domingo, 17 de diciembre del 2017 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




¿La sustancia cósmica? ¡La semilla de la materia!

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en La ignorancia nos acompaña siempre    ~    Comentarios Comments (1)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

  

Large_cosmos20130404-2-vgdwr3

 

Debajo de ésta imagen se puede leer:

“Hallan indicios de materia oscura unida al Cosmos. La evidencia muestra nuevos fenómenos físicos que podrían ser la extraña y desconocida materia oscura o la energía que se origina de los pulsares. Un detector de rayos cósmicos de dos mil millones de dólares en la Estación Espacial Internacional halló la huella de algo que pudiera ser la materia oscura, la misteriosa sustancia que se cree mantiene unido al cosmos.”

“Pero los primeros resultados del Espectrómetro Magnético Alfa (AMS, por sus siglas en inglés) son casi tan enigmáticos como la materia oscura en sí, la cual nunca ha sido observada directamente. Muestran evidencia de nuevos fenómenos físicos que podrían ser la extraña y desconocida materia oscura o la energía que se origina de los pulsares, anunciaron un miércoles científicos en el laboratorio europeo de física de partículas cerca de Ginebra.”

 

Como no me canso de repetir, cualquiera de estas noticias nos vienen a decir que, de la “materia oscura”, nada sabemos. Sería conveniente, para que las cuentas cuadren, que exista esa dichosa clase de materia o lo que pueda ser, toda vez que, sin ella, no resulta fácil llegar a una conclusión lógica de cómo se pudieron formar las galaxias, o, de por qué se mueven las estrellas de la manera que lo hacen. Claro que cuando se leen noticias que nos dicen: “…  evidencia de nuevos fenómenos físicos que podrían ser la extraña y desconocida materia oscura o la energía que se origina de los pulsares…” También podrían ser las gárgolas que nos atacan.

http://misteriosaldescubierto.files.wordpress.com/2012/07/detectan-el-primer-filamento-de-materia-oscura-entre-dos-clusteres-de-galaxias.jpg

hace treinta años, los astrofísicos se enfrentan a este dilema: o bien las galaxias tienen mucha materia que no vemos, pero que causa una fuerte atracción gravitatoria sobre las estrellas externas (que por ello orbitarían tan rápido) o bien ni la ley de la gravedad de Newton ni la de Einstein serían válidas esas regiones externas de las galaxias. Las dos opciones son revolucionarias para la física: la primera implica la existencia de materia oscura en el universo (materia que no vemos pero que sí afecta al movimiento de las estrellas y galaxias), y la segunda implica que una ley básica (la de Newton/Einstein de la gravitación) es incorrecta.

Foto: M. Zemp

En el momento actual, no sabemos cual de esas dos opciones es la buena (podrían incluso ser buenas las dos, es decir, que existiera materia oscura y además que la teoría de Newton/Einstein estuviera mal. No creo que sea ese el problema, debe haber una tercera opción desconocida que debemos encontrar). La gran mayoría de los astrofísicos prefieren explicarlo con la materia oscura(un camino cómodo y fácil) antes que dudar de las leyes de la gravitación de Newton/Einstein. Esto no es sólo cuestión de gustos, es que las leyes de la gravitación funcionan con una increíble exactitud en todos los demás casos donde las hemos puesto a prueba (en los laboratorios, en las naves espaciales y los interplanetarios, en la dinámica del Sistema Solar, etc.).

El problema de la materia oscura (si es que realmente existe y no es que las leyes de Newton/Einsteinsean incompletas) es uno de los más importantes con los que se enfrenta la astrofísica hoy en día.

Cuando pienso en la existencia ineludible de esa “materia cósmica” primigenia, la primera y más sencilla clase de materia que se formó en las primeras fracciones del primer segundo del big bang, en la mente se me aparece una imagen llena de belleza creadora a partir de la cual, todo lo que ahora podemos contemplar es posible. La belleza de la idea es que toma dos problemas -la ventana del tiempo inadecuada para la formación de las galaxias y la existencia de la “materia oscura”- y los une para conformar una solución al dilema central de la estructura del universo.

