martes, 21 de enero del 2020 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




Las galaxias tienen tendencia a fusionarse

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Noticias    ~    Comentarios Comments (0)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Un equipo internacional de astrónomos ha logrado retratar una colisión entre dos galaxias que tuvo lugar cuando el universo tenía sólo la mitad de su edad actual gracias a la combinación de telescopios, situados tanto en el espacio como en tierra, y a una lente cósmica “infinitamente más grande”.

Según informó hoy el Observatorio Europeo Austral (ESO por sus siglas en inglés), los científicos utilizaron esta lente cósmica junto con diversos telescopios para revelar detalles de la galaxia H-ATLAS J142935.3-002836

 

 

El equipo de astrónomos encontró la galaxia H-ATLAS J142935.3-002836 durante un sondeo del proyecto H-ATLAS y, mediante una “extensa campaña de seguimiento con los telescopios más potentes”, consiguieron demostrar que el objeto que se observa a través de la lente era una colisión galáctica que da lugar cada año a cientos de nuevas estrellas.

En concreto, los científicos utilizaron tres telescopios del Observatorio Europeo Austral (ESO por sus siglas en inglés): el ALMA, el APEX y el VISTA, situados en el desierto de Atacama (Chile), los telescopios espaciales Hubble, de la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA por sus siglas en inglés) y Spitzer, de la NASA, y los terrestres Gemini Sur y Keck-II entre otros.

 

 

El telescopio Atacama Pathfinder Experiment (APEX), ubicado en el desierto de Atacama, cuenta con un nuevo instrumento, que tras las primeras pruebas captó una imagen de la zona de formación estelar NGC 6334, (la Nebulosa de la Pata de Gato) en la constelación austral de Scorpius (El Escorpión), cuyo resultado es notablemente mejor que imágenes anteriores obtenidas por el telescopio de esta misma región.

Nebulosa de la Flama (NGC 2024). Crédito: ESO.

El Observatorio Europeo Austral (ESO por sus siglas en inglés) está de enhorabuena: estrena VISTA, un nuevo y potente telescopio. Ubicado en el Observatorio de Paranal, en pleno desierto de Atacama chileno, VISTA tiene un espejo de 4,1 metros de largo y las mismas cualidades excepcionales de observación de su ‘compañero’, el Very Large Telescopi (VLT). El telescopio ha sido desarrollado por un consorcio de 18 universidades del Reino Unido.

Su primer trabajo ha sido conseguir esta espectacular imagen de la Nebulosa de la Flama,una nube de formación de estrellas de gas y polvo en la constelación de Orión. Gracias a la tecnología infrarroja de VISTA, la imagen permite ver los objetos que ocultan las nubes de polvo y nos muestra las jóvenes estrellas que se ocultan tras ellas.

El esquema muestra cómo cómo el efecto de lentes gravitacionales alrededor de una galaxia normal enfoca la luz proveniente de una fusión de galaxias con formación estelar muy distantes para crear una imagen distorsionada, pero más brillante. Crédito de la imagen: ESO/M. Kornmesser

 

El esquema muestra cómo cómo el efecto de lentes gravitacionales alrededor de una galaxia normal enfoca la luz proveniente de una fusión de galaxias con formación estelar muy distantes para crear una imagen distorsionada, pero más brillante. Crédito de la imagen: ESO/M. Kornmesser.

Los potentes Telescopios con prestaciones increíbles con los que hoy pueden contar los Astrónomos de todo el mundo, posibilitan que se puedan captar objetos de increíble belleza y, sobre todo, fenómenos que nos enseñan lo que ocurre en el Cosmos, en el que ahora sabemos que nada es eterno ni estático. Hay presente fuerzas que hacen posible los cambios por medio de interacciones gravitatorias, electromagnéticas, de radiación y de la estabilidad de los átomos gracias a la fuerza nuclear fuerte que, hace posible la existencia de todos los objetos visibles o no, conformado de miles de millones de moléculas formadas por átomos que se juntan. Todo lo que vemos son Quarks y Leptones que se disfrazan de estrellas, mundos o galaxias.

