jueves, 24 de julio del 2014 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




La Física que viene

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en General    ~    Comentarios Comments (4)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Para la XIX Edición

Hace ya algún tiempo que estamos anclados en las Teorías relativistas y de la Mecánica cuántica. Todos sabemos de que tratan esas teorías, las dos versiones de la Relatividad nos hablan, la Relatividad Especial de como la masa y la energía son versiones de la misma cosa, y, nos dice que la velocidad de la luz es un muro infranqueable, nada en nuestro Universo puede ir más rápido que la luz. La Relatividad General, nos lleva a los espacios curvos y a la distorsión del tiempo en presencia de grandes concentraciones de masas, con ella, podríamos decir que nació la verdadera cosmología. La Relatividad General nos habla de lo muy grande, mientras que la Mécánica Cuántica, nos transporta en un viajke por el “universo” infinitesimal de las partículas subatómicas y de los extraños fenómenos que allí suceden.

Está claro que, ambas Teorías, la relatividad especial y general junto con la de la mecánica cuántica, son hoy los pilares de la Física, y, ninguna nueva teoría ha venido a desplazarlas. Existen, eso sí, intentos encomiables que, como la Teoría de Cuerdas, tratan de avanzar hacia el futuro y amplían el radio de acción de la Física hasta límites tan avanzados que, ni podemos comprobarlos de manera experimental, no tenemos las energías necesarias para ello que, según parece, sería la energía de Planck, es decir, la energía proporcionada por la masa de Planck que es la masa de una partícula cuya longitud de onda Compton es igual a la longitud de Planck.

Está dada por mp = √(ħ c/G), donde ħ es la constante de Planck racionalizada, c es la velocidad de la luz y G es la constante Gravitacional.

La descripción de una partícula de una partícula elemental de esta masa, o partículas que interaccionan con energías por partículas equivalentes a ella (a través de E = mc2), requiere una teoría cuántica de la Gravedad. Como la masa de Planck es del orden de 108 Kg (equivalente a una energía de 1019 GeV) y, por ejemplo, la masa del protón es del orden de 10-27 Kg y las mayores energías alcanzables en los aceleradores de partículas actuales son a las que ha llegado el LHC, esos estados de gravitación cuántica no han aparecido en los laboratorios de la física de partículas.

Sin embargo, en el universo primitivo se cree que las partículas tenían energías del orden de la masa de Planck, de acuerdo con la energía del Big Bang, y es, por tanto,  necesaria una teoría cuántica de la gravedad para estudiar las condiciones ahí presentes.

Sí, es mucho lo que se avanza y, en los superconductores, la nanotecnología, la física de vacío, y otros muchos campos hemos llegado a dar pasos de gigante para comprender regiones de la Naturaleza que antes, permanecían en la más absoluta oscuridad. Sin embargo, mucho es lo que nos queda por saber.

Todavía andamos a la gresca con la velocidad de la luz que, al ser el límite impuesto por nuestro Universo para viajar, está limitándo lo que podrían ser los viajes espaciales hacia otros mundos, otros lugares remotos del Cosmos, tan necesarios parqa el futuro de la Humanidad.  Suponiendo que pudiéramos encontrar la manera de correr a la velocidad de la luz, ¿como podríamos burlar las consecuencias, ese fenómeno comprobado en los aceleradores de partículas que, consiste en que un cuerpo dado, al acercarse a la velocidad de c, incrementa considerablemente su masa?

Todo el secreto está en que la Materia (que no acabamos de conocer), no puede moverse más rápida que la velocidad de la luz, y, por otra parte, entra en escena la propiedad de la Materia que es, a un mismo tiempo, un concentrado de masa y energía (E = mc2).

Una vez que sabemos eso, poemos pensar que una partícula lanzada a velocidad relativista, cercana a c (la velocidad de la Luz de 299.792.458 metros por segundo -redondeando 300.000 Km/s)-, cuando aumenta la velocidad y va acercándose a los 299.793 kilómetros por segundo, que es la velocidad de la luz en el vacío, se encuentra con la imposibilidad física que impone nuestro Universo, es decir, nada puede viajar más rápido que la luz, y, es entonces cuando, la energía añadida que impulsa a esa partícula no puede hacerla correr más y se convierte en masa.

El fenómeno se conoce como “masa relativista”, es decir, la masa de un cuerpo (partícula en este caso) que es medida por un observador con respecto al cual ese cuerpo se mueve. De acuerdo con la teoría especial de la relatividad de Einstein, la masa m de un cuerpo moviendose a velocidad v está dada por:

m = mo/√(1 -v2), donde mo es su masa en reposo y c es la velocidad de la luz. La masa relativista sólo difiere significativamente de la masa en reposo si la velocidad a la que viaja es una fracción apreciable de la velocidad de la luz. Si v = c/2, por ejemplo, la masa relativista es un 15% mayor que la masa en reposo.

