jueves, 23 de enero del 2020 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR



RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Vista aérea de Manhattan
Vista aérea de Manhattan | Foto: Agencias

El administrador jefe de la NASA, Charles Bolden, ha señalado, en su comparecencia en la Comisión de Ciencias en el Congreso de Estados Unidos, que solo cabe rezar si un asteroide se dirigiera a Nueva York.

                                  El de Rusia dejó una buena huella

 Un asteroide de unos 17 metros de diámetro explotó el pasado 15 de febrerosobre Chelyabinsk, Rusia, generando ondas de choque que rompieron ventanas y dañaron edificios. Más de 1.500 personas resultaron heridas.

                                                 Este nos pasó cerca

Más tarde, ese mismo día, un asteroide más grande descubierto el año pasado pasó a solo 27.681 kilometros de la Tierra, más cerca que los satélites de telecomunicaciones que rodean el planeta. Para Bolden, estos eventos “sirven como prueba de que vivimos en un sistema solar activo, con objetos potencialmente peligrosos que pasan por nuestro vecindario con una frecuencia sorprendente”.

“Un asteroide de un kilómetro o más, probablemente podría acabar con la civilización”

“Tuvimos la suerte de que los acontecimientos del mes pasado fueran simplemente una coincidencia interesante en lugar de una catástrofe”, dijo el presidente del Comité, Lamar Smith, republicano de Texas, quien convocó la audiencia para saber qué se está haciendo y cuánto dinero se necesita para proteger mejor el planeta.

La NASA ha encontrado y sigue de cerca un 95 por ciento de los objetos más grandes que vuelan cerca de la Tierra, los que tienen 1 kilómetro o más de diámetro. ”Un asteroide de ese tamaño, de un kilómetro o más grande, probablemente podría acabar con la civilización”, dijo John Holdren, asesor científico de la Casa Blanca, a los legisladores en la misma audiencia.

Potenciales asesinos de ciudades

Sin embargo, sólo se conoce aproximadamente el 10 por ciento de una estimación de 10.000 potenciales asteroides “asesinos de ciudades”, aquellos con un diámetro de 50 metros, añadió Holdren. En promedio, se estima que los objetos de ese tamaño llegan a la Tierra alrededor de una vez cada 1.000 años. ”A partir de la información que tenemos, no sabemos de ningún asteroide que amenace la población de los Estados Unidos”, dijo Bolden. “Pero si viene en tres semanas, recen”.

Además de la intensificación de sus esfuerzos de vigilancia y la creación de alianzas internacionales, la NASA está considerando el desarrollo de tecnologías para desviar un objeto que puede estar en un curso de colisión con la Tierra.

El asteroide que explotó sobre Rusia el mes pasado fue el objeto más grande que chocó con la atmósfera de la Tierra desde el evento de Tunguska en 1908, cuando un asteroide o un cometa explotó sobre Siberia, arrasando 80 millones de árboles en más de 2.150 kilómetros cuadrados como arriba podéis ver. La onda expansiva dio la vuelta al mundo y fue recogida por todos los sismógrafos.

Claro que, el suceso, podría caer en cualquier parte del mundo y, los americanos ¡tan suyos ellos! se empeñan en que todo pase en Nueva York… Aunque sea una catástrofé. Con tal de hacer una película son capaces de cualquier cosa.

emilio silvera

Un Cuento de Nylon

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Diversidad    ~    Comentarios Comments (3)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

