martes, 24 de abril del 2018 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




¿Semilleros de Estrellas? En las Nebulosas

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Nebulosas    ~    Comentarios Comments (0)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Resultado de imagen de La Nebulosa NGC 7129

 

 

Esta bonita imagen de arriba es de NGSC 7129

 

Aunque ya en épocas en que se confundían con las galaxias los astrónomos griegos anotaron en sus catálogos la existencia de algunas nebulosas, las primeras ordenaciones exhaustivas se realizaron a finales del siglo XVIII, de la mano del francés Charles Messier y del británico William F. Herschel.

En el siglo XX, el perfeccionamiento de las técnicas de observación y la utilización de dispositivos de detección e ondas de radio y rayos X de procedencia no terrestre completaron un detallado cuadro de Nebulosas, claramente diferenciadas en origen y características de las galaxias y los cúmulos de estrellas, lo que hizo posible estudiar sus propiedades de forma sistemática.

En la Tabla de Objetos Messier, existen clasificadas muchas de ellas, y, entre las más conocidas podríamos citar a las siguientes:

Crab Nebula.jpg

-Nebulosa del Cangrejo en Tauro, el remanente de una supernova que tiene escondido un púlsar en sus entrañas.

 

 

M8: La Nebulosa de La Laguna

 

-Nebulosa de la Laguna en Sagitario

 

 

Trifid 3.6 8.0 24 microns spitzer.png

 

-Nebulosa Trífida en Sagitario

 

 

 

-Nebulosa de Dumbell en Vulpécula

 

 

 

-La Gran Nebulosa de Orión en Orión

 

 

 

-Nebulosa Brillante en Orión

 

 

 

-Nebulosa brillante “del anillo” en Lira

 

 

 

-Nebulosa planetaria “del Búho” en Osa Mayor

 

 

 

-Nebulosa de Orión, M42

 

 

 

-Nebulosa de la Cabeza de Caballo

 

Resultado de imagen de Astronomía: Nebulosa Norteamericana

 

 

 

-Nebulosa Norteamericana en la Constelación del Cisne. Enclavada justo en el centro de la constelación del Cisne, muy cerca de la brillante estrella Deneb, se encuentra la Nebulosa de Norteamérica (NGC 7000).

 

 

 

 

 

Las Nebulosas Moleculares Gigantes se encuentran mayoritariamente en los Brazos Espirales de las galaxias de disco, y son el lugar de mayor nacimioento de estrellas… sistemas planetarios y… ¿Por qué no decirlo? posibles mundos con las condiciones necesarias para el surgir de la vida.

 

 

 

 

Existen casi 4 000 nubes de este tipo sólo en nuestra Galaxia,  y cada una tiene una masa que oscila entre 100 000 y 200 000 masas solares. El Hidrógeno y el Helio presentes en las Nebulosas existen desde el principio del Universo. Los elementos más pesados, como el Carbono, Oxígeno, Nitrógeno y Azufre, de más reciente formación, proceden de transmutaciones estelares que tienen lugar en el interior de las estrellas (lo explicamos en los primeros trabajos presentados con motivo de esta conmemoración del Año Internacional de la Astronomía 2009).

Y, como sería interminable el reseñar aquí todas la Nebulosas existentes en el cielo, sólo nos limitamos a dejar una reseña de varias de ellas de entre un inmenso número de variadas Nebulosas que pueblan el Universo.

Lo que es ineludible por ser el objetivo principal de divulgar el conocimiento de la Astronomía, al tratar sobre Nebulosas, es explicar lo que una Nebulosa es, y, las clases o variedades más importantes que de ellas existen, así que, sin más preámbulo pasamos a exponer lo que son estos objetos del cielo.

NEBULOSAS

                            Extraña nube molecular

Se llama Nebulosa a una nube de gas y polvo situada en el espacio. El término se aplicaba originalmente a cualquier objeto con apariencia telescópica borrosa, pero con en advenimiento de instrumentos más potentes Tecnológicamente hablando, se descubrió que muchas nebulosas estaban en realidad formadas por estrellas débiles. En 1864, W. Huggins descubrió que las verdaderas nebulosas podían distinguirse de aquellas compuestas de estrellas analizando sus espectros.

En la actualidad, en término Nebulosa significa nebulosa gaseosa. El término nebulosa extragaláctica, utilizado originalmente para describir galaxias es ahora obsoleto. Existen tres tipos principales de nebulosas gaseosas:

  1. Las Nebulosas de emisión, que brillan con luz propia.
  2. Las Nebulosas de reflexión, que reflejan la luz de fuentes brillantes próximas como estrellas.
  3. Las nebulosas oscuras (o nebulosas de absorción), que aparecen oscuras frente a un fondo más brillante.

Este amplio esquema de clasificación ha sido extendido sobre todas las longitudes de onda, dando lugar a términos como nebulosas de reflexión infrarroja. Las nebulosas de emisión incluyen a las nebulosas difusas o regiones H II situadas alrededor de las estrellas jóvenes, las nebulosas planetarias que se hallan alrededor de las estrellas viejas y los remanentes de supernovas.

NEBULOSA BIPOLAR

Nube de gas con dos lóbulos principales que están situados simétricamente a cada lado de una estrella central. Esta forma bipolar se debe a la eyección de material por la estrella en direcciones opuestas. En algunos casos el material que fluye escapa a lo largo del eje de rotación de un denso disco de material que rodea a la estrella, y que la puede oscurecer completamente en longitudes de onda óptica.

Las Nebulosas bipolares pueden ser producidas por el flujo de materia procedente de estrellas muy jóvenes o muy viejas.

NEBULOSA BRILLANTE

La Nebulosa del Casco de Thor!

Nube luminosa de gas y polvo interestelar. El término incluye a las nebulosas de emisión, en las que el gas brilla con luz propia; y las nebulosas de reflexión en las que el gas y el polvo reflejan la luz de las estrellas cercanas.

NEBULOSAS DE ABSORCIÓN – NEBULOSA OSCURA

Imagen

           Ahí, en el centro, podemos contemplar la oscuridad de la Nebulosa “Saco de Carbón”

Nube de gas y polvo interestelar que absorbe la luz que incide sobre ella desde detrás, de manera que parece negra frente a un fondo más brillante. La luz absorbida calienta las partículas de polvo, las cuales rerradian parte de esa energía en forma de radiación infrarroja. Parte de la luz del fondo no es absorbida, sino que es difundida o redirigida. La Nebulosa de la Cabeza del Caballo en Orión es una famosa nebulosa oscura; otro ejemplo es el Saco de Carbón, cerca de Cruz que oculta parte de la Vía Láctea.

NEBULOSA DE EMISIÓN

Resultado de imagen de Nebulosa de emisión

Nube luminosa de Gas y polvo en el espacio que brilla con luz propia. La luz puede ser generada de varias maneras. Usualmente el gas brilla porque está expuesto a una fuente de radiación ultravioleta; algunos ejemplos son las regiones H II y las Nebulosas planetarias, que son ionizadas por estrellas centrales.

El gas también puede brillar porque se ionizó en una colisión violenta con otra nube de gas, como en los objetos Herbig-Haro. Finalmente, parte de la luz de los remanentes de supernovas como la Nebulosa del Cangrejo está producida por el proceso de radiación sincrotón, en el que las partículas cargadas se mueven en espiral alrededor de un campo magnético Interestelar.

NEBULOSA NORTEAMÉRICA

Nebulosa difusa en Cygnus, también conocida como NGC 7000, con forma parecida al continente norteamericano. Sus dimensiones son de 2º x ½º y se encuentra a 1 500 a.l., similar a la distancia de la brillante estrella Deneb. Sin embargo, la estrella que lo ilumina se cree que no es Deneb, sino una caliente estrella azul de magnitud 6 situada dentro de la nebulosa HR 8023. Cerca de la Nebulosa Norteamericana se encuentra la Nebulosa del Pelícano, tratándose en realidad de parte de la misma enorme nube que se extiende 100 años-luz.

