miércoles, 23 de mayo del 2018 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




¿El Libre Albedrío? ¿Dónde está?

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en El saber del mundo    ~    Comentarios Comments (10)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

         El cerebro es capaz de inventar recuerdos de hechos que nunca ocurrieron

 

La capacidad humana para aprender, inventar, buscar recursos, y sobre todo, adaptarse a las circunstancias es bastante grande. A lo largo de los últimos milenios Civilizaciones del pasado han demostrado que puedes desarrollarse y constituir sociedades que apuntan maneras de querer hacer bien las cosas. Bueno, al menos esas son las sensaciones que yo he podido percibir.

Aunque examinando la realidad de los hechos y la Historia del pasado, las perspectivas no se cunplieron…, del todo.  No se cumplen dichas espectativas. Sociedades democráticas y de derecho –aquellas polis griegas del pasado-, El sueño de un reparto equitativo de la riqueza es una quimera.

Hay cosas de las que, sin ser los responsables directos, nos hacen sentir verguenza

Medio mundo se muere desnutrido y, el otro medio, se muere por la obesidad. Los pueblos, por motivos religiosos, de ocupación de zonas ricas en recursos energéticos y por otras causas que nunca justificaron el resultado, se están matando en pleno comienzo del siglo XXI.

                      Mientras estos monstruos sean necesarios… ¡Mal van las cosas!

Con tal panorama, nadie podrá negar que la Humanidad, no se ha ganado el derecho a tal nombre, estamos deshumanizados y en pleno proceso de “humanización”. Tenemos ingenios espaciales que nos envían datos de las estrellas, robots que hacen fotos de planetas lejanos y hacen análisis de la composición del terreno de las lunas de Júpiter o Saturno, satélites orbitando la Tierra que nos facilitan las comunicaciones y nos envían los parámetros del tiempo en los rincones más alejados del globo, ordenadores que se programan para que un láser opere un ojo humano o mil maravillas más. Sin embargo, a pesar de todo eso, dentro de nosotros prevalece el instinto animal salvaje que de manera inconciente, nos hace desconfiar de los demás y nos empuja incluso a matar, de forma inhumana, por defender aquello que consideramos nuestro o que simplemente queremos. Y mientras que sea así, la “Humanidad” no será “humana”…, todavía.  Parece que nos falta evolución y que el proceso continúa, aún falta bastante tiempo para alcanzar el nivel que, de manera definitiva, nos distinga de los animales irracionales. De momento, no hemos podido conquistar esa racionalidad que tanta falta nos hace. En algunos aspectos, nos comportamos como auténticos idiotas.

¿Cuántos problemas podríamos solucionar y cuántos programas de investigación podríamos llevar a buen fin, si se destinaran los presupuestos de todos los países del mundo gastados en armas y ejércitos a causas más nobles? Estamos inmersos en una sociedad del miedo, en la que los poderosos, tienen dominado al mundo que se rige por sus intereses, y, la mayoría de las personas, aunque no tienen cadenas ni grilletes como los esclavos del pasado, sí tienen otros amarres que los tienen confinados en un mundo de Hipotecas y de trabajos precarios que, de alguna manera, viene a ser lo mismo.

Hoy parece que me he salido del guión científico para explicar el motivo por el cual (guiado por el egoísmo de unos pocos), la Humanidad está dejando de lado su verdadera obligación de avanzar en el sentido del conocimiento para que, llegado el momento, puedamos hacer frente a los terribles problemas que tendremos que resolver. De momento, el más prioritario y terrible de todos es el de conseguir una digna capacidad de vida para nuestros hermanos, tenemos que procurar una digna forma de vida para todos los seres del planeta y que, de manera práctica y efectiva las regiones ricas acudan en ayuda de las regiones pobres del mundo evitando la miseria, el hambre, la enfermedad y la muerte que sin inmutarnos, estamos presenciando, cada día, cómodamente sentados en nuestro confortable sofá viendo y oyendo las horribles noticias que nos llegan desde esas desgraciadas regiones. Lo más lamentable es que tales sucesos, por su cotidianidad, han pasado a ser parte de nuestras vidas, se toma como algo inevitable que, al estar lejos de nosotros, no nos afecta.

