sábado, 17 de noviembre del 2018 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




Los Dinosaurios eran un callejón sin salida para nosotros

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Catástrofes Naturales    ~    Comentarios Comments (1)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

 Resultado de imagen de Lugar de la Tierra donde proliferan más insectosResultado de imagen de Lugar de la Tierra donde proliferan más insectos
Los insectos y pequeños mamíferos pudieron escapar de la catástrofe.
Los insectos y los pequeños mamíferos le ganaron la batalla al meteorito que mató a los dinosaurios. A partir de su salvación, 65 millones de años más tarde, pudimos llegar nosotros aquí.

La vida en el hemisferio sur se recuperó dos veces más rápido que en el norte tras el impacto

Zona en la que cayó el meteorito de Chixculub, en la península de Yucatán, vista desde el espacio.

Zona en la que cayó el meteorito de Chixculub, en la península de Yucatán, vista desde el espacio. ESA

Hace 66 millones de años, una roca espacial de 10 kilómetros chocó contra la Tierra causando una explosión equivalente a 7.000 millones de bombas atómicas. El choque levantó una enorme fumarola de roca pulverizada que se elevó hasta cubrir todo el globo y sumirlo en una profunda oscuridad. Tsunamis de más de 100 metros arrasaron las costas del actual Golfo de México, donde cayó el meteorito, y se desencadenaron fuertes terremotos. Parte de los escombros levantados por el impacto comenzaron a llover como diminutos meteoritos y transformaron el planeta en un infierno de bosques ardiendo. Las plantas que no se quemaron se quedaron sin luz solar durante meses. Tres de cada cuatro seres vivos en el planeta fueron exterminados, incluidos todos los dinosaurios no avianos.

Una de las grandes incógnitas sobre el evento de extinción masiva del Cretácico es si existió un refugio donde la vida permaneció más o menos intacta. Algunos estudios han situado ese oasis en el hemisferio sur del planeta, especialmente cerca del Polo.

 Resultado de imagen de La patagonia

La Patagonía

Resultado de imagen de Nueva Zelanda

Nueva Zelanda

Estudios recientes apuntan a que en Patagonia y Nueva Zelanda la extinción de plantas fue mucho menor

 

 

 

 

“La mayoría de lo que sabemos sobre la extinción y la recuperación de la vida en tierra después del asteroide viene del Oeste de EE UU, relativamente cerca del lugar del impacto, en Chixculub, México”, explica Michael Donovan, investigador de la Universidad estatal de Pensilvania (EE UU). Se sabe “mucho menos” de lo que sucedió en otras zonas más alejadas, dice, pero hay estudios recientes del polen y las esporas que apuntan a que en Patagonia y Nueva Zelanda la extinción de plantas fue mucho menor.

Resultado de imagen de Patagonia salvaje

La Patagonía salvaje

En un estudio publicado hoy en Nature Ecology & Evolution, Donovan y otros científicos en EE UU, Argentina y China exploran la hipótesis del refugio del sur a través del análisis de hojas fósiles de antes y después del impacto encontradas en la Patagonia argentina. En concreto, el equipo de investigadores ha analizado las pequeñas mordeduras dejadas por insectos herbívoros en la vegetación para estimar cuándo se recuperó el nivel de diversidad biológica anterior al desastre.

Los resultados muestran que, al igual que lo que se observó en el hemisferio norte, los insectos del sur prácticamente desaparecieron después del choque del meteorito. Pero los fósiles analizados también muestran que los niveles de diversidad de insectos se recuperaron en unos cuatro millones de años, dos veces más rápido que en el norte.

Los niveles de diversidad se recuperaron en unos cuatro millones de años, dos veces más rápido que en el norte

 

“También hemos estudiado los minadores, rastros de deterioro en las hojas hechos por larvas de insecto al alimentarse”, explica Donovan. “No encontramos pruebas de la supervivencia de minadores del Cretácico, lo que sugiere que este no fue un refugio para estos insectos”, explica, pero en los restos de después del impacto enseguida aparecen nuevas especies.