NEBULOSA DE REFLEXIÓN

La nebulosa de reflexión Merope

                                                                 La Nebulosa de reflexión Merope

Al igual que las otras, es una nube de gas y polvo interestelar que brilla porque refleja o difunde la luz estelar. La luz procedente de una nebulosa de reflexión tiene las mismas líneas espectrales que la luz estelar que refleja, aunque es normalmente más azul y puede estar polarizada. Las nebulosas de reflexión aparecen a menudo junto a las nebulosas de emisión en las regiones de formación estelar reciente. El Cúmulo de las Pléyades está rodeado por una nebulosa de reflexión.

NEBULOSA DIFUSA

La Nebulosa del cono (también conocida como NGC 2264) es una región H II en la constelación de Monoceros. Fue descubierta por William Herschel en 1785. La nebulosa se encuentra a 800 pársecs o 2.600 años luz de la tierra.

Otra nube de gas y polo interestelar que brilla debido al efecto sobre ella de la radiación ultravioleta procedentes de las estrellas cercanas. En la actualidad se recomienda el uso del término  Región H II para referirse a este tipo de nebulosas.

El calificativo de “difuso” data de la época en la que las nebulosas eran clasificadas de acuerdo a su apariencia en el óptico. Una nebulosa difusa era una que mantenía su aspecto borroso incluso cuando se observaba aumentada a través de un gran telescopio, en contraposición a aquellas que podían ser resueltas en estrellas.

NEBULOSA FILAMENTARIA

Grupo de nubes de gas y polvo alargadas con una estructura en forma de finos hilos vista desde la Tierra. Muchas estructuras filamentarias pueden realmente ser hojas vistas de perfil, en vez de hilos. Las nebulosas filamentarias más conocidas como la Nebulosa del Velo, son remanentes de supernova. Aunque estos remanentes tienen temperaturas de 10 000 K, son en realidad las partes más frías del remanente, pudiendo alcanzar otras partes de ella temperaturas superiores a 1.000.000 K.

NEBULOSAS PLANETARIAS

Brillante nube de gas y polvo luminoso que rodea a una estrella altamente evolucionada. Una nebulosa planetaria se forma cuando una gigante roja eyecta sus capas exteriores a velocidades de unos 10 km/s. El gas eyectado es entonces ionizado por la luz ultravioleta procedente del núcleo caliente de la estrella.

A medida que pierde materia este núcleo queda progresivamente expuesto, convirtiéndose finalmente en una enana blanca (lo que pasará con nuestro Sol). Las nebulosas planetarias tienen típicamente 0,5 a.l. de diámetro, y la cantidad de material eyectado es de 0,1 masas solares o algo más.

Debido a la altísima temperatura del núcleo, el gas de la nebulosa está muy ionizado. La Nebulosa Planetaria dura unos 100.000 años, tiempo durante el cual una fracción apreciable de la masa de la estrella es devuelta al espacio interestelar.

Las nebulosas planetarias se llaman así porque a los antiguos observadores les recordaba un disco planetario. De hecho, las formas detalladas de las nebulosas planetarias reveladas por los modernos telescopios cubren muchos tipos diferentes, incluyendo las que tienen forma de anillos (como la Nebulosa Anular), forma de pesas, o irregular.

Algunas nebulosas planetarias presentan ansae, unas pequeñas extensiones a cada lado de la estrella central, que se piensa que son producidas por eyección a alta velocidad de material de un flujo bipolar.

NEBULOSA PROTOPLANETARIA

Descripcion: Una nebulosa planetaria en proceso de hacer una proto-planetaria: una estrella moribunda (oculta entre el polvo y el gas, al centro de la …

  1. Etapa temprana en la formación de una nebulosa planetaria. En esta fase la estrella central ha expulsado sus capas exteriores, dejando al caliente núcleo estelar expuesto. La luz ultravioleta del núcleo comienza a ionizar la nube de gas y polvo circundante, y durante una breve fase la envoltura circunestelar contiene a la vez material ionizado y material molecular frío lejos de la misma.
  2. Nube a partir de la cual se formaron los planetas alrededor de una estrella recién nacida, como ocurrió en la nebulosa solar.

NEBULOSA SOLAR

 

NGC 604, una nebulosa de emisión en la constelación del triángulo captada por el Hubble en 1995. Llamada Nebulosa solar porque de una como ella surgió nuestro Sistema solar.

 

 

Nube de gas y polvo a partir de la cual se formó el Sistema Solar hace unos 5 000 millones de años. Se piensa que la nube tenía forma de disco achatado y que fue dispersada por el viento T. Tauri del joven Sol.

Los cometas, asteroides y meteoritos aportan importantes pistas para conocer la composición de la nebulosa solar. Discos similares de gas y polvo han sido detectados alrededor de estrellas jóvenes cercanas, notablemente Beta Pictoris.

Estimamos debidamente cumplido el objetivo de enseñar aquí de manera sencilla, lo que son las Nebulosas y, si algunos de los lectores (aunque sean pocos), han aprendido algo sobre ellas, el objetivo está cumplido y nos damos por pagados, ya que, el Año Internacional de la Astronomía 2009, tiene ese sólo objetivo. Acercar la Astronomía a todos.

emilio silvera

El Color de las Nebulosas

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Nebulosas    ~    Comentarios Comments (0)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

 Astrofotografia
Región del Muro del Cisne en la Nebulosa Norteamérica (NGC 7000)

El ojo humano, en condiciones de oscuridad, tiene una sensibilidad muy reducida al color que  nos impide apreciar el espectáculo que ofrecen las nebulosas cuando se fotografían. Pero además de disfrutarlo, el color  ofrece una interesante historia sobre cada nebulosa.

¿Qué puede observarse visualmente en una nebulosa?

M42: La Gran Nebulosa de Orión

Salvo excepciones, como la Nebulosa de Orión, la mayoría de objetos catalogados como nebulosas no resultan visibles a simple vista. Utilizando prismáticos o telescopio, estas acumulaciones de gas interestelar se asemejan a tenues nubes de luz o a pequeñas estrellas borrosas y redondeadas, generalmente con un color lechoso. Con un equipo y unas condiciones adecuadas de observación puedes lograr apreciar como la luz está ligeramente tintada de un determinado tono, pero en cualquier caso la observación visual dista mucho del espectáculo que ofrece la fotografía.

                                                                      ¿Por qué brillan las nebulosas?

La luz de las nebulosas puede tener dos causas diferenciadas:

  • Nebulosas de reflexión: la luz de una nebulosa de reflexión procede de una o varias estrellas cercanas y se refleja hacia la Tierra desde las partículas de polvo interestelar que componen la nebulosa. Generalmente estas nubes se encuentran dentro de nuestra propia galaxia y está iluminadas por una solo o unas pocas estrellas.
  • Nebulosas de emisión: la luz es emitida por el propio gas que forma la nebulosa, existen diferentes tipos:

Imagen relacionada

Nebulosas planetarias: son un tipo particular de nebulosa de emisión que, a pesar de su nombre, no guardan ninguna relación con los planetas. El único motivo por el que se las denomina así es porque visualmente tienen también forma esférica. En su caso particular, el gas incandescente fue expulsado por una estrella en la fase final de su vida.

Resultado de imagen de Remanentes de supernovas

Restos o remanentes de supernova: Análogamente al caso anterior, el gas que forma estas nebulosas proviene de la explosión de una estrella al finalizar su vida.

Burbujas de Wolf-Rayet: en este caso el gas es emitido por un tipo particular de estrella conocidas como estrellas de Wolf-Rayet en una fase anterior a la de supernova.

El N44 Nebulosa de emisión

Nebulosa de emisión: suelen recibir este nombre las nubes de gas interestelar que salpican nuestra galaxia (u otras).

  • Nebulosas oscuras: en su caso en lugar de luz observamos una franja oscura que se superpone a un fondo más claro. Estas nebulosas se deben a nubes opacas de gas o polvo que bloquean el brillo del fondo, generalmente proveniente de otra nebulosa brillante más distante. Un caso particular de las mismas son los llamados Glóbulos de Bok.

