miércoles, 22 de enero del 2020 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR



RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

 Por la parte  de la derecha de la imagen, se nos pierden muchas más partículas que no podemos ver y que, seguramente, estarán en los “Campos de Higgs” ¡quién sabe!
http://lahoracero.org/wp-content/uploads/2012/04/cropped-poster.jpg
 
 
La Real Sociedad de Física, se limita a dar la noticia de dicha localización del Bosón de Higgs, con estas escuetas líneas que trata de explicar, de manera suscinta, lo que dicen y lo que podría ser, o no.
 
Fernando Cornet, Universidad de Granada

Los portavoces de los experimentos CMS (Joe Incandela) y ATLAS (Fabiola Gianotti) han presentado hoy, 4 de julio y por ese orden, en un seminario realizado en el Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN) en Ginebra los últimos resultados obtenidos por estos experimentos en la búsqueda del Bosón de Higgs. Ambos experimentos observan la señal de una nueva partícula con una masa alrededor de 125 GeV.

 

http://www.cosmonoticias.org/wp-content/uploads/2011/07/evento-experimento-cms.jpg

 

Ambos experimentos se han concentrado en estudiar la señal de esta nueva partícula mediante su desintegración en dos fotones y en cuatro leptones, que son los canales más favorables para ver la señal de un Bosón de Higgs. Los dos experimentos observan un exceso de sucesos con respecto a lo que se esperaría si no existiese ninguna nueva partícula y evaluan que la probabilidad de que ese exceso sea simplemente una fluctuación, una casualidad, estadística es menor que 1 parte en 10000. Esta probabilidad es la que, de forma convencional, se considera necesaria para poder decir que se ha descubierto una nueva partícula. Y hay que recalcar que se ha observado en dos experimentos de forma independiente.

 

(Video) Visita guiada en el CERN - LHC y CMS

 

El Bosón de Higgs es el último ingrediente del Modelo Estándar de la Física de Partículas Elementales que nos falta (o faltaba) por encontrar experimentalmente. Su existecia la predijo el físico escocés Peter Higgs, en el año 1960, como una consecuencia inevitable de su mecanismo para entender las masas de todas las partículas elementales. Hasta ese momento, la teoría que describía las interacciones entre partículas elementales exigía que estas no tuviesen masa. Higgs propuso una forma de ampliar esa teoría de forma que se pudiese introducir la masa de las partículas, pero ese mecanismo exigía la existencia de una nueva partícula que no se había observado experimentalmente a la que se ha llamado Bosón de Higgs.

http://cache.boston.com/universal/site_graphics/blogs/bigpicture/lhc_08_01/lhc3.jpg

 

La pregunta que surge inmediatamente es: ¿Es esta partícula el Bosón de Higgs predicho en el Modelo Estándar? Es muy pronto para contestar a esta pregunta. De momento solo hemos observado la existencia de una partícula con propiedades compatibles con el Bosón de Higgs, pero para poder afirmar que esta es la partícula predicha por Peter Higgs necesitamos muchos más datos que nos permitan estudiar con detalle todas sus propiedades y comprobar si se corresponden con las predichas en el Modelo Estándar.

http://universe-review.ca/I15-70-LHC,Atlas.jpg

 

En ambos experimentos participan grupos de investigación españoles. En particular en CMS participan grupos de: Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT, Madrid), Instituto de Física de Cantabria (IFCA, Santander) y Universidad de Oviedo, mientras que en ATLAS participan físicos de: Instituto de Física de Altas Energías (IFAE, Barcelona), Universidad Autónoma de Madrid, Universidad de Granada, Instituto de Física Corpuscular (IFIC, Valencia), Universidad de Valencia e Instituto de Microelectrónica de Barcelona (IMB-CNM).

Fernando Cornet es catedrático de Física Teórica del Centro Andaluz de Física de Partículas (CAFPE), Universidad de Granada.
 
 
http://www.atlas.ch/photos/atlas_photos/selected-photos/detector-site/surface/LHC-PHO-1998-385.jpg
 
 
Como podeis comprobar, la Real Sociedad Española de Física, se limita a dar la noticia y, deja caer una pregunta: ” ¿Es esta partícula el Bosón de Higgs predicho en el Modelo Estándar?”
 
