viernes, 23 de octubre del 2020 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




¿Monopolos magnéticos? Yo diría que sí

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Física    ~    Comentarios Comments (1)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

 «

Cuando el LHC se ponía en marcha, algunos hablaron de que se podían crear monopolos magnéticos.

el punto de vista teórico, uno se siente inclinado a creer que los monopolos han de existir, debido a la belleza matemática de su concepción. Aunque se han hecho varias tentativas de hallarlos, ninguna ha tenido éxito. Debiera deducirse de ello que la belleza matemática en sí no es razón suficiente para que la naturaleza aplique una teoría. Nos queda aún mucho que aprender en la investigación de los principios básicos de la naturaleza.”

P. A. M. DIRAC, 1981

 

En los años treinta del pasado siglo Paul Dirac realizó unos cálculos teóricos que indicaban que si existieran los monopolos magnéticos, entonces se podría cuantizar fácilmente la carga del electrón. Bastaría que existiera un sólo monopolo magnético en el Universo para que los electrones tuvieran la carga que tienen y no otra.

Foto

 

La imagen de arriba vino acompañada de la noticia siguiente: “Afirman haber podido detectar por primera vez monopolos magnéticos como un de la materia que se daría a partir de una disposición especial de los momentos magnéticos dentro de un cristal a baja temperatura.”

 

En realidad, cohabitamos una naturaleza llena de fenómenos enigmáticos. Uno de estos fenómenos es la asimetría insólita que se observaba el magnetismo y la electricidad: no hay cargas magnéticas comparables a las cargas eléctricas. Nuestro mundo está lleno de partículas cargadas eléctricamente, como los electrones o los protones, pero nadie ha detectado jamás una carga magnética aislada. El objeto hipotético que la poseería se denomina monopolo magnético.

 

Foto

         Montaje experimental. Foto: HZB, D.J.P. Morris y A. Tennant.

El grupo de investigadores dispuso un montaje experimental especial para poder detectar estas cuerdas de Dirac. Hicieron que un chorro de neutrones impactara sobre una muestra a la que aplicaban un campo magnético. En el interior de la muestra se formaban cuerdas de Dirac que dispersaban los neutrones con un patrón específico que delataba su presencia.

La muestra era un cristal de titanato de disprosio. La estructura cristalina de este compuesto tiene una geometría notable, de tal modo que los momentos magnéticos de su interior se organizan en lo que se llama un “espagueti de espines”. El viene de la ordenación de los dipolos, que forman una red de tubos contorsionados (cuerdas) por los que se transporta flujo magnético.

Estos tubos pueden “hacerse visibles” cuando los neutrones interaccionan con ellos; pues los neutrones, aunque no tienen carga eléctrica, sí tienen momento magnético. El patrón de dispersión de los neutrones obtenido es una representación recíproca de las cuerdas de Dirac contenidas en la muestra. Con el campo magnético aplicado los investigadores podían controlar la simetría y orientación de las cuerdas. A temperaturas de entre 0,6 a 2 grados Kelvin los investigadores pudieron ver pruebas de la existencia de monopolos magnéticos (la temperatura suele ser la peor enemiga del magnetismo, pues tiene a desordenarlo todo) en forma de este de cuerdas según se acaba de describir.

Además pudieron ver la firma que en la capacidad calorífica dejada el gas de monopolos, viendo que estas cuerdas interaccionan de manera similar a como lo hacen las cargas eléctricas, lo que era de prever para el caso de monopolos magnéticos. En este resultado los monopolos no son partículas, sino que emergen como un estado de la materia, en concreto a partir de un arreglo especial de los dipolos que forman del material.

Para hacernos una idea de cómo sería un monopolo magnético si existiera, imaginemos una barra imantada que, como sabemos, posee en cada extremos un «un polo magnético» por el cual se atraen o se repelen. Estos polos son de dos tipos, llamados «norte» y «sur», y se comportan como las cargas eléctricas, positiva y negativa. Esa configuración del campo es un ejemplo de «campo bipolar», y sus líneas de campo no paran: giran y giran interminablemente. Si partimos por la mitad la barra imantada, no tenemos dos polos, el norte y el sur, separados, sino dos imanes. Un polo norte o sur aislado (un objeto con líneas de campo magnético que sólo salgan o que sólo entren) sería un monopolo magnético. De hecho, es imposible aislar una de estas cargas magnéticas. Nunca se ha detectado monópolos magnéticos, es decir partículas que poseyeran una sola carga magnética aislada. que ello se deba a razones no aclaradas, o bien la naturaleza no creó monopolos magnéticos o creó poquísimos.

