viernes, 15 de diciembre del 2017 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




Miles de millones de Mundos en nuestra Galaxia

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Diversidad    ~    Comentarios Comments (0)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

             Miles de millones de planetas en zona habitable, solo en nuestra Galaxia.

Nuevos cálculos implican la existencia potencial de mucha agua y, lo más importante, de mucha vida. Siendo cierto que para que la vida pudiera surgir en nuestro planeta, se tuvieron que dar una gran cantidad de circunstancias que nos hace pensar en la rareza de que, en otros mundos, también pudiera pasar lo mismo. Sin embargo, el Universo, en todo lo que en él está presente, se repite una y otra vez: Cientos de miles de millones de estrellas, más de cien mil millones de galaxias… ¿Por qué la vida sería diferente?

Investigadores han calculado cuál es la probabilidad de que las estrellas de nuestra galaxia tengan planetas

 

Investigadores han calculado cuál es la probabilidad de que las estrellas de nuestra galaxia tengan planetas en zona habitable.

 

 Universo

Hasta ahora, los astrónomos han descubierto ya miles de exoplanetas en nuestra galaxia, la Vía Láctea. Mundos lejanos que giran alrededor de otras estrellas y muchos de los cuales, además, forman parte de sistemas planetarios que recuerdan a nuestro Sistema Solar. La sonda Kepler, especialmente diseñada para esta búsqueda, es el instrumento que más planetas extrasolares ha descubierto hasta ahora. Y ha sido precisamente utilizando sus datos como un grupo de investigadores de la Universidad Nacional de Australia y el Instituto Niels Bohr, en Copenhague, ha calculado cuál es la probabilidad de que las estrellas de nuestra galaxia tengan planetas en la zona habitable, esto es, a la distancia precisa de ellas para permitir que exista agua líquida en sus superficies.

Los resultados han sido sorprendentes. De hecho, los cálculos muestran que miles de millones de estrellas de nuestra galaxia pueden tener entre uno y tres planetas en sus zonas habitables, lo que implica la existencia potencial de mucha agua y, lo más importante, de mucha vida. El esperanzador estudio se publica hoy en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

Gracias a los instrumentos del Kepler los astrónomos han descubierto ya cerca de mil planetas alrededor de estrellas de nuestra galaxia y trabajan ahora para confirmar otros tres mil potenciales. Muchas estrellas cuentan con sistemas que contienen entre dos y seis planetas, aunque podría ser que hubiera más fuera del alcance de los instrumentos de la sonda Kepler, que está mejor equipada para buscar mundos grandes y que estén relativamente cerca de sus soles.

Pero los mundos que orbitan muy cerca de sus estrellas suelen ser demasiado calientes para la vida. Por eso, los investigadores han tratado de averiguar si también podría haber mundos algo más lejos de esos soles, en sus zonas habitables, donde el agua y la vida son teóricamente posibles. Para conseguirlo, los autores del estudio han llevado a cabo una serie de cálculos basados en una nueva versión de un método que tiene ya 250 años de antigüedad y que se conoce como la Ley de Titus-Bode.

Una ley planetaria

Formulada alrededor del año 1770, esta ley permitió calcular la posición exacta de Urano mucho antes de que fuera descubierto. La Ley de Titus-Bode afirma que existe una relación entre los periodos orbitales de los distintos planetas de nuestro sistema solar. Así, la relación entre el periodo orbital del primer y segundo planeta es la misma que existe entre el segundo y el tercero, que entre el tercero y el cuarto y así sucesivamente. Por eso, si sabemos cuánto tardan algunos de los planetas en completar una órbita alrededor de su estrella, es posible calcular cuánto tardarían otros planetas que aún no conocemos en hacer lo mismo, lo que nos permitiría calcular su posición.

“Decidimos usar este método para calcular las posiciones potenciales de planetas en 151 sistemas en los que Kepler ya había encontrado entre tres y seis mundos -explica Steffen Kjaer Jacobsen, del Instituto Niels Bohr-. En 124 de los sistemas planetarios, la Ley de Titus-Bode logró fijar la posición de los planetas. Usando el mismo método, intentamos predecir dónde podría haber más planetas algo más externos en esos sistemas solares. Pero sólo hicimos los cálculos para planetas cuya existencia pudiera después ser confirmada con los instrumentos del propio Kepler”.

En 27 de los 151 sistemas planetarios analizados, los planetas observados no se ajustaban, a primera vista, a la Ley de Titus-Bode. Por lo que los investigadores intentaron encajar los planetas en el “patrón” en el que los planetas deberían ubicarse. Luego añadieron los planetas aparentemente “perdidos” entre los que ya eran conocidos y añadieron, por último, un planeta adicional en cada sistema, más allá del mundo más lejano conocido. De este modo, lograron predecir un total de 228 planetas en los 151 sistemas planetarios.

“Hicimos entonces una lista prioritaria con 77 planetas de 40 sistemas planetarios -explica Jacobsen-. Los que tenían más posibilidades de ser vistos por Kepler. Y animamos a otros investigadores a buscar esos mundos. Si los encuentran, sería un indicativo de que el método se sostiene”.

Resultado de imagen de Mercurio muy cerca del Sol

Mercurio es el planeta más pequeño del Sistema solar y no tiene atmósfera. Al estar tan cerca del Sol, su temperatura en la superficie alcanza y sobrepasa los 300 grados Cº. Su paisaje está lleno de cráteres y gritas causados por meteoritos. Su año es de 3 meses, y, la vida en él parece difícil pero, no podemos negarlo, cosas más asombrosas hemos llegado a descubrir.

Los planetas más cercanos a sus estrellas están demasiado calientes como para tener agua y vida. Y los más alejados tampoco sirven por todo lo contrario: son demasiado fríos. Pero entre estos extremos está la zona habitable, donde el agua y la vida son teóricamente posibles. Por supuesto, la zona habitable varía de estrella a estrella, y depende de lo grande y brillante que ésta sea.

Por eso, los investigadores calcularon el posible número de planetas en las zonas habitables basándose en esos mundos “extra”, que habían añadido a los 151 sistemas planetarios estudiados siguiendo la Ley de Titus-Bode. Y el resultado fue de entre uno y tres planetas en la zona habitable para cada uno de los sistemas.

Sólidos y con agua líquida

Más allá de los 151 sistemas planetarios analizados, los científicos se fijaron también en otros 31 sistemas en los que ya se ha descubierto algún planeta en las zonas habitables o en los que bastaba con añadir un solo mundo extra para llevar a cabo los cálculos.

