viernes, 23 de octubre del 2020 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR



RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

 

Muchas veces miramos sin ver. Si nos paráramos a pensar en el mensaje que está presente en todas las cosas que podamos observar… ¡Nos asombrarían con los mensajes que nos están gritando! Nada es tan sencillo como parece y todo, sin excepción, está lleno de mensajes que la mayoría de las veces pasamos por alto debido a la inmensa ignornacia que, en realidad, es la mayor carga de la Humanidad. Si supiéramos comprender…

 ¡Conoceríamos mejor el mundo! Las cosas nos hablan del pasado, nos enseñan el presente y nos dicen cómo serán en el futuro. 

Cuando el sabio dijo: “Todas las cosas son”, elevó a la materia a la categoría de Ser. Y, si nos detenemos a pensar… ¿Acaso la consciencia no es el fruto de la evolución de la materia “inerte”?
File:The Earth seen from Apollo 17.jpg

Nuestro planeta, la Tierra, forma parte de un todo mayor que llamamos Universo y, es una prueba indiscutible de que sus componentes biológicos y físicos forman parte de una única red que funciona de un modo autorregulado y, de esa forma, mantiene las que son ampliamente adecuadas para la existencia de vida, pero que sufren fluctuaciones a todas las escalas (incluidos los ritmos de alternancia de glaciaciones y periodos interglaciales, así como las extinciones masivas). 
En un sentido real, la Tierra es el lugar que alberga una red de vida única, y la existencia de esta red (Gaia) sería visible para cualquier forma de vida inteligente que hubiera en Marte o en cualquier otro planeta y que fuera capaz de aplicar la prueba conocida de Lovelock y buscar señales de reducción de la entropía.
Marte, con su atmósfera, es más frío de lo que lo sería la Tierra si estuviera a una distancia del Sol parecida.

El estudio de la habitabilidad planetaria está parcialmente basado en una extrapolación del conocimiento de las terrestres, ya que actualmente la Tierra es el único planeta en el que se conoce la presencia de vida. 
Es lógico pensar que, al igual que en nuestro planeta, la Tierra, pudiera haber ocurrido en otros muchos a lo largo y a lo ancho del hiperespecio en un sin fin de galaxias y mundos alumbrados por estrellas que les proporcionan la luz y el calor necesarios para mantener formas de vida en presencia de agua líquida y atmósfera adecuada.
Lovelock definió Gaia :
“Una entidad compleja que implica a la biosfera, atmósfera, océanos y tierra; constituyendo en su totalidad un sistema cibernético o retroalimentado que busca un entorno físico y químico óptimo la vida en el planeta.”
                         GAIA es considerar el planeta Tierra un Ente vivo
Ni la NASA, tomó nunca la prueba de Lovelock lo suficientemente en serio como aplicarla a la búsqueda de vida en ; pero si se lo tomó en serio para buscar vida más allá del Sistema Solar. 
Ahora, parece que han recapacitado y tenemos ingenios espaciales en distintos lugares del sistemas solar, en lunas y planetas que, como Marte, están siendo muy bien estudiados. 
 La Mars Phoenix encontró hielo de agua y habiendo diluido porciones de la tierra marciana en agua y debidamente tratada, han hallado la presencia de magnesio, sodio, potasio y cloruros.  Uno de los científicos responsables de aquella misión dijo:
“Hay más que evidencia de agua porque las sales están ahí. Además hemos encontrado los compuestos químicos necesarios para la vida como la conocemos. y, lo sorprendente de Marte es que no es un mundo extraño, sino que, en muchos aspectos es igual que laTierra.”
PIA16239 High-Resolution Self-Portrait by Curiosity Rover Arm Camera.jpgResultado de imagen de Curiosity
Ahora mismo, otros robotizados, como la Curiosity, están analizando los gases y los compuestos químicos del suelo y del hielo allí encontrados, y, todo ello, debidamente procesado nos dará una respuesta de lo que allí existe, de lo que existió y, muy probablemente, de lo que en el futuro pueda existir y, si podemos esperar que aquel planeta vuelva alguna vez a contener atmósfera y oceános que hagan posible la presencia de vida tal como la conocemos.
Lo que mí está muy claro es que, los mecanismos del Universo son los mismos en cualquier región del cielo, y, las estrellas y los planetas surgen en todas partes de la misma manera. Y, si eso es así, sería lógico pensar que la vida podría estar presente en cualquier lugar adecuado, y, además, con muchas probabilidades de que sea más o menos tal como la conocemos, ya que, la nuestra, basada en el Carbono y el Nitrógeno (siempre en presencia de agua), es la más natural dadas las características de estos elementos para universo.
Resultado de imagen de La historia de la vida en el universo
La historia de la vida en el Universo es otro ejemplo de complejidad superficial construida sobre cimientos de una profunda sencillez.  Actualmente la prueba de que el universo tal como lo conocemos surgió a partir de un denso y caliente (Big Bang) hace unos 14.000 millones de años, es poco discutida. Los bloques de construcción básicos que emergieron del big bang fueron el hidrógeno y el helio, casi exactamente en una proporción de 3:1.

