lunes, 18 de febrero del 2019 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




La Teoría Cuántica de la Gravedad ¿dentro de la Supercuerda?

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Física Cuántica    ~    Comentarios Comments (31)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Sí, a veces la Física, es un Carnaval.

Las teorías de cuerdas [TC's] no son una invención nueva, ni mucho menos. La primera TC se inventó a finales de los años sesenta del siglo XX en un intento para encontrar una teoría para describir la interacción fuerte. La idea medular consistía en que partículas como el protón y el neutrón podían ser consideradas como ondas de «notas de una cuerda de violín». La interacción fuerte entre las partículas correspondería a fragmentos de cuerda que se extenderían entre pequeños pedacitos de cuerda, como las telas que forman algunos simpáticos insectos. Para que esta teoría proporcionase el valor observado para la interacción fuerte entre partículas, las cuerdas tendrían que ser semejantes a las de un violín, pero con una tensión de alrededor de unas diez toneladas.

La primera expresión de las TC’s fue desarrollada por Jöel Scherk, de París, y John Schwuarz, del Instituto de Tecnología de California, quienes en el año 1974 publicaron un artículo en el que demostraban que la TC podía describir la fuerza gravitatoria, pero sólo si la tensión en la cuerda se tensiometrara alrededor de un trillón de toneladas métricas. Las predicciones de la teoría de cuerdas serían las mismas que las de la relatividad general a escala de longitudes normales, pero diferirían a distancias muy pequeñas, menores que una trillonésima de un cm. Claro está, que en esos años, no recibieron mucha atención por su trabajo.

Ahora se buscan indicios de la teoría de cuerdas en los grandes aceleradores de partículas donde parece que algunos indicios nos dicen que se va por el buen camino, sin embargo, nuestros aceleradores más potentes necesitarían multiplicar por un número muy elevado su potencia para poder, comprobar la existencia de las cuerda situadas a una distancia de 10-35 m, lugar al que nos será imposible llegar en muchas generaciones. Sin embargo, en las pruebas que podemos llevar a cabo en la actualidad, aparecen indicios de una partlicula de espín 2 que todos asocian con el esquivo Gravitón, y, tal indicio, nos lleva a pensar que, en la teoría de supercuerdad, está implícita una Teoría Cuántica de la Gravedad.

Los motivos que tuvo la comunidad científica, entonces, para no brindarle la suficiente atención al trabajo de Scherk y Schwuarz, es que, en esos años, se consideraba más viable para describir a la interacción fuerte a la teoría basada en los quarks y los gluones, que parecía ajustarse mucho mejor a las observaciones. Desafortunadamente, Scherk murió en circunstancias trágicas (padecía diabetes y sufrió un coma mientras se encontraba solo en su estudio). Así, Schwuarz se quedó solo, en la defensa de la teoría de cuerdas, pero ahora con un valor tensiométrico de las cuerdas mucho más elevado.

Pero con los quarks, gluones y también los leptones, en la consecución que se buscaba, los físicos entraron en un cuello de botella. Los quarks resultaron muy numerosos y los leptones mantuvieron su número e independencia existencial, con lo cual seguimos con un número sustancialmente alto de partículas elementales (60), lo que hace que la pregunta ¿son estos los objetos más básicos?

Si esos sesenta objetos fuesen los más básicos, entonces también aflora otra pregunta ¿por qué son como son y por qué son tantos? Los físicos quisieran poder decir «salen de esto», o «salen de esto y aquello», mencionar dos principios bien fundamentales y ojalá tan simples que puedan ser explicados a un niño. La respuesta «porque Dios lo quiso así» posiblemente a muchos les cause «lipotimia»,  ya que esa respuesta nos lleva a reconocer nuestra ignorancia y, además, la respuesta que esperamos no pertenece al ámbito de la religión. Por ahora, ¿cuál es la última que puede dar la ciencia?

El cuello de botella incentivó a que se encendiera una luz de esperanza. En 1984 el interés por las cuerdas resucitó de repente. Se desempolvaron las ideas de Kaluza y Klein, como las que estaban inconclusas de Scherk y Schwuarz. Hasta entonces, no se habían hecho progresos sustanciales para explicar los tipos de partículas elementales que observamos, ni tampoco se había logrado establecer que la supergravedad era finita.