Resultado de imagen de Los pequeños mamíferos que se salvaron del impacto del meteorito del Yucatan


Los primeros mamíferos aparecieron al final del triásico, pero eran criaturas pequeñas, parecidas a musarañas. El primer mamífero con placenta de la historia fue la musaraña, así que se podría decir que esta pequeña criatura es nuestro primer antepasado, apareciendo después de la extinción de los dinosaurios hace unos 65 millones de años atrás, mostrando una larga cola peluda, tamaño pequeño, peso de entre seis y 245 gramos y una dieta que incluía insectos. ¡Lo más importante era que ya no ponía huevos! 

El trabajo refuerza la hipótesis de que la vida regresó antes a las zonas más alejadas del punto de impacto, “aunque también pudo haber otros factores desconocidos”, advierte Donovan. Las diferencias en el tiempo de recuperación probablemente influyeron en los patrones de biodiversidad hasta la actualidad, comenta.

El trabajo también puede ayudar a explicar por qué otras pequeñas criaturas que se alimentaban de insectos acabaron conquistando la Tierra tras sobrevivir al meteorito que exterminó a los dinosaurios. “Es posible que los cambios en la cadena alimentaria causados por la extinción de los insectos después del impacto, seguidos de la recuperación de los niveles anteriores afectasen a otros organismos, incluidos los mamíferos”, resalta.

Publica: emilio silvera

¡Cuando la Naturaleza bosteza!

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Catástrofes Naturales    ~    Comentarios Comments (1)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Varios coches han sido arrastrados por la tromba de agua en Sant Llorenç.

 

Al menos cuatro muertos por el desbordamiento de un torrente en Sant Llorenc (Mallorca). Noticias de sucesos como éstos que nos llegan con frecuencia y contra las que nada podemos hacer. No creo que alguna vez, en el futuro, tengamos las ciudades preparadas para combatir estas muestras de fuerza de la Naturaleza.

Dos de los fallecidos se encontraban en sus casas de Sant Llorenç, una de las poblaciones más afectadas por tromba de agua. De los otros dos muertos no se han facilitado detalles.

A los afectados, les acompañamos en su dolor.

¿Qué pinta el Azar en todo ésto?

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Catástrofes Naturales    ~    Comentarios Comments (0)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

El Poder de la Naturaleza...El Poder de la Naturaleza...

    Todo lo que ocurre en la Naturaleza tiene una causa anterior, nada es fruto del Azar

Sí, la Naturaleza nos muestra constantemente su poder. Fenómenos que no podemos evitar y que nos hablan de unos mecanismos que no siempre comprendemos. Nuestro planeta por ejemplo, se comporta como si de un ser vivo se tratara, la llaman Gaia y realiza procesos de reciclaje y renovación por medio de terremotos y erupciones volcánicas, Tsunamis y tornados debastadores que cambian el paisaje y nosotros, lo único podemos hacer es acatar el destino que ignoramos de lo que está por venir.

Resultado de imagen de Grandes Tsunamis

El mundo nos parece un lugar complicado. Sin embargo, existen algunas verdades sencillas que nos parecen eternas, no varían con el paso del tiempo (los objetos caen hacia el suelo y no suben hacia el cielo, el Sol se levanta por el Este, nunca por el Oeste, nuestras vidas, a pesar de las modernas tecnologías, están todavía con demasiada frecuencia a merced de complicados procesos que producen cambios drásticos y repentinos. La predicción del tiempo atmosférico es más un arte que una ciencia, los terremotos y las erupciones volcánicas se producen de manera impredecible y aparentemente aleatoria, los cambios en las Sociedades fluctúan a merced de sucesos que sus componentes no pueden soportar y exigen el cambio, una nueva adaptación.

La inmensa complejidad que está presente en el cerebro humano y de cómo se genera lo que llalamos “la Mente”, a partir de una maraña de conexiones entre más de cien mil millones de neuronas, más que estrellas existen en nuestra Galaxia, la Vía Láctea. Es algo tan grande y maravilloso que, en realidad, no hemos alcanzado a comprender.

La mente humana es de tal complejidad que no hemos podido llegar a comprender su funcionamiento. ¿Por qué unas personas tienen una gran facilidad para tocar el piano, otros para comprender las matemáticas complejas y algunos para ver lo que nadie ha sido capaz de detectar en el ámbito de la Naturaleza, pongamos por ejemplo un paisaje, o, llegar a comprender fenómenos físicos que configuran el mundo, el Universo y la vida?

