martes, 26 de marzo del 2019 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




El placer de Descubrir: Aventurarse por nuevos caminos.

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Astronomía y Astrofísica    ~    Comentarios Comments (5)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

“Quien ha visto las cosas presentes ha visto todo, todo lo ocurrido desde la eternidad y todo lo que ocurrirá en el tiempo sin fin; pues todas las cosas son de la misma clase y la misma forma”.

Marco Aurelio

Claro que él, quería significar que todo, desde el comienzo del mundo, ha sido igual, sigue unos patrones que se repiten una y otra vez a lo largo del transcurso de los tiempos: el día y la noche, el hombre y la mujer, el frío y el calor, el río muerto por la sequí o aquel que, cantarino y rumoroso ve correr sus aguas cristalinas hasta que desembocan en el océano. La Bondad y la maldad…Así ha sido siempre y, así continuará siendo.

Para fugarnos de la tierra

un libro es el mejor bajel;

y se viaja mejor en el poema

que en más brioso corcel.

Whitman

Todo estado presente de una sustancia simple es naturalmente una consecuencia de su estado anterior, de modo que su presente está cargado de su futuro.

Leibniz

Niels Bohor, citando a Gohete preguntaba: ¿Cuál es el camino? No hay ningún camino. Está claro el mensaje que tal pregunta y tal respuesta nos quiere hacer llegar, el camino, tendremos que hacerlo nosotros mediante la exploración hacia el futuro en el que está lo que deseamos encontrar. Hay que explorar y arriesgarse para descubrir tenemos que ir más allá de las regiones habituales y conocidas que nos tienen estancados siempre en el mismo lugar. ¡Arrisguémosno!

                              Ulises de Ítaca se arriesgó a oír el canto de las sirenas amarrado al palo de la vela mayor de su embarcación.

Pero, no cabe duda alguna de que, el acto de exploración modifica la perspectiva del explorador; Ulises, Marco Polo y Colón habían cambiado cuando volvieron a su hogar. Lo mismo ha sucedido en la investigación científica de los extremos en las escalas, desde la grandiosa extensión del espacio cosmológico hasta el mundo minúsculo y enloquecido de las partículas subatómicas.

                                     Una bella galaxia espiral de cien mil años-luz de diámetro que podemos comparar con…Un átomo.

Entre ambos “universos” existe una descomunal duiferencia en los extremos de las escalas. Sin embargo, la inmensa galaxia de arriba no sería posible sin la existencia de infinitesimal átomo de abajo. Todo lo grande está hecho de cosas pequeñas.

Así que, cuando hacemos esos viajes, irremediablemente nos cambian, y, desde luego, desafían muchas de las concepciones científicas y filosóficas que, hasta ese momento, más valorábamos. Algunas tienen que ser desechadas, como el bagaje que se deja atrás en una larga travesía por el desierto. Otras tienen que ser modificadas y reconstruidas hasta quedar casi irreconocibles, ya que, lo que hemos podido ver en esos viajes, lo que hemos descubierto, nos han cambiado por completo el concepto y la perspectiva que del mundo teníamos, ahora conocemos y sabemos.

La exploración del ámbito de las galaxias extendió el alcance de la visión humana en un factor de 1026 veces mayor que la escala humana, y produjo la revolución que identificamos con la relatividad, la cual reveló que la concepción newtoniana del mundo sólo era un parroquianismo en un universo más vasto donde el espacio es curvo y el tiempo se hace flexible.

La exploración del dominio subatómico nos llevó lejos en el ámbito de lo muy pequeño, a unos 10-15 de la escala humana, y también significó una revolución. Esta fue la Física cuántica que, transformó todo lo que abordó.

La teoría cuántica nació en 1900, cuando Max Planck comprendió que sólo podía explicar lo que llamaba la curva del cuerpo negro -el espectro de energía que genera un objeto de radiación perfecta- si abandonaba el supuesto clásico de que la emisión de energía es continua, y lo reemplazó por la hipotesis sin precedentes de que la energía se emite en unidades discretas. Planck llamó cuantos a estas unidades.