El ser humano –en función de su naturaleza– cuando se imagina algo muy pequeño, piensa en un puntito de forma esférica. Los físicos también son seres de este planeta y, para ellos, las partículas elementales son como puntitos en el espacio, puntos matemáticos, sin extensión. Son sesenta misteriosos puntos y la teoría que los describe es una teoría de puntos matemáticos. La idea que sugieren las TC’s es remplazar esos puntos por objetos extensos, pero no como esferitas sino más bien como cuerdas. Mientras los puntos no tienen forma ni estructura, las cuerdas tienen longitud y forma, extremos libres como una coma “,” (cuerda abierta), o cerradas sobre sí misma como un circulito. Si el punto es como una esferita inerte de la punta de un elastiquito, la cuerda es el elástico estirado y con él se pueden hacer círculos y toda clase de figuras. Está lleno de posibilidades.

Muchas son las imágenes que se han elaborado para representar las cuerdas y, como nadie ha visto nunca ninguna, cualquiera de ellas vale para el objetivo de una simple explicación y, las cuerdas que se han imaginado han tomado las más pintorescas conformaciones para que, en cada caso, se adapten al modelo que se expone.

diferencia entre un punto y una coma. Según la teoría de cuerdas importa, y mucho. Por su extensión, a diferencia del punto, la cuerda puede vibrar. Y hacerlo de muchas maneras, cada modo de vibración representando una partícula diferente. Así, una misma cuerda puede dar origen al electrón, al fotón, al gravitón, al neutrino y a todas las demás partículas, según cómo vibre. Por ello, la hemos comparado con la cuerda de un violín, o de una guitarra, si se quiere.

Al dividir la cuerda en dos, tres, cuatro, cinco, o más partes iguales, se generan las notas de la escala musical que conocemos, o técnicamente, los armónicos de la cuerda. En general, el sonido de una cuerda de guitarra o de piano es una mezcla de armónicos. Según la mezcla, la calidad (timbre) del sonido. Si distinguimos el tono de estos instrumentos, es por la «receta» de la mezcla en cada caso, por las diferentes proporciones con que cada armónico entra en el sonido producido. Pero, también es posible hacer que una buena cuerda vibre en uno de esos armónicos en particular, para lo cual hay que tocarla con mucho cuidado. Los concertistas lo saben, y en algunas obras como los conciertos para violín y orquesta, usan este recurso de «armónicos». Así, la naturaleza, con su gran sabiduría y cuidado para hacer las cosas, produciría electrones, fotones, gravitones, haciendo vibrar su materia más elemental, esa única y versátil cuerda, en las diversas (infinitas) formas que la cuerda permite.

Una partícula ocupa un punto del espacio en todo momento. Así, su historia puede representarse mediante una línea en el espaciotiempo que se le conoce como «línea del mundo». Por su parte, una cuerda ocupa una línea en el espacio, en cada instante de tiempo. Por tanto, su historia en el espaciotiempo es una superficie bidimensional llamada la «hoja del mundo». Cualquier punto en una hoja del mundo puede ser descrito mediante dos números: uno especificando el tiempo y el otro la posición del punto sobre la cuerda. Por otra parte, la hoja del mundo es una cuerda abierta como una cinta; sus bordes representan los caminos a través del espaciotiempo (flecha roja) de los extremos o comas de la cuerda (figura 12.05.03.02). La hoja del mundo de una cuerda cerrada es un cilindro o tubo (figura 12.05.03.03); una rebanada transversal del tubo es un círculo, que representa la posición de la cuerda en un momento del tiempo.

No cabe duda que, de ser ciertas las TC’s, el cuello de botella queda bastante simplificado. Pasar de sesenta objetos elementales a una sola coma o circulito es un progreso notable. Entonces, ¿por qué seguir hablando de electrones, fotones, quarks, y las demás?

Que aparentemente las cosas se simplifican con las TC’s, no hay duda, pero desafortunadamente en física las cosas no siempre son como parecen. Para que una teoría sea adoptada como la mejor, debe pasar varias pruebas. No basta con que simplifique los esquemas y sea bella. La teoría de las cuerdas está –se puede decir– en pañales y ha venido mostrado distintas facetas permeables. Surgen problemas, y se la deja de lado; se solucionan los problemas y una avalancha de trabajos resucitan la esperanza. En sus menos de treinta años de vida, este vaivén ha ocurrido más de una vez.