 El telescopio BICEP 2 captó las primeras evidencias de la llamada "inflación cósmica"
El telescopio BICEP 2 captó las primeras evidencias de la llamada “inflación cósmica” (AP)
Físicos estadounidenses anunciaron en el pasado mes de marzo haber detectado por primera vez las ondas de gravedad que recorrieron el espacio justo después del Big Bang, un descubrimiento histórico que consolida esta teoría del origen del universo hace 14.000 millones de años. Esta primera observación de estas ondas gravitatorias primordiales, previstas en la teoría de la relatividad de Albert Einstein, confirma la expansión extremadamente rápida del universo en la primera fracción de segundo de su existencia, una fase llamada inflación cósmica. Esta teoría había sido enunciada inicialmente en 1979 por el físico estadounidense Alan Guth.
Claro que no todo el mundo está de acuerdo con estas teorías y postulados y, sobre el tema en general se ha publicado un amplio artículo que, nuestro amigo Nelson nos envía desde Montevideo (Uruguay), del que omito la primera parte porque se adentra en terrenos de profundos pensamientos político-religiosos y filosóficos que no a todos les gustaría. Así que les pongo el resto del interesante trabajo que hace un  buen repaso del panorama de la ciencia y lo que de los postulados actuales opinan los autores.
BIG BANG -BOSÓN DE HIGGS- PARTÍCULA DE DIOS:
“Hoy, nuevamente está de moda la vieja idea del Big Bang (gran estallido o explosión) reflotada por científicos de los países capitalistas centrales (Universidades de Inglaterra, EEUU, Alemania, etc.), o incluso algunos periféricos como Universidad de la Plata(Argentina), que le hacen loas y coro a los primeros.
Es así que a través de enormes “aceleradores o colisionadores de partículas” o átomos, han esbozado la teoría complementaria al Big Bang que llamaron “Bosón de Higgs” (recordando a dos científicos: el 1º hindú y el 2º inglés) o Campo Magnético de Higgs.
Esta  teoría intenta responder a los que cuestionaron de dónde salía la energía para provocar el Big Bang y de allí el campo o bosón magnético de Higgs.  Años más tarde, con el propagandístico nombre de la “partícula de dios” complementan retomando las teorías anteriores, intentando decir que por ese camino llegarán a dios y al origen del mundo. (La partícula de Dios: si el universo es la respuesta, ¿cuál es la pregunta? es un libro de divulgación cien tífica de 1993 escrito por el físico ganador del premio Nobel León M. Lederman y el escritor de ciencias Dick Teresi.)
Sin embargo no han de llegar a nada porque su punto de partida es equivocado Por el contrario: la materia o lo que es lo mismo la energía, no fue creada sino que existió siempre, así de sencillo y de profundo. Lo que no existe es un dios ni origen del mundo.
En el año 1928 se descubrió que el átomo (no divisible de los griegos) estaba compuesto por protones, electrones y fotones.  Se pensó que allí se habían encontrado los “ladrillos de la materia”, la última subdivisión posible y que no había más.
Hasta hoy se han descubierto varios cientos más: positrones, hadrones, etc.  Se sigue buscando y no se convencen que esta búsqueda es infinita hacia lo más chico y también es infinita hacia lo más grande: el universo.
La materia no se crea ni se destruye, se transforma continuamente. Esto ya ha sido comprobado por numerosos estudios científicos, incluso Albert Einstein con sus 2 teorías sobre la relatividad postuló que materia (masa) y energía son lo mismo en su famosa ecuación matemática E = m.c2, es decir la energía E es igual a la masa (m) multiplicada por el cuadrado de la velocidad de la luz(c). La velocidad de la luz es de 300.000 km por segundo.  La luz es al mismo tiempo una partícula y una onda, y viaja en forma de “paquetes”.
Ley de Planck a diferentes temperaturas en función de la frecuencia para la radiación del cuerpo negro
 De allí el nombre de “quanta” (paquete: Max Planck, 1900) que denomina a la nueva física y matemática “cuántica”. Por lo tanto la luz también es materia y no otra cosa, y se curva por la gravedad como vaticinó y demostró Einstein  (es necesario decir  que Einstein pasó filosóficamente de ser idealist a a una posición materialista tomando como referente a Espinosa, pero nunca llegó a tener un pensamiento materialista dialéctico).
Si leemos  Dialéctica de la naturaleza veremos que Engels dice lo mismo 60 años antes. Para la dialéctica materialista, la energía, la materia y el movimiento es lo mismo.  Su antecesor griego Heráclito ya decía:”todo fluye”, es decir todo es movimiento, todo es cambio y todo es materia.
¿Qué es lo que sucede con la mayoría de los científicos?
 Que tienen una formación unilateral, han estudiado sólo eso: su ciencia en particular, no tienen una formación integral, multidisciplinaria. No han estudiado filosofía ni historia porque en general además han tenido una orientación anglosajona, que les dice para qué van a estudiar materias “sociales” si no sirven para nada.
Al no haber estudiado a fondo la historia y la filosofía, cometen grandes errores en sus investigaciones y teorías sobre el cosmos.  La Lógica clásica no les sirve, deberían estudiar dialéctica materialista que está más acorde con la física cuántica y la matemática cuántica.  De paso les saca de la cabeza la atrasada idea de un dios o de un primer motor que es una premisa falsa del arranque, del principio de sus teorías.
Dicho sea de paso, es la enseñanza que se propone implantar en Uruguay (reforma del BID), sacar todas las materias sociales (filosofía, historia, economía, etc.) y dar matemáticas, física, química, informática e inglés.
  A nivel de formación de ingenieros por ejemplo: el ingeniero uruguayo tiene una formación general global incluidas materiales sociales. Tiene formación específica en mecánica por ejemplo, pero ya estudió también con cierta profundidad la rama eléctrica y la rama de construcciones civiles.  Todo ello  le permite potencialmente resolver problemas nuevos.
Dentro de la misma orientación equivocada  anglosajona (tomada de la Instituto Tecnológico  de Massachusetts, MIT, de EEUU) se trata de implantar la Universidad Tecnológica del Uruguay (UTEC).
La física tradicional newtoniana dice que los materiales sólidos son inertes, sin embargo se ha demostrado que los átomos de los sólidos están formados interiormente por electrones, protones, etc. que giran alrededor del núcleo. En los sólidos giran más rápidamente que en los átomos de los líquidos y los gases, de allí su mayor  dureza. Los electrones (carga negativa) están en una contradicción u oposición con los protones (carga positiva), pero forman parte de una unidad (unidad de los contrarios).
 En determinadas condiciones (por ejemplo agregarle al núcleo un neutrón que tiene carga neutra), desbalancea el equilibrio entre protones y electrones, el núcleo se rompe en 2 partes y libera enorme energía, es la fisión nuclear, que  genera energía atómica o nuclear. Llevado a gran escala puede ser una bomba at&oac ute;mica o generar energía atómica para uso pacífico, aunque también implica enormes riesgos.
Todos los avances de la ciencia han comprobado la certeza de los postulados de la dialéctica materialista: transformación de la cantidad en calidad y viceversa, 2 polos contrarios o contradictorios, la unidad de los contrarios, la negación de la negación en la formación de nuevos elementos, el todo es mayor y cualitativamente diferente que la suma de sus partes(superando la matemática tradicional que nos decía que el todo es igual a la suma de las partes), la materia no se crea sino que siempre existió.
                                    No parece que fuera de esta manera como sucedieron las cosas
A pesar de todas las evidencias de sus propios descubrimientos, aún así los investigadores científicos no estudian la filosofía dialéctica y materialista.