Habrá que despejar las brumas de la mente que nos impiden ver el paisaje. Tenemos que despertar de este terrible sueño, para poder ver la horrible realidad. Tenemos la obligación moral, ética y social de cambiar el estado actual de las cosas. El mundo no puede seguir así por mucho tiempo.

Un futuro mejor

Sin importar la procedencia familiar, ni el lugar de nacimiento, y teniendo en cuenta las capacidades personales de cada uno, todos, sin excepción, recibirán las enseñanzas más adecuadas a sus capacidades. No podemos dejar escapar mentes de inmensa imaginación y poderosas ideas por el simple hecho de no tener los medios para poder desarrolarlas. Recuerdo, en neste punto que, el padre de Newton, era un humilde y pequeño agricultor que ni sabia escribir. Sin embargo, ello no impidió que su hijo destacara como uno de los científicos más grandes de nuestro mundo.

Matemáticos, físicos, químicos, biólogos, astrónomos, o simples peones de factorías, cada uno será lo que quiera ser, lo que su mente le permita y sus deseos les exijan, hagámos que sea una realidad el tan aireado -pero inexistente- libre albedrio. Dejémos que cada cual pueda elegir su destino y que surjan escritores, músicos pintores o actores. También el espíritu tiene que ser alimentado.

El mejor amigo… ¡Un libro! Allí, lo mismo encontramos bellas  historias que hacen volar nuestra imaginación, como las respuestas a preguntas que nadie nos supo contestar. Desde una fantástica aventura, pasando por un poema de amor, hasta el más intrincado secreto de la Naturaleza

Ahora, cada uno de nosotros -por lo general-, tiene lo que ha podido conseguir, no lo que verdaderamente quería. ¿Cuántos magníficos médicos, profesores, ingenieros o físicos no se habrán perdido por falta de apoyo? Tenemos que poner los medios que sean necesarios para que todos podamos ser lo que realmente queremos, una de las bases de la felicidad está en el principio de realizar aquello que más nos atrae. ¿Cuántas veces hemos oído decir… ¡me gusta tanto lo que hago que, más que un trabajo, es un gozo!?

Es totalmente cierto, el que hace lo que le gusta no siente el paso del tiempo, se podría pasar horas y horas inmerso en su trabajo, fascinado con lo que llena sus sentidos, mentalmente situado en su mundo particular, sin que nada le pueda distraer, se aísla del entorno y consigue la felicidad personal a través de lo que hace.

Nada como esa felicidad, - al hacer lo que nos gusta<br />
sin miedo ni vergüenza<br />
por lo que vallan a decir los demás.

Está claro que la calidad de vida, en todos los aspectos, estará presente allí donde se esté desarrollando una actividad acorde con los deseos de las personas que la llevan a cabo. Quien desarrolla un trabajo no deseado se limita a cumplir de cualquier manera, está todo el rato mirando el reloj deseando que la jornada finalice, su rostro refleja el fastidio que la tarea le produce. Por el contrario, quien hace aquello que de verdad le gusta, lo hará a conciencia, buscará la perfección y la belleza en aquello que realiza, y, mientras lo hace, estará tan centrado y concentrado en su trabajo que, para un atento observador, parciera que está fuera de este mundo, fuera del entorno, sumergido en su propia realidad.

Dicho todo lo anterior, si no conseguimos algún día que todo eso sea una realidad para todos, difícilmente lograremos un mundo plenamente desarrollado y habitado por gente felices que, habiendo desarrollado sus intelectos, también, como consecuencia de ello, habrán logrado construir una Sociedad en la que, todos tendrán su lugar y nadie estará ni se sentirá postergado.

¿Cuántos problemas desaparecerán si pudiéramos conseguir eso? Qui´zas algún día lejos, muy lejos aún en el futuro, podremos gozar de un panorama así, en el que todos, tengan la oportunidad de desarrollar sus cualidades y las mentes, plenamente evolucionadas, darán sus ideas para que todas las puedan compartir.