Como podemos ver aquí, la tendencia de todo, es la de juntarse. Existe una fuerza irresistible que llama a esa unión y, sin embargo, el Universo en su contexto general más amplio, se expande sin cesar y, cada día que pasa, las galaxias están más lejos las unas de las otras, salvo las que son vecinas y siguen juntas por efecto de la Gravedad.

El Universo será cada vez más frío, más grande, y más solitario.

¡Qué porvenir!

 

 

El patinazo del ‘GPS’ europeo

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Noticias    ~    Comentarios Comments (0)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Así titulan la noticia publicada en el MUNDO

 

  • Los ingenieros de la ESA estudian cómo recuperar los dos satélites de la constelación ‘Galileo’ que, tras ser lanzados el pasado viernes, se situaron en una órbita incorrecta.

 

 

Recreación artística de los dos satélites FOC lanzados el viernes.Recreación artística de los dos satélites FOC lanzados el viernes. ESA
TERESA GUERRERO Madrid

 

 

 

«Hemos tenido que hacer una parada en una estación imprevista, pero [el sistema de navegación por satélite] Galileo es un tren que sigue en marcha y el viaje continúa». Así resumía ayer a este diario desde París el portavoz de la Agencia Espacial Europea (ESA) la situación tras el fallido lanzamiento, el pasado viernes, de los dos primeros satélites con capacidad plena de operaciones de Galileo, el flamante sistema de navegación europeo que se espera que esté completamente operativo en 2020.

Estos dos primeros satélites FOC (Full Operational Capability o Capacidad Plena de Operaciones) despegaron el viernes a bordo de un cohete ruso Soyuz desde Kurú, en la Guayana Francesa. Al cabo de varias horas, los ingenieros de la ESA y de Arianespace, la empresa que se encarga del lanzamiento, detectaron que no habían sido colocados en la órbita prevista. En lugar de situarse en una órbita circular a 29.900 kilómetros, estaban en una órbita elíptica a 26.200 km.

Lanzamiento de satélites Galileo

Foto: ESA

MADRID, 24 Ago. (EUROPA PRESS) -

Una comisión de expertos investiga lo ocurrido y estudia qué pasos van a seguir para intentar recuperar los satélites para el programa Galileo o, al menos, darles otra finalidad. Según asegura la ESA, los aparatos funcionan perfectamente, están controlados en todo momento desde su centro de operaciones ESOC en Darmstadt (Alemania) y no suponen ninguna amenaza para la población.

El fallo técnico, al parecer, se produjo durante la última fase del cohete, llamada Fregat. Determinar la causa exacta que provocó que los satélites no entraran en la órbita deseada es particularmente importante y urgente, pues para el próximo diciembre está previsto el lanzamiento de otros dos satélites Galileo también a bordo de un cohete ruso Soyuz. El primer lanzamiento de 2015 se hará, sin embargo, con un cohete Ariane 5.

Galileo Diagrama de funcionamiento de los cuatro satélites Galileo en el Espacio. (ESA) Se han quedado en una órbita elíptica a unos 17.000 kilómetros de altura, cuando debían circular a 23.522 kilómetros.

«Hay posibilidades de resolver el problema. No estamos en una situación desesperada. Esperamos que la comisión de investigación que comenzó a trabajar el lunes nos ofrezca una respuesta rápida que nos permita mantener el calendario de próximos lanzamientos», señala por teléfono el portavoz de ESA.

Una de las opciones que barajan, explica, es utilizar su propio combustible para conducirlos a la órbita deseada. Sin embargo, tendrán que decidir si compensa hacer algo así, pues las maniobras consumirían buena parte de los 70 kilos de carburante que lleva a cada uno. Es el que necesitan para completar sus 12 años de vida, que se reducirían significativamente tras la operación. Y en el peor de los escenarios, señala, los satélites serían utilizados en una misión tecnológica, para hacer pruebas y aprovechar su capacidad al máximo.

Los primeros cuatro satélites de la constelación Galileo, que estará integrada por un total de 30 aparatos, eran de prueba y fueron puestos en órbita con éxito en dos lanzamientos en 2011 y 2012. «Han demostrado ya que Galileo funciona», señala.

