miércoles, 26 de junio del 2019 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




¿De donde surgió todo?

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en El Origen de las cosas    ~    Comentarios Comments (13)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

“En Cosmología, las condiciones “iniciales” raramente son absolutamente iniciales, pues nadie sabe como calcular el estado de la materia y el espacio-tiempo antes del Tiempo de Planck, que culminó alrededor de 10-43 de segundo Después del Comienzo del Tiempo.”

Es verdaderamente encomiable la pertinaz insistencia del ser humano por saber, y, en el ámbito de la Astronomía, desde los más remotos “tiempos” que podamos recordar o de los que tenemos alguna razón, nuestra especie ha estado interesada en saber, el origen de los objetos celestes, los mecanismos que rigen sus movimientos y las fuerzas que están presentes.

Claro que, nosotros, los Humanos, llevamos aquí el tiempo de un parpadeo del ojo si lo comparamos con el Tiempo del Universo. Sin embargo, nos hemos valido de todos los medios posibles para llegar al entendimiento de las cosas, incluso sabemos del pasado a través del descubrimiento de la vida media de los elementos y mediante algo que denominamos datación, como la del Carbono 14, podemos saber de la edad de muchos objetos que, de otra manera, sería imposible averiguar. La vida de los elementos es muy útil y, al mismo tiempo, nos habla de que todo en el Universo tiene un Tiempo Marcado. Por ejemplo, la vida media del Uranio 238 sabemos que es de 4.000 millones de años, y, la del Rubidio tiene la matusalénica vida media de 47.000 millones de años, varias veces la edad que ahora tiene el Universo.

metalesalcalinos003

Lepidolita, una de las mayores fuentes del raro rubidio y del cesio. El rubidio también fue descubierto, como el cesio, por los físicos alemanes Robert Wilhem Bunsen y Gustav Robert Kirchhoff en 1861; en este caso por el método espectroscópico. Su nombre proviene del latín “rubidus” (rubio), debido al color de sus líneas en el espectro.

  • Color blanco-plateado brillante
  • Reacciona violentamente con el agua produciendo hidrógeno
  • Arde espontáneamente en contacto con el aire, formando óxido de rubidio
  • Muy blando

 

 

rubidio003

El rubidio es un elemento bastante abundante en la corteza terrestre y está presente hasta en 310 partes por millón (ppm). Por su abundancia ocupa un lugar justamente por debajo del carbono y el cloro y por encima del flúor y del estroncio. El agua de mar contiene 0,2 ppm de rubidio, concentración que (aunque baja) es el doble de la concentración de litio.

Pero, aunque abundante, el rubidio se encuentra distribuido en pequeñas cantidades, generalmente asociado con el cesio, con el cual tiene una gran semejanza, en cenizas del tabaco, el te y el café; y en los minerales lepidolita y carnalita.

El Rubidio ha sido detectado en las estrellas y, siendo muy abundante en la corteza terrestre, es utilizado en en ciencia y tecnologías puntas, por lo que está presente en muchos laboratorios. El rubidio es semejante al cesio y al litio en que está integrado en minerales complejos; no se encuentra en la naturaleza como sales simples de halogenuros, como ocurre con el sodio y el potasio.

Es tan reactivo con oxígeno que puede arder espontáneamente con este elemento puro. El metal pierde el brillo muy rápidamente al aire, forma un recubrimiento de óxido y puede arder. Los óxidos que se producen son una mezcla de Rb2O, Rb2O2 y RbO2. El metal fundido se inflama espontáneamente al aire.

El rubidio reacciona violentamente con agua o hielo a temperaturas por debajo de –100º C (-148º F). Reacciona con hidrógeno para formar un hidruro, uno de los hidruros alcalinos menos estables.

No reacciona con nitrógeno. Con bromo o cloro, el rubidio reacciona vigorosamente con formación de flama. Se pueden preparar compuestos organorrubídicos con técnicas parecidas a las que se utilizan con el sodio y el potasio.

La mayor parte de los usos de rubidio metálico y de sus compuestos son los mismos que los del cesio y sus compuestos.

Átomo de Rubidio 85 diciendo ‘hola’ a la cámara.

