sábado, 24 de septiembre del 2022 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




Las nuevas teorías especulan con otras dimensiones

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Física    ~    Comentarios Comments (11)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Para la XIX Edición del

Mirando al cielo estrellado, o desde la orilla, la inmensidad del océano que se pierde en el horizonte, nos podríamos sentir insignificantes.  Sin embargo, no es así como debemos mirarlo.  He dicho alguna vez que todo lo grande está hecho de cosas pequeñas, y, esa afirmación nos dá la respuesta.  Formamos parte de algo muy grande:  El Universo.

Estamos en un punto, o en un nivel de sabiduría aceptable pero insuficiente, es mucho el camino que nos queda por recorrer y, como dice Freund, la energía necesaria para explorar la décima dimensión es mil millones de veces mayor que la energía  que puede producirse en nuestros mayores colisionadores de átomos.  La empresa resulta difícil para seres que, como nosotros, apenas tenemos medios seguros para escapar del débil campo gravitatorio del planeta Tierra.

Energías del tal calibre, que sepamos, solo han estado disponibles en el instante de la creación del Universo, en su nacimiento, en eso que llamamos Big Bang.  Solamente allí estuvo presente la energía del Hiperespacio de diez dimensiones y, por eso se suele decir que, cuando se logre la teoría de cuerdas sabemos y podremos desvelar el secreto del origen del Universo.

A los físicos teóricos siempre les resultó provechoso introducir dimensiones más altas para fisgar libremente en secretos celosamente escondidos. Al disponer de espacios más amplios, no tenían problema alguno en (por ejemplo) juntar la teoría cuántica con la de la relatividad eliminando los dichosos y perturbadores infinitos.

Según esa nueva teoría, antes del Big Bang nuestro cosmos era realmente un universo perfecto de diez dimensiones, decadimensional, un mundo en el que el viaje interdimensional era posible.  Sin embargo, ese mundo decadimensional era intestable, y eventualmente se “rompió” en dos, dando lugar a dos universos separados: un universo de cuatro y otro universo de seis dimensiones.

El Universo en el que vivimos nació en ese cataclismo cósmico. Nuestro Universo tetradimensional se expandió de forma explosiva, mientras que nuestro universo gemelo hexadimensional se contrajo violentamente hasta que se redujo a un tamaño casi infinitesimal.

Eso podría explicar el origen del Big Bang, y, si la teoría es correcta, demuestra que la rápida expansión del Universo fue simple consecuencia de un cataclismo cósmico mucho mayor, la ruptura de los propios espacio y tiempo.  La energía que impulsa la expansión observada del Universo se halla entonces en el colpaso del espacio y el tiempo de diez dimensiones.  Según la teoría, las estrellas y las Galaxias distantes están alejándose de nosotros a velocidades astronómicas debido al colapso original del espacio y el tiempo de diez dimensiones.

Esta teoría predice que nuestro Universo sigue teniendo un gemelo enano, un universo compañero que se ha enrollado en una pequeña bola de seis dimensiones (en la escala de Planck) muy pequeña para ser observada. La idea original de tales dimensiones reducidas, partieron de la teoría de Kaluza-Klein de cinco dimensiones.

Ese Universo hexadimensional, lejos de ser un apéndice inútil de nuestro mundo, podría ser en última instancia, nuestra salvación. Como todo, nada es permanente ni eterno y, nuestro Universo…tampoco lo será. El final del Universo, dependiendo de la Densidad Crítica, será por la contracción de toda la materia existente en una gran bola de fuego que decaerá hasta una singularidad que podría explosionar de nuevo, dando lugar a otro ciclo mediante un nuevo Big Bang, o, por el contrario, se podría expandir para siempre y, entonces, se produciría la muerte térmica, el frío absoluto donde ni los átomos se mueven. Y, para cuando ese momento puede ir acercándose podemos disponer de la sabiduría necesaria, serían las seis dimensiones infinitesimales de nuestro Universo las que nos podría ofrecer un medio para poder escapar de un final irremediable.

Para el cosmólogo, la única certeza es que el Universo morirá un día.  Algunos creen que la muerte final del Universo llegará en la forma del big crunch. La gravitación invertirá la expansión cósmica generada por el big bang y comprimirá las estrellas y las galaxias, de nuevo, en una masa primordial.  A medida que las estrellas se contraen, las temperaturas aumentan espectacularmente hasta que toda la materia y la energía del universo están concentradas en una colosal bola de plasma ardiente que será el resultado final de la destrucción del Universo tal como lo conocemos.

