martes, 23 de julio del 2024 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




Número puro y adimensional: 137

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Sin categoría    ~    Comentarios Comments (33)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Cuando surgen comentarios de números puros y adimensionales, de manera automática aparece en mi mente el número 137. Ese número encierra más de lo que estamos preparados para comprender; me hace pensar y mi imaginación se desboca en múltiples ideas y teorías.

Einstein era un campeón en esta clase de ejercicios mentales que él llamaba “libre invención de la mente”. El gran físico creía que no podríamos llegar a las verdades de la naturaleza sólo por la observación y la experimentación. Necesitamos crear conceptos, teorías y postulados de nuestra propia imaginación que posteriormente deben ser explorados para averiguar si existe algo de verdad en ellos.

Para poner un ejemplo de nuestra ignorancia poco tendríamos que buscar, tenemos a mano miles de millones.

Me acuerdo de León Lederman (premio Nobel de Física) que decía:

“Todos los físicos del mundo, deberían tener un letrero en el lugar más visible de sus casas, para que al mirarlo, les recordara lo que no saben. En el cartel sólo pondría esto: 137. Ciento treinta y siete es el inverso de algo que lleva el nombre de constante de estructura fina”.

Este número guarda relación con la posibilidad de que un electrón emita un fotón o lo absorba. La constante de estructura fina responde también al nombre de “alfa” y sale de dividir el cuadrado de la carga del electrón, por el producto de la velocidad de la luz y la constante de Planck. Tanta palabrería y numerología no significan otra cosa sino que ese solo número, 137, encierra los misterios del electromagnetismo (el electrón, e), la relatividad (la velocidad de la luz, c), y la teoría cuántica (la constante de Planck, h).

Leer más

La expansión del Universo, la evolución de las estrellas y, nosotros.

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Sin categoría    ~    Comentarios Comments (11)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

La expansión del universo es precisamente la que ha hecho posible que el alejamiento entre estrellas, con sus enormes fuentes de radiación, no incidieran en las células orgánicas que más tarde evolucionarían hasta llegar a nosotros. Diez mil millones de años de alejamiento continuado y el enfriamiento que acompaña a dicha expansión permitieron que, con la temperatura ideal y una radiación baja, los seres vivos continuaran su andadura en este planeta minúsculo, situado en la periferia de la galaxia que comparado al conjunto de esta, es sólo una mota de polvo donde unos insignificantes seres laboriosos, curiosos y osados, son conscientes de estar allí y están pretendiendo determinar las leyes, no ya de su mundo o de su galaxia, sino que su osadía ilimitada les lleva a pretender conocer el destino de todo el universo.

Anexo:Estrellas más cercanas - Wikipedia, la enciclopedia libreSi podemos ver al Sol, ¿por qué no podemos ver otras estrellas durante el  día? - VIX

Si las estrellas estuvieran más cerca… ¡La vida estaría en peligro!

Las distancias a los planetas y estrellas se pueden medir sin cinta métrica  ~ Tot Astronomia | Blog dedicado a la Divulgación Astrónomica

Los habitantes de nuestro mundo están a salvo de la radiación por 150 M. de kilométros

Cuando a solas pienso en todo esto, la verdad es que no me siento nada insignificante y nada humilde ante la inmensidad de los cielos. Las estrellas pueden ser enormes y juntas, formar inmensas galaxias… pero no pueden pensar ni amar; no tienen curiosidad, ni en ellas está el poder de ahondar en el porqué de las cosas. Nosotros sí podemos hacer todo eso y más.

ISÓTOPOS Y RADIOACTIVIDAD

La estructura de los átomos y las moléculas está controlada casi por completo por dos números: la razón entre las masas del electrón y el protón, b, que es aproximadamente igual a 1/1.836, y la constante de estructura fina, a, que es aproximadamente 1/137. Supongamos que permitimos que estas dos constantes cambien su valor de forma independiente y supongamos también (para hacerlo sencillo) que ninguna otra constante de la Naturaleza cambie. ¿Qué le sucede al mundo si las leyes de la naturaleza siguen siendo las mismas?

QUE ES EL CARBONO??

Si deducimos las consecuencias pronto encontramos que no hay muchos espacios para maniobrar. Incrementemos b demasiado y no puede haber estructuras moleculares ordenadas porque es el pequeño valor de beta el que asegura que los electrones ocupen posiciones bien definidas alrededor de un núcleo atómico y las cargas negativas de los electrones igualan las cargas positivas de los protones haciendo estable el núcleo y el átomo.

Si en lugar de a versión b, jugamos a cambiar la intensidad de la fuerza nuclear fuerte aF, junto con la de a, entonces, a menos que  aF > 0,3 a½, los elementos como el carbono no existirían.

Leer más

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

El viento azotaba la bandera de un templo, y dos monjes disputaban sobre la cuestión. Uno de ellos decía que la bandera se movía, el otro que se movía el viento. Argumentaban sin cesar. Eno el Patriarca dijo: “No es que el viento se mueve; no es que la bandera se mueva; es que vuestras honorables mentes se mueven”

Por qué Jerusalén es una ciudad tan disputada y por qué ninguna potencia  excepto Estados Unidos la reconoce como la capital de Israel - BBC News  Mundo

Este pensamiento de la doctrina Sutra puede definir muy bien lo que nos pasa a nosotros con el entendimiento de los fenómenos que podemos observar en la Naturaleza, a los que nuestra ignorancia puede encuadrar en un lugar equivocado y alejado de la realidad, ya que, entender la simplicidad y la belleza del Universo, no siempre es fácil para nuestras complejas mentes. Así, resulta que, la Naturaleza es bella y sencilla, lo complejo podría estar dentro de nosotros mismos y, es, precisamente esa complejidad la que nos impide “ver” lo que realmente ocurre.

El observador y la realidad - Psyciencia

Siempre nos decantamos por las soluciones más difíciles y, generalmente hacemos caso omiso al mensaje que nos envía eso que los físicos denominan Navaja de Ockham que, está referido al principio filosófico que nos dice que el camino de lo más simple es, generalmente, el más acertado.

Sabemos que la Historia ha ido avanzando a cortos pasos en el conocimiento del Universo y, si miramos hacia atrás en el tiempo, nos trasladamos hasta aquellos tiempos en que Eudoxo entró en las páginas de la historia un día de verano de alrededor de 385 a. C., cuando bajó del barco que lo había llevado desde su ciudad natal Cnido, en Asia Menor, dejó su escaso equipaje en un alojamiento barato cercano a los muelles y caminó ocho kilómetros por el polvoriento camino que conducía a la Academia de Platón, situada en los suburbios del noroeste de Atenas.

Bosque De Los Olivos En Otoño, Viejas Ramas Foto de archivo - Imagen de  pista, misterio: 135360864Vinilo Pixerstick Platón y Sócrates, los grandes filósofos antiguos griegos  • Pixers® - Vivimos para cambiar

Populus alba, Álamo plateado o blanco, Chopo blancoLa Academia de Platón, escuelas filosóficas - GreciaTour.com

       Bajo las Palmeras se reunían aquellos antiguos filósofos para hablar de cosas profundad

La Academia estaba en un bello lugar, en medio de un bosque sagrado de olivos, los originales “bosquecillos de Academo”, cerca de Colona, el santuario del ciego Edipo, donde las hojas de los álamos blancos se volvían plateadas bajo el viento y los ruiseñores cantaban de día y de noche. El mentor de Platón, Sócrates, hablaba favorablemente de los bosquecillos de Academo, y hasta Aristófenes, el calumniador de Sócrates, los describía cariñosamente como “llenos de olor a madreselva y e paz”.

Leer más