Planck definió a “sus”0 cuantos en términos del “cuanto de acción”, simbolozado por la letra h que ahora, se ha convertido en el símbolo de una constante,  la constante de Planck, h.  Planck no era ningún revolucionario – a la edad de cuarenta y dos años era un viejo, juzgado por patrones de la ciencia matemática y, además, un pilar de la elevada cultura alemana del siglo XIX-, pero se percató fácilmente de que el principio cuántico echaría abajo buena parte de la física clásica a la que había dedicado la mayor parte de su carrera. “Cuanto mayores sean las dificultades -escribió-…tanto más importante será finalmente para la ampliación y profundización de nuestros conocimientos en la física.”

Sus palabras fueron prféticas: cambiando y desarrollándose constantemente, modificando su coloración de manera tan impredecible como una reflexión en una burbuja de jabón, la física cuántica pronto se expandió practicamente a todo el ámbito de la física, y el cuanto de acción de Planck, hllegó a ser considerado una constante de la Naturaleza tan fundamental como la velocidad de la luz, c, de Einstein.

Max Planck es uno de los científicos a los que más veces se le han reconocido sus méritos y, su nombre, está por todas partes: La Constante de Planc, las Unidades de Planck, El cuanto de Planck, la Radiación de Planck, El Teimpo de Planck, la masa de Planck, la Energía de Plancik, la Longitud de Planck…Todo bien merecido.

                                            Pero sigamos con la escala del Universo conocido y hagamos un pequeño esquema que lo refleje:

   El Universo Observable, la mayor escala que abarca más de 100 mil trillones de kilómetros

Radio en metros                                                                   Objetos característicos

1026                                                                                                 Universo observable

1024                                                                                                 Supercúmulos de Galaxias

1023                                                                                                 Cúmulos de Galaxias

1022                                                                                                 Grupo de Galaxias (por ejemplo el Grupo Local)

1021                                                                                                  Galaxia La Vía Láctea

Nube Molecular gigante muy masiva, de gas y polvo compuesta fundamentalmente de moléculas con diámetro típico de 100 a.l. Tienen masa de hasta diez millones de masas solares (moléculas de Hidrógeno (H2) el 73% en masa), átomos de Helio (He, 25%), partículas de polvo (1%), Hidrógeno atómico neutro (H I, menos del 1%) y, un rico coctel de moléculas interestelares. En nuestra galaxia existen al menos unas 3000 Nubes Moleculares Gigantes, estando las más masivas situadas cerca de la radiofuente Sagitario B en el centro Galáctico.

1018                                                                                                  Nebulosas Gigantes, Nubes Moleculares

1012                                                                                                                                                   Sistema Solar

1011                                                                                                  Atmósfera externa de las Gigantes rojas

   Aunque a una Unidad Astronómica de distancia (150 millones de Kilómetros de la Tierra), el Sol caliente el planeta y nos da la vida

109                                                                                                  El Sol

108                                                                                                  Planetas Gigantes como Júpiter

107                                                                                                  Estrellas enanas,  planetas similares a la Tierra

105                                                                                                  Asteroides, núcleos de cometas

104                                                                                                  Estrellas de Neutrones

                                                                       Los seres humanos también son parte del Universo que queremos descubrir.

 

1                                                                                                      Seres Humanos

10-2                                                                                                Molécula de ADN (eje largo)

10-5                                                                                                Células vivas

                                                                                                                                           Células vivas

10-9                                                                                                Molécula de ADN (eje corto)

10-10                                                                                              Átomos

10-14                                                                                             Núcleos de átomos pesados

10-15                                                                                             Protones y Neutrones

10-35                                                                                            Longitud de Planck: cuanto de espacio; radio de partículas sin dimensiones = la cuerda.

Es la escala de longitud a la que la descripción clásica de la Gravedad cesa de ser válida y debe ser tenida en cuenta la mecánica cuántica. Está dada por la ecuación de arriba, donde G es la constante gravitacional, ħ es la constante de Planck racionalizada y c es la velocidad de la luz. El valor de la longitud de Planck es del orden de 10-35 m (veinte órdenes de magnitud menorque el tamaño del protón 10-15 m).

