viernes, 17 de enero del 2020 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




Curiosidades

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en El Universo cambiante    ~    Comentarios Comments (5)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Nebulosa de la Araña Roja.

También conocida como (NGC 6537), es una nebulosa planetaria situada en la constelación de Sagitario. Esta nebulosa tiene clara forma diferenciada en dos lóbulos, esto puede ser debido a que la enana blanca que está en el centro de la nebulosa puede tener una compañera binaria o también otra causa podría ser debida a campos magnéticos de la zona. La enana blanca produce un poderoso y fuerte y caliente viento estelar (10.000 K) y sopla a una velocidad de 300 km/s, lo que ha generado su característica y curiosa forma. La enana blanca está rodeada de una nube de polvo, lo que hace que sus características físicas sean difícilmente determinables y podríamos estar ante una de las enanas blancas más calientes que se conocen en la actualidad, con temperaturas superiores a los 250.000 K. La Nebulosa de la Araña Roja se encuentra a unos 3.000 – 8.000 años luz de la Tierra, aunque otras estimaciones reducen esta distancia a 1.900 años luz.

 

 

Nebulosa Boomerang

Es una protonebulosa planetaria, ya que esa una estrella o grupo de estrellas que aún están evolucionando hacia la fase de nebulosa planetaria y que se encuentra en la constelación de Centaurus a 5.000 años luz de la Tierra. La imagen de mucha mayor resolución obtenida con el Telescopio Espacial Hubble, la muestra como una nebulosa bipolar, por lo que también ha recibido el nombre de Nebulosa de la Pajarita. Esta nebulosa destaca porque su temperatura es tan sólo un grado superior al cero absoluto, es el único objeto conocido con una temperatura inferior a la radiación de fondo de microondas. La nebulosa (con un radio de un año luz) se formó por el gas expulsado por su estrella central, dicha estrella ha estado perdiendo materia a razón de una milésima de la masa solar cada año durante al menos 1.500 años. Ello supone un ritmo de pérdida de masa entre 10 y 100 veces mayor que en otros objetos similares. El gas se expande a una gran velocidad de 164 km/s, lo que causa la baja temperatura. Asimismo existe una capa interna que se expande a 35 km/s, que puede ser el resultado de la expulsión de una envoltura común por parte de una estrella binaria central.

Nebulosa de la Burbuja

La Nebulosa de la Burbuja, también conocida como NGC 7635, fue descubierta en 1787 por William Herschel, situada en la constelación de Cassiopeia, cerca del cúmulo abierto M52, a unos 7.100 – 11.000 años luz de la Tierra según diversas fuentes. Nos encontramos ante una nebulosa de emisión de unos 10 años luz de diámetro que hace honor al nombre por el que se la conoce ya que su forma es prácticamente esférica aunque no uniforme, ello es debido al choque del viento estelar de su gran y masiva estrella central con el denso material circundante que la rodea. La Nebulosa de la Burbuja está situada en las cercanías de una gran nube molecular (zona en las que existe hidrógeno molecular, H2) que contiene la expansión de la “burbuja” pero que a su vez es rechazada por las radiaciones a alta temperatura que emite la estrella situada en el núcleo de la nebulosa, de esta forma, dicha radiación hace calentar la regiones densas de la nube molecular, haciéndola brillar. Esta nebulosa puede observarse de forma amateur, si bien es complicado debido a la presencia de una estrella localizada a su Oeste. Las mejores imágenes que se han obtenido de la Nebulosa de la Burbuja han sido obtenidas una vez más por el Telescopio Espacial Hubble.

Nebulosa Cabeza de Caballo.

También conocida como Barnard 33, es una nebulosa de absorción, muy densa, fría y oscura ya que no está relacionada con ninguna estrella cercana por lo que el polvo y gas interestelar que la forma, no recibe ningún tipo de energía. Este tipo de nebulosas son más difíciles de detectar por aparatos humanos y son visibles mediante contraste. Fue descubierta en 1888 por Williamina Fleming y catalogada por primera vez en 1919 por el astrónomo estadounidense Edward Emerson Barnard. La Nebulosa Cabeza de Caballo mide aproximadamente 3,5 años luz de ancho y está situada en el extremo izquierdo del Cinturón de Orión y al Sur de Alnitak (estrella supergigante azul). La nebulosa forma parte del Complejo de Nubes Moleculares de Orión, situado a unos 1.500 años luz de distancia de la Tierra. Cabeza de Caballo ha sido una de las nebulosas más ampliamente difundidas debido a su curiosa forma y a la belleza de las imágenes obtenidas de ella en las que aparecen multitud de resplandores rojizos en su entorno debidos a la ionización del hidrógeno que rodea a la nebulosa por parte de la estrella Sigma Orionis y azulados por la presencia de una nebulosa de reflexión conocida como NGC 2023. Con el paso del tiempo (miles de años), Cabeza de Caballo irá perdiendo su forma característica por la expansión de los gases y los movimientos internos de la propia nube, alterando así su apariencia tal como hoy la conocemos.