En cambio, los monopolos eléctricos (partículas que llevan carga eléctrica) son muy abundantes. Cada chispa de materia contiene un increíble de electrones y protones que son auténticos monopolos eléctricos. Podríamos imaginar las líneas de fuerza del campo eléctrico surgiendo de una partícula cargada eléctricamente o convergiendo en ella y empezando o acabando allí. Además, la experiencia ha confirmado la ley de conservación de la carga eléctrica: la carga monopólica eléctrica total de un sistema cerrado no crearse ni puede destruirse. Pero en el mundo del magnetismo, no existe nada similar a los monopolos eléctricos, aunque un monopolo magnético sea fácilmente concebible.

La teoría electromagnética unifica la fuerza eléctrica y la fuerza magnética. La fuerza eléctrica es generada por la presencia de cargas eléctricas (el electrón, por ejemplo), mientras que la fuerza magnética surge por el movimiento de estas mismas cargas. El campo magnético de un imán proviene del movimiento de los electrones alrededor de los núcleos de hierro.

James Clerk Maxwell, el físico escocés que unificó matemáticamente los campos magnético y eléctrico en 1864, incluía en sus ecuaciones electromagnéticas fundamentales la existencia de cargas eléctricas, pero no incluyó la posibilidad de cargas magnéticas. Le habría resultado fácil hacerlo; la inclusión, a nivel estético, habría hecho sus ecuaciones bellamente simétricas respecto a la electricidad y el magnetismo. Pero al igual que otros físicos, Maxwell no halló prueba alguna de que hubiera en la naturaleza cargas magnéticas y las excluyó, por principio, de sus ecuaciones. Los físicos consideran entonces extraña la asimetría natural de la electricidad y el magnetismo.

Siguieron profundizando en sus estudios del campo electromagnético maxwelliano. Sabían que las ecuaciones de Maxwell podían simplificarse si se derivaban matemáticamente los campos eléctrico y magnético de otro campo aún más básico: un campo de medida. El campo de medida electromagnético es el ejemplo primero y más simple de la concepción general de campo de medida que descubrirían mucho después Yang y Mills. Curiosamente, al aplicar las ecuaciones de Maxwell al campo simple de medida, los físicos comprobaron que la ausencia de carga magnética se explicaba matemáticamente. Recíprocamente, pudieron demostrar que la ausencia de carga magnética entrañaba matemáticamente la existencia de un campo de medida. El campo de medida introdujo así una asimetría los campos eléctrico y magnético.

       En realidad, ¿quién sabe lo que haber en el Universo?

Pero la introducción del campo de medida estructura subyacente del electromagnetismo se consideraba entonces una novedad matemática, un truco conceptual y no verdadera física. De la idea del campo de medida sacabas exactamente (ninguna carga magnética) lo que ponías en ella (ninguna carga magnética). Luego, en los años veinte, el matemático Hermann Weyl demostró que la incorporación de los campos eléctrico y magnético en la nueva teoría cuántica exigía concretamente una interpretación en términos del campo de medida. Y se empezó así a comprobar que el campo de medida electromagnético era físicamente importante, además de interesante matemáticamente. La mecánica cuántica parecía hecha a la medida de los campos de medida, y, curiosamente, los campos de medida presuponían la ausencia de monopolos magnéticos. Este planteamiento teórico coincidía tan absolutamente con la experiencia que la idea del campo de medida electromagnético se asentó con mucha firmeza. Pero luego, llegó Paul Dirac.

En 1931, Dirac empezó a examinar las consecuencias físicas de la «belleza matemática» del campo de medida electromagnético en la teoría cuántica. Según él: «Cuando realicé este , tenía la esperanza de encontrar una explicación de la constante de estructura fina (la constante relacionada con la unidad fundamental de carga eléctrica). Pero no fue así. Las matemáticas llevaban inexorablemente al monopolo.» En contra del punto de vista teórico predominante, Dirac descubrió que la existencia de un campo de medida electromagnético y la teoría cuántica unidas presuponían que en realidad los monopolos magnéticos podían existir… siempre que la unidad fundamental de carga magnética tuviese un valor específico. El valor de la carga magnética que halló Dirac era tan grande que si en realidad existiesen monopolos magnéticos en la naturaleza, tendrían que ser fácilmente detectables, debido a los efectos de sus grandes campos magnéticos.

entender mejor las consecuencias de las investigaciones de Dirac imaginemos una barra imantada delgada de kilómetro y medio de longitud, con un campo magnético en cada extremo. En este caso, el campo magnético se parece al de un monopolo magnético porque el imán es muy delgado y los extremos están muy alejados. Pero no es un auténtico monopolo, porque las líneas del campo magnético no terminan realmente en la punta ,del imán; se canalizan a través de éste y surgen por el otro extremo.

