miércoles, 17 de julio del 2019 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




¡La suerte de vivir! Ser parte de la Naturaleza

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en El Ser consciente    ~    Comentarios Comments (1)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Los 10 mejores atardeceres de España

 

El simple hecho de vivir… ¡Nos concede tantas oportunidades!

 

Somos parte de la Naturaleza y estamos aquí gracias  a un acto de Amor, somos el fruto de algo muy grande. Sin embargo, no prestamos mucha atención a nada de eso y crecemos en la dinámica (algo equivocada) de valorar muchas cosas que no tienen valor verdadero.

Imagen relacionada

Imagen relacionada
Imagen relacionada
Imagen relacionada
Imagen relacionada
Imagen relacionada
Imagen relacionada

Una escapada a la montaña o al campo y dejarse llevar por caminos desconocidos que, de pronto, te ponen delante de un paisaje maravilloso que te corta la respiración. Solo te acompañan el rumor de las hojas de los árboles moviéndose al viento, algunos trinos aislados de pajarillos que vuelan sin prestarte la menor atención, y, los aromas de mil plantas salvajes que llenan tus sentidos hace que te veas transportado a “otro mundo” sin salir de este.

Resultado de imagen de Conocer a la persona amada

Tener la suerte de conocer a la persona amada, esa que siempre estuvo en tu imaginación y con la que podrás compartir el resto de tu vida. Llevar la vida adelante apoyados el uno en el otro y, como nos dicen ese ese momento que lo refrenda: “En lo bueno y en lo malo”, unidos para siempre. Ver crecer a tus hijos, procurarles la preparación que les de la herramienta para el viaje que les espera,

Resultado de imagen de Tus hijos y sus estudiosResultado de imagen de Tus hijos y sus estudiosResultado de imagen de Tus hijos y sus estudiosResultado de imagen de Tus hijos y sus estudios

Estar con ellos el mayor Tiempo posible, ser conscientes que, cuando crezcan se irán a forjar sus propias vidas, la satisfacción de verlos terminar la Universidad y como comienzan a trabajar, se echan novia, se casan, tienen hijos… Y nos sentimos más viejos pero, muy satisfechos de la labor realizada.

Imagen relacionada

En otro orden de cosas, ponernos ante la inmensidad a la que pertenecemos y saber, que formamos parte de algo tan grande que roza lo infinito, y, a pesar de nuestra frágil naturaleza y a nuestra pequeñez, ser consciente de que somos una parte importante de toda esa inmensidad… ¡Pertenecemos a la parte del Universo que piensa! La que puede llegar a comprender y, en algún que otro caso, incluso cambiar el destino con nuestros actos.

Resultado de imagen de Hemos evolucionado desde seres primitivos

Resultado de imagen de Hemos evolucionado desde seres primitivos

Nos hicimos mayores y observando la Naturaleza supimos adaptarnos al medio. Aprendimos a obtener de la tierra todo aquello que pudimos necesitar y, poco a poco, evolucionamos hacia un “mundo” mejor. Dejamos las cuevas y construímos rústicas viviendas que nos resguardaban de los fríos inviernos, de la lluvia y de la tormenta.

Resultado de imagen de Así llegamos a construir grandes ciudades

Acogedoras ciudades en las que, podíamos disfrutar de todos los adelantos de cada tiempo: Escuelas, imprentas, clínicas y hospitales, comercios de todo tipo, Universidades… Nuestra especie entró en una época de grandes cambios que, sobre todo en el campo de la Ciencia y la Tecnología hizo cambiar nuestro mundo de limitados pueblecitos parroquianos.

Resultado de imagen de Adelantos de la HumanidadResultado de imagen de Adelantos de la HumanidadResultado de imagen de Adelantos de la HumanidadResultado de imagen de Adelantos de la Humanidad

Los estudios, la observación y el experimento nos llevaron lejos, nuevos conocimientos e inventos que cambiaron nuestras Sociedades y que nos llevaron a dominar las comunicaciones, el conocimiento de profundos secretos escondidos en lo más profundo de la Naturaleza que nos dejó “ver” la auténtica Biología, la genética, los virus, enfermedades incurables que pudimos erradicar…

Se podría decir que, en unos pocos millones de años, la evolución nos transportó desde la copa de los árboles hasta los sofisticados aparatos que nos llevaron a otros mundos, en el plano de lo muy pequeño y también, en el de lo muy grande.

La sonda Cassini se destruirá en la atmósfera de Saturno el próximo 15 de septiembre.

Enviar sofisticados ingenios robotizados para que nos prestaran sus ojos y poder conocer y ver otros mundos, otros lugares perdidos en la lejanía del Espacio. Lugares a los que nunca habríamos podido llegar de otra manera en éste tiempo.

Herramientas nuevas que nos permitieron corregir genes defectuosos

Recuperar las funciones básicas del cerebro de un cerdo después de la muerte. Intentos de saber como alargas nuestras vidas luchando contra la Entropía.

Resultado de imagen de Telescopios Espaciales

Grandes Telescopios Espaciales que nos llevan a los confines del Universo

Resultado de imagen de Aceleradores de partículasResultado de imagen de Aceleradores de partículas

Inmensas máquinas que nos llevan hasta las entrañas de la materia

Resultado de imagen de Teorías de lo muy pequeñoResultado de imagen de Teorías de lo muy pequeñoResultado de imagen de Teorías de lo muy pequeñoResultado de imagen de Teorías de lo muy pequeño

Teorías que nos hablan de lo muy pequeño o de lo muy grande, de cuerdas que vibran en dimensiones extra, o de la Gravedad cuántica. Estamos intentando desvelar los profundos secretos que la Naturaleza esconde, y, queremos saber si en realidad nuestro universo es el único universo, no podemos dejar de plantear preguntas que, aunque nadie sepa contestar… ¡Por el momento!… ¡Las respuestas vendrán!

Resultado de imagen de Un libro el mejor compañero

Es cierto que he tenido y tengo muchos conocidos pero, mis mejores amigos… ¡Siempre fueron los libros!

El trabajo, una casa confortable, la familia y… Tratar de saber donde estamos, conocer nuestro entorno, ser conscientes de las maravillas que nos rodean…

¿Para qué más?

emilio silvera