miércoles, 28 de octubre del 2020 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




Trabajo enviado por Dante Pracilo

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Conferencia    ~    Comentarios Comments (0)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

LA ESTRELLA DE DAVID, Y LA FÓRMULA GEOMÉTRICA QUE ENLAZA ENTRE SÍ A TODAS LAS LEYES FÍSICAS DEL UNIVERSO
Escribe el doctor Ovidio Pracilio: “Antes de desarrollar en forma geométrica la
maravilla del símbolo mosaico, es necesario formular algunas consideraciones en torno a otro
símbolo, vinculado al anterior, y respecto del cual, según creo, no se ha desentrañado hasta ahora
su verdadero significado.
Me refiero a la llamada “Estrella de David”.
La estrella de David, tal como siempre se trazó, en la figura geométrica que resulta de
dividir una circunferencia en seis partes iguales y unir con líneas rectas en forma alternada los
puntos que dividen esa circunferencia. Esta es la estrella que se conoce y que se usa desde hace
milenios como emblema de la raza judía.

Pero la verdadera estrella llamada de David no es ésa, así trazada con líneas rectas.
La verdadera, la que los mismos judios creo que no conocen, la que tiene relación con
la concepción mosaica de la creación del Mundo, la que se vincula a la Geometría Esferoidal que
la Naturaleza utilizaría para planificar todas sus creaciones, no es una estrella de líneas rectas,
sino una estrella de líneas circulares trazada a compás, y en la cual, en forma análoga a la que se
traza con líneas rectas, la estrella es el resultado de dos triángulos también equiláteros esféricos e
iguales cuyos lados son un tercio del lado del triángulo mayor, y en el interior un exágono con
igual medida por lado. (Véase gráfico).

Existe una única forma, que yo haya logrado, de poder trazar esta estrella de David con

el compás, y es la siguiente:

Trazada una circunferencia, y con la misma medida de su radio, se la divide con el
compás en seis partes iguales. Luego se reduce la abertura del compás disminuyendo el radio en
una setenta-ava parte, y haciendo centro en cada uno de los seis puntos en que se dividió la
circunferencia, se trazan semicírculos que pasarán a una setenta-ava parte de distancia del centro,
semicírculos que, al entrecruzarse, marcarán en la parte central de la circunferencia la estrella de
David de triángulos equiláteros esféricos iguales.

Este gráfico geométrico, por considerarlo la base fundamental de la obra, lo he
colocado en la tapa interna del libro “La Planificación Universal”, y lo vuelvo a reproducir en el
blog de Google debajo anotado, aunque, por razón del tamaño del círculo, se lo omite. Pero es
tan fàcil ejecutarlo con el compás, en la forma indicada, que todo lector que así lo desee puede
confeccionarlo en breves instantes.
No existe otra forma de poder trazar esta estrella con el compás, en la cual sus
triángulos deben ser iguales, y como se ha visto, en dicha forma de hacerlo utilizamos un
número, el 7, su setenta-ava parte, y el 6, del que resulta la estrella. Y lo hemos logrado sin
utilizar ninguna línea recta y usando solamente el compás, como hemos hecho con todos los
gráficos que documentan la obra.

Ahora continúo con la exposición generalizada sobre la concepcióm mosaica de la

Creación del Mundo.

Con una medida cualquiera de compás marquemos una circunferencia, y luego, sin
modificar la medida del compás y haciendo centro en cualquier punto de la circunferencia ya
marcada, tracemos otra circunferencia; luego haciendo centro en el punto en que la primera es
cortada por la segunda, tracemos una tercera, y luego de igual modo una cuarta, una quinta, una
sexta y una séptima. (Ver gráfico).
La última circunferencia, o sea la séptima, corta a la primera en el mismo punto que es
centro de la segunda, vale decir que hemos dividido a la primera circunferencia en seis partes
iguales; la primera está en el centro y es común para las seis, cuyos centros están ubicados sobre
ella a intervalos iguales. Dicho de otro modo, los centros de las seis circunferencias descansan a
intervalos iguales sobre la séptima.

Ya hemos logrado, al hacer esto, una primera aplicación geométrica de la ley mosaica.

Pero debemos continuar para ver cómo funciona la ley.

Observando el gráfico respectivo, vemos que la segunda circunferencia corta no solo a
la circunferencia primera en dos puntos que son los centros de las circunferencias contiguas, sino

que también corta a esas circunferencias en otros dos puntos. A su vez, también las otras
circunferencias cortan a sus contiguas de la misma manera.