Los renglones anteriores son pantallazos generales de un tema trascendente y fundamental que puede ser detallado y profundizado para los que les interese este tema, por numerosos escritos, entre ellos Dialéctica de la naturaleza (Engels),  Ludwig Feüerbach y el fin de la filosofía clásica alemana (Engels), Feuerbach.
 Oposición entre las concepciones materialistas e idealistas (Marx y Engels)La ideología alemana (Marx y Engels),Manuscritos económicos y  filosóficos (Marx), Materialismo y empiriocriticismo (Lenin),Cuadernos filosóficos (Lenin) Los libros anteriores y otros se encuentran en www.marxists.org (en varios idiomas).
Un artículo del uruguayo Héctor Marabotto:
                       Alan Woods habla sobre la crisis capitalista mundial
Del año 2000 es un excelente libro del matemático y marxista inglés Alan Woods: Razóny Revolución .Ver:
 Dice cosas interesantes, algunas ya mencionadas aquí y otras como que los polos sur y norte se han intercambiado en la historia de la tierra, es probable que haga 700.000 años, el polo norte estuviera en el polo sur y viceversa, que esto ha sucedido varias veces.  Coincidiendo con lo que sucede dentro del átomo, que el protón se transforma en electrón y viceversa.
Adelanta que para los que anhelan algún día viajar al pasado, no es posible, porque el tiempo tiene un solo sentido, hacia adelante. Es como una flecha o vector.
Lo más dramático de todo es ver en qué manos está la ciencia del cosmos. Están atrasados 200 años estos científicos, están detrás de una quimera, de un imposible.  Todas sus teorías son “puro verso”, la ciencia para serlo debe demostrar lo que postula
Veamos textual lo que cuenta y recopila Alan Woods (Razón y Revolución, página 92):
“Problemas con la constante de Hubble
Actualmente existe una fuerte polémica entre los defensores del Big Bang en relación a la supuesta edad del universo. De hecho, el “modelo estándar” en su conjunto está en crisis. Observamos el espectáculo de los respetables hombres de ciencia atacándose los unos a los otros en público utilizando un vocabulario no precisamente de lo más caballeroso. Y todo por la llamada constante de Hubble.
z = \frac{\lambda_1-\lambda_2}{\lambda_1} = \frac{H_0}{c}D
 Es la fórmula con la que se mide la velocidad a la que se mueven las cosas en el universo, y es de vital importancia para los que quieren descubrir la edad y el tamaño del universo. ¡El problema es que nadie sabe lo que es!
Edwin Hubble aseguró que la velocidad con la que se separan las galaxias era proporcional a su distancia de nosotros, cuanto más lejos, más rápidamente se movían.
Esto se expresa en la Ley de Hubble -v (velocidad) = H x d (distancia)- . En esta ecuación, la H se conoce como constante de Hubble. Para poder medirla necesitamos tener dos valores: la velocidad y la distancia de una galaxia en concreto. La velocidad se puede calcular por el desplazamiento al rojo. Pero la distancia entre galaxias no se puede medir con una regla.
De hecho, no existen instrumentos fiables para medir distancias tan grandes. HAY aquí está el problema!
Los expertos no se ponen de acuerdo sobre el valor real de la constante de Hubble, como quedó cómicamente claro en un reciente programa de televisión en Channel 4: “Michael Pierre dice que, sin duda, la constante de Hubble es 85, Gustaf Tamman asegura que es 50, George Jacobi 80, Brian Schmidt 70, Michael Robinson 50, y John Tonry 80.
 La diferencia entre 50 y 80 puede parecer no muy grande” dice el folleto de Channel 4, “pero es crucial para la edad del universo. Si la constante es muy alta, los astrónomos podrían estar en el proceso de demostrar la falsedad de su teoría más importante.”
La importancia de esto es que cuanto mayor sea Hubble, más rápidamente se mueven las cosas, y más cerca en el pasado es el momento en que el big bang supuestamente tuvo lugar.
 En los últimos años se han aplicado nuevas técnicas para medir la distancia de las galaxias, lo que ha llevado a los astrónomos a revisar sus primeros cálculos drásticamente. Esto ha provocado consternación en la comunidad científica, puesto que los cálculos de la constante de Hubble han ido creciendo cada vez más.
Las últimas estimaciones colocan la edad del universo a sólo 8.000 millones de años.
                 Verdaderamente es difícil asegurar nada
¡Esto significaría que hay estrellas que son más viejas que el universo! Esto es una contradicción flagrante -y no dialéctica, sino simplemente absurda-
“Bien”, comenta Carlos Frank, citado en el mismo folleto, “si resulta que las edades de las estrellas son mayores que el tiempo de expansión del universo, deducido de la medición de la constante de Hubble y la medición de la densidad del universo, entonces tenemos una auténtica crisis. Sólo te queda una opción: tienes que abandonar las suposiciones básicas sobre las que se basa el modelo del universo.
En este caso, tienes que abandonar algunas, quizás todas, de las suposiciones básicas sobre las que se basa la teoría del big bang”.
Prácticamente no existe ningún tipo de prueba empírica que apoye la teoría del big bang.
La mayor parte del trabajo que se ha hecho para demostrarla es de carácter puramente teórico, basándose en fórmulas matemáticas esotéricas y complicadas. Las numerosas contradicciones entre el esquema preconcebido del “big bang” y la realidad observada han sido cubiertas cambiando constantemente las premisas para mantener a toda costa una teoría sobre la que se han construido tantas reputaciones académicas.
Según esta teoría nada en el universo puede ser más viejo que 15.000 millones de años. Pero hay pruebas que contradicen esta afirmación. En 1986, Brent Tully de la Universidad de Hawái descubrió enormes aglomeraciones de galaxias (“súper-cúmulos”) de 1.000 millones de años luz de longitud, 300 millones de años luz de ancho y 100 millones de años luz de espesor.
Para que se pudieran haber formado objetos de este tamaño se necesitarían entre 80.000 y 100.000 millones de años luz, es decir entre cuatro y cinco veces más de lo permitido por los defensores del big bang. Desde entonces ha habido otros resultados que tienden a confirmar estas observaciones”.(nota: El año luz no es una unidad de tiempo, sino de distancia. La luz tarda 8 minutos en viajar desde el Sol hasta la Tierra. Tomando para la velocidad de la luz un valor de 300.000 km/s, un a&ntil de;o luz equivale en números redondos a 9.461.000.000.000 km.  Año luz es la distancia recorrida por un fotón de luz en 365 días)
Alan Woods: “No se puede hacer una revolución a medias”
Y continúa Alan Woods:
“El The New Scientist (5 de febrero de 1994) traía un informe sobre el descubrimiento por parte de Charles Steidel del Massachusetts Institute of Technology y Donald Hamilton del California Institute of Technology en Pasadena, de un cúmulo de galaxias con implicaciones importantes para la teoría del big bang:
“El descubrimiento de un cúmulo de estas características significa problemas para las teorías de la materia oscura fría, que parten de la base que una gran parte de la masa del universo se encuentra en objetos fríos y oscuros como planetas o agujeros negros.
Estas teorías predicen que el material del universo primitivo se agrupó empezando “por abajo”, es decir, que las galaxias se formaron primero, y después se agruparon en cúmulos”.
Como de costumbre, la reacción inicial de los astrónomos es recurrir a mover de nuevo los postes, ajustando la teoría para que encaje con los hechos.Mauro Giavalisco del Baltimore Space Telescope Science Institute “cree que podría ser posible explicar el nacimiento del primer cúmulo de galaxias con un desplazamiento al rojo de 3,4 afinando la teoría de la materia oscura fría. Pero añade una advertencia. ‘Si se encuentran diez cúmulos con un desplazamiento al rojo de 3,5 sería el fin de las teorías de la materia oscura fría’”
Podemos dar por supuesto que existen no diez, sino un número mucho mayor de estos enormes cúmulos y que serán descubiertos. Y estos, a su vez sólo representarán una parte minúscula de toda la materia que va mucho más allá de los límites del universo observable y se extiende hasta el infinito.
