jueves, 26 de noviembre del 2020 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




¿Cómo serán ellos?

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Vida en otros mundos    ~    Comentarios Comments (29)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Nos embarga una ilusión, una esperanza, y, al mismo tiempo, un temor: ¿Estaremos sólos? Y, si no lo estamos, ¿cómo serán esos otros mundos y que criaturas lo pueblan? ¿Si alguna vez llegamos allí, seremos tan destructivos como lo hemos sido aquí en la Tierra? ¡Esperémos que no! Y, sobre todo, en ese primer contacto, ¿Sabremos comportarnos y respetar sus derechos?

 

Imagen de la película Avatar.  (Ver ficha)

Fascinantes criaturas de exóticas bellezas nos podrían estar esperando, en un futuro lejano, en esos mundos soñados que tantas veces hemos posido imaginar. Es difícil saber qué comportamiento tendremos con ellos si eso llega a sucecder, sin embargo, el ejemplo que nos deja la película a la que pertenes estas fotografías, en verdad, no es muy alentador ni dice mucho en favor de nosotros que, irrumpimos por la fuerza en un planeta extraño y, violando todas las reglas, pasamos por encima de los derechos de otros para conseguir nuestros objetivos. ¿La Civilización que ocupa el planeta? ¿Qué importa? Si hay que destruirla, ¡adelante!

Imagen de la película Avatar.  (Ver ficha)

La fuerza bruta que siempre acompaña a la falta de inteligencia, es la única salida para seres  de cuya racionalidad, podríamos dudar sin el menor temor a equivocarnos. Destruir nunca será el camino más conveniente. Si respetamos seremos respetados. Sobre todo, no podemos llegar a nuevos lugares pretendiendo imponer nuestras costumbres y nuestras reglas. En esos otros lugares donde existen seres que tienen su propia forma de vivir, se impone, sobre todo, que supeditemos nuestro comportamiento a su propias reglas a su propio mundo. Los extraños allí, seremos nosotros. Ellos, a diferencia de nuestra Civilización Terrestre. sí han sabido convivir con su entorno, han creado una especie de simbiosis que une a los seres de su mundo, sean seres racionales o plantas, hasta el punto de poder comunicarse entre ellos en un alta grado de compenetración que va mucho más allá de lo físico.

Imagen de la película Avatar.  (Ver ficha)

En esos otros Mundos de Paisajes Idílicos (también la Tierra los tiene), pueden vivir seres que han optado por otras maneras de vivir, más conectados con la Naturaleza a la que respetan y comprenden al ser conscientes de que ellos mismos, forman parte de ella.

Imagen de la película Avatar.  (Ver ficha)

Si algún día conseguimos llegar a uno de esos Mundos y no sabemos respetar lo que allí nos podamos encontrar, entonces, habrá que repudiar a la especie Humana. Una Especie que habiendo evolucionado durante muchos miles de años, en realidad, hasta el  momento presente, aprendió poco, muy poco de la esencia de la vida y de los verdaderos valores de la Naturaleza misma que, nos envía mensajes que no sabemos (a vecfes no queremos) escuchar.

Imagen de la película Avatar.  (Ver ficha)

Una de las cuestiones que podrían ser importantes para nosotros, si llegamos a ese momento crucial de conocer a otros seres habitantes de planetas más allá de nuestro Sistema Solar e incluso, de otras galaxias, es la de tratar de comprender que, la Belleza puede estar en todas partes y, aunque para nosotros, en ciertas circunstancias pudiera parecer extraña o diferente, tendremos que tratar de comprenderla. No debemos extrañarnos de encontrar seres que, morfológicamente sean muy diferentes a nosotros. Lo importante es que tengan una Mente que, como la nuestra, sepan comprender que son, en definitiva, simples pobladores de un Universo “Infinito”.

Imagen de la película Avatar.  (Ver ficha)

Este ejemplo al que hoy nos hemos agarrado para poder hablar del tema, es el de una simple película inventada por la Imaginación humana pero que, sin duda alguna, podría ser una premonición de lo que en el futuro nos podremos encontrar.

La historia que narran, desde el principio, nos pone a favor de los habitantes de ese Mundo agredido y de sus habitantes, hasta tal punto es así que muchos de los terrestres que visitan aquél planeta, no dudan, en dar sus propias vidas por preservar aquel mundo de fantasía real, donde seres muy especiales, conviven con su mundo y hablan con él, consumen sólo lo que necesitan y no matan por matar. Respetan hasta extremos increíbles todo lo que, para ellos, supongas formas de vida sea cual pudiera ser la manera elegida para representarla. ¡Qué envidia me dan!

Imagen de la película Avatar.  (Ver ficha)

Tendremos que aprender a mirar más allá de la superficie, a entender los mensajes que nos envían la mirada de esos nuevos y exóticos seres y, sobre todo, tratar de comprender su mundo, sus maneras para poder respetarlas y hacernos acreedores, nosotros también a su respeto.

Imagen de la película Avatar.  (Ver ficha)

                                            ¡Quién pudiera ser uno dee los afortunados que, en el futuro, visitarán algunos de esos Mundos!

Nos quedan muchos muros por derribar, muchas puertas que abrir para las que aún, no poseemos ni las llaven que las pueden abrir, y, sobre todo, para que eso llegue y sea una realidad, lo más importante será que, en nosotros, en nuestro interior, cambien muchas cosas.

Me gustaría que el primer encuentro no fuese aquí en la Tierra, que los visitantes fuésemos nosotros y, como antes digo, espero que para entonces, la Humanidad sea otra.

emilio silvera

 

  1. 1
    emilio silvera
    el 30 de marzo del 2011 a las 12:06

    Existen otros mundos y otras formas de vida.
    ¡Quién pudiera vivir para verlos!

     

    Responder
  2. 2
    Abdel Majluf
    el 30 de marzo del 2011 a las 13:15

    ¿Y si nos estuvieran observando? …tu artículo, me trajo a la memoria algo que habia escrito hace algún tiempo, quizas podría servir para pensar en s se diera al reves. ( este artículo esta un poco recortado, es mio, pero no lo pude rescatar completo).