Veremos si el inmenso tinglado que se ha montado alrededor de todo esto, finalmente merece verdaderamente la pena. Bueno, creo que sí, ya que, incluso si, la partícula hallada, no se tratara en realidad del Bosón de Higgs, otras muchas cuestiones sí se están tratando en el CERN con esta nueva y potente máquina que, hasta en temas médicos ha tenido mucho que decir.
 
emilio silvera
 
RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Esa “materia” podría resolver el problema de las grandes estructuras del Universo. Si en verdad, pudiéramos constatar la existencia de la “Materia Oscura” podríamos asegurar que la mayor parte del Universo estaría compuesto de una clase de materia que no podemos ver. Y, sería lo más natural preguntar, entonces, qué efecto debe tener este descubrimiento sobre el problema de explicar la estructura a gran escala.

 Debajo de esta imagen nos dicen:

“Se llama Materia Oscura a la materia que no emite ni refleja suficiente radiación electromagnética para ser detectada con los medios técnicos actuales pero cuya existencia puede deducirse a partir de los efectos gravitatorios que causa en la materia visible.

Se ha medido la masa total de muchas galaxias y también se ha medido la velocidad a la que giran y parece que lo hacen tan rápido que su masa aparente es insuficiente para mantenerlas sin que se deshagan. Es más, la velocidad de giro de las estrellas es casi constante a partir de cierta distancia del núcleo galáctico e independiente de ésta.  Las estrellas situadas en los bordes galácticos giran casi a la misma velocidad que las que están más cerca del núcleo.

Esto sólo es posible si hay mucha más materia en las galaxias y que está más uniformemente repartida y no concentrada en su núcleo como parece.

Por lo tanto deben tener más masa de la que observamos para que la fuerza centrífuga no acabe por desperdigar las estrellas en todas direcciones. Se calcula que la Vía Láctea tiene unas 10 veces más materia oscura que materia ordinaria.

Lo mismo ocurre con las velocidades orbitales de los cúmulos de galaxias. Son excesivas para las masas que les atribuimos.”

http://universitam.com/academicos/wp-content/uploads/2012/03/materia-oscura.jpg

“3 marzo 2012. Los astrónomos que usan datos del Telescopio Hubble de la NASA han observado lo que parece ser un grupo de materia oscura que es parte de restos de un naufragio entre los cúmulos masivos de galaxias. El resultado podría desafiar las teorías actuales sobre la materia oscura que predicen que las galaxias deberían estar ancladas a la sustancia invisible, incluso durante el choque de una colisión.

Abell 520 es una fusión gigante de cúmulos de galaxias situadas a 2,4 mil millones de años luz de distancia. La materia oscura no es visible, aunque su presencia y la distribución se encuentra indirectamente a través de sus efectos. La materia oscura puede actuar como una lupa, curvar la luz y causar la distorsión de las galaxias y cúmulos detrás de ella. Los astrónomos pueden usar este efecto, llamado lente gravitacional, para inferir la presencia de materia oscura en los cúmulos de galaxias masivas.”

Impresión artística de la distribución de materia oscura que supuestamente debería encontrarse alrededor de la Vía Láctea. Crédito: ESO/L. Calçada.

Informes recientes de la desaparición de la materia oscura pueden ser muy exagerados, según un nuevo artículo de investigadores del Instituto de Estudio Avanzado (IAS).

Un grupo de astrónomos que utilizó telescopios de ESO anunció en abril una sorprendente falta de materia oscura en la galaxia dentro de la vecindad del Sistema Solar.