¿Que aún falta mucho para que eso llegue -si es que llega algún día-? No tanto como a simple vista nos pueda parecer, el transcurrir del tiempo es inexorable y, lo mismo que todo tuvo un principio, también tendrá un final y, mientras ese final llega, si por el camino podemos alcanzar cosas buenas…, mucho mejor. Cuando me pongo a escribir y a dejar mis ideas por ahí, escritas en las hojas de papel de una libreta, o, en éstas mismas páginas del Blog… Pienso que:

d-brana

 

 

“El gráfico representa un modelo de manguera de un espacio-tiempo de dimensiones más altas de tipo Kaluza-Klein, donde la longitud, o mejor, la dimensión a lo largo de la longitud de la manguera representa el 4-espacio-tiempo normal, y la dimensión alrededor de la manguera representa la dimensión extra “pequeñas” (quizá escala de Planck). Imaginemos un “ser” que habite en este mundo, que rebasa estas dimensiones extra “pequeñas”, y por ello no es realmente consciente de ellas.

Es posible que, de la misma manera, también nosotros estémos imposibilitados para ver esas dimensiones extra que, sin embargo,  nos permita ver más allá de las matemáticas topológicas, más allá de las fluctuaciones de vacío, más allá de los quarks, más allá de las singularidades y… ¿Por qué no decirlo? ¡Más allá de nuestro propio Universo! No podemos olvidarnos de que dentro de varios eones, nuestro Universo podría morir.  Estamos obligados a buscar la manera (si existe), de escapar de ese destino fatal.”

“Algo tuyo queda en esas hojas de papel o en las páginas escritas en un blog virtual que, de alguna manera, grita los mensajes que surgen de tu mente”.

     

Cuando escribo, mis pensamientos recorren los caminos más inesperados, y relaciono cosas que a simple vista nadan tienen que ver con el tema que estoy tratando, pero no es así, todo, de alguna manera, está conectado. Nuestros cerebros son tan complejos que se podrían definir como los entes pensante del Universo -en otra ocasión trataremos sobre “La expansión del Universo–La expansión de la mente“, un tema que nos habla de cómo todo evoluciona, cambia y se transforma y, nosotros, no somos ninguna excepción.

¡Ah! Si no podemos hacer aquello que queremos hacer… ¿Dónde queda el libre Albedrío?

emilio silvera


  1. ¿El Libre Albedrío? ¿Dónde está? : Blog de Emilio Silvera V., el 1 de diciembre del 2013 a las 8:06

    [...] del tiempo en los rincones más alejados del globo, ordenadores que se programan para que un láser opere un ojo humano o mil maravillas más. Sin embargo, a pesar de todo eso, dentro de nosotros [...]

 

  1. 1
    emilio silvera
    el 21 de enero del 2013 a las 13:26

    ¡La memoria del Tiempo!
    El paso del tiempo esculpe en las piedras mensajes que, millones de años más tarde, seres inteligentes pueden descifrar, sin embargo, el tiempo no es el socio más adecuado para archivar las obras que esos seres en el pasado pudieron construir, y, con su transcurrir, lo que hace es deteriorarlas y borrar las huellas del pasado que, aunque no siempre fue glorioso, sí fue nuestro pasado y, conocerlo, nos puede enseñar lo que no hay que repetir. El Tiempo, con su compañera inseparable, la Entropía destructora que, de alguna manera, tratamos de esquivar y, poco a poco, aunque no totalmente, lo vamos consiguiendo…, en cierta medida.
    ¿A qué viene este comentario? En realidad viene a modo de ejemplo para q2ue veámos que, en nuestro Universo, nada goza de libre albedrío, todo está siempre supeditado a alguna otra cosa y, el tiempo, creo que también, de alguna manera, está supeditado, en su transcurrir, … ¡a la velocidad!
    Igualmente y de la misma manera, nosotros, seres mortales y a merced de los designios de la Naturaleza, estamos aquí, en este mundo habitable, y, desde siempre, hemos tenido con nosotros esa falsa ilusión de poder hacer lo que queramos, que podemos elegir el camino a tomar y, no somos conscientes de que, la mayoría de las veces, tenemos que tomar el camino que se nos impone o que nos imponen las circunstancias. Lo que se dice elegir…, no siempre podemos.
    Por eso el mundo es triste y, las risas, son escasas y ocasionales. Son más las tristezas y desesperanzas de ver, y llegar a comprender que, no podemos, cumplir esos deseos largamente guardados en lo más profundo de nuestro ser y que, nos llevarían a ese otro mundo de felicidad que, verdaderamente, en este mundo no existe.
    La Vida, amigos míos, es muy dura y, se nos da para pagarla… ¡De tantas maneras!
    Lo único cierto y que nos iguala a todos es el comienzo y el final, todos venimos y nos vamos por el mismo camino. Ahí, no se distinguen los poderosos de los que no lo son y, aunque tanto en la llegada como en la ida, se quieran montar “espectáculos llenos de parafernalias”, lo cierto es que, todo es lo mismo: Llegamos y nos tenemos que ir.
    Claro que, el tiempo que estamos aquí, sería deseable que, entre unos y otros, no hubieran tantas diferencias y, sin pretender una igualdad absoluta que, de hecho, sería injusta, sí podemos aspirar a que todos tengan ese mínimo necesario que les sitúe en una vida en la que, la dignidad, sea el denominador común.
    Un saludo amigos.