El coste del programa

 

 

 

 

Pese a que existen opciones para que este lanzamiento no sea un completo fracaso, el fallo supone un revés para Galileo, un programa conjunto de la ESA y la Comisión Europea cuya gestión y puesta en marcha ha recibido críticas tanto por la década de retraso que lleva respecto al calendario previsto en 2000, cuando se originó, como por la inversión que ha supuesto. Según la ESA, su coste total es de 5.000 millones de euros. La Comisión Europea, por su parte, ha exigido un plan de acción para corregir el fallo.

Por lo que respecta a los dos satélites lanzados el viernes, cada uno tiene un coste de 35 millones. Si no se logra recuperarlos para Galileo, tendrán que construir otros dos. Es la opción que considera más probable Antonio Juan Fernández, responsable de la Unidad de Negocio del área de Navegación por Satélite de Elecnor Deimos, una de las empresas que trabaja en el control de la misión Galileo desde los centros de tierra. Según explica, el principal problema no es la altura a la que están, sino el tipo de órbita, que es elíptica y no circular.

«Supongo que tratarán de llevarlos a una órbita que sea lo más útil posible reduciendo su excentricidad, es decir, que no sea tan elíptica y sea lo más circular posible. Intentarán maximizar la cobertura con los cuatro que ya tienen en órbita y podrán usarlos para hacer pruebas», añade el ingeniero, que considera que «no se trata de un fracaso total».

Basándose en los datos ofrecidos sobre su actual localización, el veterano ingeniero aeroespacial Víctor Rodrigo opina que «estando en buenas condiciones los satélites y al haber desplegado los paneles solares, lo más probable es que los dejen en la órbita que están, pues con una excentricidad pequeña de 0,23 el perigeo está a unos 20.000 km». Por ello, Rodrigo considera «que podrán funcionar razonablemente bien» y los demás satélites de la constelación compensarían el menor rendimiento de los otros dos. Aunque considera que «la situación es complicada», no cree que sea «un fallo catastrófico». «Lo peor es cuando falla el satélite, pero el problema aquí ha sido por el lanzador. Estoy convencido de que alguna solución encontrarán».

Hasta aquí la noticia que, como tantas otras veces, nos muestra que no somos infalibles y, como humanos que somos, nos equivocamos. Sobre todo ocurren cosas así cuando son muchos los que intervienen y no todos, están siempre bien coordinados. El fallo es una falta grave de control, toda vez que antes de “pulsar el botón”, hay que cerciorarse una y mil veces de que estará bien pulsado. ¡El coste es inmenso!

Creemos cosas que…, ¡No siempre son ciertas!

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Naturaleza misteriosa    ~    Comentarios Comments (1)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

 «

Antonio Ruiz de Elvira

Antonio Ruiz de Elvira, Un gran Físico, en uno de sus muchos escritos nos dice:

  Lo cierto fue que los científicos tomaron mal las medidas y, los neutrinos no corren más que la uz

“Hace 2 años se levantaron dos revuelos: Los neutrinos (que tienen masa) volaban más rápidos que la luz, y se había ”descubierto” la ”partícula de dios”, el bosón de Higgs.

En 1903 se descubrieron los Rayos N. En 1989 se descubrió la ”fusión fría”.   De los descubrimientos de los, digamos últimos 30 premios Nobel de Física, al menos 10 se han demostrado como erróneos.  Llevamos casi 60 años tratando de conseguir la fusión caliente, y la posibilidad de un computador cuántico con spines se propuso en 1969.

Los descubrimientos que han funcionado se han verificado o falsado en unos 10 años. Más de eso es marear la perdiz.

¿Por que ocurren estas cosas?  Neutrinos, Higgs, modelo  estándar de partículas, la fusión, caliente y fría, los computadores cuánticos derivan todos de las ideas de la física cuántica o atómica, iniciada muy disgusto por Planck en 1900, impulsada por Einstein en 1905, y desarrollada y cerrada por Schroedinger y Dirac entre 1920 y 1930.

