lunes, 09 de diciembre del 2019 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




Tratamos de saber de la Mente y del Mundo I

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en ¡La Mente! Ese prodigio    ~    Comentarios Comments (5)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

cristales-del-alma

Se cree que algún día podría ser factible para la gente percibir el fundamento común, superior y multidimensional en el que la conciencia y la materia ya no estén separadas y, en esencia, sean una suerte de “mente del cuerpo”. Dónde o cómo puede ser percibido ese plano superior.

 

Si pudiera vivir nuevamente mi vida, en la próxima
trataría de cometer más errores…
no intentaría ser tan perfecto
me relajaría más.

Sería más tonto de lo que he sido
de hecho, tomaría muy pocas cosas con seriedad…

Sería menos higiénico,
correría más riesgos, haría más viajes,
contemplaría más atardeceres,
subiría más montañas…
y nadaría más ríos…

Iría a más lugares donde nunca he ido,
comería más helados y menos habas,
tendría más problemas reales y menos imaginarios…

Yo fui una de esas personas que vivió
sensata y prolijamente cada minuto de su vida,
claro que tuve momentos de alegría,
pero si pudiera volver atrás trataría
solamente de tener buenos momentos,
por si no lo sabes, de eso está hecha la vida,
sólo de momentos,
no te pierdas el ahora.

Yo era como uno de esos que nunca iba a ninguna parte
sin un termómetro, una bolsa de agua caliente,
un paraguas y un poncho.

Si pudiera volver a vivir…
comenzaría a andar descalzo a principios de primavera,
y seguiría así hasta concluir el otoño…
Daría vueltas en calesita…
contemplaría más atardeceres y jugaría con más niños…

Si tuviera otra vez la vida por delante, pero ya ven,
tengo 85 años y me estoy muriendo…

(Pema anónimo atribuido falsamente a J.L. Borges)

 

Hay un plano superior de la mente que sobrepasa lo estrictamente material, es un nivel más alto, inmaterial, que se sale del cuerpo, que no está limitado por las condiciones físicas, que está en otro Universo que vemos sólo en nuestras mentes y que no es posible tocar.  Allí residen los pensamientos, se forjan los sentimientos, conviven las ideas y nace lo mejor, y, lamentablemente, lo peor de nosotros.

Hace mucho tiempo, siendo yo mucho más joven, pasé por una fase de recogimiento espiritual en la que, mi principal preocupación era comprender lo que significaba el SER, la conciencia, el alma, el espíritu…,  eran conceptos todos ellos que, escapaban a mi entendimiento.

No podría decir cuántos autores leí buscando respuestas.  Los qualia en términos de un espacio neuronal de referencia de N dimensiones debiera ayudarnos a entender que el significado a quale  del rojo o azul se establece solamente en un marco de un contexto neuronal más amplio que el definido por la actividad de las neuronas con respuesta selectiva al rojo o al azul, hay otro ingrediente crucial -el tiempo- para dar vida a todas las sensaciones que llegan al cerebro y, desde luego, tendríamos que solicitar un esfuerzo a nuestra imaginación para intentar describir de qué modo la descarga de unas neuronas en tiempo real puede especificar un punto entre miles de millones de otros puntos en el espacio neuronal N-dimensional.

Está claro que yo, no estoy capacitado para dar estas explicaciones que escapan a mi entendimiento, y, me limito a expresar mi parecer sobre lo poco que conozco y sobre mis propias experiencias. ¿ Quién no ha tenido alguna vez, la sensación de que sabe la respuesta ? ¿ De que todo está ahí, en su mente, escondido y a punto de salir a la superficie ? Bueno, a mí me pasa continuamente, siento que de un momento a otro, mi mente, me daría respuestas a preguntas que no han sido contestadas.  El  tiempo inexorable pasa y, las respuestas no llegan. ¡ Qué impotencia !

Imagino que, de vez en cuando, en algunas mentes, saltan esas respuestas (Newton, Planck, Einstein, etc) y son ofrecidas al mundo para que puedan continuar avanzando.