Centrándonos en las nebulosas de emisión, el proceso físico que las hace brillar es similar al que hace brillar los tubos de neón o las lámparas fluorescentes, así que resulta relativamente familiar. Para explicarlo en términos sencillos, se sabe que cualquier átomo está compuesto por un núcleo con carga positiva rodeado por electrones con carga negativa. Los electrones orbitan alrededor del núcleo pero solo pueden hacerlo en determinadas órbitas permitidas, llamadas niveles, que se comportan como los peldaños de una escalera y pueden numerarse como n=1, n=2, etc…

Resultado de imagen de un electrón necesita absorber un paquete de energía para que se produzca el efecto túnel

Para subir de un nivel al siguiente, un electrón necesita absorber un paquete de energía. Cuando lo logra, se dice que el átomo está excitado. También puede suceder que el átomo acabe perdiendo el electrón y entonces se dice que el átomo está ionizado. La energía siempre se intercambia en múltiplos de una cantidad fija que los físicos llamaron “cuantos de energía”, de donde surgió el término física “cuántica”.

A la inversa, los átomos excitados tienden a volver a su estado de equilibrio y cuando un átomo ionizado capta un electrón, o cuando un electrón desciende un nivel, se libera energía en forma de radiación electromagnética, es decir, el átomo emite un fotón. Como la la luz es una forma de radiación electromagnética, puede que el átomo brille o puede que emita otro tipo de radiación (ultravioleta o infrarroja), dependiendo de los niveles de energía involucrados en el salto de nivel.

Resultado de imagen de Un tubo de Neón

                                       Así que volviendo a los ejemplos citados:

  • Un tubo de neón recibe energía en forma de corriente eléctrica que excita los átomos de gas en su interior. Cuando éstos regresan a su posición de equilibrio, emiten radiación en forma de luz visible con un característico color rojo.
  • Las lámparas fluorescentes blancas tienen un funcionamiento similar: la combinación de gases en su interior (neón, argón, vapor de mercurio) se excita mediante una corriente eléctrica y emite radiación ultravioleta, que no resulta visible. La lámpara tiene además una cobertura de pintura fluorescente que es capaz de absorber radiación ultravioleta y emitir en su lugar luz visible de diferentes colores que, combinados, percibimos como blanco.
  • En las nebulosas de emisión, es generalmente la potente radiación ultravioleta de una o varias estrellas cercanas la que hace que los átomos de gas que forman la nebulosa se exciten o se ionicen. Al volver a su estado de equilibrio, el gas emite energía en forma de radiación electromagnética, que puede ser luz visible o no serlo.

¿Por qué tienen diferentes colores las nebulosas?

Resultado de imagen de as nebulosas de reflexión

En las nebulosas de reflexión, el color de las estrellas que las alimentan es una causa directa de su color. También el polvo interestelar del que están compuestas juega un papel relevante al reflejar mejor determinadas tonalidades de luz, habitualmente el azul. Además, si ese polvo incluye partículas de hierro o níquel, es posible que se orienten siguiendo campos magnéticos y otorguen también polarización a la luz.

Las nebulosas de emisión siguen principios diferentes, ya que su luz no es reflejada sino emitida directamente por el gas que las compone. Cada compuesto químico emite radiación con unos niveles de energía que son propios del compuesto, es decir, un auténtico carnet de identidad denominado huella espectral.

De hecho, comparando la huella espectral obtenida en laboratorios terrestres con la huella espectral de los cuerpos celestes se logró determinar la composición química de estos últimos. No ha sido necesario viajar al sol y recoger una muestra incandescente del mismo para traerla a la Tierra y analizarla: su luz es suficiente. Gracias a estas técnicas de espectrografía sabemos por ejemplo que el hidrógeno y el oxígeno son dos de los elementos más frecuentes en el universo. Y también de las nebulosas.

En las nebulosas de emisión, las tonalidades rojas suelen estar ligadas a líneas de emisión del hidrógeno, aunque éste también puede producir otros tonos. El oxígeno, por otro lado, ofrece tonos azul-verdoso. La presencia de otros elementos, naturalmente, puede producir otros colores, aunque suelan darse con menor frecuencia.

Finalmente, una misma nebulosa puede combinar efectos de emisión de diferentes elementos con fenómenos de reflexión y también con franjas de oscurecimiento producidas por polvo opaco que bloquea la luz que proviene de materia más allá del mismo. La combinación de todos estos efectos confiere a las nebulosas su habitual y espectacular colorido que, como aficionados, podemos captar en nuestras fotografías.

El hidrógeno en las nebulosas: no es solo rojo

Imagen relacionada

Para profundizar en el caso del hidrógeno, ya que se trata del elemento químico más abundante y sencillo, compuesto por sólo un protón y un electrón, podemos analizar los diferentes tipos de radiación electromagnética que emite cuando retorna a su estado de equilibrio. Los valores que toman los diferentes niveles se deducen de modelos atómicos cuánticos.

Resultado de imagen de Serie de Lyman

  • Serie de Lyman: estas emisiones se producen cuando un electrón regresa al nivel n=1 desde otro nivel de origen. Se trata de emisiones ultravioletas y por tanto no visibles, aunque pueden fotografiarse con un equipo adecuado.

Nivel de origen    Radiación        Longitud de onda (nm)        Tipo                 Color

n=2                          Lyman-Alpha      121.6                                     Ultravioleta       No visible

n=3                          Lyman-Beta        102.6                                     Ultravioleta       No visible

n=4                          Lyman-Gamma    97.2                                     Ultravioleta       No visible

etc…

Resultado de imagen de Serie de Balmer

                                      Arriba, absorción de Fraunhofer; abajo, serie de Balmer

  • Serie de Balmer: se producen cuando un electrón regresa al nivel n=2

Nivel de origen     Radiación        Longitud de onda (nm)   Tipo                 Color

n=3                           Balmer-Alpha      656.3                                 Visible              Rojo

n=4                           Balmer-Beta        486.1                                 Visible              Azul-Verde

n=5                           Balmer-Gamma  434.1                                 Visible              Violeta

n=6                           Balmer-Delta      410.2                                  Visible              Violeta

n=7                           Balmer-Epsilon  397.0                                  Ultravioleta     No visible

etc…

Resultado de imagen de Serie de Paschen

En cambio, cuando irradia una sustancia con luz blanca (radiación electromagnética continua) los electrones escogen las radiaciones de este espectro …

  • Serie de Paschen: se producen al regresar un electrón a nivel n=3 en infrarrojo (no visible).

Nivel de origen    Radiación            Longitud de onda (nm)        Tipo                 Color

n=4                          Paschen-Alpha     1875.1                                    Infrarrojo          No visible

n=5                          Paschen-Beta       1281.8                                    Infrarrojo          No visible

n=6                          Paschen-Gamma 1093.8                                    Infrarrojo          No visible

Existen series más allá de estas, todas con líneas de emisión en el infrarrojo.

Emisiones-Hidrógeno

 

 

 

  • La línea de 21 centímetros: se trata de una línea de emisión cuya longitud de onda es, atención a la sorpresa, de 21 centímetros. Este tipo de radiación electromagnética no consiste por tanto en luz visible, sino en ondas de radio que puede capturarse con radiotelescopios. El fenómeno físico que la produce es ligeramente distinto al de los casos mencionados anteriormente. Resulta que los electrones, además de orbitar el núcleo en diferentes niveles, tienen una propiedad llamada spin. Puedes interpretar intuitivamente el spin como el giro de un electrón sobre sí mismo, aunque esta interpretación dista de ser exacta y está muy superada por la interpretación actual de la física de campos cuánticos. En cualquier caso, cuando el electrón del hidrógeno gira sobre sí mismo en la misma dirección que el protón del núcleo, se dice que tiene spin paralelo. Y si lo hace en sentido contrario, se dice que tiene spin anti-paralelo. Estas dos configuraciones del átomo tienen niveles de energía ligeramente diferentes, por lo que cuando un átomo sufre una transición desde el estado anti-paralelo al paralelo necesita emitir una pequeña cantidad de energía, correspondiente a un fotón de 21 centímetros de longitud de onda (los fotones de la luz visible son mucho más energéticos).

