miércoles, 21 de agosto del 2019 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




Siempre queriendo saber

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Conociendo el Sistema Solar    ~    Comentarios Comments (2)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

 

 

Si las constantes fuesen variables, si la carga del electrón o la masa del protón variaran sólo una diezmillonésima… La Vida, tal como la conocemos no estaría en nuestro planeta ni en ningún otro. Al menos, las formas de vida que proliferan en el planeta Tierra y, no sabemos si, en tales circunstancias, podrían surgir otras formas de vida distintas a la fauna y la flora que habita en la Tierra.

Todos los días podemos sorprendernos de los hallazgos y logros de nuestros ingenios que, tanto aquí como en el espacio, están continuamente trabajando para que nosotros conozcamos el Universo y los objetos que lo pueblan. De momento (somos aún muy jóvenes), estamos algo limitados en Ciencia y Tecnología para que, seámos nosotros mismos los que vayamos a buscar esas emocionantes sensaciones in situ. Así que, enviamos a nuestras sondas robóticas para que lo hagan por nosotros que, en la distancia, nos sorprendemos y maravillamos de lo que vamos descubriendo por ahí fuera.

Plutón es un planeta enano del sistema solar, que forma parte de un sistema planetario doble con su satélite Caronte.

Fue descubierto el 18 de febrero de 1930 por el astrónomo estadounidense Clyde William Tombaugh (1906-1997) desde el Observatorio Lowell en Flagstaff, Arizona, y considerado el noveno y más pequeño planeta del Sistema Solar por la Unión Astronómica Internacional y por la opinión pública desde entonces hasta 2006, en que la UAI decidió el 24 de agosto de 2006, por unanimidad, reclasificar Plutón como planeta enano. Su gran distancia al Sol y a la Tierra, unida a su reducido tamaño, impide que brille como los demás planetas.
                                                                              Imagen artística de la sonda New Horizons

“La misión New Horizons (Nuevos Horizontes) es una misión espacial no tripulada de la agencia espacial estadounidense (NASA) destinada a explorar Plutón, sus satélites y probablemente el Cinturón de Kuiper. La sonda fue lanzada desde Cabo Cañaveral el 19 de enero de 2006 tras posponerse por mal tiempo la fecha original de lanzamiento. New Horizons viajó primero hacia Júpiter donde llegó en febrero-marzo de 2007. A su paso por Júpiter aprovechó la asistencia gravitatoria del planeta para incrementar su velocidad relativa unos 4 023,36 m/s (14 484 km/h). Llegará a Plutón en julio de 2015. Tras dejar atrás Plutón, la sonda probablemente sobrevuele uno o dos objetos del Cinturón de Kuiper.

Después de las Voyager 1 y 2 es la sonda con mayor velocidad de lanzamiento desde la Tierra hasta el momento, alcanzando respecto al Sol una velocidad máxima de 15,1km/s. (54 000 km/h aproximadamente.”

Las últimas noticias sobre el proyecto han salido en los medios y, en cualquiera de ellos (pongo el siguiente al azar), podemos leer cosas como estas:

“La nave New Horizons, que salió hacia plutón y que llegará a aquel mundo en Julio de 2015, se ha acercado lo suficiente para fotografiar su luna Caronte por primera vez”.

 See Explanation.  Clicking on the picture will download<br />
the highest resolution version available.

Plutón, el objeto más brillante en el centro, y Caronte, más débil cerca de su posición a las once en punto

Lanzada en 2006, la nave espacial New Horizons de la NASA llegará a Plutón entre  abril y Julio de 2015. Cuando sobrevuele este mundo enano, estimará sus contornos, temperatura, composición atmosférica y otras características, además de tomar imágenes de las cinco lunas que lo rodean. En realidad, la sonda ya ha comenzado el trabajo y ha utilizado su cámara telescópica de mayor resolución para fotografiar por primera vez la luna más grande del sistema, Caronte, un mundo cubierto de hielo.