Todo intento de poner un límite al universo material está condenado al fracaso. La materia no tiene fronteras, ni a nivel subatómico, ni en relación al tiempo y al espacio
Continúa Alan Woods:
“El gran crujido y el supercerebro
“Dies irae, dies illa Solvet saeclum in favilla”
(Tomas de Celano, Dies irae)
“Ese día, el día de la ira, convertirá el universo en ceniza”.
 (Canto fúnebre medieval)
De la misma manera en que no pueden ponerse de acuerdo sobre el origen del universo, tampoco se ponen de acuerdo sobre su supuesto final, ¡aunque todos están de acuerdo en que acabará muy mal! Según una escuela de pensamiento, llegará un momento en que la gravedad detendrá la expansión del universo, a partir de entonces todo el universo colapsará sobre sí mismo, llevando a un “gran crujido” (“big crunch”) en el que acabaremos tal y como empezamos, de vuelta al huevo cósmico.
 ¡De eso nada! exclama otra escuela de defensores del big bang. La gravedad no es suficientemente fuerte como para eso.
El universo simplemente seguirá expandiéndose indefinidamente, haciéndose cada vez más delgado, al igual que “Agustín que no quería comerse la sopa”, hasta que llegue un momento en que se disipe en la noche oscura de la nada.
Hace décadas, Ted Grant, utilizando el método del materialismo dialéctico, demostró la falta de base tanto de la teoría del origen del universo del big bang como de la teoría alternativa del estado estacionario planteada por Fred Hoyle y H. Bondi.
Más tarde, se demostró que la teoría del estado estacionario, basada en la creación continua de la materia a partir de la nada, era falsa.
 Por lo tanto la teoría del big bang “ganó” por incomparecencia del adversario, y sigue siendo defendida por la mayor parte de la comunidad científica. Desde el punto de vista del materialismo dialéctico, no tiene sentido hablar del “principio del tiempo”, o de la “creación de la materia”. Tiempo, espacio y movimiento son el modo de existencia de la materia, que no se puede crear ni destruir. El universo ha existido por todo el tiempo, como materia y (lo que es lo mismo) energía en constante cambio, movimiento y evolución.
Todos los intentos de encontrar un “principio” o un “final” al universo material fracasarán inevitablemente. ¿Pero cómo explicarse esta extraña regresión al punto de vista medieval del sino del universo?
Aunque es absurdo intentar buscar un vínculo causal directo entre los procesos de la sociedad, la política y la economía, y el desarrollo de la ciencia (la relación no es ni automática ni directa, sino mucho más sutil), es difícil resistirse a sacar la conclusión de que el punto de vista pesimista de algunos científicos en relación al futuro del universo no es accidental, sino que está relacionado de alguna manera con el sentimiento general de que la sociedad ha llegado a un callejón sin salida.
Se acerca el fin del mundo. Este no es un fenómeno nuevo
La misma  sensación de estar sentenciado estaba presente en el período de declive del Imperio Romano y al final de la Edad Media.
En cada caso, la idea de que el mundo llegaba a su fin reflejaba el hecho de que un sistema concreto de sociedad había agotado sus posibilidades y había llegado al momento de su extinción. Lo que era inminente no era el fin del mundo, sino el colapso del esclavismo y del feudalismo”.
Sigue más adelante Alan Woods:
“Ya hemos visto como la teoría del big bang abre la puerta a la religión y todo tipo de ideas religiosas. Borrar la distinción entre ciencia y misticismo es retroceder 400 años atrás. Es un reflejo de la corriente de estado de ánimo irracional en la sociedad. E invariablemente lleva a conclusiones de tipo reaccionario
A continuación un ejemplo típico de la clase de literatura que plantean los partidarios de la teoría del big crunch:
“En los momentos finales, la gravedad pasa a ser la fuerza que lo domina todo, aplastando sin compasión materia y espacio. La curvatura del espacio-tiempo aumenta incluso más rápidamente. Regiones cada vez más grandes son comprimidas en volúmenes cada vez más pequeños.
Según la teoría convencional, la implosión se hace infinitamente potente, aplastando toda la materia fuera de la existencia y arrasando cualquier cosa física, incluyendo el tiempo y el espacio mismos, en una singularidad espacio-temporal.
}Este es el final
“El ‘big crunch’ tal como lo entendemos, no es sólo el final de la materia. Es el final de todo. Debido a que el propio tiempo cesa en el big crunch, no tiene sentido preguntarse qué sucede después, de la misma manera que no tiene sentido preguntarse qué sucedió antes del big bang. No hay “después” de ningún tipo para que suceda nada, no hay tiempo ni siquiera para la inactividad ni espacio para el vacío.
 Un universo que viene de la nada en el big bang desaparecerá en la nada en el big crunch, no dejando ni siquiera una memoria de sus gloriosos pocos millones de años de existencia”
¿No es asombroso que, después de dos mil años de los mayores avances de la ciencia y la cultura humanas, nos encontremos de vuelta al Libro de las revelaciones? Engels advirtió ya hace cien años que, dando la espalda a la filosofía, los científicos acabarían inevitablemente en el “mundo de los espíritus”. Desgraciadamente esta predicción ha resultado ser demasiado precisa. “
Hasta aquí el extracto del interesante libro de Alan Woods:
Razón y Revolución
En definitiva, ¿a quién sirven estas ideas de Big Bang-Bosón de Higgs-Partícula de dios? A las religiones, para continuar influyendo en las personas (científicos incluidos), alejándolos de una correcta interpretación del mundo en general y en particular de las causas de sus necesidades inmediatas insatisfechas de comida, salud, educación, vivienda, etc.
Para la interpretación marxista del mundo (materialista y dialéctica), las causas de las injusticias están en la existencia de clases contrapuestas en la Historia del Hombre, llámense esclavistas y esclavos, señores feudales y siervos, capitalistas y trabajadores asalariados.
Englobadas bajo el nombre de clases explotadoras y clases explotadas, donde las primeras se apropian del trabajo de las segundas.
Carlos Marx escribió “El capital”, donde mediante el método dialéctico materialista nos explica cómo funciona el sistema capitalista, de expropiación del trabajo ajeno, del trabajo de los que viven de su salario, de los que se apropia de gran parte del producto de su fuerza de trabajo, que denomina “plusvalor” y les paga solamente lo necesario para que no se mueran de hambre, porque los precisa para el día siguiente donde los seguirá explotando. Y encima les dice el cuento de que son personas libres y que viven en un Estado de libertad y democracia.
Las religiones siempre han estado al frente o del lado de los explotadores, contribuyendo con esto a mantener sumisos a los que trabajan “porque así lo dispuso dios”.  Más allá de que existan dentro de estas religiones grupos que pretendan defender a los pobres (teología de la liberación, etc.), pero que en última instancia convalidan esas religiones y contribuyen a la alienación de los hombres, es decir a que los hombres enajenen su mente, la hagan ajena y entreguen su voluntad y decisiones a un dios que piensa y decide por ellos.
Y los capitalistas e imperialistas del mundo actual feliz y contento de que siga así, hasta que no los dejemos más y entremos en otro tipo de sociedad humana, la sociedad comunista
Y todo esto del Big Bang, Big Crunch, Bosón de Higgs, Partícula de Dios, no es más que un “cuento de Nylon”(como dice el título) porque justamente el origen de esta palabra viene de las primeras letras de Nueva York, Londres,  principales ciudades de EEUU e Inglaterra, de donde proceden los “grandes” científicos que han elaborado estos disparates.”
Montevideo, julio 2014
Ricardo y Cristina
Postaportenia

