domingo, 22 de julio del 2018 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




Os hablaré de REMS, una estación meteorológica especial

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en exploración del espacio    ~    Comentarios Comments (0)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Javier Gómez-Elvira, investigador del CAB (INTA-CSIC): “REMS registrará seis parámetros atmosféricos distintos”

jgb

23/11/2011

(infoespacial.com) Madrid.- Javier Gómez-Elvira, ingeniero en robótica del Centro de Astrobiología (CAB) del INTA-CSIC, e investigador principal del REMS (Rover Environmental Monitoring Station), explica que el instrumento desarrollado en España para Curiosity registrará seis parámetros atmosféricos: dirección y velocidad del viento, presión, humedad relativa, temperatura del aire, temperatura del terreno y radiación ultravioleta. (por cierto, se ha detectado que la atmósfera de Marte está saturada de vapor de agua?

Todos los sensores están localizados en torno a tres elementos: dos brazos unidos al Mástil de Teledetección (RSM), el sensor ultravioleta (UVS) situado en la cubierta superior del rover, y la Unidad de Control de Instrumentos (ICU) integrada dentro del vehículo.

“Los brazos son de aproximadamente de 1.5 metros por encima del nivel del suelo. La longitud de los mismos es similar al diámetro del RSM, y por lo tanto, la perturbación del flujo de viento por el RSM puede alcanzar la punta del brazo donde está ubicado el sensor de viento”, señala el investigador.

El rover Curiosity de la misión Mars Science Laboratory (MSL) de la NASA despega este sábado desde Cabo Cañaveral, en EE UU, rumbo a Marte. El vehículo incorpora dos instrumentos con tecnología española: la estación de monitorización medioambiental REMS y una antena de alta ganancia para enviar datos a la Tierra. El objetivo de la misión es determinar la habitabilidad del planeta rojo.
“El aspecto más importante del Mars Science Laboratory es que, a diferencia de otras misiones a Marte en la que los geólogos solo nos pudieron decir la composición de las rocas y si había habido agua, ahora se van a desarrollar estudios de química orgánica para buscar moléculas o procesos que se asocian con la vida”, explica a SINC Ashley Stroupe, ingeniera robótica en el JPL de la NASA y participante en este proyecto.
“También se observarán muchos otros aspectos del entorno marciano para determinar si pudo haber sido habitable alguna vez –añade la científica–, aportando nuevos enfoques sobre la historia de este planeta y la posibilidad de que la vida apareciera allí, o incluso que todavía exista oculta en alguna parte”.

El Rover Environmental Monitoring Station (REMS) es un instrumento desarrollado en el Centro de Astrobiología (INTA-CSIC) para explorar el medio ambiente en la superficie de Marte a borde del Mars SciencieLaboratory (MSL) de la Agencia Espacial de los EE UU (NASA). El MSL bautizado para el gran público como Curiosity es un vehículo que estudiará la habitabilidad del planeta y valorará si Marte fue o es todavía entorno adecuado para poder sostener la vida microbiana.

En su operación nominal a lo largo de un período mínimo de dos años terrestres (un año marciano, aproximadamente), REMS registrará durante un intervalo de cinco minutos cada hora, la temperatura del aire, la presión, la humedad relativa, la temperatura del suelo, la velocidad y dirección del viento y la radiación ultravioleta (UV).

El registro sistemático de dichas variables medioambientales permitirá caracterizar, entre otros fenómenos, la dinámica de capa límite de la atmósfera marciana, ciclos del agua y del polvo, y los niveles de radiación UV, contribuyendo de este modo a los objetivos fundamentales de la misión MSL.

La construcción, calibrado y prueba del instrumento REMS ha sido dirigida por el Centro de Astrobiología /CAB, CSIC-INTA), en colaboración con la Empresa EADS/Crisa, la Universidad Politécnica de Cataluña, el Instituto Meteorológico Finlandés (FMI), la Universidad de Alcalá de Henares y diversas instituciones norteamericanas.

Curiosity con REMS a bordo , fue lanzado con éxito por un cohete Atlas V el pasado 26 de noviembre de 2011 desde Kennedy Space Center, en Cabo Cañaveral (cerca de Orlando, Florida, USA). En la actualidad viaja sin mayor novedad hacia Marte, donde se espera que llegue en Agosto de este mismo año. Todas las pruebas hechas después del lanzamiento han confirmado que todos los sistemas (incluyendo REMS), funcionan según lo esperado.

A lo largo de la Historia de la exploración espacial, las Agencias de la Unión Soviética, Estados Unidos, Europa y Japón, han enviado a Marte varias decenas de plataformas espaciales. El motor de esta búsqueda es el afán de alcanzar nuevas fronteras del conocimiento, explorar entornos desconocidos y superar desafíos tecnológicos. Aproximadamente dos terceras partes de estas misiones, han fallado de una u otra manera antes del comienzo de la misión.

La mayor parte de las misiones científicas de exploración de Marte se han desarrollado en satélites que orbitan alrededor del planeta y utilizan técnicas de detección remota (teledetección) para caracterizar la superficie y el subsuelo del planeta, la geología y la mineralogía, Actualmente continúan en operación, investigando la superficie y la atmósfera de Marte, los orbitadores:

                                             Mars Reconnaissance Orbiter (desde 2006)

 

 

                                    Mars Express (de la ESA, desde 2003), y

 

 

                                          Mars Odyssei (desde 2001),

Y como vehículo de superficie, de los Mars Exploratión Rovers (MER)…el

Recientemente ha llegado a su fin con éxito dos misiones muy fructíferas, un orbitador, el Mars GlobalSurveyor (1997-2006)

 

 

y el otro vehículo de los MER, el Spirit rover (2004-2010).

Las técnicas de detección remota han sido explotadas hasta la fecha con gran éxito. Se han utilizado: espectrómetros (tanto en rango visible, como en el infrarrojo o en el ultravioleta), cámaras con capacidad para tomar imágenes de alta resolución, rádares para el estudio del subsuelo, detectores de campo magnético, detectores de neutrones, etc. No obstante la detección remota tiene ciertas limitaciones a la hora de caracterizar los fenómenos de superficie. Por un lado cada punto del planeta es observado a distintas horas del día y en distintas estaciones por lo que no es posible adquirir una secuencia sistemática de procesos locales que varíen en escalas de tiempos pequeñas.

En fin, que todas las misiones encaminadas a explorar el exterior, siempre resultarán muy complejas y, Marte, es como una pieza de toque, un laboratorio en el que ensayar para mayores proyectos.

Esperemos que, ahora que está bien asentada en aquel planeta, Curiosity nos pueda enviar buenas nuevas y buenas noticias. Imágenes ya nos facilita algunas pero… ¡queremos más! Además… ¡De la vida ni rastro!

emilio silvera

 


Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Subscribe without commenting