Imaginemos luego que un extremo de este delgado imán se extiende hasta el infinito, reduciéndose su grosor matemáticamente a cero. El imán parece una línea matemática, o una cuerda, con un campo magnético radial que brota de su extremo: un auténtico monopolo magnético puntiforme: Pero, ¿y esa cuerda infinitamente delgada (llamada cuerda de Dirac) que canaliza el flujo del campo magnético hasta el infinito? Dirac demostró que si la carga magnética del monopolo, con un valor g, cumplía la ecuación

ge = n/2

n = 0, ± 1, ± 2…

en la que e es la unidad fundamental de carga eléctrica (una cantidad conocida experimentalmente), la presencia de esa cuerda no podría detectarse nunca físicamente. Según Dirac, la cuerda se convierte entonces sencillamente en un artilugio matemático descriptivo sin realidad física, igual que las coordenadas de los mapas son artilugios matemáticos que utilizamos para describir la superficie de la Tierra, carentes de significado físico. La cuerda de Dirac con un monopolo magnético en la punta era matemáticamente una línea en el espacio, a lo largo de la cual el campo de medida electromagnético no estaba definido. Pero sorprendentemente falta de definición no tenía consecuencias mensurables, siempre que la carga del monopolo magnético cumpliese la condición de Dirac. Otra consecuencia más del monopolo de Dirac era que la carga magnética se conservaba rigurosamente como la carga eléctrica.

paul dirac 1907 250x212 Paul Dirac cuando era niño

¿Quién diría, viendo a este niño, que de mayor, desarrollaría un sobre el electrón que nada tiene que envidiar a las teorías de Einstein? Es Paul Dirac de niño, allá por el año 1907. Después de los importantes trabajos de Dirac, los físicos teóricos aceptaron la posible existencia de monopolos magnéticos, pensando que si ninguna ley física rechazaba su existencia, quizá existiesen.

Resumiendo, nada se opone, a priori, a la existencia de cargas magnéticas aisladas. Estos monopolos magnéticos producirían una fuerza magnética, mientras que sus movimientos engendrarían una fuerza eléctrica. Pero, por una razón misteriosa, la naturaleza no parece haberse jugado aquí por la simetría, pues creó «monopolos eléctricos» y aparentemente no monopolos magnéticos.

¿Causa problemas asimetría, ¿Deberían existir los monopolos magnéticos? La respuesta tradicional de los físicos es: no necesariamente. La teoría sugiere su existencia, pero no la exige, y se acomoda muy bien con su ausencia.

Mas en el marco de la teoría del Big Bang la situación es diferente. En el momento del quiebre. de la simetría de gran unificación, se engendraron cantidades de monopolos magnéticos. Estas partículas, casi tan masivas como las X y las Y, ¡deberían ser tan numerosas como los protones! Masas tan gigantescas deberían poder señalarse fácilmente. ¿Por qué no se dejan percibir por nuestros detectores?

De hecho, con masa y esta población, los monopolos magnéticos, si existiesen, otorgarían al universo una densidad bastante superior que la densidad crítica. Bajo su efecto gravitatorio, ¡el universo se habría cerrado hace mucho tiempo! Y ¿de nosotros? Ni hablar…

No están aquí y tanto mejor. Pero, ¿por qué? El problema de los monopolos ausentes es otra de las patologías de las debilidades del Big Bang.

emilio silvera

 

  1. 1
    Emilio Silvera
    el 4 de febrero del 2014 a las 6:39

    Nuestro contertulio y amigo, José German Vidal Palencia, nos dejó un comentario sobre los monopolos magnéticos y la perspectiva que él tiene sobre el tema. Aquí os lo dejo:

     

    MONOPOLOS GRAVITACIONALES

    Sin duda existen monopolos eléctricos, magnéticos y gravitacionales. En la actualidad ni medianamente se han comprendido los monopolos eléctricos, aun cuando son detectables. Más aún, todavía no se comprenden los restantes. A continuación se describen los tres. Previamente adelantamos que las partículas básicas electrón y protón, son monopolos eléctricos formados esféricamente a partir de dipolos magnéticos acelerados a la velocidad de la luz (fotones). Por consiguiente, las partículas electrón y protón  son monopolos magnéticos compuestos.