“En estos 31 sistemas planetarios -asegura Jacobsen- nuestros cálculos mostraron que tienen una media de dos mundos dentro de la zona habitable. Según las estadísticas y las indicaciones que tenemos, un buen porcentaje de esos planetas serían sólidos, con agua líquida y con posibilidades de albergar vida”.

Si extrapolamos estos resultados al resto de nuestra galaxia, significaría que sólo aquí, en la Vía Láctea, podría haber miles de millones de estrellas con planetas en la zona privilegiada para la vida. Jacobsen asegura que lo que pretende ahora es animar a otros investigadores para que rebusquen en los datos de Kepler y comprueben si los planetas predichos por él y su equipo existen realmente y se encuentran en las posiciones calculadas.

emilio silvera

¿En qué Universo estamos? ¿Habrá otros más allá del nuestro?

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Diversidad    ~    Comentarios Comments (0)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

  

 

“A pesar de la frecuencia con la que aparecen en novelas y películas de ciencia ficción, los universos paralelos no eran, hasta ahora, más que una especulación científica. Sin embargo, matemáticos de la Universidad de Oxford han demostrado que existen en realidad. Los universos paralelos existen. Así de contundentes son los resultados del último estudio efectuado por científicos de la Universidad de Oxford, en el que demuestran matemáticamente que el concepto de estructura de árbol de nuestro universo es real. Esta propiedad del universo es la que sirve de base para crear nuestra realidad.

La teoría de los universos paralelos fue propuesta por primera vez en 1950 por el físico estadounidense Hugh Everett, en la que intentaba explicar los misterios de la mecánica cuántica que resultaban completamente desconcertantes para los científicos. Expresado de una manera muy simplificada, lo que propuso Everett fue que cada vez que se explora una nueva posibilidad física, el universo se divide. Para cada alternativa posible se “crea” un universo propio.”

 

Los Matemáticos afirman que los Universos múltiples existen, y, si eso es así, coincide con algunas observaciones que han sido realizadas y que, de manera sorprendente, respaldan el resultado de la existencia de otros universos a partir del “borde” mismo del nuestro, y, además, es posible que, las grandes estructuras de estos universos (del más cercano), esté influenciando en el comportamiento del  nuestro que, se comporta como si existiera más materia de la que realmente hay debido a que, la fuerza de gravedad de esos “universos” vecinos, incide de manera real en este Universo nuestro. Como podréis comprobar, los distintos estudios sobre el tema, nos dan también, diferentes resultados y, confirmar la Inflacción, las ondas gravitatorias y la existencia del multiverso… ¡Nos queda lejos aún! Sin embargo, algunos se dejan llevar por el entusiasmo.

300

Los estudios del MAPW han derivado en deducciones que nos dicen: “El flujo oscuro es controvertido debido a que la distribución de materia en el universo observado no puede tenerlo en cuenta. Su existencia sugiere que alguna estructura más allá del universo visible – fuera de nuestro “horizonte” – está tirando de la materia en nuestra vecindad.

Ωbh= 0,002267 + o,000558/ - 0,000059

Ωch2 = 0,1131 ± 0.0034

ΩΛ      = 0,726± 0.015

n= 0,960 ± 0,013

τ          = 0,084 ± 0.016

σ= 0,812 ± 0.026

                      Los tres ingenios que estudian el problema planteado

Estos son los valores de los parámetros cosmológicos obtenidos a partir de los datos combinados de 5 años de observación de WMAP, medidas de distancia de supernovas tipo I y la distribución de galaxias Omega b, c, lambda que son las densidades de materia bariónica, materia oscura y energía oscura respecto a la densidad crítica (la correspondiente a un espacio euclideo) h = 0,71 es el parámetro de Hubble que mide la razón de expansión del universo, τ es la profundidad óptica, y ns y σson el índice espectral y la amplitud del espectro de las fluctuaciones de la materia, respectivamente.

Además de los parámetros cosmológicos, el estudio de la distribución estadística de las anisotropías en la intensidad de la polarización de la radiación también nos proporciona una información muy valiosa sobre la historia remota del Universo. El Modelo estándar de inflación predice que las fluctuaciones en la densidad de energía se distribuye siguiendo, muy aproximadamente, un campo aleatorio gausiano. Sin embargo el modelo estándar se basa en el caso ideal de existencia de un solo campo cuántico, el inflatón, que evoluciona lentamente hasta el mínimo de potencial.

En el artículo nos dicen:

“El flujo oscuro es controvertido debido a que la distribución de materia en el universo observado no puede tenerlo en cuenta. Su existencia sugiere que alguna estructura más allá del universo visible – fuera de nuestro “horizonte” – está tirando de la materia en nuestra vecindad.”

En los numerosos análisis realizados a los datos de WMAP se han encontrado una serie de “anomalías” cuyo origen está aún por determinar. En el artículo se nos dice:

mapa_flujo_oscuro

” El flujo oscuro es controvertido debido a que la distribución de la materia en el Universo observado no puede tenerlo en cuenta. Su existencia sugiere que alguna estructura más allá del Universo visible -fuera de nuestro “horizonte”- está tirando de la materia en nuestra vecindad”.

Es decir, que de lo que en realidad se trata es, de saber cuanto vale Omega (Ω), o, lo que es lo mismo, la cantidad de materia que contiene el Universo metiendo en ese “saco” tanto a la materia bariónica como a la oscura.

Las anomalías observadas no son debidas ni al ruido ni a residuos contaminantes, lo más probable es que sea debida a defectos topológicos en forma de textura. Seguramente la misión Planck de la ESA nos proporcionará la mejor medida de la anisotropía en la intensidad del Fondo Cósmico de Microondas en todo el cielo con una sensibilidad, resolución y cubrimiento frecuencial sin precedentes.

Las fronteras del conocimiento sobre el Universo se amplían día a día y, a no tardar mucho podremos saber sobre:

  • Las características de la época inflacionaria así como de las fluctuaciones primordiales en la densidad que allí se generaron.
  • La existencia de ondas gravitatorias primordiales.
  • La naturaleza de la materia oscura y la energía oscura y su contribución al contenido material/energético total del Universo.
  • La distribución de cúmulos de galaxias seleccionados mediante el efecto Sunyaev-Zeldovich.
  • La época de re-ionización”.
La inmensidad del Universo es notable y, nosotros, aunque hablemos de ello cada día, lo cierto es que, en nuestras mentes no se tiene una imagen real de tan inconmensurable escenario.

Y, muchas cosas más que de momento ignoramos y que, como nos van desvelando las observaciones y estudios realizados, cada día quedan más cerca de nuestro entendimiento gracias al trabajo de muchos y, sobre todo, al ingenio de los seres humanos que, con su inagotable imaginación y, por fin, unificando los conocimientos adquiridos durante largos años, ahora van aprendiendo a dirigir sus esfuerzos en la debida dirección, que nos llevará, a desvelar cosas que no comprendemos para saber, cada vez más profundamente, como funciona el Universo en el que vivimos y por qué de sus comportamientos.