Un equipo internacional de científicos ha conseguido identificar directamente el primer filamento de materia oscura entre dos agrupaciones de galaxias, la Abell 222 y la Abell 223. Texto completo en: http://actualidad.rt.com/ciencias/view/48568-Autopistas-intergal%C3%A1cticas-detectan-hilo-de-materia-oscura-que-une-a-galaxias
Ante noticias dispares como las que anteceden, al menos a mí, me sorprende mucho y me extraña en alto grado que, los cosmólogos pongan sus esperanzas de comprender el universo en una “materia oscura” tan misteriosa y esquiva, pero eso es lo que está sucediendo exactamente en nuestro días. Y no es que se trate simplemente de agarrarse a un clavo ardiendo: aprovecharnos de nuestra ignorancia de la naturaleza de la materia oscura para adjudicarle todas las propiedades que se requieran para resolver los problemas inmediatos.
De hecho veremos que en realidad no necesitamos conocer los detalles de la manera en que se comporta la materia oscura para comprender cómo puede resolver el problema de la formación de galaxias. Con el reconocimiento de la “Materia Oscura” parece que teenemos la pieza final que necesitábamos para completar el rompecabezas y componer el cuadro de la manera en que el universo llegó a ser lo que es.
La idea básica en cuanto al papel de la materia oscura es fácil de entender. Como ya sabemos, la principal dificultad para poder imaginar como evolucionó el Universo tiene que ver con el hecho de que, si el cosmos entero está hecho de materia normal, la formación de las galaxias njo puede empezar hasta muy avanzado el juego, después de que el universo se ha enfriado hasta el punto en que pueden existir átomos y la radiación se puede desaparejar. Para entonces la expansión Hubble habría diseminado tanto la materia que la Gravedad por sí sóla no sería lo suficientemente fuerte para reunir cúmulos antes de que todo se escapara de su alcance.
Otra cuestión desalentadora relativa a la “Materia Oscura” es que, se llevan a cabo múltiples estudios por distintos equipos y proyectos y, casi ninguno de ellos viene a coincidir con los otros, cada cual, como una desbandada, nos ofrecen un resultado divergente de los demás, no hay manera de ponerlos de acuerdo.
El Hubble detectó materia oscura en 25 cúmulos de galaxias (Foto: Especial NASA, ESA, M. Postman (STScI), and the CLASH Team )

El telescopio espacial Hubble, que operan en conjunto la NASA y la ESA, captó luz torcida de un cúmulo de galaxias por la materia oscura, reportaron astrónomos. Los científicos creen que las formas distorsionadas que fotografiaron dentro del proyecto de investigación Estudio de clusters y supernovas con el Hubble (CLASH, por su acrónimo en inglés de Cluster Lensing And Supernova survey with Hubble)  son causadas por esa misteriosa ‘materia oscura’, de la que se sabe que tiene el doble de gravedad y logra retorcer los rayos de luz. La materia oscura constituye el grueso de la masa del universo, sin embargo, sólo puede detectarse midiendo cómo se curva la luz en el espacio por un efecto de torsión de la gravedad, explicó la agencia espacial estadounidense en un comunicado.

Leyendo estas noticias, no sólo me sorprendo sino que, me deja anonadado, toda vez que, se hacen afirmaciones gratuitas de cuestiones que los cientificos desconocen y se limitan a ponerle al resultado, una etiqueta que ya, de antemano, llevaban preparada. Esto se debería tomar más en serio y no se deben consentir expresiones que, con un furme carácter afirmativo, pretendan otorgar la cateoría de “verdad” a lo que, realmente, se desconoce. Sí, puede que con vistas a la noticia quede mejor pero…es poco serio.

 

 

 

En realidad, la matria oscura no se puede ver, y, sin embargo, los cosmólogos la localizan con facilidad asombrosa y le dan colores en las imágenes para distinguirla de la materia ordinaria, y, siempre, en esas imágenes, me llama la atención que la representen en menor proporción que a la materia Bariónica, cuando dicen que es mucho más abundante la otra.

Una vez que hemos aceptado la idea de que la mayor parte del Universo no está formado por la materia familiar, las dificultades que debemos resolver y para las que no tenemos explicación, pierden algo de fuerza, ya que, llega en su ayuda la “materia oscura” salvadora que saca a los cosmólogo de esa situación tensa en la que no podían dar una explicación de cómo se pudieron formar las galaxias y que, con la materia oscura, todo queda resulto.

Aunque la presión de la radiación, al interaccionar con protones y electrones en el plasma del comienzo del universo, puede realmente impedir la acumulación de la materia ordinaria hasta después de que los átomos se han formado, no hay razón alguna por la que se puede decir lo mismo de la materia oscura. Esta, podría haber dejado de interracionar pronto con la radiación del big bang, por ejemplo, en aquel primer segundo. En tal caso, la “materia oscura” se podría haber acumulado  bajo la influencia de la Gravedad mucho antes de la formación de los átomos. La presión de radiación no impediría este tipo de acumulación, porque la hipótesis sería que ese tipo de radiación no podría presionar sobre la materia oscura como lo hacía con la ordinaria.

