viernes, 24 de febrero del 2017 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




Marte tenía mucha agua pero estaba casi toda congelada

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Marte    ~    Comentarios Comments (0)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

El País: Ciencia

Los niveles de dióxido de carbono marcianos hace 3.500 millones de años no serían suficientes para que la temperatura del planeta permitiese la presencia de agua líquida

Ampliar foto
Imagen de una puesta de Sol en el cráter Gale tomada por ‘Curiosity’ NASA/JPL-Caltech/MSSS

La reconstrucción del clima del pasado es un asunto complejo, y mucho más si se intenta hacer con un mundo que se encuentra a más de 50 millones de kilómetros de la Tierra. Durante los últimos años, el trabajo de sondas en la órbita de Marte y sobre su superficie ha obtenido información que sugiere que en el pasado aquel planeta no fue el desierto rojizo que conocemos hoy.

Un trabajo publicado en 2015 y liderado por Gerónimo Villanueva, un ingeniero argentino de la NASA, afirmaba que hace 4.500 millones de años, nuestro planeta vecino albergó suficiente agua como para cubrirlo por completo con un mar extenso pero superficial, con una profundidad media de solo 137 metros. Aquel estudio aseguraba también que Marte fue húmedo durante unos 1.500 millones de años, mucho más tiempo del que fue necesario para que surgiera vida en la Tierra.

Imagen relacionada

El robot Curiosity, que avanza lentamente sobre el planeta rojo desde 2012, nos ha enviado gran cantidad de información sobre el cráter Gale, la zona junto al ecuador donde le enviaron a explorar los científicos de la NASA. Sus imágenes y sus mediciones muestran secuencias de sedimentos que quedaron depositadas en el fondo de un lago hace 3.500 millones de años. Los minerales que contienen esos sedimentos, como barros y sulfatos, indican que la superficie de aquel cráter estuvo en contacto con agua líquida.

 

Estudios anteriores habían apuntado a la presencia de agua templada sobre el planeta

En diciembre del año pasado, más datos recabados por Curiosity, que por primera vez encontró boro en la ladera del Gale, proporcionaban indicios de que el agua que fluyó por aquella región pudo estar templada, con una temperatura de entre 0 y 60 grados. John Grotzinger, uno de los responsables del robot explorador, afirmaba entonces que la complejidad química detectada sobre Marte apuntaba a “una larga historia interactiva con el agua”.

See Explanation.  Clicking on the picture will download<br />
the highest resolution version available.

Añadido al reportaje:

“Este será el destino elegido por la misión, el Cráter Gales de Marte. Después de un viaje de ocho meses hacia aquel planeta, Curiosity se posará a los pies de una montaña de 4,8 kilómetros de altura, una montaña en medio de un cráter de impacto. ¿El impacto no debería de haberlo aplastado y dejado plano? Algunos científicos piensan que el cráter de 155 kilómetros  de ancho se llenó con sedimentos a lo largo del tiempo y los vientos implacables de Marte tallaron una montaña en el centro, donde ahora se erige casi tres veces más alta que la profundidad del Gran Cañon. Debido a su historia, esta montaña extrañamente esculpida es el lugar ideal para que Curiosity lleve a cabo su misión de exploración hacia el pasado del Planeta Rojo.”

Esta semana, sin embargo, un artículo publicado en la revista PNAS y elaborado a partir de datos recogidos por Curiosity en las laderas del cráter Gale cuenta una historia diferente. O, al menos, complica el relato sobre el agua marciana.

El grupo internacional de científicos analizó muestras del terreno para calcular los niveles de dióxido de carbono de la atmósfera de Marte hace 3.500 millones de años. Este gas con efecto invernadero sería esencial para hacer posible la combinación de un Sol joven y tenue con las pruebas que se tienen sobre una superficie cubierta de agua. Sin embargo, el análisis de este equipo indica que los niveles de CO2 eran entre 10 y 100 veces inferiores a los requeridos para que la temperatura en la superficie estuviese por encima del nivel de congelación del agua.