Uno de los problemas que más afecta a la cuerda está ligado con su diminuto tamaño. Mientras más pequeño algo, más difícil de ver. Es una situación que se agudiza en la medida que se han ido corrigiendo sus permeabilidades. En sus versiones más recientes, que se llaman supercuerdas, son tan superpequeñas que las esperanzas de ubicarlas a través de un experimento son muy remotas. Sin experimentos no podemos comprobar sus predicciones ni saber si son correctas o no. Exagerando, es como una teoría que afirmara que los angelitos del cielo tienen alitas. ¿Quién la consideraría seriamente?

La propia base conceptual de la teoría comporta problemas. Uno de ellos, es el gran número de dimensiones que se usan para formularla. En algunos casos se habla de 26 o, en el mejor, de 10 dimensiones para una cuerdita: espacio (son 3), tiempo (1) y otras seis (o 22) más, que parecen estar enroscadas e invisibles para nosotros. Por qué aparecieron estas dimensiones adicionales a las cuatro que nos son familiares y por qué se atrofiaron en algún momento, no lo sabemos. También, la teoría tiene decenas de miles de alternativas aparentemente posibles que no sabemos si son reales, si corresponden a miles de posibles universos distintos, o si sólo hay una realmente posible. Algunas de estas versiones predicen la existencia de 496 fuerzones, partículas como el fotón, que transmiten la fuerza entre 16 diferentes tipos de carga como la carga eléctrica. Afirmaciones como éstas, no comprobables por la imposibilidad de hacer experimentos, plagan la teoría de cuerdas. Quienes alguna vez intentaron trabajar matemáticamente en las cuerdas, muchas veces deben haber pensado de que lo que estaban calculando más se asemejaba a juegos de ejercicios que la consecución de una base matemática teórica tras objetivo de dar un paso trascendental en el conocimiento de la naturaleza. Ahora, los que tienen puesta su fe en ella suelen afirmar que se trata de una teoría que se desfasó de la natural evolución de la física, que su hallazgo fue un accidente, y no existe aún el desarrollo matemático para formularla adecuadamente.

En las teorías de cuerdas, lo que anteriormente se consideraba partículas, se describe ahora como ondas viajando por las cuerdas, como las notas musicales que emiten las cuerdas vibrantes de un violín. La emisión o absorción de una partícula por otra corresponde a la división o reunión de cuerdas.

La Teoría de cuerdas trata de incorparar la Gravedad a las otras tres fuerzas y completar así el panorama actual de la Física de Partículas en el Modelo Estándar en el que sólo están incluídas estas tres interacciones de arriba, la Gravedad queda fuera por surgir infinitos no renormalizables que, desaparecen en la Teoría de supercuerdas de 26 dimensdiones de espacio tiempo para los Bosones y de 10 y 11 dimensiones de espacio tiempo para los Ferniones.

El trabajo que aquí hemos leido lo he obtenido de fuentes diversas y, como tantos otros, nos dice más o menos lo que todos. La realidad de la Teoría de supercuerdas está en que no podemos llegar a ese límite necesario de los 10-35 m, donde supuestamente, está instalada la cuerda, y, como llegar a esa distancia nos exige una energía de 1019 GeV con la que no podemos ni soñar. Seguirán, por mucho tiempo, las especulaciones y cada cual, tendrá su idea, su propia teoría, toda vez que, ninguna de ellas podrá ser verificadas y mientras eso sea así (que lo es), todas las teorías tendrán la posibilidad de ser refrendadas…algún día.

  • ¿Dónde estarán las respuestas?

 

Sin embargo, una cosa es cierta, es la única teoría, la de supercuerdas, que nos da cierta garantía de que vamos por el buen camino, en su desarrollo aparecen indicios confirmados por los experimentos, como por ejemplo, la aparici´çon de una partícula de espín 2, el Gravitón que nos lleva a pensar que, en la teoría de supercuerdas está integrada una teoría Cuántica de la Gravedad que nos, podrá llevar, hasta esos primeros momentos del Big Bang que ahora quedan tan oscuros a la vista de los observadores y, de la misma manera, nos dejará entrar en la Singularidad de un Agujero Negro para poder ver (al fin) lo que allí pueda haber, qué clase de partículas o de materia se ha podido formar en un material tan extremadamente denso como el de la singularidad.

