lunes, 16 de octubre del 2017 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




Siempre hemos soñado

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Sueños de la Humanidad    ~    Comentarios Comments (0)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

¿Quién no ha soñado alguna vez con extrañas escenas que recordadas al despertar no tenían ninguna explicación plausible? Nuestras mentes recorren caminos que no siempre sabemos comprender y nos lleva, a veces, a escenarios de fantástico contenido que, muy lejos de lo cotidiano, nos hacen visitar lugares fantásticos de irreconocible naturaleza por la presencia de imágenes en lugares imposibles situadas en mundos que no pueden ser este nuestro.

http://images2.fanpop.com/images/photos/6600000/Symphony-sarah-brightman-6679884-1014-285.jpg

En alguna de las escenas que nos traen los sueños, podemos ser testigos de conmovedores visiones de una  serena grandeza que, situadas en “latitudes de tiempo” desconocidas para nuestra percepción habitual, nos transporta a lugares y senderos desconocidos, de los que nunca oímos hablar y de los que nunca nadie nos habló. Son lugares creados por nuestra mente que recorre extraños senderos para llegar a esos lugares que, conscientes, jamás podremos visitar.

Llegué no se de qué lugar ni tampoco por qué medios y me encontré ante un escenario imposible en el que dos colores eran lo predominante, por un lado todo se veía azul claro transparente y, en el otro extremo el rojo fuerte era lo que predominaba. En el azul corría una bella joven vestida de blanco y que miraba hacia atrás como si alguién la persiguiera, y, en el rojo, otra bella muchacha totalmente vestida de ese color, también corría velozmente sin saber hacia dónde se podría dirigir. Extrañas edificiaciones se veían al fondo y, hacia la más cercana me dirigí entrando por una gran puerta.

http://images2.fanpop.com/images/photos/6600000/Symphony-sarah-brightman-6679867-325-650.jpg

En el interior de enormes dimensiones crecían raíces por el suelo y las paredes en aquel recinto que parecía una catedral en penumbras y que era alumbrado por una luz mortecina que salía del techo en el fondo. Lo más sorprendente era que, en el centro del fantástico lugar, me encontré con la bella joven vestida de rojo que con la cabeza inclinada y perdida la mirada hacia el suelo, cogía el vestido a ambos lados de su cuerpo con sus blancas manos.

http://images2.fanpop.com/images/photos/6600000/Symphony-sarah-brightman-6679860-325-650.jpg

Ella levantó la mirada hacia mí y me indicó que la siguiera, me llevó hacia una salida que no había visto y pasando por lo que parecía un gran árbol en el que aparecían extrañas figuras y ocultas ventanas tapadas por ramas y cortezas, se trasladó a otro lugar también muy extraño en el que, la otra joven, la vestida de blanco, aparecía como flotando en el aire. Mientras tanto, la joven de rojo, se echó en el suelo, sobre unas grandes piedras dejando que todo su cuerpo desmadejado diera la sensación de estar dormida.

http://images2.fanpop.com/images/photos/6600000/Symphony-sarah-brightman-6679853-325-650.jpg

Todo resultaba muy extraño y fantástico a la vez, aquel sitio que también parecía un gran árbol de extraña configuración, en la parte de abajo exhibía un gran hueco al fondo por el que se podía ver una neblina rosada que desprendía una luz tenue e imperceptible que bañaba el cuerpo de la joven de rojo, y, arriba, de otro hueco parecido, surgía una luz más fuerte que bañaba el cuerpo de la joven de blanco y hacía destacar las rugosas paredes de la que surgían ramas amenazadoras.

http://images2.fanpop.com/images/photos/6600000/Symphony-sarah-brightman-6679844-325-650.jpg

