miércoles, 11 de diciembre del 2019 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




Una mala Noticia

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en ¡Noticias!    ~    Comentarios Comments (13)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Miércoles, 20 julio 2011

ASTRONÁUTICA

El ‘James Webb’ pende de un hilo

El proyecto estrella de la NASA, el telescopio espacial James Webb, podría verse truncado. La agencia estadounidense ya ha avisado de que no estará listo hasta, por lo menos, 2018 –con un retraso de cuatro años– y que costará 2.000 millones de dólares más de lo previsto. Ahora, un comité del Congreso de EE UU quiere cortar el grifo a la financiación de este instrumento que debería sustituir al Hubble para explorar los rincones más antiguos del universo.

Tras la ventana de una sala blanca en el edificio 29 del Goddard Space Flight Center (Maryland, EE UU), los ingenieros de la NASA, enfundados en trajes como los de las películas, trabajan sobre las piezas del telescopio espacial James Webb. Es el sustituto del Hubble, la herramienta más poderosa que los astrofísicos tendrán en sus manos durante las próximas décadas. La información oficial colgada en las paredes anuncia que estará listo en 2014, pero la mueca del jefe de prensa expresa que de ninguna manera se va a cumplir el plazo.

El presupuesto inicial del James Webb Space Telescope (JWST) era de 5.000 millones de dólares y su lanzamiento estaba previsto para 2014. En octubre del 2010 un informe independiente elaborado por John Casani a petición del gobierno de EE UU reveló que su coste final sería de 6.500 millones de dólares y que no estaría listo hasta finales de 2015. Ahora se habla de más de 7.000 millones de dólares y la NASA ha declarado que, como pronto, podría ponerlo en órbita en octubre de 2018, y eso en caso de recibir financiación extra. Si no es así, se podría posponer hasta pasado 2020.

El caso es comparable con el de aquel que quiere reformar su cocina, acepta el presupuesto de un albañil y cuando ya ha gastado más de la mitad, descubre que la obra será bastante más cara y lenta que lo acordado. Lógicamente se plantea cancelar la reforma, pero su pareja tiene la última palabra. El propietario es el Congreso de Estados Unidos, su pareja es el Senado, el albañil es la NASA, y la flamante cocina es el telescopio espacial James Webb.

Un comité del Congreso de EE UU, muy disgustado, anunció el pasado 6 de julio su intención de pasar al Senado una propuesta para castigar a la NASA recortando significativamente su presupuesto y cancelando para 2012 la financiación del James Webb Space Telescope. Eso significaría el fin de la misión y la pérdida de los cerca de 4.000 millones de dólares que ya se han invertido en la construcción del telescopio. Según fuentes de la NASA consultadas por SINC, “el 75% del hardware del JWST ya está construido o en producción. Los 18 segmentos que formarán el espejo primario ya han sido pulidos, y el primero ya ha pasado todas las pruebas de criogenización”.

El JWST es el proyecto estrella de la NASA, pero arrastra cierta controversia. Consume el 40% de todo el presupuesto de la agencia dedicado a astrofísica, y otros trabajos, como un telescopio destinado a investigar la energía oscura, han sido pospuestos hasta la finalización del JWST. El presupuesto para 2012 no va a aumentar, de hecho, se proponen reducirlo en 1.600 millones de dólares respecto al del 2011 hasta dejarlo en 16.800 millones. Eso compromete todavía más otros proyectos. Si además la construcción del JWST se retrasa hasta 2020, muchas iniciativas científicas de la agencia se verán afectadas.

A pesar de ello la comunidad científica ampara la construcción del JSWT. El informe Casani defiende que el aumento de presupuesto no ha sido fruto de un malgasto sino de una predicción errónea y poca transparencia. La comunidad de astrofísicos se esfuerza en hacer entender a los políticos y el Senado de EE UU que merece la pena continuar. La cancelación del JWST no sólo significaría un castigo para la NASA, sino el bloqueo de la aventura de comprender científicamente el espacio.