Habrá que tener paciencia con la Teoría de cuerdas y con el hallazgo tan esperado del Gravitón que nos confirmará, al fín, que la Gravedad como las demás interacciones, también está cuantizada y tiene su Bosón transmisor. De lo que no acabo de estar seguro es…del hecho en sí, de que podamos univer la Gravedad con la cuántica…¡son tan dispares! y habitan en reinos tan diferentes.

emilio silvera


  1. ¿La Teoría de Cuerdas? ¿Qué es eso? 2ª Parte : Blog de Emilio Silvera V., el 7 de febrero del 2013 a las 7:27

    [...] se consideraba más viable para describir a la interacción fuerte a la teoría basada en los quarks y los gluones, que parecía ajustarse mucho mejor a las observaciones. Desafortunadamente, Scherk [...]

 

  1. 16
    Tom Wood
    el 20 de junio del 2012 a las 22:03

     

    Normal
    0

    false
    false
    false

    MicrosoftInternetExplorer4

    /* Style Definitions */
    table.MsoNormalTable
    {mso-style-name:”Table Normal”;
    mso-tstyle-rowband-size:0;
    mso-tstyle-colband-size:0;
    mso-style-noshow:yes;
    mso-style-parent:”";
    mso-padding-alt:0in 5.4pt 0in 5.4pt;
    mso-para-margin:0in;
    mso-para-margin-bottom:.0001pt;
    mso-pagination:widow-orphan;
    font-size:10.0pt;
    font-family:”Times New Roman”;
    mso-ansi-language:#0400;
    mso-fareast-language:#0400;
    mso-bidi-language:#0400;}

    Para mí el Estándar Modelo (SM) es correcto, cuando dice que sus partículas carecen de masa.
     
    Para mí, como no tenemos el 6to paradigma creado, es muy sorprendente que también nos diga eso, que carecen de masa; aunque sea de una forma un poco “difusa”. Falta poco tiempo para que nos mostremos agradecidos de su comportamiento en los límites:
    1-Los neutrinos, porque son como fotones electromagnéticos neutrínicos (luz) de los niveles, de los estados energéticos interiores de sus partículas elementales (leptones y “hadrones”), se mueven a “c”. Es decir, al igual que “cualquier tipo” de Luz; carecen de masa, por definición experimental,
    2-Y esas partículas elementales masitas (leptones y “hadrones”) tampoco tienen masa porque se forman a partir de fotones electromagnéticos confinados (luz), a través de una interacción Luz-Luz fuerte. Lo que observamos:
    -en presencia de fuertes campos electromagnéticos (luz);
    -en los fuertes campos electromagnéticos (luz) de los núcleos pesados;
    -en los fuertes campos de los fotones electromagnéticos gravitatorios (luz), de los cuerpos supermasivos;
    -en las interacciones de los intensos pulsos láseres (luz),…
     
    Es decir, lo que dice el SM, es correcto, muy correcto:
     
    TODAS SUS PARTICULAS CARECEN DE MASA.
     