Si eso es así (que lo es), creo que por ese lado nunca podremos alcanzar las estrellas y, se necesita una nueva Física que nos lleve por otros caminos, que pueda conciliar fermiones con bosones y que (aunque nos parezca extraño) pueda hablarnos de otras dimensiones o de universos paralelos, fluctuaciones de vacío o de los océanos de Higgs.

Pero, tambien hablamos de Caos molecular e irreversión,  de la Entropía como creadora del orden, de  las ondas de materia que nos propuso Broglie, de Criptografía cuántica con fotones entrelazados, de la Entropía de entrelazamiento y simulaciones de la Mecánica Cuántica, de Computación cuántica topológica, tratamos de determinar la velocidad instantánea en el laboratorio, hemos llegado a poder determinar que es posible la existencia del líquido de Quarks y Gluones y de la estabilidad de la Materia Extraña, y, no deberíamos olvidar que la Física, no pocas veces está relaqcionada con otras disciplinas y puede ser la responsable de dejar al descubierto carencias de la Realidad del Universo y de la Mecánica Cuántica.

Hablamos del Detector de Muones del experimento CMS en el LHC o del Observatorio Integral y su cámara OMC, o, del oscilador de Dirac en iones atrapados y Gatos de Dirac Relativistas. No digamos de los avances conseguidos en láseres y máseres, en nanofotónica y en el apartado de los fullerenos, nuevos materiales cerámicos o ferroeléctricos. Sabemos que la Nanofotónica y la Nanotecnología están en la Frontera de la Física del Estado Sólido. Otros campos como la ciencia de superficies tan importante para saber lo que ocurre en otros planetas y lunas. Los Grafenos magnéticos, cámaras de simulaciones, Modelos teóricos de todo tipo, e, incluso, hablamos de Monopolos magnéticos en “Hielos de Spin”.

Se está tratando, en estos momentos, de conseguir la Clasificación Automática de Espectros Estelares mediante el uso de técnicas de inteligencia artificial sobre archivos astronómicos, y, no olvidemos la importancia que, sobre Astrobiología se están llevando a cabo en el estudio del origen de la vida en el contexto de la evolución del Universo. Sabemos sobre galaxias de gran diseño, sobre estrellas masivas, sobre el origen de inmensas fuentes de rayos Gamma, y, aplicar, el efecto de microlente en quásares.

Una lista interminable sería necesaria para relacionar aquí la cantidad de estudios, investigaciones y experimentos que se están realizando por todo el mundo.

Recuerdo un artículo escrito por Juan Ignacio Cirac y Luis J. Garay que, con el título “El quinto estado de la Materia”, nos venían a explicar las maravillas que se pueden deducir a partir de la Condensación de Bose-Einhstein. En ese estudio se nos explica que, debido a los efectos  estadísticos-cuánticos, cuando un gas de Bosones alcanza una temperatura suficientemente baja y una densidad suficientemente alta, el gas sufre una transición de fase y todos los bosones inciden en ocupar el mismo estado cuántico, y, existen evidencias experimentales de que en la CBE muchos campos de la Física están implicados (superfluidez, superconductividad, física nuclear, QCD, etc.)

Hoy día, muchas investigaciones sobre los Condensados de Bose-Einstein diluidos están dirigidas hacia la creaqción experimental de configuraciones semiclásicas y a sus propiedades en presencia de fluctuaciones cuánticas. Estos gases fríos son fáciles de controlar y manipular, tanto experimental como teóricamente. A través de estos estudios se puede llegar a manipular y descifrar sistemas muy complicados mediante analogías. Como, por ejemplo, la posibilidad mediante analogía de crear y analizar el análogo de un agujero negro en un condensado de Bose-Einstein. Los Agujeros Negros surgen de una manera natural dentro de la teoría de la relatividad general introducida por Einstein y el trabajo de Cirac y Garay ha establecido una conexión entre las dos aportaciones fundamentales de Albert Einstein que, en un principio, no parecían tener relación alguna.

Está claro que no es el objetivo de este comentario el de explicar aquí las implicaciones que los bosones y sus propiedades puedan tener en el futuro de la Física, sino que, se trata de sacar a la superficie la urgente necesidad que tenemos de que emerjan nuevas y más modernas teorías que, dejando a un lado las que ahora nutren nuestro saber, vengan a remozarlas, a modernizarlas y, sobre todo, que su alcance llegue a lugares a los que nunca llegarán las actuales teorías que, dicho sea de paso, han cumplido más que bien sus cometidos.