La naturaleza a temperaturas muy bajas tiene una gran cantidad de sorpresas bajo la manga”, comenta Meyer. “No quiero especular sobre cuál resultará ser la explicación de la emisión criogénica, pero no me sorprendería si la estructura de banda de los semiconductores desempeña un papel importante”.

 

         Estructuras desconocidas arrastran las galaxias de nuestro universo

¡Hay tantas cosas que desconocemos! Pudiera incluso ser posible que, esa fuerza misteriosa que tira de nuestras galaxias y, cuya responsabilidad se la adjudicamos a “la materia oscura”, sea, enrealidad, la fuerza de Gravedad que generan cientos de miles de Galaxias situadas en otro universo que, vecino del nuestro, incide de manera directa en el comportamiento de los objetos que el nuestro contiene.

Resultado de imagen de Nuestro universo no está sólo

Porque, ¿quién puede asegurar que nuestro Universo es el único universo? Nosotros decimos, en relación a “nuestro” Universo, que comprende “todo” lo que existe, incluyendo el espacio, el tiempo y la materia. Claro que, al decir “todo lo que existe” nos estamos refiriendo al ámbito del propio Universo, sin pensar en que, más allá de éste nuestro, puedan existir otros iguales o diferentes que, como el nuestro, tenga también espacio, tiempo y materia, y, si es así, ¿Por qué esa materia vecina no puede incidir, con la fuerza de Gravedad que su materia genera, en éste Universo nuestro? Si recordamos bien, se dice que, tanto el alcance de la fuerza electromagnética como el de la Gravitatoria, son infinitos. De esa manera, esa materia que conforma otros universos, podría estar “tirando” de nuestras galaxias y, haciendo que corran a más velocidad de la que tendrían de no concurrir en escena, alguna otra fuerza externa. Claro que, nosotros, creyendo que la idea de otros universos es algo atrevida, hemos preferido adoptar a la “Materia Oscura” para que explique, o, más bien justifique, las anomalías observadas.

Una cosa sí que está clara, el Universo se está expandiendo, de manera que el espacio entre las galaxias está aumentando gradualmente, provocando un desplazamiento al rojo cosmológico en la luz procedente de los objetos distantes. Tal separación gradual, a medida que el tiempo pasa, hace que el Universo sea, cada vez más frío.

 

¿No pasará con los universos como ocurre con las galaxias? Sabemos que Andrómeda se nos echa encima a 100 Km/s, y, de la misma manera, son múltiples las galaxias que se han fundido en una sola galaxia mayor. Si eso es así (que lo es), si las leyes del Universo son las que son, ¿quién puede negar que al igual que las galaxias, también los universos se funden en otro mayor?

Yo, la verdad es que no acabo de estar de acuerdo con la dichosa “materia oscura”, algo me dice que hay algo más que no sabemos ver y, posiblemente, la fuerza de Graedad tenga alguna propiedad o extensión desconocida. Por otra parte,  la idea, no de universos paralelos que serían intangibles para nosotros al estar situados en otro plano dimensional, sino la idea de universos conexos que, de alguna manera, se relacionan entre sí a una escala tan enorme que aún no hemos podido captar.

Resultado de imagen de Las tres clases de universo

Creo firmemente que, eso debe ser así según los indicios que, cada vez son más fuertes apuntando en dicha dirección, y, esos modelos que nos hemos inventado del Universo Plano, Abierto o Cerrado, no son más que palos de ciego tratando de explicar lo que no comprendemos.

La materia que conforma nuestro Universo es la que podemos ver y detectar, la que confroman todos los objetos existentes nosotros incluidos, y, sin importar la forma que esté adoptando en este momento, la materia, materia es: es decir, Quarks y Leptones. Es posible que, seguramente, esté acompañada de esa otra escondida en eso que llamamos “fluctuaciones de vacío” donde, que sepamos, puede haber oculto mucho más de lo que hemos podido localizar, ya que, su dominio, el dominio de los llamados “océanos de Higgs” nos quedan muy, pero que muy lejos, y, ahora, con el LHC, posiblemente podamos obtener algunas de las respuestas tan deseadas y necesarias para rellenar muchos de los espacios “vacíos” que están presentes en nuestros conocimientos limitados.

Screenshot of CERN's new blog

Pensemos en el Universo y que con el Hubble y otros magníficos aparatos tecnológicos de complejo diseño, hemos podido acceder a un conocimiento más profundo de lo que puede ser la materia y las partículas de que está conformada. Por otra parte y pensando en el enorme costo que nos suponen esos inmensos aceleradores de partículas que nos llevan (durante una fracción de segundo) al instante mismo de la creación para que, allí, podamos “ver” lo que fue y entender, de esa manera, lo que es, a costa de una inemnsa energía. Precisamente por ello, sería deseable busca otros caminos más dinámicos y menos costosos (la Química) que nos llevaran hasta el mismo lugar sin tanta estructura y con menos esfuerzo económico que se podría destinar a otros proyectos del espacio.

Imagen relacionada

Sabemos de su magnificencia y de su “infinitud”. Lleva 13.700 millones de años creciendo, y, hemos logrado la proeza de captar galaxias situadas a unos 13.ooo millones de años-luz de nosotros, es decir, de cuando el Universo era muy joven.

Con las nuevas generaciones de aparatos, con las nuevas y más avanzadas tecnologías, seguramente, alcanzaremos a poder ver, incluso el momento mismo de “la gran explosión”.

Sin embargo, tales hallazgos no serán suficientes para explicar todo lo que en verdad existe y está ahí, “junto” a nosotros, haciéndonos señales que no podemos captar, y, seguramente, enviándonos mensajes que no podemos recibir.

¡Algún día, muy lejos en el futuro, podremos, al fin saber, en qué Universo estamos y si, éste Universo nuestro, tiene otros hermanos!

“Kashlinsky y su equipo afirman que su observación representa la primera pista de lo que hay más allá del horizonte cósmico. Al averiguarlo, podremos saber cómo se veía el universo inmediatamente después del Big Bang, o si nuestro universo es uno de muchos. Otros no están tan seguros. Una interpretación diferente dice que no tiene nada que ver con universos extraños sino el resultado de un defecto en una de las piedras angulares de la cosmología, la idea de que el universo debe verse igual en todas direcciones. O sea, si las observaciones resisten un escrutinio preciso.”

