jueves, 31 de julio del 2014 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




Las Mitocondrias, ¿monstruos interiores?

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Biologia    ~    Comentarios Comments (19)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Nuestros cuerpos contienen aproximadamente diez mil billones de unos bichitos llamados mitocondrias, que invadieron a los antepasados de nuestras células hace alrededor de mil millones de años. Las mitocondrias están acostumbradas a vivir dentro de nosotros, y nosotros nos hemos acostumbrado de tal manera a tenerlas por todas partes, que ahora no podemos vivir separados. Ellas forman parte de nosotros y nosotros formamos parte de ellas.

Producen casi toda nuestra energía y nosotros nos encargamos de alimentarlas y cobijarlas. Nuestras mitocondrias tienen todavía su propia ADN, heredado sólo de nuestras madres, por lo que este ADN podría proceder de una única mujer que estaría en el origen de los seres humanos actuales: una Eva mitocondrial.

Eva mitocondrial

 

Pero estos huéspedes celulares que parecen vivir pacíficamente en simbiosis con el resto de las células, puede ser también ser un enemigo que mata silenciosamente desde dentro. Siempre que una célula muere, hay una serie de pistas que conducen a las mitocondrias y que muestran como están implicadas en enfermedades devastadoras e incapacidades físicas o mentales, así como en el propio proceso de envejecimiento. El invitado indispensable se convierte en asesino en serie de proporciones mostruosas.

mitocondrias
cancer

La diferencia entre una célula del hígado normal y otra cancerosa es demostrada aquí claramente por la localización de las mitocondrias (coloración roja) . La célula sana a la izquierda, demuestra muy pocas mitocondrias cerca de la pared de externa de la célula. Como puede ver, se mantienen densamente arracimadas (agrupadas) alrededor del núcleo de la célula (representado aquí como el agujero central negro). En la célula del cancerosa a la derecha, las mitocondrias se disgregan a través de la célula, no se arraciman. Observe el color rojo apagado de las mitocondrias disfuncionales. Fotografía obtenida con la tecnología Sandia’s biocavity laser

Casi todas las células de nuestro cuerpo contienen mitocondrias –alrededor de mil cada célula-. El “mitocondrión” es una bestia incansable que no cesa de adoptar formas distintas. Si se captara su aspecto en una única foto instantánea poco favorecedora, se vería algo parecido a un gusano, pero un gusano que se retuerce, se divide en dos y se fusiona con otros gusanos. Así pues, en ocasiones podemos captar un mitocondrión que parece un zepelín, y otras veces algo parecido a un animal con múltiples cabezas o colas, o bien podríamos ver una red de tubos y láminas que se entrecruzan. El mitocondrión es un monstruo antiguo y maternal – un dragón con un apetito monstruoso, que se come a su vez todo lo que nosotros hemos comido y lo respira a continuación en forma de fuego.

Las mitocondrias consumen prácticamente todo el alimento y el oxígeno que se introduce en el cuerpo, y producen la mayor parte del calor que éste genera. Sin embargo, este monstruo es diminuto –su tamaño es de una micra, es decir, una milésima de milímetro: mil millones de mitocondrias cabrían en el interior de un grano de arena.

Las mitocondrias tienen su propio ADN y su propia identidad, pero esto no significa ningún litigio entre ellas y nosotros. En parte somos mitocondrias; ellas constituyen aproximadamente un décimo del volumen de todas nuestras células juntas, una décima parte de cada uno de nosotros.

Dado que son prácticamente la única parte de la célula que tiene color, las mitocondrias constituyen el color de nuestras células y nuestros tejidos. Si no fuera por la melanina de nuestra piel, la mioglobina de nuestros músculos y la hemoglobina de nuestra sangre, seríamos del color de las mitocondrias, es decir, de un rojo amarronado. Además, si esto fuera así, cambiaríamos de color cuando hiciéramos ejercicio o corriéramos hasta perder el aliento, de tal forma que podría decir si alguien está usando mucha o poca energía…

Las mitocondrias son las centrales eléctricas de nuestras células y producen casi toda nuestra energía. No obstante, son unas centrales eléctricas con bastantes fugas de energía, lo cual tiene unas consecuencias terribles.