 Todos los demás elementos químicos (excepto unos leves vestigios de unos pocos elementos muy ligeros, como el litio) han sido fabricados en el interior de las estrellas y dispersados por el espacio cuando estas se dilataron y expulsaron materiales (en algunos casos explotaron) en las últimas etapas de sus vidas formar bellas nebulosas de las que surgirán nuevas estrellas y mundos y… 
¿Por qué no? ¡Nuevas formas de Vida!
                                         La bonita Nebulosa Orión
Una estrella como el Sol genera calor convirtiendo hidrógeno en helio dentro de su núcleo; en otras estrellas los procesos cruciales incluyen fusiones sucesivas de núcleos de helio.  Dado que cada núcleo de helio es una unidad que contiene cuatro “nucleones” (dos protones y dos neutrones), y este elemento se denomina abreviadamente helio-4, esto significa que los elementos cuyos núcleos contienen un de nucleones que es múltiplo de cuatro son relativamente comunes en el universo, excepto el berilio-8, que es inestable.
Concretamente, en las primeras etapas de este proceso se produce carbono-12 y oxígeno-16, y resulta que el nitrógeno-14, aunque no contiene un entero de núcleos de helio-4, se obtiene como subproducto de una serie de interacciones en las que participan núcleos de oxígeno y de carbono que operan en estrellas de masa un poco mayor que la de nuestro Sol.
consecuencia, estos son, con gran diferencia, los elementos más comunes, aparte del hidrógeno y del helio.
 Dado que éste último es un gas inerte (noble) que no reacciona químicamente, se deduce que los cuatro elemenbtos reactivos más comunes en el universo son el Carbono, el Hidrógeno, el Oxígeno y el Nitrógeno, conocidos en el conjunto por el acrónimo CHON.
No es casualidad que los cuatro elementos químicos que participan con una aplastante mayoría en la composición de los seres vivos de la Tierra sean el carbono, el hidrógeno, el oxígeno y el nitrógeno. El Carbono desarrolla el papel clave en el desarrollo de la vida, porque un solo átomo de este elemento es capaz de combinarse químicamente nada menos que con otros cuatro átomos al mismo tiempo (incluidos otros átomos de carbono, que pueden estar unidos a su vez  a más átomos de carbono, formando anillos y ), de tal modo que este elemento tiene una química excepcionalmente rica.
 Así decimos con frecuencia que la vida en la Tierra está basada en el Carbono, el elemento más dúctil y crucial en nuestra formación. No podemos negar que en el Universo “infinito”, en otros lugares y regiones singulares, pudieran estar presentes otras formas de vida que, basadas en el Silicio, por ejemplo, pudieran desarrollarse en otros ambientes distintos a los de la Tierra. Sin embargo, es altamente dudoso que así pudiera ser posible.
         Hasta el momento no hemos podido encontrar ninguna
La química del carbono es la que prevalece y reúne todos los requisitos para hacer posible la vida y, pensar en otros elementos que la pudieran hacer posible… ¿No es muy probable! 
El Carbono es el elemento esencial para la vida y el que tiene esas necesarias para hacerla posible. De los millones de especies que hemos conocido y conocemos en la Tierra, ninguna de ellas está basada en otro elemento distinto al Carbono.
Claro que, tal comentario, no implica la negación de que pudieran existir otras clases de vida basadas en el silicio o en cualquier otra combinación química, pero todas las pruebas que aporta la Astronomía sugieren que es mucho mayor la probabilidad de que la vida más allá de nuestras fronteras esté basada en el CHON.
Es inadmisible lo poco que la gente común sabe del Universo al que pertenecen y también lo poco que se valora el de Astrónomos, Astrofísicos y Cosmólogos, ellos son los que realizan las pruebas y las comprobaciones que finalmente nos llevan al conocimiento que hoy tenemos del cielo y de los objetos que lo pueblan y de las fuerzas que allí actúan.
Gran de estas pruebas proceden del análisis espectroscópico del material que está presente en las Nebulosas, esas inmensas nubes de gas y polvo que se encuentran en el espacio como resultado de explosiones de supernovas o de otros fenómenos que en el Universo son de lo más frecuente. 
A partir de esas nubes se forman los sistemas planetarios como nuestro sistema solar, allí, nacen nuevas estrellas que contienen los mismos materiales expulsados por estrellas de generaciones anteriores.
En estas nubes hay muchos compuestos construidos en torno a átomos de carbono, y este elemento es tan importante para la vida que sus compuestos reciben en general el de compuestos “orgánicos”.