 

 

 

Si esto sucedió, entonces, cuando los átomos se formaron finalmente y la materia normal era libre de comenar a agregarse, se encontraría en un universo en el que ya existirían enormes concentraciones de masa. Partículas de materia ordinaria serían fuertemente atraídas a los lugares en que la “materia oscura” ya se había congregado y se movía rápidamente hacia esos puntos.

El proceso sería como derramar agua sobre una superficie horadada por profundos agujeros; el agua correría por los agujeros y la velocidad de su carrera no tendría casi nada que ver con la fuerza que una partícula de agua ejerce sobre otra. Una vez quer la materia ordinaria está libre de la presión de radiación, caerá en los “agujeros” ya creados por la “materia oscura”, y así las galaxias y otras estructuras se pudieron formar despues de que la radiación se desapareje. Todos los razonamientos acerca de la “ventana de tiempo”, que tantos problemas causaron para la formación de las galaxias, quedarían así resultos.

 

 

¿Cuánta <a href=
            ¿Cuánta materia oscura hace falta para formar una galaxia?

El descubrimiento es un paso clave  para entender cómo la “materia oscura”, una sustancia invisible que impregna nuestro universo, contribuyó al nacimiento de las galaxias masivas en el universo temprano. La belleza de esta idea es que toma dos problemas -la ventana del tiempo inadecuada para formación de galaxias y la existencia de materia oscura- y los une para conformar una solución al problema central de la estrucutra del Universo. “La Materia Oscura” por hipótesis, tiene una ventana de tiempo mucho más larga que la materia ordinaria, porque se despareja más pronto en el Big Bang. Tiene mucho tiempo para cumularse antes de que la materia ordinaria sea libre para hacerlo. El hecho de que la materia ordinaria caiga entonces en el agujero gravitatorio creado de este modo sirve para explicar porque encontramos galaxias rodeadas por un halo de materia oscura.  La hipótesis mata dos pájaros de un tiro.

Pero debemos recordar que en este punto sólo tenemos una idea que puede funcionar, no una teoría bien construida. Para pasar de la idea a la teoría, tenemos que responder dos preguntas importantes y difíciles:

1. ¿Cómo explica la estructura la materia oscura?

2. ¿Qué es la materia oscura?

Debajo de esta imagen, sin ningún pudor, nos ponen:

“La detección de estos fósiles estelares inmensa confirma las predicciones del modelo de la materia oscura fría de la cosmología, que propone que la actual gran diseño de las galaxias espirales se formaron a partir de la fusión de sistemas estelares menos masivos.

La estructura de escombros envuelve a la galaxia NGC 5907, situada a 40 millones de años luz de la Tierra y formada a partir de la destrucción de una de sus galaxias enanas satélites por lo menos cuatro mil millones de años. Según el equipo de investigación, la galaxia enana ha perdido la mayor parte de su masa en forma de estrellas, cúmulos estelares y materia oscura, que ha quedado distribuido a lo largo de su órbita, dando lugar a un conjunto complicado de entrecruzamiento los fósiles galácticos cuyo radio supera los 150 000 años luz.”

Nos hablan de materia oscura fría y caliente en función (según dicen) de a qué velocidad se muevan las partícuals: Los neutrinos podrían formar parte de la “materia oscura caliente”. Sin embargo, nos encontramos que, según parece, estas partículas no tienen masa, o, apenas la tienen, lo que platea un gran problema para rellenar tan ingente cantidad de materia como dicen que es la que está presente en el Universo.

Energía oscura. Desde que hace 13.700 millones de años nació en una gran explosión, el universo se expande, como un globo que se hincha, y las galaxias se alejan unas de otras. Así seguiría hasta que, si hubiera suficiente masa, la atracción gravitatoria haría que en algún momento empezara a replegarse y acabaría de nuevo todo comprimido. Caso de no haber suficiente masa en el cosmos, la expansión no cesaría nunca. Hace 14 años, unos científicos se llevaron la gran sorpresa: la expansión del universo, en lugar de ralentizarse, se acelera. Los datos vencieron el escepticismo inicial, y hasta tal punto el descubrimiento se considera sensacional que se llevó el último Premio Nobel de Física. Se ha denominado la energía oscura, pero nadie sabe qué es lo que está actuando para producir esa aceleración de la expansión.