    Pero no sabemos interpretarlo, porque lo que estamos es mirando una 6ta física, desde abajo. Esa es la frustración física que los lleva ha rescatar los viejos conceptos de “resistencia cinemática exterior al movimiento de un cuerpo”, hasta refinarlo en el moderno modelo del campo omnipresente y fantasmagórico del Higgs. (Campo que privilegia la dirección, la “resistencia” (¿), según la energíasmasa de que se trate. Y muchas complicaciones mas, innaturales, en las que se han metido y no se como no se dan cuenta que eso los meterá en un pantano infinito, sin puerta de salida, ya verán. Por suerte tienen la ya clásica papelera del reciclaje físico, el Big Bang, para salvar la honrilla. A donde podrán mandar este modelo para que descanse en paz, para que el disparate se enfríe cuarsietaticamente y no rueden cabezas, serian muchas, demasiadas (grandes) para dejarlas quebrar, como los bancos y las transnacionales).
    Es decir, es la frustración física que nos lleva a imprimirle MASA EXTERNA, MASA IMPROPIA a un ente que tiene “masa”; pero en su interior. Además, de otras propiedades internas, que aunque están relacionadas de forma compleja; si están en un solo ente, como son: la carga, el spin, su campo electromagnético, el que medimos exteriormente, tiempos de vida estables o inestables, dado irremediablemente por su topología de confinación…
    La falta de imaginación física, para modelar la bella realidad natural, de crearlo todo a partir del mayor número de propiedades, en el menor numero de elementos posibles, la mas hermosa obra de arte de Dios, de la naturaleza (no importa quien, no es mi línea, mi línea es la ingeniería inversa, de lo natural,…); es la causa que nos lleva a sacar esas propiedades de su lugar natural y asignársela a miles de inventos fantasmagóricos exteriores.
    Llegando hasta los multiuniverso, las branas, las dimensiones extras, los universos holográficos, las cosas oscuras, los vacíos quánticos (no saben interpretar lo que les dice la teoría, eso es todo) los universos insustanciales, que lo ponen  a “expandirse” a mayor velocidad que “c” (para así poder darle mas consistencia experimental a sus insostenibles especulaciones, las que entran en contradicción con los resultados experimentales mas demostrado. No para tomarnos como bobos, sino por su propia ignorancia de lo natural, por su errónea formación natural). La famosa tautológica de dibujo de montaje, de photoshop, manipulado a sus antojos (juez y parte) entre el Big Bang-CMB. (La que hay que atacar despiadadamente desde todos los ángulos del rigor científico, desde lo natural, es imperioso para la comunidad científica hacerlo cuanto antes. Así acabamos con todos los demás inventos innaturales, su razón de ser, lo que lo sustenta es esa insostenible tautológica. Donde la improvisación interpretativa de lo experimental (CMB), sustenta la especulación (Big Bang) y la especulación la sustenta a ella; y de carambola, todo lo demás que se te quiera ocurrir. Por eso nadie quiere cuestionarlo como es debido, buscar otra interpretación posible, reinterpretarlo. Se les derrumbaría la papelera del reciclaje físico, de todos los modelos imaginativos, de todos los que no pueden ser verificados, los que solo están “soportados” por la lógica formal, lo que aceptan las revistas más prestigiosas, sin ningún tipo de miramientos. Los que te permiten publicar con regularidad y que poniendo a tu supervisor, mantienen tu contrato. Si no supiera que esto es una herencia errónea, que sea ha consolidado, ya por generaciones de graduados, al confundir el método didáctico, con la realidad histórica/investigativa de todas las cinco físicas; pensaría que es parte de un gran complot internacional). Lo que están midiendo (indirectamente) es la energía de los electromagnéticos gravitatorios, de nuestra galaxia y de todos los confines medibles del universo; expresada en temperatura espectral… Pero al tratarse de mediciones a distancias de anos luz, de alguna manera, irremediablemente siempre en todos los “hueco” vas a tropezar con masa, con la masa portadora, emisora. Por eso miden, casi lo mismo en cualquier dirección,… ¿Es lo que mas los asusta, con lo que no pueden? Lo que no debía ocurrir con una luz del ultimo choque entre energíascampos y energíasmasas,… ¡Relatividad, por Dios!: ¿Quién es mas rápido?