Resultado de imagen de Nuestro cerebro es la máquina más compleja del Universo

                     Quizás esté en nosotros la “máquina” más perfecta y compleja del Universo

Es precisamente a escala humana, donde se dan las características (posiblemente) más complejas del Universo, las que se resisten más a rendirse ante métodos y reglamentos fijos que las pretenda mantener estáticas e inamovibles por el interés de unos pocos. Las Sociedades son dinámicas en el tiempo y en el espacio y, su natural destino es el de evolucionar siempre, el de buscar las respuestas a cuestiones patra ellas desconocidas y que al estar inmersas en el corazón de la Naturaleza, se sirven de la Ciencia para poder llegar al lugar más secreto y arrancar esas respuestas que tánto, parecen necesitar para continuar hacia el futuro.

Claro que, ese futuro, no depende de esas Sociedades Humanas que de alguna manera, están a merced de sucesos como aquel de Yucatán, cuando al parecer, hace ahora 65 millones de años, perecieron los Dinosaurios que reinaron en el Planeta durante 150 millones de años hasta que llegó aquél fatídico (para ellos) pedrusco que, en realidad, posibilitó nuestra llegada.

 Extinción de los dinosauriosResultado de imagen de la extinción de los dinosaurios

Aquellos terribles animales que poblaban la Tierra hubiera hecho imposible nuestra presencia en el planeta. Formas de vida incompatibles con nuestra especie que desaparecieron -según parece- por causas naturales venidas del espacio exterior para que más tarde, pudiéramos nosotros hacer acto de presencia en el planeta que nos acoge.

Aquello se considera una extinción masiva ocurrida en la Tierra, algo tan claramente reflejado en el registro fósil que se utiliza para marcar el final de un período de tiempo geológico, el Cretáseo, y el comienzo de otro, el Terciario. Puesto que la “C” ya se ha utilizado como inicial  en un contexto similar en relación con el período Cámbrico, este marcador se suele denominar frontera K-T, con una “K” de Kreide, que es el nombre del Cretáceo en alemán. No fueron solos los dinosaurios los que resultaron afectados, aunque son los que aparecen con mayor protagonismo en los relatos populares cuando se habla de este desastre.

Esqueletos de dinosaurios expuestos en el Museo Real de Ontario, Canadá.


Alrededor del 70 por ciento de todas las especies que vivían en la Tierra al finales del cretáceo habian desaparecidos a principios del Terciario, lo cual indica que se trató realmente de una “extinción en masa” y explica por qué los geólogos y los paleontólogos utilizan la frontera K-T como un marcador importante en el registro fósil. Dadas las dificultades que plantean unas pruebas de tiempos tan remotos, y la lentitud con la que se acumulan los estratos geológicos, todo lo que podemos decir realmente sobre la velocidad a la que se produjo aquella extinción es que sucedió en menos de unas pocas decenas de miles de años, pero en ningún caso durante muchos millones de años; sin embargo, esto se considera un cambio brusco en relación con la escala de tiempo utilizada en geología.

Resultado de imagen de El Suceso K-T, las grandes extinciones

Encontramos información de las grandes extinciones en las rocas antiguas de la Tierra

Las preguntas obvias que esto plantea son las mismas que surgen tras un gran terremoto -por qué sucedió, y si podría suceder de nuevo y, en su caso, cuándo- En el caso del suceso K-T hay un candidato muy adecuado para ser el desencadenante que hizo que la extinción se produjera, por ejemplo, hace 60 0 55 millones de años. Los restos del enorme cráter que data justo de entonces ha sido descubierto bajo lo que es ahora la península de Yucatán, en México,  y por todo el mundo se han hallado estratos de hace 65 millones de años que contienen restos de iridio, un metal pesado que es raro en la corteza terrestre, pero del que sabemos que es un componente de algunos tipos de meteoritos. La capa de iridio es tan delgada que tuvo que depositarse en menos de 10.000 años (quizá mucho menos), lo cual es coherente con la teoría de que el suceso K-T fue desencadenado en su totalidad, de manera más o menos instantánea, por un gran golpe que llegó del espacio interestelar.

