sábado, 16 de diciembre del 2017 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




La Vida sigue… ¡El mundo no se detiene!

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en a pesar de todo    ~    Comentarios Comments (0)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

                                      Detalle de unos carámbanos de hielo en Marktoberdorf, al sur de Alemania.

                               Niños refugiados afganos juegan en un barrio pobre a las afueras de Islamabad (Pakistán).

Sensores de polen que la compañia Weathercaster utiliza para hacer el seguimiento de la cantidad de polen en la atmósfera, en Chiba, Japón. Estos sensores cambian de color según la cantidad de polen que toman del aire.

 

La mirada tras un burka de una refugiada afgana que espera para ser repatriada a Afganistán, en las afueras de Peshawqar, Pakistán.


Jessica Bernice Michelena, de 40 años, llora en el interior de su vivienda, mientras espera a ser desahuciada junto a su familia en Madrid. Para ella el “mundo se acaba”, no comprende como pueden pasar cosas así. Sin embargo, para los que han dado la orden y para los que la ejecutarán, de manera impasible seguirán, en ese mismo momento, tomándose un café sin pensar en ellos para nada. Todos quieren simular ser ajenos al sufrimiento de unos pocos.

Siguiente

Los secretarios de Relaciones Exteriores y de Defensa británicos visitan el café Lindt de Sídney donde murieron tres personas, entre ellos el secuestrador islamista que causó el terror en la ciudad australiana el 15 de diciembre de 2014. En la imagen, una persona cubre con tres paraguas los libros de condolencias donde escribirán los políticos que se encuentran en visita oficial por las conversaciones anuales de seguridad entre Australia y Reino Unido.

Todas estas imágenes del día, reflejan la diversidad de la vida misma, en cada lugar y a cada persona, le ocurren cosas que, son sus propias historias que quedan reflejadas en el tiempo propio, y, la transcendencia, es local y personal. Sin embargo, cuando desde fuera las podemos contemplar, en algunos casos conmueve.

Fuente de las imágenes: El Pais.