    Responder
  2. 2
    José Luis
    el 21 de enero del 2013 a las 20:21

    Don Emilio, perfectamente acertados los conceptos marcados en la presente página, estoy totalmente de acuerdo con ellos. lo felicito nuevamente por su capacidad de raciocinio, su capacidad de discernimiento, sus buenas intenciones para el prójimo, que feliz seria nuestro mundo si lo aplicásemos de esta manera, finalmente solo somos pasajeros, que como llegamos algún día nos iremos, y no he sabido que alguien se lleve algo, solo las buenas obras que dejo en su estancia por este mundo, es por lo que se le recordara.
    Saludos desde México 

    Responder
    • 2.1
      emilio silvera
      el 22 de enero del 2013 a las 5:53

      Así resulta ser, amigo José Luis, nadie se puede llevar nada en ese viaje final y, algunos, no piensan en esa realidad y se afanan en tener más y más dejando de lado, lo que verdaderamente importa. Parecen que quieren presumir de ser los más ricos del cementerio. Personas así, no saben disfrutar de las cosas sencillas, ni saben de la satisfacción que produce hacer algún bien a otras personas sin el interés de conseguir algo a cambio.
      Por otra parte, lo efímero de nuestro paso por este mundo, nos da el tiempo justo para crear la entropía negativa (a través de la descendencia y la familia) que, de alguna manera, regenere tu energía en esas presencias que has hecho posible. También, como dices, las obras que puedas dejar serán motivo del recuerdo.
      Si seguimos las reglas de conseguir las cosas con el esfuerzo de nuestro trabajo, procurar vivir con dignidad, no hacer daño a nadie, respetar los sentimientos de los otros, tener un comportamiento social en el que, la moral y la honradez sean las luces que alumbren nuestro caminar por el mundo… ¡Todo irá mejor! Al menos, nos sentiremos mejor y el sueño, será reparador y sin los sobresaltos del que no tenga la conciencia tranquila.
      Vivir desde el respeto y el amor, amigo mío, sólo nos dará satisfacciones.
      Saludos cordiales.
       

      Responder
  3. 3
    Odiseo
    el 22 de enero del 2013 a las 9:25

    Buenos días.
    No puedo estar más de acuerdo contigo, hay algunos seres humanos, que pueden ser casi cualquier cosa, menos humanos. Creo que el problema fundamental de esos “seres” es la envidia y el egoísmo, no son felices si no consiguen dominar, controlar y manipular todo con el fin de conseguir riqueza y poder, el problema para ellos es que nunca consiguen la felicidad,, pues casi nunca logran estar satisfechos con lo conseguido, quieren más. A ese tipo de seres, nada les importa el sufrimiento ajeno, ni que haya quien pase hambre, les da igual y, algunos en el colmo del cinismo, luego se confiesa a sus dioses, dan diezmos a sus iglesias y, vuelta a empezar.
    Emilio, que razón tienes, ¡¡son inhumanos!!.
    La única solución pasa por hacer llegar a todas las personas, un buen sistema educativo, donde se inculque el conocimiento, el respeto, que ningún ser humano es más que otro, que nadie tiene derecho de someter por la fuerza a un semejante, que tampoco tienen que imponer una forma de pensar, tanto política como religiosa, una vez conseguido eso, entonces si podría uno ejercitar el libre albedrío.

    Saludos a todas y todos.      