Pero, ¿qué estoy haciendo? El trabajo era sobre el primer momento de nuestro universo, y, me dejé llevar por el rubidio, volvamos a lo nuestro y comencemos el comentario de hoy, ahora sí, sobre el…

Big Bang

Hablaremos ahora del Big Bang, esa teoría aceptada por todos y que nos dice cómo se formó nuestro universo y comenzó su evolución hasta ser como ahora lo conocemos. De acuerdo a esta teoría, el universo se originó a partir de un estado inicial de alta temperatura y densidad, y desde entonces ha estado siempre expandiéndose. La teoría de la relatividad general predice la existencia de una singularidad en el comienzo, cuando la temperatura y la densidad eran infinitas.

La mayoría de los cosmólogos interpretan esta singularidad como una indicación de que la relatividad general de Einstein deja de ser válida en el universo muy primitivo (no existía materia), y el comienzo mismo debe ser estudiado utilizando una teoría de cosmología cuántica.

El tiempo de Planck es una unidad de tiempo considerada como el intervalo temporal más pequeño que puede ser medido. Se denota mediante el símbolo tP. En cosmología, el tiempo de Planck representa el instante de tiempo más antiguo en el que las leyes de la física pueden ser utilizadas para estudiar la naturaleza y evolución del Universo. Se determina como combinación de otras constantes físicas en la forma siguiente:

t_P = \sqrt{\frac{\hbar G}{c^5}} \approx 5.39124(27) × 10−43 segundos

Llegados a este punto, me remito al párrafo primero del comentario de hoy, en él se deja claro que, nada sabemos de ese instante primero anterior al Tp. Que habría allí entonces, que sustancias dieron lugar a la materia y, de donde salieron las fuerzas fundamentales.

Las respuestas están escondidas en ese primer intervalo infinitesimal que está antes del Comienzo del Tiempo que conocemos, es una fracción de tiempo que nos queda en la más absoluta oscuridad.

Una buena vela encendida no es suficiente para alumbrar nuestra ignorancias de lo que pasó en los primeros momentos del Big Bang. Sin embargo…La esperanza es lo último que se pierde, y, aunque los físicos cuando tratan de exponer con sus matemáticas aquellos hechos primeros, las primeras fracciones del primer segundo del Big Bang, se ven imposibilitados…Esperamos que, más adelante, en el futuro lejano, podamos entrar en ese Tiempo de Planck ahora inalcanzable.

Con nuestro conocimiento actual de física de partículas de altas energías, podemos hacer avanzar el reloj hacia atrás a través de la teoría leptónica y la era hadrónica hasta una millonésima de segundo después del Big Bang, cuando la temperatura era de 1013 K. Utilizando una teoría más especulativa, los cosmólogos han intentado llevar el modelo hasta 1035 s después de la singularidad, cuando la temperatura era de 1028 K. Esa infinitesimal escala de longitud es conocida como límite de Planck, long_planck= 10-35 m, que en la Ley de radiación de Planck, es distribuída la energía radiada por un cuerpo negro mediante pequeños paquetes discretos llamados cuantos, en vez de una emisión continua. A estas distancias, la gravedad está ausente para dejar actuar a la mecánica cuántica.

La teoría del Big Bang es capaz de explicar la expansión del universo, la existencia de una radiación de fondo cósmica y la abundancia de núcleos ligeros como el helio, el helio-3, el deuterio y el litio-7, cuya formación se predice que ocurrió alrededor de un segundo después del Big Bang, cuando la temperatura reinante era de 1010 K.

La radiación de fondo cósmica proporciona la evidencia más directa de que el universo atravesó por una fase caliente y densa. En la teoría del Big Bang, la radiación de fondo es explicada por el hecho de que durante el primer millón de años más o menos (es decir, antes del desacoplo de la materia y la radiación), el universo estaba lleno de plasma que era opaco a la radiación y, por tanto, en equilibrio térmico con ella. Esta fase es habitualmente denominada “bola de fuego primordial“.

Como nadie estuvo allí para tomar una fotografía de la gran explosión, ponemos una que quiere figurar aquel momento que, desde luego, tuvo que ser mucho más grandioso.