El Tiempo pasa y las cosas cambian

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Marte    ~    Comentarios Comments (0)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

¿El futuro de Marte? Hasta podría ser nuestra nueva casa.

Últimos Modelos creados por un equipo de astrónomos han venido a decir que la Tierra, podría estar fuera de la zona habitable en unos 1.750 Millones de años, mientras que Marte, por ejemplo, podría entrar en ella y, si eso es así (que podría ser), parece que Marte (y otros mundos) sería nuestro hogar en un futuro lejano. Otra noticia nos la ha dado la nave Curiosity que nos dice que el Metano de Marte no es tanto como el que en un principio causó tanta sensación. En aquel momento, muchos pensaron que su fuente estaría en formas de vida microscópica que lo producían. Sin embargo, la noticia hace desvanecerse aquella esperanza.

Como veran, no dejan de producirse noticias nuevas que  vienen a cambiar nuestras percepciones de lo que antes podíamos pensar sobre algunas cosas, y, esto viene a corroborar que, no podemos estar seguros de nada y que, la única verdad en la que podemos confiar es en la “verdad probada” por la Ciencia.

Aquí les dejo de nuevo un reportaje que hice sobre el posible futuro de Marte con nosotros dentro de él. Siempre hemos estado cerca de Marte y, según las últimas noticias… Podría ser la verdad que nos espera.


Marte
                          El Cráneo de Marte en el Cráter Gusev

Por muchas razones, el planeta vecino llamó siempre la atención de los pobladores de la Tierra y, con sus “canales” y su misterioso color rojo, despertó nuestra curiosidad y nos llevó a querer saber más de lo que allí pasaba. Algunas de las imágenes que pudimos obtener nos hizo -en ocasiones- pensar en una posible antigua civilización marciana.

Todos hemos visto, en más de una ocasión, imágenes del planeta Marte de regiones dispares y de variado contenido. Marte, el cuarto planeta desde el Sol, aparece marcadamente rojizo cuando se observa a simple vista. Tiene una delgada atmósfera compuesta (en volumen) por alrededor del 95% de dióxido de carbono, 2,7% de Nitrógeno, 1,6% de Argón, 0,1% de Oxígeno, 0,1% de monóxido de carbono y pequeñas trazas variables de vapor de agua.