Guy Brown

                          Guy Brown

“Llegué a creer (dice Guy Brown, autor de todas estas ideas e investigaciones) que los productos del diseño biológico (evolutivo) –la vida y todas sus manifestaciones- eran mucho más eficientes y eficaces que algunos productos de la creatividad humana, tales como las máquinas y la cultura. Nos han enseñado que mil millones de años de evolución han perfeccionado el diseño de la célula hasta tal punto que ningún diseñador humano podría mejorarlo, ningún avaro podría economizar más en el uso de energía, ningún técnico de gestión podría mejorar la adjudicación de recursos, ningún ingeniero podría lograr que hubiera menos fallos en el funcionamiento. Está apliamente difundida la creencia de que la cultura humana no debería interferir con la naturaleza, porque la naturaleza está mejor diseñada que la cultura, y esta creencia causa el temor de que los cintíficos se entrometan en la naturaleza, como sucede en la medicina, la ingenieria genética, la clonación o los pesticidas.”

                                                                                                                                         Cloroplasto

Los cloroplastos son orgánulos aún mayores y se encuentran en las células de plantas y algas, pero no en las de animales y hongos. Su estructura es aún más compleja que la mitocondrial: además de las dos membranas de la envoltura, tienen numerosos sacos internos formados por membrana que encierran el pigmento verde llamado clorofila. Desde el punto de vista de la vida terrestre, los cloroplastos desempeñan una función aún más esencial que la de las mitocondrias: en ellos ocurre la fotosíntesis; esta función consiste en utilizar la energía de la luz solar para activar la síntesis de moléculas de carbono pequeñas y ricas en energía, y va acompañado de liberación de oxígeno. Los cloroplastos producen tanto las moléculas nutritivas como el oxígeno que utilizan las mitocondrias.

Sean cuales sean los méritos de esas creencias, lo cierto es que, nuestras células ciertamente no son tan eficientes como creíamos que eran. Un ejemplo sería lo que parece un defecto espectacular en el diseño de nuestras mitocondrias: tienen fugas. La electricidad de electrones se escapan de las mitocondrias para producir radicales libres no tóxicos, y la electricidad de protones se escapan produciendo calor: no se trata de fugas pequeñas o insignificantes, sino que son grandes y constituyen una amenaza para la vida.

Lo que no podemos poner en duda es, el hecho cierto de que, nuestro complejo organismo está inmerso en una variedad y en una diversidad rica en parámetros que deben cumplir unos cometidos predeterminados que llevan a un todo simétrico de engranaje perfecto y, cuando algo falla en él, el sistema se reciente y el funcionamiento decae.

La célula se define como la unidad mínima de un organismo capaz de actuar de manera autónoma. Todos los organismos vivos están formados por células, y en general se acepta que ningún organismo es un ser vivo si no consta al menos de una célula. Algunos organismos microscópicos, como bacterias y protozoos, son células únicas, mientras que los animales y plantas están formados por muchos millones de células organizadas en tejidos y órganos. Aunque los virus y los extractos acelulares realizan muchas de las funciones propias de la célula viva, carecen de vida independiente, capacidad de crecimiento y reproducción propios de las células y, por tanto, no se consideran seres vivos.

     La biología estudia las células en función de su constitución molecular y la forma en que cooperan entre sí para constituir organismos muy complejos, como el ser humano. Para poder comprender cómo funciona el cuerpo humano sano, cómo se desarrolla y envejece y qué falla en caso de enfermedad, es imprescindible conocer las células que lo constituyen.


 

 

 

 

 

 

 

 

         Entre las células procarióticas y eucarióticas hay diferencias fundamentales en cuanto a tamaño y organización interna. Las procarióticas, que comprenden bacterias y cianobacterias (antes llamadas algas verdeazuladas), son células pequeñas, entre 1 y 5 µm de diámetro, y de estructura sencilla; el material genético (ADN) está concentrado en una región, pero no hay ninguna membrana que separe esta región del resto de la célula. Las células eucarióticas, que forman todos los demás organismos vivos, incluidos protozoos, plantas, hongos y animales, son mucho mayores (entre 10 y 50 µm de longitud) y tienen el material genético envuelto por una membrana que forma un órgano esférico conspicuo llamado núcleo. De hecho, el término eucariótico deriva del griego núcleo verdadero,  mientras que procariótico significa antes del núcleo. 