 El meteorito “Gran Calabaza” se acerca a la Tierra

                                                                            La catástrofe está servida

No sería difícil explicar por que pudo suceder todo esto. La energía cinética contenida en un impacto de este calibre sería equivalente a la explosión de unos mil millones de megatoneladas de TNT y arrojaría al espacio unos detritos en forma de grandes bloques que se desplazarían siguiendo trayectorias balísticas (como las de los misiles balísticos intercontinentales) y volverían a entrar en la atmósfera por todo el globo terráqueo, difundiendo calor y aumentando la temperatura en todas las regiones. Se produciría un efecto de calentamiento de 10 kilowatios por cada metro cuadrado de la superficie terrestre durante varias horas, un fenómeno que ha sido descrito gráficamente por Jay Melosh. A continuación, unas diminutas partículas de polvo lanzadas al interior de la parte superior de la atmósfera se extendería alrededor del todo el planeta y, combinada con el humo de todos los incendios desencadenados por el “asado a la parrilla”, bloquearían el paso de la luz del Sol, causando la muerte de todas las plantas que dependían de la fotosíntesis y congelando temporalmente el planeta.

Si el planeta se congela, ¿dónde nos meteremos? ¿cuántas criaturas tendrán la oportunidad de sobrevivir?

Hay pruebas de que, en épocas pasadas, la Tierra sufrió visitas inesperadas desde el espacio que trajo muerte y desolación.  Hace unos 35 millones de años, la Tierra soportó unos impactos parecidos sin que se produjera una extinción del calibre del suceso K-T. Aunque los factores desencadenantes tengan la misma magnitud. Por otra parte, existen pruebas de que los Dinosaurios y otras especies estaban ya en decadencia en los dos últimos millones de años del Cretáceo. Parece que los grandes lagartos habían experimentado altibajos durante los 150 millones de años que se pasaron vagando por la Tierra. Hay opiniones para todos y algunos dicen que su desparición se debió, en realidad, al aumento del Oxígeno en nuestra atmósfera.

Intensidad de la extinciones a lo largo de la historia de la vida. La extinción del Cretácico está representada por «Final Cr».

El suceso K-T es en realidad sólo una entre cinco catástrofes similares (en la medida en que afectó en aquella época a la vida en la Tierra) a las que los geólogos denominan en conjunto las “cinco grandes” -y no es en absoluto la mayor-. Cada una de ellas se utiliza como marcador entre períodos geológicos y todas han sucedido durante los últimos 600 millones de años.

La razón por la que nos centramos en este pasado geológico relativamente reciente es que fue en esa época cuando los seres vivos desarrollaron por primera vez algunas características, tales como las conchas, que podían fosilizarse fácilmente, dejando rastros que pueden reconocerse en los estratos que se estudian en la actualidad.

Nuevas especies de fósiles de invertebrados marinos, que vivieron hace 465 millones de años, se han hallado en diversos yacimientos de la provincia de Ciudad Real en España, y, por todas partes del mundo, si se profundiza en la Tierra, se encuentran fósiles y conchas de tiempos pasados. En la imagen recreada arriba se recoge el descubrimiento especies nuevas,  de animales marinos con concha que han posibilitado su hallazgo después de tantos millones de años.

Pero centrémonos en las “cinco grandes extinciones” que, tomándolas cronológicamente se produjeron hace unos 440 millones de años (que marcaron la frontera entre los períodos Ordovícico y Silúrico), hace 360 millones de años (entre el Devónico y el Carbonífero), 250 millones de años (entre el Pérmico y el Triásico), 215 millones de años (en la frontera entre el Triásico y el Jurásico) y 65 millones de años (en la frontera K-T).

“Hace ahora 65 millones de años. l impacto K/T (del alemánKreide/Tertiär) es la hipótesis de un evento ligado a la extinción acaecido por el choque de un objeto extraterrestre contra la Tierra hace sesenta y seis millones de años. La colisión se produjo cuando un meteoritoasteroide o cometa de unos diez kilómetros de largo atravesó la atmósfera e impactó a 75 000 km/h frente a las actuales costas de Yucatán.”

La extinción masiva del Pérmico-Triásico señalada como “Final P” en el gráfico.

Hay otras muchas extinciones en el registro fósil pero, las más importantes son las mencionadas. La más espectacular de todas ellas es el suceso que tuvo lugar hace unos 250 millones de años, al final del Pérmico. Se extinguieron al menos el 80 por ciento, y posiblemente hasta el 95 por ciento, de todas las especies que vivían en nuestro planeta en aquellos tiempos, tanto en la tierra como en los océanos, y lo hizo durante un intervalo de menos de 100.000 años. Sin embargo, dado que también se calcula que el 99 por ciento de todas las especies que han vivido en la Tierra se han extinguido, esto significa que son el doble las que han desaparecido en sucesos de -aparente- menor importancia.