Claro que de todo esto, con tántas implicaciones inmersas en el problema, tendríamos que estar años discutiendo y observando, programando modelos cada vez más certeros, sofisticados y reales que, nos dijeran ¿cuánta materia materia realmente tiene que haber en el Universo? y, sabiendo cuánta es la Bariónica, por eliminación, sabríamos la cantiodad exacta de la “otra” si es que, realmente existe.

Además de los neutrinos masivos, yo también descartaría a los WIMPs como candidatos a esa “materia oscura” que tanto se pregona pero que nadie encuentra. El estado de la cuestión es que, difícilmente podríamos encontrar a un cosmólogo que no fuera partidario de la existencia de la materia oscura pero, el problema es adjudicar la autoria de la misma a ¿qué candidato? En este caso, nos aparecen los Axiones y fotinos…acompañados de muchos más.  Y, en esa tesitura, debemos concluir que, la “materia oscura” si es que existem debe estar conformada de alguna manera que desconocemos y, lo mismo que se buscaron a los neutrinos masivos, también se inventaron a los WIMPs (Partícula Masiva de Interacción Débil). Claro que, el mayor número de candidatos para la materia oscura surge de un principio comocido como supersimetría.

Las teorías que presuponen la supersimetría son aquellas que unifican las cuatro fuerzas; las teorías últimas que gobiernan el primer instante de la vida del Universo (TOE o Teoría de todas las Cosas). Pero, ¿qué es la supersimetría? Cuando la materia se rompe en sus constituyentes últimos, reconocemos dos tipos de partículas elementales. En primer lugar están los Quarks y partículas como el Electrón (leptones) que constituyen la materia sólida. Estas partículas están agrupadas bajo el término general de “fermiones”. Se caracterizan por el hecho de que giran alrededor de sus ejes de rotación a ritmos que son fracciones semienteras de una unidad básica de rotación. En otras palabras, tienen un espín 1/2,  3/2, etc., pero nunca 1, 2, …

La segunda clase de partículas se llaman Bosones y su espines son 0, 1, 2, etc. Ya hemos explicado aquí muchas veces sus propiedades y particularidades que, ahora, para este cometido de la materia oscura, no viene al caso. El caso es que, en mundo donde los fermiones y los bosones se rigieran por las mismas reglas, sería supersimétrico. Sería un mundo de simplicidad total, porque sólo habría un tipo de partícula, y constituiría la estructura como la fuerza. El modo más prometedor de comprender los orígenes del universo parece implicar teorías que postulan que todo comenzó en un estado supersimétrico.

En realidad, la supersimetría está presente por todo el Universo

¿Habrá un Universo en la sombra?

Las cuerdas podrían estar presentes por todo el Universo ramificadas por el espacio

Me ha quedado por explicar alguna cosa sobre otro candidato a “materia oscura”  La Cuerda Cósmica que, en sí misma, requiere un capítulo para ella sola. Es un objeto surgido en los primeros momentos del Big bang, cuando el universo sólo tenía una edad de 10-35 segundos, cuando la fuerza fuerte se congeló y el universo se infló. Las cuerdas podrían ser un subproducto del proceso mismo de congelación.

La gran masa de esas cuerdas nos dice que se tuvo que formar en los primeros instantes, cuando la temperatura era muy grande y las enegías inmensas como para poder crear objetos exóticos que, como las cueras cósmicas pudieran tener unas densidades “infinitas” y estar situadas a lo largo de todo el universo como filamentos entre galaxias conectándolas las unas a las otras. En primer lugar, las cuerdas son muy masivas y muy delgadas; la anchura de una cuerda es mucho menor que la de un protón, pongamos por caso. Las cuerdas no llevan carga eléctrica, así que no interaccionan con la radiación como las partículas ordinarias. Aparecen en todas las formas; largas líneas ondulantes, lazos vibrantes, espirales tridimensionales, etc. Está claro que las cuerdas son candidatos perfectos para la msteria oscura.  Ejercen una atracción gravitatoria, pero no pueden ser rotas por la presión de la radiación en los inicios del universo.

¡Es todo tan complejo! ¡Sabemos aún tan poco! Y, precisamente esa falta de conocimiento nos lleva (lleva a algunos) a elucubrar con la existencia de bosones que venden materia y “materia” que nadie ha visto ni se conoce como la más presente y abundante en nuestro Universo. ¡Qué cosas!

emilio silvera