Todas las formas de vida serán borradas de la faz de los mundo que las pudieran contener: evaporadas por las enormes temperaturas o aplastadas, ¡qué más dá! No habrá escape.

Científicos y filósofos, como Charles Darwin y Bertrand Russell, han escrito lamentándose de la futilidad de nuestras míseras existencias, sabiendo que nuestra civilización morirá inexorablemente cuando llegue el fin de nuestro mundo.  Las leyes de la física, aparentemente, llevan la garantía de una muerte final e irrevocable para todas las formas de vida, inteligente o no, del Universo.

Gerald Feinberg, físico de la Universidad de Columbia (ya desaparecido), Nos dejó dicho: “creo que sí puede haber, quizá sólo una esperanza de evitar de calamidad final”.

El especuló que la vida inteligente, llegando a dominar los misterios del espacio de más dimensiones (para lo que contaba con un poderoso aliado, el Tiempo de miles de millones de años), sabría utilizar las otras dimensiones para escapar de la catástrofe del Big Crunch.  En los momentos finales del colapso de nuestro Universo, el Universo hermano se abriría de nuevo y el viaje interdimensional se haría posible mediante un túnel en el Hiperespacio hacia un Universo alternativo, evitando así la pérdida irreparable de la inteligencia de la que somos portadores.

Si algo así es posible, entonces, desde su santuario en el espacio de más dimensiones, la Humanidad, podría ser testigo de la muerte del Universo que la vio nacer y florecer.

Aunque la teoría de campos demuestra que la energía necesaria para crear estas maravillosas distorsiones del espacio y el tiempo está mucho más allá de cualquier cosa que pueda imaginar la civilización moderna, esto nos plantea dos cuestiones importantes:

¿cuánto tardaría nuestra civilización, que está creciendo exponencialmente en conocimiento y poder, en alcanzar el punto de dominar la teoría de hiperespacio?

¿Y qué sucede con otras formas de vida inteligente en el Universo, que puedan haber alcanzado ya este punto?

Lo que hace interesante esa discusión es que científicos serios han tratado de cuantificar el progreso de la civilización en un futuro lejano, cuando los viajes por el espacio sean una rutina en los sistemas estelares o incluso las galaxias vecinas hayan sido colonizadas.  Aunque la escala de energía necesaria para manipular el Hiperespacio es astronómicamente grande, estos científicos señalan que el crecimiento del conocimiento científico aumentara, sin ninguna duda, de forma exponencial durante los siglos y milenios próximos, superando las capacidades de las mentes humanas para captarlo (como ocurre ahora con la teoría M, parada en seco, esperando que alguien vea las matemáticas necesarias para continuar su desarrollo).

Cada 10/15 años el conocimiento científico se doblará, crecerá el cien por ciento, así que, el avance superará todas las previsiones.  Tecnologías que hoy solo son un sueño (la energía de fusión o en robótica, los cerebros positrónicos), serán realidad en un tiempo muy corto en el futuro.  Quizá entonces podamos discutir con cierto sentido la cuestión de si podremos o no ser señores del Hiperespacio.

Viaje en el tiempo.  Universos paralelos.  Ventana dimensional.

¡Sueños!

Mucho camino nos queda por recorrer antes de que seamos capaces de aprovechar energías gravitacionales de agujeros negros.

Georg Bernard Riemann, lo empezó todo.  Es el responsable del descubrimiento del espacio multidimensional.  Anticipando el siglo siguiente de progreso científico, Riemann (como ya he contado en otros trabajos), fue el primero en afirmar que la naturaleza encuentra su ámbito natural en la geometría del espacio multidimensional, y gracias a su visión inicial, pudieron plasmarse en realidad teorías como las de la relatividad general de Einstein, encuadro dimensiones, la de Kaluza-klein, en cinco dimensiones  (como antes mencionaba), o la más reciente teoría de cuerdas de diez dimensiones.

El nombrarlo aquí, es sólo cuestión de justicia.  No podemos hablar de espacios multidimensionales sin nombrar a Riemann que, nacido  el 10 de junio de 1.854, son su golpe maestro cuándo dio aquella conferencia en l a facultad de la Universidad de Gotinga en Alemania, dejó pasar un rayo de luz a todas las mentes científicas, no ya de su propio tiempo, sino a las del siglo siguiente.