El telescopio espacial James Webb será el mayor que se haya enviado al espacio. Su espejo primario de 6,5 metros (tres veces mayor que el del Hubble) le permitirá acceder a objetos más lejanos y observar etapas muy anteriores de la formación del universo. Será capaz de alcanzar la fase de enfriamiento en la que se empezaron a generar las primeras galaxias.

[Img #3497]

Un ingeniero revisa los espejos del telescopio James Webb. (Imagen: NASA)

Pero lo que más le diferencia del Hubble será su detector de infrarrojos, con el que podrá investigar fenómenos hasta ahora inaccesibles, como la formación de las estrellas primigenias o la compactación que dio lugar a las primeras galaxias. Incluso quizás podría detectar si algún planeta lejano tiene agua o no.

Para lograr la mayor sensibilidad posible, estará criogenizado a menos de 50 kelvines. Ni el calor de su propio funcionamiento interferirá en los débiles y lejanos fotones que le lleguen de los límites del universo. Además, a diferencia del Hubble, operará a un millón y medio de kilómetros de la Tierra para evitar la contaminación óptica que ejerce nuestro planeta. Como contrapartida, esto hará imposible cualquier tipo de reparación.

El JWST deberá funcionar a la primera y mantenerse intacto durante los cinco años que prevé su vida útil. Si algo falla, allí se queda. Es una obra de ingeniería impresionante que debe resistir todas las vibraciones de su lanzamiento y, una vez alcanzada su posición, desplegar con precisión nanométrica los 18 espejos hexagonales que constituirán el espejo primario. Es arriesgado, pero la historia nos muestra que siempre que se ha observado el mundo con otros ojos, se han descubierto aspectos desconocidos de la realidad.

El Hubble ha sido un gran ejemplo. Durante los últimos 21 años ha confirmado la existencia de la materia oscura, ha dado pruebas de que existen agujeros negros en el centro de las galaxias y de la isotropía del universo, mostrado imágenes de las primeras etapas del universo, colisiones de cometas, emisiones de rayos UV, nebulosas en las que se están formando estrellas, columnas de polvo y gas en plena generación de sistemas planetarios, y todo tipo de datos con los que comprender mejor el origen, estructura y futuro del universo.

Su rendimiento científico está fuera de cualquier duda, pero la continuidad pasa por construir un nuevo telescopio espacial. El James Webb es el candidato para seguir revolucionando nuestras perspectivas. La pregunta política en discusión es si ese nuevo conocimiento vale lo que cuesta el JWST.

El JWST es la pieza central de la sección científica de la NASA: se pueden hacer grandes hipótesis y especulaciones, pero al final, para confirmar o revolucionar nuestra imagen del universo hacen falta datos. El problema es que la agencia vive un momento delicado. La cancelación a principios del 2010 del programa Constellation de exploración espacial humana fue un duro golpe a los pilares sobre los que se creó: convertir a EE UU en el líder mundial de la carrera espacial. Si los recortes actuales frenan su proyecto más emblemático, se perderá el liderazgo internacional y el futuro se volverá incierto tanto para el James Webb, como para la NASA en su conjunto. (Fuente: SINC/Pere Estupinyà)

 

  1. 1
    Marc victor
    el 21 de julio del 2011 a las 11:57

    Hola,
    Con la politica de redución de presupesto de “Obama” despues de quitar la luna, nos quita parcialmente el “James web”.
    Mientras los rusos envia un potente telescopio en orbita. A ver si no lo pasa factura, los americanos no son contento de sus decisiones.
    ¿Qual son las prioridades? El futuro no lo dira.
    Hasta luego.

    Responder
    • 1.1
      emilio silvera
      el 21 de julio del 2011 a las 17:06

      Hola, amigo Marc:

      Llevas toda la razón, los americanos no ven con buenos ojos que otros tomen la iniciativa. Aparte de eso, es una lástima el mal momento económico por el que pasa el mundo, nos puede privar de muchos buenos proyectos y y provocar que se retrace el futuro. Mira lo que hemos conseguido con el Hubble, y, teniendo en cuenta que el James Web lo superaría en mucho…¡Qué nos mostraría?