La “materia oscura”, por hipótesis, tiene una ventana de tiempo mucho más larga que la materia ordinaria, porque se desapareja más pronto en el Big Bang. Tiene mucho tiempo para acumularse antes de que la materia ordinaria sea libre para hacerlo y formar los átomos. La “materia oscura o sustancia cósmica primera, es de porte más sencillo y no tiene ni requiere la complejidad de la materia bariónica para formarse, es totalmente translúcida y se sitúa por todas partes, es decir, permea todo el universo invadiendo todas sus regiones a medida que este se expande más y más. Y fue esa “invisible” sustancia cósmica, la que realmente hizo posible que las galaxias se pudieran formar a pesar de la expansión de Hubble.

Resultado de imagen de Agujero gravitatorio

El hecho de que la materia ordinaria caiga entonces en el agujero gravitatorio creado de este modo sirve para explicar por qué encontramos galaxias rodeadas por un halo de algo que hemos dado en llamar “materia oscura”. Tal hipótesis mata dos pájaros de un sólo tiro.

Pero debemos recordar que en este punto sólo tenemos una idea que puede funcionar, no una teoría bien construida. Para pasar de la idea a la teoría, tenemos que responder dos preguntas importantes y difíciles:

1. ¿Cómo explicamos la estructura de la materia oscura?

2. ¿Que es la materia oscura?

3. ¿Qué partículas son las que conforman ésta materia fantasmal?

Se habla de materia oscura caliente y fría. También, algunas veces me veo sorprendido por las ocurrencias que tienen algunos científicos de hoy que, como los antiguos, imaginan respuestas para acomodar las cuestiones que realmente desconocen y, buscan así, una salida airosa sin que se note la inmensa ignorancia que llevan consigo.

http://quantitos.files.wordpress.com/2010/12/materia-oscura-3-big.jpg

Podríamos comenzar a examinar estas cuestiones pensando en el modo en que la “materia oscura” pudo separarse de la nube caliente en expansión, de materiales que constituía el universo en sus comienzos.

Por analogía de la discusión del desaparejamiento de la materia ordinaria después de la formación de los átomos, llamaremos también desaparejamiento a la separación de la “materia oscura” de aquella fuente “infinita” de energía primera. Una transformación como la que condujo a la formación de los átomos es necesaria para que ocurra el desaparejamiento. Todo lo que tiene que suceder es que la fuerza de la interacción de las partículas que forman la “materia oscura” caigan por debajo del punto en que el resto del universo puede ejercer una presión razonable sobre él. Después de esto, la “materia oscura” continuará a su aire, indiferente a todo lo que la rodee.

Resulta que desde el punto de vista de la creación de la estructura observada del universo, la característica más importante del proceso de desaparejamiento para la “materia oscura” es la velocidad de las partículas cuando son libres. Si el desaparejamiento tiene lugar muy pronto en el Big Bang, la “materia oscura” puede salir con sus partículas moviéndose muy rápidamente, casi a la velocidad de la luz. Si es así, decimos que la “materia oscura” está caliente. Si el desaparejamiento tiene lugar cuando las partículas están moviendose poco a poco -velocidad significativamente menor que la de la luz- decimos que la materia está fría.

Foto

De los tipos de “materia oscura” que los cosmólogos toman en consideración, los neutrinos serán el mejor ejemplo de “materia oscura” caliente. Los neutrinos han llamado la atención de los científicos en relación a la “materia oscura” durante mucho tiempo. Para tener una idea aproximada del número de neutrinosdel universo, podríamos decir que existe actualmente un neutrino por cada reacción nuclear que tuvo lugar desde siempre. Los cálculos indican que hubo aproximadamente mil millones de neutrinosproducidos durante el Big Bang por cada protónneutrón o electrón. Cada volumen del espacio del tamaño de nuestro cuerpo contiene unos diez millones de estos neutrinos-reliquias y en ellos no se encuentran los que se produjeron más tarde en las estrellas. Está claro que toda partícula tan corriente como ésta podría tener en principio un efecto muy grande sobre la estructura del Cosmos, si tuviera una masa.

Pero resulta que la “materia oscura” caliente, actuando sola, casi con toda seguridad no podría explicar lo que observamos en el universo y que el escenario de “materia oscura-fria” debe modificarse por completo si queremos mantenerla como candidata a esa teoría última de la materia que “debe” existir en el universo pero, que no sabemos lo que es y la llamamos, precisamente por eso materia oscura”.