Fotografiar el color de las nebulosas

Resultado de imagen de Fotografiar el color de las Nebulosas

Para el aficionado a la fotografía astronómica, los apartados anteriores tienen varias implicaciones.

En primer lugar, las nebulosas de emisión concentran su brillo en líneas espectrales muy concretas, siendo las más destacadas las relacionadas con el hidrógeno y el oxígeno. Entre ellas las más habituales son:

  • Rojo H-Alpha:  emisión de hidrógeno en longitud de onda 656.3 nm  (Balmer-Alpha)
  • Azul-Verde H-Beta:  emisión de hidrógeno en longitud de onda 486.1 nm (Balmer-Beta)
  • Azul turquesa O-III: emisión de oxígeno en longitudes de onda 496 y 501 nm

Colores-espectrales

 

 

 

La tabla a la derecha muestra algunas otras emisiones habituales de elementos frecuentes detallando sus longitudes de onda. Si estás interesado en conocer con más detalle las emisiones e intensidades concretas producidas por otros elementos químicos puedes consultarlas por ejemplo en el servicio de datos espectroscópicos del NIST.

Por desgracia, muchas cámaras DSLR incorporan filtros de infrarrojo que bloquean parcialmente por no decir la casi totalidad de las emisiones de rojo H-Alpha que son frecuentes en muchas nebulosas. Este filtro tiene como función evitar que la fotografía cotidiana registre los tonos infrarrojos que el sensor de la cámara es capaz de captar pero no resultan visibles al ojo humano. Para sortear el inconveniente que supone a la hora de fotografiar objetos astronómicos, puede desmantelarse el filtro de la cámara y sustituirlo por otro menos restrictivo que permita el paso del color H-Alpha, aunque construir una DSLR modificada de esta manera es una operación delicada y por supuesto invalida la garantía de la cámara y dificulta su uso en fotografía cotidiana. Otra alternativa es adquirir una cámara diseñada para astrofotografía que permita el paso de la longitud de onda H-alpha.

Resultado de imagen de Fotografiar Nebulosas  aplicando un filtro H-Alpha y H-Beta

Una posibilidad interesante para fotografía consiste en adquirir y utilizar filtros de banda estrecha, es decir, filtros que impiden el paso de todas las longitudes de onda de la luz salvo una estrecha banda que será la correspondiente a la longitud o longitudes de onda que te interese fotografiar. Por ejemplo, si aplicas un filtro OIII, únicamente la luz con longitudes de onda próximas a 496-501 llegará al sensor. Esto tiene la ventaja de que toda la luz parásita que emite el alumbrado urbano en otras longitudes de onda distintas es filtrado y no contribuirá a tu fotografía. La fotografía será monocroma. También puedes posteriormente aplicar un filtro H-Alpha y H-Beta para obtener colores en esas bandas espectrales. Las diferentes tomas pueden combinarse en diferentes canales para construir una sola fotografía en falso color como veremos en el siguiente apartado.

Los filtros pueden serte útiles también en observación visual, ya que oscurecen el cielo contaminado por luz artificial y por tanto aumentan el contraste de determinados objetos si se usan adecuadamente.

Finalmente, no deja de resultar fascinante poder conocer la composición química de los objetos fotografiados  sencillamente observando los colores que despliegan, aunque las técnicas de espectrografía van más allá de los objetivos de esta entrada.​

Fotografía astronómica en falso color

Resultado de imagen de Fotografía astronómica en falso color

En el brazo de Perseo (uno de los brazos espirales de nuestra galaxia), se encuentra esta llamativa nebulosa, NGC que aquí está mostrada en falso color para …

Como es sabido, una fotografía en color se obtiene habitualmente superponiendo tres canales monocromos correspondientes a la intensidad de los tonos Rojo, Verde y Azul (fotografía RGB).

En fotografía astronómica puedes realizar diferentes tomas monocromas empleando filtros dedicados a captar una emisión luminosa concreta producida por un determinado elemento químico. Posteriormente puedes combinar estas tomas monocromas para producir una fotografía en color. El color es falso en el sentido de que no se corresponde con la tonalidad que podrías percibir si tus ojos tuviesen la sensibilidad suficiente para observar directamente estos objetos. Sin embargo, esta técnica es útil para destacar determinados rasgos o componentes del objeto fotografiado. La técnica es habitual en fotografía de cielo profundo pero también puedes aplicarla a un objeto tan familiar como la Luna para destacar con determinados colores las variaciones en la composición química de su superficie.

A continuación puedes ver dos formas estándar de asignar los canales RGB a determinadas emisiones para construir composiciones en falso color. Ten en cuenta que el objetivo no es construir una imagen fidedigna sino realzar determinadas estructuras en los objetos retratados: por ejemplo, la paleta del Hubble asigna al canal verde G las emisiones del Hidrógeno Alpha a pesar de que, como hemos visto, su color “real” es rojo. De forma similar, la fotografía infrarroja o ultravioleta traslada a canales RGB emisiones que sencillamente no son visibles. Si persigues un objetivo concreto nada te impide experimentar libremente con diferentes tomas para observar qué detalles se realzan en función de la combinación empleada.

Resultado de imagen de SHO - Paleta del Telescopio Hubble: la  paleta más popular para fotografía en banda estrecha, muy útil en nebulosas de emisión

SHO – Paleta del Telescopio Hubble: la  paleta más popular para fotografía en banda estrecha, muy útil en nebulosas de emisión

​R: emisiones rojas de Azufre SII.

G: emisiones rojas de Hidrógeno Alpha.

B: emisiones verde-azuladas del Oxígeno OIII.

HOS - Paleta del Observatorio Canadá-Francia-Hawái (CFHT): se trata de otra paleta muy empleada

​R: emisiones rojas de Hidrógeno Alpha.

G: emisiones verde-azuladas de Oxígeno OIII.

B: emisiones rojas del Azufre SII

Otras paletas: puedes experimentar asignando diferentes elementos químicos (H, O, S, N…) a cada uno de los canales RGB. Algunas combinaciones habituales son HOO (R:Hidrógeno, G:Oxígeno, B: Oxígeno), SOH, OSH, HNO o HON.

Si te interesa puedes descargar y utilizar este resumen libremente bajo licencia CCBY:

 

El-color-de-las-nebulosas

Nubes moleculares gigantes

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Nebulosas    ~    Comentarios Comments (0)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

La Nebulosa del Capullo desde CFHT

¿Quién sabe como podría ser aquella Nebulosa de la que surgió el Sistema Solar? ¿Sería como ésta que llaman, por su forma, del Capullo? Algunas veces me da que pensar nuestra presencia aquí, en el planeta Tierra y, con la imaginación, viajo hacia muy atrás en el tiempo, “veo” una estrella masiva que, llegado al final de su ciclo en la secuencia principal, expulsa sus capas exteriores de materia al espacio interestelar que, en ese momento, ha sido sembrado del gas y el polvo del que, millones, o miles de millones de años más tarde, surgiría nuestro Sistema Solar.

Hace mucho tiempo ya que la Humanidad sueña con la conquista del espacio exterior y, para ello, lo primero que tenía que hacer era conocer lo que el Espacio es. Desde la lejanía se miraban las estrellas lejanas y eran muchas las preguntas que no se podían contestar. Más tarde, llegaron Galileo y otros antes y después, que con su ingenio pudieron desvelar muchos de aquellos misterios. Los grandes telescopios nos llevaron hacia el cielo profundo en las lejanas regiones del Universo y, entre otras muchas cosas, pudimos descubrir que más de cien moléculas diferentes “vivian” en las densas nubes de gas y polvo del medio interestelar. Muchas de ellas, para nuestro asombro, eran vitales para la formación y el surgir de la vida tal como la conocemos.

