lunes, 20 de mayo del 2019 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




Cosas sorprendentes sobre el funcionamiento del cerebro

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en El cerebro    ~    Comentarios Comments (0)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

 

 

El cerebro necesita sólo 20 vatios, los mismos que consume una bombilla de bajo consumo, para llevar a cabo las tareas tan importantes como aprendizaje. Una cantidad despreciable comparada con los megavatios que necesitan los mayores superordenadores actuales que podamos imaginar, que aún están a años luz de igualar la increíble capacidad de nuestro cerebro para procesar información.

Sin embargo, cuando se trata de “recargar las baterías” de las neuronas, las unidades de procesamiento de información, el cerebro necesita diez veces más energía que cualquier otro órgano del cuerpo, resalta Pierre Magistretti, presidente de la Organización Internacional de Investigación sobre el Cerebro (IBRO).

Resultado de imagen de La energía del cerebro

“En lo que respecta al presupuesto energético del cuerpo, el cerebro es un glotón. Si bien representa solo el 2% de la masa corporal, el 15% de la sangre bombeada por el corazón se envía al cerebro”, detalla Magistretti.

La fama de glotón del cerebro se debe a que se queda con el 20% de las ‘sustancias’ disponibles en la sangre para alimentar a todas las células del cuerpo, como glucosa (azúcar) y oxígeno. “Esto significa que el cerebro utiliza por unidad de masa, diez veces más energía que el resto del organismo”, apunta el presidente del IBRO.

Recargar las baterías

Imagen relacionada

¿Por qué las neuronas demandan tanta energía? Estas peculiares células nacen antes que nosotros, en el útero materno, y nos acompañan durante toda la vida, sin renovarse, a diferencia de lo que ocurre con otras célula del organismo, como la piel, el hígado, o cualquier otro órgano, que se renuevan periódicamente.

Las neuronas almacenan la información que les llega del exterior y del interior del organismo y trabajan en red. Para coordinarse y permitir el adecuado funcionamiento del cerebro necesitan una señalización muy precisa. Esa señalización es eléctrica, y se basa en el rápido flujo de cargas de iones como el sodio, el potasio el calcio, a través de la membrana que recubre a estas células a modo de “piel”. El funcionamiento es similar al de una pila o batería eléctrica.

Resultado de imagen de La energía del cerebro

Un “apagón” de esa corriente eléctrica sería catastrófico, por lo que han de recargarse constantemente. Y es ese proceso de recarga continúa el que consume aproximadamente el 90% de la energía utilizada por el cerebro.

Los combustibles del cerebro

Resultado de imagen de La Glucosa del cerebroResultado de imagen de La Glucosa del cerebro

El cerebro se alimenta básicamente de glucosa, su “combustible” habitual, aunque puede utilizar otras moléculas en caso de emergencia.  Por ejemplo, el lactato, un subproducto de la glucosa que se forma en los músculos durante el ejercicio y produce las agujetas. “Como combustible alternativo, durante el ejercicio físico, el lactato puede suministrar hasta el 20% de la demanda energética del cerebro”, explica Magistretti en un artículo publicado en la web de La Fundación DANA.

El consumo de alcohol reduce la utilización de glucosa por el cerebro y se sustituye por acetato. Acetato significa vinagre, y se forma en el hígado a partir del alcohol. El cerebro de las personas que beben en exceso se “acostumbra” a usar el acetato como combustible alternativo a la glucosa. El cambio de la glucosa (azúcar) por acetato (vinagre) como combustible podría estar implicado en la dependencia del alcohol, apunta Magistretti.

Reportaje de prensa

 


Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Subscribe without commenting