     


    Ya han pasado más de 400 años desde que Galileo nos legó ese gran invento, que es el telescopio, gracias al cual hemos podido salir de nuestra miopía cósmica para ir observando cada día más y más lejos, buscando por allí, algún indicio de un gemelo planetario.
    La investigación exoplanetaria es un tema realmente candente, tiene un gran objetivo, descubrir planetas habitables similares al nuestro, ésta se basa en tres pasos: los observadores deben decir que hay allí afuera, luego los teóricos deben conjeturar que podríamos encontrar y, por último, los tecnólogos deben decir que instrumentos necesitamos para encontrar esas elementos.
    PLANETAS
    Y si desde otro planeta nos estuvieran observando ¿Cómo nos verían? Digamos, que lo primero que visualizarían, sería nuestra estrella el sol, luego escudriñando en la zona habitable, es decir, donde el agua se puede presentar en estado líquido, encontrarían a nuestra tierra, el tercer planeta más cercano al sol y el más denso de todos, respecto a su tamaño, desplazándose alrededor del astro, a una distancia de unos 150 millones de kilómetros, geológicamente, verían que es un planeta rocoso activo, que está compuesto, principalmente de roca derretida en constante movimiento en su interior, cuya actividad genera a su vez un fuerte campo magnético.
    Sobre ese ardiente líquido, flota roca solidificada o la llamada corteza terrestre, sobre la cual se observan los océanos líquidos, que ocupan cerca del 71% y el resto compuesto por tierra firme. A su lado divisarían nuestra Luna, el único satélite natural que tenemos y que quizás se formó de un impacto de un asteroide con la Tierra, lo que expulsó al espacio el material más liviano que la formaría, de la atracción gravitatoria entre ambos cuerpos podrían deducir que existe generación de mareas en nuestros océanos.
    COMPOSICIÓN
    Sin lugar a dudas, sus ojos estarían puestos en nuestras azules aguas, pues de allí germina la vida. De un análisis espectroscópico más agudo, quizás divisarían los llamados mares de Ardora, aquellas más de 200 zonas oceánicas que se ven iluminadas desde el espacio y que representan zonas donde habitan peces, bacterias y otros seres que emiten luz.
    Estudiando nuestra atmósfera, concluirían que está compuesta por varios gases que formarían el aire, un 78% de nitrógeno, 21% de oxigeno y trazas de otros como vapor de agua, con una densidad aceptable para que puedan volar algunos animales (nuestras aves) y, quizás agudizando el lente, encontrarían las grietas que presenta nuestra magnetosfera y por donde ingresan las partículas nocivas de la marea solar. Ese es nuestro planeta, filosóficamente, nuestra nave planetaria, donde viajamos a más de 1 millón de kilómetros por hora en un suburbio de uno de los brazos espirales de nuestra galaxia.

    Ya han pasado más de 400 años desde que Galileo nos legó ese gran invento, que es el telescopio, gracias al cual hemos podido salir de nuestra miopía cósmica para ir observando cada día más y más lejos, buscando por allí, algún indicio de un gemelo planetario.
    La investigación exoplanetaria es un tema realmente candente, tiene un gran objetivo, descubrir planetas habitables similares al nuestro, ésta se basa en tres pasos: los observadores deben decir que hay allí afuera, luego los teóricos deben conjeturar que podríamos encontrar y, por último, los tecnólogos deben decir que instrumentos necesitamos para encontrar esas elementos.
    PLANETAS
    Y si desde otro planeta nos estuvieran observando ¿Cómo nos verían? Digamos, que lo primero que visualizarían, sería nuestra estrella el sol, luego escudriñando en la zona habitable, es decir, donde el agua se puede presentar en estado líquido, encontrarían a nuestra tierra, el tercer planeta más cercano al sol y el más denso de todos, respecto a su tamaño, desplazándose alrededor del astro, a una distancia de unos 150 millones de kilómetros, geológicamente, verían que es un planeta rocoso activo, que está compuesto, principalmente de roca derretida en constante movimiento en su interior, cuya actividad genera a su vez un fuerte campo magnético.
    Sobre ese ardiente líquido, flota roca solidificada o la llamada corteza terrestre, sobre la cual se observan los océanos líquidos, que ocupan cerca del 71% y el resto compuesto por tierra firme. A su lado divisarían nuestra Luna, el único satélite natural que tenemos y que quizás se formó de un impacto de un asteroide con la Tierra, lo que expulsó al espacio el material más liviano que la formaría, de la atracción gravitatoria entre ambos cuerpos podrían deducir que existe generación de mareas en nuestros océanos.
    COMPOSICIÓN
    Sin lugar a dudas, sus ojos estarían puestos en nuestras azules aguas, pues de allí germina la vida. De un análisis espectroscópico más agudo, quizás divisarían los llamados mares de Ardora, aquellas más de 200 zonas oceánicas que se ven iluminadas desde el espacio y que representan zonas donde habitan peces, bacterias y otros seres que emiten luz.
    Estudiando nuestra atmósfera, concluirían que está compuesta por varios gases que formarían el aire, un 78% de nitrógeno, 21% de oxigeno y trazas de otros como vapor de agua, con una densidad aceptable para que puedan volar algunos animales (nuestras aves) y, quizás agudizando el lente, encontrarían las grietas que presenta nuestra magnetosfera y por donde ingresan las partículas nocivas de la marea solar. Ese es nuestro planeta, filosóficamente, nuestra nave planetaria, donde viajamos a más de 1 millón de kilómetros por hora en un suburbio de uno de los brazos espirales de nuestra galaxia.

    Responder
  3. 3
    Abdel Majluf
    el 30 de marzo del 2011 a las 13:26

    Amigo emilio, claramente deben haber allí afuera milies de mundos habitados como el nuestro, con seres menos, igual o mas evolucionados que nosotros, de distinta o igual compsición.

    El otro día pensaba en titán, la luna mas grande de saturno, quizas una casa de la misma cuadra nuestra, cercana, en nuestro mismo sistema solar, pero si existen mares, lluvias, aunque sean de metano, quizas signifique la existencia de seres distintos, que incluso no podemos ni siquieraq observar, la materia como la conocemos, no tiene porque ser la única forma existente, claramente en nuestro universo, nuestra percepción equivale a tan solo el 5% del universo.

    No me cabe la menor duda de que existe vida allí arriba, y por una razón muy simple, si el universo es infinito o se extenderá hasta el infinito, entonces, infinitas son las probabilidades de que se repita un mismo acontecimiento, si nosotros, un planeta con seres vivos, somos un acotecimiento, entonces, infinitas son las opciones de que se repita

    Responder
  4. 4
    Abdel Majluf
    el 30 de marzo del 2011 a las 13:31

    me rememoraste antiguos escritos;

    ¿Como sería nuestro encuentro con exoplanetas habitables?


    Tema: Exobiología.