Resultado de imagen de Los bordes del Universo, su final

“Las estructuras más allá del “borde” del Universo observable, el cual están esencialmente confinados a una región con un radio de 14 mil millones de años luz, dado que sólo la luz dentro de esta distancia ha tenido tiempo de llegar hasta nosotros desde el Big Bang.

En el escenario de inflación, la expansión está dirigida por un campo de energía de un origen misterioso. Erickcek y sus colegas argumentan que la asimetría podría ser el remanente de las fluctuaciones en un campo de energía adicional, el cual empezó siendo diminuto, pero estalló por la inflación hasta que se hizo mayor que el universo observable.

Como resultado, el valor de este campo de energía varió desde un lado del universo al otro en los inicios, aumentando las variaciones de temperatura – y densidad de materia – en un lado del cielo con respecto a otro.

Resultado de imagen de La inflación  del Universo

La conclusión, si es correcta, haría añicos una apreciada suposición sobre el universo. “Uno de los sustentos básicos de la cosmología es que el universo es el mismo en todas las direcciones, y el modelo estándar de la inflación se construye sobre estos cimientos”, dijo Erickcek a New Scientist. “Si la asimetría es real, entonces nos dice que un lado del universo es de algún modo distinto al otro lado”.

“El universo, tan vasto para la mayoría de nosotros, a veces les resulta pequeño a los cosmólogos. Observando a enormes distancias de la Tierra han encontrado una “ventana” que podría mostrarnos que existe algo más allá de los 45.000 millones de años luz, el “borde final” observable de esta burbuja cósmica que nos aloja. ¿Constituye esto una evidencia de la existencia otros universos?”

He buscado diversas opiniones y estudios que arriba están para su lectura, y, también he plasmado aquí mis propias opiniones sobre todo este complejo tema. Leyendo a unos y otros sabemos que, a nada se ha llegado de manera definitiva pero, la idea de que más allá del horizonte de nuestro Universo, hay algo más, toma fuerza y amplia nuestra visión en relación a dónde podemos estar y lo que, verdaderamente pueda ser todo esto.

Para más abundamiento, se incluyen hoy dos entrevistas que el Pais publicó sobre el tema y, con ellas, oyendo lo que los científicos opinan del tema, podéis sacar vuestras propias conclusiones.La mías es: ¡Que todo es posible! Sin embargo, necesitamos Tiempo para demostrarlo.

emilio silvera

Miles de millones de Mundos en nuestra Galaxia

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Diversidad    ~    Comentarios Comments (0)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Miles de millones de planetas en zona habitable, solo en nuestra Galaxia.

Nuevos cálculos implican la existencia potencial de mucha agua y, lo más importante, de mucha vida

Investigadores han calculado cuál es la probabilidad de que las estrellas de nuestra galaxia tengan planetas

 

 

Investigadores han calculado cuál es la probabilidad de que las estrellas de nuestra galaxia tengan planetas en zona habitable.

 

 

Hasta ahora, los astrónomos han descubierto ya miles de exoplanetas en nuestra galaxia, la Vía Láctea. Mundos lejanos que giran alrededor de otras estrellas y muchos de los cuales, además, forman parte de sistemas planetarios que recuerdan a nuestro Sistema Solar. La sonda Kepler, especialmente diseñada para esta búsqueda, es el instrumento que más planetas extrasolares ha descubierto hasta ahora. Y ha sido precisamente utilizando sus datos como un grupo de investigadores de la Universidad Nacional de Australia y el Instituto Niels Bohr, en Copenhague, ha calculado cuál es la probabilidad de que las estrellas de nuestra galaxia tengan planetas en la zona habitable, esto es, a la distancia precisa de ellas para permitir que exista agua líquida en sus superficies.

Los resultados han sido sorprendentes. De hecho, los cálculos muestran que miles de millones de estrellas de nuestra galaxia pueden tener entre uno y tres planetas en sus zonas habitables, lo que implica la existencia potencial de mucha agua y, lo más importante, de mucha vida. El esperanzador estudio se publica hoy en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

Gracias a los instrumentos del Kepler los astrónomos han descubierto ya cerca de mil planetas alrededor de estrellas de nuestra galaxia y trabajan ahora para confirmar otros tres mil potenciales. Muchas estrellas cuentan con sistemas que contienen entre dos y seis planetas, aunque podría ser que hubiera más fuera del alcance de los instrumentos de la sonda Kepler, que está mejor equipada para buscar mundos grandes y que estén relativamente cerca de sus soles.

Pero los mundos que orbitan muy cerca de sus estrellas suelen ser demasiado calientes para la vida. Por eso, los investigadores han tratado de averiguar si también podría haber mundos algo más lejos de esos soles, en sus zonas habitables, donde el agua y la vida son teóricamente posibles. Para conseguirlo, los autores del estudio han llevado a cabo una serie de cálculos basados en una nueva versión de un método que tiene ya 250 años de antigüedad y que se conoce como la Ley de Titus-Bode.

Una ley planetaria

 

 

Formulada alrededor del año 1770, esta ley permitió calcular la posición exacta de Urano mucho antes de que fuera descubierto. La Ley de Titus-Bode afirma que existe una relación entre los periodos orbitales de los distintos planetas de nuestro sistema solar. Así, la relación entre el periodo orbital del primer y segundo planeta es la misma que existe entre el segundo y el tercero, que entre el tercero y el cuarto y así sucesivamente. Por eso, si sabemos cuánto tardan algunos de los planetas en completar una órbita alrededor de su estrella, es posible calcular cuánto tardarían otros planetas que aún no conocemos en hacer lo mismo, lo que nos permitiría calcular su posición.

“Decidimos usar este método para calcular las posiciones potenciales de planetas en 151 sistemas en los que Kepler ya había encontrado entre tres y seis mundos -explica Steffen Kjaer Jacobsen, del Instituto Niels Bohr-. En 124 de los sistemas planetarios, la Ley de Titus-Bode logró fijar la posición de los planetas. Usando el mismo método, intentamos predecir dónde podría haber más planetas algo más externos en esos sistemas solares. Pero sólo hicimos los cálculos para planetas cuya existencia pudiera después ser confirmada con los instrumentos del propio Kepler”.

En 27 de los 151 sistemas planetarios analizados, los planetas observados no se ajustaban, a primera vista, a la Ley de Titus-Bode. Por lo que los investigadores intentaron encajar los planetas en el “patrón” en el que los planetas deberían ubicarse. Luego añadieron los planetas aparentemente “perdidos” entre los que ya eran conocidos y añadieron, por último, un planeta adicional en cada sistema, más allá del mundo más lejano conocido. De este modo, lograron predecir un total de 228 planetas en los 151 sistemas planetarios.