                                                                                          Citoplasma y citosol


      El citoplasma comprende todo el volumen de la célula, salvo el núcleo. Engloba numerosas estructuras especializadas y orgánulos, como se describirá más adelante. La solución acuosa concentrada en la que están suspendidos los orgánulos se llama citosol. Es un gel de base acuosa que contiene gran cantidad de moléculas grandes y pequeñas, y en la mayor parte de las células es, con diferencia, el compartimiento más voluminoso (en las bacterias es el único compartimiento intracelular). En el citosol se producen muchas de las funciones más importantes de mantenimiento celular, como las primeras etapas de descomposición de moléculas nutritivas y la síntesis de muchas de las grandes moléculas que constituyen la célula. Aunque muchas moléculas del citosol se encuentran en estado de solución verdadera y se desplazan con rapidez de un lugar a otro por difusión libre, otras están ordenadas de forma rigurosa.
    

 El citoplasma de las células eucariotas se encuentra atravesado por un conjunto de tubos, vesículas y cisternas, que presentan la estructura básica de la membrana citoplásmica. Entre esos elementos existen frecuentemente intercomunicaciones, y adoptan la forma de una especie de red, entre cuyas mayas se encuentra el citoplasma. Este sistema membranoso es llamado en la actualidad sistema vacuolar citoplásmico, integrándose en él la membrana nuclear, el retículo endoplásmico y el complejo de Golgi. Estas estructuras ordenadas confieren al citosol una organización interna que actúa como marco para la fabricación y descomposición de grandes moléculas y canaliza muchas de las reacciones químicas celulares a lo largo de vías restringidas.

Es tan amplio el tema que estamos tratando que, de un tema me paso a otro y, podemos perder la visión de lo que queríamos expresar, así que finalizaré con las mitocondrias y su función principal.

 La principal función de las mitocondrias es generar energía para mantener la actividad celular mediante procesos de respiración aerobia. Los nutrientes se escinden en el citoplasma celular para formar ácido pirúvico que penetra en la mitocondria. En una serie de reacciones, parte de las cuales siguen el llamado ciclo de Krebs o del ácido cítrico, el ácido pirúvico reacciona con agua para producir dióxido de carbono y diez átomos de hidrógeno. Estos átomos de hidrógeno se transportan hasta las crestas de la membrana interior a lo largo de una cadena de moléculas especiales llamadas coenzimas. Una vez allí, las coenzimas donan los hidrógenos a una serie de proteínas enlazadas a la membrana que forman lo que se llama una cadena de transporte de electrones.


 

La cadena de transporte de electrones separa los electrones y los protones de cada uno de los diez átomos de hidrógeno. Los diez electrones se envían a lo largo de la cadena y acaban por combinarse con oxígeno y los protones para formar agua.

La energía se libera a medida que los electrones pasan desde las coenzimas a los átomos de oxígeno y se almacena en compuestos de la cadena de transporte de electrones. A medida que éstos pasan de uno a otro, los componentes de la cadena bombean aleatoriamente protones desde la matriz hacia el espacio comprendido entre las membranas interna y externa. Los protones sólo pueden volver a la matriz por una vía compleja de proteínas integradas en la membrana interior. Este complejo de proteínas de membrana permite a los protones volver a la matriz sólo si se añade un grupo fosfato al compuesto difosfato de adenosina (ADP) para formar ATP en un proceso llamado fosforilación.

El ATP se libera en el citoplasma de la célula, que lo utiliza prácticamente en todas las reacciones que necesitan energía. Se convierte en ADP, que la célula devuelve a la mitocondria para volver a fosforilarlo.

¡Mitocondrías! Parte de nuestro sistema interno. Sin ellas, no podríamos vivir y, hace ya mucho tiempo que, humanos y mitocondrías hicieron un contrato para formar, esa simbiosis que nos une desde tiempos ancestrales.

emilio silvera


  1. Nada es lo que parece : Blog de Emilio Silvera V., el 23 de junio del 2012 a las 10:25

    [...] [...]

  2. ¡Vamos conociendo la complejidad de la Vida! : Blog de Emilio Silvera V., el 13 de noviembre del 2012 a las 9:56

    [...] [...]

  3. La energía de nuestro organismo: ¡Las mitocondrias! : Blog de Emilio Silvera V., el 25 de enero del 2013 a las 5:45

    [...] un defecto espectacular en el diseño de nuestras mitocondrias: tienen fugas. La electricidad de electrones se escapan de las mitocondrias para producir radicales libres no tóxicos, y la electricidad de [...]