Los astrónomos tienen localizadas una buena variedad de Nubes Moleculares Gigantes en las que están presentes una rica variedad de moléculas interestelares que, no pocas veces, son las precursoras de la vida. Son Nubes masivas de gas y polvo interestelar compuesto fundamentalmente por moléculas. Su diámetro típico es de más de 100 años-luz y las masas varian entre unos pocos cientos de miles hasta diez millones de masas solares. Las NMGs (Nebulosas moleculares gigantes) consisten mayoritariamente en moléculas de Hidrógeno (H2, 73% en masa), átomos de Helio (He, 25%), partículas de polvo 1%, Hidrógeno atómico neutro (H I, menos del 1%) y un rico cóctel de moléculas interestelares (menos del 0,1 %).

http://4.bp.blogspot.com/-_-GM3dYLW1c/UUnJUPRQPuI/AAAAAAAAMII/-egqkBd1Do8/s1600/m42_wittich_960.jpg

Arriba podemos contemplar la grandiosa Nebulosa Molecular Orión. Nuestra Galaxia contiene más de 3 000 NMGs, estando las más masivas situadas cerca de la radiofuente Sagitario B2 en el Centro Galáctico. Comprenden la mitad de la masa de toda la materia interestelar, aunque ocupan menos del 1% de su volumen. La densidad de gas promedio es de unas pocas miles de moléculas por cm3.

Las Nebulosas Moleculares Gigantes se encuentran mayoritariamente en los Brazos Espirales de las galaxias de disco, y son el lugar de mayor nacimioento de estrellas masivas. Este tipo de Nebulosas perduran durante más de 30 millones de años, tiempo durante el cual, sólo una pequeña fracción de su masa es convertida en estrellas. La Nebulosa Molecular Gigante más próxima a nosotros se encuentra en Orión, y está asociada a la Nebulosa de Orión que más arriba podéis ver con sus claros y llamativos colores rojo, azulado y el espeso marrón oscuro molecular, todo ello, adornado por estrellas que brillan ionizando extensas regiones con sus potentes radiaciones ultravioletas.

Arriba una imagen de NGC 7822 que se asemeja a una gran boca abierta llena de estrellas nuevas. Dentro de la nebulosa, bordes brillantes y formas oscuras se destacan en este paisaje colorido. Oxígeno atómico, hidrógeno y azufre en tonos azul, verde y rojo. Aquí se forman estrellas de manera continuada y van transformando el lugar con los fuertes vientos solares y la radiación de estrellas masivas. Con un diametro de 60 años-luz, la Nebulosa perdura en el espacio interestelar como si de un laboratorio natural se tratara, creando nuevos objetos y transformando la materia. Ahí se mezclan los gases Hidrógeno, Helio, Carbono, Nitrógeno, Oxígeno y otras pequeñas porciones de otros elementos que, forman moléculas que, a veces, alcanzar el nivel necesario para convertirse en los ladrillos necesarios para la vida.

http://www.caelumobservatory.com/mlsc/sh2136.jpg

Hermosa Nube Molecular en la Constelación de Cefeo donde ya se han creado cientos de miles de estrellas. Las Nebulosas son el producto residual de las estrellas gigantes y masivas cuando llegan al final de sus vidas y explotan en Súper-Novas, las capas exteriores de la estrella salen eyectadas hacia el espacio interestelar para formar la Nebulosa mientras que, la parte principal de la masa, implosiona, es decir, se contrae sobre sí misma bajo el peso de su propia masa para formar una estrella de neutrones o un agujero negro.

Descubren objetos de masa planetaria en Orión. Particularmente interesantes son las moléculas orgánicas que se encuentran de manera generalizada en las nubes interestelares densas de nuestra Vía Láctea. Alcoholes, éteres, e incluso algún azúcar simple (como el glicoaldehído) poseen abundancias significativas en tales nubes. La detección de la glicina, un aminoácido simple, en el espacio interestelar se viene intentando desde hace varios años. Pero aunque se tienen indicios muy positivos sobre su presencia en el espacio -algunos meteoritos la tienen presente-, su detección todavía ha de ser confirmada de manera inequívoca. La posibilidad de que existan aminoácidos en el espacio puede tener consecuencias de gran importancia para nuestra comprensión del origen de la vida. Aminoácidos simples, como la glicina, son los ladrillos con los se construyen las cadenas de proteínas y éstas, a su vez, son los constituyentes del ADN.

emilio silvera

Nebulosas (más importantes de lo que podamos creer)

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Nebulosas    ~    Comentarios Comments (7)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Click for full size

 

Esta bonita imagen de arriba es de NGSC 7129

 

Aunque ya en épocas en que se confundían con las galaxias los astrónomos griegos anotaron en sus catálogos la existencia de algunas nebulosas, las primeras ordenaciones exhaustivas se realizaron a finales del siglo XVIII, de la mano del francés Charles Messier y del británico William F. Herschel.

En el siglo XX, el perfeccionamiento de las técnicas de observación y la utilización de dispositivos de detección de ondas de radio y rayos X de procedencia no terrestre completaron un detallado cuadro de Nebulosas, claramente diferenciadas en origen y características de las galaxias y los cúmulos de estrellas, lo que hizo posible estudiar sus propiedades de forma sistemática.

En la Tabla de Objetos Messier, existen clasificadas muchas de ellas, y, entre las más conocidas podríamos citar a las siguientes:

Crab Nebula.jpg

-Nebulosa del Cangrejo en Tauro, el remanente de una supernova que tiene escondido un púlsar en sus entrañas.

 

 

M8: La Nebulosa de La Laguna

 

-Nebulosa de la Laguna en Sagitario

 

 

Trifid 3.6 8.0 24 microns spitzer.png

 

-Nebulosa Trífida en Sagitario

 

 

 

-Nebulosa de Dumbell en Vulpécula

 

 

 

-La Gran Nebulosa de Orión en Orión

 

 

 

-Nebulosa Brillante en Orión

 

 

 

-Nebulosa brillante “del anillo” en Lira

 

 

 

 

-Nebulosa planetaria “del Búho” en Osa Mayor

 

 

 

-Nebulosa de Orión, M42

 

 

 

-Nebulosa de la Cabeza de Caballo

 

 

 

-Nebulosa Norteamericana en la Constelación del Cisne. Enclavada justo en el centro de la constelación del Cisne, muy cerca de la brillante estrella Deneb, se encuentra la Nebulosa de Norteamérica (NGC 7000).

 

 

 

 

 

Las Nebulosas Moleculares Gigantes se encuentran mayoritariamente en los Brazos Espirales de las galaxias de disco, y son el lugar de mayor nacimiento de estrellas… sistemas planetarios y… ¿Por qué no decirlo? posibles mundos con las condiciones necesarias para el surgir de la vida.

 

 

 

 

Existen casi 4 000 nubes de este tipo sólo en nuestra Galaxia,  y cada una tiene una masa que oscila entre 100 000 y 200 000 masas solares. El Hidrógeno y el Helio presentes en las Nebulosas existen desde el principio del Universo. Los elementos más pesados, como el Carbono, Oxígeno, Nitrógeno y Azufre, de más reciente formación, proceden de transmutaciones estelares que tienen lugar en el interior de las estrellas (lo explicamos en los primeros trabajos presentados con motivo de esta conmemoración del Año Internacional de la Astronomía 2009).

Y, como sería interminable el reseñar aquí todas la Nebulosas existentes en el cielo, sólo nos limitamos a dejar una reseña de varias de ellas de entre un inmenso número de variadas Nebulosas que pueblan el Universo.

Lo que es ineludible por ser el objetivo principal de divulgar el conocimiento de la Astronomía, al tratar sobre Nebulosas, es explicar lo que una Nebulosa es, y, las clases o variedades más importantes que de ellas existen, así que, sin más preámbulo pasamos a exponer lo que son estos objetos del cielo.

