domingo, 15 de diciembre del 2019 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




¿Cerebro y Mente? ¿Inteligencia y Sabiduría?

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en El Universo y la Mente    ~    Comentarios Comments (11)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

 «

 

 

 

http://alexpantarei.files.wordpress.com/2008/03/tiempo3.jpg

                               El mito del eterno retorno: la Regeneración del Tiempo

Tomado literalmente, el tiempo cíclico hasta sugiere una especie de inmortalidad. Eudemo de Rodas, discípulo de Aristóteles, decía a sus propios discípulos: “Si creéis a los pitagóricos, todo retornará con el tiempo en el mismo orden numérico, y yo conversaré con vosotros con el bastón en la mano y vosotros os sentaréis como estáis sentados ahora, y lo mismo sucederá con toda otra cosa”. Por estas o por otras razones, el tiempo cíclico aún es popular hoy, y muchos cosmólogos defienden modelos del “universo oscilante” en los que se supone que la expansión del universo en algún momento se detendrá y será seguida por un colapso cósmico en los fuegos purificadores del siguiente Big Bang.

La estrella Wolf 1061 y sus tres planetas. El «c» es el potencialmente habitable

    La estrella Wolf 1061 y sus tres planetas. El «c» es el potencialmente habitable – UNSW

Un equipo de astrónomos australianos ha descubierto el planeta potencialmente habitable más cercano a la Tierra fuera del Sistema Solar, a «solo» 14 años luz, una distancia que puede parecer muy larga, pero que es mucho más corta que la que nos separa de la mayoría de candidatos a albergar vida y una nadería en la inmensidad del Universo. Este nuevo mundo, que tiene más de cuatro veces la masa del nuestro, es uno de los tres que el equipo detectó alrededor de una estrella enana roja llamada Wolf 1061.

 

 

 

En el Universo existen muchas clases de resonancias…inesperadas

 

Las resonancias parecen ser solamente una especie de versión excitada de los Hadrones estable. Son réplicas que rotan más rápidamente de lo normal o que vibran de diferente manera. Análogamente a lo que sucede cuando golpeamos un gong, que emite sonido mientras pierde energía hasta que finalmente cesa de vibrar, una resonancia termina su existencia emitiendo piones, según se transforma en una forma más estable de materia.

Por ejemplo, la desintegración de una resonancia ∆ (delta) que se desintegra por una interacción fuerte en un protón o neutrón y un pión, por ejemplo:

 

∆⁺⁺→р + π⁺;  ∆⁰→р + πˉ; o п+π⁰

 

En la desintegración de un neutrón, el exceso de energía-masa es sólo 0,7 MeV, que se puede invertir en poner en movimiento un protón, un electrón y un neutrino. Un Núcleo radiactivo generalmente tiene mucha menos energía a su disposición.

 

 

Visión tridimensional del gas expulsado de NGC 253. El eje vertical muestra la velocidad y el horizontal la posición. Los colores representan la intensidad de la emisión; rosa es la emisión más fuerte y rojo la más débil. : ALMA (ESO/NAOJ/NRAO)/Erik Rosolowsky.

 

Pero, comencemos con el trabajo: ¿Cerebro y Mente? ¿Inteligencia y Sabiduría? Sabemos que, en el árbol de la vida, la ramita humana se separó de la rama de los primates hace ahora unos 6.000.000 de años y que el último antepasado que compartimos con otro primate (que no era ni Homo ni Pan), se parecía probablemente a un chimpancé, nuestro pariente vivo más próximo. Sin embargo, nuestra rama divergió de la de los primates y comenzó a cambiar con pequeña e imperceptibles mutaciones. La tasa de cambio fue muy lenta en una escala de tiempo humano, al suponer un promedio, en aumento del volumen del cerebro, de alrededor de diez milímetros cúbicos (poco más que la cabeza de un alfiler) por generación.
Resultado de imagen de el cerebro humano

Cerebro y Mente, son dos entes separados que depende el uno del otro… ¡Siempre nos dio mucho en que pensar!