La cuestión que nos intriga es si las extinciones en masa son realmente acontecimientos especiales, de carácter diferente al de las extinciones de menor importancia, o si son el mismo tipo de suceso, pero a gran escala -¿son las extinciones de vida en la Tierra unos hechos cuya naturaleza es independiente de su magnitud, como los terremotos y todos los demás fenómenos que la Naturaleza nos envía periódicamente que dan lugar a catástrofes y pérdidas de muchas vidas? La respuesta sincera es “no lo sabemos”, pero hay bastantes evidencias como para intuir que ésta es una posibilidad muy real.

 http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/f/f7/Voluntary_Human_Extinction_Movement_logo.png

El logotipo del Movimiento por la Extinción Humana Voluntaria es un globo terráqueo sobre el que aparece la letra V y sobre ella otra pequeña tierra y el acrónimo VHEMT de Voluntary Human Extinction Movement.

Gracias a un meticuloso trabajo de investigación de Jack Sepkoski, de la Universidad de Chicago que, pudo trazar un gráfico en el que mostraba como ha fluctuado durante los últimos 600 millones de años el nivel de extinciones que se produjo en cada intervalo de cuatro millones de años.

grafica de las extinciones los últimos 250 My

                         Extinciones segun Sepkoski

El gráfico nos muestra que la muerte de los dinosaurios fue también la muerte de los invertebrados marinos. La pregunta que se puede plantear es que clase de aleatoriedad es ésta, si realmente son sucesos aleatorios. Resulta que es una ley potencial -nuestro viejo amigo, el ruido 1/f-. El origen de esta señal aleatoria, de enorme interés por su ubicuidad y propiedades matemáticas, sigue siendo un misterio, a pesar de la atención que se le ha dedicado.

Imagen relacionadaResultado de imagen de La Tierra en su recorrido espacial puede pasar por zonas nosiva y peligrosas

Claro que la Tierra, no es un objeto inamovible, sino que, por el contrario recorre el Espacio a unos 30 Km por segundo, y, en su deambular, atraviesa regiones que pueden contener elementos nosivos y gérmenes que, si llegan a la superficie del planeta… ¡Puede causar una gran catástrofe!

Ahora bien, no parece probable que todas las extinciones de vida que han sucedido en la Tierra hayan tenido como causa impactos procedentes del espacio. Lo que parece estar diciéndonos el registro fósil es que las extinciones se producen en todas las escalas, todos los tiempos, y que (como en el caso de los terremotos) puede producirse una extinción de cualquier magnitud en cualquier época. Algunas extinciones podrían ser desencadenadas por impactos de meteoritos; otras, por períodos glaciares. Una cosa sí que nos queda clara: es necesario un gran desencadenante para que ocurra un gran suceso, y, no podemos olvidar que estamos inmersos en un Sistema Complejo -la vida en la Tierra- que es autoorganizador, se alimenta a partir de un flujo de energía, y existe al borde del Caos. Si comprendemos eso, estaremos preparados para entender lo que todo esto significa para la vida en sí misma, siempre expuesta a las fuerzas del Universo.

Resultado de imagen de Extinciones y plagas

Por otra parte, a lo largo de nuestra Historia hemos conocido situaciones de muertes masivas como por ejemplo: La Peste de la Guerra del Peloponeso (430 a.C.), La Plaga Antonina (165 y 180), La Plaga de Justiniano (541 y 542), La Peste Negra (1348 y 1350), o, La Gripe Española (1918) y, todas ellas son en realidad de origen desconocido.  Esto me lleva a pensar que la Tierra, nuestro planeta, viaja por el espacio como una gran nave espacial y recorre regiones interestelares en las que no sabemos qué puede haber, y, ¿quién puede negar que al atravesar esas regiones, no estén presenten en esllas esporas fuertemente acorazadasa contra la radiación que, atravesando la atmósfera terrestre se instalen tan ricamente en nuestro mundo para florecer y sembrar la muerte entre nosotros? Lo cierto es que son muchas las cosas que no sabemos.