La joven de rojo se despertó de su letargo y se trasladó hasta un cercano lugar del que no me había percatado, sentó sobre una especie de tronco y se puso a dialogar con una extraña criatura en un lenguaje que no podía entender pero, ambos, parecían tranquilos y dialogaban, ella haciendo gestos con el brazo (el otro lo mantenía oculto, como apoyándose para no caer) y, aquella “fiera”, a pesar de su amenazador aspecto, parecía atender muy atenta las indicaciones que la joven le estaba transmitiendo.

http://images2.fanpop.com/images/photos/6600000/Symphony-sarah-brightman-6679834-424-650.jpg

De pronto, se levantó y salió corriendo de aquel fantástico lugar en el que, otras figuras de aspecto también fantástico, parecían surgir de la nada, como brotes del extraño árbol-catedral por el que todo el tiempo, con escenarios distintos, se habían producido las distintas escenas y pasajes de inexplicable contenido que, todo el tiempo, me habían tenido como hechizado.

http://images1.fanpop.com/images/image_uploads/Sarah-Brightman-sarah-brightman-1042590_448_594.jpg

Sarah Brightman – Full Concert -

Todo aquello desapareció de mi vista y, ante mí, estaba la otra joven, la vestida de blanco que cantaba, con un micrófono en la mano, una bella canción con dulce voz y al compás de una melodia que me transportó, de nuevo, a otro mundo tan fantástico como el anterior. No sabía dónde podía estar ni como llegué a éste lugar pero, lo cierto era que en ningún momento sentí inquietud y ahora, me sentía relajado y a gusto oyendo cantar a la joven de blanco…

http://images5.fanpop.com/image/photos/24500000/Sarah-sarah-brightman-24567695-600-450.jpg

Sarah Brightman Symphony in Vienna – gloria.tv

De pronto, el escenario cambió por completo y allí estaba también la joven de rojo y otra muchacha que antes no había aparecido. El escenario había cambiado y estaban entre conglomerados de rocas sumidas en la bruma. Las tres adoptaban posturas de significación dispar,una parecía dispuesta a echar a correr, la otra se mantenía en actitud sumisa, mientras que la nueva, la tercera, cerraba los ojos como si quisiera recordar alguna cosa.

http://images5.fanpop.com/image/photos/24500000/Sarah-sarah-brightman-24567691-600-450.jpg

Nella Fantasia Sarah Brightman Subtitulada Español 

 

 

De nuevo todo cambió, ya sólo estaba allí la joven de blanco que corriendo por un desfiladero había llegado hasta el borde de un acantilado y abajo había una especie de río con un islote en el centro y, en la cúspide del mismo, emergía lo que parecía un castillo. al otro lado, las montañas se perdían en la lejanía acariciadas por la niebla.

http://images4.fanpop.com/image/photos/23900000/Sarah-Brightman-sarah-brightman-23979481-811-1185.png

Andrea Bocelli, Sarah Brightman – Time To Say Goodbye (HD …

Finalmente, la verdad se apareció ante mí en la persona de Sarah Brightman, a la que había estado oyendo cantar la tarde anterior mientras escribía en una de mis libretas. La música de Sarah y Amelia Brightman me gusta y me relaja pero nunca antes, había soñado con pasajes y escenarios que, a veces, vienen en sus canciones.

No siempre sabemos de donde vienen los sueños pero, casi siempre, suelen estar relacionados con alguna cuestión real, alguna vivencia, algún hevcho e incluso alguna preocupación. Verdaderamente nuestras mentes recorren caminos que no siempre podemos entender. A veces pienso si los sueños no serán una vía de escape, una especie de evasión de las cosas que no nos gustan de este mundo.

emilio silvera

Distancias inalcanzables (por el momento)

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Sueños de la Humanidad    ~    Comentarios Comments (0)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

En el espacio exterior, el cosmos, lo que conocemos por universo, las distancias son tan enormes que se tienen que medir con unidades espaciales como el año luz (distancia que recorre la luz en un año a razón de 299.792.458 metros por segundo). Otra unidad ya mayor es el pársec (pc), unidad básica de distancia estelar correspondiente a una paralaje trigonométrica de un segundo de arco (1”). En otras palabras, es la distancia a la que una Unidad Astronómica (UA = 150.000.000 Km) subtiende un ángulo de un segundo de arco. Un pársec es igual a 3’2616 años luz, o 206.265 Unidades Astronómicas, o 30’857×1012 Km. Para las distancias a escalas galácticas o intergalácticas se emplea una unidad de medida superior al pársec, el kilopársec (Kpc) y el megapársec (Mpc).