  4. ¿La Vida? ¡El misterio continúa! : Blog de Emilio Silvera V., el 8 de marzo del 2013 a las 7:26

    [...]  La principal función de las mitocondrias es generar energía para mantener la actividad celular mediante procesos de respiración aerobia. Los nutrientes se escinden en el citoplasma celular para formar ácido pirúvico que penetra en la mitocondria. En una serie de reacciones, parte de las cuales siguen el llamado ciclo de Krebs o del ácido cítrico, el ácido pirúvico reacciona con agua para producir dióxido de carbono y diez átomos de hidrógeno. Estos átomos de hidrógeno se transportan hasta las crestas de la membrana interior a lo largo de una cadena de moléculas especiales llamadas coenzimas. Una vez allí, las coenzimas donan los hidrógenos a una serie de proteínas enlazadas a la membrana que forman lo que se llama una cadena de transporte de electrones. [...]

 

  1. 1
    Jordi Roura
    el 14 de julio del 2009 a las 23:54

    Interesantisimo articulo, ahora tengo miedo a una decima parte de mi cuerpo :-)

    En todo caso, nunca he estado de acuerdo con las frases tipo ” La cultura humana no debería interferir en la naturaleza “. Yo pienso que la cultura humana es naturaleza. El hombre puede manipular, transformar pero no crear nada que no esté implicito en la misma naturaleza. Eso es exclusivo de Dios ( quien crea en ello ),el hombre simplemente es parte de ello.

    Responder
  2. 2
    emilio silvera
    el 15 de julio del 2009 a las 8:36

    Amigo Jordi, no tengas miedo, hace mucho tiempo que la simbiosis con las mitocondrias se produjo, y, desde luego, el ignorarlas no harán que desaparezcan.

    Como decía la profesora Margulis, esos bichitos son nuestros compañeros de viaje y, desde luego, no siempre son los culpables de lo que nos pase, y, en ocasiones, podríamos decir que son los responsables de que estemos aquí, ya que, sin ellos, no podríamos existir.

    Un saludo.

    Responder
  3. 3
    Fidel Moreno
    el 17 de julio del 2009 a las 23:04

    interesante articulo, y desde luego deriva en el tema ético de la intervención del hombre en el diseño natural, sin embargo soy de los que creen que no esta mal usar el conocimiento para beneficio de común, en tal caso no estaríamos haciendo nada que la propia naturaleza no pudiera hacer en si.

    Responder
  4. 4
    Emilio Silvera
    el 22 de agosto del 2011 a las 10:32

    Sí, amigos, es verdad que la Naturaleza es la que ha guiado, desde siempre, los pasos que, en nuestro evolución hemos tenido que dar, y, desde luego, el hecho de que las mitocondrías estén cono nosotros, simplemente nos dice que, fue algo necesario para los dos organismos que, con tal contrato, salían beneficiados el uno del otro.

    Siempre hemos oído decir “La Naturaleza es Sabia”, y, si es así, ¿por qué esta vez se habría de equivocar? Si las mitocondrias están ahí…Sus razones habrá.

    Lo cierto es que, nuestro organismo es de una complejidad extrema y, siendo así, nos cuesta tanto comprender todo lo que en él ocurre, y, a pesar de los adelantos (que no han sido pocos), aún nos quedan muchas cuestiones por saber, muchos secretos por desvelar y, muchos misterios por descubrir.

    Somos la parte más compleja de la Naturaleza ¡La que Piensa! y la única que la puede observar, así que, seres como nosotros que (seguro) pululan por esos mundos perdidos por la “infinitud de galaxias” que pueblan el inmenso Universo, al igual que nosotros, tratarán de comprender la complejidad que conllevan en sus cuerpos y Mentes que, con el paso del Teimpo evolucionan y, cada vez, está más cercano el día en que puedan (podamos) ¡SABER!

    Mientras ese lejano día llega, procuraremos conseguir, aunque no todos (no nos queda tiempo), algunos conocimientos que les sirvan a los que vendrán detrás para continuar ese largo camino de comprender quiénes somos y hacia donde podemos dirigir nuestros pasos en un destino tan incierto como lo es, la fecha y hora en que explotará como supernova Eta Carinae o Betelgeuse.