La imagen representa un importante hito en el viaje de nueve años y medio de la nave espacial y, en cierto sentido, inicia el estudio del sistema de Plutón. Caronte orbita a más de 19.000 kilómetros de distancia del propio Plutón. «La imagen en sí misma puede no parecer muy impresionante para el ojo inexperto, pero en comparación con las imágenes del descubrimiento de Caronte desde la Tierra, son fantásticas», afirma el científico del proyecto New Horizons Hal Weaver, de la Universidad Johns Hopkins. «Estamos muy emocionados de ver a Plutón y Caronte como objetos separados por primera vez para New Horizons».

Allí donde se decía

La nave se encontraba todavía a 550 millones de millas de Plutón, una distancia aún mayor que la que separa a la Tierra de Júpiter, cuando su cámara de largo alcance logró un total de seis imágenes: tres el 1 de julio y tres más el 3 de julio. La excelente sensibilidad y resolución espacial del instrumento revelaron que Caronte se encuentra exactamente a la distancia de Plutón anunciada en su descubrimiento hace 35 años.

«Estamos emocionados de tener nuestro primer píxel de Caronte», afirma Alan Stern, «pero dentro de dos años, cuando estemos a punto de la máxima aproximación, tendremos casi un millón de píxeles de Caronte». Además de ser un logro técnico, estas nuevas imágenes ya pueden ayudar a los científicos a conocer algo más sobre las propiedades de la superficie de Caronte y Plutón, quizás la existencia de una capa superpuesta de partículas finas.” Declaró el cintífico en aquellos momentos.

Lo cierto es, amigo míos, que cuando nos empeñamos en alguna cosa y ponemos el punto de mira en algo, más tarde o más temprano lo conseguiremos y, una de las cosas que nos traemos entre manos es conocer, primero nuestro entorno más cercano (El Sistema solar), y, más tarde, daremos el salto hacia las estrellas.

Plutón, el último y más pequeño de los nueve planetas -ahora planeta enano- del sistema solar, es muy extraño. Ni es un cuerpo rocoso como la Tierra, Marte o Venus, ni un gigante gaseoso como Júpiter o Saturno. Además, sigue una órbita muy elíptica alrededor del Sol, de 248 años, situándose en determinados periodos más cerca de la estrella que de Neptuno. Los astrónomos dudan si realmente es un planeta o un cuerpo del cinturón de Kuiper, la remota región poblada por miles de pequeños cuerpos helados. New Horizons estudiará un mundo único, y por ahora sólo cabe imaginar lo que podremos aprender de él.

El objetivo de la misión, un viejo sueño de la exploración espacial que tardó años en concretarse dadas las dificultades que entrañaba, es pasar muy cerca de Plutón, a sólo 10.000 kilómetros de su superficie, haciendo observaciones científicas durante unos meses para poder saber de él, de lo que es en realidad y de lo que ocurre en sus alrededores. Poco a poco, vamos consiguiendo que las distancias no sean un abstáculo para nosotros.

Plutón es difícil de observar desde la Tierra, por su pequeño tamaño (2.360 kilómetros de diámetro, o dos tercios del de la Luna) y por lo lejos que está (5.900 millones de kilómetros de distancia media del Sol, frente a los 150 millones de kilómetros de distancia de la Tierra al Sol). En el cielo, ese pequeño cuerpo helado con una temperatura de 233 grados bajo cero se ve 50.000 veces más apagado que Marte. Cuando llegue, los instrumentos de la nave New Horizons verán Plutón 10.000 veces mejor que el telescopio Hubble.