Cuando el universo se expandió y se enfrió a unos 3000 ºK, se volvió transparente a la radiación, que es la que observamos en la actualidad, mucho más fría y diluida, como radiación térmica de microondas. El descubrimiento del fondo de microondas en 1.956 puso fin a una larga batalla entre el Big Bang y su rival, la teoría del universo estacionario de F. Hoyle y otros, que no podía explicar la forma de cuerpo negro del fondo de microondas. Es irónico que el término Big Bang tuvo inicialmente un sentido burlesco y fue acuñado por Hoyle, contrario a la teoría del universo inflacionario y defensor del estacionario.

Cronología del Big Bang

Era

Duración

Temperatura

Era de Planck

de 0 a 10-43 seg.

a 10-34 K

Era de radiación

de 10-43 a 30.000 años

desde 10-34 a 104 K

Era de la materia

de 30.000 años al presente (13.500.000.000 años).

desde 104 a 3 K actual

Para fijar más claramente los hechos se debe extender la explicación evolutiva del universo en las fases principales que son:

La materia salió de ese clima de enormes temperaturas ahora inimaginables y, durante varias etapas o eras (de la radiación, de la materia, hadrónica y bariónica… llegamos al momento presente habiendo descubierto muchos de los secretos que, el Universo guardaba celosamente para que, nosotros, los pudiéramos desvelar.

La Era de planck: Es la era que comenzó cuando el efecto gravitacional de la materia comenzó a dominar sobre el efecto de presión de radiación. Aunque la radiación es no masiva, tiene un efecto gravitacional que aumenta con la intensidad de la radiación. Es más, a altas energías, la propia materia se comporta como la radiación electromagnética, ya que se mueve a velocidades próximas a la de la luz. En las etapas muy antíguas del universo, el ritmo de expansión se encontraba dominado por el efecto gravitacional de la presión de radiación, pero a medida que el universo se enfrió, este efecto se hizo menos importante que el efecto gravitacional de la materia. Se piensa que la materia se volvió predominante a una temperatura de unos 104 K, aproximadamente 30.000 años a partir del Big Bang. Este hecho marcó el comienzo de la era de la materia.

De la radiación

Periodo entre 10-43 s (la era de Planck) y 300.000 años después del Big Bang. Durante este periodo, la expansión del universo estaba dominada por los efectos de la radiación o de las partículas rápidas (a altas energías todas las partículas se comportan como la radiación). De hecho, la era leptónica y la era hadrónica son ambas subdivisiones de la era de radiación.

La era de radiación fue seguida por la era de la materia que antes se reseña, durante la cual los partículas lentas dominaron la expansión del universo.

Era hadrónica

Corto periodo de tiempo entre 10-6 s y 10-5 s después del Big Bang en el que se formaron las partículas atómicas pesadas, como protones, neutrones, piones y kaones entre otras. Antes del comienzo de la era hadrónica, los quarks se comportaban como partículas libres. El proceso por el que se formaron los quarks se denomina transición de fase quark-hadrón. Al final de la era hadrónica, todas las demás especies hadrónicas habían decaído o se habían desintegrado, dejando sólo protones o neutrones. Inmediatamente después de esto el universo entró en la era leptónica.

Era Leptónica

Intervalo que comenzó unos 10-5 s después del Big Bang, en el que diversos tipos de leptones eran la principal contribución a la densidad del universo. Se crearon pares de leptones y antileptones en gran número en el universo primitivo, pero a medida que el universo se enfrió, la mayor parte de las especies leptónicas fueron aniquiladas. La era leptónica se entremezcla con la hadrónica y ambas, como ya dije antes, son subdivisiones de la era de la radiación. El final de la era leptónica se considera normalmente que ocurrió cuando se aniquilaron la mayor parte de los pares electrón-positrón, a una temperatura de 5×109 K, más o menos un segundo después del Big Bang. Después, los leptones se unieron a los hadrónes para formar átomos.

Así se formó nuestro universo, a partir de una singularidad que explotó expandiendo toda la densidad y energía a unas temperaturas terroríficas, y a partir de ese mismo instante conocido como Big Bang, nacieron, como hermanos gemelos, el tiempo y el espacio junto con la materia que finalmente desembocó en lo que ahora conocemos como universo.