No acabamos de ponernos de acuerdo en el hecho de si, la sabiduría, o la competencia profesional o la pericia, también la Inteligencia, pueden ser catalogadas como categorías biológicas, pero lo son. La mayoría de la gente comprende, de forma general y vaga, que la mente es producto del cerebro, pero no siempre resulta fácil comprender lo íntima que es esta relación. Aunque acepte la conexión entre Mente y Cerebro en tanto que proposición abstracta, la mayoría de las personas no llegan a entender ni asimilar de forma inmediata estas cuestiones del cerebro-mente-inteligencia-sabiduría, como sí lo hacen con las cuestiones más cotidianas.

En realidad, cuando hablamos de Mente y cerebro lo hacemos como parte de un vestigio pertinaz y recalcitrante que nos viene de lejos, cuando algunos estudiosos de la Filosofía como René  Descartes, proponían que mente y cerebro estaban separados y que la Mente existe de manera independiente del cuerpo. Muchos son los libros que sobre el tema han sido escritos, algunos excelentes como: El error de Descartes, La Table rasa y otros muchos. La secular incapacidad para entender que la mente es producto del cuerpo inspiró la pintoresca imagen de la mente como el ente superior, inmaterial, que viviendo en el cerebro, en realidad era sensorialmente inmaterial y podía, estar fuera o dentro de nosotros para general ideas y pensamientos.

 Resultado de imagen de ¿Cerebro y Mente?

Las reglas de causa y efecto, tal como las aceptas, te han metido en el volumen de un cuerpo, y la duración de la vida humana. En realidad, el campo de la vida humana es abierto e ilimitado en su más profundo plano.

Tu cuerpo carece de edad y tu mente de tiempo. Una vez que te identifiques con esa realidad, que es congruente con la visión cuántica del universo, entraras en el nuevo paradigma, y tu conciencia, sé expandirá, cósmica y cuánticamente en fractales radiales exponenciales y dimensionales.

Al mirar el Microscopio electrónico, (Microcosmos) vemos como las partículas cuánticas se mueven, (virtualmente) a la velocidad de la luz, y si miramos al cielo y observamos las Estrellas, veremos la inmutabilidad del Macrocosmos. Cada uno habita en una realidad que se encuentra mas allá de todo cambio. En lo más profundo de nosotros, sin que lo sepan nuestros sentidos externos tridimensionales o físicos, existe un intimo núcleo del ser, un campo de inmortalidad, que crea la personalidad, él yo y el cuerpo. Este ser es nuestro estado esencial, es nuestra esencia (Alma), es quien realmente somos. Somos Almas en este inmutable escenario eterno.

Resultado de imagen de El Tiempo Eterno

Nadie ha sabido nunca explicar lo que el Tiempo es. Lo único que hemos podido sacar en claro es que, su transcurrir lo cambia todo. Su hermana inseparable, la Entropía, se encarga de ello. Y, de su hipotética prima, la Eternidad, no podemos decir que la tengamos localizada, ya que, todo tiene un principio y un final y, siendo así (que lo es), la Eternidad no tiene cabida aquí.

swift-m31

                 Ni una Galaxia, cuya vida se remonta a miles de millones de años… ¡Es Eterna!

Otros dicen que el Tiempo existe solo como eternidad, el tiempo es Eternidad Cuantificada, es la temporalidad cortada por nosotros, en trozos o fragmentos, de tiempo que llamamos días, horas, minutos, y segundos. Lo que llamamos tiempo lineal es solo un reflejo de nuestro modo de percibir los sucesos o los cambios en que nos vemos envuelto en nuestro limitado sistema perceptual .

Si se pudiera percibir lo inmutable, el tiempo dejaría de existir tal como lo conocemos. Podemos empezar por aprender, a concebir y metabolizar lo Inmutable, la Eternidad, lo Absoluto, al hacerlo, estaremos listos para crear la fisiología de la Inmortalidad. Claro que es difícil, si se tiene una comprensión aceptable del universo, asimilar esos conceptos de eternidad, infinito o inmortalidad que… ¡En nuestro universo no están presentes! Aquí todo se transforma, todo comienza y termina, todo nace y muere.

 Somos propensos los Humanos, cuando hablamos y queremos contar cosas, hacer referencias que, en realidad, sólo son metáforas de “Vacío”, de “Infinito”, o, de “Eternidad” esos tres conceptos que utilizamos para decir que hay poco, que nunca muere, y que dura siempre. Claro que, ninguno de los tres conceptos son ciertos en nuestro Universo: Ni existe el Vacío (siempre hay), Ni tampoco nada es infinito (todo muere), y, de la Eternidad que podemos decir: Sólo es una abstracción de la Mente.