El tema de la materia desconocida, invisible, oculta y misteriosa que hace que nuestro universo se comporte como la hace… ¿sigue siendo una gran incognita! Nadie sabe el por qué las galaxias se alejan las unas de las otras, el motivo de que las estrellas en la periferia de las galaxias se muevan a mayor velocidad de lo que deberían y otros extraños sucesos que, al desconocer los motivos, son endosados a la “materia oscura”, una forma de evadirse y cerrar los ojos ante la inmensa ignorancia que tenemos que soportar en relación a muchos secretos del Universo a los que no podemos dar explicación.

              Claro que otros, han imaginado cuestiones y motivos diferente spara explicar las cosas

Aunque no todas si son muchas las GUT y teorías de supersimetría las que predicen la de cuerdas en la congelación del segundo 10-35 despues del comienzo del tiempo, cuando la fuerza fuerte se congeló y el universo se infló. Las cuerdas se deben considerar un subproducto del proceso mismo de congelación. Es cierto que aunque las diversas teorías no predicen cuerdas idénticas, sí predicen cuerdas con las mismas propiedades generales. En primer lugar las cuerdas son extremadamente masivas y también extremadamente delgadas; la anchura de una cuerda es mucho menor que la anchura de un protón. Las cuerdas no llevan carga eléctrica, así que no interaccionan con la radiación como las partículas ordinarias. Aparecen en todas las formas; largas lineas ondulantes, lazos vibrantes, espirales tridimensionales, etc. Sí, con esas propiedades podrían ser un candidato perfecto para la “materia oscura”. Ejercen una atracción gravitatoria y no pueden ser rotas por la presión de la radiación en los inicios del Universo.

 El espesor estimado de una cuerda es de 10-30 centímetros, comparados con los 10-13 de un protón. Además de ser la más larga, y posiblemente la más vieja estructura del universo conocido, una cuerda cósmica sería la más delgada: su diámetro sería 100.000.000.000.000.000 veces más pequeño que el de un protón.. Y la cuerda sería terriblemente inquieta, algo así como un látigo agitándose por el espacio casi a la velocidad de la luz. Las curvas vibrarían como enloquecidas bandas de goma, emitiendo una corriente continua de ondas gravitacionales: rizos en la misma tela del espacio-tiempo. ¿Qué pasaría si una cuerda cósmica tropezara con un planeta? Al ser tan delgada, podría traspasarlo sin tropezar con un solo núcleo atómico. Pero de todos modos, su intenso campo gravitatorio causaría el caos.

Lo cierto es que todavía no se ha encontrado ninguna cuerda de este tipo. Si bien en los últimos años han surgido muchas candidatas a estar formadas por un efecto de lente de este tipo, la mayoría han resultado ser dos cuerpos distintos pero muy similares entre sí. Pese a ello, los astrofísicos y los teóricos de cuerdas no pierden la esperanza de encontrar en los próximos años, y gracias a telescopios cada vez más potentes, como el GTC y aceleradores como el LHC las evidencias directas de la existencia de este tipo de cuerdas; evidencias que no sólo nos indicarían que las teorías de cuerdas van por buen camino, sino que el modelo del Big Bang es un modelo acertado.

Simulación del efecto de lente generado por una cuerda cósmica. Crédito: PhysicsWorld.com

Por tanto, cuando observásemos un objeto con una cuerda cósmica en la trayectoria de nuestra mirada, deberíamos ver este objeto dos veces, con una separación entre ambas del orden del defecto de ángulo del cono generado por la curvatura del espaciotiempo. Esta doble imagen sería característica de la presencia de una cuerda cósmica, pues otros cuerpos, como estrellas o agujeros negros,  curvan el espaciotiempo de manera distinta. Por tanto, una observación de este fenómeno no podría dar lugar a un falso positivo.

En este sentido, el nombre de cuerda cósmica está justificado debido a que son impresionantemente pesadas, pasando a ser objetos macroscópicos aun cuando su efecto es pequeño. Una cuerda de seis kilómetros de longitud cuya separación entre ambas geodésicas es de apenas 4 segundos de arco tendría ¡la masa de la Tierra!. Evidentemente, cuerdas de este calibre no se espera que existan en la naturaleza, por lo que los defectos de ángulo esperados son aún menores y, por tanto, muy difíciles de medir.

