sábado, 19 de octubre del 2019 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




En el Centro de la Galaxia

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Astronomía y Astrofísica    ~    Comentarios Comments (15)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Existen argumentos más que fundados para creer que, en el Centro de nuestra Galaxia, la Vía Láctea, habita un enorme Agujero Negro que según las observaciones y  medidicones efectuadas, puede tener 4 millones de veces la masa del Sol. Así lo avalan los 16 años de investigación y estudio de 28 estrellas allí situadas y, sobre todo, el comportamiento de la estrella designada con el nombre S2 de cuyo comportamiento al orbitar el Centro Galáctico, se han deducido estos números increibles. Se utilizaron telescopios y cámaras muy sofisticadas que hicieron el siguimiento de S2, y, cuando estaba a 1 dia-luz del Centro, pudieron comprobar de manera muy convincente los resultados de los efectos Gravitatorios que se produjeron en las cercanias de influencia del Agujero Negro Supermasivo que, aunque invisible para nuestros aparatos, no lo es en cuanto a la Gravedad que genera se refiere.

Es un verdadero triunfo técnico el poder conseguir, desde una distancia de 27 000 años-luz, el poder optar a comprobaciones como estas que nos dan las respuestas esperadas de ese lugar que hasta hace relativamente muy poco tiempo nos era totalmente misterioso.

En el centro de la Vía Láctea

Credit: ESO , Stefan Gillessen ( MPE )

La Imagen nos muestra la acumulación de estrellas que existe en un radio de tres años-luz del centro de la Vía Láctea. Estamos contemplando una región altamente activa y donde están presentes enormes energías y ocurren sucesos que por nuestras latitudes no podemos contemplar como, por ejemplo,  fuertes emisiones de rayos X y Gamma como consecuencia del material que cae dentro del Agujero Negro y se produce la radiación Hawking.

En algunos lugares he podido leer que algo grande está pasando en aquel lugar, algo que los Astrónomos no alcanzan (aún) a explicar. El Fermi, el Telescopio Espacial de Rayos Gamma de la NASA que, pudo descubrir allí dos gigantes burbujas de energía en erupción con la fuente en el mismo Centro de la Galaxia. ¿Qué fuerzas se están generando allí? ¿Que vientos estelares no se producirán para que surjan esas burbujas?

El origen de las burbujas es,  de momento misterrioso, y el Jefe del equipo que estudia el fenómeno ha declarado que las burbujas se extienden a 25.000 años-luz hacia arriba y abajo de cada lado de la Galaxia y contiene energías equivalentes a 100.000 explosiones de supernovas.

Se piensa que dichas burbujas energéticas han podido surgir como consecuencia de una ola de nacimientos de estrellas jovenes y masivas de intensa radiación ultravioleta. Otra opción que barajan los expertos es que pueden tener su origen en un erupto gigantesco del Agujero Negro super masivo ubicado en el mismo Centro Galáctico.

Está claro, como declaró algún miembro del equipo que estudio el acontecimiento que, el Universo, “nos tiene reservadas muchas sorpresas” que no podemos ni imaginar.

Como siempre suele ocurrir en estos casos, cuando no tenemos la certeza de dar una explicación coherente, algunos acuden a la materia oscura para tratar de explñicar lo que, de momento, no tiene explicación. Nuestra Galaxia, la Vía Láctea, ha dado lugar a escritos que podrían llenar una gran Biblioteca y, desde los tiempos más remotos, sabios que gustaban de la contemplación de los cielos, dejaron sus impresiones escritas de una u otra manera. Mirando por ahí encuentro el párrafo siguiente:

“La Vía Láctea ha fascinado a muchos más. Se han tejido mitos y leyendas a su alrededor.  Los antiguos la conocieron por muchos nombres.  Anaxágoras y Aratos ( 500 a. de C. ) le llamaban To Gala : La Rueda Brillante  ¿Rueda?  ¿De dónde? A mí me pareció una sola franja.  Resulta que esa franja continuaba por debajo de mis pies (del otro lado de la Tierra) hasta cerrarse. Esa parte invisible para mí esa noche aparecería en las madrugadas de otoño.  ¡Vaya que los primeros astrónomos eran buenos observadores!  Y también tenían imaginación, una imaginación a veces predictiva: Demócrito, el padre del átomo, sugirió que La Vía Láctea estaba formada por una multitud de estrellas … ¡En el año 430 a. de C.! Eratóstenes, quien midió la circunferencia de la Tierra la llamó  “El círculo de la Galaxia” ó “ Círculo Galáctico “ ¡Wow! ¡Que avanzados! ¿Cómo sabían que la Vía Láctea era una Galaxia? No lo sabían.  Su interpretación del término “Galaxia”  era distinto a la actual.  Galaxia sólo había una y se refería a la lechosa luz que cruzaba  el cielo nocturno ( Nótese la similitud entre los términos Lácteo y Ga-laxia ) Hoy, cuando escuchamos la palabra “Galaxia” nos imaginamos un gran remolino de estrellas, nubes y polvo, con un centro brillante.  En aquel entonces “Galaxia” no era otra cosa que el nombre propio de nuestra Vía Láctea.  En al año 175 a. de C. Hiparco la llamó simplemente “La Galaxia”. Aún hoy, cuando vemos la palabra Galaxia -con mayúscula- sabemos que se refiere a la nuestra.

Via_Lactea.jpg

 

En la parte interios del Brazo de Orión (señalada con la línea) está el Sistema Solar, a 30.000 años-luz del Centro Galáctico en una región bastente tranquila que nos permite contemplar (con nuestros ingenios) lo que que ocurre en otras regiones lejanas y las fuerzas desatadas que azotan aquellos lugares.

Otros veían la Galaxia como un gran río. Le llamaban “El Río del Cielo”.  Los árabes la conocían simplemente como “El Río”, los hebreos “El Río de Luz” Job la llamaba “La Serpiente Tortuosa”. Los chinos y japoneses veían también un río.  Los chinos la llamaban le llamaron “Tien Ho” es decir “El Río Celestial o Plateado”, y tenían una creencia muy singular (A mí me parece simpática).  Ellos decían que cuando los peces del río (las estrellas) veían aproximarse el anzuelo (una delgada Luna creciente) se ocultaban para no ser atrapados.  Las estrellas y la Vía Láctea no son  compatibles con la Luna.  En realidad, sucede que la resplandeciente Luna supera y opaca la débil luz de nuestra Galaxia.

Los armenios y los sirios le llamaban “El gran Vendaje”.  Los romanos (Plinio), al estilo de Erastótenes, le llamaban el “Círculo Lácteo” además de “El Cinturón Celestial” “Vía Celeste Regia” (me gusta ese nombre) y Vía Láctea”, como hoy la conocemos.

¿De dónde salió tanta leche? Cuenta una leyenda que cuando el pequeño Hércules era amamantado por su madre,  mordió uno de sus pechos con tanta fuerza que ella terminó por derramar su leche por el cielo.(¡Que productiva!) De ahí a que Vía Láctea signifique “Camino de Leche” ó “Milky Way”  en inglés.  Además de que el significado se conserva en inglés y español, sucede lo mismo en francés, portugués, italiano, danés, ruso, alemán, etc.

Los indios norteamericanos y algunos pueblos de Noruega decían que la Vía Láctea era “El camino de los Fantasmas” por donde ascendían los espíritus de héroes y guerreros.  Los espíritus se detenían a descansar de vez en cuando y encendían fogatas, que son las estrellas más brillantes.

Los esquimales y algunos pueblos africanos veían en ella “El camino de las cenizas” que se elevaba sobre una gran pira.

En México nuestros abuelos o en los pueblitos la conocen  como “El Camino de San Lorenzo” o “El Camino de Santiago”.