    Hoy estamos entrando en una nueva etapa espacial, me refiero a la conquista de nuevos mundos, las grandes potencias comienzas a formar sus prototipos de naves tripulables para ir por fin en busca de otros mundos habitados. Estas tierras podrían ser planetas o lunas, pero por otro lado nuestros telescopios prosiguen a la casa de exoplanetas con características similares al nuestro, donde podría encontrarse la vida.

    ¿De ser así, con que nos podríamos encontrar? He allí la gran interrogante, en este artículo trataremos de resolver aquella pregunta que tanto insita al ser humano.

    Primero, diríamos que lo que buscamos o mas bien lo que somos capaces de encontrar, es un tipo de vida de condiciones similares a la que nosotros conocemos, por esto nuestros ojos están puestos en planetas parecidos a como ha sido nuestro planeta a lo largo de su evolución, por lo que estos posibles mundos necesariamente deberían contar con la presencia de agua, pero esto no es tan difícil, pues según la teoría de nuestra propia existencia, el agua llego a nuestro planeta por medio de meteoritos ,
    tal vez un bombardeo de estos trajo esta semilla inicial esencial para el surgimiento del caldo primordial de la vida, las colisiones de meteoritos son un efecto normal en nuestro sistema solar por lo que este debería ser igual en toda partes de acuerdo al principio de homogeneidad universal. Además estos cuerpos poseen aminoácidos, elementos esenciales para la generación de vida.

    Entonces ¿con que nos podríamos encontrar? Bueno Se podrían dar tres opciones que el planeta fuera más joven, que tuviese una edad parecida a la nuestra o que este fuera más viejo que el nuestro.

    En el primer caso, un planeta más joven, tal vez encontraríamos vida unicelular, sin forma como los primeros microorganismos que existieron en nuestro planeta,
    Tal vez un poco mas avanzados con existencia de estromatolitos,
    Uno de los organismos unicelulares primogeneos de la evolución terrones rocosos, cada planta, animal y todos nosotros los seres humanos debemos la vida a ellos, estos han demostrado que han sido la mas exitosa forma de vida en nuestro planeta por mas de 3.000 millones años, se dic que su evolución data de mas de 4.000 millones de años, están compuestos de la forma mas simple de vida, bacterias, millones de microorganismos llamados bacterias siena, que obtienen su energía de la luz solar, esta bacteria hizo algo extraordinario al captar luz solar y crear fotosíntesis, rompió sus vínculos químicos con el agua y emitió algo que cambio completamente al planeta, libero oxigeno, se piensa que en un periodo de mas de 2.500 millones de años los estrombolitos cubrieron todas los bajeos oceánicos del planeta entregando una enorme cantidad de oxigeno, dando de resultado un planeta con una atmósfera rica en oxigeno romper su vinculo , a lo mejor algún invertebrado en sus primeras etapas de evolución.

    Recordemos que el nuestro planeta la vida comenzó en el mar, mediante fenómenos químicos, organismo unicelulares sin cerebro, si hoy pudiésemos retroceder unos 3.500 millones de años, de seguro no podríamos reconocer los tipos de vida existentes, pues serian casi brebajes minerales pero con capacidad de hacer copias de si mismas o en las profundidades de la tierra donde existen aun algunos tipos de microbios, que viven sin luz, ni oxigeno y que se alimentan de piedras de donde sacar y absorben energía, hablamos de la cianobacteria,
    las cuales son muy pequeñas para poder verlas pero el residuo que dejan en las piedras nos dejan la huella de que estuvieron comiendo allí, sin oxigeno los organismos vivos son capaces de encontrar otras formas de transformar la energía para poder vivir, este ejemplo de vida lo podemos encontrar en nuestro planeta en la llamada cueva de la araña,
    Si miráramos la estructura de una ameba,
    un organismo unicelular, veríamos como poseen un seudópodo, que es una cámara de comida, convierte la comida en moléculas, otras vacuolas recogen y expulsan agua, el mitocondrion produce energía química con la comida acumulada en la ameba y vigila el crecimiento de la célula y controla el ciclo de la vida, el núcleo contiene material genético como el ADN donde esta se divide para formar dos células hijas, dando lugar a la forma mas simple de reproducción de un organismo unicelular, creo necesario recordar a Anton Van Leeuwenhoek, creador del microscopio, gracias a este inventor y su invento, hemos podido observar estos microscópicos seres vivos, hoy ya se esta fabricando un microscopio para que este vaya en las sondas espaciales, para que mediante enterramientos en cortezas de hielo, puedan observar microscópicamente las aguas o suelos de otros planetas.

    Una atmósfera primogenia como la que hubo en la tierra hace 4.000 millones de años con un sol mucho mas suave, rica en hidrogeno, metano, amoniaco y vapor de agua los que bombardeados tal vez con una lluvia de relámpagos dio como resultado moléculas complejas de acido nucleicos y proteínas, tal vez los ingredientes esenciales para el desarrollo de la vida., tal vez las primeras células procariotas como las que aparecieron en nuestra tierra hace mas de 3.500 millones de años, hace 2.500 millones años aparece el oxigeno en la tierra, hace 408 millones de años aparecen los primeros anfibios, hace 360 millones aparecen los primeros reptiles, hace 145 millones de años se extinguen los dinosaurios, hace 5 millones años aparecen los homínidos, hace 2 millones de años aparece el hombre

    En el segundo caso, Si fuera de una edad parecida a la nuestra, encontraríamos a lo mejor algún tipo de mamífero bípedo proliferando por todos lados o tal vez un ser dominante parecido a nuestra raza humana, evolucionado con algún tipo de nivel tecnológico y claro con una gran flora y fauna de especies producto de los diferentes caldos químicos de la producción de la vida.

    En el tercer caso, Si el planeta fuera mas viejo, podría poseer algún tipo de vida mas parecida a la nuestra o a lo mejor debería de acuerdo a nuestra propia experiencia evolutiva, encontrarse algún tipo de vida súper evolucionada, un ser humanoide perfeccionado con mayor manejo y capacidades de dominio de la vida,
    Con una tecnología tan avanzada, que tal vez sería como la que hoy forma parte de nuestra ciencia ficción. De estos podríamos aprender mucho, pero solo esperemos que de darse el caso, esta raza sea pacífica, de lo contrario correríamos el riesgo de ser atacados y aniquilados completamente. Cual antigua aldea en busca de nuevas culturas llegará a la roma de Julio Cesar o al antiguo Egipto, imperios hambrientos de dominio y exterminación.

    O tal vez fuera todo al revés, un planeta viejo con mínima forma de vida y un planeta joven con mucha evolución, quizás, una interrogante que poco a poco estamos a punto de resolver.