Estamos acostumbrados a que en Física, las teorías fundamentales, por ejemplo, la Relatividad, la Mecánica Cuántica o la Relatividad General, tengan algún principio rector a partir del cual la teoría se construye de una forma casi sistemática. En esos tres ejemplos, ese principio está a flor de piel. En Relatividad el Principio es  la constancia de la velocidad de la luz o, lo que es equivalente, que la velocidad de la luz determina una cota máxima sobre la velocidad de transmisión de información. Una vez aceptado este principio, el resto se da casi por añadidura. La constancia de la velocidad de la luz implica un espacio-tiempo con una determinada geometría, la equivalencia entre masa y energía, así como los resultados de la Dinámica y la Cinemática Relativistas. Es importante darse cuenta de que la razón por la que la relatividad se convierte en una verdadera teoría autónoma es precisamente porque eleva la constancia de la velocidad de la luz a principio rector, a postulado.

En la Mecánica Cuántica, el Prinxcipio rector es el Principio de Incertidumbre de Hesinberg. De nuevo este principio se postula como principio básico y a partir de allí se deduce como tiene que ser el espacio de estados físicos, que se convierte en un espacio de naturaleza completamente nueva como lo es en un espacio de Hilbert. Esto da lugar a fenómenos tan sorprendentes como el entrelazamiento cuántico o la estabilidad atómica.

En el caso de la Relatividad General el Principio Rector es el principio de equivalencia entre masa inercial y masa gravitatoria: en palabras del propio Einstein su ideaq más feliz. Observese que en todos estos casos el principio rector se identifica en el momento mismo del nacimiento de la teoría.

En la Teoría de Cuerdas la situación es completamente distinta. Desconocemos cuál sea el principio rector, si es que este existe, y es este desconocimiento el que genera nuestra perplejidad cuando se nos pide una respuesta simple a la pregunta ?qué es la Teoría de Cuerdas?

Lo dicho, estamos sumergidos en muchos estudios que serán muy importantes para nuestro futuro, y, sin embargo, no cristalizan esas nuevas teorías que se vislumbran en el Horizonte de la Física, y, que podría cambiar el panorama con una nueva revolución como aquellas de Einstein y Planck.

emilio silvera


 

  1. 1
    Filósofo Contemporáneo
    el 9 de mayo del 2011 a las 14:33

    Se vislumbra en el Vacío una luz, todo estaba quieto, todo estaba en calma. De pronto unas fluctuaciones surgieron de allí, como de la nada la materia se transformó y evolucionó. ¿Qué nuevos rumbos les espera a esta Nueva Humanidad?.

    Responder
    • 1.1
      emilio silvera
      el 10 de mayo del 2011 a las 5:43

      ¿La Nueva Humanidad? Todavía no ha llegado. La humanidad es la misma desde hace algunos miles de años, se han descubierto algunas cosas desde entonces pero, en lo básico, poco hemos cambiado. De hecho, seguimos utilizando la geometría e Euclides y los pensamientos de aquellos filósofos griegos del pasado.
      El proceso de humanización sigue en marcha, y, hasta que nuestros pensamientos sociales no vean con meridiana claridad que “todos somos uno”, no habrá llegado esa “Nueva Humanidad” que mencionas.
      Queda mucho camino por recorrer y, desde luego, no será nada fácil salir ilesos de ese inacabable trayecto.
      Claro que, como pensamiento de lo que en el futuro nos pueda esperar…es una buena pregunta.

      Responder
      • 1.1.1
        Filósofo Contemporáneo
        el 10 de mayo del 2011 a las 13:13

        /* Style Definitions */
        table.MsoNormalTable
        {mso-style-name:”Tabla normal”;
        mso-tstyle-rowband-size:0;
        mso-tstyle-colband-size:0;
        mso-style-noshow:yes;
        mso-style-priority:99;
        mso-style-parent:”";
        mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
        mso-para-margin-top:0cm;
        mso-para-margin-right:0cm;
        mso-para-margin-bottom:10.0pt;
        mso-para-margin-left:0cm;
        line-height:115%;
        mso-pagination:widow-orphan;
        font-size:11.0pt;
        font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
        mso-ascii-font-family:Calibri;
        mso-ascii-theme-font:minor-latin;
        mso-hansi-font-family:Calibri;
        mso-hansi-theme-font:minor-latin;
        mso-bidi-font-family:”Times New Roman”;
        mso-bidi-theme-font:minor-bidi;
        mso-fareast-language:EN-US;}

        Estoy de acuerdo con usted estimado Emilio, es bueno hacerse una idea de lo que en el futuro nos puede esperar y, que no nos agarre alguna situación por sorpresa, la imaginación es una buena herramienta para ello.

        Responder
  2. 2
    floren
    el 10 de mayo del 2011 a las 17:15

    Digo yó, que nos tendremos que dar cuenta algún dia de que tiene que ser así, que la manera de subsistir ha de ser colectiva. Si los recursos energeticos que utilizamos hoy dia se agotan, y se están desperdiciando litros de agua potable, y nos quejamos de la controversia: Hay que ahorrar en consumo electrico al mismo tiempo de star sufriendo contaminación luminica, pues no es muy coherente que digamos.
    Algún día tendrá que caer por su propio peso, y empezaremos a vivir con lo realmente necesario.

    Responder

Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Suscribirse sin comentar