martes, 24 de noviembre del 2020 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




¿Soñar? ¡Siempre hemos soñado!

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Extraño sueño    ~    Comentarios Comments (6)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

¿Quién no ha soñado alguna vez con extrañas escenas que recordadas al despertar no tenían ninguna explicación plausible? Nuestras mentes recorren caminos que no siempre sabemos comprender y nos lleva, a veces, a escenarios de fantástico contenido que, muy lejos de lo cotidiano, nos hacen visitar lugares fantásticos de irreconocible naturaleza por la presencia de imágenes en lugares imposibles situadas en mundos que no pueden ser este nuestro.

http://images2.fanpop.com/images/photos/6600000/Symphony-sarah-brightman-6679884-1014-285.jpg

En alguna de las escenas que nos traen los sueños, podemos ser testigos de conmovedores visiones de una  serena grandeza que, situadas en “latitudes de tiempo” desconocidas para nuestra percepción habitual, nos transporta a lugares y senderos desconocidos, de los que nunca oímos hablar y de los que nunca nadie nos habló. Son lugares creados por nuestra mente que recorre extraños senderos para llegar a esos lugares que, conscientes, jamás podremos visitar.

Llegué no se de qué lugar ni tampoco por qué medios y me encontré ante un escenario imposible en el que dos colores eran lo predominante, por un lado todo se veía azul claro transparente y, en el otro extremo el rojo fuerte era lo que predominaba. En el azul corría una bella joven vestida de blanco y que miraba hacia atrás como si alguién la persiguiera, y, en el rojo, otra bella muchacha totalmente vestida de ese color, también corría velozmente sin saber hacia dónde se podría dirigir. Extrañas edificiaciones se veían al fondo y, hacia la más cercana me dirigí entrando por una gran puerta.

http://images2.fanpop.com/images/photos/6600000/Symphony-sarah-brightman-6679867-325-650.jpg

En el interior de enormes dimensiones crecían raíces por el suelo y las paredes en aquel recinto que parecía una catedral en penumbras y que era alumbrado por una luz mortecina que salía del techo en el fondo. Lo más sorprendente era que, en el centro del fantástico lugar, me encontré con la bella joven vestida de rojo que con la cabeza inclinada y perdida la mirada hacia el suelo, cogía el vestido a ambos lados de su cuerpo con sus blancas manos.

http://images2.fanpop.com/images/photos/6600000/Symphony-sarah-brightman-6679860-325-650.jpg

Ella levantó la mirada hacia mí y me indicó que la siguiera, me llevó hacia una salida que no había visto y pasando por lo que parecía un gran árbol en el que aparecían extrañas figuras y ocultas ventanas tapadas por ramas y cortezas, se trasladó a otro lugar también muy extraño en el que, la otra joven, la vestida de blanco, aparecía como flotando en el aire. Mientras tanto, la joven de rojo, se echó en el suelo, sobre unas grandes piedras dejando que todo su cuerpo desmadejado diera la sensación de estar dormida.

http://images2.fanpop.com/images/photos/6600000/Symphony-sarah-brightman-6679853-325-650.jpg

Todo resultaba muy extraño y fantástico a la vez, aquel sitio que también parecía un gran árbol de extraña configuración, en la parte de abajo exhibía un gran hueco al fondo por el que se podía ver una neblina rosada que desprendía una luz tenue e imperceptible que bañaba el cuerpo de la joven de rojo, y, arriba, de otro hueco parecido, surgía una luz más fuerte que bañaba el cuerpo de la joven de blanco y hacía destacar las rugosas paredes de la que surgían ramas amenazadoras.

http://images2.fanpop.com/images/photos/6600000/Symphony-sarah-brightman-6679844-325-650.jpg

La joven de rojo se despertó de su letargo y se trasladó hasta un cercano lugar del que no me había percatado, sentó sobre una especie de tronco y se puso a dialogar con una extraña criatura en un lenguaje que no podía entender pero, ambos, parecían tranquilos y dialogaban, ella haciendo gestos con el brazo (el otro lo mantenía oculto, como apoyándose para no caer) y, aquella “fiera”, a pesar de su amenazador aspecto, parecía atender muy atenta las indicaciones que la joven le estaba transmitiendo.

http://images2.fanpop.com/images/photos/6600000/Symphony-sarah-brightman-6679834-424-650.jpg

De pronto, se levantó y salió corriendo de aquel fantástico lugar en el que, otras figuras de aspecto también fantástico, parecían surgir de la nada, como brotes del extraño árbol-catedral por el que todo el tiempo, con escenarios distintos, se habían producido las distintas escenas y pasajes de inexplicable contenido que, todo el tiempo, me habían tenido como hechizado.