Nebulosa Cara de Payaso.

También conocida como Nebulosa Esquimal (NGC 2392), es una nebulosa planetaria de la constelación de Géminis que se encuentra alejada de la Tierra a una distancia de entre 3.000 – 5.000 años luz. Fue descubierta el 17 de Enero de 1787 por William Herschel. Debe su nombre a su peculiar y curiosa forma, ya que recuerda de cierta manera a la cara de una persona rodeada con una capucha, mientras que sus brillantes colores dan la sensación de ser el maquillaje usado por los payasos del circo. Se estima que tiene una edad de 10.000 años, estando compuesta por dos lóbulos elípticos de materia saliendo de la estrella moribunda que se encuentra en el centro de la nebulosa. Desde nuestra perspectiva, unos de los lóbulos está delante del otro. La estrella central (similar a nuestro Sol pero en fase de gigante roja), está rodeada por el denso gas que compone las capas exteriores de dicha estrella y que es arrastrado a una velocidad de 115.000 km/h, lo que impide que el viento estelar arrastre dicho material a lo largo del ecuador de la nebulosa. Los filamentos internos visibles son expulsados ​​por un fuerte viento de partículas de la estrella central. El disco externo contiene inusuales y largos filamentos de varios años luz de longitud.

http://laexuberanciadehades.files.wordpress.com/2012/02/nebulosa-de-la-carina-fragmento1.jpg?w=938&h=972

Nebulosa de Carina.

La Nebulosa de Carina (también conocida como Nebulosa de la Quilla, Nebulosa Eta Carinae o NGC 3372) es una gran nebulosa de emisión que se encuentra en el Sur de nuestra Vía Láctea, a unos 7.500 años luz de distancia de la Tierra en la constelación de Carina y que rodea varios cúmulos estelares abiertos, conteniendo varias estrellas de magnitud O, algunas de ellas son de las más masivas encontradas hasta la fecha en nuestra galaxia. La Nebulosa de Carina fue descubierta en 1751 por Nicolas Louis de Lacaille en el Cabo de Buena Esperanza. La nebulosa está formada por densas nubes de polvo y gas brillante, siendo una de las incubadoras de estrellas más cercanas a nuestro planeta y teniendo un diámetro realmente impresionante y cercano a los 100 años luz, cuatro veces más grande que la Nebulosa de Orión. Dicho tamaño hace que podamos encontrar multitud de objetos estelares en su interior como la Nebulosa Keyhole (oscura y fría nube de polvo de 7 años luz de diámetro que posee brillantes filamentos fluorescentes) y la estrella hipergigante Eta Carinae (rodeada por la Nebulosa del Homúnculo que fue formada por material eyectado de la propia estrella en 1841), la cual tiene una luminosidad cuatro millones de veces mayor que la de nuestro Sol y una masa 100 – 150 veces superior. Tal es el tamaño de Eta Carinae, que cuando llegue al final de sus vidas explosionará en una hipernova (superior a una supernova), pudiendo formar directamente un agujero negro, el cual emitiría dos chorros de plasma y rayos gamma a una velocidad cercana a la de la luz por cada uno de sus polos. La Nebulosa de Carina es un laboratorio perfecto para los astrónomos que quieren estudiar el nacimiento y el inicio de las nuevas estrellas.

boomerang_nebulosa nebulae temperatura

 Terminemos por la misma imagen de la Nebulosa del Boomerang, captada en otra longitud de ondas.

Posee una temperatura de -272ºC y se encuentra tan sólo un grado por encima del cero absoluto, que es el límite más bajo para cualquier temperatura. Incluso el débil fulgor de la radiación de fondo dejada por el Big Bang, con una temperatura de -270ºC, tiene una temperatura más cálida que la propia nebulosa. Hasta el día de hoy, es el único elemento conocido del Universo cuya temperatura es más baja que la radiación cósmica de fondo.