Entre los compuestos detectados en nubes interestelares hay sustancias muy sencillas, como metano y dióxido de carbono, pero también materiales orgánicos mucho más complejos, entre los que cabe citar el formaldehído, el alcohol etílico, e incluso al menos un aminoácido, la glicina. 
Lo que constituye un descubrimiento muy esclarecedor, porque es muy probable que toso los materiales existentes en las nubes interestelares hayan estado presentes en la nube a partir de la cual se formó nuestro Sistema Solar, hace unos cinco mil millones de años.
A partir de estos , equipos científicos han llevado a cabo en la Tierra experimentos en los que unas materias primas, debidamente tratadas simulando las condiciones de densidad y energías de aquellas nubes interestelares (ahora en laboratorio), dieron como resultado el surgir espontáneo de tres aminoácidos (glicina, serina y alanina). 
Todos conocemos el experimento de Miller del que os hablé hace unos días.
http://auladenaturales.files.wordpress.com/2008/05/miller.jpg
En otro experimento utilizando otra mezcla de ingredientes ligeramente distinta, se producían no menos de dieciseis aminoácidos y otros compuestos orgánicos diversos en unas que eran las existentes en el espacio interestelar. Para hacernos una idea, las proteínas de todos los seres vivos de la Tierra están compuestas por diversas combinaciones de tan sólo veinte aminoácidos. 
Todas las evidencias sugieren que este de materia habría caído sobre los jóvenes planetas durante las primeras etapas de formación del sistema planetario, deposita por cometas que habría sido barridos por la influencia gravitatoria de unos planetas que estaban aumentando de tamaño.
Como hemos podido deducir, una sopa de aminoácidos posee la capacidad de organizarse por sí sola, formando una red con todas las propiedades que ha de tener la vida.  De esto se deduce que los aminoácidos que estuvieron formando largos períodos de tiempo en las profundidades del espacio (utilizando energías proporciona por la luz de las estrellas), serían transportados a la superficie de cualquier planeta joven, como la Tierra.
    No todos los planetas están a la distancia adecuada de su estrella que la vida surja.
Algunos planetas pueden resultar demasiado calientes para que se desarrolle la vida, y otros demasiado fríos.  Pero ciertos planetas como la propia Tierra (existentes a miles de millones), estarían justo a la temperatura adecuada. Allí, utilizando la expresión de Charles Darwin, en alguna “pequeña charca caliente” tendrían la de organizarse en sistemas vivos. Claro que, por mi parte, como dijo aquel famoso Astrofísico inglés del que ahora no recuerdo el:

” milagro no es que aparezca vida fuera de la Tierra, el verdadero milagro sería que no apareciera”.
Y, en cuanto a las para que haga posible la existencia de vida, conviene ser reservados y no emitir un juicio precipitado, ya que, todos sabemos de la existencia de vida en condiciones que se podrían comparar o denominar de infernales.  Así que, estaremos a la espera de que, el Universo nos de una respuesta.