El problema de la formulación de la física atómica es que se desarrolló (tras 1918) por personas que llevaban muy dentro de sí los pensamientos implícitos que se habían originado en y durante el inmenso desastre humano y cultural de la Gran Guerra. Así como el cristianismo había coloreado todo el pensamiento pre-científico de la Edad Media, la desilusión, y el relativismo mental y moral coloreó toda la creación de la física atómica.  El fundador reconocido de ésta, Niels Bohr, llegó a decir:

No hay mundo cuántico, mundo atómico. Solo hay una descripción física cuántica abstracta. Es erróneo pensar que la tarea de la física es hallar como es la naturaleza. La física solo se ocupa de lo que podemos nosotros decir acerca de la naturaleza…

Tontería más grande se ha escrito pocas veces en la historia de la humanidad. Pero Niels Bohr, danés, y con un instituto bien financiado en Copenhague, controlaba la concesión de premios Nobel de la Academia Sueca.  Se aceptó, y aún hoy se acepta, lo que dijo, como los judíos del desierto aceptaron las palabras de Moisés, sin la menor razón para hacerlo.  Niels Bohr era un considerablemente mal físico, con una muy escasa formación en la materia, pero una persona totalmente segura de sí misma, que como mal científico, nunca dudaba de lo que decía.

Nunca crean lo que otro dice, asi sea Einstein, Bohr, o Perico el de los Palotes. Analicen lo que escuchan y leen y saquen sus propias conclusiones.

Los bosones W y Z son las partículas mediadoras de la interacción nuclear débil.

La física cuántica desde entonces hasta hoy, 2014, y alguna otra rama de la física, asumen lo que pasa en el átomo, en el protón, dentro del protón, y dentro de unos bosones efímeros denominados W y Z, como postulados sin causa física.

La función psi de Schroedinger, la exponencial de la acción física de un electrón, se asume extraña y como una amplitud de probabilidad, sin la menor causa física.

A partir de aquí  cualquier cosa es posible.

Si renunciamos de entrada al mundo físico y la física solo se ocupa de lo que podemos decir nosotros, la física se convierte en teología (lo cual no es extraño, dada la cultura dentro de la que se educaron una mayoría de físicos teóricos desde 1900)  y puede hablar de profetas,  ángeles, centauros, sirenas, supercuerdas y multiversos. Y, lo que es mejor para sus practicantes: Se pueden publicar millones de artículos ”científicos”, pues si nadie los va a comparar con una naturaleza que, según el gurú Bohr, no existe, nadie los puede rechazar.

Debemos cambiar esto. Tenemos que cambiar esto.  La naturaleza existe y existimos nosotros. Para convencerse de esto, basta con pasarse 4 días sin comer o pisar un nido de avispas.

Reconducir la Ciencia hacia lo racional, toda vez que no es cosa de fe y debe ser comprobada una y mil veces

Es preciso reconducir a la ciencia a su carril humano, racional. El mundo existe, a nivel subatómico y a nivel de estrellas y galaxias. Y la tarea de la física es hallar como es en realidad la naturaleza que existe, y sobre todo, entenderla, no vía postulados, sino mediante experimentos e identificación de causas y efectos.

La idea de Max Born, otro de los bwanas de física cuántica de entre 1920 y 1930, es que en el mundo cuántico reina la probabilidad. Es cierto, pero Born no dió ninguna razón para ello. Emitió un dogma y ¡hay de quien no lo aceptase!

Para rescatar la física del pozo teológico en el que la metió Bohr con ayuda de Born, necesitamos empezar por aclarar por que la naturaleza atómica tiene un componente aleatorio importante. Se puede hacer. Lo que no es de recibo es enseñar que la función básica de esa naturaleza, la psi de Schroedinger es una amplitud de probabilidad y ”vale ya”.

         Cuesta creer que este sea el camino para encontrar la verdad en la Naturaleza de las cosas

Si Europa, la cultura europea, creó todo lo que creó, lo hizo porque respetaba la ciencia, las afirmaciones teóricas validadas o falsadas mediante el experimento. Porque aceptaba le realidad. Si rechazamos la realidad y volvemos a un misticismo hindú, salafista, oriental, desaparecerá la cultura occidental.  Nos estamos jugando nuestra propia supervivencia.

Como con el clima, tenemos un muy pequeño intervalo de acción. Tenemos que aprovecharlo al máximo y ya mismo. Nos va la vida en ello, porque aunque disimulemos, nosotros no somos orientales.”