Para tener una idea aproximada de estas distancias, pongamos el ejemplo de nuestra galaxia hermana, Andrómeda, situada (según el cuadro anterior a 725 kilopársec de nosotros) en el Grupo local a 2’3 millones de años luz de la Vía Láctea.

¿Nos mareamos un poco?

1 segundo luz 299.792’458 Km
1 minuto luz 18.000.000 Km
1 hora luz 1.080.000.000 Km
1 día luz. 25.920.000.000 Km
1 año luz 9.460.800.000.000 Km
2’3 millones de años luz 21.759.840.000.000.000.000 Km

¡Una barbaridad! Ahí radica el problema de viajar a otros mundos lejanos. Ninguna nave podrá alcanzar nunca esa velocidad, ya que, según nos ha demostrado la Relatividad Especial, cuando se va tan rápido ocurren fenómenos que darían al traste con la aventura y, los viajeros, no podrían soportar tales cambios. Así que, el único camino viable para ir a otros mundos, a otras estrellas, está en encontrar la manera de “burlar” la velocidad de la luz. ¿Hiperespacio? ¿Agujeros de Gusano?

Imagen relacionada

La galaxia Andrómeda, la hermana mayor de la Vía Láctea, situada a 2,3 años-luz  de nosotros, viaja en nuestra dirección a una buena velocidad. Sin embargo, se calcula que nos no llegará hasta nosotros hasta dentro de unos pocos miles de millones de años, casí cuando el Sol esté agotándo su combustible nuclear de fusión para convertirse en una Nebulosa planetaria con una enana blanca en su centro.

Ahí tenemos la imposibilidad física de viajar a otros mundos, y no digamos a otras galaxias. Las velocidades que pueden alcanzar en la actualidad nuestros ingenios espaciales no llegan ni a 50.000 Km/h. ¿Cuánto tardarían en recorrer los 21.759.840.000.000.000.000 Km que nos separa de Andrómeda?

Incluso el desplazarnos hasta la estrella más cercana, Alfa Centauri, resulta una tarea impensable si tenemos en cuenta que la distancia que nos separa es de 4’3 años luz, y un año luz = 9.460.800.000.000 Km. Así que, para llegar a la “cercana” Alfa Centauri tendríamos que multiplicar por 4 esa inmensa distancia. ¿Cuándo llegaríamos allí? ¿Los viajeros que partieron de la Tierra y muchas generaciones siguientes (si todo transcurre con normalidad) serían los que arribarían al destino. Sin embargo, dudo que, cuando llegaran, no hubieran padecido mutaciones por tan larga estancia en el Espacio.

http://s.libertaddigital.com/fotos/noticias/velocidad-luz-warp-190912.jpg

Muchos son los que han querido imaginar como viajr más rápido que la Luz… ¡Sin superar su velocidad! Todos sabemos, como nos enseñó la Relatividad Especial de Einstein que, la luz, nos marca el límite de la velocidad que se puede alcanzar en el Espacio. Nada podrá nunca viajar más rápido que la luz en el vacío, es decir, más ráipdo que 299.792.458 metros cada segundo. Y, se idean otras formas para poder burlar ese límite y llegar antes que la luz a un determinado lugar. Hasta que no se busque la manera de esquivar la barrera de la velocidad de la luz, los viajes a otros mundos están algo complicados para nosotros.

La única ventaja a nuestro favor: ¡EL TIEMPO! Tenemos mucho, mucho tiempo por delante para conseguir descifrar los secretos del hiperespacio que nos mostrará otros caminos para desplazarnos por las estrella que, en definitiva, será el destino de la humanidad.