El universo se está expandiendo, de manera que el espacio entre las galaxias está aumentando gradualmente, provocando un desplazamiento al rojo cosmológico en la luz procedente de los objetos distantes.

El universo es el conjunto de todo lo que existe, incluyendo (como he dicho) el espacio, el tiempo y la materia.  El estudio del universo se conoce como cosmología. Los cosmólogos distinguen al Universo con “U” mayúscula, significando el cosmos y su contenido, y el universo con “u” minúscula, que es normalmente un modelo matemático deducido de alguna teoría física como por ejemplo, el universo de Friedmann o el universo de Einstein-de Sitter. El universo real está constituido en su mayoría de espacios que aparentemente están vacíos, existiendo materia concentrada en galaxias formadas por estrellas, planetas, gases y otros objetos cosmológicos.

El universo se está expandiendo, de manera que el espacio entre las galaxias está aumentando gradualmente, provocando un desplazamiento al rojo cosmológico en la luz procedente de los objetos distantes. Existe evidencia creciente de que el espacio puede estar lleno de una materia oscura invisible que puede constituir muchas veces la masa total de las galaxias visibles.

Como ya quedó claro antes, el concepto más favorecido de origen del universo es la teoría del Big Bang, de acuerdo con la cual el universo se creó a partir de una densa y caliente concentración enorme de materia (una singularidad) en una bola de fuego que explotó y se expandió para crear el espacio, el tiempo y toda la materia que lo conforme. Todo ello ocurrió, según los datos de que se disponen, hace ahora aproximadamente 15.000 millones de años, o 15 eones (109).

La NASA midiendo la curvatura en el espacio-tiempo alrededor del planeta

El universo se formó y apareció el tiempo y el espacio y la materia. Es lo que dice la teoría que antes hemos descrito. Sin embargo, hay muchas cuestiones que, por lo menos a mí, no han quedado claras y me llevan a preguntas tales como:

¿Cuántas partículas hay en el universo?

¿De dónde vino la sustancia del universo?

¿Qué hay más allá del borde del universo?

En realidad, no existen respuestas concretas para estas preguntas, porque para empezar no sabemos como es de grande el universo. Sin embargo, si podemos hacer algunas hipótesis.

El Universo está lleno de espacios “vacíos”

Podemos calcular que hay unas 100.000.000.000 de galaxias en el universo. Cada una de estas galaxias tiene una media de masa igual a 100.000.000.000 la masa del Sol.

Quiere decir que la cantidad total de materia en el universo sería igual a 1011×1011 ó 1022 veces la masa del Sol.

Estos son los cálculos actuales que, deben ser confirmados

Dicho de otra manera, en el universo hay materia suficiente para hacer 10.000.000.000.000.000.000.000 (diez mil trillones) de soles como el nuestro.

La masa del Sol es de 2×1033 gramos. Esto significa que la cantidad total de materia en el universo tiene una masa de: 1022×2×1033 ó  2×1055 gramos. Lo que podemos reseñar: 20.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000, que es igual a veinte nonillones.

A pesar de su ínfima dimensión, los nucleones se unen a los electrones para formar los átomos y, estos a su vez, son los que forman la materia que conforman las Galaxias del Universo y todos los demos objetos que podemos observar.

Miremos ahora al revés. La masa del universo está concentrada casi por entero en los nucleones que contiene. Los nucleones son partículas diminutas y hacen falta 6×1023 de ellas para formar una masa equivalente a un gramo.

Pues bien, si 6×2023 nucleones hacen 1 g, y si hay 2×1055 g en el universo, entonces el número total de nucleones en el universo podría ser de 6×1023×2×1055 ó 12×1078, que de manera más convencional se escribiría 1,2×1079.