Ya estamos en 2.015, ahora sólo nos queda esperar unos meses para saber, qué nos puede ofrecer la misión encomendada a la nave New Horizons.

emilio silvera

 

  1. 1
    Ricard
    el 12 de marzo del 2017 a las 10:34

    Hola Emilio (y familia, y colaboradores)

    Bueno, antetodo me gustaria destacar lo impresionado que me he quedado con el comentario de tu hija María. Desde mi punto de vista no sólo es un comentario para enmarcar, sino que además todo cuanto dice desde mi punto de vista es absolutamente cierto. Con Robert Rico me pasó exactamente igual. Es decir, lo que el sentía o intuía interiormente coincidía plenamente con lo que yo decía, sólo que únicamente en dos planos, por así decirlo, diferentes: el plano lógico o abstracto de las ideas y el plano emocional. 

    Pondré un ejemplo para entenderlo relacionado con la actualidad. Si un niño pequeño a muy temprana edad va y te suelta que no es un niño, sino que es una niña con “pito”… ¿Alguien podría dudar de que lo siente no es verdad? ¿Podría creerse alguien con alguna autoridad para contradecir sus sentimientos, o para decirle que lo que siente no es correcto?

    Yo no pienso que el autismo, el asperger, la sinestesia o… porqué no la transexualidad sea ningún tipo de enfermedad, tan sólo una interpretación más de la realidad. Yo mismo tengo una versión muy leve de daltonismo, que se refleja en un diferente captación de algunos tonos tipo “tierra”. Pero en mi caso particular por más que alguien me dijera que ese color verde claro que detecto en “realidad” tiene un grado algo diferente de intensidad, te puedo asegurar que me daría exactamente igual.

    En el plano científico pasa exactamente igual. No me afecta en absoluto lo que miles de cientificos puedan pregonar acerca de cómo funciona la realidad, porque mis ideas desde mi punto de vista o autopercepción personal, muchas veces son indistinguibles de mis sentimientos.

    Como sabes, bajo mi criterio, el conocimiento último del universo no es una cuestión de experimentos sino de “diseño”, de ponernos en la mente de un hipotético creador o diseñador e intentar razonar cómo pudo llevar a cabo tal diseño. 

    Las leyes de la relatividad general nos aproximan, es cierto, a lo que pensamos que es la realidad. Nos llevan muy cerca, prácticamente a la misma puerta, hasta que llega un momento que no podemos ir más allá. Si el Universo fuera una especie de diseño virtual éstas nos dirían que existen límites dimensionales en todas las capas de la realidad que no podemos traspasar.

    Verdaderamente es como si existiera una especie de frontera final a la que no podemos llegar, porque no existe en realidad. No hay ninguna puerta que podamos traspasar ni detectar porque ésta no se situa en ningún sitio en realidad. A esta frontera inmaterial que nos “encontramos” en todas las capas de la realidad la podríamos denominar “sala de procesamiento” del universo. Por eso cuando los científicos dicen que podemos detectar lo que es indetectable en realidad, es como pensar que han encontrado esta “puerta” que da acceso a la sala de control, y no sólo eso, sino que además podemos entrar.

    Pero esto no es cierto. Esta sala de procesamiento está conectada con todos esos pequeños puntitos de realidad que componen nuestro universo y que llamamos cuantos de planck o big-bang, y esta transmisión de información tiene lugar en un plano inmaterial de la realidad. Todo está informado siempre y en todo momento, la información viaja separada (o de forma dual) en dos planos diferentes de la realidad. Por eso si alguien dice que ha encontrado la puerta y que puede pasar, yo lo que le diría es que para poder hacer eso se tendría que desdoblar, y hacer como un fotón de luz que pasa por dos rendijas al mismo tiempo.

    Por eso cuando los científicos dicen que los agujeros negros tienen algún tipo de existencia material (cómo que tienen masa por ejemplo) o que se puede detectar una onda gravitacional, desde mi punto de vista es cómo si dijeran que han detectado la realidad. Y no sólo eso, sino que además esta realidad es un ente material, algo diferente a lo que podría ser un sentimiento.

    Leí en alguna publicación anterior que tienes conocimientos económicos o de tipo fiscal. Bueno, yo también los tengo, porque hace un tiempo era director financiero. La diferencia entre un financiero y un administrativo es el tiempo. Uno ve una dimensión dinámica de los flujos del dinero, mientras que el otro punto de vista no tiene en cuenta esto. 