Si somos capaces de entrar en ese campo transcendente de superior nivel filosófico y hasta metafísico se podría decir, ya no creeremos en ese dualismo cartesiano entre cuerpo y mente…nos podremos deposar de vestigios del pasado y llegar a comprender, con claridad meridiana que, la Mente es algo evolucionado dentro de nuestro cuerpo que ha sido puesta ahí por mecanismos del universo que no hemos podido llegar a entender pero que, de todas formas intuimos que, la conexión entre ambos, Mente y Universo, es tan real como la vida misma.

Los mecanismos del Universo hizo posible el surgir de la Vida y, en alguna de sus modalidades (seguro que exioten muchas más) se plasmó esa simbiosis primera de Cuerpo y Mente que haría posible la evolución de la segunda para que, después de algunos miles o millones de años, pudiera alcanzar el zenit en individuos que eran poseedores de rasgos e ingredientes predeterminados de personalidad e inteligencia, empuje y energía, la capacidad para entender lo que otros no entienden, el poder fijarse objetivos a largo plazo que requerían de un talento innato y especial que no era posible adquirir sino que se nace con él. Es el destino biológico de unos pocos que, a pesar de su talento, sí necesitaron del empuje y la ambición y, finalmente, los triunfosd, llegaban como frutos del esfuerzo individual.

114433-83863_p

Al fin y al cabo todo el mundo acepta que el esfuerzo solo no basta para convertirse en un Mozart, un Shakespeare o un Ramanuján. Para subir esa escalera que te llevará a la cumbre, principalmente, el ingrediente necesario será el Talento, la Sabiduría y, de vez en cuando, se agrega un poquito de suerte o azar.

Claro que la Sabiduría es una buena noticia para todos nosotros. Si alguien la posee, siempre tenderá a exponerla a los demás para que, de una u otra forma podamos disfrutar de ella aunque sólo sea a través de la admiración hacia el Sabio que no la muestra pero, en realidad, en el último momento, lo que deseamos es apropiarnos de algo de esa sabiduría para nosotros. ¡Necesitamos saber!

Es el saber popular de todas las Sociedades a lo algo de la Historia, la sabiduría siempre ha sido asociada con los ancianos. La sabiduría ha sido el más preciado bien y, en torno a ella, todos nos hemos puesto en coro a escuchar esas palabras sabias que nos indicaban el camino a seguir.

No siempre hemos sabido determinar lo que es la realidad y lo que son sólo sueños. Escenarios que nuestros ojos ven y que nuestros oídos oyen, son los mensajes que el cerebro recibe y se los cree. Así que, teniendo unos sentidos limitados, es posible, que los mensajes no sean todo lo fiables que debería y, el “mundo” que el cerebro conforma… ¡Puede que no se ajuste a la realidad del “mundo”!

¿Qué es la realidad?, ¿Cómo la definimos?, ¿Cuántas realidades hay?, ¿Cada uno de nosotros tiene su propia realidad?¿Qué realidad nos transmite el Universo en nuestro Mundo, será distinta a realidades de otros Mundos? ¿Es una realidad la cuántica? ¿Existen realidades que no podemos percibir? La realidad va en función de la percepción que se tenga de ella, y esta forma parte de la Conciencia. Nuestra conciencia actual es un condicionamiento de nuestra visión del mundo actual y colectivo, es la que nos enseñaron nuestros padres, maestros, la sociedad, gobierno y religiones. A esta manera de ver y entender el mundo, pertenece el antiguo paradigma. Y, como nos diría Tom Wood, necesitamos nuevos paradigmas para poder entender la “realidad” de la Naturaleza.

Es cierto que, algunas veces, cuando profundamente pensamos en todos estos conceptos, llegamos a la conclusión de que la realidad no existe, y, si entramos en el mundo de la filosofía podríamos argumentar que nunca nadie ha podido “ver” un pensamiento y, sin embargo, ¿cuántos generamos durante nuestras vidas?