    Un saludo.

    Responder
  5. 5
    floren
    el 22 de agosto del 2011 a las 11:24

    Esto de las mitocondrias y las fagocitaciones de eucariotas, dió mucho que hablar hace poco en esta página unos interesantes y graciosos comentarios.
    El otro día ví un documental en Canal Extremadura, de una especie de molusco-planta o similar que se movía por los fondos oceánicos de las malvinas, y no se podia catalogar ni de animal, ni de planta, ya que no se abastecía de oxigeno como los animales, ni de anhidrico carbónico como las plantas, si no que respiraba nitrógeno.
    Si estas formas de vida se desarrollan a nuestro lado, en nuestro mismo planeta, y tan lejos y dispar dde las condiciones de vida que nosotros precisamos para subsistir, pues imaginense que tipos de vida no existiran cruzando unicamente nuestra atmosfera.

    Responder
    • 5.1
      emilio silvera
      el 23 de agosto del 2011 a las 5:55

      Para los que puedan estar aquí para entonces, será motivo de gran asombro el poder ser testigos de las muchas formas de vida que por el Universo pululan. Como bien dices, ya es una maravilla el comprobar las formas de vida que podemos encontrar aquí, en la propia Tierra y, desde luego, aún existen muchas que no han sido descubiertas, sobre todo en los fondos marinos donde residen criaturas asombrosas.
      Lo que podríamos encontrar por ahí fuera, sería, igualmente, motivo de gran sorpresa al ver que, existen criaturas que sobrepasan todo lo que podamos ahora imaginar, Incluso pudieran existir formas de vida cristalinas…¡Quién sabe!
      Nosotros mismos, podemos vivir gracias a estos bichitos que nos proporcionan la energía (sobre todo al cerebro) y que llevan con nosotros mucho, mucho tiempo. De hecho, un 10% de nosotros…¡son ellos!
      En fin, que nunca (menos mal) dejaremos de asombrarnos ante las maravillas de la Naturaleza.
      Un saludo cordial

      Responder
  6. 6
    CHI
    el 22 de agosto del 2011 a las 15:11

    Hola Emilio, pasaba a saludarte a ti, y a la muchachada de Observatorio. Nelson me recomendó tu blog, y bueno, estaré por aquí más seguido ya que extraño las charlas científicas.

    Muy interesante tu artículo de las mitocondrías, aprovecharé y leeré algunos artículos más.

    Tengo entendido que las mitocondrias también son las responsables en nuestros pulmones, de consumir el oxígeno (O2) que inhalamos en el proceso de respirar, y de convertirlo en el anhídrido carbónico (CO2) que exhalamos. Supongo que puede decirse que gracias a estos seres unicelulares, tenemos la capacidad de respirar.

    Saludos a todos 

    Responder
    • 6.1
      emilio silvera
      el 23 de agosto del 2011 a las 6:06

      ¡Hombre! Amigo CHI, encantado de “verte” por aquí.
      Efectivamente, sin ellos no podríamos vivir. Forman parte de nosotros y, la simbiosis entre ellos y nosotros es tan perfecta que hacemos un sólo ente viviente para todos los efectos, ellos nos proporcionan funciones que necesitamos y nosotros le damos el cobijo que ellos necesitan.
      No siempre prestamos atención a las maravillas que ocurren a nuestro alrededor, y, no siempre hay que ir muy lejos a buscarlas…están aquí, con nosotros y, de hecho, sin esos pequeños “animalitos” no podríamos vivir.
      Si nos ponemos a pensar en la grandeza (increíble) de todo lo que nos rodea, nos podríamos dar cuenta de que pocas cosas imposibles existen para la Naturaleza que, a partir de la “materia inerte”, hace surgir seres que, una vez evolucionados, hasta llegan a ser conscientes de SER.
      Y, la grandeza de esta realidad es que, esos seres, están por todo el Universo. Sin embargo, el Universo es muy grande y, de momento, no es factible contactar con “ellos”, las distancias que nos separan son demasiado grandes y, ese hecho, no es fortuito, sino que ocurre así para preservarnos a los unos de los otros. Si estuviéramos más cerca, conociendo el instinto humano…¿cuanto tiempo tardaríamos en formarla? Y, como la Naturaleza es sabia, lo tiene así programado para que, cuando maduremos y hallamos evolucionado lo suficiente, ese encuentro se produzca.
      Pero, de momento, seguiremos observando lo que hay a nuestro alrededor que, como se ve en el trabajo que aquí se presenta, no deja de tener un gran interés. ¡Ah! Sin olvidarnos de seguir oteando el horizonte del Espacio…¡por si acaso!
      Saluda a todos los amigos de Observatorio de mi parte.
      Un abrazo amigo.