Una de las virtudes de la teoría es que puede detectarse por la observación. Aunque las cuerdas en sí son invisibles, sus efectos no tienen por qué serlo. La idea de las supercuerdas nació de la física de partículas, más que en el de la cosmología (a pesar de que, la cuerdas cósmicas, no tienen nada que ver con la teoría de las “supercuerdas”, que mantiene que las partículas elementales tienen forma de cuerda). Surgió en la década de los sesenta cuando los físicos comenzaron a entrelazar las tres fuerzas no gravitacionales – electromagnetismo y fuerzas nucleares fuertes y débiles – en una teoría unificada.

En 1976, el concepto de las cuerdas se había hecho un poco más tangible, gracias a Tom Kibble. Kibble estudiaba las consecuencias cosmológicas de las grande teorías unificadas. Estaba particularmente interesado en las del 10^-35 segundo después del Big Bang.

                               Podrían estar por todas partes

Aunque no todas si son muchas las Grandes Teorías Unificadas y teorías de supersimetría las que predicen la formación de cuerdas en la congelación del segundo 10-35 despues del comienzo del tiempo, cuando la fuerza fuerte se congeló y el universo se infló. Las cuerdas se deben considerar un subproducto del proceso mismo de congelación. Es cierto que aunque las diversas teorías no predicen cuerdas idénticas, sí predicen cuerdas con las mismas propiedades generales. En primer lugar las cuerdas son extremadamente masivas y también extremadamente delgadas; la anchura de una cuerda es mucho menor que la anchura de un protón. Las cuerdas no llevan carga eléctrica, así que no interaccionan con la radiación como las partículas ordinarias. Aparecen en todas las formas; largas lineas ondulantes, lazos vibrantes, espirales tridimensionales, etc. Sí, con esas propiedades podrían un candidato perfecto la “materia oscura”. Ejercen una atracción gravitatoria, no pueden ser rotas por la presión de la radiación en los inicios del Universo.

Como habéis podido comprender, todas estas teorías están por demostrar y sólo son conjeturas derivadas de profundos pensamientos de lo que puso ser y de lo que podría ser. Nada relacionado con la materia oscura, las supercuerdas o las cuerdas cósmicas ha sido demostrado ni se han observado por medio alguno en nuestro Universo. Sin embargo, no descartar nada y hacer lo posible por demostrarlas, es la obligación de los científicos que tratan de buscar una explicación irrefutable de cómo es el Universo y por qué es así.

                El misterioso “universo” de los campos cuánticos que nadie sabe lo que esconde

A los cosmólogos les gusta visualizar esta revolucionaria transición como una especie de “cristalización”: el espacio, en un principio saturado de energía, cambió a la más vacía y más fría que rodea actualmente nuestro planeta. Pero la cristalización fue, probablemente, imperfecta. En el cosmos recién nacido podría haberse estropeado con defectos y grietas, a medida que se enfriaba rápidamente y se hinchaba. En fin, muchas elucubraciones y conjeturas que surgen siempre que no sabemos explicar esa verdad que la Naturaleza esconde y, mientras tanto nosotros, simples mortales de la especie Homo, seguimos dejando volar nuestra imaginación que trata, cargada siempre de curiosidad, de desvelar esos misterios insondables del Universo.

Finalmente sabremos sobre esa sustancia cósmica que impregna todo el universo pero, no será la materia oscura” de la que todos hablan, será otra cosa muy diferente e inimaginable en estos momentos en los que, nuestra ignorancia, echa mano de cualquier cosa para poder ocultarla… ¡materia oscura! ¿qué es eso? Sin temor a equivocarme diría que, ¡La materia oscura es la alfombra bajo la que barremos nuestra ignorancia!

emilio silvera

Cuando nos han dejado pensar… ¡El mundo avanza!

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Los Pensamientos    ~    Comentarios Comments (3)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

“Todo estado presente de una sustancia simple es naturalmente la consecuencia de su estado anterior, de modo que se presente está cargado de su futuro.”

 

 

Marcus Aurelius Glyptothek Munich.jpg

              Busto de Marco Aurelio


“Quien ha visto las coas presentes ha visto todo. Todo lo ocurrido desde la Eternidad y todo lo que ocurrirá en el Tiempo sin fin: Pues todas las cosas son de la misma clase y la misma forma.!