Los aspectos inconscientes de la actividad mental, como las rutinas motoras y cognitivas, así como los recuerdos, intenciones y expectativas inconscientes, las preocupaciones y los estados de ánimos, desempeñan un papel fundamental a la hora de conformar y dirigir nuestras experiencias conscientes.  Todo está siempre estrechamente relacionado, nada ocurre en nosotros que no esté unido a lo que pasa en nuestro entorno, somos una parte de un todo que se llama Universo, y, aún cuando somos autónomos en el pensamiento y en la manera de obrar, existen condicionantes exteriores que inciden, de una u otra manera en nosotros, en lo que somos.

Sin la fuerza de Gravedad, nuestras mentes serían diferentes (o no serían), estamos estrechamente conectados a las fuerzas que rigen el Cosmos y, precisamente, somos como somos, porque las fuerzas fundamentales de la Naturaleza, son como son y hacen posible la vida y la existencia de seres pensantes y evolucionados que son capaces de tener conciencia de SER, de hacer preguntas tales como: ¿de donde venimos? ¿Hacia donde vamos?

La qualia y la discriminación, correlatos neuronales de la percepción del color, ¿ un grupo neuronal, un quale ¿, los gualia y el núcleo dinámico, los qualia en el tiempo neuronal, el desarrollo de los qualia: referencia al propio yo, lo consciente y lo inconsciente, los puertos de entrada y de salida, los bucles largos y rutinas cognitivas, aprendizaje por el estudio y la experiencia, rupturas talamocorticales: posibilidades de núcleos escindidos, la observación, el lenguaje, el pensamiento, los mensajes exteriores, la unificación de datos y la selección lógica de respuestas, y, por fin: el significado último de las cosas (las preguntas de la filosofía), la metafísica.

Sí, por todas estas fases del estudio y del pensamiento he tenido que pasar para llegar a una simple conclusión:

Algunos han llegado a decir: ¡Somos la imagen de Dios!.   No, no exagero, dentro de esa imagen de frágil física y de escasa capacidad para poder dar respuesta a ciertas preguntas, en realidad, se esconden cualidades y potenciales que, no sabemos ni podemos medir, y, sobre todo, no estamos nada seguros de hasta dónde podrán llegar. Claro que, tal afirman, parece algo excesiva y hasta fuera de luegar.

Dentro de nuestro ser están todas las respuestas y solo necesitamos tiempo para encontrarlas.  Nuestra mente, es la energía del Universo, aún no sabemos utilizarla y pasaran, posiblemente, millones de años hasta que estemos preparados para saber lo que en realidad, es la conciencia.

Mientras eso llega, algunos curiosos como yo, con más voluntad que conocimientos, tratan de especular con ideas y conceptos que nos puedan dar alguna luz sobre tan complicado problema.

Nuestra mente es una maravilla de la Naturaleza, algo tan grande que, a pesar de los muchos avances y conocimientos alcanzados, no podemos explicar…  Aún.

                               Mente, Sociedad, Mundo, Naturaleza…Universo

Está claro que, como me ha comentado mi amigo José Manuel Mora, ésta misma mañana, la materia tiene memoria y, es precisamente esa memoria, la que hace posible el avance de nuestros conocimientos a través de la mente que, sin duda, está directamente conectada con el resto del Universo y las fuerzas que lo gobiernan que, son precisamente (otra vez), las que hacen posible su funcionamiento tal como acontece.

Pero nada es tan sencillo ni podemos hablar de lo sensorial sin tener en cuenta el plano más simple (sencillo) y cotidiano que está referido a la materia, a nuestro cuerpo.

Entender las claves que explican el devenir de la vida sobre este planeta, con la idea en el horizonte de aspiraciones intelectuales a que nos aboca la conciencia del SER, no resulta fácil, la complejidad de la empresa exige tener en cuenta múltiples factores que no siempre estamos preparados para comprender.

Lynn Margulis comenzó a explorar los caminos de la genética a partir de un libro escrito en el siglo XIX por Edmund B.Webs.  En ese texto encontró reflexiones sobre la herencia citoplasmática y datos sobre las bacterias, entonces no muy consideradas en el estudio del origen de la vida.