    No existe la argumentación teórica correcta ni siquiera hipotética, by Savings Wave” href=”../../../../2013/09/21/el-universo-cometa-lleno-de-galaxias/comment-page-1/”>para considerar la posible existencia de monopolos magnéticos aislados.

    La tesis “Electrón, protón, origen descubierto” (capítulo 3), reúne la argumentación necesaria by Savings Wave” href=”../../../../2013/09/21/el-universo-cometa-lleno-de-galaxias/comment-page-1/”>para comprender las características de una fuerza primigenia (frags), a partir de la cual nuestro Universo habría sido construido, en este punto a by Savings Wave” href=”../../../../2013/09/21/el-universo-cometa-lleno-de-galaxias/comment-page-1/”>esta fuerza primigenia la denominamos como: campo magnético simple.

    Podemos resumir diciendo que una línea de campo magnético es una   asociación lineal de n frags (campos magnéticos simples), los cuales determinan en conjunto lo que llamaremos: campo magnético medio.

    Una partícula sólida (acelerada o no acelerada = inercial o no inercial) construida por asociación de campos magnéticos medios comprimidos, es lo que estaremos llamando: campo magnético compuesto. (Revisar subrayado de página 55)

    El fotón es un ejemplo de campo magnético compuesto. by Savings Wave” href=”../../../../2013/09/21/el-universo-cometa-lleno-de-galaxias/comment-page-1/”>Esta partícula acelerada a velocidad c, es el ladrillo fundamental con el cual están construidas todas las partículas subatómicas estables electrón, protón y neutrón. Siendo el protón la partícula fundamental de la cual derivan las otras dos. Las tres partículas son ejemplo de campos magnéticos compuestos.

    El protón como campo magnético compuesto, ha logrado una configuración de equilibrio estable gracias a que se encuentra inmerso dentro de un campo de gravedad primaria global (CGP como campo magnético medio), el cual le determina estabilidad permanente.

    El caso es que sean en la naturaleza campos magnéticos  simples, medios o compuestos, todos se comportan como dipolos magnéticos.    Como si fuesen imanes de diversa potencia energética. De menos a más, respectivamente. Sólo que los monopolos eléctricos no muestran el polo opuesto, ya que este se encuentra orientado by Savings Wave” href=”../../../../2013/09/21/el-universo-cometa-lleno-de-galaxias/comment-page-1/”>hacia el centro de la partícula.

    by Savings Wave” href=”../../../../2013/09/21/el-universo-cometa-lleno-de-galaxias/comment-page-1/”>Desde este punto de vista pueden ser comprendidas las acciones de las diversas fuerzas conocidas por el hombre. Quedando implícito que  cada sección de materia sea acelerada o no, respecto de sus campos magnéticos medios, quedan vinculados a ellos de manera obligada por un Principio de Pertenencia.

    Este Principio de Pertenencia nos dice que todo Campo Magnético Compuesto (partículas con masa), se encuentra asociado a un Campo Magnético Medio específico  (sus líneas de campo magnético).

    Principio de Pertenencia: Todo campo magnético medio (líneas de campo magnético) se encuentra asociado a campos magnéticos compuestos individuales específicos (partículas con masa).

    Ejemplos de campos magnéticos compuestos:

    Estructura sólida del universo global esférico UG, cuyo campo magnético medio asociado corresponde al CGP, el cual se encuentra constituido como la red espacio-tiempo del universo cósmico.

    Fotón. Corpúsculo de materia acelerada a velocidad c, cuyo campo magnético medio está representado por su onda característica.

    Protón. Partícula fundamental esférica. Su campo magnético medio se encuentra constituido como campo de fuerza nuclear y eléctrica. Ambos campos son uno sólo, sólo que actúan a dos distancias conocidas, como fuerza nuclear fuerte lo que le permite retener neutrones; y a mayor distancia actuando como carga eléctrica positiva, dándole capacidad by Savings Wave” href=”../../../../2013/09/21/el-universo-cometa-lleno-de-galaxias/comment-page-1/”>para retener electrones con movimiento a su alrededor. 