    Responder
  5. 5
    Riesling
    el 31 de marzo del 2011 a las 1:16

    Pero pues todo lo que podamos conjeturar, imaginar, deducir… seria desde nuestro humano punto de vista, con nuestro entendimiento. Ya quisiera ser un mono para saber que se siente o un Navi y convivir con ese colorido mundo….
    Hace ya mucho tiempo hice un juego llamado “Diseña tu alien” para una feria científica, en el que los niños tomaban tarjetas, cada una con un ser de otro planeta con sus características, necesidades, etc, y las colocaba en el planeta donde el podría sobrevivir. Al final cada uno inventaba su propio alien. Lo difícil fue hacer los “alien” idear sus características, morfología, justificar el porque sobrevivirían en un planeta que yo mismo inventaría, tarde horas en hacerlos. Y la pregunta la tenia todo el tiempo ¿cómo serian ellos?. Silicio o carbono, agua o metano, terrestre o volador, inteligente, sentidos…. Trate de hacerlo lo mas realista posible, pero de nuevo el problema, lo hacia desde mi punto de vista humano, lo cual me dejaba pensando por horas.
    De cierto modo tuve que hacer lo mismo que James Cameron, hacer seres no tan distintos a nosotros (también imaginaba formas horrendas jeje). Me sirvió de inspiración para idearlos junto con Star Wars, algunos episodios de Cosmos, etc. Quizá, James los ideo así para que tuviera trama y hacer la película entretenida. Pero claro, quizá sean muy distintos a nosotros o quizá no. No lo sabré hasta ver la biología de otros mundos. Y aun así la distancia a ellos es enorme, también hay que respetar a aquellas formas de vida, también tomar en cuenta su escrito “De la materia “inerte” a los pensamientos” el cual me ha parecido muy bueno, tomar en cuenta las relaciones con ellos y el impacto que ocasionaríamos, etc…
    ¿Parece un gran lío no? (jeje)  Pero debemos pensar en todo lo tengamos oportunidad de pensar. ¿no? En este entretenido Universo.
    ♫ Un gran saludo le mando y hasta luego. ♪
     
     

    Responder
    • 5.1
      emilio silvera
      el 31 de marzo del 2011 a las 7:29

      Amigo Riesling, ¡cuánta razón lleva! No es fácil imaginar como pueden ser esos seres de otros mundos si tenemos en cuenta la cantidad de parámetros que intervienen en las formas y maneras de sus morfologías que, en realidad dependen del medio real en el que habiten, los materiales allí presentes, la atmósfera, la masa del planeta, la cercanía a su estrella madre, la existencia de fluídos y líquidos, grandes océanos y mares y un sin fin de cuestiones que, en cada caso, nos daría una especie diferente.
      Sin embargo (aunque no niego que otro elemento pueda ser posible como base para alguna clase de vida), mi opinión particular es que, la vida inteligente que podamos encontrar algún día por esos mundos, también, como la nuestra, estará basada en el Carbono y, aunque sean muy diferentes a nosotros en lo físico, en lo esencial, serán iguales.
      Dices bien al referirte al hecho cierto de que, siempre tendemos a conformar seres parecidos a nosotros, esa es la realidad pero, tienen que pensar que quizá, tal elección, sea intuitiva. La Tierra, nuestro planeta, es el único Laboratorio conocido en el que surgió la vida y evolucionó hasta ser consciente de sí misma y de su entorno. Si damos un paso más, podemos pensar que en el Universo existen unas leyes a las que todo y todos están supeditados. Los materiales de los que están hechos todos los objetos del Cosmos, desde un insignificante grano de arena de la inmensa playa, hasta la galaxia más grande del mayor supercúmulo conocido. Todo, sin excepción, son Quarks y Leptones.
      Si eso es así (que lo es), deberíamos pensar en el hecho cierto de que, aquí en la Tierra, con los materiales que el Universo genera en las estrellas y en las explosiones supernovas, han surgido a la vida “desde la materia inerte a los pensamientos” seres que, como nosotros, podemos estar hablando de todo esto.
      ¿Qué sería diferente en otros lugares parecidos a la Tierra? ¿Por qué allí esos seres habrían recorrido caminos diferentes para surgir a la vida y evolucionar? Bueno, diferentes en la morfología, Sí, pero, diferentes en las materia base, No. Al menos ese es mi pensamiento.
      Puede haber planetas de inmensa masa que sólo permita allí la existencia viviente de los insectos, ya que, seres mayores serían aplastados por la Fuerza de Gravedad del Planeta. En Otros mundos, quizá los seres sean excesivamente altos y de esqueleto endeble, la poca gravedad del planeta así lo requiere. Pero, de ahí a que, los materiales con los que estén conformados sean distintos al Carbono…Es, al menos dudoso, ya que, no creo que otro elemento (aunque se acerque al Carbono) sea tan idóneo para recrear la vida.
      ¿Como podríamos entender el Universo si en cada planeta las cosas funcionaran de manera distintas a las de la Tierra? Sería una locura. ¡Cientos de miles de millones de planetas! y, cada uno de ellos a generado formas de vida que, difieren de la nuestra en los los elementos de sus conformaciones. Poco probable.
      Como ejemplo de un Mundo que pudiera ser, el de Cameron es, en realidad, precioso y, tan creíble que hasta podría estar por ahí, perdido en alguna Galaxia lejana.
      Un saludo amigo.

      Responder
  6. 6
    kike
    el 31 de marzo del 2011 a las 11:17

    En las mentes de las, ordinariamente, inteligentes personas que imaginan como podrían ser los extraterrestres, existe no obstante a mi parecer una gran falla; no existe el término medio. O bien nos los pintan como bondadosos, elevados moral y físicamente y generalmente como un dechado de virtudes en contraposición a nuestras mezquindades, o bien nos los presentan como violentos, aniquiladores, invasores, sin el más mínimo respeto a otras razas, de las que se suelen aprovechar, y no pocas veces como alimento o recolección de algun compuesto humano, animal, vegetal o mineral, o todos al mismo tiempo.

     Si existen seres en otros mundos con la suficiente tecnología para visitarnos (Lo que parece bastante inverosimil dado las enormes distancias que nos separan), seguramente no tendrían cabida esos extremos; ni vendrían a aniquilarnos ni tampoco a bendecirnos; su comportamiento sería más bien parecido al de cualquier potencia de las que han existido en nuestra historia. Eso quiere decir que existirían individuos con diferentes categorias morales y éticas; con diferentes intereses, primando entonces los intereses de sus gobiernos; y entonces normalmente intentarían obtener algún tipo de beneficio, con menoscabo de los nuestros (Eso creo que está claro), pero dificilmente intentarían aniquilar las especies o destruir el planeta; tampoco convertirse en nuestros salvadores y benefactores; la realidad suele ser bastante más gris que las novelas o peliculas.