La doctora Margulis, profesora del Departamento de Geociencias de la Universidad de Massachusselts (Estados Unidos) relacionó el papel de las bacterias con la microbiología, una ciencia surgida de la medicina, de la salud pública y del procedimiento seguido para procesar los alimentos.  De ahí saltó al estudio del tema que ocupa su curso magistral: Contribución de los microbios a la evolución (ya nos ha dejado y está en ese otro universo de la luz pura en la que se convierte la mente al final del camino).

Me puedo contar entre los privilegiados que pudimos asistir al curso.  Tomé mis notas que ahora hace posible este comentario.

Ella centraba el curso en la enorme importancia que tenían los microbios para nosotros, no siempre bien valorados.  Los microbios pueden ser definidos como organismos que no podemos ver a simple vista y, la cultura popular dice que tan sólo sirven de agentes para canalizar enfermedades, pero esa apreciación con lleva un error muy serio.  Por ejemplo: el 10% del peso del cuerpo humano en seco esta compuesto por microbios, sin los cuales no podemos vivir ni siquiera un día.  Ellos asumen tareas tan importantes como la de generar el oxígeno del aire que precisamos para respirar.  Además, tienen un papel fundamental en la evolución de la vida: todos los seres vivos considerados simples -animales, plantas, hongos, etc.- están hechos de microbios en combinación simbiótica con otros organismos.  Se trata de una historia que se aleja en el pasado hasta 3.500 millones de años en el curso de la vida sobre la superficie de nuestro planeta: La Tierra.

Los conceptos que maneja y esgrime la doctora en genética, están encuadrados en una visión totalmente contradictoria con la religión y otros muchos conceptos culturales.

Pregunté a la doctora Margulis si la mala imagen de los microbios nacía de un estudio deficiente de la microbiología, o si simplemente surgía a partir de tópicos sin fundamentos.  Su contestación fue:

“La asociación de esos pequeños organismos con aspectos negativos se explica por el origen de su estudio científico, que siempre estuvo relacionado con descubrimientos ligados a la investigación en torno a enfermedades.  Junto a esta idea, lo cierto es que pensamos en formas ideales que corresponden al esquema platónico de hace casi 30 siglos, cuando en realidad no existen tales ideas sino organismos que interaccionan con el medio ambiente en el que habitan, y, en honor a la verdad, nosotros, los humanos, no podríamos vivir sin la ayuda de las bacterias que, tienen concertada una simbiosis con nuestro organismo que hace posible la vida, sin ellas no podríamos estar aquí.

                           Adiós a Lynn Margulis

Falleció la autora de la teoría de la simbiogénesis y de libros tan brillantes como ¿Qué es la vida? y ¿Qué es el sexo?

Margulis descubrió el papel primordial de las bacterias en la evolución de la vida y contribuyó a la teoría Gaia de James Lovelock, según la cual el planeta Tierra es un organismo vivo interconectado con los seres que la habitan. Miembro de la Academia de Ciencias de Estados Unidos, fue catedrática en el departamento de Geociencias de la Universidad de Massachusetts. Tusquets Editores ha publicado sus libros¿Qué es la vida?, ¿Qué es el sexo? y Microcosmos (coescritos con su hijo Dorion Sagan), además de las historias de amor y ciencia Peces luminosos.

Desde hace mucho tiempo, hemos cometido el enorme error de asociar las enfermedades con las bacterias que traen las infecciones y otras enfermedades que además de infecciosas, están alojadas en nosotros de maneras complejas que ni entendemos.

La aparición clínica de estas enfermedades que llamamos complejas y que son las más como las poligénicas como la esquizofrenia, el Alzheimer o el Parkinson, una arteriosclerosis, hipertensión, algún tipo de diabetes o de cáncer y junto a todas estas, una larga lista de enfermedades. Todas ellas, en realidad están dormidas en nosotros y, unas veces sale a la luz y otras no.