    Electrón. Partícula fundamental esférica, su campo magnético medio está constituido como carga eléctrica de polaridad negativa.

    Neutrón. Aunque lo tiene, no presenta campo magnético medio. Se debe a que su construcción determina que este campo magnético quede neutralizado por el orden desalineado de sus componentes electromagnéticos.

    ESQUEMA DE INTERACCION by Savings Wave” href=”../../../../2013/09/21/el-universo-cometa-lleno-de-galaxias/comment-page-1/”>ENTRE CAMPOS MAGNETICOS MEDIOS

    Cuando estamos hablando de un campo magnético medio, estamos considerando que este es componente asociado a un campo magnético compuesto, específico. (Principio de Pertenencia) Así, si hablo de un campo  magnético  medio  es  necesario  referirlo  a  su  campo  magnético compuesto al cual pertenece. Ejemplo: Campo eléctrico de un electrón; CGP del UG (campo de gravedad primaria del universo global); Campo eléctrico de un protón, etc.

    Todo campo magnético medio by Savings Wave” href=”../../../../2013/09/21/el-universo-cometa-lleno-de-galaxias/comment-page-1/”>puede estar sujeto a deformación debido a su interacción con otros campos magnéticos medios cercanos a él. Por ejemplo: El campo magnético medio del polo norte que presenta un imán recto, cuando es acercado by Savings Wave” href=”../../../../2013/09/21/el-universo-cometa-lleno-de-galaxias/comment-page-1/”>hacia el campo magnético medio del polo norte de otro imán similar. Por el efecto de repulsión presente entre ambos, se manifiesta una deformación de sus respectivos campos magnéticos medios comprobable experimentalmente.

    Pero, contra todo lo que se pudiera creer, el campo magnético medio que se genera a partir de un imán permanente, no pertenece a él, sino al campo magnético medio de una zona de espacio tiempo (CGP) deformado por la masa del imán.  Este efecto es causado por el movimiento de electrones debido a  la polarización dipolar de los átomos que conforman el material ferromagnético del imán. Estos influyen en el desplazamiento de líneas de fuerza magnéticas contiguas pertenecientes al CGP conformándose el espectro magnético del imán.  

    Normalmente la mayoría de los electrones de los átomos, que conforman a todo by Savings Wave” href=”../../../../2013/09/21/el-universo-cometa-lleno-de-galaxias/comment-page-1/”>tipo de materia, se encuentran a zonas equidistantes de los núcleos de los átomos a los que pertenecen por lo que los átomos son eléctricamente neutros. Pero en la naturaleza existen algunos materiales como los ferromagnéticos, donde la disposición electrónica en los orbitales se encuentra desplazada respecto del centro del átomo. Esto hace que los átomos de este material se conviertan en dipolos eléctricos. En este caso ocurre que el espacio (espacio-tiempo) circundante a estos átomos, sea modificado por la influencia que genera el movimiento de los electrones de estos átomos eléctricamente dipolares.

    El efecto magnético que hace que un imán permanente presente un espectro magnético en su entorno, tiene por símil a los dedos (electrones) de un guitarrista sobre las cuerdas de su guitarra. Las  cuerdas  (líneas  de campo magnético) se moverán en su largo únicamente cuando los dedos las hagan vibrar halando perpendicularmente con intensidad un punto de ellas. Lo mismo ocurre cuando al movimiento de electrones por un conductor, se genera un campo magnético concéntrico en torno a él. Los electrones mientras se van desplazando “mueve líneas de fuerza magnética” del espacio tiempo alrededor de ellos, propiciando se genere un espectro magnético correspondiente. El alcance del campo eléctrico de los electrones es insuficiente by Savings Wave” href=”../../../../2013/09/21/el-universo-cometa-lleno-de-galaxias/comment-page-1/”>para formar un espectro magnético de la magnitud observada en los imanes. Lo que si pueden by Savings Wave” href=”../../../../2013/09/21/el-universo-cometa-lleno-de-galaxias/comment-page-1/”>hacer los electrones es modificar con sus movimientos el espacio-tiempo (campo magnético medio del CGP) a su alrededor, formando el espectro magnético.   

    Otro ejemplo de interacción by Savings Wave” href=”../../../../2013/09/21/el-universo-cometa-lleno-de-galaxias/comment-page-1/”>entre campos magnéticos medios, masivo en este caso, es el que causa el Sol sobre el espacio tiempo a su alrededor. 