Mientras tanto, las galaxias se alejan las unas de las otras que y con su mirada triste, no lo pueden impedir, ¿ donde van? ¿Cuál será su destino? 
Está claro que su destino es el mismo que está reservado al Universo mismo: Parece que la muerte térmica, el frío absoluto de los -273 ºC es lo que nos espera en ese futuro que está situado en un tiempo nosotros infinito.
 Sin embargo, aún prevalece la esperanza de que, al final, podamos hallar el camino hacia otros universos que,  más jóvenes que el nuestro, nos puedan dar cobijo para que la Humanidad (si aún pervive para entonces), pueda seguir su destino tratando de saber de dónde viene, qué hace aquí y hacia dónde va.
emilio silvera
Nota:
Este trabajo, husmeando por la Red, me lo encuentro en un lugar llamado:

alquimiayciencias

 

Lo publicó el día, miércoles, 18 de diciembre de 2013. Lo curioso del caso es que, fue publicado por mí hace ya mucho tiempo y, se conoce que el responsable de este lugar lo encontró y le gustó para ponerlo en su blog, lo cual, me parece bien siempre que se mencione el origen. Además, no da la oportunidad de dejar algún comentario en el que se podría haber reprochado tal olvido.

 

 

  1. 1
    Emilio Silvera
    el 23 de enero del 2015 a las 6:35

     

    SERES VIVOS DE SILICIO

    Las historias de ciencia ficción en las cuales se sugiere la existencia de seres vivos construidos de silicio en vez del carbono han proliferado desde hace varias décadas, por ejemplo, en los argumentos de muchas películas y series de TV. La idea no es nueva, pues esta se originó en 1891 (¡!), cuando Julio Sheiner escribió sobre la posibilidad de vida extraterrestre fundada en el Silicio.

    Desde entonces, muchos soñadores han soñado acerca de seres vivos hechos de diversos materiales extraños. Incluso se han publicado muchos artículos en magazines científicos que hablan de las posibilidades del Silicio como bloque de construcción alternativo de los seres extraterrestres. La pregunta es si es posible la existencia de organismos vivos hechos de Sílice en nuestro universo. La verdad (y pido perdón a los que lo han tomado muy en serio), a menudo, me río de las discusiones de los siliconistas. Vea Usted porqué:

    1. Si fuésemos organismos hechos de Silicio, tendríamos que comernos a otros organismos hechos del Silicio. Ahora, piense en qué y cómo defecaríamos. A menos que fuéramos sistemas termodinámicos 100% eficientes -algo imposible de conseguir en este universo- sería extremadamente duro para nosotros el paso de “esos cristales” a través de “esas suaves membranas intestinales”.

    2. Si oxidáramos a una molécula de Silicio el resultado sería Dióxido de Silicio. ¿Cómo eliminaríamos los cristales de dióxido de silicio (¡cuarzo!) de nuestras células?

    3. Solamente las moléculas construidas con Carbono pueden experimentar las interacciones entre las partículas con carga a través de los fotones para impulsar la energía a partir de una a otra MOLÉCULAS ORGÁNICAS, es decir, moléculas hechas de Carbono para transferir la energía interna de las células de forma autónoma. Así es que bajo ninguna circunstancia las moléculas hechas con Silicio podrían formar membranas que pudieran experimentar la Fuerza Motriz Protónica, por lo tanto, tampoco experimentarían vida.

    4. Ahora, considere el problema ineludible de la diversidad de las proteínas… Necesitamos proteínas para cada uno y para todos los procesos realizados por nuestro cuerpo. Si no hubiera proteínas, no habría pensamientos, no habría reproducción, no habría movilidad, no habría respiración, no habría fotosíntesis, no habría ARN y ADN, no habría réplica del ADN, no habría… seres vivientes. ¿Usted conoce alguna enzima hecha con cadenas de Silicio? Es tan simple.