La presión atmosférica en la superficie es de unos 6 mbar. Las temperaturas superficiales pueden variar entre 0 y -125ºC, siendo la media de -50ºC. Es relativamente común la presencia de nubes blancas de vapor de agua condensada o de dióxido de carbono, particularmente cerca del terminador  y en latitudes polares.


futuro

Existen dos casquetes  de hielo de agua permanentes en los polos, que nunca se funden. En invierno éstos aumentan de tamaño al convertirse en casquetes de dióxido de carbono congelado hasta alcanzar los 60º de longitud. Ocurren esporádicamente tormentas de polvo que llegan a cubrir la totalidad del planeta con una neblina amarilla, oscureciendo los accidentes superficiales más familiares.

 


transformacion


                                       Algunas de las imágenes tomadas hicieron pensar en ciudades

La superficie de Marte es basalto volcánico con un alto contenido en hierro y, su oxidación, es la responsable de su color característico rojo oxido. El accidente oscuro más prominente, Syrtis Major, dirigida hacia el Este con una inclinación menor que 1º. Existen muchas áreas de dunas de arena rodeando las más grandes los casquetes polares y constituyendo los mayores campos de dunas del Sistema Solar.


colonizacion

Imágenes de la NASA muestran “sombras de árboles” sobre la superficie de las dunas en Marte, que en realidad y según explicaron los expertos,  son caminos de arena y extrañas formaciones debidas a la especial conformación del terreno y de las tormentas de arena que allí son frecuentes.

Hace ya bastantes años que en la NASA tuvo lugar una reunión a la que asistieron algunos personajes conocidos como el recien fallecido Neil Armstrong, Homer Newel, Arthur Clarke y Wernher von Braun entre otros.  El motivo de tal cita no era otro que comentar sobre la posibilidad de ir a Marte e instalar allí una pequeña Colonia Humana que sirviera como punta de lanza para posteriores viajes.



Terraformacion

viaje

Se habían estudiado las posibilidades y, tal proyecto podía ser posible si se tomaban las precauciones necesarias y se podía disponer de todo aquello que los colonos, en un primer momento pudieran necesitar. El doctor Von Braun proponía que una colonia residente en la Luna o Marte podría obtener oxigeno a partir de la trituración de las rocas y, como las rocas disponen de grandes cantidades de oxígeno, hasta el punto de que significan -más o menos- la mitad de su peso  (de hecho, la mitad de la masa de todo el mundo es oxígeno). Claro que, el oxígeno existente en las rocas no se encuentra en condiciones de ser respirado porque se halla estrechamente encadenado a otros elementos que componen las rocas.


habitabilidad

Después de haber obtenido el oxígeno, continuó Von Braun, se puede haber transportado hidrógeno líquido desde la Tierra y combinarlos para obtener agua. La mayoría del peso del agua reside en los átomos de oxígeno que contiene. Por ejemplo, en un kilogramo de agua, los átomos de hidrógeno pesan únicamente doscientos cincuenta gramos. Transportar material desde la Tierra hasta la Luna resulta muy caro y, no digamos hasta Marte -alrededor de unos cien mil dolares el kilogramo de peso-, y teniendo in situ el oxígeno, el agua sería mucho más acequible hasta que, se pudiera extraer de la que hay en el mismo planeta.


El futuro de Marte? Hasta podría ser nuestra nueva casa

La Agencia Espacial China ha probado con éxito una cabina de 300 metros cúbicos que permitirá cultivar vegetales fuera de nuestro planeta, particularmente en Marte o la Luna. El propósito más ambicioso de la exploración espacial será, siempre, el posible asentamiento del ser humano en un planeta distinto a la Tierra, búsqueda que ha requerido de cientos de investigaciones para cubrir tantas o más necesidades asociadas con nuestra supervivencia diaria.



ciencia

Como hemos dicho antes, transportar los materiales necesarios para instalar una colonia en aquel planeta sería de un costo enorme y, una vez allí, tampoco sería nada fácil construir los módulos necesarios para el cobijo de los viajeros y de sus instalaciones de supervivencia que requeriría de unas mínimas condiciones para la supervivencia.

En aquella reunión se habló de enviar dos naves, cada una de ellas transportaría una tripulación de seis personas -tres hombres y tres mujeres- entre las que al menos una, sería un médico y el resto experto en distintas ramas que serían necesarias para obtener de lo que allí encontrarían el mayor rendimiento posible. Las naves viajarían por el sistema de las nodrizas, es decir, cada una de ellas llevaría provisiones para doce personas, y si una quedaba inutilizada, su tripulación pasaría a la otra.


Marte

Cada nave tendría algo más de sesenta metros de longitud y su peso sobrepasaría las seiscientas toneladas, de las que más de las dos terceras partes, sería el combustible necesario para el viaje. Posteriormente, se establecería en Fobos el instrumental necesario para producir allí combustible que posibilitaría la vuelta en su momento de una de las naves, mientras que la otra, quedaría en el planeta como primer gran módulo-vivienda con sus compartimentos para producir vegetales, agua y otros materiales precisos para la supervivencia de los viajeros astronáutas colonos.



futuro

Todas aquellas elucubraciones que los mencionados personajes hicieron en la reunión, no eran más que eso, elucubraciones y, en la realidad, ir al planeta Marte: “requiere nada más y nada menos que el ensamblaje de una nave de unas 4500 toneladas. O lo que es lo mismo, el equivalente a doce estaciones del tamaño de la ISS o 37 lanzamientos del cohete gigante Saturno V.

¿Cómo es esto posible?

La explicación a este misterio la tenemos que encontrar en la despiadada Ecuación de Tsiolkovski , también conocida como la Ecuación del Cohete. Según las rígidas leyes de la física, un ligero aumento en la carga útil de una nave espacial requiere un aumento enorme en la masa inicial.

¿Por qué?

Pues porque para lanzar esa carga extra es necesario transportar más combustible, lo que a su vez aumenta la masa inicial del vehículo haciendo necesario usar aún más combustible al lanzamiento.”