De todas las maneras, no podemos negar que grandes cambios nos acechan y, como la medida del “tiempo” es distinta para la escala humana que para la del Universo, en cualquier momento podrá tener lugar un acontecimiento de índole diversa (la caída de un meteorito, una pandemia debastadora, cataclismos tectónicos de gran magnitud, explosiones supernovas  de inmensa intensidad que barra nuestra atmósfera y siembre de radiación el planeta…) que vendrá a transformar todo lo que nosotros consideramos importante y que, para la Naturaleza, no es nada.

De todas las maneras, en una cosa sí tenemos que estar de acuerdo: ¡La vida! Esa cosa tan frágil pero tan fuerte, se ha resistido a desaparecer a lo largo de los millones de años que lleva en el planeta y, eso nos lleva a sospechar que, lo mismo habrá sucedido en otros lugares y la Vida, debe estar por todas partes… ¡A pesar de todo!

emilio silvera

La fuente de la mayor parte del contenido de este trabajo,  hay que buscarla en los pensamientos del maestro J. Gribbin, un Astrofísico de nuestro tiempo.

Cuando la Naturaleza se despereza… ¡Nosotros a temblar!

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Catástrofes Naturales    ~    Comentarios Comments (0)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Nasa

 

Incluso en una toma como si fuera un mapa, se puede observar que estas nubes tóxicas llegan más allá de Guatemala, porque afectan países como México, Belice, Honduras y El Salvador.

La devastadora erupción de un volcán siempre lleva consigo un sin fin de calamidades para la región afectada, en la que muchas criaturas, se ven despojadas de todo lo que tenían y, más grave aún… ¡De sus vidas!

Devastadores momentos por los que han tenido que pasar los vecinos de la región, y, algunos, han perdido hasta veinte miembros de sus familias.

Más de 46.000 personas se vieron afectadas por la caída de partículas de ceniza en varias comunidades.

Más de 46.000 personas se vieron afectadas por la caída de partículas de ceniza en varias comunidades. Inmensas extensiones de terreno se han visto inundadas por la ceniza caliente que arrasó a su paso todo aquello que tocaba… ¡También la Vida!

En Guatemala existen cuatro volcanes activos:

Pacaya

 

Uno de los volcanes más famosos del país no solo por su cercana ubicación a la ciudad capital de Guatemala, por su fácil ascenso, hace que varios turistas como nacionales deseen escalar este volcán para disfrutar de la aventura y de sus vistas ya que en su cima se puede observar los volcanes de Agua, Acatenango y de Fuego. El volcán de Pacaya se encuentra ubicado entre los departamentos de Guatemala y Escuintla, y goza de una altura de 2,550 metros, la cual ha variado durante los años ya que al ser un volcán activo y de actividad constante desde 1565, las diversas erupciones cambian su tamaño. Este volcán se caracteriza por arrojar ceniza, vapor de agua y piedras pequeñas cada vez que erupciona, es por esto que en 1775 en una de sus más grandes erupciones, oscureció por varios días a la ciudad de La Antigua Guatemala. Teniendo trascendencia sus erupciones hasta la actualidad, cuando por ejemplo en el año 2000 ya que debido a la ceniza se realizaron traslados y evacuaciones para los habitantes cercanos a las faldas del volcán.

 

 

erupcion del volcan de pacaya foto por hector lopez dynamics - Los 4 volcanes activos en Guatemala

 

Fuego

Con 3,763 metros de altura, este volcán se encuentra situado en el municipio de Alotenango en el departamento de Sacatepéquez y parte de Chimaltenango. Su nombre proviene del nombre kaqchikel Chi Gag que quiere decir “dónde está el fuego”. Este volcán puede escalarse, más de su lado sur su ascenso es de poca actividad ya que es muy peligroso, pero si se puede escalar por diferentes rutas para poder llegar a su cima cubierta de lava fría.  Este volcán como bien su nombre lo describe es uno de los volcanes más activos del país, ha erupcionado más de 60 veces desde el año 1524. Se caracteriza por sus erupciones violentas, ya que sus cenizas y arenas volcánicas han llegado hasta Honduras y El Salvador. Su última erupciones violenta fue en el año de 1999, donde sus cenizas llegaron a la tierra dejando casi 40 centímetros de espesor.