Bien es verdad que, de momento, nuestra mentes solo son capaces de percibir el Universo de cuatro dimensiones: tres espaciales y una temporal, con las que cotidianamente nos desenvolvemos.  Esto quiere decir que, solo hemos sido capaces de reproducir las dimensiones más altas en la teoría de los números, y nuestras mentes (al menos la mía), por mucho que lo intente, no son capaces de “VER” un mundo de mas dimensiones, no podemos.  Tenemos que evolucionar para poder captar ese nuevo universo de más dimensione que acogería, sin crear problemas, todas las cuestiones científicas hoy antagónicas como la relatividad general y la mecánica cuántica.

Alguien dijo alguna vez:

El genio de hombres como Newton y Einstein reside en que saben hacer preguntas inocentes y transparentes que resultan tener respuestas revolucionarias.

Esperémos que en las nuevas generaciones aparezcan personajes que, como Riemann o Ramanujan, tengan la facultad de “ver” lo que los demás no podemos, y, de esa manera, podremos conservar la esperanza para que la Humanidad continúe su destino hacia las estrellas, volviendo así, a sus orígenes.

La fuente de la casi totalidad de este trabajo está en la Obra de Michiu Kaku, Hiperespacio. Este Físico con visión futurista, nos transporta con sus pensamientos hacia lo que podría ser a partir de lo que ahora es.

 

  1. 1
    floren
    el 12 de mayo del 2011 a las 9:52

    Luz.
    Anteanoche soñé, bueno, más bien premedite en mi subconsciente, pues aún no dormía, que el cerebro, si intentas ser consciente de él fisicamente, o sea sentirlo, es prácticamente imposible. Entonces pensé, que si a través de los rayos de luz recibidos sobretodo del sol, fuesemos capaces de descifrar los cuantos de luz que nos llegan, quizás se podría proyectar un pensamiento en forma de luz y que otra persona fuese capaz de verlo, no sé si con sus ojos o con su mente, ya que de todos modos la percepción sería virtual, pero podría tener el contorno de cómo sería fisicamente con cuantos de luz. De hecho, un fotón que había ocupado un lugar en un espacio, parece ser que se mantiene durante un tiempo, ya sea por sí mismo o por fiel reflejo de la misma imagen reenviada de nuevo desde el universo(Lo ví en un documental de física cuántica y teoría de las cuerdas, donde no se descartaba que fuesemos el reflejo de un universo paralelo).por ejemplo, el color, ¿existe en sí, o es el reflejo de la incisi´on de la luz en un material y nuestro ojo  y mente lo capta y transforma en una gama de colores sólo en nuestra percepción?
    Claro, esto en principio, parece una locura, proyectar imágenes con la mente y que otras personas lo perciban. Pero claro, si hace 20 años cuando andaba operando lagartijas con una navaja por los campos de Extremadura, me dicen que nos podríamos comunicar con un teléfono móvil sin cable ni conexión física y visualizar fotogramas en casi tiempo real de un lugar que esta en la otra parte del mundo a través de una pantalla, pues también parecería un poco de locos.
     
    Dalí en su cuadro Galatea de las esferas, representaba con esferas en disposición atómica, una cruz en un circulo, que según la simbología representa los 4 elementos, y la intersección de ambas lineas representa la luz como 5º elemento. La luz, carente de masa y que parece no cumple con las normas  de gravitación que rigen en el universo y no se le podría denominar ni siquiera materia. Esa luz que nos inunda a diario y sin embargo no se deja ver. Igual tenemos las respuestas tan cerca de nosotros, delante de las narices, y nos empeñamos en buscarlas fuera de nosotros. ¿Podría ser que la capacidad de leer la mente de otros individuos, el próximo paso evolutivo del la humanidad?. Llevamos aprendiendo de la naturaleza toda la vida, a partir de las libélulas inventamos el helicóptero, y así una infinidad de inventos puestos a nuestra disposición sólo con observar y aprender del mundo que nos rodea. Los sapos  y otros animales detectan los terremotos, tema de bastante actualidad hoy día. El tiburón es el único animal que al parecer tiene un sexto sentido, capta las señales o impulsos eléctricos de nuestro cerebro, por tanto, posiblemente, está capacitado para leer nuestro pensamiento.
    De hecho, estoy convencido, de que si llamas a  algo, algo te viene, pues pensando sobre esto, ayer en la 2, en los cortos e interesantes temas de imaginantes, hablaron sobre una canción de los beathles, que la nasa envió al universo y deambula por ahí a la velocidad de la luz, y dijeron algo así como: Desde el interior de la mente, todos podemos comunicarnos con el universo.
    El sr. Emilio, después de su derroche de conocimientos sobre algunos temas, suele dejar su coletilla personal que invita a pensar, lo cual lo hace aún más enriquecedor, y evidencia su suprema inteligencia de anhelar llegar más lejos y querer siempre algo más. En varias de ellas, de las que más me sorprenden, es la de “somos luz”, y pienso yó, si estamos constantemente inundados de cuantos de luz y atravesados por neutrinos que a la ciencia se le escurren entre los dedos, ¿será que estos se mueven en un ambiente etéreo o una dimensión no palpable para nosotros, la cual tendremos que alcanzar algún día?
    Seguramente que en lo que expongo, existen bastante errores, ya que de conocimientos de ciencia ando algo escaso, y por tanto, invitaría a que cada uno de lectores de esta página, sepan o nó de ciencia, dejen su comentario al respecto sobre este tema, y así, podríamos alcanzar algún otro conocimiento o conclusión al respecto desde diferentes puntos de vista. Pienso que podría ser enriquecedor para todos, o al menos a mí, me aclarase algo.