Hagamos entonces centro con el compás, y siempre con la misma medida, en esos
nuevos puntos, y marquemos así otras seis circunferencias que cortarà a su vez a sus contiguas y
nos darán nuevos puntos que serán centros de otras circunferencias que podemos seguir
marcando y así hasta el infinito.

Acabamos de marcar así un esquema geométrico que es fundamental, y con el cual
habremos de seguir trabajando, pues de él se parte siempre si es verdad que una única ecuación
matemática (como quería Einstein) o geométrica (como quería Platón) enlaza entre sí a todas
las leyes físicas del Universo, o en otras palabras, si es que el Universo físico es el fruto de una
planificación que utilizó una Geometría perfecta fundada en una ley geométrica igualmente
perfecta como lo es la indicada ley mosaica.

Si observamos la segunda serie de circunferencias que marcamos, veremos que las
seis están agrupadas alrededor de la primera (o sea la séptima) a la que solamente tocan en un
punto, así como entre ellas las contiguas también se tocan solamente en un punto.

He aquí funcionando nuevamente la indicada ley que llamo “mosaica” en homenaje al
gran Moisés. Si las seis que rodean la séptima están llenas y ésta del interior está vacía,
tendremos con ello el símbolo geométrico de la concepción mosaica sobre la creación del
Mundo.

Pero sigamos desentrañando conclusiones de tan maravilloso símbolo. No

conclusiones filosóficas, sino físicas.

Si las seis circunferencias que nos hizo el compás sobre un plano, son simples
representaciones esquemáticas de esferas, tenemos seis esferas llenas rodeando un séptimo
espacio vacio que, de ser ocupado por otra esfera, solo podría serlo por una igual a las otras seis
que la rodean.

Imaginemos ahora, físicamente, que le ocurre a cada esfera llena, en su posición frente
al espacio vacío que hay en el interior. Es indiscutible que tiende a caer en él y ubicarse en el
lugar vacío en el cual se acomodaría exactamente. (Se dice que la Naturaleza tiene horror al
vacío) Pero, ¿qué le impide a cada una de las seis esferas llenas caer en en ese espacio vacío
central? Se lo impiden las dos esferas que le son contiguas, las cuales también quieren caer al
séptimo espacio vacío. Es decir, que ninguna de las seis esferas llenas pueden caer al vacío
central porque mutuamente se lo impiden, debido precisamente a su idéntica predisposición física
a caer al vacío como consecuencia de su pesantez.

Si a una de las esferas le imprimimos movimiento, hará girar a las dos contiguas con
movimiento contrario, y tal movimiento lo podemos propagar al infinito, si es que seguimos
construyendo agrupamientos séxtuples de esferas que rodean un séptimo espacio vacío,
utilizando para ello el esquema geométrico fundamental. (Obsérvese el gráfico correspondiente
en el blog).

Una sola esfera que se mueva hace mover a todas las demás, es decir que el
movimiento se propaga, teóricamente, al infinito (aunque en realidad lo hace hasta donde la
fuerza que genera tal movimiento lo permita) pero sin desplazamiento de lugar de ninguna de las
esferas, las que combinan entre sí sus movimientos girando en sentido contrario las contiguas y
en igual sentido las alternas. Y como las esferas se tocan entre
ellas solamente en un punto (indimensional) y giran rodeadas de vacío, no existiendo rosamiento
y una vez que una fuerza las puso en movimiento seguirán girando perpetuamente si otra fuerza
distinta no modifica su movimiento frenándola o acelerándola.

Si observamos el respectivo gráfico, vemos que el movmiento de las esferas o
partículas esféricas de materia (si la consideramos tales) propagan en línea recta (aunque en todas
direcciones) la ficción de la onda que produce su movimiento, sin que ninguna de ellas se
desplace del lugar. La Física podrá examinar si esta composición geométrica de partículas
esféricas agrupadas en forma séxtuple alrededor de un séptimo espacio vacío puede contribuir a
armonizar las teorìas contradictorias de Newton (clásica corpuscular) y de Huygens (ondulatoria)
o las que ambas se elaboraron posteriormente. “Según Max Planck, la energìa es granular y no
continua y se transmite en haces discretos” (Bernard Jaffe: Michelson y la velocidad de la luz).

Nosotros sigamos con la Geometría Esferoidal.
En el interior de cada una de estas circunferencias que hemos agrupado alrededor de
una séptima, puede ubicarse otro agrupamiento séxtuple de circunferencias alrededor también de

una séptima, por aplicación de la misma ley geométrica, y así sucesivamente podemos continuar
hacia lo infinitamente pequeño.