La nebulosa Boomerang posee esa forma de lazo debido al fuerte viento que alcanza velocidades de 500.000 km/h, el cual arrojaba el gas ultrafrío lejos de la moribunda estrella central.

El Universo nunca dejará de asombrarnos y siempre nos podrá mostrar cosas nuevas que, habiéndolas observado desde la lejanía y utilizando sistemas no siempre fiables, por muy bueno y avanzado que puedan ser nuestros telescopios actuales, nunca podrán mostrarnos con la fidelidad de la cercanía, esos objetos que pueden captar pero que, dadas las inmensas distnacias, esconden secretos que, poco a poco, a medida que avanza la tecnología y buscamos nuevos sistemas, podremos ir desvelando para conocer, lo que el Universo es.

emilio silvera

 

  1. 1
    abdel majluf
    el 15 de julio del 2014 a las 22:03

    Que cosas, al comenzar a leer tu artículo, me quede pegado en la nebulosa de la araña, y es que de inmediato me llevo a pensar en nosotros mismos, una estrella colapsa al final de sus días, el exceso de energía producido hará que sus capas exteriores comiencen a expandirse, pero mientras la estrella se va enfriando, esta va creciendo de forma estrepitosa, nosotros acá, o mejor dicho los futuros terrícolas, observando impávidos como aquella estrella que nos dio la vida, se transforma en una bola de fuego monstruosa, que comienza a crecer sin límite y que de seguro alcanzara nuestro planeta para convertirnos en cenizas. Esperemos que los herederos del planeta en aquellos tiempos ya hallan  abandonado el planeta y colonizado nuevos y mas pasivos mundos.
    Pero bueno, volviendo a la nebulosa de la araña, quizás allí dentro, cuantas historias por contar,  algún sistema solar antiguo, que llegó a su fin, algún planeta con vida que no logro sobrevivir, quizás, la verdad es que son casi escombros cósmicos, como cuando acá en la tierra, miramos las ruinas, unas rocas, en fin algo que nos puede contar una historia allí ocurrida. 
    La vida, esta que ya conocemos y de la cual formamos parte, de seguro al igual que todo lo que vemos allí afuera, debe de ser parte de una constante que conforma este misterioso gigante al cual llamamos Universo.
     
    progresivamente las capas adyacentes. El exceso de energía producida hará que las capas exteriores del Sol tiendan a expandirse y enfriarse y el Sol se convertirá en una estrella gigante roja. El diámetro puede llegar a alcanzar y sobrepasar al de la órbita de la Tierra, con lo cual, cualquier forma de vida se habrá extinguido. Cuando la temperatura de la región central alcance aproximadamente 100 millones de kelvins, comenzará a producirse la fusión del helio en carbono mientras alrededor del núcleo se sigue fusionando hidrógeno en helio. Ello producirá que la estrella se contraiga y disminuya su brillo a la vez que aumenta su temperatura, convirtiéndose el Sol en una estrella de la rama horizontal. Al agotarse el helio del núcleo, se iniciará una nueva expansión del Sol y el helio empezará también a fusionarse en una nueva capa alrededor del núcleo inerte -compuesto de carbono y oxígeno y que por no tener masa suficiente el Sol no alcanzará las presiones y temperaturas suficientes para fusionar dichos elementos en elementos más pesados- que lo convertirá de nuevo en una gigante roja, pero ésta vez de la rama asintótica gigante y provocará que el astro expulse gran parte de su masa en la forma de una nebulosa planetaria, quedando únicamente el núcleo solar que se transformará en una enana blanca y, mucho más tarde, al enfriarse totalmente, en una enana negra. El Sol no llegará a estallar como una supernova al no tener la masa suficiente para ello.
    Si bien se creía en un principio que el Sol acabaría por absorber a Mercurio, a Venus y a la Tierra al convertirse en gigante roja, la gran pérdida de masa que sufrirá en el proceso hizo pensar por un tiempo que la órbita terrestre -al igual que la de los demás planetas del Sistema Solar- se expandiría posiblemente y salvaría a nuestro planeta de ese destino.[8] Sin embargo, un artículo reciente postula que ello no ocurrirá y que las interacciones mareales, así como el roce con la materia de la cromosfera solar, harán que nuestro planeta sea absorbido.[9] Otro artículo posterior apunta en la misma dirección.[10]

