miércoles, 14 de noviembre del 2018 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




Aquella triste concioncilla

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en El Tiempo pasa...¿O somos nosotros?    ~    Comentarios Comments (5)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

 «

 

Murillo.

Hay cosas que nunca olvidamos. Cuando era un niño y vivía con mis padres y mis tres hermanos, yo dormía en una habitación que daba a la calle que podía ver por la ventana. En estas fechas navidenas, aparte del jolgorio natural de las fiestas y de las visitas a los nacimientos (eran otros tiempos), la gente acostumbraba a formar reuniones de familias y celebrar, después de la cena, la Navidad con canciones apropiadas al evento que se conmemoraba.

Recuerdo que siempre me quedaba dormido y, casi arrastras, podía llegar a la cama que cogía con tantas ganas que era llegar a ella y caer en profundo sueño. Generalmente, era despertado al amanecer por algunos que seguían la fiesta por las calles cantando a voz en grito y, una de aquellas cancioncillas, nunca me dejó, cuando llegan estos días, su recuerdo vuelve y, como cuando era pequeño, vuelvo a oir aquellas voces cantar:

Resultado de imagen de Aquellos campanilleros

 Campanilleros que cantan con nostalgia:


“el año nuevo ya viene
el año viejo se va
y nosotros nos iremos
y no volveremos más”


Eran cantares muy tristes
con un fondo de verdad
no había temor a la muerte
era cosa natural


Resultado de imagen de Aquellos campanilleros

tampoco miedo a la vida
la sabían disfrutar
Se reunían en la mesa
esa mesa familiar


donde siempre había un lugar
no faltaba nunca un pan
A las doce se reunían
en la plaza principal

Resultado de imagen de Aquellos campanilleros

zambombas y panderetas
turrones y mazapán
Todo el mundo se abrazaba
se daban besos de paz


algunos se emocionaban
no dejaban de llorar
ni tampoco de cantar
El recuerdo de una pena
tal vez de felicidad

Resultado de imagen de El año viejo se va y la familia no está

un amor que se ha perdido
un familiar que no está
El año viejo se ha ido
y nunca más volverá


Los años se van volando
las vida los ve pasar
El Nuevo año ha llegado
todo el mundo a festejar y,

cuando pasa la euforia,

todo el mundo a trabajar.

Imagen relacionada

¡Feliz Año Nuevo! a todos los amigos de este lugar y,  también, para todos en general. Aprovecho la oportunidad para haceros una recomendación:

Ahora que podeis,  decidle  a la persona amada cuánto la queréis.

No dejéis pendiente, por más tiempo, esa buena obra que puedes hacer.

Es triste mirar hacia atrás y, al recordar, decirte a tí mismo… ¡Si hubiera…! Así que remedialó.

La vida es corta, muy corta, y, si no tenemos claras las prioridades, cuando queremos darnos cuenta…¡es tarde! No siempre se puede rectificar y, algunas veces, cuando se hace a destiempo, los efectos pueden ser contrarios a los esperados. Pensad que no siempre lo mejor es lo más caro, ni la felicidad se compra con tesoros.

Si quieres te querrán y, como decimos en física, todo es causa de lo que antes pasó, es su consecuencia.

¡Sed felices!

emilio silvera

 

  1. 1
    Emilio Silvera
    el 25 de diciembre del 2016 a las 10:58

    Lo cierto es que estamos aquí de pasada, un tiempo efímero que cada cual tiene concedido por la madre Naturaleza para que cumpla su ciclo de Vida (unas más longevas que otras), aquí en nuestro planeta y, a veces, podemos llegar a la conclusión de que nuestra importancia es muy relativa, y, debemos aprovechar ese corto Tiempo para dedicarlo a cosas positivas, ser mejores con los demás y, dejar de lado los egoismos personales, ser conscientes de lo que en realidad tiene valor y de lo que sólo son espejismos sin valor alguno, lo auténtico lo tenemos siempre a mano y no podemos desecharlo por elegir quimeras y fantasías. Un momento al lado del Ser amado tiene más valor que un año persiguiendo ese sueño que nunca se realizará.

    A veces, nos inunda la nostalgia o incluso nos sentimos algo frustrados al ser conscientes de que no podremos mestar aquí para siempre, nos duele no saber que será del futuro de nuestros seres queridos y, también, qué será de la Humanidad en los acontecimientos venideros que la Naturaleza nos tiene reservados, si seremos capaces de solventar esos difíciles problemas.

    Claro que, todo tiene un principio y un final, y, si lo que nos aguarda en el futuro es eso… ¿Qué sentido tiene haber venido? Creo que, de alguna manera, podremos sortear la fusión de Andrómeda y la Vía Láctea, la muerte de nuestro Sol, y otros cambios que se avecinan en el futuro lejano, es decir, que tenemos mucho tiempo por delante para aprender la manera de burlar a la velocidad de la luz y encontrar otros caminos que nos lleven a mundos nuevos y jóvenes que nos puedan dar cobijo para que podamos continuar nuestra andadura por este inmenso Universo que nos creó. En caso contrario, todo el esfuerzo y todo el dolor… ¡Habrían sido en vano!

    ¿Qué futuro nos espera? ¡Ya me gustaría amí saberlo!

     

    Responder
  2. 2
    Giordano Valeriani
    el 25 de diciembre del 2016 a las 11:17

    Buon Natale Emilio…..

    Responder
    • 2.1
      emilio silvera
      el 26 de diciembre del 2016 a las 8:14

      Amigo Giordano, tu presencia siempre es apreciada.
      Un cordial saludo amigo.

      Responder
  3. 3
    Adriana*
    el 25 de diciembre del 2016 a las 15:04

    Gracias Emilio. ¡Felices Fiestas! Un abrazo desde Buenos Aires.

    Responder
    • 3.1
      emilio silvera
      el 26 de diciembre del 2016 a las 8:13

      ¡Hola, Adriana!
      No sabes cuanto agradezco tu visita y, desde luego, tus deseos. De la misma manera, por nuestra parte, te deseamos que goces de una buena salud y los años venideros sean propicios contigo. Tienes la suerte de vivir en un lugar privilegiado de la Naturaleza, quizás algún día me pueda dar una vueltecita por ahí.
      Un cordial abrazo amiga.

      Responder

Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Subscribe without commenting