      Encantado de poder saludarte por aquí, lugar en el que siempre serás bien recibido.

      Un cordial saludo amigo mío.

      Responder
  2. 2
    abdel majluf
    el 21 de julio del 2011 a las 15:30

    Como dice Marc, creo que es bueno seguirle la pista a los rusos, pues al ingresar a su página, nos ncontramos que están ingresando de nuevo a la carrera espacial con asociatividad de algunos paísis europeos como Alemania, España entre otros, pero llenos de poyectos de naves y telescopios que estan prontos a sacar de nuestras fronteras y comenzar a investigar el universo,aca les dejo el enlace oficial y luego ingrese al programa federal ruso.
    http://wso.inasan.ru/

    Responder
  3. 3
    Mariano García
    el 21 de julio del 2011 a las 16:31

    Sin duda es una noticia triste, yo mismo tenía, y tengo, muchas esperanzas puestas en esta nueva herramienta. Confío en que antes o después, con más o menos dificultades, pueda finalmente ser lanzado. Creo que en el desarrollo del JWST también participaba activamente la ESA, ¿sabe usted Don Emilio si es éso cierto y en que medida participa? Un gran saludo.

    Responder
    • 3.1
      emilio silvera
      el 21 de julio del 2011 a las 17:13

      Amigo Mariano, la última vez que estuve hablando del asunto con un buen amigo Astrofísico muy cercano a todo lo que se cuece sobre el tema, parece que efectivamente la ESA tiene su parte en el Proyecto y, en Europa se han fabricado algunos componentes del nuevo Telescopio. De montante de la aportación no puedo decir nada pero, era un buen pellizco.

      Todos nos hemos visto decepcionados con este parón que, como bien apuntas, era la oportunidad de disponer de una magnifica herramienta que nos transportaría muy lejos en el Espacio y en el Tiempo, ¿qué nos mostraría? maravillas que tendremos que dejar para más adelante.

      Así son las cosas y así las tenemos que aceptar.

      Un saludo amigo

      Responder
  4. 4
    Franco
    el 21 de julio del 2011 a las 17:37

    Hola, que interesante el artículo y los comentarios que cada uno ha aportado, a este tipo de problemas “económicos” a temas relevantes para la humanidad, como lo es el conocimiento del Universo nos debe interesar a todos por igual y el cual debe ser prioridad, me cuesta entender cómo se los puede delegar justamente por problemas “económicos”.
    Me pregunto qué sucedería, si se unieran los científicos con el conocimiento y la capacidad en llevar a cabo estas tecnologías a la realidad;  e hicieran una especie de organización para recaudar fondos a través de internet pudiendo así cubrir esos gastos enormes para construir por ejemplo estos telescopios y ponerlos en órbita, ¿sería posible en realidad?, me imagino que eso dependería también de la cultura y la educación del pueblo en general.

    Muy bueno el articulo señor Emilio, saludos cordiales.

    Responder
  5. 5
    nelson
    el 21 de julio del 2011 a las 17:43

    Peor aún; esos dineros “ahorrados”, ni siquiera serán utilizados para erradicar los terribles, dramáticas, trágicas injusticias que estamos viendo…
    Abrazos.

    Responder
    • 5.1
      Franco
      el 21 de julio del 2011 a las 18:01

      Muy cierto señor Nelson, eso dependería en realidad de quien administrase esos fondos, este tipo de trabajos en realidad los tendría que llevar a cabo una “máquina”, el ser humano es poco confiable.

      Un saludo.

      Responder
  6. 6
    emilio silvera
    el 22 de julio del 2011 a las 5:16

    ¡Somos tan complejos! Ni nosotros mismos sabemos explicar el por qué de algunas de las decisiones que se adoptan sin tener en cuenta las consecuencias a largo plazo, y, no pocas veces, en nombre de la Ciencia, se han hecho barbaridades que podrían haber acabado con la Humanidad, es mucho el desconocimiento que albergamos y mucho más la ambición que lleno nuestros corazones.
    Parece como si nunca pudiéramos saber donde está lo importante y lo que no lo es, esa es la manera de actuar en no pocas ocasiones de nuestros dirigentes que, emplean su “racionalidad” para fines partículares o de grupos, olvidando la mayor parte de las veces el interés general al que se deben todos.
    La prioridad está, en primer lugar en erradicar las calamidades de tantas criaturas y, después de eso, como empresa primordial para el futuro de la Humanidad, en avanzar en todas las ramas del saber humano, toda vez que, de esos nuevos conocimientos dependerán…¡tantas cosas!
    Un saludo amigos