 

transformacion
          ¿Una nave tripulada a Marte?… De momento, ¡NO!

“Esto está muy bien, pero, ¿por qué una nave marciana debe ser tan grande?

La razón es que a la Ecuación del Cohete debemos añadir otro factor que complica el poder viajar a otros planetas: la profundidad del pozo gravitatorio de la Tierra. Abandonar la gravedad terrestre es realmente difícil. Aunque parezca contraintuitivo, una nave situada en órbita baja a unos pocos cientos de kilómetros de altura ya ha recorrido el 73% del camino a otros planetas en términos energéticos.

Efectivamente, para poner un objeto en órbita terrestre debemos acelerar hasta los 8 km/s, pero para abandonar la Tierra sólo necesitamos alcanzar los 11 km/s. El problema es que esa misma nave debe frenar para entrar en órbita marciana y luego tiene que aterrizar en la superficie del planeta rojo.

Y, por supuesto, posteriormente tenemos que volver a la Tierra, para lo cual debemos llevar el combustible necesario para todas estas maniobras. Si recordamos el principio de la Ecuación del Cohete, entenderemos ahora por qué necesitamos una nave de 4000 toneladas para alcanzar el planeta rojo.”


colonizacion

Para cuando esa imagen de arriba sea posible, tienen que haber pasado muchos, muchos años durante los cuales nuestra tecnología actual estuviera a un nivel tan alto que nos permitiera construir naves de miles de toneladas en una base en la Luna y disponer de nuevos combustibles sólidos que no hicieran necesaria la ocupación de la mayor parte del volumen de la nave para transportarlo.

Que ese nuevo combustible fuera de tal manera y calidad que, con un trozo como una piedra de 5 kilos, se pudiera extraer energía para realizar el viaje y suministrar caloría, alumbrado y demás necesidades energéticas para todo el viaje y llevar una buena remesa para cubrir las necesidades futuras en el planeta.



Terraformacion

Mientras que en los primeros años, la colonia se agrandaba más y más para dar cabida a instalaciones y personal obrero y científico, se irían preparando las condiciones necesarias para poder terraformar aquel planeta que, con una atmósfera adecuada podría volver a ser un mundo habitable sin instalaciones artificiales de tan alto costo, no ya sólo en materiales, sino también en algunas vidas que, en estos proyectos siempre suelen perderse dada las dificultades que entrañan tan complejas misiones.

Se han ideado muchas maneras de cultivar plantas en el espacio haciendo pruebas en recintos artificiales preparados para ello y, los resultados, han sido óptimos siendo posible llevar a la práctica dichas instalaciones en un futuro próximo. Tenemos que pensar que, los viajeros-colonos no se pueden alimentar sólo con pasta metidas en tubos ni con pastillas de vitaminas.

Además, en las instalaciones, se deben crear las condiciones de gravedad artificial para poder sobrevivir durante largos períodos en aquel planeta y, no digamos de los materiales que harían falta que tendrían que poseer una tecnología tan avanzada que no permitiera dejar pasar la radiación al interior.



viaje

La escena de arriba, al menos por el momento es sólo un sueño. Poder ver humanos en el planeta Marte requiere de muchas cosas que no tenemos de entre las cuales, la más importante son los conocimientos para plantear un viaje seguro y poder construir allí una verdadera colonia segura para los viajeros a ese inhóspito mundo.

En el pasado existió una intensa actividad volcánica en Marte. Tharsis Montes es la mayor región volcánica, estando Olympus Mons situado en el Noroeste, y la vasta estructura colapsada Alba Patera, en el Norte. Juntas, estas áreas volcánicas constituyen casi el 10% de la superficie del planeta. Hoy no hay volcanes activos en Marte, aunque en el pasado produjeron llanuras de lava que se extendieron cientos de kilómetros.

Por otra parte, dicha actividad volcánica del pasado, creó una gran red de galerias subterráneas por las que corría la lava y, en un hipotético viaje al planeta, algunas de ellas podrían ser aprovechadas como habitat más seguro.

Hay distribuidos cráteres de impacto a lo largo de todo Marte, aunque existe una altiplanicie casi completamente cubierta de cráteres, similar a las altiplanicies de la Luna, que cubre casi la mitad de la superficie del planeta, principalmente en el hemisferio Sur. Muchos de los cráteres de impacto más recientes, conocidos como cráteres de terraplén, tienen grandes pendientes en los bordes de su mantos de proyecciones, sugiriendo que la superficie estaba húmeda o llena de barro cuando se produjo el impacto.

 

habitabilidad

Muy lejos quedan ya otros aspectos del planeta Marte que, durante décadas impactó en la imaginación de hombres como Giovanni Virginio Schiaparelli, Percival Lowell y Willian Henry Pickering que, a finales del siglo XIX y principio del XX, insistían en despejar las dudas sobre si existían realmente los Canales que hicieron famosos estos personajes de leyenda.

Más tarde, hace más de veinticinco años algo curioso sucedió en las cercanías del planeta Marte. La nave Vikingo 1 de NASA se encontraba volando alrededor del planeta, tomando fotografías de posibles lugares para el aterrizaje de la nave hermana Vikingo 2, cuando descubrió, sobre la superficie, una figura en sombras muy semejante a una cara humana.

Una cabeza enorme de unos tres kilómetros de extremo a extremo parecía estar devolviendo la mirada a la cámara desde una región del Planeta Rojo conocida como Cidonia.


El futuro de Marte? Hasta podría ser nuestra nueva casa

Imagínense la sorpresa de los controladores de la misión en el Laboratorio de Propulsión a Chorro, cuando la cara apareció en sus consolas. Sin embargo, la sorpresa duró poco tiempo.