NEBULOSAS

                            Extraña nube molecular

Se llama Nebulosa a una nube de gas y polvo situada en el espacio. El término se aplicaba originalmente a cualquier objeto con apariencia telescópica borrosa, pero con en advenimiento de instrumentos más potentes Tecnológicamente hablando, se descubrió que muchas nebulosas estaban en realidad formadas por estrellas débiles. En 1864, W. Huggins descubrió que las verdaderas nebulosas podían distinguirse de aquellas compuestas de estrellas analizando sus espectros.

En la actualidad, en término Nebulosa significa nebulosa gaseosa. El término nebulosa extragaláctica, utilizado originalmente para describir galaxias es ahora obsoleto. Existen tres tipos principales de nebulosas gaseosas:

  1. Las Nebulosas de emisión, que brillan con luz propia.
  2. Las Nebulosas de reflexión, que reflejan la luz de fuentes brillantes próximas como estrellas.
  3. Las nebulosas oscuras (o nebulosas de absorción), que aparecen oscuras frente a un fondo más brillante.

Este amplio esquema de clasificación ha sido extendido sobre todas las longitudes de onda, dando lugar a términos como nebulosas de reflexión infrarroja. Las nebulosas de emisión incluyen a las nebulosas difusas o regiones H II situadas alrededor de las estrellas jóvenes, las nebulosas planetarias que se hallan alrededor de las estrellas viejas y los remanentes de supernovas.

NEBULOSA BIPOLAR

Nube de gas con dos lóbulos principales que están situados simétricamente a cada lado de una estrella central. Esta forma bipolar se debe a la eyección de material por la estrella en direcciones opuestas. En algunos casos el material que fluye escapa a lo largo del eje de rotación de un denso disco de material que rodea a la estrella, y que la puede oscurecer completamente en longitudes de onda óptica.

Las Nebulosas bipolares pueden ser producidas por el flujo de materia procedente de estrellas muy jóvenes o muy viejas.

NEBULOSA BRILLANTE

La Nebulosa del Casco de Thor!

Nube luminosa de gas y polvo interestelar. El término incluye a las nebulosas de emisión, en las que el gas brilla con luz propia; y las nebulosas de reflexión en las que el gas y el polvo reflejan la luz de las estrellas cercanas.

NEBULOSAS DE ABSORCIÓN – NEBULOSA OSCURA

Imagen

            Ahí, en el centro, podemos contemplar la oscuridad de la Nebulosa “Saco de Carbón”

Nube de gas y polvo interestelar que absorbe la luz que incide sobre ella desde detrás, de manera que parece negra frente a un fondo más brillante. La luz absorbida calienta las partículas de polvo, las cuales rerradian parte de esa energía en forma de radiación infrarroja. Parte de la luz del fondo no es absorbida, sino que es difundida o redirigida. La Nebulosa de la Cabeza del Caballo en Orión es una famosa nebulosa oscura; otro ejemplo es el Saco de Carbón, cerca de Cruz que oculta parte de la Vía Láctea.

NEBULOSA DE EMISIÓN

Resultado de imagen de Nebulosa de emisión

Nube luminosa de Gas y polvo en el espacio que brilla con luz propia. La luz puede ser generada de varias maneras. Usualmente el gas brilla porque está expuesto a una fuente de radiación ultravioleta; algunos ejemplos son las regiones H II y las Nebulosas planetarias, que son ionizadas por estrellas centrales.

El gas también puede brillar porque se ionizó en una colisión violenta con otra nube de gas, como en los objetos Herbig-Haro. Finalmente, parte de la luz de los remanentes de supernovas como la Nebulosa del Cangrejo está producida por el proceso de radiación sincrotón, en el que las partículas cargadas se mueven en espiral alrededor de un campo magnético Interestelar.

NEBULOSA NORTEAMÉRICA

Nebulosa difusa en Cygnus, también conocida como NGC 7000, con forma parecida al continente norteamericano. Sus dimensiones son de 2º x ½º y se encuentra a 1 500 a.l., similar a la distancia de la brillante estrella Deneb. Sin embargo, la estrella que lo ilumina se cree que no es Deneb, sino una caliente estrella azul de magnitud 6 situada dentro de la nebulosa HR 8023. Cerca de la Nebulosa Norteamericana se encuentra la Nebulosa del Pelícano, tratándose en realidad de parte de la misma enorme nube que se extiende 100 años-luz.

NEBULOSA DE REFLEXIÓN

La nebulosa de reflexión Merope

                                                                              La Nebulosa de reflexión Merope

Al igual que las otras, es una nube de gas y polvo interestelar que brilla porque refleja o difunde la luz estelar. La luz procedente de una nebulosa de reflexión tiene las mismas líneas espectrales que la luz estelar que refleja, aunque es normalmente más azul y puede estar polarizada. Las nebulosas de reflexión aparecen a menudo junto a las nebulosas de emisión en las regiones de formación estelar reciente. El Cúmulo de las Pléyades está rodeado por una nebulosa de reflexión.

NEBULOSA DIFUSA

Cone Nebula (NGC 2264) Star-Forming Pillar of Gas and Dust.jpg

La Nebulosa del cono (también conocida como NGC 2264) es una región H II en la constelación de Monoceros. Fue descubierta por William Herschel en 1785. La nebulosa se encuentra a 800 pársecs o 2.600 años luz de la tierra.

Otra nube de gas y polo interestelar que brilla debido al efecto sobre ella de la radiación ultravioleta procedentes de las estrellas cercanas. En la actualidad se recomienda el uso del término  Región H II para referirse a este tipo de nebulosas.

El calificativo de “difuso” data de la época en la que las nebulosas eran clasificadas de acuerdo a su apariencia en el óptico. Una nebulosa difusa era una que mantenía su aspecto borroso incluso cuando se observaba aumentada a través de un gran telescopio, en contraposición a aquellas que podían ser resueltas en estrellas.

NEBULOSA FILAMENTARIA

Grupo de nubes de gas y polvo alargadas con una estructura en forma de finos hilos vista desde la Tierra. Muchas estructuras filamentarias pueden realmente ser hojas vistas de perfil, en vez de hilos. Las nebulosas filamentarias más conocidas como la Nebulosa del Velo, son remanentes de supernova. Aunque estos remanentes tienen temperaturas de 10 000 K, son en realidad las partes más frías del remanente, pudiendo alcanzar otras partes de ella temperaturas superiores a 1.000.000 K.

NEBULOSAS PLANETARIAS

Brillante nube de gas y polvo luminoso que rodea a una estrella altamente evolucionada. Una nebulosa planetaria se forma cuando una gigante roja eyecta sus capas exteriores a velocidades de unos 10 km/s. El gas eyectado es entonces ionizado por la luz ultravioleta procedente del núcleo caliente de la estrella.

A medida que pierde materia este núcleo queda progresivamente expuesto, convirtiéndose finalmente en una enana blanca(lo que pasará con nuestro Sol). Las nebulosas planetarias tienen típicamente 0,5 a.l. de diámetro, y la cantidad de material eyectado es de 0,1 masas solares o algo más.

Debido a la altísima temperatura del núcleo, el gas de la nebulosa está muy ionizado. La Nebulosa Planetaria dura unos 100.000 años, tiempo durante el cual una fracción apreciable de la masa de la estrella es devuelta al espacio interestelar.

Las nebulosas planetarias se llaman así porque a los antiguos observadores les recordaba un disco planetario. De hecho, las formas detalladas de las nebulosas planetarias reveladas por los modernos telescopios cubren muchos tipos diferentes, incluyendo las que tienen forma de anillos (como la Nebulosa Anular), forma de pesas, o irregular.

Algunas nebulosas planetarias presentan ansae, unas pequeñas extensiones a cada lado de la estrella central, que se piensa que son producidas por eyección a alta velocidad de material de un flujo bipolar.