      Responder
  7. 7
    Emilio Silvera
    el 20 de febrero del 2012 a las 7:25

    Este trabajo, cuando fue expuesto por primera vez, causó mucho impacto y, no fueron pocos los que insistieron en saber más sobre el tema que, en verdad, es de gran interés para saber, lo que ocurre en nuestro interior y cómo son, en realidad las cosas. Muchas veces nos creemos invencibles y, resulta que, estamos supeditados a tantos paámetros que nos son ajenos y sin los cuales no podríamos estar que, nos hace pensar y también nos hace más humildes al ser conscientes de que no, es oro, todo lo que reluce.

    Nos podemos dar cuenta de que, en este mundo nuestro, todo depende de todo y, si algo falla, todo lo demás se reciente. Así que, procuremos que no se rompa la armonía que entre todos podemos conformar y, de esa manera, el mundo seguirá…su camino.

    Un saludo.

    Responder
  8. 8
    Valia Cordero
    el 22 de abril del 2012 a las 4:35

    Bueno Sr. Silvera, me sorprendió ver que tomó de mi blog (ya no está allí  pues la borré) parte de mi información con las fotografías de una celula de higado sana y otra enferma tomada con la tecnología Sandia’s. Bueno, no crea que me molesta, para nada. En cuanto a las mitocondrias difiero de usted y de muchos en cuanto a su origen. Están allí en nuestras células desde que el hombre fue creado. Las mitocondrias no vienen de una simbiosis entre microorganismos ni de otros planetas ni de un hipotético desarrollo evolutivo.
    Ahora bien, la disfunción de las mitocondrias da lugar a múltiples patologías y es causante de un sinnúmero de las ahora llamadas enfermedades raraas. En cuanto a mí mi interés es que esta disfunción se encuentra en las células del cáncer. Ese es el punto débil del cáncer y algo en común en todo tipo de cáncer. Saludos, Valia

    Responder
    • 8.1
      emilio silvera
      el 22 de abril del 2012 a las 8:48

      Estimada Valia:
      Cuando hacemos o exponemos un trabajo y buscasmos por la Red imágenes, yo al menos procuro respetar la leyenda que estén debajo de las mismas acompañándo el gráfico y, creo que, por tu parte harás lo mismo. De todas las maneras y en lo que te pueda tocar, mis disculpas quedan por delante y expuestas para resarcir en lo que haya podido molestarte.
      Por otra parte, creo que te hubiera gustado escuchar a Lynn Margulis que, siendo una autoridad en la materia, opinaba todo lo contrario de lo que dices sobre las mitocondrias a las que, al parecer, no conoces muy bien, como tampoco la enorme contribución que en nosotros hacen y que no somn, precisamente, crear enfermedades.
      Que difiera de mí me parece bien, sus motivos debe tener. Sin embargo, nadie ha dicho que las mitocondrias vinieran de otros mundos. Ha sido bien explicado por muchos el recorrido que las mitocondrias han tenido en la vida evolutiva de los seres humanos a los han acomnpañado desde tiempos inmemoriales. De hecho, sin ellas, no podríamos subsistir.
      Que dan dan lugar a aptologías múltiples…como otras cosas que en nuestro cuerpom residen que, cuando se deterioran o sufren cambios inesperados por cuestiones diversas, ya no están capacitadas para seguir haciendo la función primordial a la que estaban llamadas, por lo demás, las mitocondrías hacen un gran servicio. Si hablara, la energía del cerebro, podría atestiguarlo.
      Bueno amiga, ha sido un placer y te envio un cordial saludo.
       