Resultado de imagen de El ambiente del planeta Marte

Ahora, como explica en un artículo que hoy publica EL PAÍS Alberto González Fairén, uno de los coautores del estudio, será necesario buscar una manera de dar sentido a datos aparentemente contradictorios. González Fairén plantea que “o bien no se han desarrollado aún los modelos climáticos adecuados para explicar las condiciones ambientales de Marte al principio de su historia; o bien todas las secuencias sedimentarias de Gale se formaron en realidad en un clima muy frío”.

En su opinión esta segunda hipótesis es la más probable. El agua líquida en el Marte antiguo habría sido muy salada, permitiendo seguir estable a muy bajas temperaturas. El paisaje de aquella época sería similar a las costas del Ártico terrestre actual, con el hielo como forma dominante del agua en la que los lagos de agua líquida estarían cubiertos de agua sólida.

Marte tuvo agua suficiente para cubrir todo el planeta

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Marte    ~    Comentarios Comments (0)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Hoy sabemos, gracias a las diversas sondas enviadas al planeta Marte, que en su pasado el agua fue abundante y oceános e inmensos lagos adornaron aquel planeta ahora yermo y con el agua en estado de congelación (al menos en la superficie. Es posible que en el subsuelo pueda existir agua líquida que posibilite alguna clase de vida bacteriana, de hongos y liquenes.

La NASA dibuja un océano con condiciones para la vida durante 1.500 millones de años.

 

Si alguna vez llegamos a decubrir alguna clase de vida en Marte la dejaremos allí, traerla a la Tierra sería peligroso, y, no es nada recomendable jugar con ciertas cosas.

 

 

Los científicos de la NASA Gerónimo Villanueva y Michael Mumma explican su hallazgo. / NASA

Hace 4.500 millones de años, nuestro vecino en el universo  (el planeta Marte), albergó suficiente agua como para cubrir todo el planeta con un mar extenso pero superficial, con una profundidad media de sólo 137 metros, según anuncia hoy la NASA.

Las implicaciones son monumentales. Se sabía que el planeta había tenido agua, pero no cuánta ni por cuánto tiempo. “Marte fue húmedo durante unos 1.500 millones de años, mucho más tiempo del que fue necesario para que surgiera vida en la Tierra”, explica Gerónimo Villanueva, un ingeniero argentino de la NASA que ha encabezado al equipo de científicos que ha reconstruido el pasado marciano.

Dibujo20150928 SL emanating from a central peak in Hale crater and associated CRISM spectrum - nature ngeo2546-f3

Hay muchas pruebas de la presencia de agua en Marte. La misión Mars Express (ESA) encontró en enero de 2004 hielo de agua y de dióxido de carbono en el polo Sur de Marte, así como, un mar congelado cerca del ecuador en febrero de 2005. Los rovers de la NASA llamados Spirit y Opportunity encontraron evidencias de la presencia en el pasado marciano de grandes mares de agua líquida en la superficie. Pocos expertos en geofísica marciana dudan de que hace 3.500 millones de años en Marte hubo grandes lagos o mares que provocaron riadas e inundaciones que dieron lugar a cuencas fluviales. Incluso hay expertos que proclaman que hubo agua suficiente para crear enormes océanos que cubrieron gran parte de la superficie del planeta.

Imagen relacionada

El grupo de Villanueva ha empleado los tres telescopios de infrarrojos más potentes del mundo, incluyendo el observatorio europeo en el desierto de Atacama (Chile), para hacer “fotografías” de la atmósfera de Marte. Gracias a la precisión de los aparatos, los científicos han podido analizar durante seis años la proporción de dos tipos de moléculas de agua: la familiar H2O y su versión HDO, en la que aparece una variante más pesada del hidrógeno, el deuterio.

El balance entre estas dos moléculas es revelador. Mientras la versión pesada queda atrapada en el ciclo del agua marciano, la versión ligera tiende a escapar al espacio. Observando la proporción de cada uno de los dos tipos presente en los casquetes de hielo de los polos marcianos, los científicos pueden calcular la velocidad a la que Marte pierde agua y, por tanto, rebobinar para saber cuánta agua hubo en sus orígenes.

exoplaneta-y-elementos-vida-primigenia-fuente-nasa

La vida en la Tierra surgió en solo 800 millones de años, la mitad del tiempo en el que Marte fue húmedo

 

El retrato del planeta hace 4.500 millones se publica hoy en la revista Science y muestra que nuestro vecino era rojo, pero también azul. El agua, con un volumen comparable al océano Ártico terrestre, no se repartía de manera uniforme por todo el planeta, sino que se concentraba en las hundidas planicies del hemisferio Norte. “Era un océano poco profundo, 1,6 kilómetros como mucho, similar al mar Mediterráneo”, señala Villanueva, nacido en Mendoza hace 36 años.

