jueves, 22 de abril del 2021 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




Europa, la Luna helada de Júpiter

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en a otros mundos    ~    Comentarios Comments (0)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

 

 

El sexto satélite (en el orden creciente de la distancias que los separan) del Planeta Júpiter, es Europa, descubierta por Galileo allá por el año 1610.  Este pequeño mundo tiene una masa de 4,80 x 1022 kg, es decir, el 0,008 veces la Tierra. Su volumen es de 1,593 x 1010 m3 y su área de superficie es de 3,099 x 107 km2. Su diámetro es de 3.121,6 km3, y, la Gravedad que genera es de 1,314 m/s2 (0,134 g), lo que nos lleva a una velocidad de escape de 2,025 km/s (la Tierra tiene una velocidad de4 escape de 11 km/s).

Europa orbita Júpiter en poco más de tres días y medio, con un radio orbital de unos 670 900 kilómetros. Su excentricidad (ε) es de solo 0,009, por lo que su órbita es casi circular, y la inclinación orbital con respecto al plano ecuatorial de Júpiter es pequeña, de 0,470°. Al igual que sus compañeros galileanos, Europa está anclado por marea a Júpiter, con un hemisferio mirando constantemente hacia Júpiter.

En matemática y geometría la excentricidad, εpsilón) es un parámetro que determina el grado de desviación de una sección cónica con respecto a una circunferencia. Este es un parámetro importante en la definición de elipse, hipérbola y parábola: Para cualquier punto perteneciente a una sección cónica, la razón de su distancia a un punto fijo F (foco) y a una recta fija l (directriz) es siempre igual a una constante positiva llamada excentricidad ε.

 

Imagen relacionada

 

Una excentricidad igual a cero representa un círculo perfecto.

 

La ligera excentricidad de la órbita de Europa, mantenida por las perturbaciones gravitacionaless de los demás satélites galileanos, hace que Europa sufra contracciones y distensiones a lo largo de su órbita. Cuando Europa se acerca un poco a Júpiter, la atracción gravitacional de Júpiter aumenta, haciendo que Europa se alargue hacia éste. A medida que Europa se aleja un poco de Júpiter, la fuerza gravitacional disminuye, causando que Europa vuelva de nuevo a una forma más esférica, creando las mareas en su océano. La excentricidad orbital de Europa se ve impulsada continuamente por su resonancia orbital con Io. Por lo tanto, la flexión de marea amasa el interior de Europa y le da una fuente de calor, permitiendo, posiblemente, a su océano permanecer líquido. La última fuente de esta energía es la rotación de Júpiter, la cual es drenada por Ío a través de las mareas que se plantean en Júpiter y se transfiere a Europa y Ganímedes por la resonancia orbital.

La composición de Europa es grosso modo parecida a la de los planetas interiores, estando compuesta principalmente por rocas siliceas. Tiene una capa externa de agua de unos 100 Km de espesor (parte como hielo en la corteza, parte en forma de océano líquido bajo el hielo). Datos recientes sobre el campo magnético observado por la sonda Galileo indican que Europa crea un campo magnético a causa de la interacción con el campo magnético de Júpiter, Io que sugiere la presencia de una capa de fluido, probablemente un océano líquido de agua salada. Puede que también tenga un pequeño núcleo metálico de hierro. Este campo magnético débil (alrededor de 1/4 de la intensidad del campo magnético de Ganímedes y similar al de Calisto) varía periódicamente al atravesar el intenso campo magnético de Júpiter.

 

 

Fumarolas en Furnas, Azores

 

Una fumarola,​ es una mezcla de gases y vapores que surgen por las grietas exteriores de un volcán (o sea en la superficie volcánica) a temperaturas altas. También se desprenden de las coladas de lava. Su composición varía según la temperatura a que son emitidas, de tal manera que este va cambiando a lo largo del “ciclo de vida” de una fumarola. Todo eso es lo que ocurre en la Tierra.

Hubble detecta fumarolas en Europa, la luna de Jupiter

 

 

En diciembre de 2013 el telescopio espacial Hubble detectó fumarolas de vapor de agua siendo disparadas desde la superficie de Europa, lo que confirmó ciertas teorías relacionadas sobre la posible existencia de agua bajo la corteza superficial del satélite.

La superficie de Europa es muy lisa. Se han observado pocos accidentes geográficos de más de unos cientos de metros de altura.Las importantes marcas entrecruzadas de la superficie de Europa parecen estar causadas por las diferencias de albedo,  con escaso relieve vertical. Hay pocos cráteres en Europa, solo tres cráteres mayores de 5 km de diámetro: Pwyll, de 39 km de diámetro, es el más conocido. El albedo de Europa es uno de los mayores de todas las lunas. Esto podría indicar una superficie joven y activa; basándose en estimaciones sobre la frecuencia del bombardeo de cometas que probablemente soporta Europa, su superficie no puede tener más de 30 millones de años.

¿Por qué Europa, la luna de Júpiter, lleva tan de cabeza a la NASA?

Una vez recopilados y reseñados algunos datos importantes sobre Europa, la luna helada de Júpiter que tiene todos los números para que, en su océano salado interior, albergue alguna clase de vida. Podemos decir que la NASA, anda de cabeza con éste pequeño satélite de Júpiter y, dentro de algunos años, emprenderá la no fácil misión de enviar a su superficie algún ingenio que nos diga algunas cosas más sobre él.

Claro que considerando el tamaño de Júpiter y el de la luna Europa, al no haber estado nadie nunca allí, no sabemos, a ciencia cierta, que efectos tendrá el tirón de marea de la Gravedad de Júpiter en los posibles visitantes. Sin embargo…

Sí, la NASA ya está considerando futuras investigaciones para estudiar la posibilidad de considerar a Europa una zona, o luna, habitable. ¿Ciencia-ficción? Quizás, pero cada vez estamos más cerca de considerar a la exploración espacial como una realidad más allá de las estaciones espaciales ubicadas en la órbita de la Tierra.

Según Lorenz Roth, jefe del equipo que descubrió las fumarolas:

“La explicación más sencilla de la existencia de este vapor de agua es que proviene de esos océanos subterráneos que estamos seguros que existe bajo la superficie lunar. Si es así, quiere decir que en un futuro podremos investigar la composición química de esta agua y ver si se puede considerar habitable a Europa.”

La ambición de la NASA en cuanto a esta materia comienza a lucir más que interesante.