    Responder
  7. 7
    Reig
    el 12 de septiembre del 2011 a las 22:23

    Yo creo que se retrasará más. Hay mucha crisis y estos proyectos van a recibir tijeretazos una y otra vez. Estaba cantado.

    Responder
  8. 8
    Hipolito
    el 12 de septiembre del 2011 a las 22:37

    Decepcionante. Esperemos que al final llegue a buen puerto. Últimamente todo son malas noticias.

    Responder
  9. 9
    Adolfo
    el 13 de septiembre del 2011 a las 4:28

    Parece que la Guerra Fría aún continúa. Si bien los objetivos bélicos han sido dejados de lado, las superpotencias ya no albergan planes y objetivos ocultos; salvo USA invadiendo Irak (¿para que?) invadiendo Afghanistán (¿para qué?) a no ser que las empresas productoras de armamento necesiten probar sus últimos “inventos” en campos de batalla real y no simulada. Si el propósito era eliminar a Bin Laden, y, al fin, lo lograron con un comando especial de unos pocos hombres, ¿¿¿PARA QUE ****** gastar cientos de miles de millones de dólares, en enviar una flota de portaaviones y tropas a desvastar tesoros históricos (qué se le va a hacer, un daño colateral de las acciones bélicas) de una de las culturas más antigüas del planeta???

    USA y la C.E.E., tienen programas espaciales relativamente independientes uno del otro, y en cada bloque, empresas, intereses y secretos comerciales ejercen significativa presión acentuando la parcelización de los esfuerzos.

    Olvidan, evidentemente, que la especie inteligente y tecnológicamente capaz, sobre el planeta Tierra, es sólo una, la Raza Humana; y que el fin no está a miles de millones de años en el futuro sino a la vuelta de la esquina (tanto espacial como temporalmente hablando) puesto que aún no lo sabemos todo sobre el espacio. El mes próximo un asteroide u otro objeto celeste aparece desde una región insospechada del firmamento y retrocedemos por lo menos dos mil años en cuanto a nuestra capacidad tecnológica, si no es que nos extinguimos. Por lo que jugar al tira y afloja en una carrera que debe ser global contra ese enemigo que es el destino inseguro derivado de nuestra ignorancia, es realmente el peor de los desatinos que empequeñece hasta la peor de las amenazas que ponen en jaque la vida sobre el planeta (contaminación ambiental, pérdida de la biodiversidad, entre otros).

    Ahora que se plantea la posibilidad de que miles de millones de dólares se pierdan, al abandonar los planes del JWST, ¿por qué USA, sencillamente, no lo subasta ó lo cede en comodato al bloque de la C.E.E., para que el esfuerzo de miles de científicos, técnicos e ingenieros no se pierda, así como la basura que todos los días se produce contamina aún más nuestro único planeta habitable disponible, y, alegremente, es usada para rellenar terrenos desvastados por otras actividades ó contaminar los océanos y envenenar tal vez la reserva de alimentos del futuro?

    Responder
    • 9.1
      Emilio Silvera
      el 13 de septiembre del 2011 a las 6:35

      Amigo mío, no puedo estar más de acuerdo.

      Seguimos siendo…¡Irracionales!

      El proceso de humanización no ha terminado y, según parece, queda mucho camino para que esa evolcuión quede cumplida. Sin embargo, y, según están las cosas, no parece que por el camino emprendido podamos llegar a completar el ciclo en el que, podamos entender que, en la Tierra (como bien dices), sólo existe una familia…¡¡La Humanidad!!

      ¡Políticos y Banqueros! Casi siempre…Una lacra.

      Responder

Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Subscribe without commenting