Eran 20 millones de kilómetros cúbicos de agua líquida, el sustrato de la vida. En la misma época, en la misma agua y en el mismo rincón del universo, en la Tierra surgía la vida, hace al menos 3.500 millones de años, cuando accidentalmente se formó una molécula que era capaz de hacer copias de sí misma. La hipótesis de la comunidad científica es que en Marte pudo ocurrir lo mismo. Ahora, gracias a Villanueva, sabemos que la sopa marciana en la que pudo aparecer la vida duró entre 1.000 y 1.500 millones de años. En la Tierra bastaron 800 millones.

Filosilicatos... en Nili Fossae
Figura 1: Filosilicatos destacados en morado y azul en las paredes de Nili Fossae, un antiguo cañón en las tierras altas de Marte. (NASA/JPL/JHUAPL/University of Arizona/Brown University)

Los datos del argentino muestran que Marte ha perdido el 87% del agua de sus océanos primitivos. El 13% restante se congeló sobre los polos Sur y Norte. Pero los nuevos mapas de la atmósfera marciana elaborados por la NASA sugieren otra posibilidad excitante. Revelan la existencia de microclimas, con diferentes proporciones de los dos tipos de agua, pese a que el planeta es mayoritariamente desértico. “Son variaciones muy sorprendentes, que pueden significar que hay reservorios de agua bajo la superficie de Marte”, apunta Villanueva.

El ingeniero recuerda que la misión europea ExoMars planea aterrizar en Marte en 2018, con un taladro de dos metros. Si se confirma la existencia de agua subterránea, facilitaría el envío de astronautas al planeta rojo. El agua no solo sirve para beber, sino que con la tecnología adecuada se puede emplear para obtener hidrógeno como combustible de la nave de regreso o para dar energía a una colonia de humanos.”

    Las huellas que podemos ver hoy, nos hablan de un pasado con agua abundante

Hasta aquí el Reportaje publicado en el País en el que me he tomado el atrevimiento de adornar con varias imágenes acordes a los textos, y, desde luego, lo que hace algunos millones de años fue aquel planeta, ahora mediante el estudio lo podemos saber pero… ¿Seguirá existiendo alguna clase de vida en Marte?

El cañón natural más grande del Sistema solar

Tal y como fueron las cosas allí, es lógico pensar que, en alguna parte tendrá que estar, al menos una parte de las inmensas cantidades de agua que existía en aquel planeta. Me gustaría hacer una visita a esas ingentes cuevas, grutas y galerias que el muy activo pasado volcánico de Maerte orado en el subsuelo.

En esos lugares alejados de la superficie que recibe una intensa radiación nosiva para la vida, a más profundidad y con mayor temperatura, el agua podría estar corriendo y, de hecho, en muchas imágenes de las fotografías enviadas por los ingenios espaciales allí presentes, se ve como el agua aflora desde el subsuelo.

Resultado de imagen de hongos microscopicos patogenospsis/pinicola3.jpg" alt="Resultado de imagen de hongos microscopicos patogenos" width="304" height="228" />

Siendo así (que lo es), la vida, auque en forma de líquenes, hongos, bacterias…etc., podría estar tan ricamente instalada en ecosistemas nuevos alejados del nefasto suelo que, al no estar presevado por una densa atmósfera como en la Tierra… No es el lugar más adecuado para que la vida prolifere.

emilio silvera

Marte tuvo agua templada en la que pudo surgir la vida

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Las huellas del pasado, Marte    ~    Comentarios Comments (2)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Hallado boro Marte, firma elemental agua que podría haber albergado vida

El hallazgo por primera vez de Boro sobre la superficie de Marte nos apunta hacia un pasado en el eque el agua pudo hacer que el planeta fuese habitable. Lo cierto es que, ir sabiendo del Planeta Marte de la manera en la que lo estamos haciendo (a base de enviar ingenios robotizados que nos hacen el trabajo y nos envían imágenes), es costoso y lento. Hasta el día en el que podamos poner nuestros pies en la superficie de Marte, no sabremos sobre los muchos secretos que esconde.