     Claro que siempre el miedo a lo desconocido es lo que dispara la violencia, y la simple constatación de la llegada de una nave alienígena podría causar un fuerte revulsivo en la Tierra, con un desenlace seguramente nada claro.

     En el caso contrario, si en el futuro el hombre llegara a un planeta habitado, las tornas se cambiarían, y entonces supongo que se actuaría con mucha cautela, pero con un interés escondido de aprovechar de alguna manera los recursos, conocimientos y todo lo nuevo que nos pudiera servir, aunque siempre existirian  personas que lucharan por el entendimiento y la paz; total, que actuariamos de la misma forma que los hipotéticos visitantes a nuestro planeta.

    (Por divagar que no quede…;P)

    Responder
    • 6.1
      Zephyros
      el 1 de abril del 2011 a las 1:10

      Creo que ya lo comenté en otra ocasión, un posible paso o salto evolutivo será aquel que permita a una especie no aniquilarse cuando empezó a tener capacidad para ello. Nosotros estamos empezando esa etapa crítica en la cual dependemos de ciertas personas o grupos que esperemos no entren en conflicto y pulsen ciertos botones.
       
      Entonces kike, yo me preguntaría, ¿qué tipo de seres pueden pasar esa etapa sin autoaniquilarse? de momento nuestro modelo no vale, pero sí valdría unos seres de gran bondad, unos seres que ya hayan pasado por esa etapa infantil. También es posible que el lado opuesto no se auto aniquile, aunque lo veo menos factible. Y los que corren más riesgo son los intermedios.
       
      Es decir, este podría ser un razonamiento que contradice tu tesis, pero como estoy divagando, tú me lo vas a permitir ;)
       
      Saludos!

      Responder
  7. 7
    PG
    el 31 de marzo del 2011 a las 15:24

    La verdad que cuando los leo hipotetizando sobre los extraterrestres, todos me convencen. 
    Pero por alguna razón me recuerda tambien a aquella anécdota que alguna vez escuché en que se cuenta que una niña de 4 años se disponía a realizar un dibujo.
    Y la maestra le pregunta:
    - Sofía, ¿qué vas a dibujar?
    - A Dios.
    - Pero Sofi, nadie sabe cómo es Dios.
    - Lo sabrán en un minuto. 

    Responder
    • 7.1
      kike
      el 31 de marzo del 2011 a las 15:42

      Pudiera ser que se diera la triste paradoja de que, existiendo numerosos mundos habitados, nunca llegaran a conocerse las distintas especies inteligentes.

       O en el futuro, creo que lejano, se descubre alguna forma de obviar el espacio, cosa que por ahora parece imposible, o las tremendas distancias existentes y la la vez la limitación de la velocidad máxima que puede conseguir un cuerpo, significarán que el contacto entre diferentes mundos nunca se pueda realizar; hasta podría llegar el momento en que existiera algun tipo de evidencia de vida extraterrestre, que podría venir principalmente por medio de las propiedades de la luz, pero no obstante nunca se pudiera avanzar nada más en ello, quedando únicamenteuna constancia inutil y vacia, que significaría un contrasentido y una frustración para los mundos afectados. Incluso podría ser que recibieramos una señal inequívoca de vida inteligente, pero que en el momento de recibirla, la fuente de origen hubiera ya desaparecido, o al revés, que al llegar la señal ya no existiera vida inteligente en nuestro planeta.

       Recuerdo haber leido a un matemático hablar sobre las loterias, diciendo que la posibilidad de acertar es tan pequeña que se puede despreciar, con lo que el hecho de que toque la loteria a alguien se puede decir que es imposible; no obstante cada día aparecen nuevos millonarios. Con lo de los extraterrestres pudiera pasar algo parecido.

      Responder
  8. 8
    Mauricio
    el 31 de marzo del 2011 a las 16:05

    ¿Porqué se habla de extra-terrestres, cuándo apenas nos preocupamos por nuestros compañeros terrestres?.  ¿Porqué la mayoría se molesta más en ir a otro planeta cuándo el nuestro está en problemas?.
    Saludos.

    Responder
    • 8.1
      PG
      el 31 de marzo del 2011 a las 17:02

      Sus dos preguntas dan por sentado que una cosa se opone a la otra. Pero el hablar de extraterrestres no se opone a el ocuparse de los terrestres, como tampoco el conocimiento de otros planetas se opone a ocuparse del nuestro. Y en rigor, yendo mas a fondo en la cuestión, podría acaso encontrarse con que no solo no se opone una cosa con otra, sino que la verdadera preocupación por la realidad del planeta y de sus habitantes, podría llevarle a querer conocer la suerte de otros planetas y por qué no tambien a conjeturar la posibilidad de inteligencias de distinto origen a la nuestra.

      Responder
      • 8.1.1
        Mauricio
        el 31 de marzo del 2011 a las 17:15

        Muy cierto PG, una cosa no quita la otra.

        Responder
  9. 9
    Zephyros
    el 1 de abril del 2011 a las 1:48

    ¿Cómo serán ellos?, muy sencillo: distintos :D
     
    No tenemos que irnos lejos para verificar que el aspecto de los seres que pueblan nuestro planeta es muy dispar dependiendo simplemente del ecosistema en el que se encuentran y grado de complejidad. Porque un cangrejo samurai que ha evolucionado gracias a parecerse al guerrero japonés en un claro ejemplo de evolución inducida no se parece en nada a una jirafa, ni esta a una sardina, ni esta a una abeja, ni esta a un perro, ni este a un delfín… primates… etc
     
    Es una “infinidad” de formas sólamente en nuestro puntito azul como para imaginar lo que habrá fuera. Que seguro hay, estoy convencido.
     
    Luego está el tema de la química, podría ser diferente, pero supongamos que no, que hablamos de química del carbono. Quizás tengamos que mirar atrás para ver un poco las condiciones por las que cierta parte de la familia de los primates evolucionaron por encima del resto de las especies. Creo como hecho importantísimo que dispusieran de manos con las que agarrar objetos y poder defenderse primero y cazar después. Porque un delfín podrá ser muy inteligente, pero para desarrollar esa inteligencia de forma que le permita crear algo tiene que poder cogerlo y manejarlo, así como transformarlo. Hoy por hoy sabemos que de momento a los delfines les quedan millones de años hasta que les salga apéndices que les permitan hacer cosas como las que hacemos o distintas, quién sabe.
     