A su vez, si encaminamos nuestro trabajo geométrico hacia lo grande, vemos que un
agrupamiento séxtuple puede estar contenido en una circunferencia, que forma parte a su vez de
un agrupamiento séxtuple mayor, y así podemos seguir también hacia lo infinitamente grande.
Por otra parte, podemos combinar en variedad infinita agrupamientos pequeños y más
pequeños con grandes y más grandes, siempre que respetemos la ley geométrica fundamental.
Asociando nuevamente estas figuras geométricas con la fìsica, y suponiendo que las
circunferencias son esferas y que tales esferas son éter (admitiendo que el éter existe tal como se
lo ha supuesto por quienes creen en su existencia como materia prima física básica y fundamental
del Universo) tal suposición nos lleva a considerar que el agrupamiento séxtuple de esferas
etéricas que se forman en el interior de una mayor, se produce cuando el éter que forma a ésta se
comprime como resultado de una modificación en la aceleración de su movimiento esferoidal.
Si ello ocurre, el gráfico geométrico nos revela que la totalidad del éter que ocupaba la
esfera mayor se ha condensado en las seis esferas pequeñas del agrupamiento séxtuple que la ha
reemplazado en ese mismo lugar del espacio, y que estas últimas ocupan menos espacio que la
esfera-madre y dejan entre ellas y en el interior del agrupamiento nuevos espacios vacíos. De lo
que resulta que, en igual espacio, comprimiendo igual cantidad de éter, producimos espacio
vacío. Y si queremos condensar más éter por compresión sucesiva en el interior de las seis
esferas del agrupamiento, éstas forman a su vez en el interior de cada una, otras seis esferas más
pequeñas rodeadas de vacío y con un espacio vacío central en el interior del agrupamiento (ley
mosaica).

Marcando en los gráficos geométricos con negro los espacios vacíos interesferoidales
y dejando en blanco el interior de cada esfera que suponemos de éter, resulta como consecuencia
que, a mayor cantidad de esferas o partículas esféricas de éter en igual espacio, corresponde
mayor espacio vacío. (Veansé gráficos en Google: blog:
www.lacienciadeltercermilenio.laplanificacionuniversal.ovidiopracilio).

Ya veremos después cómo esta concepción arquitectural de la materia fundada en el
agrupamiento geométrico esferoidal del éter según lo establece la indicada ley mosaica, nos
llevará inevitablemente a introducir una variante fundamental a la teoría de la gravitación
universal”, expuesta en el blog señalado.
© 2020 – Copyright –Autor: Ovidio Pracilio – Registro: Dante Pracilio. Todos los Derechos Reservados.

Nacimiento, Vida y Muerte del Sol

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Conferencia    ~    Comentarios Comments (2)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Imagen relacionada

 

El Sol nació en una Nebulosa molecular hace ahora 4.600 millones de año

 

Manuel Flores Caballero

Presidente de la Fundación Juan Manuel Flores Jimeno Huelva

Dentro del segundo ciclo de conferencias: “Reflexiones sobre Huelva”, es para mí un honor invitarte a la conferencia, que bajo el titulo “Nacimiento, vida y muerte del Sol”,  impartirá D. Emilio Silvera Vázquez, autor de la obra “El universo y la mente”.

 

El acto tendrá lugar el próximo día 5 de diciembre de 2018, a las 19 horas, en salón de actos de la Fundación Caja Rural del Sur, en la c. Alcalde Mora Claros nº 6 – 8  de Huelva.

 

 Aprovecho esta ocasión para saludarte muy cordialmente..

Resultado de imagen de Nacimiento del Sol

Nuestro Sol lleva fusionando hidrógeno en helio desde hace unos 5.000 millones de años en la Secuencia Principal, y, de los 700 millones de toneladas que fusiona cada segundo, a la Tierra llegan las 2.000 millonésimas partes de su luz y su calor.

Imagen relacionada

Agotado su combustible nuclear de fusión (Hidrógeno), el núcleo del Sol se contraerá y las temperaturas aumentaran haciendo que el resto de la masa se expanda hasta convertirse en una gigante roja.

Resultado de imagen de La gigante roja engullirá Mercurio y Venus y posiblemente la Tierra

La Gigante roja engullirá al planeta Mercurio y también a Venus, quedando muy cerca de la Tierra que, para entonces, las temperaturas reinantes habrán evaporados los mares y océanos, y, la vida, tal como la concemos, desaparecerá de nuestro planeta.