 

 

Marte
Imagen tomada por el robot Curiosity en su avance hacia el monte Sharp. NASA/JPL-CALTECH/MSSS / VÍDEO: REUTERS-QUALITY

Parece que Marte fue un planeta con todas las cualidades para albergar vida que se echó a perder. El trabajo de robots como Curiosity, de la NASA, ha permitido saber que el planeta estuvo cubierto por océanos. Algo sucedió, sin embargo, que arrebató la atmósfera a aquel mundo rojo y lo convirtió en un desierto. Alguna de las explicaciones más recientes sugieren que Marte, como ahora la Tierra, tenía un núcleo de hierro que creaba un campo magnético capaz de desviar la radiación espacial. 500 millones de años después de su nacimiento el planeta perdió esta magnetosfera y su atmósfera quedó a merced del viento solar.

Imagen relacionada

La semana pasada, la NASA publicaba más información recabada por Curiosity. Por primera vez, en la ladera del cráter Gale que explora el robot, se ha encontrado boro, un elemento que puede ser indicio de que en Marte hubo agua con las condiciones necesarias para albergar vida. Patrick Gasda, investigador del Laboratorio Nacional de Los Álamos, en Nuevo México (EEUU), explicaba en un comunicado de la agencia espacial que si el boro encontrado es similar al de la Tierra, “sería señal de que las aguas subterráneas habrían tenido [una temperatura] de entre 0 y 60 grados con un Ph entre neutral y alcalino”.

El análisis del terreno también ha mostrado un sistema dinámico, en el que distintos elementos se mezclan gracias al agua. “El agua influencia la química de las arcillas, pero la composición del agua también cambia. Estamos viendo la complejidad química que apunta a una larga historia interactiva con el agua. Cuanto más complicada es la química, mejor es para la habitabilidad. El boro, el oligisto y los minerales arcillosos subrayan la movilidad de elementos y electrones y eso es bueno para la vida”, ha afirmado John Grotzinger, uno de los responsables de la misión.

Resultado de imagen de el cráter gale de marte

El interés de los científicos por el cráter Gale viene porque en los estratos de su ladera está escrita la historia de las condiciones medioambientales de Marte y sus cambios. Curiosity logró descubrir durante su primer año de trabajo que en el pasado marciano existió un lago que contaba con todos los ingredientes químicos necesarios para la vida además de la energía necesaria para sustentarla. Ahora, el robot está escalando el monte Sharp, un pico de 5.500 metros en el centro del cráter Gale. En su ladera, buscará más información sobre cómo cambiaron las condiciones climáticas a lo largo del tiempo.

¡Nos vamos a Marte!

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Marte    ~    Comentarios Comments (0)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

 Resultado de imagen de El proyecto con androides "Valquiria"
   Androides que allanaran el terreno a los humanos

Presente y futuro se dan la mano para explorar el Espacio. El sueño de conquistar el Cosmos se sustenta ahora en la era de la inteligencia artificial con la llegada de robots con capacidades humanas.

Un robot de este tipo, diseñado por Rusia, puede conducir un coche, utilizar una taladradora y hasta hacer flexiones. Su objetivo es pisar la Luna en 15 años.

De momento, este robot será enviado a la Estación Espacial Internacional para probar su funcionamiento en situación de gravedad cero.

Robonaut2 lleva 5 años en la ISS. Creado por la NASA, este robot-astronauta está entrenado para ejercer de médico en el Espacio. “Esperamos que los robots en el futuro sean capaces de mejorar los procedimientos médicos”, afirman los expertos. Manejado a distancia, puede además salir al exterior de la estación para reparala.

Aunque las ambiciones americanas en el espacio van más allá. La NASA quiere llegar con estos cosmonautas a los asteroides, cometas y planetas.