    A partir del mundo físico de Faraday Maxwell nos pudo señalar su mundo mental de la electricidad y el magnetismo

El mundo físico, incluido nuestro cuerpo, es una reacción del observador. Creamos el cuerpo según creamos la experiencia de nuestro mundo. En su estado esencial (micro-cósmico), el cuerpo está formado de energía e información, y no de materia sólida. Esta energía e información, surge de los infinitos campos de energía e información que abarcan todos los universos. La mente y sus cuerpos, desde el físico hasta el espiritual y sus múltiples manifestaciones multidimensionales, son inseparablemente uno, o sea la unidad YO SOY.

Esta unidad Yo Soy, la separaremos en dos corrientes de experiencia. La experimentamos primero como corriente subjetiva, como pensamientos, ideas, sentimientos, deseos y emociones. La corriente objetiva la experimentamos como el cuerpo físico, mas sin embargo en un plano mas profundo, las dos corrientes se encuentran en una sola fuente creativa, y es a partir de esta , desde donde realmente nos manifestamos y tenemos nuestro ser.

La bioquímica del cuerpo es un producto de la conciencia, las creencias, los sentimientos, las emociones, los pensamientos e ideas, crean reacciones que sostienen la vida en cada célula. La percepción parece como algo automático, pero esto es un fenómeno aprendido, si cambias tu percepción, cambias la experiencia de tu yo , y por ende de tu mundo.

Por supuesto, todos sabemos el dilema del observador en la cuántica. Se trata del enigmático principio de incertidumbre que nos impide medir una partícula sin afectar el resultado. Es posible conocer una cosa, más no la otra. Por mucho tiempo, Copenhague fue el modelo que rigió ese conocimiento específico de la cuántica pero ya existe otro. Tenemos el experimento del físico John Cramer que basó su modelo en la teoría de radiación electromagnética de Wheeler-Feynman y predice los resultados de los experimentos cuánticos tan bien como el “viejo” modelo lo hace. Lo más atractivo: el observador no tiene ningún papel especial en el resultado.

Resultado de imagen de Los Humanos no somos el Centro de nada

En realidad, solo somos una parte infinitesimal de lo mucho que podemos vislumbrar.

Los humanos seguimos afianzándonos a todo lo que nos ponga en el centro de las cosas. Los fenómenos que no pueden ser explicados nos excitan y hemos estado usándolos para justificar a nuestros dioses desde que descubrimos que podemos producir ilusiones para tapar nuestra ignorancia. Cada vez que algo es explicado, movemos nuestras pertenencias hacia el próximo misterio; y cuando ese enigma revela sus mecanismos nos pasamos a otro. No es la ausencia de evidencia lo que mortifica al creyente que propone afirmaciones extraordinarias como verdaderas, son las evidencias del otro, del científico en el laboratorio; él lo obliga a buscar otra casa y mudarse donde no haya iluminación.

Lo cierto es que, creamos nuestra propia realidad dentro de otra realidad más grande que resulta ser el UNIVERSO.

Claro que, esa sabiduría a la que antes me refería nos debería llevar hasta propósitos superiores, incluso de una célula podríamos aprender: Cada Célula del cuerpo acuerda trabajar por el bien del Todo; el Bienestar individual es secundario. Si es preciso, morirá para proteger al cuerpo (Lo que ocurre con frecuencia). La vida de cualquier célula es muchísimo más breve que la nuestra. Las células de la piel mueren por cientos cada hora, al igual que las inmunológicas que combaten los microbios invasores. El egoísmo resulta inconcebible, incluso cuando la supervivencia de las células está en juego.

Resultado de imagen de Egoismo del Ser viviente por seguir vivo

Los paisajes cambian como todo en nuestro Universo

¿Por qué no hacemos nosotros lo mismo? ¿Acaso no hemos finalizado nuestro proceso de Humanización, o, por el contrario, simplemente se trata de que somos así. Seres egoístas en los que prima lo individual y el YO, contra el NOSOTROS, como Ente principal. Hay una cuestión que me da algo de esperanza: Cuando hablamos de nuestros hijos, de nuestro ser Amado…El Yo se queda detrás y prevalecen esos valores que, en realidad, son los que nos distinguen y nos hacen grandes.