 

 

La galaxia más lejana del Universo

 

Ahora volvamos a lo nuestro, a lo de todos los días comenzando con ésta imagen de galaxias muy lejanas captadas por el Hubble.

 

Hubo un tiempo, el el Universo muy temprano, en el que la temperatura estaba encima de algunos cientos de veces la masa del protón, cuando la simetría aún no se había roto, y la fuerza débil y electromagnética no sólo eran la misma matemáticamente, sino realmente la misma. Un físico que hibiera podido estar allí presente, en aquellos primeros momento, no habría podido observar ninguna diferencia real entre las fuerzas producidas por el intercambio de estas cuatro partículas: las W, la Z y el Fotón.

Muchas son las sorpresas que nos podríamso encontrar en el universo primitivo, hasta la presencia de agua ha sido detectadamediante la técnica de lentes gravitacionales en la galaxia denominada MG J0414+0534 que está situada en un tiempo en el que el Universo sólo tenía dos mil quinientos millones de años de edad. El equipo investigador pudo detectar el vapor de agua presente en los chorros de emisión de un agujero negro supermasivo. Este tipo de objeto es bastante raro en el universo actual. El agua fue observada en forma de mases, una emisión de radiación de microondas provocada por las moléculas (en este caso de agua) al ser amplificadas por una onda o un campo magnético.

Siguiendo con el trabajo, dejemos la noticia de más arriba (sólo insertada por su curiosidad y rareza), y, sigamos con lo que decíamos al principio de las duerzas y la simetría antes de que, el universo se expandiera y enfriara para que, de una sóla, surgieran las cuatro fuerzas que ahora conocemos.

mundo brana

Las fuerzas de la naturaleza que gobiernan la electricidad, el magnetismo, la radiactividad y las reacciones nucleares están confinadas a un “mundobrana” tridimensional, mientras que la gravedad actúa en todas las dimensiones y es consecuentemente más débil. Seguramente ese será el motivo por el cual, encontrar  al Bosón mediador de la fuerza, el Gravitón, resulta tan difícil.

De manera similar, aunque menos clara, las teorías de supersimetrías conjeturaban que las cuatro fuerzas tal vez estaban ligadas por una simitría que se manifestaba en los niveles de energía aún mayores que caracterizaban al universo ya antes del big bang. La intodución de un eje histórico en la cosmolo´gia y la física de particulas (como decía ayer en uno de los trabajos), beneficio a ambos campos. Los físicos proporcionaron a los cosmólogos una amplia gama de herramientas útiles para saber cómo se desarrolló el universo primitivo. Evidentemente, el Big Bang no fue una muralla de fuego de la que se burló Hoyle, sino un ámbito de suscesos de altas energías que muy posiblemente pueden ser comprensibles en términos de teoría de campo relativista y cuántica.

La cosmología, por su parte, dio un tinte de realidad histórica a las teorías unificadas. Aunque ningún acelerador concebible podrían alcanzar las titánicaqs energías supuestas por las grandes teorías unificadas y de la supersimetría, esas exóticas ideas aún  pueden ser puestas a prueba, investigando su las partículas constituyentes del universo actual son compatibles con el tipo de historia primitiva que implican las teorías.

Gell-Mann, el premio Nobel de física, al respeto de todo esto decía: “Las partículas elementales aparentemente proporcionan las claves de algunos de los misterios fundamentales de la Cosmología temprana… y resulta que la Cosmología brinda una especia de terreno de prueba para alguna de las ideas de la física de partículas elementales.”

http://lamemoriacelular.com/blog/wp-content/uploads/2010/04/celula.png

Moléculas, átomos y conexiones para formar pensamientos

Hemos llegado a poder discernir la relación directa que vincula el tamaño, la energía de unión y la edad de las estructuras fundamentales de la Naturaleza. Una molécula es mayor y más fácil de desmembrar que un átomo; lo mismo podemos decir de un átomo respecto al núcleo atómico, y de un núcleo con respecto a los quarks que contiene. La cosmología sugiere que esta relación resulta del curso de la historia cósmica, que los quarks se unieron primero en las energías extremadamente altas del big bang original  y que a medida que el Universo se expandió, los protones y neutrones compuestos de quarks se unieron para formar núcleos de átomos, los cuales, cargados positivamente, atrajeron a los electrones cargados con electricidad negativa estableciéndose así como átomos completos, que al unirse formaron moléculas.

