martes, 20 de octubre del 2020 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




Sabiendo más de nuestro entorno

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Misterios sin resolver    ~    Comentarios Comments (1)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

 

Representación de la heliosfera. El viento solar crea una burbuja en cuyo límite dominan las condiciones del medio galáctico

Representación de la heliosfera. El viento solar crea una burbuja en cuyo límite dominan las condiciones del medio galáctico – ADLER PLANETARIUM/IBEX/NASA

La nave New Horizons capta un misterioso brillo en el borde del Sistema Solar

 

La sonda de la NASA ha vuelto a observar una fuente de luz ultravioleta avistada por las Voyager hace tres décadas. Se considera que procede de un muro de hidrógeno situado en la heliopausa

 

La nave New Horizons, la exploradora de Plutón y el cinturón de Kuiper de la NASA, ha observado luz ultravioleta que parece brotar del borde del Sistema Solar. Esta energía, según un artículo que se ha publicado en Geophysical Research Letters, procedería de un muro de hidrógeno situado en la heliopausa, una región que representa el límite a partir del cual la influencia del Sol se desvanece.

            La Heliopausa marca el loímite en el que el Sol deja de tener influencia

«Estamos viendo el umbral entre estar en el vecindario del Sol y estar en la galaxia», ha dicho en Sciencenews.org Leslie Young, coautor del estudio e investigador en el Southwest Research Institute, en Colorado (EE.UU.).

A medida que el Sol se mueve por la galaxia, en una hélice que se desplaza a una velocidad vertiginosa, produce una «burbuja» de partículas cargadas, el llamado viento solar, que constituye la heliosfera. Más allá de esa heliosfera, las condiciones que imperan dependen del medio galáctico o interestelar.

En el límite de esa burbuja, a una distancia de 100 unidades astronómicas (una de estas unidades es la distancia que hay entre la Tierra y el Sol), los átomos de hidrógeno procedentes del medio galáctico contactan con el viento solar. Ambos «chocan» y forman un frente que se mueve y evoluciona. Se cree que esta colisión crea un auténtico muro de hidrógeno capaz de dispersar la luz ultravioleta de una forma específica y reconocible.

Un muro solo visto por las Voyager

 

Resultado de imagen de Luz ultravioleta detectadas por  las Voyager en el borde del sistema solar

 

 

Las dos naves Voyager, los artefactos que más lejos han viajado en toda la historia, vieron señales de esta luz hace ya 30 años. Ahora, por primera vez en décadas, la New Horizons, una sonda del tamaño de un piano, ha podido repetir dichas observaciones.

Resultado de imagen de el espectroscopio alice sondea el muro de hidrógeno al borde del sistema solar

Entre 2007 y 2017 el espectrógrafo Alice, a bordo de la sonda, ha estado escaneando el espacio para encontrar huellas del muro de hidrógeno en el límite del Sistema Solar.

Así se ha confirmado lo que las Voyager ya vislumbraron: que en el límite del Sistema Solar hay más luz ultravioleta de la que deberíamos ver si no hubiera tal muro de hidrógeno.

Sin embargo, los propios autores del estudio, encabezados por Randy Gladstone, han reconocido que también pudiera ser que existiera una fuente desconocida de radiación UV en la galaxia.

La sonda New Horizons de la NASA despierta de camino a su próximo destino

“Tras su exitoso paso por Plutón, la sonda New Horizons prosigue su camino hacia su próximo destino. El próximo 1 de enero de 2019, si todo sale según lo previsto, la nave de la NASA llegará a Ultima Thule, el objeto más lejano jamás explorado por la humanidad. Este pequeño y helado astro, que anteriormente era conocido con la denominación técnica de 2014 MU69, está situado en el cinturón de Kuiper.”

La próxima «parada» de la New Horizons se producirá en 2019, cuando sobrevuele las cercanías de Ultima Thule, un objeto del cinturón de Kuiper. Según los cálculos de la NASA, la sonda tendrá 10 o 15 años para continuar con sus observaciones y escanear el espacio en busca del brillo del límite del Sistema Solar.

Tal como ha dicho Wayne Pryor, otro de los coautores, si en algún momento el brillo ultravioleta decae, será porque New Horizons ha dejado atrás el muro. Si no, una de las opciones sería que la fuente está en las profundidades del espacio interestelar.

 

  1. 1
    Emilio Silvera
    el 14 de agosto del 2018 a las 9:46

    El Sol, la estrella más cercana a nosotros, situada a 150.000.000 de kilómetros de la Tierra, ha sido la estrella más estudiada por los astrónomos, y, sin embargo, aún se guardaq algunos secretos mque debemos desverlar. Al fin y al cabo, es la estrella que nos envía su luz y su calor al planeta que nos acoge y hace, en él, posible la Vida.

    La nueva misión nos podrá desvelar algunos de sus secretos, estaremos muy pendientes. Nuestro Sol gira alrededor del centro de la Vía Láctea en una órbita casi circular a razón de 828.000 Km/k, y, necesita 225 millones de años para completar lo que se conoce como año galáctico que es, dar una vueñlta completa a la Galaxia que tiene, como sabéis, 100.000, años luz de diámetro.

    Así, desde que nació como estrella verdadera de la Secuencia Principal, ha recorrido unos 150.000 años luz en 20 años galácticos, y, se espera que antes de “morir” llegue a los 40.

    La misión de New Horizons es importante porque nos puede proporcional nuevos datos del Sol que antes desconocíamos, y, no debemos olvidar que el Sol, es la estrella más importante para nosotros, sin ella… ¡No podríamos estar aquí!

    Responder

Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Subscribe without commenting