Sin embargo, podemos tener el gen y éste quedar dormido para siempre, si no lo despertamos.  Para que tal cosa ocurra es necesario que esos genes mutados, en su acción e interacción entre ellos y con otros genes, interaccionen a su vez con el medio ambiente que rodea al individuo y sus estilos de vida y haga que la enfermedad se exprese.  De ello, y como corolario, se deduce una idea realmente revolucionaria.  Y esta es que el ser humano podría vivir sin enfermedades, al menos sin las más importantes que nos acechan sin conociésemos esos determinantes ambientales, decisorios y, al que se ha puesto el nombre de “ambioma”.

El concepto de ambioma (Dr. López Rejas) se ha definido como “el conjunto de elementos no genéticos, cambiantes, que rodean el individuo y que junto con el genoma y proteoma conforman el desarrollo y construcción del ser humano o puede determinar la aparición de enfermedad”.

¡ Es el gran desconocido de la ciencia de hoy ! Por si acaso, alejémonos del tendido de alta tensión. Pero sí, sin duda alguna, el AMBIOMA, es el elemento determinante, como ya sospechamos, de que aparezcan enfermedades como la Leucemia y otras.

      Yo, por si acaso, no pondría una en la azotea de mi casa

Se han realizado muchos estudios y aunque no tenemos los conocimientos para asegurarlo, todos apuntan en la misma dirección: El medio ambiente que nos rodea (ambioma), es determinante en la aparición de ciertos trastornos.  Las pruebas más frecuentes están relacionadas con Urbanizaciones y centros escolares situados en zonas de tendidos eléctricos de potente voltaje.  Otras, como la emanación de gases de centros industriales, también están entre las causas más frecuentes de trastornos físicos.  Claro que, las grandes empresas, niegan cualquier incidencia.

Prevalecen los grandes intereses por encima del bien general y la salud de muchos inocentes. El egoismo de nuestra especie que, hasta que no finalice el proceso de humanización, hará prevalecer los bajos instintos y egoismos de poder por encima de las cosas más importantes.

emilio silvera

 

  1. 1
    kike
    el 19 de octubre del 2012 a las 12:52

      Pues siempre he creído que ese íntimo pensamiento hecho poesía era de Borges.

      Muchas veces he pensado en sus aseveraciones: “Vería más atardeceres”, “subiría más montañas”, etc..

     Como dice, creo en verdad que la vida, al menos la verdadera para nuestra mente, se compone de muchas insatisfacciones y de unos pocos momentos agradables; momentos que desgraciadamente no solemos apreciar; esos momentos, que no suelen costar dinero alguno, y que la naturaleza nos muestra constantemente (También algunas personas, pero pocas), ya que lo más importante de la vida es y debe ser gratis. No obstante, en nuestras existencias tan ajetreadas, en donde no existe a veces ni un momento de reflexión, solemos pasar por alto esos pequeños pero tan importantes detalles; tan necesarios para nuestra psique, y que son a la postre lo que más nos reconforta y equilibra en este mundo loco. 

     De hecho, más de una vez, encontrándome con amigos en un atardecer, frecuentemente a la orilla del mar, he sido recriminado por “perder el tiempo” viendo la puesta de sol; he sido prácticamente considerado como un “bicho raro” que se entretiene con cosas fútiles, cuando existían por doquier muchas y más excitantes diversiones. Supongo que eso son cosas que nos pasan cuando alcanzamos cierta edad, lo que nos hace ver todo de una manera bastante diferente a la tónica general. 

     Si alguien no ha reparado aún en esos detalles, recomiendo que lo haga; que observe la naturaleza en sus múltiples y  siempre bellas manifestaciones; (Pocas cosas tan agradables como llegar a la cima de un monte, observar el discurrir del agua en un río, de las olas en el mar, la risa de un bebé, el cariño de tu ser amado manifestado simplemente con un pequeño detalle,  o incluso (una de las mejores para mi), observar el amanecer encontrándome en una embarcación alejada de la costa); ya verán como llegarán a obtener un premio mucho mayor que el que pudieran proporcionar la mayoría de las cosas que cuestan dinero (Algunas veces considerable).