Nuestro Sol, antes de que pasen 4.000 millones de años, comenzará una transición de fase que, de estrella en la secuencia principal de HP, pasará a su fase terminal convirtiéndose en una Gigante roja que, eyectará sus capas exteriores al espacio interestelar formando una Nebulosa planetaria y, la estrella, exenta de la energía de fusión, quedará a merced de la fuerza de Gravedad que la comprimirá hasta límites de una densidad que sólo podrá ser frenada por la degeneración de los electrones. En ese punto, volverá el equilibrio entre dos fuerzas y el proceso se parará dejando una enana blanca con un radio parecido al de la Tierra y una densidad de 109 Kg m3.

Antes de que todo eso llegue, tenemos que tener en cuenta que habrá que salvar otro gran escollo que se nos viene encima (nunca mejor dicho), ya que, la Galaxia Andrómeda viene hacia La Vía Láctea a razón de 1.000.000 de Km/h y, aproximadamente en unos 3.000 millones de años la tendremos, irremediablemente, colisionando con nuestra Galaxia, con lo cual, las fuerzas de marea que esas enormes masas puden producir, son de impensable magnitud y, el desenlace tardará varios millones de años en finalizar hasta que de las dos grandes Galaxias del Grupo Local, sólo quede una enorme galaxia elíptica y, en el proceso, habrán nacido un sin fin de nuevas estrellas, otras habrán sido despladas de su regiones y lanzadas a distancias enormes, algunas habrán podido colisionar y, en definitiva, lo que allí pueda ocurrir en el futuro lejano, es de incalculable trascendencia para la Humanidad (si aún sigue aquí para ese tiempo).

Sí, existen muchos lugares a los que, cuando llegue el momento podremos viajar. Sin embargo, necesitamos muchos más conocimientos de los que actualmente tenemos para poder realizar esos viajes “imposibles” en las actuales circunstancias. Estamos comenzando, ahora, a poder realizar los primeros intentos de salir al Espacio, y, para cuando realmente podamos efectuar viajes espaciales, habrán pasado muchos, muchos, muchísimos años. No quiero mencionar, lo que podríamos tardar en dominar viajes hiperespaciales a velocidades uperlumínicas. Claro que, la imaginación humana es… ¡”infinita”!

Si esto es así (que lo es), tenemos una buena excusa para pensar en posibles modos de escapar hacia otros mundos lejanos en los que poder asentar a la Humanidad lejos de esos acontecimientos de magnitud (para nosotros) infinita y contra los que nada podremos hacer, excepto, si podemos y buscamos el medio… huir a otros lugares más seguros.

Si, las distancias que nos separan de esos otros mundos parece una barrera difícil de franquear, y, sin embargo, tengo una gran esperanza puesta en que, la Humanidad, la inteligencia de los seres que la compone, y, sobre todo su imaginación, con el tiempo por delante tendrá la oportunidad de buscar esas difíciles soluciones que posibiliten nuestro traslado a las estrellas lejanas.

Para lograr eso, con nuestras limitaciones actuales, no tenemos más remedio que valernos de sondas robotizadas y, en el futuro, serán perfectos robots humanoides que, no tendrán ninguna de nuestras barreras para deambular por el cielo y visitar esas regiones lejanas en las que, posiblemente, se encuentren los planetas idóneos para habitats de seres como nosotros.

Esas son, en realidad, las miras que están puestas en todas esas misiones enviadas a las lunas y planetas cercanos para estudiar su entorno, la atmósfera, la superficie y las radiaciones. Se trata de ir conociendo el entorno y, con los adelantos tecnológicos que ahora mismo tenemos, se hace lo que se va pudiendo y, cada día, se avanza un paso más a la búsqueda de esas soluciones que, ese día muy lejano aún, llegará la debacle a la Tierra y, para entonces, no podremos continuar aquí. La única solución: Escapar a otros mundos.

emilio silvera