Si es así (que lo es), cuanto más íntimamente examinemos la Naturaleza, tanto más lejos hacia atrás vamos en el tiempo.   Alguna vez he puesto el ejemplo de mirar algo que no es familiar, el dorso de la mano, por ejemplo, e imaginemos que podemos observarlo con cualquier aumento deseado.

Con un aumento relativamente pequeño, podemos ver las células de la piel, cada una con un aspecto tan grande y  complejo como una ciudad, y con sus límites delineados por la pared celular.  Si elevamos el aumento, veremos dentro de la célula una maraña de ribosomas serpenteando y mitocondrias ondulantes, lisosomas esféricos y centríolos, cuyos alrededores están llenos de complejos órganos dedicados a las funciones respiratorias, sanitarias y de producción de energía que mantienen a la célula.

Ya ahí tenemos pruebas de historia. Aunque esta célula particular solo tiene unos pocos años de antigüedad, su arquitectura se remonta a más de mil millones de años, a la época en que aparecieron en la Tierra las células eucariota o eucarióticas como la que hemos examinado.

Abajo vemos el dorso de la mano algo aumentado

Para determinar dónde obtuvo la célula el esquema que le indicó como formarse, pasemos al núcleo y contemplemos los delgados contornos de las macromoléculas de ADN segregadas dentro de sus genes.  Cada una contiene una rica información genética acumulada en el curso de unos cuatro mil millones de años de evolución.

Almacenado en un alfabeto de nucleótidos de  cuatro “letras”- hecho de moléculas de azúcar y fosfatos, y llenos de signos de puntuación, reiteraciones para precaver contra el error, y cosas superfluas acumuladas en los callejones sin salida de la historia evolutiva-, su mensaje dice exactamente cómo hacer un ser humano, desde la piel y los huesos hasta las células cerebrales.

Si elevamos más el aumento veremos que la molécula de ADN está compuesta de muchos átomos, con sus capas electrónicas externas entrelazadas y festoneadas en una milagrosa variedad de formas, desde relojes de arena hasta espirales ascendentes como largos muelles y elipses grandes como escudos y fibras delgadas como puros.  Algunos de esos electrones son recién llegados, recientemente arrancados a átomos vecinos; otros se incorporaron junto a sus núcleos atómicos hace más de cinco mil millones de años, en la nebulosa de la cual se formó la Tierra.

Una molécula es mayor y más fácil de desmembrar que un átomo; lo mismo podemos decir de un átomo respecto al núcleo atómico, y de un núcleo con respecto a los quarks que contiene. Sion embargo, nos queda la duda de: ¿qué podrá haber más allá de los Quarks?

¿Qué no podremos hacer cuando conozcamos la naturaleza real del átomo y de la luz? El fotón,  ese cuánto de luz que parece tan insignificante, nos tiene que dar muchas satisfacciones y, en él, están escondidos secretos que, cuando sean revelados, cambiará el mundo. Esa imagen de arriba que está inmersa en nosotros en en todo el Universo, es la sencilles de la complejidad. A partir de ella, se forma todo: la muy pequeño y lo muy grande.

Si elevamos el aumento cien mil veces, el núcleo de un átomo de carbono se hinchará hasta llenar el campo de visión.   Tales núcleos y átomos se formaron dentro de una estrella que estalló mucho antes de que naciera el Sol.  Si podemos aumentar aún más, veremos los tríos de quarks que constituyen protones y neutrones. Los quarks han estado unidos desde que el Universo sólo tenía unos pocos segundos de edad.

Al llegar a escalas cada vez menores, también hemos entrado en ámbitos de energías de unión cada vez mayores.  Un átomo puede ser desposeído de su electrón aplicando sólo unos miles de electrón-voltios de energía.  Sin embargo, para dispersar los nucleones que forman el núcleo atómico se requieren varios millones de electrón-voltios, y para liberar los quark que constituyen cada nucleón.