http://images1.fanpop.com/images/image_uploads/Sarah-Brightman-sarah-brightman-1042590_448_594.jpg

Todo aquello desapareció de mi vista y, ante mí, estaba la otra joven, la vestida de blanco que cantaba, con un micrófono en la mano, una bella canción con dulce voz y al compás de una melodia que me transportó, de nuevo, a otro mundo tan fantástico como el anterior. No sabía dónde podía estar ni como llegué a éste lugar pero, lo cierto era que en ningún momento sentí inquietud y ahora, me sentía relajado y a gusto oyendo cantar a la joven de blanco…

http://images5.fanpop.com/image/photos/24500000/Sarah-sarah-brightman-24567695-600-450.jpg

De pronto, el escenario cambió por completo y allí estaba también la joven de rojo y otra muchacha que antes no había aparecido. El escenario había cambiado y estaban entre conglomerados de rocas sumidas en la bruma. Las tres adoptaban posturas de significación dispar,una parecía dispuesta a echar a correr, la otra se mantenía en actitud sumisa, mientras que la nueva, la tercera, cerraba los ojos como si quisiera recordar alguna cosa.

http://images5.fanpop.com/image/photos/24500000/Sarah-sarah-brightman-24567691-600-450.jpg

De nuevo todo cambió, ya sólo estaba allí la joven de blanco que corriendo por un desfiladero había llegado hasta el borde de un acantilado y abajo había una especie de río con un islote en el centro y, en la cúspide del mismo, emergía lo que parecía un castillo. al otro lado, las montañas se perdían en la lejanía acariaciadas por la niebla.

http://images4.fanpop.com/image/photos/23900000/Sarah-Brightman-sarah-brightman-23979481-811-1185.png

Finalmente, la verdad se apareció ante mí en la persona de Sarah Brightman, a la que había estado oyendo cantar la tarde anterior mientras escribía en una de mis libretas. La música de Sarah y Amelia Brightman me gusta y me relaja pero nunca antes, había soñado con pasajes y escenarios que, a veces, vienen en sus canciones.

No siempre sabemos de donde vienen los sueños pero, casi siempre, suelen estar relacionados con alguna cuestión real, alguna vivencia, algún hevcho e incluso alguna preocupación. Verdaderamente nuestras mentes recorren caminos que no siempre podemos entender. A veces pienso si los sueños no serán una vía de escape, una especie de evasión de las cosas que no nos gustan de este mundo.

emilio silvera

 

  1. 1
    emilio silvera
    el 19 de junio del 2013 a las 9:18

    ¡Lástima! No han salido ninguna de las hermosas imágnes que acompañaban a los comentarios y, seguramente, estarían restringidas para este uso y no lo supe ver. Ruego me perdonéis por no presentar un trabajo completo que, aunque se sale de los cánones del Blog, era por traer un soplo de aire fresco al lugar.
    Saludos amigos.

    Responder
  2. 2
    kike
    el 20 de junio del 2013 a las 1:30

    Lo bueno o tal vez lo malo de algunos sueños, es que, pese a su ordinario ambiente extraño, estrafalario, ilógico y muchas veces premonitorio y vigilante/ castigador de nuestros desmanes,  posee unas raíces bien asentadas en nuestra mente, que nos hace reconocer situaciones, hechos, personas y cosas, que pese a esa falta de lógica y extrañeza, nos indica claramente que forma parte de algo profundamente nuestro; algo que la mente consciente no quiere que asome, pero que a través de los sueños se nos revela para bien o para mal.

     Como el dicho sentencia, la vida es sueño y los sueños sueños son, pero quizás se podría cambiar la oración y decir una perogrullada:  Los sueños son vida, y la vida sueño es…. 

     Creo que los sueños son parientes de la imaginación y de la conciencia; a través de la imaginación, o quizás sirviéndose esta de los sueños, llegamos a concebir situaciones y pensamientos de los más peregrino, y por otra parte, por nuestra conciencia, el verdadero juez de nuestros actos, producimos sueños que la conciencia nos manda como un aviso, una amenaza y un recordatorio de alguna mancha que tenemos escondida profundamente en nuestra mente, pero que a través de los sueños florece sin reparo, al igual que también sirve para poder conseguir algunas cosas que en la vida real no serían posibles o por ejemplo para reafirmarnos en nuestra noble conducta.