“Hicimos entonces una lista prioritaria con 77 planetas de 40 sistemas planetarios -explica Jacobsen-. Los que tenían más posibilidades de ser vistos por Kepler. Y animamos a otros investigadores a buscar esos mundos. Si los encuentran, sería un indicativo de que el método se sostiene”.

Los planetas más cercanos a sus estrellas están demasiado calientes como para tener agua y vida. Y los más alejados tampoco sirven por todo lo contrario: son demasiado fríos. Pero entre estos extremos está la zona habitable, donde el agua y la vida son teóricamente posibles. Por supuesto, la zona habitable varía de estrella a estrella, y depende de lo grande y brillante que ésta sea.

Por eso, los investigadores calcularon el posible número de planetas en las zonas habitables basándose en esos mundos “extra”, que habían añadido a los 151 sistemas planetarios estudiados siguiendo la Ley de Titus-Bode. Y el resultado fue de entre uno y tres planetas en la zona habitable para cada uno de los sistemas.

Sólidos y con agua líquida

 

 

Más allá de los 151 sistemas planetarios analizados, los científicos se fijaron también en otros 31 sistemas en los que ya se ha descubierto algún planeta en las zonas habitables o en los que bastaba con añadir un solo mundo extra para llevar a cabo los cálculos.

“En estos 31 sistemas planetarios -asegura Jacobsen- nuestros cálculos mostraron que tienen una media de dos mundos dentro de la zona habitable. Según las estadísticas y las indicaciones que tenemos, un buen porcentaje de esos planetas serían sólidos, con agua líquida y con posibilidades de albergar vida”.

Si extrapolamos estos resultados al resto de nuestra galaxia, significaría que sólo aquí, en la Vía Láctea, podría haber miles de millones de estrellas con planetas en la zona privilegiada para la vida. Jacobsen asegura que lo que pretende ahora es animar a otros investigadores para que rebusquen en los datos de Kepler y comprueben si los planetas predichos por él y su equipo existen realmente y se encuentran en las posiciones calculadas.

Evadirse del mundo de vez en cuando… ¡Es bueno para la mente!

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Diversidad    ~    Comentarios Comments (1)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

  Nos dice Stephen Hawkins, ahora, que los Agujeros negros no exidsten y, sólo se me ocurre una pregunta ante tal dislate…

«
cuerdascuantica.jpg

No siempre es bueno creerse más de lo que somos. Autoestima… Sí, pero… con limitaciones.
¿Y si nos evadimos del mundo por un rato para pasar a otro mundo mágico que nos transporte a otros lugares, donde la música y una dulce voz nos pueda transportar? Bueno, al menos por mi parte, me apunto a ese viaje mágico que nos alejará, por un buen rato de los problemas cotidianos.

Sarah Brightman – Live In Vienna COMPLETE – YouTube

 

 

catedral de viena

 

La Catedral de San Esteban de Viena

 

 

En este  incomparable marco de la inmensa Catedral de Viena, con las adecuadas luces y con un público que abarrotaba cada rincón del recinto, la cantante Sarah Brightman dio un concierto que, quisiera compartir con ustedes. Está bien que hablemos de Física y Astronomía, de posibles seres de otros mundos, de la mente y la filosofía pero, de vez en cuando, necesitamos evadirnos de este mundo nuestro… sin que tengamos que salir de él.
                                          Escuchemos un rato su voz y olvidemos la fealdad del mundo
emilio silvera

 

Un Cuento de Nylon

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Diversidad    ~    Comentarios Comments (3)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