Lo cierto es que, desde siempre, nos fascinó la inmensidad del cielo y de los objetos que lo pueblan. Pero, el enigma que más nos apasiona y la pregunta más frecuente que nos solemos hacer es, ¿estaremos sólos en tan vasto Universo? Para contestar a eso, mejor nos remitimos a lo que ya está más que estudiado:

“En 1961 el radioastrónomo Frank Drake, presidente del SETI (Instituto para la Búsqueda de Inteligencia Extra-Terrestre), concibió una fórmula para calcular la cantidad de civilizaciones extraterrestres en nuestra galaxia.

La fórmula era la siguiente: N = R * fp * ne * fl * fi * fc * L

Donde

  • R es el número de estrellas similares al Sol que se generan al año en la Vía Láctea
  • fp es la fracción de estas estrellas que tienen planetas en su órbita.
  • ne es la fracción de planetas a la distancia adecuada del Sol
  • fl es la fracción de esos planetas en los que se ha desarrollado la vida
  • fi es la fracción de esos planetas en los que se ha desarrollado la inteligencia
  • fc es la fracción de ellos que ha desarrollado una tecnología e intenta comunicarse
  • L es el número de años que puede existir una civilización inteligente.

La fórmula en sí es una fabulosa demostración de ingenio por parte de Frank Drake, por desgracia algunas de estas variables eran desconocidas en su época, lo siguen siendo y seguramente lo serán durante algún tiempo más.

Por ejemplo, sabemos más o menos cuantas estrellas hay en la Vía Láctea, y sabemos más o menos cuantos años hace que se formó. Hemos hecho estadísticas sobre las edades de las estrellas y sabemos, más o menos a qué ritmo se han ido formando.

Pero la mayoría de los demás datos solo podemos suponerlos, y para ello solo disponemos de un único ejemplo: nuestro propio planeta.

Suponer que conocemos las reglas y las probabilidades de un hecho que solo ha podido ser observado una única vez es algo pretencioso y con toda seguridad equivocado. El método científico exige que podamos observar un fenómeno numerosas veces y en distintas condiciones antes de intentar imaginar una ley que lo explique, por lo que mientras no conozcamos más que un único planeta con vida inteligente en todo el universo no podremos aplicar el método científico, solo podremos hacer suposiciones y elucubraciones que intenten apelar a la lógica de lo que sabemos para poder suponer unas conclusiones que, por fuerza, serán casi imposibles de verificar en mucho tiempo.

No obstante podemos abordar este problema desde dos puntos de vista diferentes y ver a qué conclusiones nos lleva cada uno de estos puntos de partida.”

Bueno, una cosa está más que clara, la vida en cualquier planeta que orbita una estrella, sea o no parecida al Sol, tendrá que contar con ciertos requisitos que, iguales o parecidos a los que se dan aquí en la Tierra, posibiliten la presencia de seres vivos y, para ello, la distancia del planeta a su estrella, una atmósfera adecuada, la existencia de agua corriente, y otros elementos que, como en la Tierra, faciliten la química biológica para el surgir de la vida.

“Pero ya que estamos hablando de enigmáticos objetos galácticos con emisiones gamma, el telescopio espacial de rayos gamma INTEGRAL de la ESA, descubrió en el 2003 lo que parece ser una nueva clase de objeto astronómico. Se trata de un grueso capullo de frío gas que aloja en su interior a un sistema binario que, probablemente, incluya a u agujero negro o a una estrella de neutrones. Hasta ahora, el objeto ha seguido siendo invisible para el resto de los telescopios.

El INTEGRAL detectó al extraño objeto, el 29 de enero de 2003, y se le denominó como IGRJ16318-4848. Aunque los astrónomos no sabían su distancia, estaban seguros que se hallaba en nuestra galaxia. También, y después de estudiar y analizar las evidencias que había recogido el satélite, los investigadores concluyeron que el nuevo objeto podría ser un sistema binario que abarcaba un objeto compacto, tal como una estrella de neutrones o un agujero negro, acompañado orbitalmente por una muy masiva estrella como compañero.”