El proyecto con androides “Valquiria” acondicionará en 2030 el terreno de Marte, antes de la llegada del ser humano. Entonces habrán pasado 19 años desde la llegada del Curiosity al planeta rojo.

 

 

 

 

Europa abandona la primera misión de defensa frente a asteroides

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Marte    ~    Comentarios Comments (0)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Un proyecto de la NASA golpeará una roca espacial para desviar su trayectoria

 

 

El proyecto quiere investigar estrategias para esquivar asteroides peligrosos. ESA / EPV

El consejo ministerial de la Agencia Espacial Europea (ESA), presidido por el español Luis de Guindos, ha decidido no financiar la participación europea en el primer ensayo de defensa planetaria. Se trataba de observar cómo afecta en la trayectoria de una roca espacial recibir un golpe con un artefacto lanzado desde la Tierra. El proyecto de la ESA, denominado AIM (misión de impacto en asteroide, por sus siglas en inglés), se encargaba de vigilar al asteroide mientras DART, la nave de la NASA, choca contra él. En cambio, el consejo aprobó renovar la misión ExoMars para explorar Marte a partir de 2020 a pesar del accidente que sufrió su sonda el pasado octubre.

Todo lo que necesitas saber sobre el asteroide que causará una extinción masiva en la Tierra en septiembre de 2015

                       El día llegará. Dicen que cada millón de años nos visita uno y, el próximo, está al caer

El consejo ministerial reunido en Lucerna (Suiza), que le tocaba a España presidir, decidió no invertir el dinero que reclamaba la sección de Seguridad y Gestión del Tráfico en el Espacio para AIM. El objetivo era una pareja de asteroides, el sistema binario Didymos, formado por uno de 800 metros de diámetro y su luna (Didymoon), de 150 metros. El director general de la ESA, Jan Woerner, reconoció que no se había aprobado la misión pero no se había cancelado por completo. Woerner señaló que los países estaban de acuerdo en que hay que trabajar en “cómo defendernos” de un asteroide y por lo tanto se ha reservado una partida para rediseñar esta misión.

Imagen relacionada

La NASA hará que DART golpee a esta luna en octubre de 2022, aunque no cuente con apoyo europeo. Para ver en más detalle cómo afecta el choque, AIM tendría que haber llegado en mayo de ese año para observar antes, durante y después del impacto a más de 6 kilómetros por segundo. Pero no contaremos con ese análisis in situ. La misión conjunta se queda coja y así se quedará también la información que permitiría empezar a trabajar en defender la Tierra del futurible choque con un asteroide. AIM contaba con una importante participación española, con el Instituto de Astrofísica de Canarias en el desarrollo de un sistema pionero de comunicación por láser.

 

Luz verde para ExoMars

 

 

Resultado de imagen de Luz verde para Exo Mars

 

El consejo de la ESA decidió dar el visto bueno a la segunda parte de la misión ExoMars, a pesar del chasco que supuso el accidente de la sonda Schiaparelli. La nave se hizo papilla contra la superficie de Marte por un error informático, pero los responsables políticos han decidido volver a financiar este proyecto con 400 millones, lo que permitirá desplegar un vehículo en el planeta rojo para estudiar la existencia pasada o presente de vida allí.

Las decisiones que se tomaron en la reunión de estos dos días suponían una gran inversión de dinero fundamental para el futuro de la exploración espacial, pero también para el desarrollo de tecnologías. Entre otras cuestiones, se debatía la participación en la Estación Espacial Internacional (ISS), que necesitaba de una aportación suficiente de dinero para garantizar su siguiente fase de explotación. Finalmente, se comprometieron a mantener en marcha su participación en la estación hasta 2024. También se aprobó la nueva etapa del minitransbordador Space Rider.

Resultado de imagen de Luz verde para Exo Mars

                                                                          Exo Mars 2.018

En total, la ESA había pedido a los 22 estados miembros que financiaran proyectos que suman 11.000 millones de euros para los próximos años, y habría conseguido unos 10.300 millones. Acompañado por la secretaria general de Industria y Pyme, Begoña Cristeto, Guindos había explicado que el Gobierno comprometerá 600 millones de euros adicionales para diferentes programas de la ESA, por lo que la contribución hasta 2024 será de más de 1.500 millones, informa EFE.