Bueno, pero ¿no estaba hablando de la Mente, la Sabiduría y la Inteligencia? Sí, es posible. Sin embargo, todo siempre viene a desembocar en lo mismo: Nosotros y el Universo.

emilio silvera

 

  1. 1
    emilio silvera
    el 31 de mayo del 2017 a las 7:13

    Lo cierto es que, los humanos, no alcanzan la verdadera Sabiduría hasta que, habiendo pasado los años, han conseguido pasar por múltiples vivencias y han tenido experiencias que les han enseñado a valorar, de manera real, la verdadera importancia que tenemos en todo éste entramado del Universo, y, que hemos llegado a reconocer que, no es tanta como la juventud nos hace suponer al creernos, sin base científica alguna, los dueños del mundo, una ilusión que se va marchitando con el paso de los años y a medida que adquirimos un conocimiento mayor.

    Hay cosas que están unidas a nosotros para siempre, como el Amor materno, los lazos de pareja, la inquebrantable unión de madres con sus hijos… Es la explicación más plausible del por qué, una madre, puede llegar a dar la vida para salvar la de sus hijos.

    Es cierto que una llama arde en el corazón de los Amantes y que la ternura que siente la madre por los hijos es una fuerza de la Naturaleza que hace posible el avance de nuestra especie, y, nuestra curiosidad por quererlo saber todo, es otra de las fuerzas que, junto a nuestra inmensa imaginación, nos lleva camino de la “casa de la sabiduría” a la que podemos llegar después de muchos años de vivencias, decepciones y fracasos.

    Hablar de sabiduría es algo pretencioso, ya que, nunca podremos saberlo todo. Sin embargo y dentro de un margen racional, de lo que podemos entender por saber, no podemos negar que, nuestra especie, en un marco temporal humano, ha conseguido alcanzar cotas de conocimiento que, sin duda alguna, serían motivos de asombro para cualquier civilización extraterrestre que nos estuviera observando. Hemos sido capaces de llegar al núcleo de los átomos y también, a las más infinitesimales señales de vidas de células vivas, y, en el otro extremos de lo muy grande, pudimos conquistar los espacios de las Galaxias y de los Agujeros Negros.

    Saber donde estamos y a qué región del Universo pertenecemos… ¡Es un inmenso logro!

    Claro que, la Sabiduría como la podemos entender, sólo es alcanzable cuando los años te han enseñando la humildad y la sencillez, y, has llegado a comprender que, saber, lo que se dice saber… ¡Sabemos poco! Las preguntas son más que las respuestas y, aún (desgraciadamente), llevamos sobre nosotros una gran carga de ignorancia.

    Responder
  2. 2
    kike
    el 31 de mayo del 2017 a las 17:16

    Hablando de ignorancias Maese, tengo de eso una buena carga: y quisiera solucionar al menos una, así que te  pregunto:

     Hablando de partículas subatómicas, parece que la energia que producen, que es el principio y motor de todo lo existente, se basa principalmente en movimientos; en movimientos de rotación, traslación o vibración, produciendo calor/luz o trabajo/fuerza.

     Pero tambien sabemos que la energia no se produce, que solo se transforma; entonces, ¿De donde sacan las partículas tan grande energia como para poder estar eternamente en movimiento transfiriendo contínuamente energia al medio?

     Y si la sacan de otras partículas más pequeñas como los quarks, o las cuerdas, de donde la sacan estas?
     Seguramente será una tontería, pero ignoro las causas.

     Gracias anticipadas y un abrazo.

    Responder
    • 2.1
      emilio silvera
      el 1 de junio del 2017 a las 4:47

      ¡Ahí le has dado!

      La pregunta “tonta” que planteas, se han planteado muchos grandes genios antes que tú. De manera cierta, nadie ha sabido dar una explicación correcta de lo que la energía es. Sabemos que está asociada a la masa (se ha comprobado miles de veces), ya que, desde E = mc2 se sabe que la energía y la masa son dos aspectos de la misma cosa pero, no es esa la pregunta que planteas que, como también yo soy un gran ignorante, también quisiera que alguien nos pudiera responder de manera tal, que no tuviéramos la menor duda de su certeza.

      Una cosa sí es cierta, el Universo entero es energía que perdura desde el Big Bang (si ese fue, finalmente, el suceso que le hizo “nacer”). Aquel desenlace de inmensa energía se fue aplacando con el paso de los eones y, de aquella energía surgieron todos esos infinitesimales objetos que ahora conocemos como partículas subatómicas que, se fueron conformando (al juntarse para formar los átomos), en otros objetos mayores como las estrellas y las galaxias que contienen todo lo demás.