    Responder
    • 1.1
      kike
      el 12 de mayo del 2011 a las 10:44

      Pues ahí va el mio…;P

       El cerebro gasta una parte importante de las energías que recibe el cuerpo (creo que en torno al 40%); por otra parte, parece ser que el pensamiento es una de las actividades cerebrales que más gasto de energía requieren del cerebro; por lo tanto, y según el principio de conservación de la energía, los pensamientos al mismo tiempo que gastan energía deberían producirla de alguna manera,(Suponiendo que el cerebro no sea un sistema completamente cerrado);  así que aceptando esta hipótesis no sería tan descabellado que los pensamientos pudieran ser localizados en el futuro a través de la energía que deben producir. De hecho ya existen algunos artefactos que pueden percibir el pensamiento de alguna forma; de seguro que en el futuro este campo se ampliará enormemente.

       ¿Existirá algúna unidad base del pensamiento?; al igual que se supone que la unidad de la gravedad es el gravitón, que aún no se ha encontrado, bien pudiera ser que el pensamiento emitiera algún  tipo de onda; en ese caso me reservo los derechos de su nomenclatura; se llamaría “pensaton”.

      Responder
      • 1.1.1
        emilio silvera
        el 12 de mayo del 2011 a las 11:15

        Amigo mío, como no corras a registrarlo formalmente, me temo que, te quedarás sin los derechos intelectuales del nombre y, de los posibles beneficios que su uso puedan reportar en el futuro.
        ¡Pensatón! como cuanto de los pensamientos…bueno, algún nombre tenía que tener.
        por otra parte, no olvidemos el qualia:

        “Los qualia (singular: quale, en latín y español) son las cualidades subjetivas de las experiencias individuales. Por ejemplo, la rojez de lo rojo, o lo doloroso del dolor.
        Los qualia simbolizan el vacío explicativo que existe entre las cualidades subjetivas de nuestra percepción y el sistema físico que llamamos cerebro. Las propiedades de las experiencias sensoriales son, por definición, epistemológicamente no cognoscibles en la ausencia de la experiencia directa de ellas; como resultado, son también incomunicables. La existencia o ausencia de estas propiedades es un tema calurosamente debatido en la filosofía de la mente contemporánea.
        Los qualia han desempeñado un papel importante en la filosofía de la mente, principalmente porque son vistos como una refutación de factodel fisicalismo. Hay un debate sobre la precisa definición de los qualia dado que varios filósofos enfatizan o niegan la existencia de ciertas propiedades.”
        Estamos hablando de algo no físico, y, al igual que nos pasa con el Tiempo, es difícil encontrar un cuanto para algo intangible. Claro que, si más adelante somos capaces de medir los pensamientos por su energía emitida…la cosa cambiaría. De la misma manera, podremos, en el futuro, leer los pensamientos.
        ¿Qué sabremos nosotros?
        Por si acaso, haces bien en registrar el nombrecito, no sea que, la idea, llegue a ser una realidad y resuelve el futuro de tus nietas.
        ¡Estaría bien!

         

        Responder
      • 1.1.2
        floren
        el 12 de mayo del 2011 a las 11:22

        De hecho, me comentó mi novia hace tiempo, que en Japón se llevó a cabo un experimento en el que había varios frascos de agua, a los cuales se les daba diferente trato, se refería a ellos un hombre con palabras feas e insultos, otros con malos modos o a voces, etc. y en todos los casos, el agua cambió su extrucutra molecular, y el único que consiguió una extructura perfecta similar al simbolo de la nieve, fué en aquella que se le trato con cariño y palabras de amor, con lo cual demuestra que nuestro pensamiento, ya sea en formas de palabras, emiten ondas o alguna energía que afecta al contorno.