     Creo que los sueños, con todos sus diferentes y maravillosos matices, sirven en realidad a un fin principal: Resguardarnos de la posible locura que nos  alcanzaría irremisiblemente ante la falta de los sueños. 

     Hasta mañana, que tengo sueño…;D 

    Responder
    • 2.1
      emilio silvera
      el 20 de junio del 2013 a las 3:27

      De alguna manera, cuando dices: ” Los sueños son vida, y la vida sueño es…. ” te acercas tanto a la realidad que, si fuera candela te quemaría. ¿Qué es la vida si no un sueño que despiertos pasamos? ¿Cuántas veces, aún estando despiertos han pasado cosas ante nuestros ojos que no hemos podido remediar como si no estuviéramos allí, como si la escena de un sueño se tratara?
      En realidad, los sueños, son una parte de nosotros, son los escenarios que forjan la mente mientras estamos “dormidos” -al menos nuestros cuerpos- y nuestras mentes continuan recorriendo caminos que físicamente no podríamos pero que, si salen a la luz de ese sueño-recuerdo… su mensaje llevará.
      Dices bien cuando mencionas que: 

      ” Creo que los sueños, con todos sus diferentes y maravillosos matices, sirven en realidad a un fin principal: Resguardarnos de la posible locura que nos  alcanzaría irremisiblemente ante la falta de los sueños.”

      DE todas las maneras, los sueños están irremediablemente unidos a nuestros pensamientos, son como una forma de escape de este mundo real nuestro que, mientras dormimos se fuga a ese otro que despierto no puede visitar y, de esa manera, evita esa frustración de visitar lugares, tener cosas, conseguir otras… que, despierto, nunca tendría.
      Bueno, es una posibilidad.
      Un abrazo amigo mío a las 4,26 de la mañana, hora en la que estará soñando tan ricamente con que te ha tocado el Euromillón.
       

      Responder
  3. 3
    Alejandra
    el 20 de junio del 2013 a las 2:45

    Hermosos artículos Emilio. Gracias por compartir tus conocimientos

    Responder
    • 3.1
      emilio silvera
      el 20 de junio del 2013 a las 3:38

      ¡Hola, Alejandra!
      Estoy encantado de compartir ideas y pensamientos, “mi sueño” siempre ha sido el divulgar cosas a los demás, es como una vocación y, para ello, siempre he querido “saber” (lo que no siempre conseguí) para poder contar a los demás estas cuestiones del Universo, de la Física, algo de Filosofía y también de la vida y de cómo pudo llegar a nuestro mundo y, posiblemente, a otros muchos mundos.
      Como se tocan tántos temas, hoy uno de ellos fueron los sueños que, por extraños no siempre podemos explicar y, sin embargo, si surgen es porque tienen una razón de ser que no llegamos a comprender pero que obedecen a cuestiones que encierran la mente y salen y florecen cuando dormidos, los dejamos salir.
      Los sueños son pensamientos escondidos, deseos ocultos que muchas veces, ni nosotros mismos sabemos que están ahí, acechando la ocasión de escapar de su confinamiento mental para salir a ese espacio en el que los sueños vagan en una procesión eterna, unas veces entre tules de colores y otras, entre la espesas brumas que no nos dejan ver con claridad que nos quieren transmitir.
      Como todo lo que la Naturaleza hace, también los sueños tienen que tener, su razón de ser y, seguramente, son la vía de escape que tenemos para (como nos dice Kike), evitar volvernos locos. No pocas veces los he comparado con lo que les pasa a algunas estrellas masivas, las supergigantes que tienen muchas veces la masa del Sol y que, para evitar ser destruidas por su propia radiación, de vez en cuando, de manera periódica, dejan escapar gas al espacio interestelar para buscar la estabilidad y continuar viviendo.
      De la misma manera (guardando las distancias), también nosotros, por medio de los sueños, dejamos escapar las cuestiones que nos atormentan, como un escape para conseguir la estabilidad en la vida cotidiana que, sin esos sueños nocturnos, quizás, y digo quizás, podrían ser más tortuosos y menos cotidianos y sencillos al vernos atormentados por esos pensamientos que, en los sueños, pudimos echar fuera.
      ¡Es tánto lo que no sabemos!
      Un saludo cordial amiga mía.

      Responder
  4. 4
    emilio silvera
    el 5 de noviembre del 2015 a las 7:52

    Lo cierto es que, soñar, es algo que necesitamos… ¡Es tan vida la vida real! De vez en cuando, hay que evadirse.

    Responder

Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Subscribe without commenting