     Saludos cordiales a nuestro amigo Emilio y a todos los lectores y comentaristas. 

    Responder
  2. 2
    nelson
    el 19 de octubre del 2012 a las 14:44

    Hola muchachada.

    Comparto párrafo a párrafo, todo lo que dice Kike, y agrego a su lista de cosas satisfactorias que solemos descuidar, el escuchar con más atención al Otro. Es sumamente gratificante y provechoso descubrir que personas muy distintas, que viven distintas realidades, que aparentan tener ideas divergentes, comparten en realidad idénticos valores y sensibilidades. Sólo es necesario un poco de atención, y un lugar de encuentro propicio, como lo es esta estupenda página.

    Saludos cordiales para todos. 

    Responder
  3. 3
    emilio silvera
    el 19 de octubre del 2012 a las 16:34

    Amigos míos:
    Qué verdad llevan vuestras palabras y cuantas buenas cosas pasan por nuestro lado y no le damos la importancia, la gran importancia que en realidad tienen: todas esas que han dicho los entrañables amigos Kike y Nelson y muchas otras que, precisamente por estar inmersos en esta vida agitada de hoy, dejamos pasar sin valorar, en toda su sencilla grandeza, el valor que para nosotros tienen.
    Y, generalmente, no son “cosas materiales” las que alimentan nuestros espíritus, sino que son esos momentos sencillos en los que podemos estar en simbiosis con la Naturaleza o al lado de los seres queridos. ¿Cuantos de nosotros no ha valorado más el triunfo de un hijo que el propio? o, por ejemplo, ¿Cuántas veces no daríamos todo lo que tenemos por alejar del ser amado un algún profundo dolor.
    Eso, amigos míos, es el Amor y, nosotros los humanos, no sólo lo sentimos entre nosotros, sino que, necesitamos de la Naturaleza para sentirno bien y, cuando tenemos la oportunidad de contemplarla en todo su explendor y grandeza, deberíamos saber apreciarlo, ya que, como tántas veces se dijo, “no sólo de pan vive el hombre”.
    Y, desde luego, estoy de acuerdo y suscribo todos los pensamientos de Kike y el apunte de Nelson, ya que, otra música sería oída en nuestras Sociedades si prestáramos algo más de atención a los demás.
    En fin, si seguimos por este camino, llegaremos a entrar en los terrenos filosóficos del SER que somos, y, los pensamientos y sentimientos que albergamos dentro de todos nosotros, saldrán a la superficie para dejar la huella del sentir que, no siempre detectado, llevamos gravado en lo más profundo de nuestro ser.
    Un abrazo amigos y a todos un feliz fin de semana

    Responder
  4. 4
    andres
    el 19 de octubre del 2012 a las 20:54

    lo bueno del amor y del conocimiento es esa efimeridad de eternidad que nosotros vamos borramos con nuestros pasos inconscientes e ignorantes…

    Responder
    • 4.1
      emilio silvera
      el 20 de octubre del 2012 a las 6:30

      ¡Lo efímero de nuestras vidas! Y, sin embargo, en tan corto espacio de tiempo, podemos amar y ser amados, sentir esos profundos sentimientos que nos llevan hasta un plano mayor de existencia y, de camino, aún nos ha quedado tiempo para admirar y disfrutar de la Naturaleza, de todo el esplendor que el Universo nos brinda y, mientras tanto, casi sin que nos demos cuenta, nuestra mente evoluciona.
      Habría que detenerse a pensar más en profundidad en todo este conglomerado de sucesos que se producen en el corto espacio de nuestras vidas, nacimiento y muerte, comienzo y final de todas las historias de las vidas humanas y, de como podamos aprovechar ese lapso de tiempo, dependerá la huella que nuestra efímero paso por este mundo, pueda dejar para los otros.
      Un parpadeo, eso es la historia de nuestras vidas. Si consideramos que el Universo tiene 13.700 millones de años, ¿qué es una vida? Bueno en ese contexto puede que no sea mucho pero, para nosotros, es el bien más preciado.
      Un saludo cordial.

      Responder

Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Subscribe without commenting