… Que ya hubiera pasado por aquí, antes que la lenta evolución formara los actuales cuerpos masivos estelares,… ), y miles de cosas mas en las que gastan sus mejores neuronas y nuestros mejores recursos materiales. ¡Dios mío, esto es una epidemia bien contagiosa, bien peligrosa!
    La masa o el ultrasimétricos efecto inercial exterior que medimos, esta ahí adentro, nunca fuera: es el momento mecánico angular de la topología de circulación que describen los fotones electromagnéticos al ser confinados en los diferentes procesos que les hable. Todos bien naturales, bien lógicos, bien observados experimentalmente. Y no son causados por una masa impropia, inducida desde el exterior por ningún campo omnipresente y fantasmagórico (irracionalismo concentrado); que ya aunque fuera de forma bien indirecta se hubiera manifestado en los millones de mediciones físicas que se han hecho a lo largo de sus historias, en los laboratorios humanos, tanto en la tierra, como en el infinito macrocosmo. Nada que sea tan básico en la naturaleza, nada fundamental en ella, podrá ser tan escurridizo, podrá ser tan fantasmagórico como para pasar desapercibido, hasta para las leyes básicas que sostienen las cinco físicas. Eso se demostró con los neutrinos, hace como 80 anos y hoy, aunque nadie sabe que son, son unas de las partículas más viejas que conocemos.
    Y aunque todos me digan que casi ya están viendo al traficante de masa; yo les digo que no existe, que es abra de nuestra vieja frustración, nuestra antigua incapacidad para meterle adentro a las energíasmasas, lo que si le metió la naturaleza; lo único que podía meterle, lo único exterior a ellas, lo único que existe independientemente de ella: las energíascampos libres, la luz. Eso solo lo simplifica todo, permite crear el 6to paradigma físico, de la misma sencilla forma que los cinco paradigmas anteriores. Es tan fácil distinguir lo que existe, de lo que no existe; que solo un adoctrinamiento generacional, ¡como siempre!, seria la única explicación lógica de que las personas no vean la simpleza de lo natural, y se inventen modelos científicos o de sociedades ilusas. El problema esta al frente, no es posible irnos de soslayo, no sigan presentado soluciones parciales, en los bordes del complejo problema, para al final verse obligados a calzarlo con razonamientos poco naturales. Please, todo en uno, es la única solución; sino, no la tienes, por innatural, esa es toda la tarea que hay que hacer. Simplemente la misma que hizo la naturaleza.
    ¿Es que no será posible que vean eso, que vean algo tan evidente? Gastarse  7 500 millones de euros  para que los físicos pongan los pies sobre la tierra (se que hay otros protestos, por si acaso,… pero en el fondo el Higgs es el que mas convence a la sociedad y a los políticos, para dar ese dinero, un trabajo propagandístico de décadas…). Me parece que esta va ser la vulgaridad científica mas grande de la historia, la que todos querrán olvidar. Pero como siempre, para que se haga la Luz, para que haya cambios reales, las rupturas, no pueden ser de mentirita, tienen que ser verdaderas rupturas, si no son así, no sale la luz primaveral, no se produce ningún cambio mental. No es nada personal, no es para herir empatias formativas, solo que la ciencia es así, una amistosa guerra fría entre las distintas formas de interpretar la naturaleza.