        Responder
        • 1.1.2.1
          nelson
          el 12 de mayo del 2011 a las 20:57

          Qué manera tan delicada y elíptica tiene tu novia cuando te quiere decir algo…:D
           
          Saludotes.

        • 1.1.2.2
          Zephyros
          el 12 de mayo del 2011 a las 22:35

          Estoy completamente de acuerdo con Nelson, y supongo que Floren no se quedó pensando que sólo le hablaban de………….
           
          agua
           
          🙂

    • 1.2
      emilio silvera
      el 12 de mayo del 2011 a las 11:39

      Haces bien en discurrir y hacerte preguntas, precisamente, para eso está este lugar. Hacer pensar en esas cuestiones que, fuera de lo cotidiano, nos elevan a otros planos donde la ciencia (cualquier disciplina), tiene su ámbito. Y, por otra parte, tus elucubraciones, al ser leidas por otros, sirven de motor para crear nuevos pensamientos que, de alguna manera, siempre son creadores de ideas.
      Dices:
      “El sr. Emilio, después de su derroche de conocimientos sobre algunos temas, suele dejar su coletilla personal que invita a pensar, lo cual lo hace aún más enriquecedor, y evidencia su suprema inteligencia de anhelar llegar más lejos y querer siempre algo más. En varias de ellas, de las que más me sorprenden, es la de “somos luz”, y pienso yó, si estamos constantemente inundados de cuantos de luz y atravesados por neutrinos que a la ciencia se le escurren entre los dedos, ¿será que estos se mueven en un ambiente etéreo o una dimensión no palpable para nosotros, la cual tendremos que alcanzar algún día?”
      Es verdad que eswa es mi costumbre, dejar coletillas encaminadas a haceros pensar en “cosas” que pudieran ser, y, desde luego, la fascinación que sienrto por la luz, me hace pensar mucho en ella, en lo que realmente pueda ser y, si realmente es algo carente de materia. Alguna vez lo he dudado, ya que, si no contiene materia, como es atraída y engullida por la Gravedad que genera un Agujero Negro?
      En cuanto a lo que podamos ser algún día del futuro lejano (muy lejano), no sería extraño que nuestro destino final sea ese que mencionas, es decir, unirnos al Universo en forma de LUZ, todos conectados a través de las ondas resplandecientes de una consciencia unificada y superior…¿Alguien me puede negar esa posibilidad? No, claro que no. Hay muchas cosas que no podemos asegurar si son ciertas o inciertas, nuestros conocimientos no llegan tan lejos.
      Algún día (no creo que tarde mucho), nos podremos conectar un aparato al cerebro y, en una pantalla se podrán ver nuestros recuerdos. Y, si eso es así (que pudiera ser), ¿por qué no serán posibles otras maravillas? Hablando de nuestro cerebro y de nuestras mentes, nada, absolutamente nada, lo doy por imposible. Y, lo de comunicarse sin palabras…Es sólo cuestión de tiempo.
      SAludos amigo.
       

      Responder
  2. 2
    Johnny
    el 12 de mayo del 2011 a las 20:44

    Yo creo que para poder entender primero lo de múltiples dimensiones, se tendría que tener en cuenta que la existencia de cada uno de nosotros, ocupa un determinado Espacio en un determinado Tiempo de nuestro planeta, y, nuestro planeta ocupa un determinado Espacio en un determinado Tiempo de nuestro Universo.

    Responder
  3. 3
    emilio silvera
    el 13 de mayo del 2011 a las 5:55

    Verdaderamente, comenzar la el día en la mañana bien tempranito y, además, con los regalos de Nelson y Zepryros, no está nada mal. Claro que, el compañero Floren se lo dejó a…
    ¡Veremos que nos trae el día!

    Responder
    • 3.1
      floren
      el 13 de mayo del 2011 a las 7:58

      Ja,ja,ja, ¡¡que bueno!!
      ¡¡ estas mujeres!! siempre hablando con segundas intenciones, y yo pensando que sólo me hablaba de agua.

      Responder
      • 3.1.1
        Juan Don
        el 13 de mayo del 2011 a las 15:28

        Las mujeres en algunas ocasiones suelen disimular muy bien sus sentimientos, sin embargo es casi imposible no percibir la presencia que ellas provocan en mí; incompletos nos sentimos sin la otra parte que nos falta y que hace latir nuestros corazones a un mismo ritmo, a un mismo latido, a un mismo instante de amor completo y compartido.

        Saludos cordiales a los hombres, y un abrazo más que afectuoso a todas las mujeres.

        Responder

Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Subscribe without commenting