      Toda ésta palabrería no acaba de explicar lo que la energía es, y, desde luego, ninguna de las explicaciones que circulan por ahí sobre ella, me acaban de convencer, así que, en esta situación y siendo sincero, lo mejor será decirte que, me uno a tu pregunta y nos sentaremos a esperar que alguien nos la pueda contestar.

      Un abrazo.

      Responder
    • 2.2
      Emilio Silvera
      el 1 de junio del 2017 a las 11:35

      Amigo Kike, podíamos estar hablando de la energía días enteros. Sin embargo, tu pregunta es profunda y, nadie está preparado para que te pueda dar una contestación autosuficiente en el plano científico que se pueda aceptar sin quer antes, esté verificada. Un íntimo amigo Físico e Ingeniero Espacial, me ha comentado muchas veces que le gustaría saber el verdadero “origen” de la Energía, qué es dicha maravilla, y, sobre todo, como surgió y cuáles fueron los mecanismos de su funcionamiento que, sólo conocemos de manera parcial.

      Así, como tú mismo, estamos todos.

      Responder
      • 2.2.1
        kike
        el 1 de junio del 2017 a las 22:33

        Gracias mil por tus amables respuestas(como siempre son, pero que a veces, de tanto estar acostumbrados no las sabemos valorar suficientemente).

         Esto de la física de partículas era para mi hace no mucho tiempo un galimatias bastante complicado, diifícil y hasta aburrido, sobre todo teniendo en cuenta mis limitados conocimientos matemáticos.

         Pero, sobre todo, gracias a tus maravillosas y “sencillas” explicaciones, se me fué metiendo el “gusanillo” de la curiosidad sobre esta disciplina, y la verdad es que ahora mismo, pese a mi gran y evidente ignorancia en estos temas, procuro aprender lo que puedo, pues he llegado al punto de pasar del aburrimiento a una gran atención por ese extraño mundo infinitesimal.

         Por ejemplo, y ya que soy viejo para ir a clases presenciales, suelo ver por la web numerosos videos de la física de partículas, aunque solo en español; y claro, por muy torpe que sea, espero que algo me quede, aunque quizás aún no haya llegado a esa circunstancia…

         Es curioso, pero quizás hasta sea conveniente explicarlo; cuando comencé a leer tus comentarios, allá por el 2007, sobre todo en Observatorio-info, aunque también en otras páginas de ciencia, yo era una persona, que si bien siempre había sido atraido por el cielo nocturno, nunca había pasado de lo más simple (Recuerdo haber hecho un pequeño curso de astronomía que ofrecía Observatorio con el fin de obtener los mínimos conocimientos exigibles).

         Pero poco a poco, lo que en principio era una mera distracción como cualquier otra, me llegó a calar profundamente, tanto, que sin tener nada que ver con la ciencia en mi profesión (mejor dicho mi exprofesión), llegué a dedicar buena parte de mi tiempo libre en conocer al menos una pizca de la inmensidad de cosas que se me iban abriendo en mi mente; y como bien dices; cuanto más aprendía, más veía la gran ignorancia que poseía (y poseo).

         Comenzando por Astronomía, fui pasando a cosmología y últimamente a la puñetera cuántica, porque creo convenir en que todo se encuenta entrelazado íntimamente.

         Total, que ya son al menos diez años que te sigo a diario, y por muy torpe que sea, de seguro que algo habré aprendido contigo; y si hay algo, se debe principalmente a tu persona;  a tu inigualable aptitud de mostrar la ciencia en general a todos los profanos, sin lenguajes técnicos ni fórmulas raras ni aptitudes elitistas de ningún tipo;  ahí creo que radica buena parte de tu éxito;sin dejar nunca de lado lo que también posees en abundancia: conocimiento,seriedad, sencillez, dedicación(mucha), y altruismo.

         Bueno, ya está bien de “dorar la píldora”, que alguno me va a tachar de “pelota”; (aunque me da lo mismo).

         Lo dicho Maese, gracias siempre por lo que nos das cada día a cambio de nada; un abrazo. 

        Responder
        • 2.2.1.1
          Emilio Silvera
          el 2 de junio del 2017 a las 3:33

          Sólo en una cosa estás equivocado, querido amigo, cuando dices: “… a cambio de nada….” Lo cieto es que, para mí, es a cambio de mucho, con tus palabras expresadas ahí, más arriba, me siento más que pagado. ¿Te parece poco, si he conseguido atraer tu atención con mis explicaciones hasta el punto de haber despertado tu curiosidad para poder compartir contigo, lo poco que se… ¡Me siento más que pagado!