NEBULOSA PROTOPLANETARIA

Descripcion: Una nebulosa planetaria en proceso de hacer una proto-planetaria: una estrella moribunda (oculta entre el polvo y el gas, al centro de la …

  1. Etapa temprana en la formación de una nebulosa planetaria. En esta fase la estrella central ha expulsado sus capas exteriores, dejando al caliente núcleo estelar expuesto. La luz ultravioleta del núcleo comienza a ionizar la nube de gas y polvo circundante, y durante una breve fase la envoltura circunestelar contiene a la vez material ionizado y material molecular frío lejos de la misma.
  2. Nube a partir de la cual se formaron los planetas alrededor de una estrella recién nacida, como ocurrió en la nebulosa solar.

NEBULOSA SOLAR

NGC 604, una nebulosa de emisión en la constelación del triángulo captada por el Hubble en 1995. Llamada Nebulosa solar porque de una como ella surgió nuestro Sistema solar.

 

 

Nube de gas y polvo a partir de la cual se formó el Sistema Solar hace unos 5 000 millones de años. Se piensa que la nube tenía forma de disco achatado y que fue dispersada por el viento T. Tauri del joven Sol.

Los cometas, asteroides y meteoritos aportan importantes pistas para conocer la composición de la nebulosa solar. Discos similares de gas y polvo han sido detectados alrededor de estrellas jóvenes cercanas, notablemente Beta Pictoris.

Estimamos debidamente cumplido el objetivo de enseñar aquí de manera sencilla, lo que son las Nebulosas y, si algunos de los lectores (aunque sean pocos), han aprendido algo sobre ellas, el objetivo está cumplido y nos damos por pagados, ya que, el Año Internacional de la Astronomía 2009, tiene ese sólo objetivo. Acercar la Astronomía a todos.

emilio silvera

Las Nebulosas

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Nebulosas    ~    Comentarios Comments (1)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

 

Podríamos hablar del viaje de la luz, desde que surgió a partir del Big Bang (si fue ese el comienzo de todo), y suponiendo que ya tengamos los aparatos tecnológicos precisos para poder leer, los mensajes que la misma luz lleva escritos de lo que allí, en aquellos comienzos, pudo pasar. La Luz que es emitida por los cuerpos celestes y que nos trae su memoria que están recogidas en el interior de las partículas elementales que son las que dan forma a todos los objetos grandes constituídas en moléculas. Es realmente un canto a la Luz, a su compleja estructura que no hemos llegado a comprender. La luz nos trae mensajes y recuerdos de los orígines en remanentes de estrellas supermasivas que dieron lugar a la creación de otras estrellas y sistemas planetarios y, ¿quién sabe? si también formas de vida.

Sí, el Universo tiene memoria

 

 

¿Cuál es el antecesor común de todas las formas de vida? Ésta es sin duda una incógnita de gran importancia, ya que dentro de este esquema se forma el tronco común, de donde emergieron los organismos superiores primitivos (eucariontes), las bacterias y las arqueobacterias.

Aunque no podamos ubicar con exactitud dónde empezó la vida de una manera categórica, parece cada vez más probable que, una vez acabado el bombardeo al que fue sometida la Tierra en su juventud, la vida surgió confinada en lugares situados o bien por debajo del lecho marino, o bien cerca de las chimeneas volcánicas, o dentro de los sistemas hidrotermales en las margenes de las dorsales oceánicas. Una vez establecida al resguardo de lugares semejantes, el camino quedó abierto para la proliferación y diversificación.

¡La Vida! ¿Cómo pudo suceder?

NEBULOSAS

 

Click for full size

 

Esta bonita imagen de arriba es de NGSC 7129

 

Aunque ya en épocas en que se confundían con las galaxias los astrónomos griegos anotaron en sus catálogos la existencia de algunas nebulosas, las primeras ordenaciones exhaustivas se realizaron a finales del siglo XVIII, de la mano del francés Charles Messier y del británico William F. Herschel.

En el siglo XX, el perfeccionamiento de las técnicas de observación y la utilización de dispositivos de detección e ondas de radio y rayos X de procedencia no terrestre completaron un detallado cuadro de Nebulosas, claramente diferenciadas en origen y características de las galaxias y los cúmulos de estrellas, lo que hizo posible estudiar sus propiedades de forma sistemática.

En la Tabla de Objetos Messier, existen clasificadas muchas de ellas, y, entre las más conocidas podríamos citar a las siguientes:

Crab Nebula.jpg

-Nebulosa del Cangrejo en Tauro, el remanente de una supernova que tiene escondido un púlsar en sus entrañas.

 

 

M8: La Nebulosa de La Laguna

 

-Nebulosa de la Laguna en Sagitario

 

 

Trifid 3.6 8.0 24 microns spitzer.png

 

-Nebulosa Trífida en Sagitario

 

 

 

-Nebulosa de Dumbell en Vulpécula

 

 

 

-La Gran Nebulosa de Orión en Orión

 

 

 

-Nebulosa Brillante en Orión

 

 

-Nebulosa brillante “del anillo” en Lira

 

 

 

-Nebulosa planetaria “del Búho” en Osa Mayor

 

 

 

-Nebulosa de Orión, M42

 

 

 

-Nebulosa de la Cabeza de Caballo

 

 

 

-Nebulosa Norteamericana en la Constelación del Cisne. Enclavada justo en el centro de la constelación del Cisne, muy cerca de la brillante estrella Deneb, se encuentra la Nebulosa de Norteamérica (NGC 7000).

Las Nebulosas Moleculares Gigantes se encuentran mayoritariamente en los Brazos Espirales de las galaxias de disco, y son el lugar de mayor nacimioento de estrellas… sistemas planetarios y… ¿Por qué no decirlo? posibles mundos con las condiciones necesarias para el surgir de la vida.

 

 

 

 

 

Existen casi 4 000 nubes de este tipo sólo en nuestra Galaxia,  y cada una tiene una masa que oscila entre 100 000 y 200 000 masas solares. El Hidrógeno y el Helio presentes en las Nebulosas existen desde el principio del Universo. Los elementos más pesados, como el Carbono, Oxígeno, Nitrógeno y Azufre, de más reciente formación, proceden de transmutaciones estelares que tienen lugar en el interior de las estrellas (lo explicamos en los primeros trabajos presentados con motivo de esta conmemoración del Año Internacional de la Astronomía 2009).

Y, como sería interminable el reseñar aquí todas la Nebulosas existentes en el cielo, sólo nos limitamos a dejar una reseña de varias de ellas de entre un inmenso número de variadas Nebulosas que pueblan el Universo.

Lo que es ineludible por ser el objetivo principal de divulgar el conocimiento de la Astronomía, al tratar sobre Nebulosas, es explicar lo que una Nebulosa es, y, las clases o variedades más importantes que de ellas existen, así que, sin más preámbulo pasamos a exponer lo que son estos objetos del cielo.

CLASES DE NEBULOSAS

Extraña nube molecular

Se llama Nebulosa a una nube de gas y polvo situada en el espacio. El término se aplicaba originalmente a cualquier objeto con apariencia telescópica borrosa, pero con en advenimiento de instrumentos más potentes Tecnológicamente hablando, se descubrió que muchas nebulosas estaban en realidad formadas por estrellas débiles. En 1864, W. Huggins descubrió que las verdaderas nebulosas podían distinguirse de aquellas compuestas de estrellas analizando sus espectros.

En la actualidad, en término Nebulosa significa nebulosa gaseosa. El término nebulosa extragaláctica, utilizado originalmente para describir galaxias es ahora obsoleto. Existen tres tipos principales de nebulosas gaseosas:

  1. Las Nebulosas de emisión, que brillan con luz propia.
  2. Las Nebulosas de reflexión, que reflejan la luz de fuentes brillantes próximas como estrellas.
  3. Las nebulosas oscuras (o nebulosas de absorción), que aparecen oscuras frente a un fondo más brillante.

Este amplio esquema de clasificación ha sido extendido sobre todas las longitudes de onda, dando lugar a términos como nebulosas de reflexión infrarroja. Las nebulosas de emisión incluyen a las nebulosas difusas o regiones H II situadas alrededor de las estrellas jóvenes, las nebulosas planetarias que se hallan alrededor de las estrellas viejas y los remanentes de supernovas.