Me llama la atención y me fascina kla indeterminación que esté inmersa en el mundo cuántico. La indeterminación cuántica no depende del aparato experimental empleado para investigar el mundo subatómico. Se trata, en la medida de nuestro conocimiento, de una limitación absoluta, que los más destacados sabios de una civilización extraterrestre avanzada compartirían con los más humildes físicos de la Tierra.

Por muy avanzados que pudieran estar, ellos también estarían supeditados al Principio de Incertidumbre o Indeterminación cuántica, y, como nosotros, cuando trataran de encontrar (sea cual fuese las matemáticas o sistemas que emplearan para hallarlo) el resultado de la constante de estructura fina, el resultado sería el mismo: 137, número puro y adimensional.

Todo esto nos ha llevado a la más firme convicción para definir la visión del mundo de la física que nos revelaba que no sólo la materia y la energía sino que también el conocimiento están cuantizados. Cuando un fotón choca con un átomo, haciendo saltar un electrón a una órbita más elevada, el electrón se mueve de la órbita inferior a la superior instantáneamente, sin tener que atravesar el espacio intermedio. Los mismos radios orbitales están cuantizados, y el electrón simplemente deja de existir en un punto para aparecer simultáneamente en otro. Este es el famoso “salto cuántico” que tanto desconcierta, y no es un mero problema filosófico, es una realidad que, de momento, no hemos llegado a comprender.

                                                            No, esto no es un salto cuántico. Simplemente le tocó la Lotería

Pero, ¿quién sabe? Quizás un día lejano aún en el tiempo, cuando descubramos el secreto que este salto cuántico nos esconde, poderemos aprovechar la misma técnica que emplea la Naturaleza con los electrones para hacer posible que se transporten de un lugar a otro sin tener que recorrer las distancias que separan ambos destinos.

                                                                        Estaría bien poder trasladarse entre las estrellas por ese medio

Bueno, pongamos los pies en el suelo, volvamos a la realidad. La revolución cuántica ha sido penosa, pero podemos agradecerle que, nos haya librado de muchas ilusiones que afectaban a la visión clásica del mundo. Una de ellas era que el hombre es un ser aparte, separado de la naturaleza a la que en realidad, no es que esté supeditado, sino que es, parte ella. ¡Somos Naturaleza!

Está claro, como nos decía Immanuel Kant que: “La infinitud de la creación es suficientemente grande como para hacer que un mundo, o una Vía Láctea de mundos, parezca, en comparación con ella, lo que una flor o un insecto en comparación con la Tierra.”

Algún día podríamos desaparecer en una especie de plasma como ese de la imagen y salir al “otro lado” que bien (¡Por qué no) podría ser otra galaxias lejana. Creo que la imaginación se nos ha dado para algo y, si todo lo que podemos imaginar se puede realizar, la conclusión lógica es que sólo necesitamos ¡Tiempo!

Sí, amigosd míos, la Naturaleza vive en constante movimiento, y, nosotros, que formamos parte de ella…También.

En tiempos y lugares totalmente inciertos,

Los átomos dejaron su camino celeste,

Y mediante abrazos fortuítos,

Engendraron todo lo que existe.

Maxwell

Doy las gracias a Timothy Ferris de cuyo libro, la Aventura del Universo, he podido obtener unos bellos pasajes que aquí, quedan incluídos.

emilio silvera

 

  1. 1
    Crusellas
    el 13 de agosto del 2011 a las 23:10

     
    Tras leer entusiasmado este magnífico artículo, me ha venido a la mente el poema de Fernando Pessoa, que creo viene como anillo al dedo. Se basa en el lema de la Liga Haseática: “Navigare necesse est, vivere non necesse” (creo que no precisa traducción).
    Y el poema de Pessoa tampoco. Creo que es el perfecto lema del investigador, del científico, de todo ser humano; pues la característica fundamental de nuestra especie, es la de buscar incesantemente. La de navegar, sea por procelosos mares, sea por el infinito océano del saber; aún sabiendo que es inifinito, o… precisamente por eso.
    Un abrazo, amigo navegante.
     