 

 

Percy Bysshe Shelley

“Espíritu de BELLEZA, que has consagrado

Con tus propios matices todo aquello sobre lo que brillas

Del pensamiento o la forma humanos, ¿a dónde has ido?

¿Por qué has desaparecido y ababdonado nuestra existencia

Este vacío valle de lágrimas vacío y desolado?

(Himno a la belleza intelectual)

 

“La Vida, como una cúpula de vidrio multicolor,

Mancha el blanco resplandor de la Eternidad.”

 

 

https://encrypted-tbn2.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcTXZOICYrsC8oyfv5ZVxu5vDq7I_zQbCCHSGbKHy2prn8bZ7fSu

 

Paul Valéry

 

“El Universo está construido según un plan cuya profunda simetría está presente de algún modo en la estructura interna de nuestro intelecto.”

 

Resultado de imagen de Thomas Carlyle

Thomas Carlyle en relación a los muchos mundos.

“Un triste espectáculo, si están habitados, ¡qué campo para el sufrimiento y la locura! Si no están habitados. ¡Qué desperdicio de espacio!

 

Alguien, no recuerdo ahora quién, pero que era un hombre sabio, un día dijo:

“Todas las cosas son”

 

Con aquellas sencillas palabras, elevó a “las cosas” a la categoría de Ser.

 

Resultado de imagen de las piedras del fondo del río

 

 

Es posible que las piedras del fondo del río, un árbol, una montaña y un océano, un Volcán o un Desierto, a su manera, pueda tener memoria, lo que hace falta es que sepamos leer los mensajes que nos envían. De la misma misma manera, las estrellas del cielo que viven miles de millones de años, nos podrían contar historias fascinantes, y, los poetas y pensadores, quieren reflejar, con sencilla y cortas frases, toda esa grandeza que el Universo encierra.

 

 

 

 

Por nuestra parte, gente sencilla que mira el mundo (todavía) asombrada, y, que trata de comprender lo que la Naturaleza trata de decirnos, estamos procurando superar la enorme ignorancia que nos oprime, y, despejar de una vez, esas cargas que, en formas de creencias y religiones nos inocularon desde niños.

¡Seamos libres pensadores! ¡Dejemos a un lado los prejuicios! ¡Dejemos que nuestras mentes vaguen solitarias y libres!

¿Qué podemos perder?

emilio silvera

¿El futuro? No parece halagüeño

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en General    ~    Comentarios Comments (0)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

2050: cómo evitar un futuro de ‘Mad Max’

 

El cambio climático y la guerra nuclear son las mayores amenazas que afrontar a mediados de siglo, aunque aparecen otras como pandemias, falta de alimento y tecnoterrorismo

Fotograma de la película ‘Mad Max: Furia en la carretera’. / Tráiler de la película. WARNER BROS

La humanidad ya estuvo cerca de desaparecer. Fue tras la terrorífica erupción volcánica de Toba, Indonesia, hace 75.000 años. Esta supererupción arrojó tal cantidad de materiales a la atmósfera que provocó “efectos comparables a los escenarios de invierno nuclear”. “La población humana parece haber pasado por un cuello de botella en este momento, de acuerdo con algunas estimaciones cayó hasta unas quinientas hembras reproductoras en una población mundial de aproximadamente 4.000 individuos”, explica Michael Rampino en el libro Riesgos catastróficos globales. “Este es quizás el peor desastre que jamás haya recaído sobre la especie humana, al menos si la severidad se mide por cuán cerca de terminal fue el resultado”, apunta.

Resultado de imagen de fin del mundo por el cambio climatico

 

 

 

Es más probable que muramos en el fin del mundo que en un ataque terrorista o en un accidente de avión

 

Según la teoría de la catástrofe de Toba, la ceniza de la erupción bloqueó la entrada de luz solar y las temperaturas cayeron en picado, haciendo extremadamente duras las condiciones de vida lo que llevó a los humanos al borde de la extinción. Una especie hoy decisiva en la historia de la Tierra, capaz de dejar huella a escala geológica, que ahora se arriesga a enfilar un cuello de botella similar, pues estamos a tan solo dos minutos y medio del apocalipsis.