    Responder
  4. 4
    emilio silvera
    el 22 de enero del 2013 a las 9:37

    ¡Ay! Amigo mío:
    El sueño de libertad que tan infructuosamente buscamos y que cada día que pasa, lo veo más y más lejos. Tan lejos está que, como esas galaxias del Universo profundo, parecen inalcanzables para nosotros. Cuánta razón llevas en lo que apuntas. El Principo, la Fuente, la Solución de todo, estaría en una buena educación nasada en el respeto a los demás y en el respeto a uno mismo: Dignidad, moral y honradez en todos los aptos de nuestras vidas y, lo que otros consigan con su esfuerzo, siempre nos debe alegrar, no mirarlo con envidia malsana que corroe los corazones y, no pocas veces, han llevado a cometer actos innombrables.
    ¡Lastima! El Mundo está desquiciado. ¿Qué podríamos hacer con todas estas semillas del mal: corrupción generalizada, ambiciones desmedidas, falta total de respeto por los demás y por sus propiedades -hasta el mismo Gobierno nos roba ilícitamente cuando crea leyes injustas-. Si todo esto sigue así, no es que nunca llegue la libertad individual para que, cada cual, pueda elegir su camino, es que no habrá camino que elegir.
    Miré el el correo con el envío adjunto -que no conocía- y, como todas esas cuestiones, me encantó.
    Un abrazo amigo mío.
    PD.
    Si el Tiempo no lo impide y no tienes compromiso… El primer Sábado libre que tengas por aquí, te llevaré a Riotinto y también pasaremos por Aracena. Allí, aparte de los paisajes de la Sierra, dicen que hay un buen Jamón.
     

    Responder
  5. 5
    kike
    el 22 de enero del 2013 a las 13:18

    Diccionario de Tip y Coll.

     Emilio; “nasada”

     Base tan importante y necesaria para conseguir algún objetivo que debe hacerse “por narices” 

     …Y haced el favor de no poner “la lengua larga” a la gente, ¡¡Hombre!! 

    Responder
    • 5.1
      emilio silvera
      el 22 de enero del 2013 a las 13:30

      ¡Ay! Querido amigo, lo que siento es que tú no estarás por aquí. Sin embargo… ¡Todo se andará!
      Un abrazo.

      Responder
  6. 6
    Odiseo
    el 22 de enero del 2013 a las 21:00

    Gracias Emilio, así se hará.

    Kike, como siempre, tan incisivo y observador. Muy ocurrente. En cuanto a lo de la lengua larga, ya sabes, hazte un viaje a la península.

    Abrazotes gordos a los dos. 

    Responder
  7. 7
    Emilio Silvera
    el 6 de agosto del 2013 a las 6:19

    Bueno, en relación al título de los pensamientos que aquí expongo, lo cierto es que, “El libre Albedrío” no aparece por ninguna parte y, el poco margen de maniobra que tenemos se reduce a un pequeño ámbito que, según estñemos dispuestos, podrá alcanzar más o menos amplitud. Sin embargo, y, ateniéndonos a la realidad, todo lo que hacemos (o casi todo), está supedito por la Sociedad en la que vivimos, el entorno, las reglas… Hacer lo que se dice hacer lo que queremos… ¡No podemos!

    Bueno, muchos lo intentaron y quedaron fuera del juego, los que no se atienen a lo establecido son mirados como bichos raros y, a veces, esos bichos raros resultan que son: Genios que, como Perelman, se trazan su propia vida al margen de lo que las normas establecidas le dicten.

    Perelman, el ruso que supo resolver despuñés de más de cien años, con la Conjetura de Poincaré, rechazó el millón de dolares que daban por tal hazaña, no quiso ir a recoger de manos del Rey la Medalla Field en el Año Internacional de las matemáticas celebrado en madrid, y, el hombre, decía que no quería nada de aquellos que no comprendían sus ideas.

    Se limita a vivir con su anciana madre que sólo cuenta con una pensión de pocos euros, se pasa el día con sus matemáticas y, para despejar las ideas, sale al campo con un pequeño canasto para buscar setas.

    ¿Extraño personaje?

    Bueno, en verdad, seres así te llevan a pensar que, hay excepciones sobre el tema del Libre Albedrío.

     

    Responder

Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Subscribe without commenting