Los astrónomos opinan que el 90 por 100 de los átomos de universo son hidrógeno, el 9 por 100 helio y el 1 por 100 elementos más complejos.  Una muestra de 100 gramos, o mejor 100 átomos, consistiría entonces en 90 átomos de hidrógeno, 9 de helio y 1 de oxígeno (por ejemplo). Los núcleos de los átomos de hidrógeno contendrían 1 nucleón cada uno: 1 protón. Los núcleos de los átomos de helio contendrían 4 nucleones cada uno: 2 protones y 2 neutrones. El núcleo del átomo de oxígeno contendría 16 nucleones: 8 protones y 8 neutrones. Los 100 átomos juntos contendrían, por tanto, 145 nucleones: 116 protones y 26 neutrones.

Existe una diferencia entre estos dos tipos de nucleones. El neutrón no tiene carga eléctrica y no es preciso considerar ninguna partícula que lo acompañe. Pero el protón tiene una carga eléctrica positiva, y como el universo es, según creemos, eléctricamente neutro en su conjunto, tiene que existir un electrón (con carga eléctrica negativa) por cada protón, creando así el equilibrio existente.

De esta manera, por cada 142 nucleones hay 116 electrones (para compensar los 116 protones). Para mantener la proporción, los 1’2×1079 nucleones del universo tienen que ir acompañados de 1×1078 electrones. Sumando los nucleones y electrones, tenemos un número total de 2’2×1079 de partículas de materia en el universo visible y que podemos comprobar. Lo cual se puede escribir como: 22.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000 (ó 22 tredecillones).

La grandeza de nuestro Universo tiene su origen en las minúsculas partículas que conforman la materia, en las interacciones fundamentales que rigen las leyes y, en las constantes universales que indican cómo deben ser las cosas: la velocidad de la luz, la masa del electrón, la constante de estructura fina…

De las demás partículas, las únicas que existen en cantidades importantes en el universo son los fotones, los neutrinos y posiblemente los gravitones, pero son partículas sin masa. Veintidós tredecillones es, después de todo, un número apreciable para un universo de importancia.

Una historia que circula por Internet desde hace muchos años cuenta que nuestro Sol forma parte de las Pléyades, que son un grupo de estrellas muy jóvenes que se encuentran a 450 años luz de la Tierra y que pertenecen a la constelación de Tauro. Este grupo de estrellas gira alrededor de Alcyon, la estrella más grande del grupo. El Sol tardaría 24.000 años en completar una órbita completa alrededor de Alcyon. Alrededor de esta estrella existiría un anillo de fotones que sería atravesado dos veces por el Sol en cada órbita, tardando cada vez 2000 años. Durante estos 2.000 años nuestro planeta estará continuamente bajo una iluminación omnidireccional permanente, que no producirá sombras. Los efectos de esta radiación fotónica serían entre otros el de la aparición de una nueva glaciación, disminución de la velocidad de rotación de la Tierra y cambio del eje de rotación.

Nadie sabe de dónde vino la sustancia del universo, no siempre la ciencia puede dar respuesta a todo, es la manera de regular los sistemas para obtener respuestas tras el duro trabajo del estudio, la investigación y el experimento. Hasta el momento nos falta información para contestar la pregunta.

El día que lleguemos a saber lo que encierran los forones…nos podemos llevar una gran sorpresa

“La respuesta podía estar en la existencia de “energía negativa” que igualara la “energía positiva” ordinaria, pero con la particularidad de que cantidades iguales de ambos se unirían para dar nada como resultado”

¿Qué sabemos del vacío?

En realidad todo podría ser muy simple, tanto como + 1 – 1 = 0

Diversas fuentes y pesquisas han podido lograr que el presente trabajo vea la luz y sea publicado aquí

 

  1. 1
    Ramon Marquès
    el 15 de febrero del 2009 a las 21:13

    Hola amigo Emilio:
    Me complace hacer resaltar que Fred Hoyle debió ser un gran personaje. Aunque se equivocó en lo del universo estacionario, la denominación big-bang pertenece al mismo, tal como explicas, y una primera prueba importante del big-bang, la gran existencia de helio en el universo, también corresponde a Fred Hoyle. O sea que, poniendo la verdad por delante, no tuvo reparos en aportar pruebas en contra de su teoría estacionaria que entiendo que en su tiempo debió estar muy de acuerdo con la intuición.
    Un fuerte abrazo. Ramon Marquès

    Responder
  2. 2
    emilio silvera
    el 16 de febrero del 2009 a las 11:49

    Amigo Ramón, cuanta razón llevas en tu comentario y, desde luego, Fred Hoyle fue todo un personaje pero, sobre todo, un gran cientifico gracias al cual hoy sabemos mucho más de lo que ocurre en los hornos nucleares y de como se forman los elementos pesado.

