jueves, 15 de noviembre del 2018 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




Ginandomorfos: Cuando los cromosomas se equivocan

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Curiosidades    ~    Comentarios Comments (0)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

800px-ZwitterHauhechelblaeuling.jpg

Burkhard Hinnersmann/Wikimedia

Ingreso en el rico archivo del Museo de Historia Natural de la Universidad de Colorado, y, aprovecho la oportunidad para ir más allá del especimen de hoy, pues hablaré de un curioso fenómeno muy poco común en entomología: el ginandromorfismo.

Gin de mujer, Andro de hombre y Morfo de forma, son los tres términos que conforman la palabra ginandromorfo. Esta condición ocurre muy aisladamente, y se trata de una mezcla de características masculinas con femeninas en un sólo individuo, dando a luz ejemplares como el que apreciamos en la fotografía de arriba.

El ginandromorfismo bilateral (que es el caso específico del que hablamos hoy) ocurre cuando un huevo fertilizado se divide por primera vez en dos células, resultando éstas en una femenina y en otra masculina. Aquí el sexo del individuo, determinado por los cromosomas, se divide en dos, con tanto la célula masculina como la femenina haciendo crecer las células que darán forma a las dos mitades del insecto.

620px-Gynandromorphisme008.jpg

Padawane/Wikimedia

En este caso tenemos en frente a un espécimen de Abeja Carpintera recolectado por Tom Swain en Venezuela. En él vemos características típicas del ginamorfismo bilateral, con el lado izquierdo correspondiendo al individuo masculino y el derecho correspondiendo con el sexo femenino.

El individuo que aparece a la izquierda es un macho, y a la derecha vemos una hembra. Apreciamos que la diferencia de color y de tamaño difiere en ambos, y en el ginandromorfo del medio puede apreciarse lo mismo (el lado femenino ligeramente mayor que el masculino, y una clara división de color).

Publicado por Carlos Dan en

Ojo Curioso

 


Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Subscribe without commenting