martes, 23 de mayo del 2017 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




La Gran Nebulosa de Orion

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Orion    ~    Comentarios Comments (0)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Ciencia – ABC

La Gran Nebulosa de Orión, captada en una imagen con gran detalle

Es la región de formación de estrellas masivas más cercana al Sistema Solar. Por eso, estas nuevas observaciones permiten entender mejor cómo nacen las estrellas.

En el centro de la nebulosa las estrellas pueden ser hasta 30 veces más masivas y 200.000 veces más luminosas que el Sol

En el centro de la nebulosa las estrellas pueden ser hasta 30 veces más masivas y 200.000 veces más luminosas que el Sol – VLT

Investigadores han obtenido la primera imagen en alta resolución del borde de la nube molecular de Orión, la región de formación de estrellas masivas más cercana al Sistema Solar.

Los detalles de esta imagen, que permite estudiar la morfología y actividad que tiene lugar en la zona, se publican en la revista «Nature Letters», en un artículo que lidera el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Detalle de la nebulosa, captado por los observatorios ALMA y VLT
Detalle de la nebulosa, captado por los observatorios ALMA y VLT- Weilbacher et al.

 

La nebulosa de Orión es la región de formación de estrellas masivas más cercana y los astrofísicos la observan para estudiar el proceso de nacimiento y evolución de las mismas, que, en el caso del cúmulo del Trapecio -en el centro de la nebulosa-, llegan a ser hasta 30 veces más masivas y 200.000 veces más luminosas que el Sol.

Liderados por Javier Goicoechea, del grupo de Astrofísica Molecular del Instituto de Ciencia de Materiales de Madrid, los científicos consiguieron delimitar y estudiar con precisión la morfología y la actividad que ocurre en el borde iluminado de la nube (el interfaz donde sucede la transición entre el gas molecular frío y el gas atómico, ionizado y muy caliente), informa el CSIC.

Nebulosa de Orión vista en el infrarrojo. Crédito: ESO/J. Emerson/VISTA. Agradecimiento: Cambridge Astronomical Survey Unit.

Impresión artística que nos lleva en un viaje en 3D por la nebulosa de Orión. Crédito: ESO/M. Kornmesser. Enlace a vídeo original.

Esto fue posible gracias a la combinación de imágenes del borde de la nube Orión obtenidas con el observatorio ALMA (Atacama Large Millimeter/Submillimeter Array) y utilizando observaciones previas del telescopio VLT (Very Large Telescope), ambos en Chile.

«Hasta ahora teníamos una visión muy estática de lo que ocurre con el gas molecular en esa zona de transición debido a la poca precisión de los instrumentos. Eso ha cambiado radicalmente con ALMA», subraya Goicoechea.

Los datos obtenidos, añade, permiten lograr imágenes «con una sensibilidad exquisita» y con gran precisión; «prácticamente estamos fotografiando ‘la piel’ de Orión».

Filamentos en la nebulosa

 

 

 

«Las imágenes proporcionadas por ALMA revelan que el borde de la nube molecular está formado por pequeñas estructuras filamentarias y rugosidades con patrones periódicos», detalla el investigador.

Además de ser uno de los componentes «más fascinantes» de la galaxia, las «nubes moleculares» son el reservorio de material para formar nuevas estrellas.

Una de las preguntas que se hacen los investigadores es si estos grumos y filamentos densos observados podrían ser las «semillas» para la formación de una nueva generación de estrellas.

En este caso, la masa de los grumos detectados con ALMA en Orión es todavía muy pequeña comparada con la que se necesitaría para que la gravedad impulse su colapso y dé lugar a protoestrellas.

Para responder a si estos grumos pueden unirse en el futuro y dar lugar a condensaciones más masivas se necesitan más observaciones y modelos, lo que ayudará a entender si estos mecanismos que ocurren en «la piel» de Orión podrían ser un inductor de formación estelar, según Goicoechea.

La Nebulosa de Orión (y sus alrededores)

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Orion    ~    Comentarios Comments (0)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

La nebulosa de Orion rodeada de polvo
Situada en la Constelación de Orión, ésta Nebulosa del mismo nombre es nuestra vecina, dado que nosotros, es decir, el Sistema solar, se encuentra situado en el interior del Brazo de Orión de la Vía Láctea. Todas las estrellas principales visibles a simple vista forman parte del Brazo de Orión que se extiende hacia Cygnus en una dirección y hacia Puppis  y Vela en la opuesta, algunos objetos situados en el Brazo de Orión  son la Nebulosa Gun, la Nebulosa de Orión (arriba), la Nebulosa de Norteamérica, el Bucle de Cygnus y la Gran Grieta.
Monografias.com
Toda la  región de Orión, situada a unos 1.600 años-luz de distancia, está inundada de intrincados y  arabescos filamentos de polvo. Opaca a la luz visible, el pulso se crea en la atmósfera exterior de las  estrellas masivas y frías y es expulsada por un intenso viento de partículas. El Trapecio y otros cúmulos de formación estelar están incrustados en la nebulosa. En la imagen, los filamentos de polvo que rodean M 42 y M 43 aparecen en color gris, mientras que el gas brillante del centro está resaltado en marrón y azul. En los próximos millones de años, la mayor parte del polvo de Orión será lentamente diluido por las mismas estrellas que ahora se están formando, o bien se dispersará por la galaxia.
El cinturón de Orión
El Cinturon de Orión está constituido por una linea de tres estrellas: Alnilam, Alnitak y Mintaka. La occura Cabeza de Caballo se introduce en una débil banda de luminosidad , IC 434, que llega hasta el sur de Alnitak.
Orión entre gas, polvo y estrellas
La Gran Orión es una impresionante Constelación en el ecuador celeste que representa al Gran Cazador de la mitología griega. Orión está delineada por las impresionantes estrellas Betelgeuse, Rigel, Bellatrix y Saiph. En esta constelación confluyen objetos de cuya observación se han podido obtener valiosas consecuencias y, hemos podido comprobar como se forman las nuevas estrellas y nuevos mundos en la formación de nuevos Sistemas planetarios.
emilio silvera