Nuestro Centro Gláctico, ese lugar misterioso.

emilio silvera

 

  1. 1
    Ricardo Cruz
    el 21 de marzo del 2011 a las 19:17

    Muy interesante tu articulo sobre nuestra gran Via Làctea, algunos datos curiosos, que yo en lo personal no sabia y ahora aprendì.
    Tambièn el enigmàtico objeto frio de gas apenas descubierto en 2003, a ¿cuantos años luz estarà?, es otro objeto que habrà de seguir para saber mas de el.
    Gracias nuevamente Emilio y saludos desde Mèxico.

    Responder
  2. 2
    emilio silvera
    el 22 de marzo del 2011 a las 6:05

    Es un placer para mí poder traspasar a otros las pocas cosas que puedo ir aprendiendo.
    Un saludo cordial desde Huelva (España)

    Responder
  3. 3
    Roberto Conde
    el 18 de abril del 2012 a las 11:44

    Vaya pinta de doble capa que tiene lo marcado como “arc” en la penúltima imagen.
    No os hacéis una idea de lo que encaja eso, y el hecho de que estén todas las estrellas en un mismo filamento (corriente eléctrica, como la del medio interestelar de nuestra estrella, pero a lo bestia) con la teoría del Universo Eléctrico. 

    Responder
    • 3.1
      Roberto Conde
      el 18 de abril del 2012 a las 11:54

      En este esquema se ve a lo que me refiero con las dobles capas en el medio interestelar:

      Responder
      • 3.1.1
        Roberto Conde
        el 18 de abril del 2012 a las 11:55

        Agh, parecía que aceptaba la etiqueta <img> pero se ve que no. Pongo mejor el enlace

        Responder
        • 3.1.1.1
          emilio silvera
          el 19 de abril del 2012 a las 4:18

          ¡Hola, Roberto!
          Con el enlace mucho más claro todo lo que quieres decir y, juntándola a la penúltima imagen la idea se amplía hasta límites inusitados. De todas las maneras, ¿quién duda del universo eléctrico? Ya sabes, la materia y la energía es una misma cosa y, de la misma manera que Einstein lo dejó sentado, también lo hizo Maxwell para la electricidad y el magnetismo. Así que, si los cuerpos celestes están de una u otera manera rodeados de campos magnéticos…quiere decir que la electricidad está presente.
          De todas las maneras, amigo Roberto, la región central o núcleo de nuestra Galaxia, situado a unos 26.000 años-luz de nosotros (menos mal), en la Constelación de Sagitarius, es una zona compleja en la que existe un anillo de gas rico en moléculas y polvo a unos 5-15 años-luz del centro exacto. Dentro se encuentra un denso cúmulo de estrellas alrededor de la de la brillante radiofuente que conocemos como Sagitarius A, que se cree que es el mismo centro de la Galaxia y que (al parecer) puede contener un Agujero negro descomunal de varios millones de masas solares. Aunque aquella región está altamente oscurecida por el polvo para las observaciones ópticas, el centro galáctico ha sido muy estudiado en longitudes de onda del infrarrojo, de radio, de rayos X y de rayos gamma.
          Precisamente, el último informe del Grupo Especializado de Astrofísica de la Real Sociedad Española de Física (del que soy el miembro más humilde), se dirige en esa dirección confirmando todo lo que más arriba te digo.
          Un saludo cordial.

  4. 4
    Roberto Conde
    el 19 de abril del 2012 a las 5:31

    Y seguramente encuentren que la radiación emitida por esos anillos de “gas” y “polvo” es mayor a la que tendrían sólo al reflejar las emisiones de alrededor. Porque es plasma en movimiento que constituye corrientes eléctricas y la radiación de sincrotrón y la fluorescencia (como en un tubo de Crookes) no se puede despreciar. Y más aún, nos puede dar una medida de cómo de energéticas son esas corrientes.
    Y además no sé si ya comenté que tampoco creo en los agujeros negros… 

    Un abrazo Emilio, que la vara que te doy lo merece.
      