Resultado de imagen de Nebulosa planetaria y enana blancaResultado de imagen de Nebulosa planetaria y enana blanca

Después de millones de años como gigante roja, finalmente, el Sol habrá agotado todo el combustible nuclear de fusión del Hidrógeno al Helio, y, mediante el efecto triple alfa, comenzará a fusionar Carbono y Oxígeno.

Terminado estos procesos, las capas exteriores de la gigante roja, poco atadas por la Gravedad, se desgajarán de la gigante roja y formará una Nebulosa planetaria de la que no sabemos que forma tomará. El resto de la masa, una vez liberada de la radiación de la fusión que la hacía expandirse, quedará a merced de la Gravedad que la contraerá más más hasta convertirla en una enana blanca.

Resultado de imagen de Big bang

Antes de comenzar con las explicaciones del nacimiento del Sol y su trayectoria hasta hoy, exponiendo como “morirá”, haremos un recorrido por el comienzo de todo, comentaremos como surgieron las primeras partículas y se formaron los átomos que se juntaron para formar moléculas y éstas sustancias y cuerpos que conforman todo lo que existe en el Universo hecho de materia, incluidos los seres vivos.

Resultado de imagen de Las primeras estrellas del Universo

 Las primeras estrellas después del paso del Tiempo de más de doscientos millones de años. Se comentará de manera breve sobre la “Singularidad” de densidad y energías infinitas que al explosionar dio lugar al nacimiento del Universo, y de como no hemos llegado a saber si tal “misterio” de la singularidad lo podría explicar la Metafísica o la Religión (la una es cosa de imaginar lo que podría ser, y, la otra, es cosa de fe), ya que, la Ciencia, no ha podido explicarla. Nunca ha podido traspasar la barrera del Tiempo de Planck, ni explicar, de manera convincente esa “singularidad”, así que, aceptamos el Modelo del Big Bang por ser el que más se adaptaba a las observaciones.

Resultado de imagen de La edad de piedra y los humanos

Daremos un salto en el Tiempo para repasar de manera breve que no siempre, nuestras tareas eran aceleradores de partículas y telescopios, y, que nuestra ignorancia era inmensa. El miedo era nuestro compañero inseparable.

Imagen relacionada

Daremos otro salto hacia adelante en el Tiempo y llegaremos a Mesopotamía, ese lugar histórico del Oriente Medio situado en las planicies aluviales entre los ríos Éufrates y Tigris, donde la Civilización sumeria construyó la primera ciudad del Mundo que llamaron Uruk.

Resultado de imagen de La rueda, el carro y el arado de los sumerios

La rueda, el carro, el arado, la alfarería, el sistema sexagesimal, el ladrillo de adobe, el arco en la construcción, la escritura cuneiforme, el inicio de la medicina, la agricultura con sistema de canales de riego…

Fue un gran salto para la Humanidad al que también otros pueblos, como los egipcios, persas, chinos, hindúes, griegos, árabes y otros contribuyeron.

 Resultado de imagen de La rotación y traslación de la TierraResultado de imagen de La rotación y traslación de la Tierra

 

                         La rotación y la traslación de nuestro planeta

 

Entraron en escena Copérnico, Galileo, Kepler, Tycho Brahe y más tarde Newton para decirnos que la Tierra no era el centro del Universo, que existían otros mundos, y que todo el sistema solar estaba regido por la fuerza de Gravedad.

Resultado de imagen de Grandes aceleradores de partículasResultado de imagen de el telescopio espacial hubble

Explicaré como hemos conseguido, estando confinados en un pequeño planeta como la Tierra, llegar hasta los dos extremos del “mundo” cuántico, donde reside lo muy pequeño y ese otro macroscópico de las galaxias.

A pesar de todos esos logros de la Humanidad, terminaré recordando aquella pregunta que hizo un hombre sabio:

¿De donde venimos? ¿Quiénes somos? ¿Hacia donde vamos?

Y, desde luego, recordaremos que todavía, son muchas más las preguntas que las respuestas, que nuestros conocimientos son limitados pero, nuestra ignorancia… ¡Es infinita!

Recomiendo a los que puedan y estén cerca geográficamente hablando, que acudan a ésta conferencia que, será expuesta de manera sencilla, excluyendo los términos complejos y engorrosos, para que todos puedan saber lo que pasó para que el Sol nos esté suministrando la vida y el destino que le espera, para nuestro desvelo.

Espero que, para cuando todo eso vaya a pasar (mucho antes), la Humanidad encuentre la manera de escapar a otros mundos acogedores que nos den cobijo y que la especie continúe evolucionando para llegar a conseguir lo que ahora no tenemos… ¡Humanidad!

emilio silvera