    Ejemplos variados de interacción by Savings Wave” href=”../../../../2013/09/21/el-universo-cometa-lleno-de-galaxias/comment-page-1/”>entre campos magnéticos medios, son la acción recíproca de la gravedad entre los diversos cuerpos  que existen en el cosmos, debido al estatus monopolar que cada uno de ellos manifiesta en alguna medida respecto de otro contiguo. Este fenómeno de interacción también se presenta a nivel molecular. Entre ellas las fuerzas intermoleculares que se manifiesta entre las diferentes formas de la materia orgánica e inorgánica, presentándose fenómenos como las fuerzas de dispersión de London, las de Van der Waals, el Efecto Casimir, los enlaces por puente hidrógeno, dipolos atómicos, etc.

    Contemplando esquemáticamente las acciones recíprocas que pueden existir entre los diversos campos magnéticos medios pertenecientes a sus respectivos campos magnéticos compuestos, podemos darnos by Savings Wave” href=”../../../../2013/09/21/el-universo-cometa-lleno-de-galaxias/comment-page-1/”>cuenta de las características de interacción que derivan de ellos y sus efectos, fundamentalmente el concerniente a los tres tipos de monopolos existentes. Estos en realidad, por su construcción, son sólo de un tipo: Monopolos magnéticos.   La diferencia entre ellos radica en el nivel de energía magnética que por naturaleza adquirieron a través de un proceso progresivo de construcción en el Universo, narrado en esta tesis.

    Como conclusión sobre los monopolos gravitacionales, diremos que estos son deformaciones de campo magnético que ocurren en diversas zonas del CGP que actúa como red espacio-tiempo global, influenciados por los campos magnéticos medios de los cuerpos y partículas con masa que en él existen inmersos, determinándose una deformación de espacio tiempo para cada uno proporcionalmente a la magnitud de su masa. En conjunto, masa de un cuerpo y espacio-tiempo deformado a su alrededor, es lo que determina la magnitud de un monopolo gravitacional, el cual manifiesta polaridad magnética negativa. 

    Una particularidad de todo monopolo clásico (los aquí considerados), tienen la particularidad de ser básicamente dipolos magnéticos. En este caso, el polo opuesto al que presenta by Savings Wave” href=”../../../../2013/09/21/el-universo-cometa-lleno-de-galaxias/comment-page-1/”>hacia el exterior, se encuentra ubicado en su centro geométrico y de masa si el cuerpo es esférico. Una topología diferente a lo esférico, hará que un monopolo gravitacional tenga por referencia polar interna a su centro de masa.   

     
    CONCLUSIÓN

    Es extraordinario el esfuerzo que el ser humano ha empleado para describir el mundo en que vive. Analizar cada uno de los conceptos físicos que aquí se contemplan, ha implicado revisar lo ya hecho por otros autores. Y qué maravilla de descripción he encontrado en cada uno de los temas que he tenido que revisar para documentarme, y estar seguro de lo que digo no es una mera repetición de lo que otros ya han dicho, escrito y finalmente construido, gracias al intelecto que les ha distinguido, en un momento dado, verdaderamente histórico.

    No hay comparación con lo que la ciencia ha hecho y lo que yo pretendo hacer con by Savings Wave” href=”../../../../2013/09/21/el-universo-cometa-lleno-de-galaxias/comment-page-1/”>esta obra. Es sublime la estructura científica que el hombre ha logrado establecer para el avance de nuestra cultura. Lo mío es un esfuerzo pequeño que ha tenido la oportunidad gloriosa de ser descrito en términos de descripción de bajo nivel científico, pero que tiene la virtud de poder explicar con claridad los puntos débiles y oscuros que en materia de ciencia física,  permanecen indescifrables aun para las mentes más capaces del momento.

    Es verdaderamente impresionante ver como el ser humano científico, ha asimilado tan ampliamente las estructuras de la Mecánica Cuántica y la Relatividad General. Pienso que nada de lo que se ha hecho y de lo que se hace en estas materias, es criticable, a pesar de que no han cumplido las expectativas de dar a conocer al mundo, cómo ha sido la construcción de nuestro Universo.  Pienso que este momento está llegando, pero aunque así sea, lo más agradable es poder seguir observando como la ciencia y los científicos, van creciendo con un ímpetu digno de la especie humana que ellos representan, con cada acción de sus mentes.

    Me congratulo de poder compartir mis hallazgos.

    Un saludo para todos.

    José Germán Vidal Palencia

    Responder

Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Subscribe without commenting