    Responder
    • 4.1
      Roberto Conde
      el 19 de abril del 2012 a las 5:32

      Esto pretendía colgar de tu comentario 3.1.1.1 Emilio, pero me he equivocado de sitio

      Responder
    • 4.2
      emilio silvera
      el 19 de abril del 2012 a las 7:08

      ¡La vara que das!
      No lo considero yo de esa manera. Cada cual es libre de exponer aquí lo que crea sobre los temas tratados, nadie (creo) está en poseción de una verdad absoluta y, la diversidad de pensamientos, es lo que hace grande a la Ciencia y nos lleva, finalmente, a esa verdad que perseguimos.
      En este ámbito sí que podemos decir que el libre albedrío de la expresión, está libre de de impedimentos que lo aten a una servidumbre que le impida salir a la luz. Puedes decir lo que quieras dentro de tu buen entender y saber de las cosas que se traten y, de la misma manera, podremos hacer los demás. Somos ya 7.000 millones en el mundo y, ¡si todos pensáramos de la misma manera! ¡Qué desastre!
      Mientras expongamos argumentos que apoyen a nuestros pensamientos…todo estará dentro de la norma establecida, y, la Ciencia, amigo mío, es eso: Diversidad de opiniones y ser crítico con lo establecido.
      Saludos cordiales.

      Responder
  5. 5
    Juan José
    el 19 de abril del 2012 a las 14:16

    Hola a todos.
    !Qué suerte tenían los seres humanos de la antiguedad…! contaban con noches oscuras y sin contaminación y podían observar aunque sea un pedacito de nuestra galaxia. Particularmente nunca la he podido observar. Sé que en el Hemisferio Sur se ve con mayor nitidez pero también se ve o debería verse a simple vista en el Hemisferio Norte que es donde estoy ubicado (Caracas). 
    Orbitamos alrededor de un enorme Agujero Negro que de cierta manera es el que le da forma a nuestra galaxia…  alrededor de qué se moverá la Galaxia???, qué cosa extraña estará halándo y separando unas galaxias de otras.

    Responder
    • 5.1
      emilio silvera
      el 19 de abril del 2012 a las 17:43

      Hola, Juan José:
      En el Universo existen muchas cosas que no comprendemos y otras muchas que ni sabemos que están ahí. Poco a poco, iremos desentrañando los misterios y desvelando los secretos que se nos ocultan, y, desde luego, la única manera de hacerlo es, observar atentamente a la Naturaleza, tratar de realizar todos aquellos experimentos que nos lleven a la verdad de los hechos, y, nunca darnos por satisfechos de lo conseguido en la seguridad de que, siempre habrá mucho más.
      Un saludo cordial amigo venezolano.

      Responder
  6. 6
    Santiago José Tonsich
    el 21 de julio del 2012 a las 1:02

    Es la historia de siempre en donde dos “Fe” de ciencia no encontrarán coincidencia. Yo he leido sobre “El Universo Eléctrico” para tomar otra opinión y tal como está explicado, a mi corta experiencia práctica sobre las teorías me deja bailando entre dos aguas, pero como mi formación sobre la gravitación es más antigua, todavía me inclino por ella no obstante, a la otra la sigo masticando y, sinceramente el sabor va cambiando. Mis felicitaciones a ambos.-

    Responder
    • 6.1
      emilio silvera
      el 21 de julio del 2012 a las 7:55