Los científicos fácilmente concluyeron que ésta era solo otra meseta Marciana, muy común en los alrededores de Cidonia, solo que esta tenía sombras extrañas que la hacían aparecer como un Faraón Egipcio.

Pero, amigos míos, la nave Mars  Global Surveyor abrió a la ciencia un nuevo horizonte en Marte. De alguna forma, el hombre, debe abordar de nuevo desde el principio la búsqueda de la vida en aquel planeta, lleno de secretos que sólo ahora empiezan a desvelarse después de más de un siglo de trepidantes debates entre astrónomos y aficionados.

La nave encontró inequívocos signos de la presencia de agua líquida en el planeta, algo que los científicos llevaban décadas tratando de confirmar. Es conocido que el agua líquida es el principal requisito para la vida tal como la conocemos nosotros, y si en el planeta rojo existe ese preciado elixir, como se ha podido comprobar mediante las investigaciones de la NASA, las posibilidades de que Marte sea un mundo vivo siguen plenamente vigentes.


ciencia

El examen de las rocas marcianas realizado por la Mars Pathfinder y su juguetón vehículo todo terreno Sojourner confirmó lo que ya tenían claro muchos expertos: el agua había pasado por allí, probablemente hace muchos millones de años, tal como revelan las huellas dejadas por gigantescas corrientes en las zonas de aterrizaje.


Marte

Estudiando el terreno en muchas de las regiones del planeta, de manera clara y precisa, se puede comprobar la presencia de agua que, al parecer, brota desde el subsuelo. Es preciso no perder de vista el carácter altamente volcánico de Marte que, hace mucho tiempo tuvo una gran actividad de importantes erupciones y, la enorme cantidad de lava que corría por inmensas zonas del planeta, entre otras cosas, debieron oradar el terreno abriendo enormes galerias subterráneas que, en la actualidad, al estar situadas en las profundidades del planeta, deben tener una temperatura mayor que en la superficie, están resguardadas de la radiación, y, si el agua corre por allí, no sería nada extraña que, colonias de bacterias, hongos y líquenes estuvieran bien asentadas a ese nivel interior. Lástima que la misión Curiosity no esté preparada para estudiar esto.



futuro

transformacion

Los ingenios robotizados que hemos enviado y seguimos enviando al planeta Marte están bien para realizar alguna que otra misión. Sin embargo, lo que es buscar signos de vida pasada o presente en aquel mundo… Será cosa de los humanos cuando podamos poner los pies en el suelo de ese mundo hostíl que, con el tiempo, podríamos convertir en fértil y adecuado para instalarnos en él para cuando, los habitantes de la Tierra sean tantos miles de millones que, ni el propio planeta lo pueda soportar.


colonizacion

Si amigos, este sería el cambio de aquel árido planeta cuando lo podamos terraformar.”La primera tarea sería espesar la atmósfera marciana. Mucha de esa atmósfera (y del agua) se cree que se fueron congelando en las capas polares a medida que el planeta se enfriaba.

Estas capas están compuestas por hielo seco (bióxido de carbono congelado) y por hielo de agua. Algo de aquella atmósfera puede estar en el permafrost debajo de la superficie.

¿Cómo podríamos hacer para evaporar las capas de hielo y comenzar a elevar la temperatura de la atmósfera?.

Tanto el agua como el bióxido de carbono son gases de invernadero. Esto es, atrapan el calor de la luz solar, lo que aumentaría la temperatura superficial. Así se comenzaría un ciclo que fundiría más hielo, calentaría el planeta, e incrementaría tanto la presión del aire como la temperatura. Este proceso se volvería auto-sostenible y podría llevar a un efecto invernadero desbocado. Aún cuando aumentaría la cantidad de bióxido de carbono en la atmósfera, es un paso necesario para el incremento de la presión y de la densidad de la atmósfera.

La luz solar que cae sobre la superficie de un planeta, llega primordialmente como luz visible y ultravioleta. El planeta absorbe esta energía solar, y luego la irradia en forma de energía infrarroja hacia la atmósfera. Los gases de invernadero de la atmósfera funcionan como una capa aislante global, atrapando la radiación infrarroja e impidiendo que escape hacia el espacio.”



Terraformacion

Los cambios que se podrían producir en el planeta serían asombrosos

 

viaje

Este podría ser Marte dentro de 1.700 M de años, situado ya en la zona habitable total y habiendo recuperado su antigua atmósfera y sus océanos, lagos y ríos.

La Humanidad necesitará en el futuro disponer de nuevos habitats y, no sería mala idea que fuéramos planificando, poco a poco, la llegada de ese día que, aunque aún esté lejos en el futuro…, como todo en el universo, llegará. Si pensamos en los habitantes que tendrá la Tierra dentro de 100 años, nos daremos cuenta de que cada vez serán necesarios más recursos y, nuestro planeta, no los puede generar de manera ilimitada, llegará un momento en el que la presión humana sea tan grande que, ni la Tierra la podrá soportar.


habitabilidad

A mí, todos estos escenarios me hacen imaginar…¡tantas cosas!

Hoy en día sabemos de los océanos y mares que hace muchos millones de años adornaban el planeta Marte, y, las Imágenes que de aquel planeta hemos podido captar, claramente nos hablan de las correntías de cantarinos torrentes fluviales que, corriente abajo, oradaban las superficie del planeta dejando la huella de su presencia.

Valles Marineris y otros lugares del planeta tienen las pruebas de lo que Marte, en el pasado fue. Puede ser que Lowell se equivocara sobre la existencia de unos canales construídos por la mano de seres inteligentes en aquel planeta. Él concibió “los canales” como obras de ingenieria de una civilización inteligente para transportar el agua, pero quizá no lo estuviera en lo más importante, es decir, en su convicción sobre la existencia de vida en Marte. Es algo que no sabemos aún pero que, probablemente, no tardaremos mucho en saber.

emilio islvera