Uno de los misterios de la naturaza, están dentro de los protomes y netrones que, confromados por Quarks, resulta que, si estos fueran liberados, tendrían independientemente, más energía que el protón que conformaban. ?cómo es posible eso?

Introduciendo el eje de la historia, esta relación da testimonio del pasado de las partículas: las estructuras más pequeñas, más fundamentales están ligadas por niveles de energía mayores porque las estructuras mismas fueron forjadas en el calor del big bang. Esto implica que los aceleradores de partículas, como los telescopios, funcionen como máquinas del tiempo.  Un telescopio penetra en el pasado en virtud del tiempo que tarda la luz en desplazarse entre las estrellas; un acelerador recrea, aunque sea fugazmente, las condiciones que prevalecían en el Universo primitivo. El acelerador de 200 Kev diseñado en los años veinte por Cockroft y Walton reproducía algunos de los sucesos que ocurrieron alrededor de un día después del comienzo del big bang. Los aceleradores construidos en los años cuarenta y cincuenta llegaron hasta la marca de un segundo.  El Tevatrón del Fermilab llevó el límite a menos de una milmillonésima de segundo después del comienzo del Tiempo.  El nuevo LHC proporcionara un atisbo del medio cósmico cuando el Universo tenía menos de una billonésima de segundo de edad.

Esta es una edad bastante temprana: una diez billonésima de segundo es menos que un pestañeo con los párpados en toda la historia humana registrada.  A pesar de ello, extrañamente, la investigación de la evolución del Universo recién nacido indica que ocurrieron muchas cosas aún antes,  durante la primera ínfima fracción de un segundo.

Todos los teóricos han tratado de elaborar una explicación coherente de los primeros momentos de la historia cósmica.  Por supuesto, sus ideas fueron esquemáticas e incompletas, muchas de sus conjeturas, sin duda, se juzgaran deformadas o sencillamente erróneas, pero constituyeron una crónica mucho más esclarecedora del Universo primitivo que la que teníamos antes.

A los cien millones de años desde el comienzo del tiempo, aún no se habían formado las estrellas, si acaso, algunas más precoces.  Aparte de sus escasas y humeantes almenaras, el Universo era una sopa oscura de gas hidrógeno y helio, arremolinándose aquí y allá para formar protogalaxias.

Anti-hidrógeno

He aquí la primera imagen jamás obtenida de antimateria, específicamente un “anti-átomo” de anti-hidrógeno. Este experimento se realizó en el Aparato ALPHA de CERN, en donde los anti-átomos fueron retenidos por un récord de 170 milisegundos (se atraparon el 0.005% de los anti-átomos generados).

A la edad de mil millones de años, el Universo tiene un aspecto muy diferente.  El núcleo de la joven Vía Láctea arde brillantemente, arrojando las sobras de cumulonimbos galácticos a través del oscuro disco; en su centro brilla un quasar blanco-azulado.  El disco, aún en proceso de formación, es confuso y está lleno de polvo y gas; divide en dos partes un halo esférico que será oscuro en nuestros días, pero a la sazón corona la galaxia con un brillante conjunto de estrellas calientes de primera generación.

Para determinar dónde obtuvo la célula es esquema que le indicó como formarse, pasemos al núcleo y contemplemos los delgados contornos de las macromoléculas de ADN segregadas dentro de sus genes. Cada una contiene una rica información genética acumulada en el curso de unos cuatro mil millones de años de evolución.

Claro que, nuestra historia está relacionada con todo lo que antes de llegar la vida al Universo pudo pasar. ¡Aquella primera célula! Se replicó en la sopa primordial llamada Protoplasma vivo y, sigguió evolucionando hasta conformar seres de diversos tipos y, algunos, llegaron a adquirir la conciencia.

Macromolécula

Almacenado en un alfabeto de nucleótidos de cuatro “letras”- hecho de moléculas de azúcar y fosfatos, y llenos de signos de puntuación, reiteraciones para precaver contra el error, y cosas superfluas acumuladas en los callejones sin salida de la historia evolutiva-, su mensaje dice exactamente cómo hacer un ser humano, desde la piel y los huesos hasta las células cerebrales.

célula cerebral

Si elevamos más el aumento veremos que la molécula de ADN está compuesta de muchos átomos, con sus capas electrónicas externas entrelazadas y festoneadas en una milagrosa variedad de formas de una rareza y de una incleible y extraña belleza que sólo la Naturaleza es capaz de conformar.