          En este mundillo de la Cosmologia, Astronomía, Astro-física y también la Física en todas sus versiones, no tiene muchos adeptos y, sin embargo, ahí está todo lo que somos, así que, si podemos, al menos, tener unas sencillas nociones del por qué de las cosas, mo nos iremos de aquí como simples seres que han perdido su tiempo viendo pasar el tren.

          Un abrazo amigo mío.

  3. 3
    Ramon Marquès
    el 31 de mayo del 2017 a las 18:52

    Amigos Emilio y Kike:
    El experimento de Alain Aspect supone la transmisión instantánea y, a mi parecer, una dimensión especial que tiene que ver con la consciencia y la sabiduría. Pienso que el citado experimento ha sido insuficientemente valorado.
    Amigos, un fuerte abrazo. Ramon Marquès

    Responder
    • 3.1
      emilio silvera
      el 1 de junio del 2017 a las 4:50

      ¡Hola, Ramón!

      ¿Te das cuenta? ¡Cómo somos! NO dejamos de darle vuelta a los pensamientos y de elucubrar sobre lo que ésto o aquello podría ser. Siempre nos haremos preguntas y, cuando tenemos alguna respuesta, aparecen otras cuestiones desconocidas que nos llevan a plantear otras muchas preguntas, así que, nunca dejaremos de preguntarnos, y, gracias a eso, vamos aprendiendo. Mira sino lo que el amigo Kike nos plantea.

      Saludos.

      Responder
    • 3.2
      kike
      el 1 de junio del 2017 a las 22:39

      Un abrazo Ramón; la verdad es que no tengo ni idea de ese experimento; voy a intentar saber algo…

       

      Responder
  4. 4
    kike
    el 1 de junio del 2017 a las 22:56

    bueno, lo que he podido leeer a “vuelapluma” sobre el experimento que dices, parece definirse en que confirmó la  ”paradoja EPR”, (El entrelazamiento cuántico), pese a que en un principio intentó desbaratarla; pero creo que  en principio ello no supone que exista una dimensión desconocida (aunque al ignorarse las causas siempre deja una puerta abierta).

     Lo que si está claro, es que la cuántica evidencia una realidad suficientemente comprobada, que nada tiene que ver con nuestra lógica y nuestra forma de entender lo que existe, lo que pudiera ser una prueba de que nos falla algo muy gordo…

     De seguro que en este tema del entrelazamiento cuántico nos esperan grandes sorpresas.

    Responder
    • 4.1
      Emilio Silvera
      el 2 de junio del 2017 a las 3:42

      En el futuro, ese mundo misterioso de lo muy pequeño, el mundo cuántico, no sólo nos dará muchas sorpresas sino que, de lo que de él podamos saber, podría incluso, salvar a nuestra especie. Se esperan acontecimientos que asombrarán al mundo. Cuando la Ciencia se ejerce con seriedad, no siempre se trata de salir en los titulares y decir gansadas que nadie puede comprobar, así que, la parte más seria de la física, se calla y sigue experimentando buscando esas respuestas que, más tarde o más pronto vendrán, y, cuando eso suceda… ¡Todos con la boca abierta por el asombro! Y diremos… ¿Cómo es posible eso…?

      Ahora se habla de muchas cuestiones que sólo son hipótesis y que, algunos, queriendo darse una importancia que no tienen, mencionan como si estuvieran en la mayor de las certezas, cuando los veo en reuniones a las que tengo la oportunidad de asistir como miembro de la Real Sociedad de Física, si tengo ánimos para ello, les contradigo y comienzo el debate con el que no se llega a nunca a nada, sino que se forman dos bandos con opiniones contradictorias y que, ninguno de los dos puede demostrar.

      Así es, casi siempre, esos eventos de científicos cuando están en su salsa, y, como lo cierto es que carecen del intelecto necesario para poder demostrar ciertas cuestiones, se inventan o se agarran a opiniones que otros soltaron y que viene a “solucionar” o “tapar” aquel hueco irrellenable de manera convincente. ¡Cómo somos!

      Un abrazo amigos.

      Responder

Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Subscribe without commenting