    Responder
  2. 2
    Emilio Silvera
    el 16 de julio del 2014 a las 9:45
    abdel majluf

    Que cosas, al comenzar a leer tu artículo, me quede pegado en la nebulosa de la araña, y es que de inmediato me llevo a pensar en nosotros mismos, una estrella colapsa al final de sus días, el exceso de energía producido hará que sus capas exteriores comiencen a expandirse, pero mientras la estrella se va enfriando, esta va creciendo de forma estrepitosa, nosotros acá, o mejor dicho los futuros terrícolas, observando impávidos como aquella estrella que nos dio la vida, se transforma en una bola de fuego monstruosa, que comienza a crecer sin límite y que de seguro alcanzara nuestro planeta para convertirnos en cenizas. Esperemos que los herederos del planeta en aquellos tiempos ya hallan  abandonado el planeta y colonizado nuevos y mas pasivos mundos.
    Pero bueno, volviendo a la nebulosa de la araña, quizás allí dentro, cuantas historias por contar,  algún sistema solar antiguo, que llegó a su fin, algún planeta con vida que no logro sobrevivir, quizás, la verdad es que son casi escombros cósmicos, como cuando acá en la tierra, miramos las ruinas, unas rocas, en fin algo que nos puede contar una historia allí ocurrida. 
    La vida, esta que ya conocemos y de la cual formamos parte, de seguro al igual que todo lo que vemos allí afuera, debe de ser parte de una constante que conforma este misterioso gigante al cual llamamos Universo.
     
    progresivamente las capas adyacentes. El exceso de energía producida hará que las capas exteriores del Sol tiendan a expandirse y enfriarse y el Sol se convertirá en una estrella gigante roja. El diámetro puede llegar a alcanzar y sobrepasar al de la órbita de la Tierra, con lo cual, cualquier forma de vida se habrá extinguido. Cuando la temperatura de la región central alcance aproximadamente 100 millones de kelvins, comenzará a producirse la fusión del helio en carbono mientras alrededor del núcleo se sigue fusionando hidrógeno en helio. Ello producirá que la estrella se contraiga y disminuya su brillo a la vez que aumenta su temperatura, convirtiéndose el Sol en una estrella de la rama horizontal. Al agotarse el helio del núcleo, se iniciará una nueva expansión del Sol y el helio empezará también a fusionarse en una nueva capa alrededor del núcleo inerte -compuesto de carbono y oxígeno y que por no tener masa suficiente el Sol no alcanzará las presiones y temperaturas suficientes para fusionar dichos elementos en elementos más pesados- que lo convertirá de nuevo en una gigante roja, pero ésta vez de la rama asintótica gigante y provocará que el astro expulse gran parte de su masa en la forma de una nebulosa planetaria, quedando únicamente el núcleo solar que se transformará en una enana blanca y, mucho más tarde, al enfriarse totalmente, en una enana negra. El Sol no llegará a estallar como una supernova al no tener la masa suficiente para ello.
    Si bien se creía en un principio que el Sol acabaría por absorber a Mercurio, a Venus y a la Tierra al convertirse en gigante roja, la gran pérdida de masa que sufrirá en el proceso hizo pensar por un tiempo que la órbita terrestre -al igual que la de los demás planetas del Sistema Solar- se expandiría posiblemente y salvaría a nuestro planeta de ese destino.[8] Sin embargo, un artículo reciente postula que ello no ocurrirá y que las interacciones mareales, así como el roce con la materia de la cromosfera solar, harán que nuestro planeta sea absorbido.[9] Otro artículo posterior apunta en la misma dirección.[10]

    Responder
  3. 3
    Emilio Silvera
    el 16 de julio del 2014 a las 10:02

    El comentario anterior de nuestro amigo Abdel, no se que pudo pasar que se había “perdido” y lo he recuperado lo mejor que he sabido, al menos que se pueda leer lo que nos quiso decir, aunque muchos de los enlñaces que nos dejó no aparezcan.

    En cuanto a lo que nos cuentas de manera tan detallada, estimado amigo Chileno, es lo que el destino le tiene guardado a nuestro Sol que, se transformará en algo diferente de lo que ahora es. Una Nebulosa Planetaria y una estrella enana blanca es lo que quedará de él, y, los planetas interiores, seguramente hasta la Tieera, serán asolados por la gigante roja que surgira de los estertores de nuestra estrella moribunda.