    En fin amigo, me gustaría tomar un café contigo y charlas un rato sobre “nuestras” cosas.

    Un cordial abrazo.

    Responder
  3. 3
    Ramon Marquès
    el 16 de febrero del 2009 a las 22:20

    Hola amigo Emilio:
    Muchas gracias por tu amable comentario y por tu cordial invitación que deseo corresponder. Yo vivo en Barcelona. ¿Tienes previsto dar alguna conferencia por aquí?.
    Cordialmente. Ramon Marquès

    Responder
  4. 4
    emilio silvera
    el 17 de febrero del 2009 a las 7:22

    Ramón, que más quisiera yo que dar una vueltecita por ahí para poder saludarte personalmente.

    Aquí el trabajo (fuera del mundo de la ciencia) me tiene muy ocupado, y, de vez en cuando tengo algún compromiso que no puedo eludir.

    Estoy muy atado aquí en Huelva pero, de todas las maneras, ahí llevas un cordial saludo de tu amigo.

    emilio silvera

    Responder
  5. 5
    Tom Wood
    el 26 de agosto del 2011 a las 7:04

    Por casualidad lo de que el sistema solar “rota” alrededor de las Pléyades se relaciona con la extinción de los dinosaurios…

    Responder
    • 5.1
      emilio silvera
      el 26 de agosto del 2011 a las 8:31

      Amigo mío, es tanta nuestra ignorancia que, todo podría ser.
      Nos quedan muchos secretos por desvelar, incluso en el reducido espacio de nuestro sistema solar, ¿cuánto nos faltará en toda la Galaxia, y, en todo el Universo?
      Un saludo.

      Responder
  6. 6
    Tom Wood
    el 26 de agosto del 2011 a las 14:24

    Gracias, se  ve en usted que la modestia y la cortesía riman con sabiduría.

    Responder
  7. 7
    floren
    el 27 de diciembre del 2011 a las 12:37

    El otro dia leyendo un libro de Rebeca wild, Educar para Ser, me parecío leer una alusión a dos mecicos que escribirieron un libro”"la nueva conciencia” de un psicoanalista y un neurobiologo creo, y decían algo así, como que al principio nuestras celullas, tuvieron que aprender tanto del caos exterior para poder sobrevivir a él, como de su interior, modificando y evolucionando dejando entrar lo provechoso para pode conformar un cuerpo adaptado al medio. De ahí nuestro cerebro interno que se ocupa de la supervivencia y algunas reacciones de miedo ante lo desconocido. El dcaso es que me quedé dormido y no pude enterarme bien, pero si deduje después, que siendo así, y si todo nuestro organismo es lo mismo que la pmateria quw nos rodea, carbono, en realidad toda la tierra con sus seres forman un único SER, y sería más que aceptable lo de TODOS somos UNO, y si nuestra conciencia es ca`paz de evolucionar hasta ese límite de que todos los seres sobre la tierra somos uno, y el sufrimiento de uno sólo nos duele como elnuestro propio, sería la manera de llenar tosdoso los espacios vacios de amor, formando un conjunto gaia, con una conciencia común, de unos poderes inimaginables.
    Bueno, seguiré leyendo y os contaré.

    Responder
    • 7.1
      emilio silvera
      el 27 de diciembre del 2011 a las 19:38

      Falta mucho para que eso suceda (si es que, alguna vez, llega a suceder). Sin embargo, la idea es bonita, eso sería el no va más…Nada menos que formar un todo y, si apuramos un poco, que la nueva conciencia formada por la evolución de miles de años, sea en conjunto con el planeta que, a su manera, también tiene ¡vida!
      Ya sabes amigo Floren: “Todas las cosas son” Y, tal afirmación, eleva a todas las “cosas” a la categoria de SER.
      Un abrazo.