    NAVEGAR É PRECISO
    Navegadores antigos tinham uma frase gloriosa: 

    “Navegar é preciso; viver não é preciso.” 
    Quero para mim o espirito desta frase, transformada 
    A forma para a casar com o que eu sou: Viver não 
    É necessario; o que é necessario é criar. 
    Nao conto gozar a minha vida; nem em goza-la penso. 
    Só quero torna-la grande, ainda que para isso 
    Tenha de ser o meu corpo e a minha alma a lenha desse fogo. 
    Só quero torna-la de toda a humanidade; ainda que para isso 
    Tenha de a perder como minha. 
    Cada vez mais assim penso. Cada vez mais ponho 
    Na essencia animica do meu sangue o propósito 
    Impessoal de engrandecer a pátria e contribuir 
    Para a evolução da humanidade. 
    É a forma que em mim tomou o misticismo da nossa Raça.
    (Fernando Pessoa
     

    Responder
    • 1.1
      emilio silvera
      el 14 de agosto del 2011 a las 6:59

      Amigo mío, me has traído al recuerdo tiempos “casi” olvidados que me cayeron encima como aluvión al leer el poema de Pessoa, que nos recuerda la necesidad de “navegar”, la evolución de la Humanidad lo exige y necesita. Es verdad, viene como anillo al dedo a lo escrito arriba.
      Es curioso comprobar como, de vez en cuando, nos topamos con pensamientos del poeta que nos dicen lo que es y ha sido importante para la Humanidad que, no pocas veces, se pierde en devaneos inútiles que se alejan de lo que en realidad importa.
      El poeta habla consigo mismo y, el mundo, le oye por casualidad…Menos mal que los oímos y nos recuerdan el camino que tenemos que seguir. ¡La poesía! Ese gran Tesoro.
      Un abrazo amigo.

      Responder
      • 1.1.1
        emilio silvera
        el 14 de agosto del 2011 a las 7:38

        Para rematar mi comentario anterior, no quiero despedirme sin aconsejar a todos los visitantes de este lugar que, aprovechen la oportunidad y pinchen en Comentarios (arriba a la derecha), en CRUSELLAS en el Nacimiento del CERN, podreis tener la suerte de hacer un maravilloso viaje por lugares de inmensa belleza que, en ocasiones, nos viene bien para alimentar el espíritu.
        Las grandes obras arquitectónicas han sido, desde siempre, el distintivo de las culturas, el Arte se asocia con la belleza, con la simetría, con la geometría y, la arquitectura, desde Pitágoras, es un símbolo “vivo”, el rastro que deja la Humanidad por donde pasa.
        No os lo perdais, la belleza del Castillo de Chambord en las Regiones de los Paises del Loira Francés que, con su exquisita mezcla de la arquitectura renacentista francesa y formas mediavales que se entrecruzan con estructuras clásicas italianas y consigue hacer del conjunto una belleza sin par.
        Crusellas nos lleva de la mano y nos pase por distintos y bellos escenarios de singular belleza por Blois Sous La Pluie, nos muestra a una Diana Cazadora que con su arco en la mano otea el cielo buscando la presa, y, por si fuera poco, nos enseña entrañables rincones de La Rochelle y Burdeos.
        ¡Una maravilla! No os la perdais, simplemente pinchando en Crucesellas arriba a la Derecha en Comentarios.
        Que os divirtais.

        Responder
  2. 2
    Crusellas
    el 14 de agosto del 2011 a las 20:26

    Pues un millón de gracias amigo, por tus apasionados elogios de mi blog y por recomendarlo. Por otra parte me alegro infinito que te haya gustado y por que compartas también esa pasión por el Arte y el saber Humanístico. Creo que uno de los más graves defectos de nuestra sociedad es esa absurda división que establece entre Ciencias y Humanidades. Leonardo, Galileo, Newton, Einstein, Bohr… jamás vieron esa incompatibilidad, todo lo contrario, su formación fue integral. En un artículo tuyo, no ha mucho, hablabas de la “belleza”, ese curioso concepto que late constantemente en la Física, en la Cosmología, en las Matemáticas. El máximo ejemplo, decías, lo tenemos en la Teoría de la Relatividad de nuestro querido D. Alberto. Lo que todo auténtico científico busca, lo que todo navegante persigue, es la búsqueda de la BELLEZA. Sea dentro de un átomo, en los confines del Universo, en una demostración Matemática, en un poema de Safo o en una catedral gótica.
    Un abrazo. 