Molécula de ADN

Si elevamos el aumento cien mil veces, el núcleo de un átomo de carbono se hinchará hasta llenar el campo de visión. Tales núcleos átomos se formaron dentro de una estrella que estalló mucho antes de que naciera el Sol. Si podemos aumentar aún más, veremos los tríos de quarks que se  constituyen en protones y neutrones.

Átomo de Carbono

Los quarks han estado unidos desde que el Universo sólo tenía unos pocos segundos de edad. Una vez que fueron eliminados los antiquarks, se unieron en tripletes para formar protones y neutrones que, al formar un núcleo cargado positivamente, atrayeron a los electrones que dieron lugar a formar los átomos que más tarde, conformaron la materia que podemos ver en nuestro unioverso.

Al llegar a escalas cada vez menores, también hemos entrado en ámbitos de energías de unión cada vez mayores. Un átomo puede ser desposeído de su electrón aplicando sólo unos miles de electrón-voltios de energía. Sin embargo, para dispersar los nucleaones que forman el núcleo atómico se requieren varios millones de electrón-voltios, y para liberar los quarks que constituyen cada nucleón se necesitaría cientos de veces más energía aún.

Los Quarks dentro del núcleo están sometidos a la Interacción fuerte, es decir, la más potente de las cuatro fuerzas fundamentales del Universo, la que mantiene a los Quarks confinados dentro del núcleo atómico por medio de los Gluones.

Introduciendo el eje de la historia, esta relación da testimonio del pasado de las partículas: las estructuras más pequeñas, más fundamentales están ligadas por niveles de energía mayores porque las estructuras mismas fueron forjadas en el calor del big bang.

Esto implica que los aceleradores de partículas, como los telescopios, funcionen como máquinas del tiempo. Un telescopio penetra en el pasado en virtud del tiempo que tarda la luz en desplazarse entre las estrellas; un acelerador recrea, aunque sea fugazmente, las condiciones que prevalecían en el Universo primitivo.

El acelerador de 200 kev diseñado en los años veinte por Cockroft y Walton reproducía algunos de los sucesos que ocurrieron alrededor de un día después del comienzo del big bang.

foto

Aquel acelerador nada tenía que ver con el LHC de ahora, casi un siglo los separa

Los aceleradores construidos en los años cuarenta y cincuenta llegaron hasta la marca de un segundo. El Tevatrón del Fermilab llevó el límite a menos de una milmillonésima de segundo después del comienzo del Tiempo. El nuevo supercolisionador superconductor proporcionara un atisbo del medio cósmico cuando el Universo tenía menos de una billonésima de segundo de edad.

El Tevatrón del Fermilab ya estaba en el camino de la modernidad en los avances de la Física

Esta es una edad bastante temprana: una diez billonésima de segundo es menos que un pestañeo con los párpados en toda la historia humana registrada. A pesar de ello, extrañamente, la investigación de la evolución del Universo recién nacido indica que ocurrieron muchas cosas aún antes, durante la primera ínfima fracción de un segundo.

Todos los teóricos han tratado de elaborar una explicación coherente de los primeros momentos de la historia cósmica. Por supuesto, sus ideas fueron esquemáticas e incompletas, muchas de sus conjeturas, sin duda, se juzgaran deformadas o sencillamente erróneas, pero constituyeron una crónica mucho más aclaradora del Universo primitivo que la que teníamos antes.

Recreación del Universo primitivo

 Bueno amigos, el trabajo era algo más extenso y entrábamos a explicar otros aspectos y parámetros implicados en todo este complejo laberinto que abarca desde lo muy grande hasta la muy pequeño, esos dos mundos que, no por ser tan dispares, resultan ser antagónicos, porque el uno sin el otro no podría exisitir. Otro día, seguiremos abundando en el tema apasionante  que aquí tratamos.

emilio silvera