      Responder
  8. 8
    floren
    el 28 de diciembre del 2011 a las 10:25

    Bueno, se nota que me estaba durmiendo, por que lo que expongo, parece un entresijo de sueños sin entrelazar, pero en realidad, pienso, que no falto de coherencia, ya que, según leo en estos ultimos artículos, todo puede Ser.”el gato de shoringer”.Lo explico, aunque en mi mente se entrelazan, pero a la hora de escribirlos, parece una sopa revuelta.
    Unas células, se unen con otras para formar un cuerpo más complejo, aprenden de su interior para modificarse y adaptarse, protegidas con una capa (reticula o algo así), y dejando entrar las celulas que le aportarían beneficios, y multiplicandose, formando cuerpos más complejos, por tanto la parte más interna y primera de nuestro cerebro se ocupa de las cosas más esenciales de supervivencia. Cada especie evoluciona para adaptarse a su medio, incluso, el otro dia ví en un documental en la 2, unos renacuajos, creo que de Tailandia, que viven en un lago donde hay muchas barcas que se mueven con los palos largos propulsados desde el fondo, , como en venecia, y entonces debido al gran turismo, son mutilados con asiduidad, y han evolucionado, volviendo a regenerar sus extremidades y vuelven a crearse otra pata nueva en 4 meses. La evolución de otras especies, las resumes en “sobre el metabolismo de seres especiales”
    Igualmente, protegidos por un capa de electromagnetismo, y otras energías que no vemos, formamos parte de esa gran célula madre tierra, y formamos la parte exterior de la ce´lula, con nuestras ce´lulas, con el poder de crear con la mente. Si tuvieramos esa conciencia, de que entre todos Somos Uno, la unión de tantos seres con un Solo pensamiento, debe de tener un poder impresionante.
    Quizás, somos los microornanismos que están pendientes de despertar una conciencia para poder formar parte de la célula madre, eso sí, seríamos aceptados sólo cuando no fuesemos a ser perjudiciales para ella, y quizás,  como no hemos aprovechado la oportunidad de crear ua sociedad sin fronteras, sin dinero, donde lo primordial sea la supervivencia de tosdoos los seres, donde no se consienta el esclavismo, ni la explotación de paises pobres, y sea de importancia vital no destrozar y ensuciar nuestro planeta, y menos aún en beneficio de unos pocos, una minoría sin perjuicios, lo que necesitamos es la llegada de una catastrofe como lo del articulo del nibiru ese, “enigmas que persisten” para darnos cuenta de cual es nuestro cometido en este tramo de la historia de nuestro planeta. Es necesario que todo el sistema capitalista y esclavizador de la humanidad, las fronteras, El cambio de polaridad mandaría a todos los sistemas informáticos al garete, y volviésemos a vivir con lo esencial. Seguramente podríamos cambiar nuestro destino si estuviésemos concienciados para ello “ un detalle insignificante? Pero que podría cambiar el curso del mundo” (si con la verruga de no sé quien, hubiera cambiado la historia? Imaginad que podría hacer el pensamiento de millones de seres, pero está demostrado que aún no somos conscientes de crear otro destino cambiando nuestra forma de vivir y pensar, necesitamos de una catástrofe de este tipo, se acaba el problema de la superpoblación, y empezamos un nuevo mundo, una nueva era como predicaban los mayas, con una nueva humanidad, con otra conciencia muy distinta a la que estamos acostumbrados. Yo sueño todos los días con ella.
    Y si existe como leí en otro articulo de está página, una conciencia cósmica universal, debemos trabajar la nuestra para formar parte de ella.
    ¡Se imaginan la de puertas que se nos abrirían en el Universo!!