 

volcan de fuego en erupcion foto por josh fotografia - Los 4 volcanes activos en Guatemala

 

Santiaguito

 

Se distingue de los demás volcanes del país, ya que los demás son de tipo estratovolcán, es decir con un cráter centrar, pero el Santiaguito es una secuencia de cuatro domos de lava dacítica el domo Caliente, La Mitad, El Monje y El Brujo. Este volcán se formó del cráter que dejó el Volcán Santa María después de su gran erupción de 1902, ubicándose en el departamento de Quetzaltenango. Debido a su constante actividad no se le puede determinar la altura exacta, pero se encuentra alrededor de los 2,510 metros de altura. Su erupción es de tipo peleana, es decir que ocurre como una violenta explosión que pulverizan la lava y se acompaña de una nube ardiente formada de una mezcla de vapor de agua y cenizas. La explosión más violenta ocurrió en 1929, la cual dejó alrededor de 2500 fallecidos.

 

 

volcanes santiaguito y san maria foto de o enrique galvan gonzales - Los 4 volcanes activos en Guatemala

 

Tacaná

 

Considerado como un volcán activo, se encuentra ubicado en el departamento de San Marcos dentro de la línea divisoria con México, y es el segundo volcán más alto de Guatemala con 4,092 metros de altura. Su nombre es de origen Mam y su significado es “casa de fuego”, también es conocido como el volcán de Soconusco. Al gozar de gran altura este pico se caracteriza por cubrirse de nieve, y en sus laderas gozan de un bosque frondoso. Cada año en la época de Semana Santa, se celebra la Confraternidad Montañista del Sureste, reuniéndose en su cumbre. Entre sus erupciones más violentas fue la que ocurrió en 1986, dio origen a un pequeño cráter a su noroeste.

 

 

volcan tacana foto por juan bauer alonzo - Los 4 volcanes activos en Guatemala

LO mismo que Hawai y en otras zonas de la Tierra rica en actividad volcánica, los pobladores de esas regiones nunca podrán estar seguros, y, es muy difícil controlar las fuerzas de la Naturaleza.

Resultado de imagen de Imágenes del Volcán de Guatemala

A pesar de los peligros que conlleva, no dejamos de asentarnos en lugares expuestos al peligro.

Lo único que podemos hacer es sentir el suceso y pedir que los países del mundo ayuden a paliar la desgracia de muchas familias que se ven desalojados de sus casas, que han perdido a sus seres queridos y que no tienen nada para un nuevo comienzo.

emilio silvera

 

Si la Tierra “estornuda”…¡Nosotros a temblar!

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Catástrofes Naturales    ~    Comentarios Comments (0)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Estampa que ha dejado el volcán Kilauea, en Hawái, tras entrar en erupción.Estampa que ha dejado el volcán Kilauea, en Hawái, tras entrar en erupción.Estampa que ha dejado el volcán Kilauea, en Hawái, tras entrar en erupción.Estampa que ha dejado el volcán Kilauea, en Hawái, tras entrar en erupción.Estampa que ha dejado el volcán Kilauea, en Hawái, tras entrar en erupción.Estampa que ha dejado el volcán Kilauea, en Hawái, tras entrar en erupción.Estampa que ha dejado el volcán Kilauea, en Hawái, tras entrar en erupción.Estampa que ha dejado el volcán Kilauea, en Hawái, tras entrar en erupción.Estampa que ha dejado el volcán Kilauea, en Hawái, tras entrar en erupción.Estampa que ha dejado el volcán Kilauea, en Hawái, tras entrar en erupción.

 

Algunas de las estampas que ha dejado el volcán Kilauea, en Hawái, tras entrar en erupción. Cuando llegan algunas de estas catástrofes naturales, los daños en la zona pueden ser incalculables, y, lo peor es cuando están presentes la pérdida de vidas.

Por muchos adelantos de todo tipo que nuestra especie ha podido conquistar, no está, entre ellos, el poder hacer frente a éstos “bostezos” de la Tierra que, tales como los Terremotos causados por los movimientos tectónicos y otros fenómenos naturales, son sucesos que no podemos dominar.

El planeta se tiene que reciclar de muchas maneras y, esta es, amigos míos, una de ellas. De esta destrucción, de éste escenario de violencia y muerte, volverá a surgir, con más fuerza aún, las nuevas formas de vida.

Es un peaje que tenenos que pagar por ser habitantes del planeta.

emilio silvera