    Bien, dicen que andar erguido tuvo su gran beneficio, yo creo que es porque dejó las manos libres sobretodo y permitió mejorar la perspectiva cuando de la caza se tratara.
     
    Por tanto, no es descabellado pensar que pies/patas brazos con manos y mantener cierta postura erguida podría ser un buen punto de partida para pensar en seres que hayan podido alcanzar cierto desarrollo tecnológico… vaya me voy acercando demasiado a las formas humanoides :D
     
    Claro que bien podrían tener varios brazos a modo de tentáculos terminados en manos todos y así en un par tener el ordenador, en otra el mando de la tele, en otra un libro (podrían tener varios ojos, y un cerebro dividido en distintas funciones independientes, de manera que se puedan hacer distintas cosas a la vez… (mi mujer dice que ellas, las mujeres, ya hacen esto, varias cosas al mismo tiempo, pero nosotros sólo hacemos una cosa cada vez y no siempre de forma satisfactoria  :D )
     
    Quién sabe, lo mismo la mujer es el siguiente paso evolutivo, ya se sabe que no se necesita al hombre para engendrar hijos, para eso está la genética y las células madre (ni estas llevan nuestro género) y pudiendo elegir sexo pues debemos andarnos con ojo, no vaya a ser que algún día se den cuenta y prescindan de nosotros ;)
     
    Volviendo al tema, ¿cómo serán ellos? pues serán distintos, yo qué se…. pero son y serán, no me cabe la menor duda.
     
    Veo factible lo que comentaba Kike, las enormes distancias si no se consigue burlarlas podrían ser un escollo infranqueable y no topemos nunca con otra civilización, aunque los detectemos vía señales o encontremos vida más básica en otros planetas. Hace pocos miles de años no éramos nadie, hace pocos cientos ni sabíamos que la Tierra es redonda, hace pocas décadas que se descubrieron las propiedades de los semiconductores que ahora nos permiten tener la tecnología actual. Hace pocos años que empezó a conseguirse a aplicar la superconductividad. Hace días que rezamos por que consigan parar el desastre de Fukushima. Realmente las posibilidades de existencia de vida fuera de nuestro planeta son increíblemente grandes, las posibilidades de vida inteligente serán estadísticamente enorme pero la probabilidad de contactar físicamente si no se arregla lo de las distancias juega en contra y debe ser baja y la probabilidad de encontrar a seres que después de 13500 millones de años de Universo, estén en un momento evolutivo y de desarrollo no muy diferente al nuestro (sea ahora o dentro de 1000 años) lo veo mucho menos probable
    Esperemos que si hay contacto, sea con buena “gente” y que para entonces lo seamos nosotros también, tardará en ocurrir seguro.
     
    Saludos!

    Responder
  10. 10
    emilio.silvera
    el 1 de abril del 2011 a las 11:03

    Estás claro que, “ellos” pueden ser de muchas maneras pero, lo importante es que “sean” y que, tantos mundos desperdigados (y que reúnen las condiciones necesarias para la vida) por el inmenso Universo, no estén desaprovechados y estén habitados por seres que, como en la Tierra, tengan la rica diversidad que aquí podemos contemplar a nuestro alrededor4.
    Como bien nos dice Zephyros, podemos imaginarlos como mejor se nos antoje, ya que, la diversidad de formas físicas que puedan existir, ¡dependen de tantas cosas! que, cualquiera (por extraña, exótica o rara que sea) pudiera ser una realidad en cualquiera dee esos miles de millones de mundos que son.
    La fascinación que sobre todos nosotros ejerce la idea de otras formas de vida fuera de la Tierra, es difícil de desterrar. Nuestra innata curiosidad, desde las más remotas épocas, nos llevó a plantear la pregunta: ¿Estaremos sólos?
    Pues no, estimados amigos, no estamos solos y sí muy bien acompañados pero, las inmensas distancias que nos separan, hará muy difícil el diálogo amigable que tanto anhelamos.
    ¡Quién sabe! La respuesta está en el aire y sólo el futuro la podría contestar pero, el futuro está lejos.

    Responder
  11. 11
    Guillermo Cano
    el 1 de abril del 2011 a las 14:13

    Amigos mios,
    Les dejo esta palabra de Carl Sagan
     
    “La vida terrestre esta muy relacionada. Hay una química orgánica y una herencia evolutiva en común. Esto limita mucho a nuestros biólogos. Estudian una sola biología, un solo tema en la música de la vida.
    Es la única voz en miles de años luz? O hay una fuga cósmica, con miles de voces, tocando la música de la vida en la galaxia?”
    Saludos

     

     

    Responder
  12. 12
    Simbionte
    el 1 de abril del 2011 a las 15:48

    Tal vez se cometa el error de afirmar que “ellos” son distintos a nosotros, quizá ese sea uno de los motivos que nos impide conocerlos y saber realmente como son, aún nos fijamos en las superficialidades de los seres, lo hacemos constantemente en nuestro planeta y entre nosotros, aunque mucho menos de lo que era hace unos siglos, eso nos dice que estamos evolucionando nuestro pensamiento, pero aún siento que nos falta un último cambio radical en cómo nos vemos a nosotros mismos, y eso mismo nos dirá naturalmente como serán ellos.
    El error está en pensar en las diferencias y no en las semejanzas, a fin de cuentas este razonamiento es el que nos lleva a separarnos de la realidad y de la propia naturaleza del Universo, aún se sigue pensando que somos “especiales”, aunque nuestras palabras quieran trasmitir lo contrario, desde nuestro inconsciente actuamos como si fueramos seres especiales. Este pensamiento nos hace dice también que el Universo se enfriará y terminará en una muerte que no podemos evitar, es obvio que ese será “nuestro” final si seguimos pensando de esta manera, separándonos constantemente de nuestra propia naturaleza, siendo individualistas, sin pensar al unísono como debería ser, al menos para mí. Porque constantemente decimos “todos somos uno” pero realmente no lo creemos, o eso pareciera ser así.

    Saludos cordiales.