    5. Finalmente, ¿ha considerado usted el hecho de que no hay demasiada variedad de compuestos hechos con silicio en el universo observado? En un modelo muy convencional, la evolución necesitaría más de diez trillones de modificaciones localizadas en las moléculas de ADN para producir la biodiversidad actual (yo creo que estos cálculos se quedaron muy cortos). No hay una sola molécula del silicio que puede compararse con la del ADN o con la de ARN.

    6. La primera discusión de los siliconistas es que, similar al Carbono, el Silicio tiene cuatro electrones de valencia, denotando que el Silicio puede ligarse a otros cuatro átomos. Sin embargo, El silicio tiene ocho electrones más que el carbono (dos en el primer nivel de energía, ocho en el segundo y cuatro en el tercero), lo cual hace que el Silicio forme compuestos complejos altamente inestables. Además, los compuestos basados en el Silicio que se han comparado con los compuestos hechos con Carbono se han sintetizado siempre artificialmente, o sea que su síntesis a sido forzada. No hay síntesis espontánea de tales compuestos en la naturaleza.

    7. La discusión principal de los siliconistas es que el Silicio se encuentra al lado del Carbono en la tabla periódica de los elementos químicos. El Boro, el Nitrógeno, el Fósforo y el Aluminio también están a un lado del  carbono en la tabla periódica, y nadie ha pensado en vida basada en cualquiera de esos elementos. La situación difícil aquí es que el Silicio es un metaloide, mientras que el Carbono es un elemento no-metálico. No hay una comparación viable entre las propiedades químicas del Carbono y del Silicio.

    8. Otro argumento de los siliconistas es que el Silicio puede formar un compuesto que actúa como “una clase de membrana semipermeable”, muy similar a las membranas formadas con compuestos orgánicos porque deja pasar algunas substancias y evita el paso de otras. A los siliconistas se les olvidó que hay varias clases de membranas formadas con compuestos carbonaceos. Una membrana bacteriana no es igual a una membrana de una cianobacteria, o a una membrana vegetal, o a una animal. Una membrana plasmática no es igual a una membrana nuclear, a una membrana de cloroplastos o a una membrana mitocondrial. También se les olvidó que la vida es un estado de la energía que se manifiesta como la Fuerza Motriz Protónica que únicamente puede realizarse en membranas hechas con Carbono. Recuerde toda la parafernalia de substancias que se requieren para que este estado de la energía se conserve. El Silicio no posee esa propiedad fisicoquímica, ni la flexibilidad, ni la versatilidad del Carbono para formar espontáneamente esta gran diversidad de productos altamente estables necesarios para que se establezca el potencial de membrana.

    La naturaleza tiende a moverse por el camino más espontáneo, aunque ese camino no sea el más simple. Si en el universo fuera posible la síntesis espontánea de seres vivientes hechos con Silicio, la tierra los tendría. Es tan directo.

    Los inventores de la vida basada en el Silicio deben solucionar numerosos rompecabezas antes de decir incoherencias. El disparate más grande de esta… alucinación… es que si hubiera seres vivos sintetizados con Silicio, sus procesos serían tan diferentes de los procesos realizados por los seres vivos hechos con Carbono que no habría una manera de saber acerca de su existencia, ni usando lo mejor de nuestros métodos de detección de actividad metabólica.

    ¿Desea Usted conocer a un animal hecho de Silicio? Bob Esponja es un animal hecho de silicio. ¡No se ría! Si Bob Esponja perteneciera a un grupo de animales llamado Phylum Porifera (esponjas) y al orden Demospongia, entonces el esqueleto de Bob estaría formado de muchas pequeñas espinas entramadas llamadas espículas, las cuales estarían hechas de Silicio. Las espículas de muchas esponjas están hechas con Silicio. Sin embargo, las células realmente vivas de Bob Esponja estarían hechas con Carbono, por lo que no habría un solo proceso metabólico en donde Bob tuviera qué utilizar el Silicio para estar vivo; lo que es más, si Bob perteneciera al género Oscarella, entonces Bob no necesitaría de un esqueleto.