    Responder
    • 2.1
      emilio silvera
      el 15 de agosto del 2011 a las 5:35

      Estimado Crusellas, ¡cuánta razón llevan tus palabras! La Belleza está en todas partes si sabes verla. En relación a esa separación del saber, es totalmente absurda, y, como bien dices, la Ciencia y las Humanidades no tienen que estar separadas, simplemente son disciplinas situadas a distintos niveles, una prueba que siempre me ha venido a la mente cuando se saca el tema, es, la comunión de las matemáticas con la música, ¿qué haría esta sin aquellas?
      La Belleza está en todas partes, en los lugarez más recóndidos la podemos encontrar y, la podemos ver en el simple saber de por qué brillan las estrellas, o contemplando al héroe anónimo que cada mañana se levanta para acudir al trabajo con el único objeto de llevar la familia adelante. También está en unas notas musicales, en un sencillo poema, o, en el intrincado “universo” de la mecánica cuántica que, cuando podemos “ver” lo que allí ocurre, nos puede llenar de asombro y de gozo a la vez, de asombro al ver lo complejo del Universo y, de gozo, al ser conscientes de que hayamos podido llegar a serlo.
      ¡La Belleza! ¡Son tantas cosas!
      Recuerdo un día que habiéndome desplazado a Madrid, a un Ministerio, para gestionar un expediente “perdido”, teniendo mucho tiempo libre, me pasé por el Museo del Prado. Allí, en una de sus salas, me toé con un cuadro que titulaban “Salida de la santa Paula en el Puerto de Ostia”, su autor era Claudio de Lorena.
      No tenía nada de espacial, en un pequeño puerto se veían unas pequeñasd embarcaciones y el bullir de la gente, el quehacer de la actividad diaria, y un gran barco velero alfondo, las aguas verdes de suaves ondas, los edificios, la neblina del fondo, el color…Todo aquello formaba un conjunto de cosas dispares que, sin embargo, armonizaban en una bella escena de cosas, de gente, de actividad…¡de vida!
      No puedo decir el tiempo que pude estar allí mirando aquel cuadro pero, lo cierto es que, no lo puedo decir por el simple hecho de que para mí, delante de aquella obra, la belleza había cautivado mis sentidos. Me ocurre con cierta frecuencia con las cosas más diversas o heterogéneas, cuando siento la “belleza” allí donde pueda estar y con los ropajes que pueda estar vestida, la veo, y, por lo general, me conmueve.
      ¿Que haríamos sin la belleza? ¡Está presente en tantos lugares, en tantas cosas, en tanta gente! Gracias a ella, no pocas veces sentimos que gracias a ella, a la belleza, podemos encontrar un lugar de reposo, ese sitio especial que alimenta el espíritu, esa parte superior y más elevada que todos llevamos dentro.
      Es como dices amigo, la belleza puede estar en ver correr las aguas transparentes de un regajo que bañan las pidras que reposan en el fondo arenoso, en oír el viento que mece suave las ramas de los árboles del bosque, caminar por el campo después de la lluvia y poder oler la tierra y la yerba mojada, la belleza, en fin, también está presente en la grandeza de los espacios siderales donde ocurren maravillas y están presentes las mejores obras de arte obra de los pinceles de la naturaleza, y, la belleza, está en nosotros, en lo que hacemos y en cómo lo hacemos. Se podría decir que nosotros, los humanos, sin la belleza estaríamos a falta de algo esencial. Qué razón tenía aquel que dijo:
      ” No sólo de pan vive el hombre”.
      Llevaba toda la razón.
      Un abrazo querido amigo.

      Responder

Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Subscribe without commenting