 El telescopio BICEP 2 captó las primeras evidencias de la llamada "inflación cósmica"
El telescopio BICEP 2 captó las primeras evidencias de la llamada “inflación cósmica” (AP)
Físicos estadounidenses anunciaron en el pasado mes de marzo haber detectado por primera vez las ondas de gravedad que recorrieron el espacio justo después del Big Bang, un descubrimiento histórico que consolida esta teoría del origen del universo hace 14.000 millones de años. Esta primera observación de estas ondas gravitatorias primordiales, previstas en la teoría de la relatividad de Albert Einstein, confirma la expansión extremadamente rápida del universo en la primera fracción de segundo de su existencia, una fase llamada inflación cósmica. Esta teoría había sido enunciada inicialmente en 1979 por el físico estadounidense Alan Guth.
Claro que no todo el mundo está de acuerdo con estas teorías y postulados y, sobre el tema en general se ha publicado un amplio artículo que, nuestro amigo Nelson nos envía desde Montevideo (Uruguay), del que omito la primera parte porque se adentra en terrenos de profundos pensamientos político-religiosos y filosóficos que no a todos les gustaría. Así que les pongo el resto del interesante trabajo que hace un  buen repaso del panorama de la ciencia y lo que de los postulados actuales opinan los autores.
BIG BANG -BOSÓN DE HIGGS- PARTÍCULA DE DIOS:
“Hoy, nuevamente está de moda la vieja idea del Big Bang (gran estallido o explosión) reflotada por científicos de los países capitalistas centrales (Universidades de Inglaterra, EEUU, Alemania, etc.), o incluso algunos periféricos como Universidad de la Plata(Argentina), que le hacen loas y coro a los primeros.
Es así que a través de enormes “aceleradores o colisionadores de partículas” o átomos, han esbozado la teoría complementaria al Big Bang que llamaron “Bosón de Higgs” (recordando a dos científicos: el 1º hindú y el 2º inglés) o Campo Magnético de Higgs.
Esta  teoría intenta responder a los que cuestionaron de dónde salía la energía para provocar el Big Bang y de allí el campo o bosón magnético de Higgs.  Años más tarde, con el propagandístico nombre de la “partícula de dios” complementan retomando las teorías anteriores, intentando decir que por ese camino llegarán a dios y al origen del mundo. (La partícula de Dios: si el universo es la respuesta, ¿cuál es la pregunta? es un libro de divulgación cien tífica de 1993 escrito por el físico ganador del premio Nobel León M. Lederman y el escritor de ciencias Dick Teresi.)
Sin embargo no han de llegar a nada porque su punto de partida es equivocado Por el contrario: la materia o lo que es lo mismo la energía, no fue creada sino que existió siempre, así de sencillo y de profundo. Lo que no existe es un dios ni origen del mundo.
En el año 1928 se descubrió que el átomo (no divisible de los griegos) estaba compuesto por protones, electrones y fotones.  Se pensó que allí se habían encontrado los “ladrillos de la materia”, la última subdivisión posible y que no había más.
Hasta hoy se han descubierto varios cientos más: positrones, hadrones, etc.  Se sigue buscando y no se convencen que esta búsqueda es infinita hacia lo más chico y también es infinita hacia lo más grande: el universo.
La materia no se crea ni se destruye, se transforma continuamente. Esto ya ha sido comprobado por numerosos estudios científicos, incluso Albert Einstein con sus 2 teorías sobre la relatividad postuló que materia (masa) y energía son lo mismo en su famosa ecuación matemática E = m.c2, es decir la energía E es igual a la masa (m) multiplicada por el cuadrado de la velocidad de la luz(c). La velocidad de la luz es de 300.000 km por segundo.  La luz es al mismo tiempo una partícula y una onda, y viaja en forma de “paquetes”.
Ley de Planck a diferentes temperaturas en función de la frecuencia para la radiación del cuerpo negro
 De allí el nombre de “quanta” (paquete: Max Planck, 1900) que denomina a la nueva física y matemática “cuántica”. Por lo tanto la luz también es materia y no otra cosa, y se curva por la gravedad como vaticinó y demostró Einstein  (es necesario decir  que Einstein pasó filosóficamente de ser idealist a a una posición materialista tomando como referente a Espinosa, pero nunca llegó a tener un pensamiento materialista dialéctico).
Si leemos  Dialéctica de la naturaleza veremos que Engels dice lo mismo 60 años antes. Para la dialéctica materialista, la energía, la materia y el movimiento es lo mismo.  Su antecesor griego Heráclito ya decía:”todo fluye”, es decir todo es movimiento, todo es cambio y todo es materia.
¿Qué es lo que sucede con la mayoría de los científicos?
 Que tienen una formación unilateral, han estudiado sólo eso: su ciencia en particular, no tienen una formación integral, multidisciplinaria. No han estudiado filosofía ni historia porque en general además han tenido una orientación anglosajona, que les dice para qué van a estudiar materias “sociales” si no sirven para nada.
Al no haber estudiado a fondo la historia y la filosofía, cometen grandes errores en sus investigaciones y teorías sobre el cosmos.  La Lógica clásica no les sirve, deberían estudiar dialéctica materialista que está más acorde con la física cuántica y la matemática cuántica.  De paso les saca de la cabeza la atrasada idea de un dios o de un primer motor que es una premisa falsa del arranque, del principio de sus teorías.
Dicho sea de paso, es la enseñanza que se propone implantar en Uruguay (reforma del BID), sacar todas las materias sociales (filosofía, historia, economía, etc.) y dar matemáticas, física, química, informática e inglés.
  A nivel de formación de ingenieros por ejemplo: el ingeniero uruguayo tiene una formación general global incluidas materiales sociales. Tiene formación específica en mecánica por ejemplo, pero ya estudió también con cierta profundidad la rama eléctrica y la rama de construcciones civiles.  Todo ello  le permite potencialmente resolver problemas nuevos.
Dentro de la misma orientación equivocada  anglosajona (tomada de la Instituto Tecnológico  de Massachusetts, MIT, de EEUU) se trata de implantar la Universidad Tecnológica del Uruguay (UTEC).
La física tradicional newtoniana dice que los materiales sólidos son inertes, sin embargo se ha demostrado que los átomos de los sólidos están formados interiormente por electrones, protones, etc. que giran alrededor del núcleo. En los sólidos giran más rápidamente que en los átomos de los líquidos y los gases, de allí su mayor  dureza. Los electrones (carga negativa) están en una contradicción u oposición con los protones (carga positiva), pero forman parte de una unidad (unidad de los contrarios).
 En determinadas condiciones (por ejemplo agregarle al núcleo un neutrón que tiene carga neutra), desbalancea el equilibrio entre protones y electrones, el núcleo se rompe en 2 partes y libera enorme energía, es la fisión nuclear, que  genera energía atómica o nuclear. Llevado a gran escala puede ser una bomba at&oac ute;mica o generar energía atómica para uso pacífico, aunque también implica enormes riesgos.
Todos los avances de la ciencia han comprobado la certeza de los postulados de la dialéctica materialista: transformación de la cantidad en calidad y viceversa, 2 polos contrarios o contradictorios, la unidad de los contrarios, la negación de la negación en la formación de nuevos elementos, el todo es mayor y cualitativamente diferente que la suma de sus partes(superando la matemática tradicional que nos decía que el todo es igual a la suma de las partes), la materia no se crea sino que siempre existió.
                                    No parece que fuera de esta manera como sucedieron las cosas
A pesar de todas las evidencias de sus propios descubrimientos, aún así los investigadores científicos no estudian la filosofía dialéctica y materialista.