    Responder
  13. 13
    emilio silvera
    el 2 de abril del 2011 a las 8:21

    “Todos somos uno” ¡Qué bellas palabras! Sin embargo, nuestros comportamientos distan mucho de refrendarlas.
    La verdad es que, a éstas alturas de nuestra evolución, se podría decir que levamos dentro un buen porcentaje bárbaro en el instinto ancestral de la defensa intuitiva contra lo que viene de fuera (entendamos por fuera todo lo que sea extraño al individuo como persona primero,  a nuestra propia familia después, al grupo local más tarde y así sucesivamente.
    No estamos mentalizados para ese “todos somos uno”, nuestro nivel de evolución no ha llegado tan lejos, y, aunque en verdad sí debiera ser así, lo cierto es que no lo es. Y, si esa es la realidad presente, ¿qué no sería con seres extraños, no ya de nuestro propio planeta, sino de otro muy lejano?
    Por otra parte, el pensar en diferencias es debido a que, las morfologías de esos posibles seres estarán supeditadas, como las nuestras aquí en la Tierra, a las condiciones del entorno. Por lo demás, podrían ser nuestros parientes universales, ya que, si lo pensamos bien, su origen es el mismo que el nuestro: ¡Las estrellas!
    En cuanto a creernos “especiales”, sería, además de una tontería, una gran temeridad. Nada puede negar ni afirmar que por ahí fuera no existan seres de evolución superior a la nuestra, de la misma manera que también la nuestra será superior a otras que civilizaciones que habitan mundos en evolución.
    El tema es apasionante pero, lo único que podemos hacer es conjeturar “lo que podría ser”.
    Hablamos de distancias imposibles, de tiempos inconmensurables, ambos parámetros (distancias y tiempos) que, por la ínfima duración de nuestras vidas, no estarán a nuestro alcance en muchos siglos o milenios, y, si durante la espera tenemos una visita no deseada desde el exterior…Se acabó la esperanza y el deseo de conocer a esos otros seres.
    Pero, como soñar no cuesta nada y nuestras mentes imaginan (imaginar es crear imágines) y crean un sin fin de mundos que, habitados por seres de las más diversas conformaciones e inteligencias que unas veces serán amigables y nos darán sus avanzadas tecnologías y otras, serán malignos y nos invadirán. Y, mientras tanto, el tiempo sigue pasando, nuestros ingenios van creciendo en poder, y, ese futuro que imaginamos…cada vez está más cercano.
    Pero, asentemos los pies en la tierra firme, volvamos a la cruda realidad, y, por un momento pensemos que, no tenemos medio ni para visitar el Planeta Marte que está a la vuelta de la esquina. Así que, paciencia y sigamos imaginando.

    Responder
    • 13.1
      kike
      el 2 de abril del 2011 a las 10:11

      Leyendo tu comentario, en especial cuando hablas de la duración “infima” de nuestras vidas, se me viene a la cabeza la vida que poseen algunas especies en nuestro planeta, que apenas alcanzan a vivir dos o tres días.

       Creo que sólo en eso se demuestra la relatividad del tiempo; estoy convencido de que esos seres, que en tres días cumplen su ciclo vital de nacimiento, crecimiento, reproducción y muerte, en ese lapso tan corto de tiempo son capaces de vivir una “vida completa”, ya que sus organismos suelen estar acelerados, o lo que significa lo mismo, viven el tiempo de una manera más lenta. De la misma forma quizás existan seres por esos mundos que tengan una esperanza de vida de cientos de años, pero muy posiblemente posean organismos mucho más ralentizados, sobre todo en su metabolismo,a través de los cuales tengan una percepción de la vida bastante más rápida; entonces la relatividad consistiría simplemente en que vivir tres días o quinientos años sería casi lo mismo, pues la percepción que causaría en cada especie no sería muy diferente.

       Saludos Maese.

      Responder
      • 13.1.1
        Emilio Silvera
        el 2 de abril del 2011 a las 12:38

        Llevas razón en lo que discurres, y, el mismo caso, lo podríamos tener en el astronáuta que viaja a la velocidad de la luz en una moderna nave a las estrellas. Su discurrir del tiempo es más lento al ir mucho más rápido, el vive en días lo que aquí en la Tierra serían años, sin embargo, al final de las dos formas de vida, los dos hicieron lo mismo: El astronauta y el mecánico en la Tierra. Simplemente que, ambos lo hicieron en tiempos de distinta duración debido a la celeridad con la que cada uno llevó a cabo su actividad.

        Es verdad que todo es relativo. El tiempo de vida también.

        Hay seres que en una semana hacen lo que nosotros en 80 años. Son ciclos diferentes para cumplir la misma misión. Aunque, siempre habrá quien diga que, nosotros (“los especiales”) hacemos algo más que nacer, reproducirnos y morir…

        De todas las maneras, somos más iguales al resto de los animales de lo que, a veces, queremos reconocer. Sí nos separan algunas cosas pero, tampoco conocemos nosotros muy bien aquellas en las que “ellos” nos superan.

        En fin, es todo tan complejo para lo poco que sabemos.

        Responder
    • 13.2
      Simbionte
      el 2 de abril del 2011 a las 15:23

      Mucho gusto Sr. Don Emilio, primero debo pedirle disculpas por haber ingresado en mis opiniones de una manera casi abrupta, y sin presentarme.
      Como verá mi nombre es Simbionte, mi origen es el mismo que el de los demás, y mi destino se va creando paso a paso, pero además, la ayuda que me brindan mis compañeros de mi entorno social, hace que ese paso a paso, evolucione de manera más efectiva y veloz, ya que trabajamos todos conjuntamente con el mismo objetivo de crecer al unísono.
      Ciertamente, no somos (“seres especiales”), por este motivo es que somos capaces de formar esta inteligencia colectiva, de lo contrario, cada uno tiraría de su lado y poco avanzaríamos, esa es la cruda realidad. El que tira para su propio lado, es, por fuerza, alguien que se cree “especial” a los demás, esa es mi sincera opinión.
      ¡Todos somos uno!, más que unas simples bellas palabras que satisface a los ojos del lector, y engalanan, a los escritores que tienen el coraje de redactarlas, es un hecho y no una fantasía.

      Muy atte. Lo saludo de manera cordial y distendida.
      Sr. Simbionte.

      Responder
      • 13.2.1
        kike
        el 2 de abril del 2011 a las 18:18

        Ya lo sé, ya lo sé…., pero es que no puedo evitar decir algo al Sr. Simbionte.

         En primer lugar me choca sobremanera que pese a su nick, supongo que elegido a propósito, y que significa  que sepa la unión (voluntaria o nó) de dos o más organismos, luego suelte eso de “Todos somos uno”, acompañado de frases un tanto equívocas como “inteligencia colectiva”; vamos, que por parafrasear y quedarme tan pancho siguiendo la corriente, podría decir eso de “algo huele a podrido en Dinamarca”; hasta su identificación propia como “Señor” es equívoca con esa pretendida unión de cuerpo y alma con el resto de las especies.