    Responder
  9. 9
    emilio silvera
    el 28 de diciembre del 2011 a las 11:00

    Amigo Floren:
    Te leo y concluyo que, tu mente, no deja de elucubrar sobre lo que ha sido, lo que es y lo que podría ser. Estás inmerso en un mar al que llegan afluentes de distintos lugares y que, haciéndolo cada vez mayor, también hace que la complejidad y la confusión sea cada día más grande. No hemos sido capaces (aún) de vencer en esa empresa maravillosa que es la Vida en Sociedad, en la que están presentes parámetros malignos que, como el dinero, lo echan todo a perder. Alguna veces se echa en falta aquellos tiempos del trueque pero, ¿qué podemos hacer? los adelantos nos sobrepasan y la vida sigue por los derroteros que las nuevas tecnologías nos imponen y que, no siempre, sabe,os dominar.
    Dicscurres con sencillez y frescura y buscas rincones de paz donde todos somos iguales y las diferencias se acortan, incluso llegas a vislumbrar la posibilidad de que podamos ascender hacia una conciencia superior que, dadas las actuales circunstancias, no creo yo que quisiera admitir tal simbiosis (al menos de momento).
    ¡La Consciencia Cósmica Universal! Puede ser que algún día lejano en el futuro pudiera ser cierta, cuando todos seámos pura luz que, al estar hecha de fotones, sí que se podría decir que todos somos uno…, ahora, difícil será que tal afirmación pueda ser factuble dada la malévola ambición por la que muchos seres se mueven sin ver, otra cosa que…¡¡Dinero!! Lo demás se queda en un segundo, tercero o cuarto plano…Lástima de que así sea.
    Estoy convencido de que, aunque seámos menos los que pensamos en que algún día, el dicho (Todos somos uno) pudiera ser posible, vencerá y, será entonces cuando veámos a los otros como a nuestros verdaderos hermanos y sentiremos el dolor que ellos sientan. Sólo entonces, podremos decir que el mundo es un “Mundo de Todos” y, lo que el munda nos da, será repartido de manera equitativa entre todos, es decir, todos tendrán, al menos, lo necesario para vivir dignamente.
    Un cordial saludo querido amigo.

    Responder
  10. 10
    fandila
    el 25 de julio del 2012 a las 0:52

    ¿Cómo sería el universo después de trillones de años?. ¿Su formas materiales sería comparables a la actual?. Cuales serán sus dimensiones comparadas con las de ahora, ¿Acaso como el presente comparado al “punto” primigenio Big Bang, o como un “punto” menor aún?
    A lo mejor posibles seres inteligentes de esa trillomagnitud se pregunten que significa para ellos nuestro actual Universo, si les encontrarían sentido a sus formas  o les sería medible.
    La relatividad de espacio y tiempo permite dualquier espacio y cualquier tiempo sin límite alguno siempre que cumplan la relación entre ellos (Velocidad). Cualquier cantidad de materia puede concentrarse lo que se quiera siempre que exista la presión y fragmentación suficientes. Podría decirse que un infinito cabe en un punto, si se dan las condiciones propicias.
    Marco Aurelio no iba descaminado: “todo lo ocurrido desde la eternidad y todo lo que ocurrirá en el tiempo sin fin”;
    Un universo en un punto, en el punto un universo, ese universo en un punto… y así sucesivamente. Y viceversa. Todo es cuestión de relatividad (espacio y tiempo y su relación, velocidad). Las formas materias serán distintas pero su energía la misma. Espacios distintos con tiempos ditintos, y velocidades distintas. Algo que parece nos sea difícil de concebir, sobre todo lo de la velocidad.
    En lo concerniente al paso de un electrón a otra órbita de manera instantanea, hemos de considerar que las órbitas no son algo concreto sino una nube de probabililidad. Se ha de tener en cuenta también que el “vortice” electrón se contagia en el espacio de forma que probabilisticamente está en cualquier punto. La adquisición de un fotón significaría la destrucción “instantanea” del vórtice como tal y su paso al inmediato, más energético que el anterior debido al fotón. Pese a todo la instantaneidad no sería posible, sino que mediaría un tiempo tan extremadamente pequeño que sería imposible de apreciar en unos recorridos tan infinitesimalmente cortos.
    Un artículo inmejorable, Emilio, y de una claridad y sencillez no comunes.
    Un abrazo.
     
     
     

    Responder
    • 10.1
      emilio silvera
      el 25 de julio del 2012 a las 6:11

      Gracias amigo mío:
      Tampoco tus explicaciones quedan nada mal y, al menos yo, aprendo de ellas continuamente.
      Un abrazo.

      Responder

Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Subscribe without commenting