Los renglones anteriores son pantallazos generales de un tema trascendente y fundamental que puede ser detallado y profundizado para los que les interese este tema, por numerosos escritos, entre ellos Dialéctica de la naturaleza (Engels),  Ludwig Feüerbach y el fin de la filosofía clásica alemana (Engels), Feuerbach.
 Oposición entre las concepciones materialistas e idealistas (Marx y Engels)La ideología alemana (Marx y Engels),Manuscritos económicos y  filosóficos (Marx), Materialismo y empiriocriticismo (Lenin),Cuadernos filosóficos (Lenin) Los libros anteriores y otros se encuentran en www.marxists.org (en varios idiomas).
Un artículo del uruguayo Héctor Marabotto:
                       Alan Woods habla sobre la crisis capitalista mundial
Del año 2000 es un excelente libro del matemático y marxista inglés Alan Woods: Razóny Revolución .Ver:
 Dice cosas interesantes, algunas ya mencionadas aquí y otras como que los polos sur y norte se han intercambiado en la historia de la tierra, es probable que haga 700.000 años, el polo norte estuviera en el polo sur y viceversa, que esto ha sucedido varias veces.  Coincidiendo con lo que sucede dentro del átomo, que el protón se transforma en electrón y viceversa.
Adelanta que para los que anhelan algún día viajar al pasado, no es posible, porque el tiempo tiene un solo sentido, hacia adelante. Es como una flecha o vector.
Lo más dramático de todo es ver en qué manos está la ciencia del cosmos. Están atrasados 200 años estos científicos, están detrás de una quimera, de un imposible.  Todas sus teorías son “puro verso”, la ciencia para serlo debe demostrar lo que postula
Veamos textual lo que cuenta y recopila Alan Woods (Razón y Revolución, página 92):
“Problemas con la constante de Hubble
Actualmente existe una fuerte polémica entre los defensores del Big Bang en relación a la supuesta edad del universo. De hecho, el “modelo estándar” en su conjunto está en crisis. Observamos el espectáculo de los respetables hombres de ciencia atacándose los unos a los otros en público utilizando un vocabulario no precisamente de lo más caballeroso. Y todo por la llamada constante de Hubble.
z = \frac{\<a href=lambda_1-\lambda_2}{\lambda_1} = \frac{H_0}{c}D" />
 Es la fórmula con la que se mide la velocidad a la que se mueven las cosas en el universo, y es de vital importancia para los que quieren descubrir la edad y el tamaño del universo. ¡El problema es que nadie sabe lo que es!
Edwin Hubble aseguró que la velocidad con la que se separan las galaxias era proporcional a su distancia de nosotros, cuanto más lejos, más rápidamente se movían.
Esto se expresa en la Ley de Hubble -v (velocidad) = H x d (distancia)- . En esta ecuación, la H se conoce como constante de Hubble. Para poder medirla necesitamos tener dos valores: la velocidad y la distancia de una galaxia en concreto. La velocidad se puede calcular por el desplazamiento al rojo. Pero la distancia entre galaxias no se puede medir con una regla.
De hecho, no existen instrumentos fiables para medir distancias tan grandes. HAY aquí está el problema!
Los expertos no se ponen de acuerdo sobre el valor real de la constante de Hubble, como quedó cómicamente claro en un reciente programa de televisión en Channel 4: “Michael Pierre dice que, sin duda, la constante de Hubble es 85, Gustaf Tamman asegura que es 50, George Jacobi 80, Brian Schmidt 70, Michael Robinson 50, y John Tonry 80.
 La diferencia entre 50 y 80 puede parecer no muy grande” dice el folleto de Channel 4, “pero es crucial para la edad del universo. Si la constante es muy alta, los astrónomos podrían estar en el proceso de demostrar la falsedad de su teoría más importante.”
La importancia de esto es que cuanto mayor sea Hubble, más rápidamente se mueven las cosas, y más cerca en el pasado es el momento en que el big bang supuestamente tuvo lugar.
 En los últimos años se han aplicado nuevas técnicas para medir la distancia de las galaxias, lo que ha llevado a los astrónomos a revisar sus primeros cálculos drásticamente. Esto ha provocado consternación en la comunidad científica, puesto que los cálculos de la constante de Hubble han ido creciendo cada vez más.
Las últimas estimaciones colocan la edad del universo a sólo 8.000 millones de años.
                 Verdaderamente es difícil asegurar nada
¡Esto significaría que hay estrellas que son más viejas que el universo! Esto es una contradicción flagrante -y no dialéctica, sino simplemente absurda-
“Bien”, comenta Carlos Frank, citado en el mismo folleto, “si resulta que las edades de las estrellas son mayores que el tiempo de expansión del universo, deducido de la medición de la constante de Hubble y la medición de la densidad del universo, entonces tenemos una auténtica crisis. Sólo te queda una opción: tienes que abandonar las suposiciones básicas sobre las que se basa el modelo del universo.
En este caso, tienes que abandonar algunas, quizás todas, de las suposiciones básicas sobre las que se basa la teoría del big bang”.
Prácticamente no existe ningún tipo de prueba empírica que apoye la teoría del big bang.
La mayor parte del trabajo que se ha hecho para demostrarla es de carácter puramente teórico, basándose en fórmulas matemáticas esotéricas y complicadas. Las numerosas contradicciones entre el esquema preconcebido del “big bang” y la realidad observada han sido cubiertas cambiando constantemente las premisas para mantener a toda costa una teoría sobre la que se han construido tantas reputaciones académicas.
Según esta teoría nada en el universo puede ser más viejo que 15.000 millones de años. Pero hay pruebas que contradicen esta afirmación. En 1986, Brent Tully de la Universidad de Hawái descubrió enormes aglomeraciones de galaxias (“súper-cúmulos”) de 1.000 millones de años luz de longitud, 300 millones de años luz de ancho y 100 millones de años luz de espesor.
Para que se pudieran haber formado objetos de este tamaño se necesitarían entre 80.000 y 100.000 millones de años luz, es decir entre cuatro y cinco veces más de lo permitido por los defensores del big bang. Desde entonces ha habido otros resultados que tienden a confirmar estas observaciones”.(nota: El año luz no es una unidad de tiempo, sino de distancia. La luz tarda 8 minutos en viajar desde el Sol hasta la Tierra. Tomando para la velocidad de la luz un valor de 300.000 km/s, un a&ntil de;o luz equivale en números redondos a 9.461.000.000.000 km.  Año luz es la distancia recorrida por un fotón de luz en 365 días)
Alan Woods: “No se puede hacer una revolución a medias”
Y continúa Alan Woods:
“El The New Scientist (5 de febrero de 1994) traía un informe sobre el descubrimiento por parte de Charles Steidel del Massachusetts Institute of Technology y Donald Hamilton del California Institute of Technology en Pasadena, de un cúmulo de galaxias con implicaciones importantes para la teoría del big bang:
“El descubrimiento de un cúmulo de estas características significa problemas para las teorías de la materia oscura fría, que parten de la base que una gran parte de la masa del universo se encuentra en objetos fríos y oscuros como planetas o agujeros negros.
Estas teorías predicen que el material del universo primitivo se agrupó empezando “por abajo”, es decir, que las galaxias se formaron primero, y después se agruparon en cúmulos”.
Como de costumbre, la reacción inicial de los astrónomos es recurrir a mover de nuevo los postes, ajustando la teoría para que encaje con los hechos.Mauro Giavalisco del Baltimore Space Telescope Science Institute “cree que podría ser posible explicar el nacimiento del primer cúmulo de galaxias con un desplazamiento al rojo de 3,4 afinando la teoría de la materia oscura fría. Pero añade una advertencia. ‘Si se encuentran diez cúmulos con un desplazamiento al rojo de 3,5 sería el fin de las teorías de la materia oscura fría’”
Podemos dar por supuesto que existen no diez, sino un número mucho mayor de estos enormes cúmulos y que serán descubiertos. Y estos, a su vez sólo representarán una parte minúscula de toda la materia que va mucho más allá de los límites del universo observable y se extiende hasta el infinito.
