún encierra muchos secretos que no hemos podido desvelar.

emilio silvera