    Responder
    • 16.1
      emilio silvera
      el 21 de junio del 2012 a las 7:15

      Amigo Tom:
      Es cierto que, “oyendote” expresar tus pensamientos, llego a la conclusión de que, finalmente, la luz tiene un gran protagonismo en todo esto y, es cierto que se habla de múltiples aspectos de “la Física” que són, al menos sospechosos de que nada tengan que ver con la realidad de la Naturaleza y son modelos o caminos que se han tomado guiados por la ignorancia y que, finalmente, posiblemente, no lleven a parte alguna.
      Cuando dices:
      “Llegando hasta los multiuniverso, las branas, las dimensiones extras, los universos holográficos, las cosas oscuras, los vacíos quánticos (no saben interpretar lo que les dice la teoría, eso es todo) los universos insustanciales, que lo ponen  a “expandirse” a mayor velocidad que “c” (para así poder darle mas consistencia experimental a sus insostenibles especulaciones, las que entran en contradicción con los resultados experimentales mas demostrado. No para tomarnos como bobos, sino por su propia ignorancia de lo natural, por su errónea formación natural). La famosa tautológica de dibujo de montaje, de photoshop, manipulado a sus antojos (juez y parte) entre el Big Bang-CMB. (La que hay que atacar despiadadamente desde todos los ángulos del rigor científico, desde lo natural, es imperioso para la comunidad científica hacerlo cuanto antes. Así acabamos con todos los demás inventos innaturales, su razón de ser, lo que lo sustenta es esa insostenible tautológica. Donde la improvisación interpretativa de lo experimental (CMB), sustenta la especulación (Big Bang) y la especulación la sustenta a ella; y de carambola, todo lo demás que se te quiera ocurrir. Por eso nadie quiere cuestionarlo como es debido, buscar otra interpretación posible, reinterpretarlo. Se les derrumbaría la papelera del reciclaje físico, de todos los modelos imaginativos, de todos los que no pueden ser verificados, los que solo están “soportados” por la lógica formal, lo que aceptan las revistas más prestigiosas, sin ningún tipo de miramientos. Los que te permiten publicar con regularidad y que poniendo a tu supervisor, mantienen tu contrato.”
      Creo que apuntas en la correcta dirección, hay mucho camelo en todos esos supuestos de los que se habla y escribe sin cesar pero de los que, no se dan una razón cierta de forma experimental que es, en definitiva, la única verificación científica que puede corroborar esas teorías supuestas que tan buenos beneficios están aportando a muchos.
      Por otra parte, si lo del Higgs resulta ser finalmente un intento perdido… ¡Qué fracaso! ¡Qué verguenza! Sin embargo, los implicados siempre podrán decir que, la física sabe ahora qué camino no debe tomar y habrá que buscar otros derroteros para completar el Modelo Estándar y saber de dínde viene la masa que, según tú afirmas, la cosa iría por otro camino, a saber:
      “Y aunque todos me digan que casi ya están viendo al traficante de masa; yo les digo que no existe, que es abra de nuestra vieja frustración, nuestra antigua incapacidad para meterle adentro a las energíasmasas, lo que si le metió la naturaleza; lo único que podía meterle, lo único exterior a ellas, lo único que existe independientemente de ella: las energíascampos libres, la luz. Eso solo lo simplifica todo, permite crear el 6to paradigma físico, de la misma sencilla forma que los cinco paradigmas anteriores. Es tan fácil distinguir lo que existe, de lo que no existe; que solo un adoctrinamiento generacional, ¡como siempre!, seria la única explicación lógica de que las personas no vean la simpleza de lo natural, y se inventen modelos científicos o de sociedades ilusas. El problema esta al frente, no es posible irnos de soslayo, no sigan presentado soluciones parciales, en los bordes del complejo problema, para al final verse obligados a calzarlo con razonamientos poco naturales. Please, todo en uno, es la única solución; sino, no la tienes, por innatural, esa es toda la tarea que hay que hacer. Simplemente la misma que hizo la naturaleza.”
      ¿Por qué no buscan en la dirección que tú señalas?
      Yo te aconsejería que, de manera pausada, pensando cada letra que pongan sobre el papel y viendo en tu mente de forma muy clara lo que deseas expresar, te pongas ya a escribir un artículo en el que, no sólo expongas de forma clara y precisa tus ideas, sino en el que, sin ataduras a convencionalismos, critiques todo aquello que se sale de la razón y que está suponiendo un freno real para la Física del futuro. Si escribes ese artículo y lo envías a las Revistas de más prestigio…Alguna lo publicará y, si es así, puede ser que el “mundo” despierte y sirva como una especie de campanazo de aviso para que muchos despierten del letargo (en muchos casos interesados) en el que actualmente se encuentran muchos aspectos de la Física.
      Es la luz, lo he dicho muchas veces, la única que nos puede dar la última respuesta. No sabría explicar por qué será así pero, en la luz están las respuestas a esas preguntas que muchos nos hacemos y nadie ha sabido contestar…hasta el momento. En tus palabras vislumbro alguna salida, alguna luz al final del lúgubre y oscuro túnel, y, desde luego, sería una lástima que, tus ideas se perdieran en el vació del tiempo sin que nadie les prestara la debida atención antes de verificar que, en realidad, están describiendo lo que la Naturaleza tratade decirnos.
      ¡Intentaló! Escribe ese artículo en el que se explique esa teoría luz-luz (fuerte y débil) y que nos habla de las energía-masa y energía-campo, suenan muy bien y me producen un algo inexplicable que me quier3e hablar de una física sencilla y real que simplemente trata de exponer, ante el mundo, lo que la Naturaleza es.
      Por lo demás, estoy de acuerdo contigo en muchas cuestiones que aquí mencionas y, aunque el LHC sirva para otras muchas cosas (que así es), pudiera ser, finalmente, que el principal motivo que aconsejó su costasa construcción, al final sea un objetivo frustrado…¡ya veremos! y, si ese “tráficante de masa” el Higgs, no es lo que dicen que es, será un duro varapalo para muchos y, sobre todo, para la Ciencia que habrá perdido años buscando lo que no existe.
      Un cordial saludo amigo.

      Responder
  2. 17
    terapia online
    el 10 de julio del 2013 a las 14:57

    La Teoría Cuántica de la Gravedad ¿dentro de la Supercuerda? : Blog de Emilio Silvera V. , es genial, desde que os recibo no puedo parar de mirar todas vuestras sugerencias y me alegra cuando recibo uno más, sois lo mejor en español, me encata vuestra presentación y el curre que hay detrás. Un beso y abrazo,GRACIAS POR VUESTRO TRABAJO, nos alegrais la vida.

    Responder

Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Subscribe without commenting