NEBULOSA BIPOLAR

Nube de gas con dos lóbulos principales que están situados simétricamente a cada lado de una estrella central. Esta forma bipolar se debe a la eyección de material por la estrella en direcciones opuestas. En algunos casos el material que fluye escapa a lo largo del eje de rotación de un denso disco de material que rodea a la estrella, y que la puede oscurecer completamente en longitudes de onda óptica.

Las Nebulosas bipolares pueden ser producidas por el flujo de materia procedente de estrellas muy jóvenes o muy viejas.

NEBULOSA BRILLANTE

La Nebulosa del Casco de Thor!

Nube luminosa de gas y polvo interestelar. El término incluye a las nebulosas de emisión, en las que el gas brilla con luz propia; y las nebulosas de reflexión en las que el gas y el polvo reflejan la luz de las estrellas cercanas.

NEBULOSAS DE ABSORCIÓN – NEBULOSA OSCURA

Imagen

Ahí, en el centro, podemos contemplar la oscuridad de la Nebulosa “Saco de Carbón”

Nube de gas y polvo interestelar que absorbe la luz que incide sobre ella desde detrás, de manera que parece negra frente a un fondo más brillante. La luz absorbida calienta las partículas de polvo, las cuales rerradian parte de esa energía en forma de radiación infrarroja. Parte de la luz del fondo no es absorbida, sino que es difundida o redirigida. La Nebulosa de la Cabeza del Caballo en Orión es una famosa nebulosa oscura; otro ejemplo es el Saco de Carbón, cerca de Cruz que oculta parte de la Vía Láctea.

NEBULOSA DE EMISIÓN

Nube luminosa de Gas y polvo en el espacio que brilla con luz propia. La luz puede ser generada de varias maneras. Usualmente el gas brilla porque está expuesto a una fuente de radiación ultravioleta; algunos ejemplos son las regiones H II y las Nebulosas planetarias, que son ionizadas por estrellas centrales.

El gas también puede brillar porque se ionizó en una colisión violenta con otra nube de gas, como en los objetos Herbig-Haro. Finalmente, parte de la luz de los remanentes de supernovas como la Nebulosa del Cangrejo está producida por el proceso de radiación sincrotón, en el que las partículas cargadas se mueven en espiral alrededor de un campo magnético Interestelar.

NEBULOSA NORTEAMÉRICA

Nebulosa difusa en Cygnus, también conocida como NGC 7000, con forma parecida al continente norteamericano. Sus dimensiones son de 2º x ½º y se encuentra a 1 500 a.l., similar a la distancia de la brillante estrella Deneb. Sin embargo, la estrella que lo ilumina se cree que no es Deneb, sino una caliente estrella azul de magnitud 6 situada dentro de la nebulosa HR 8023. Cerca de la Nebulosa Norteamericana se encuentra la Nebulosa del Pelícano, tratándose en realidad de parte de la misma enorme nube que se extiende 100 años-luz.

NEBULOSA DE REFLEXIÓN

La nebulosa de reflexión Merope

La Nebulosa de reflexión Merope

Al igual que las otras, es una nube de gas y polvo interestelar que brilla porque refleja o difunde la luz estelar. La luz procedente de una nebulosa de reflexión tiene las mismas líneas espectrales que la luz estelar que refleja, aunque es normalmente más azul y puede estar polarizada. Las nebulosas de reflexión aparecen a menudo junto a las nebulosas de emisión en las regiones de formación estelar reciente. El Cúmulo de las Pléyades está rodeado por una nebulosa de reflexión.

NEBULOSA DIFUSA

La Nebulosa del cono (también conocida como NGC 2264) es una región H II en la constelación de Monoceros. Fue descubierta por William Herschel en 1785. La nebulosa se encuentra a 800 pársecs o 2.600 años luz de la tierra.

Otra nube de gas y polo interestelar que brilla debido al efecto sobre ella de la radiación ultravioleta procedentes de las estrellas cercanas. En la actualidad se recomienda el uso del término  Región H II para referirse a este tipo de nebulosas.

El calificativo de “difuso” data de la época en la que las nebulosas eran clasificadas de acuerdo a su apariencia en el óptico. Una nebulosa difusa era una que mantenía su aspecto borroso incluso cuando se observaba aumentada a través de un gran telescopio, en contraposición a aquellas que podían ser resueltas en estrellas.

NEBULOSA FILAMENTARIA

Grupo de nubes de gas y polvo alargadas con una estructura en forma de finos hilos vista desde la Tierra. Muchas estructuras filamentarias pueden realmente ser hojas vistas de perfil, en vez de hilos. Las nebulosas filamentarias más conocidas como la Nebulosa del Velo, son remanentes de supernova. Aunque estos remanentes tienen temperaturas de 10 000 K, son en realidad las partes más frías del remanente, pudiendo alcanzar otras partes de ella temperaturas superiores a 1.000.000 K.

NEBULOSAS PLANETARIAS

Brillante nube de gas y polvo luminoso que rodea a una estrella altamente evolucionada. Una nebulosa planetaria se forma cuando una gigante roja eyecta sus capas exteriores a velocidades de unos 10 km/s. El gas eyectado es entonces ionizado por la luz ultravioleta procedente del núcleo caliente de la estrella.

A medida que pierde materia este núcleo queda progresivamente expuesto, convirtiéndose finalmente en una enana blanca (lo que pasará con nuestro Sol). Las nebulosas planetarias tienen típicamente 0,5 a.l. de diámetro, y la cantidad de material eyectado es de 0,1 masas solares o algo más.

Debido a la altísima temperatura del núcleo, el gas de la nebulosa está muy ionizado. La Nebulosa Planetaria dura unos 100.000 años, tiempo durante el cual una fracción apreciable de la masa de la estrella es devuelta al espacio interestelar.

Las nebulosas planetarias se llaman así porque a los antiguos observadores les recordaba un disco planetario. De hecho, las formas detalladas de las nebulosas planetarias reveladas por los modernos telescopios cubren muchos tipos diferentes, incluyendo las que tienen forma de anillos (como la Nebulosa Anular), forma de pesas, o irregular.

Algunas nebulosas planetarias presentan ansae, unas pequeñas extensiones a cada lado de la estrella central, que se piensa que son producidas por eyección a alta velocidad de material de un flujo bipolar.

NEBULOSA PROTOPLANETARIA

Descripcion: Una nebulosa planetaria en proceso de hacer una proto-planetaria: una estrella moribunda (oculta entre el polvo y el gas, al centro de la …

  1. Etapa temprana en la formación de una nebulosa planetaria. En esta fase la estrella central ha expulsado sus capas exteriores, dejando al caliente núcleo estelar expuesto. La luz ultravioleta del núcleo comienza a ionizar la nube de gas y polvo circundante, y durante una breve fase la envoltura circunestelar contiene a la vez material ionizado y material molecular frío lejos de la misma.
  2. Nube a partir de la cual se formaron los planetas alrededor de una estrella recién nacida, como ocurrió en la nebulosa solar.

NEBULOSA SOLAR

NGC 604, una nebulosa de emisión en la constelación del triángulo captada por el Hubble en 1995. Llamada Nebulosa solar porque de una como ellla surgió nuestro Sistema solar.

 

Nube de gas y polvo a partir de la cual se formó el Sistema Solar hace unos 5 000 millones de años. Se piensa que la nube tenía forma de disco achatado y que fue dispersada por el viento T. Tauri del joven Sol.

Los cometas, asteroides y meteoritos aportan importantes pistas para conocer la composición de la nebulosa solar. Discos similares de gas y polvo han sido detectados alrededor de estrellas jóvenes cercanas, notablemente Beta Pictoris.

Estimamos debidamente cumplido el objetivo de enseñar aquí de manera sencilla, lo que son las Nebulosas y, si algunos de los lectores (aunque sean pocos), han aprendido algo sobre ellas, el objetivo está cumplido y nos damos por pagados, ya que, el Año Internacional de la Astronomía 2009, tiene ese sólo objetivo. Acercar la Astronomía a todos.

emilio silvera