      Responder
  9. 9
    Valia Cordero
    el 22 de abril del 2012 a las 14:51

    Estimado Emilio.
    Primero un saludo desde Panamá. La fotografía de mi blog es de mi nietecita cuando tenía año y medio, ahora de seis años. Gracias por mantener el comentario al pie de la foto que es en parte mío.
    En realidad me sorprendió pues hace mucho tiempo que había borrado esas entradas y no cuestiono para nada el tomar información de otros sitios que es lo que hago yo misma.
    En cuanto al origen de las mitocondrias no lo decía por usted que no lo ha inventado, sino por los muchos investigadores que están atribuyendo su origen a una simbiosis entre organismos unicelulares y de allí el nombre de organelas.
    Para mí, que he aceptado, después de conocer la Biblia, que somos producto de una creación directa de Jehová Dios, por esa causa he desechado las explicaciones desarrolladas por hombres de que hemos venido de una evolución o de cualquier otro origen como que la vida vino al tierra por un meteorito,
    Al ser hecho el hombre directamente por Dios, laa mitocondrias también están incluídas en el diseño original del cuerpo humano.
    Lo maravilloso en cuanto a las investigaciones de las mitocondrias es que, aunque no se comprendan aún cabalmente, los proqresos en el conocimiento de ellas han dado luz a estos investigadores de la relación con las enfermedades. Por ejemplo, uno de ellos (Wallace) manifiesta que posiblemente toda la medicina debe revisarse porque debe tomarse en cuenta (además de el estudio de la anatomía y otras ramas) la energía. Es decir las disfunciones y alteraciones mitocondriales. 
    Bueno como usted ve no soy científica, mi interés por razones personales es el cáncer. No es fácil ver morir a familiares o amigos de esta enfermedad. Procuro ser equilibrada y no ponerme de parte de de los métodos alternativos ni en defensa de la oncológia. Pero si creo que tanto los partidarios de los métodos alternativos o los tradicionales, han descuidado un punto débil del cáncer muy conocido y es el metabolismo anómalo de la glucosa de la célula del cáncer. Ese metabolismo anómalo está  precisamente relacionalo a la disfunción mitocondrial.
    Si usted tiene algún amigo o pariente con cáncer, es bueno saber que una dieta cetogénica puede ser un buen adjunto al tratamiento de su cáncer.  Por mi fe en las promesas de Dios confío que está muy cercano, en realidad ya por empezar, el tiempo que bajo su gobernación, su Reino, se curará a la humanidad de todas las enfermedades incluyendo el temido cáncer. Entonces nadie dirá en algún tiempo: “estoy enfermo”. Nuevamente saludos de una abuela que está por cumplir 70 años.  Valia

    Responder
    • 9.1
      emilio silvera
      el 23 de abril del 2012 a las 4:42

      Amiga Valia:
      En primer lugar te diré que tu nietecita es preciosa y debe parecerse a tí que, de joven, serías una mujer muy bonita. Por otra parte, espero que todas esas esperanzas y creencias que exponer aquí te sirvan para darte la paz que todos los humanos conscientes necesitamos para seguir adelante confiando y con la esperanza de que este mundo vuelva al camino del sentido común y seámos conscientes de que, en realidad, todos somos uno, es decir, hermanos.
      Por lo demás, tendremos que confiar en que, a pesar de lo complejo de la empresa, la Ciencia vaya descubriendo día a día los misterios de la Naturaleza y, nosotros, amiga mía, somos parte de ella…¡la que piensa! y, poco a poco, vamos consiguendo que nuestro tiempo de vida media sea cada vez mayor. Ahí tienes tu caso que, con siete decenas de años transmites frescuera de pensamiento y llevas la juventud en tu Alma.
      Un saludo cordial.

      Responder
  10. 10
    garage doors wood
    el 20 de marzo del 2014 a las 13:01

    If your Garage Door has been fixed with the presence of
    poles then attach the wire with the poles. In either
    case the hinge that holds the roller from the door panels must be removed to make the necessary door repair.
    Many home improvement stores carry Wayne Dalton parts and
    doors so they would have additional resources for you.

    Responder
  11. 11
    craftsman garage door remote
    el 21 de marzo del 2014 a las 3:37

    Wooden garage door offer timeless beauty and
    elegance, and can give you a natural look inexpensively.
    One of its advantages is that it is less expensive than the
    three other types of garage doors. These tend to be the noisiest of doors so bear this in mind if
    you have a bedroom above and need to use
    the door when people may be sleeping.

    Responder

Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Suscribirse sin comentar