Todo intento de poner un límite al universo material está condenado al fracaso. La materia no tiene fronteras, ni a nivel subatómico, ni en relación al tiempo y al espacio
Continúa Alan Woods:
“El gran crujido y el supercerebro
“Dies irae, dies illa Solvet saeclum in favilla”
(Tomas de Celano, Dies irae)
“Ese día, el día de la ira, convertirá el universo en ceniza”.
 (Canto fúnebre medieval)
De la misma manera en que no pueden ponerse de acuerdo sobre el origen del universo, tampoco se ponen de acuerdo sobre su supuesto final, ¡aunque todos están de acuerdo en que acabará muy mal! Según una escuela de pensamiento, llegará un momento en que la gravedad detendrá la expansión del universo, a partir de entonces todo el universo colapsará sobre sí mismo, llevando a un “gran crujido” (“big crunch”) en el que acabaremos tal y como empezamos, de vuelta al huevo cósmico.
 ¡De eso nada! exclama otra escuela de defensores del big bang. La gravedad no es suficientemente fuerte como para eso.
El universo simplemente seguirá expandiéndose indefinidamente, haciéndose cada vez más delgado, al igual que “Agustín que no quería comerse la sopa”, hasta que llegue un momento en que se disipe en la noche oscura de la nada.
Hace décadas, Ted Grant, utilizando el método del materialismo dialéctico, demostró la falta de base tanto de la teoría del origen del universo del big bang como de la teoría alternativa del estado estacionario planteada por Fred Hoyle y H. Bondi.
Más tarde, se demostró que la teoría del estado estacionario, basada en la creación continua de la materia a partir de la nada, era falsa.
 Por lo tanto la teoría del big bang “ganó” por incomparecencia del adversario, y sigue siendo defendida por la mayor parte de la comunidad científica. Desde el punto de vista del materialismo dialéctico, no tiene sentido hablar del “principio del tiempo”, o de la “creación de la materia”. Tiempo, espacio y movimiento son el modo de existencia de la materia, que no se puede crear ni destruir. El universo ha existido por todo el tiempo, como materia y (lo que es lo mismo) energía en constante cambio, movimiento y evolución.
Todos los intentos de encontrar un “principio” o un “final” al universo material fracasarán inevitablemente. ¿Pero cómo explicarse esta extraña regresión al punto de vista medieval del sino del universo?
Aunque es absurdo intentar buscar un vínculo causal directo entre los procesos de la sociedad, la política y la economía, y el desarrollo de la ciencia (la relación no es ni automática ni directa, sino mucho más sutil), es difícil resistirse a sacar la conclusión de que el punto de vista pesimista de algunos científicos en relación al futuro del universo no es accidental, sino que está relacionado de alguna manera con el sentimiento general de que la sociedad ha llegado a un callejón sin salida.
Se acerca el fin del mundo. Este no es un fenómeno nuevo
La misma  sensación de estar sentenciado estaba presente en el período de declive del Imperio Romano y al final de la Edad Media.
En cada caso, la idea de que el mundo llegaba a su fin reflejaba el hecho de que un sistema concreto de sociedad había agotado sus posibilidades y había llegado al momento de su extinción. Lo que era inminente no era el fin del mundo, sino el colapso del esclavismo y del feudalismo”.
Sigue más adelante Alan Woods:
“Ya hemos visto como la teoría del big bang abre la puerta a la religión y todo tipo de ideas religiosas. Borrar la distinción entre ciencia y misticismo es retroceder 400 años atrás. Es un reflejo de la corriente de estado de ánimo irracional en la sociedad. E invariablemente lleva a conclusiones de tipo reaccionario
A continuación un ejemplo típico de la clase de literatura que plantean los partidarios de la teoría del big crunch:
“En los momentos finales, la gravedad pasa a ser la fuerza que lo domina todo, aplastando sin compasión materia y espacio. La curvatura del espacio-tiempo aumenta incluso más rápidamente. Regiones cada vez más grandes son comprimidas en volúmenes cada vez más pequeños.
Según la teoría convencional, la implosión se hace infinitamente potente, aplastando toda la materia fuera de la existencia y arrasando cualquier cosa física, incluyendo el tiempo y el espacio mismos, en una singularidad espacio-temporal.
}Este es el final
“El ‘big crunch’ tal como lo entendemos, no es sólo el final de la materia. Es el final de todo. Debido a que el propio tiempo cesa en el big crunch, no tiene sentido preguntarse qué sucede después, de la misma manera que no tiene sentido preguntarse qué sucedió antes del big bang. No hay “después” de ningún tipo para que suceda nada, no hay tiempo ni siquiera para la inactividad ni espacio para el vacío.
 Un universo que viene de la nada en el big bang desaparecerá en la nada en el big crunch, no dejando ni siquiera una memoria de sus gloriosos pocos millones de años de existencia”
¿No es asombroso que, después de dos mil años de los mayores avances de la ciencia y la cultura humanas, nos encontremos de vuelta al Libro de las revelaciones? Engels advirtió ya hace cien años que, dando la espalda a la filosofía, los científicos acabarían inevitablemente en el “mundo de los espíritus”. Desgraciadamente esta predicción ha resultado ser demasiado precisa. “
Hasta aquí el extracto del interesante libro de Alan Woods:
Razón y Revolución
En definitiva, ¿a quién sirven estas ideas de Big Bang-Bosón de Higgs-Partícula de dios? A las religiones, para continuar influyendo en las personas (científicos incluidos), alejándolos de una correcta interpretación del mundo en general y en particular de las causas de sus necesidades inmediatas insatisfechas de comida, salud, educación, vivienda, etc.
Para la interpretación marxista del mundo (materialista y dialéctica), las causas de las injusticias están en la existencia de clases contrapuestas en la Historia del Hombre, llámense esclavistas y esclavos, señores feudales y siervos, capitalistas y trabajadores asalariados.
Englobadas bajo el nombre de clases explotadoras y clases explotadas, donde las primeras se apropian del trabajo de las segundas.
Carlos Marx escribió “El capital”, donde mediante el método dialéctico materialista nos explica cómo funciona el sistema capitalista, de expropiación del trabajo ajeno, del trabajo de los que viven de su salario, de los que se apropia de gran parte del producto de su fuerza de trabajo, que denomina “plusvalor” y les paga solamente lo necesario para que no se mueran de hambre, porque los precisa para el día siguiente donde los seguirá explotando. Y encima les dice el cuento de que son personas libres y que viven en un Estado de libertad y democracia.
Las religiones siempre han estado al frente o del lado de los explotadores, contribuyendo con esto a mantener sumisos a los que trabajan “porque así lo dispuso dios”.  Más allá de que existan dentro de estas religiones grupos que pretendan defender a los pobres (teología de la liberación, etc.), pero que en última instancia convalidan esas religiones y contribuyen a la alienación de los hombres, es decir a que los hombres enajenen su mente, la hagan ajena y entreguen su voluntad y decisiones a un dios que piensa y decide por ellos.
Y los capitalistas e imperialistas del mundo actual feliz y contento de que siga así, hasta que no los dejemos más y entremos en otro tipo de sociedad humana, la sociedad comunista
Y todo esto del Big Bang, Big Crunch, Bosón de Higgs, Partícula de Dios, no es más que un “cuento de Nylon”(como dice el título) porque justamente el origen de esta palabra viene de las primeras letras de Nueva York, Londres,  principales ciudades de EEUU e Inglaterra, de donde proceden los “grandes” científicos que han elaborado estos disparates.”
Montevideo, julio 2014
Ricardo y Cristina
Postaportenia