    Es cierto que, para cuando eso suceda, si es que aún andamos por aquí, habremos tenido tiempo más que suficiente para haber encontrado acomodo en otros mundos, Cuatro mil millones de años es mucho tiempo, tanto que, no sólo nos dará para haber podido colonizar otros mundos, sino que, si la evolución rtecnol´ñogica sigue por el camino actual, estaremos, no me extrañaría, hasta en otras galaxias.

    Para mí sería ridículo pensar que toda nuestra Historia comienza y termina en el planeta Tierra, para ese viaje, no se necesitarían tantas “alforjas” como hemos podido elaborar en tantos siglos de pensamientos, de inventiva, de originalidad, de repentizar soluciones a los problemas más dispares e imprevistos… ¡Somos más que todo eso!

    ¡Quien pudiera estar junto a nuestra Humanidad cuando hayan pasado mil millones de años! Qué maravillas habrá logrado, hasta dónde habrá llegado en los “infinitos caminos espaciales”, qué galaxias se habrán visitado… Bueno, como somos tan peculiares, tampoco hay que descartar que, nosotros mismos, podamos construir una nueva especie que será la que nos destruya. El mismo Internet me da un poco de miedo, ya hoy, sin ir más lejos, estamos a su merced.

    ¿Somos realmente conscientes de lo que estamos fraguando?

    Por otra parte, no creo que tengamos que esperar 4.000 millones de años para que el Sol se convierta en Gigante roja y destruya la Tierra, antes, tendremos la visita de la galaxia Andrómeda que, no creo que deje a la Vía Láctea muy bien parada, la enguyirá y se formará una gran galaxia en la que, no sabemos, que papel jugaremos nosotros en cuanto a cómo quedaremos después del suceso terrible en el que estarán presentes fuerzas que, ni podemos imaginar.

    Por otra parte, amigo Abdel, unos estudios realizados no hace mucho tiempo, han dado como resultado que, la Tierra, saldrá de la zona habitable que ahora ocupa en unos 1.700 ,millones de años y será Marte el que entre en ella. Así que, si eso fuera cierto, nos tendríamso que mudar al planeta hermano que, no es tan grande como para albergar a tanta gente. Si ya tenemos exceso de población, en un planetas más pequeño, ya te puedes figurar.

    En fin querido amigo, que no podemos hacer cuentas para el futuro que siempre, para nosotros, será incierto.

    Un abrazo.

     

    Responder
  4. 4
    abdel majluf
    el 22 de julio del 2014 a las 20:04

    Gracias amigo Emilio, y como bien dices, se perdió en parte un enlace que quería dejar abajo, pero con una introducción que había desarrollado yo mismo en un momento de inspiración. pero bueno, no siempre se puede.
    ….A propósito, en tu último párrafo, nos dices que la tierra saldrá de la zona habitable y ingresará a ella nuestro vecino Marte, pero Emilio, Marte siempre a esta dentro de la zona habitable, y ahondando un poco al respecto de marte, este pequeño vecino nuestro a sido desde hace ya tiempo el lugar en donde hemos colocado nuestras expectativas de encontrar vida, ya sea esta, fosilizada o actual, ha ce unos días estaba leyendo que hasta los emiratos árabes, comienzan a prepararse para enviar una sonda, aunque no tripulada, se unirá a los indios, chinos, rusos y norteamericanos en investigar el´planeta.
    De marte siempre me ha llamado la atención su pasado, y claro, en hace mucho tiempo atrás debió ser muy parecido a nuestro planeta, en donde debe haber corrido agua líquida y por que no, pequeños seres albergados en sus océanos, ahora claramente su núcleo no alcanzó a interactuar con su atmosfera para mantener el calor del planeta, de este mismo modo su cada vez menos agua líquida debió hacer que sus océanos se comenzarán a salar y acidificar cada vez mas, al extremo de impedir la proliferación de vida….Bueno, todo esto en el ámbito de la suposición pues, a lo mejor un día de estos encontramos vida y quizás un océano interior…Habrá que seguir esperando y mientras tanto a deleitarnos con uno que otro sueño de su pasado.
     
     
    saludos.

    Responder
    • 4.1
      Emilio Silvera
      el 23 de julio del 2014 a las 9:38

      Hoy pongo una página sobre el tema que, según unos estudios y modelos realizados es así como resultan.

      Un Abrazo.

      Responder

Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Subscribe without commenting