    Esto de los siliconistas me suena a Vitalismo (vitalistas colados). Los vitalistas piensan que la vida es algo que puede transferirse o infundirse en cualquier clase de material. A diferencia de los vitalistas, nosotros sabemos que la vida es tan sólo un estado de la energía que solamente puede ser experimentado por un arreglo molecular específico.

    Si, la vida puede ser experimentada en cualquier parte del Universo en donde las condiciones sean propicias para ello; sin embargo, no cualquier clase de arreglo molecular puede experimentar la vida. En esto último las cosas son muy específicas. ¡QUÉ DESBARAJUSTE! ¡Los Siliconistas han arrojado las leyes fisicoquímicas a la basura! ¡Y NO VENGAN CON QUE LAS GRANDES IDEAS SIEMPRE HAN ESTADO CONTRA LAS LEYES! Sí, contra las leyes de las sociedades humanas, pero las leyes fisicoquímicas del universo son inviolables ¿De acuerdo? SE TE AUTORIZA A REÍRTE DE MÍ SI ALGÚN DÍA LOS CIENTÍFICOS ENCUENTRAN FORMAS VIVIENTES HECHAS CON SILICÓN. POR LO PRONTO, YO ME RÍO DE LAS IDEAS DE LOS SILICONISTAS…

    Autor: Biól. Nasif Nahle

    Responder
  2. 2
    Emilio Silvera
    el 7 de septiembre del 2017 a las 6:42

    Bueno, lo que no podemos negar es que, en nuestro Universo, existe una gran diversidad de objetos significados de mil maneras: las piedras del fondo del río, la fitomasa, las Selvas, los océanos, las montañas, los ríos y lagos, la atmósfera, el clima con sus tormentas y sus estaciones de variados escenarios de temperaturas, olores y colores. Y, en el Espacio exterior, tenemos las galaxias cuajadas de estrellas y mundos, de Nebulosas y de otros objetos que, no por sus extrañas propiedades dejan de ser menos interesantes. Todo ello, está regido, por las cuatro fuerzas que dominan en el Cosmos, a saber, las nucleares fuerte y débil, el electromagnetismo y la Gravedad que, acompañada por las constantes universales, hacen posible la presencia de la biología, es decir, de los seres vivos que, como nosotros, podemos observar y exponer nuestras impresiones de todos los fenómenos que en el Universo son.

    Claro que, aunque no tengan la misma importancia, todas las cosas, como decía el sabio, SON. Cada cosa, por muy trivial que nos pueda parecer, está cumpliendo su cometido en el Universo, y, según las circunstancias y las energías presentes en cada momento, dichas cosas, se podrán transformar en otras muy diferentes, por ejemplo, la caída del rayo en la playa crea hermosos cristales.

    A todo esto, si notamos que los cambios se producen con el paso del tiempo y las cosas se comvierten en otras diferentes a las que en principio fueron, también, los seres vivos, van cambiando y evolucionando, unas veces son mutaciones aleatorias que cambian nuestros cerebros, otras es la propia evolución debido a que nos debemos adaptar a los cambios del planeta.

    Lo cierto amigos, es que nada permanece, que todo cambia y, sin importar el tiempo necesario para que eso ocurra, al final, nada sigue siendo lo que fue. De la misma manera, cambia el Universo entero, las Sociedades y los pueblos, sólo tenemos que mirar hacia atrás en el Tiempo para comprobar que, nuestros ancestros, tenían otras ideas en sus mentes.

    A medida que vamos adquiriendo nuevos conocimientos, nuestras Mentes están cambiando aunque no nos demos cuenta de ello, y, así, dentro de 2.000 años (por ejemplo), seremos seres muy difirentes con ideas nuevas que, al mirar al pasado, nos causará sorpresa las perspectivas que del mundo, de la Naturaleza y del Universo tenían nuestros antepasados.

    Responder

Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Subscribe without commenting