      Amigo Santiago:
      Defícil sería opinar de alguna cosa sin conocerla, al menos de pasada. Con el Universo “Eléctrico” ocurre eso, que mucho opinan sin haber tenido la precaución de informarse sobre él, y, cuando eso ocurre, las cosas no van bien encaminadas. Es cierto que la electricidad y el plasma están presentes por todo el Universo pero, también están presentes otras fuerzas, otras cargas, otras muchas cuestiones que, de alguna manera inciden sobre todo lo que ocurre para que el Universo, sea tal como lo conocemos.
      Hablamos de la Fuerza de la Gravitación y la queremos comparar con esa otra, la plasmática cargada eléctricamente que hace del universo algo “nuevo” para algunos cuando, en realidad, es algo viejo. Cada parámetro, cada fuerza, cada constante del universo, todos a una, conforman lo que el Universo es y, si tuviéramos que decidirnos por calificar al Universo con un sólo nombre, al menos yo, no escogería la palabra “Eléctrico” y, más apropiado sería decir que, el Universo es todo “Energía” que actúa de diferentes maneras con la materia que lo puebla.
      Claro que está bien buscar, querer saber, no estar satisfechos con lo que tenemos y tratar de mejorar y encontrar nuevos caminos pero, eso no quiere decir que, por ello, tengamos que dejar de lado lo que ya conocemos y sabemos que funciona bien, sino que, por el contrario, debemos tratar de unificar eso nuevo con la viejo que funciona bien y hacerlo más completo y operativo, más comprensivo en nuestras mentes que verán, de esa manera, un Universo más amplio, más completo y más real.
      Un saludo cordial.

      Responder
  7. 7
    Santiago José Tonsich
    el 22 de julio del 2012 a las 23:32

    Amigo Emilio. de ninguna manera mi ánimo era la de ponerme en juez entre tu y Roberto, que por cierto me dejan apabullado con sus sapiencias, tu por el Doctorado y Roberto por lo que escribe porque no me comuniqué con él aun. Ya que estamos en esto quiero presentarte una idea que me había formado con lo leído. Suponiendo una gran masa de gas (100.000 masas solares ) más o menos esférica y con movimiento de rotación aleatoria para cada uno de los componentes y que con las radiaciones de fondo y/o ultravioletas de alguna fuente posible, ese gas comenzara a coagularse en polvo, por su mayor masa de cada coágulo la esfera pasaría a ser un donut y más luego un disco pero quedando antes, un remanente formando una”costra esférica” siempre manteniendo su movimiento angular y dentro de esta “esfera”, el polvo y el plasma se irían fragmentando en glóbulos cuyos tamaños  dependerían de la carga electrostática de sus componentes los que después formarán las estrellas y cuerpos menores y que tendrán un plano de giro dependiendo de la “mayoría con movimiento angular iguales” y de la “costra esférica” por el mismo mecanismo se formarían los cúmulos globulares con disposición esférica. Todo este mecanismo será debido a que en estado plasmático la fuerza principal será la electostática y luego la gravedad hará el resto. Esta idea se me ocurrió por haber notado las diferentes posiciones de las galaxias cuyos planos de discos no coinciden en su mayoría y además, por el movimiento del sistema solar dentro del disco en vaivén hacia uno y otro borde (se me ocurre que se debe a que esta formado por elementos que orbitaban transversalmente y tienden al mantenimiento del movimiento angular). Esta idea todavía la estoy revisando a medida que me voy informando y solo pido un favor, si estoy en rumbo o no desearía que me informes. Un saludo desde Argentina

    Responder
    • 7.1
      emilio silvera
      el 23 de julio del 2012 a las 5:21

      Amigo mío:
      En primer lugar decirte que, al menos por mi parte, no se más que nadie, todos sabemos un poco pero nunca será suficiente, y, tanto Roberto como yo, nos limitamos a expresar nuestros pareceres, sin más pretensiones.
      Por otra parte y según tu discurso, se ve que vas bien encaminado y tu idea, podría apuntar en la correcta dirección.
      Un Abrazo.

      Responder

Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Subscribe without commenting