Resultado de imagen de fin del mundo por el cambio climatico

Según el reloj simbólico del fin del mundo creado por el Boletín de Científicos Atómicos, llegar a la medianoche significa el abismo y las condiciones actuales de la humanidad nos han llevado a las 23:57 con 30 segundos. Es el punto más cercano al cataclismo definitivo desde que en 1953 la URSS y EE UU exhibieran su poderío termonuclear. La inestable y bravucona gestión de poder atómico mostrada por Donald Trump, sumada al cambio climático, llevó a adelantar el reloj —que en 1991 estaba a 17 minutos del juicio final— a este panel de científicos que cuenta con 15 premios Nobel. Antes de que se ideara este reloj, hace 70 años, nadie podía imaginar a la humanidad autodestruyéndose y la idea de que pudiera desaparecer era tan remota como un supervolcán o un gigantesco meteorito.

Pero vivimos tiempos volátiles, aunque no lo veamos. Es más probable que muramos en el fin del mundo, durante el hipotético evento que acabe con la humanidad, que en un ataque terrorista o en un accidente de avión. Así de cerca estamos, según algunos de los académicos que se dedican a estudiar los riesgos existenciales, aquellos que ponen en peligro nuestra viabilidad como especie. ¿Cómo llegaremos al 2050?

Resultado de imagen de El holocausto nuclear

Pocos se dan cuenta de que la amenaza de un holocausto nuclear es mucho mayor hoy de lo que fue durante la mayor parte de la Guerra Fría”, asegura Torres

 

 

 

 

“La mayoría de la gente no es consciente del peligro”, asegura Phil Torres, autor del recién publicado Moralidad, previsión y prosperidad humana. Una introducción a los riesgos existenciales (Pitchstone). “Pocos se dan cuenta de que la amenaza de un holocausto nuclear es mucho mayor hoy de lo que fue durante la mayor parte de la Guerra Fría. Y el negacionismo climático sigue siendo inaceptablemente generalizado, especialmente entre los republicanos en Estados Unidos”, añade Torres. Para este especialista, uno de los mayores desafíos es encontrar la manera de no paralizar a la población al difundir lo que dijo recientemente Stephen Hawking: que este es el momento más peligroso de la historia de la humanidad.

Resultado de imagen de fin del mundo por el cambio climatico

De concienciar sobre riesgos globales sabe bastante Teresa Ribera, considerada una de las artífices del Acuerdo de París, especialista en el cambio climático, sin duda uno de los mayores peligros que tendremos que combatir en 2050. “Es particularmente delicada la situación de poblaciones vulnerables en países en desarrollo en los que la falta de solidaridad internacional y las dificultades intrínsecas para hacer frente a escenarios de cambio climático severo generarán desplazamiento y sufrimiento y, con ello, inestabilidad local y global”, augura Ribera, directora del Instituto para el Desarrollo Sostenible y las Relaciones Internacionales.

Parar el cambio global del clima

 

 

Resultado de imagen de un escenario Mad Max

 

 

Ribera dibuja dos escenarios muy distintos para 2050. Por un lado, uno de cambio climático intenso, sin más reducción de emisiones que la de la inercia, con cambios de uso de suelo acelerados y sin estrategias de adaptación: “Nos estaríamos aproximando a un escenario Mad Max: un mundo lleno de conflictos por acceso a recursos básicos, con injusticias y fragilidades que alimentarían populismos y reacciones violentas. Un mundo en el que la fragilidad de los ecosistemas y la virulencia de los impactos del cambio climático dificultaría la seguridad alimentaria, inundarían zonas bajas densamente pobladas, dejarían fuera de servicio infraestructuras básicas de movilidad, energéticas o de suministro de agua acompañadas de veranos de cinco meses y muchos más días por encima de 40ºC y con mínimas no inferiores a 25ºC e incendios cada vez más grandes y virulentos en climas mediterráneos como el español”.

        Stephen Hawking cree que este es el momento más peligroso de la historia de la humanidad

 

 

 

 

Por otro, un escenario en el que adoptáramos todas las medidas para lograr una economía baja en carbono: “No podríamos esquivar muchos de los efectos que la inercia del sistema climático nos depara, pero sí evitar los más graves, las tremendas consecuencias de la falta de preparación y una normalización progresiva para el futuro de nuestros nietos”. Ribera cree que nos moveremos cerca de este segundo escenario, si bien “es probable que no hayamos logrado el óptimo en reducción de emisiones ni en el despliegue de las medidas que nos ayuden a estar preparados para los impactos”.