         Pero….vamos, a lo que iba; únicamente quisiera una aclaración; Señor Simbionte: su simbiosis, ¿de que tipo es?; porque espero que no sea del tipo parasitario; más que nada para evitar que se pueda alimentar a costa de los lectores/comentaristas de Observatorio; mira por donde eso también tiene otro nombre más corriente; se llama “rémora”; y en la web se podría traducir por “troll”. 

         Señor Simbionte, lo haces tan mal, tan rematadamente mal, que con sólo un par de comentarios te delatas. Si lo tuyo es algún tipo de enfermedad, convendría que la trataras,(A lo mejor quizás bastara cambiar esos amigos de tu entorno social), pero deja de intentar confundir a las personas bienintencionadas, que pueden leer estas cosas con toda su buena fé y acabar con un embrollo mental que no se merecen.
        (Es que tengo un día un poco malo y estoy hasta la coronilla de estupideces).

         PD. Y ahora que venga algún “salvador” del alma humana para decirme que soy intolerante.

          Y ya entiendo que no se puede dar alimento a los trolls, pero es que este cambia de forma contínuamente…..

        Responder
        • 13.2.1.1
          emilio silvera
          el 2 de abril del 2011 a las 19:56

          ¿Será en verdad un troll? Mi respuesta de arriba es sincera y, como siempre me pasa, nunca veo mala intención en nadie. Si es asi, peor para él. Si no lo es, mi respuesta ha sido sincera.
          En cuanto a lo que dice el Sr. Simbionte, como cada cual es “su propio mundo”, cuando el asunto se sale de lo puramente científico, me limito a no profundizar en las palabras o el sentido que estas puedan llevar si de lo personal se trata.
          Pero, ¿será posible que existan personas que disfruten molestando a los demás sin un motivo que lo justifique?
          En fin, dejémoslo aquí.
           
           

      • 13.2.2
        emilio silvera
        el 2 de abril del 2011 a las 19:43

        Amigo Simbionte, es un placer tenerte por aquí, donde se reune un grupo de buena gente que, expone su opinión sobre los temas tratados y, también, donde por regla general, predomina el respeto hacia los compañeros de tertulia virtual. Desde el primer momento que apareció, le consideré uno más.
        Está claro que todos venimos de un origen común que nos une (al menos así debería ser) y, precisamente por eso, debemos aunar los esfuerzos en todos los campos del saber para lograr metas importantes.
        Parece que eres una persona joven y, no me cabe la menor duda de que es importante tener compañeros en los que apoyarse y, al mismo tiempo, brindar nuestro apoyo a los demás, ese trabajo conjunto nos da seguridad y enriquece. A medida que recorremos los caminos que nos ha tocado en suerte andar, adquirimos experiencia y vamos aprendiendo de la vida misma.
        Claro que, tampoco está mal buscar el apoyo de los que saben más que nosotros (en los libros están sus palabras y experiencias) para tropezar lo menos posible.
        Bienvenido seas a este humilde rincón de la Ciencia donde todos los amigos podemos opinar y dar nuestra versión, con lo cual, como bien dices, nos apoyamos los unos a los otros y todos aprendemos de todos.
        Un saludo cordial, amigo Simbionte.
         

        Responder
        • 13.2.2.1
          Simbionte
          el 2 de abril del 2011 a las 20:57

          Sepa comprender, cuando suelo ingresar a un lugar ajeno soy de pedir un enorme favor, si es posible que me definan algunas palabras para no que no surja algún malentendido, de este modo se puede entablar una bonita y amena relación, en donde podamos aprender el uno del otro, sin ofensas al prójimo y con el mutuo deseo de conocer sobre cualquier tema relacionado con el bienestar de toda la humanidad, y, si es por el camino científico, ¡mucho mejor!.
          Primero quisiera pedirle si no es mucha molestia como define “respeto”, me ha gustado lo que dice sobre cómo se debe manejar la tertulia virtual, ya que si el respeto se basa en como lo hizo una persona la cual no es usted, no podría ejercer ese nivel de “respecto” en mi persona, está fuera de mi naturaleza.
          Segundo, lo que da por sentado por “joven” es algo relativo desde mi perspectiva social en la que me manejo, ya que dependería en como haya utilizado su propio tiempo de vida hasta cierta edad representada en años (intervalos de tiempo).
          Tercero, lo de “apoyo” no me termina de cerrar, yo soy de los que piensan que cuando uno busca un apoyo es más que nada, cuándo necesita algún tipo de ayuda en algo, ciertamente no es eso lo que yo busco, agradezco igualmente el apoyo que brinda desinteresadamente.
          Por el resto estoy más que de acuerdo con todo lo que ha expuesto, gracias por la bienvenida que es bien recibida.

          Saludos amigo Sr. Don Emilio.
          Muy atte, Sr. Simbionte y compañía.

  14. 14
    nelson
    el 2 de abril del 2011 a las 22:00

    Hola muchachada.
     
    Jazz, humor y fantasía:
     
    http://www.youtube.com/watch?v=gtJdtdJxifc
     
    Porque también tenemos derecho a la sonrisa.
     
    Saludos cordiales.

    Responder
  15. 15
    emilio silvera
    el 15 de mayo del 2014 a las 12:21

    Lo cierto es que, cuando tocamos el tema de otros mundos con presencia de vida y que esta, además, sea inteligente, no podemos dejar de escenificar diferentes panoramas que, por una parte son atractivos y esperanzadores y, por la otra, son de tal calibre que te embarga una especie de desazón e inquietud que, te hace no desear tal encuentro.
    ¿Quién puede decir ahora lo que pasará si conseguimos llegar a otros planetas habitamos en el futuro, o, por el contrario, son “ellos” los que vienen a visitarnos? Ante tal posibilidad… ¡Las opciones son tántas que…, hacemos un revoltijo con todas ellas y, nunca, nos quedamos satisfechos!
    Hay cosas difíciles de asimilar y, desde luego, para muchos, la vida fuera de la Tierra es una de ellas. Sin embargo, eso sería la normalidad, toda vez que, al ser el Universo el mismo en todas partes, también en todas partes podrá surgir la vida.
    ¿Qué generación será la… ¿afortunada?, o, la que tenga que soportar una terrible verdad que no queremos asumir?
    Aquel muchacho cantaba:
     

    “Mi abuelo tiene un cabrito,
    decía que lo quería matar,
    del pallejo haría un pandero,
    lo que sea sonará.

    Claro, en algún momento del tiempo futuro, los que estén aquí vivirán lo que, en tal encuentro, pueda suceder.

    Responder

Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Subscribe without commenting