    Por lo tanto podemos poner un ejemplo. Imagina que el instante inicial en la creación de una sociedad es como si fuera el Big-Bang, un acto de fe (o un acto notarial) en el que decimos que ese dinero que tenemos ahora pasa a ser el capital social. Como sabes un asiento es dual y, a medida que crece la sociedad, conservamos esta simetría inicial. Es como si dijeramos que el activo de una sociedad es como si fuera la parte de la realidad que podemos contemplar, pero que existe un plano inmaterial que se corresponde con las deudas de la sociedad. Yo he ahondado mucho más en estos conceptos y mi impresión general es que todo lo que conocemos acerca del funcionamiento del universo, lo podemos explicar no sólo en base a conceptos físicos o matemáticos, sino que da igual hacerlo, por ejemplo, en términos económicos. De hecho podríamos hacer lo mismo con los colores o con la música si fueramos capaces de simplificar este conocimiento. Es como si el Universo nos dijera que no importa la forma en que lo interpretemos, porque su esencia final es indeterminada. Es decir, que la ley final que subyace encriptada a todas las leyes universales se puede simplificar en una sola palabra: equilibrio. 

    Cuando decimos que una melodía (o, de forma opuesta, una armonía) es bella desde cualquier punto de vista, es porque está equilibrada. Y pienso que tu hija María estaría de acuerdo con esto.

    Rober Rico, por ejemplo, puede explicar todo esto utilizando tan sólo el espectro de colores, de la misma forma que María lo hace con las notas musicales.

    Un abrazo,

     

    Responder
    • 1.1
      emilio silvera
      el 12 de marzo del 2017 a las 12:26

      Estimado Ricard:
      Al leer tus pensamientos, más se afianza en mí la creencia de que, todo en el Universo son conocimientos que debemos perseguir de manera incansable hasta la eternidad del Tiempo. Creo que nunca podremos saberlo todo y, cada conocimiento nuevo que adquirimos, en realidad es como una llave que nos posibilita para abrir alguna puerta en la que, encontramos otras muchas puertas cerradas, y, en sus dinteles cuelgan letreros que dicen: Teoría del Todo, Fluctuaciones de Vacío, Supersimetría, Supergravedad, Teoría de Cuerdas, Universos Paralelos, Dimensiones extra… Una lista infinita de cuestiones que intuimos y que tenemos que verificar, encontrarlas para poder seguir buscando que, ese es, nuestro destino, buscar siempre lo que creemos que será esa “realidad” presentida y nunca hallada, ya que, “nuestra realidad”, es eso, sólo nuestra. Seguramente otros tendrán otras realidades y, el ejemplo de tu amigo nos lo confirma, él puede ver lo que otros no pueden.
      De mis exigüos conocimientos: Licenciado en Técnicas de la Información en la Rama de Relaciones Públicas, 3 años de Física (que tuve que dejar para atender las necesidades familiares 7 hijos), tres años de Derecho que dejé porque finalmente pensé que no me dedicaría a ello. Diplomado en Derecho Tributario, Graduado Social, Gestor Administrativo, Agente de la Propiedad Inmobiliaria, Administrador de Fincas Rústicas y Urbanas, Intermediario Financiero, Mando Intermedio… Creo que algún título más académico y profesional pero, ¡que más dá! Al final, soy consciente de mi inmensa ignorancia, y, todo eso conseguido durante muchas, muchas horas de estudio, sólo me ha valido para ganarme la vida y llevar a la familia adelante, lo que no ha podido satisfacer mis ánsias de saber sobre temas que, en tu comentario mencionas y que están muy alejados de mis conocimientos.
      Claro que, mientras tenga viva la curiosidad, mientras siga pudiéndome sorprender, mientras la ilusión por saber esté conmigo… ¡Hay esperanzas!
      Un abrazo amigo.

      Responder

Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Subscribe without commenting