Resultado de imagen de La Sequía se adueñará de la Tierra

El cambio climático es la mayor amenaza para la salud del siglo XXI, según un informe de The Lancet y Naciones Unidas. En las grandes ciudades del planeta, las inundaciones severas se duplicarán para 2050 mientras 4.000 millones de personas sufrirán problemas de acceso al agua. Para esa fecha, se duplicarán las muertes por culpa del aire contaminado en buena parte de los países en desarrollo. Para entonces, las poblaciones urbanas expuestas a los huracanes aumentarán hasta los 680 millones de personas. Más de mil millones de personas sufrirán olas de calor ese año (en 2015 fueron 175 millones), siendo particularmente letales para niños pequeños y personas mayores, que serán gran parte de la población en algunos países.

Resultado de imagen de El plástico en los océanosResultado de imagen de El plástico en los océanos

Si las tendencias actuales continúan, en 2050 habrá más kilos de plástico que de peces en el mar. Para ese año, millones de personas en todo el mundo no podrán acceder al pescado como fuente básica de proteínas; puede que en 2048 ya no contemos con otros alimentos de origen marino salvaje, según un estudio publicado en Science. Sin embargo, habrá que aumentar un 70% en la disponibilidad de alimentos para satisfacer las demandas de los más de 9.000 millones de humanos poblando el planeta. África tendrá que triplicar su producción agrícola para poder satisfacer las necesidades de una población que se habrá duplicado, mientras los rendimientos agrícolas bajarán un 20% por los efectos del calentamiento. “En los próximos 50 años se necesitará producir más alimentos en el planeta que los producidos en los últimos 400 años, con la restricción adicional de garantizar que los límites planetarios medioambientales clave no se sobrepasen en el proceso”, resumía The Lancet.

 

 

 

[Si no se actúa contra el cambio climático] nos aproximaríamos a un escenario ‘Mad Max’: un mundo lleno de conflictos por acceso a recursos básicos y fragilidades que alimentarían reacciones violentas”, vaticina Ribera

Resultado de imagen de Virus y guerra química

Aunque Torres considera que hoy en día los riesgos más preocupantes se derivan del cambio climático y un conflicto nuclear, cree que hay “una serie de peligros aún más siniestros en el horizonte”, asociados con tecnologías emergentes que podrían permitir a los terroristas diseñar nuevos tipos de patógenos o construir grandes arsenales de armas, incluso los derivados de una superinteligencia artificial. Para 2050, este especialista habla del riesgo de una pandemia, del aumento de conflictos por el cambio climático, la pérdida de biodiversidad mundial —”estamos en las primeras etapas del sexto evento de extinción masiva en 3.800 millones de años, y la causa es la actividad humana”—. “Pero el riesgo existencial más preocupante antes de 2050”, asegura, “involucra a un actor malicioso que usa biología sintética o nanotecnología avanzada para infligir daño global a la humanidad”. Y añade: “Es bastante inquietante imaginar personas como Ted Kaczynski [Unabomber] o algún combatiente apocalíptico del ISIS que acceda a las tecnologías del mañana”.

Resultado de imagen de Los robot del futuro nos quitaran el sitio

                     Hay otros peligros que nos acechan y del que se habla muy poco

Los teóricos de los riesgos existenciales de la humanidad hablan de los peligros que suponen actores decisivos: desde el líder carismático de una potencia atómica a un terrorista global, pasando por un error humano que genere un desastre inesperado. Sabiendo que las decisiones de los próximos 50 años marcarán los próximos 10.000, hay un actor que aparece como determinante: Donald Trump. “Las políticas climáticas imprudentes de Trump, su retórica incendiaria sobre Corea del Norte y el terrorismo islámico están contribuyendo a una situación de seguridad global más precaria”, asegura Torres, director del Proyecto para la Futura Prosperidad Humana. “Nunca hemos estado en una situación como esta. Ahora más que nunca necesitamos sabiduría y visión de futuro. Sin embargo, tenemos a Trump en el despacho oval, respaldado por un poderoso partido político que continúa ignorando las terribles advertencias de los científicos”, lamenta.

Reportaje de Prensa