martes, 11 de diciembre del 2018 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




Ansiedad, querer lo que no podemos tener, el futuro incierto

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en General    ~    Comentarios Comments (4)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

  • PEDRO G. CUARTANGO

Resultado de imagen de Miedo al futuro

El mal de nuestro tiempo es la ansiedad. La inquietud por el futuro no nos deja vivir el presente. Acaso también este padecimiento ha caracterizado el siglo XX, un periodo en el que han convivido la destrucción a gran escala y un progreso tecnológico y material impresionante.

Unos no duermen por la ansiedad de tener las cosas que no tienen y otros no duermen por el miedo a perder las que tienen, según acostumbraba a decir Eduardo Galeano, que escribió en este periódico hasta antes de su muerte.

La ansiedad es esencialmente una incapacidad para asumir lo que uno tiene y lo que uno es. Y por tanto el ansioso rechaza el presente a la espera de un futuro que nunca llega porque el porvenir siempre defrauda las expectativas que cada hombre se forja.

Resultado de imagen de La experiencia

La experiencia reside básicamente en descubrir los límites y en asumir que los deseos no pueden ser nunca satisfechos, como muy bien sabía Freud, que profundizó en la naturaleza inconsciente de lo que él llamaba ‘libido’. Esta palabra adquiere en el psicoanálisis un significado que va mucho más allá del impulso sexual, que corresponde a su etimología, y que podríamos entender como la energía que mueve al ser humano.

La libido es tan moldeable como insaciable. Puede ser orientada hacia el sexo, el poder, el dinero, la creación artística o la mística. Pero su rasgo esencial es su carácter de permanente insatisfacción, que nos empuja a ir más allá de lo que somos o tenemos.

Resultado de imagen de El dueño de facebook ante la Comisión

   El problema creado en Facebook ha llevado al responsable subsidiario ante la Comisión del Senado

He constatado a lo largo de mi vida que las personas más poderosas o más ricas sufren un nivel de insatisfacción más elevado que las pertenecientes a las clases más modestas, que valoran mejor lo poco que han conseguido. Esto puede sonar incorrecto políticamente, pero es cierto.

No es verdad que el dinero dé la felicidad porque la felicidad no existe. No hay nada que nos pueda hacer llevadera la existencia más que la aceptación del propio dolor de vivir, la constatación de que estamos condenados a la aniquilación. Todo acaba siempre mal, la muerte nos espera, pero mientras tanto podemos obtener el consuelo del amor, la amistad y las cosas que hacen que la vida merezca la pena.

Resultado de imagen de Escenas del amor y la amistad

La ansiedad es una pérdida de energía porque el futuro es siempre peor que el presente en la medida que el tiempo es indeterminado, es una incógnita que se abre ante nosotros, un espacio vacío que tenemos que colmar. El pasado no se puede cambiar y el futuro es incierto y aleatorio, por lo que no nos queda otro remedio que aferrarnos al presente.

Carpe diem, decían los latinos. Coge el día, estrújalo. No hay otra opción que disfrutar de los instantes como si fueran eternos. El pasado jueves, sentado en la escalera de este periódico y observando cómo el cielo adquiría un intenso color rojo que refulgía al atardecer en las ventanas de las casas vecinas, tuve una sensación de paz que me hizo olvidar los agobios cotidianos.

Resultado de imagen de Somos una kota de polvo en el Universo infinito

Sólo nuestra insignificancia nos puede proporcionar algún consuelo, la asunción de que somos una mota de polvo en un universo infinito y de que no podemos controlar nuestro destino. La ansiedad es un sentimiento inútil y el afán de acumular dinero o poder es una huida hacia delante que nos impide tomar conciencia de que hemos nacido de la ceniza y a ella volveremos.

 

  1. 1
    Emilio Silvera
    el 15 de abril del 2018 a las 5:39

    Es cierto, nuestra condición nos empuja a querer siempre más de lo que podemos conseguir. Nunca estamos satisfecho de lo que tenemos, quisiéramos tener aquello que otros tienen y nos preguntamos el por qué, nosotros, no podemos tenerlo. La Vida, amigos míos, es compleja y está llena de situaciones que, en su mayor parte, tienen el origen en sus cimientos, es decir, del lugar del que podamos partir, esa línea de salida nos marcará para el resto de nuestras vidas y, no es lo mismo salir de ella con ciertas ventajas que, salir “desnudo” sin apoyos de ningún tipo para poder alcanzar aquello que deseamos.

    En contadas ocasiones (si tenemos en cuenta el porcentaje en relación al total de la población), personas sin recursos han logrado alcanzar sus sueño. Lo que no quiere decir que existan excepciones que, por su intelecto, por una idea brillante, por la suerte, pueda llegar a convertir sus sueños en realidad.

    Y, claro está, el vivir en esa agonía de querer alcanzar lo inalcanzable, nos lleva a estados físicos y mentales poco recomendables, cuando lo más racional sería el valorar lo que tengamos, adaptarnos a esas limitaciones y tratar de ser felices. Sin embargo, si nos comportáramos de esa manera, no seríamos humanos, nuestro sino es tratar de superarnos continuamente y tratar de que, nuestros hijos, sean mejores que nosotros y que también, tengan menos carencias.

    ¿Si no tenemos ese punto de sana ambición… Qué sentido tendría tanto trabajo y sufrimiento?

    Yo, al menos, nunca me conformé. Claro que el secreto está en no envidiar nada de nadie, cada cual que tenga lo que pueda si es bien ganado, y, por nuestra parte, trabajar para conseguir lo nuestro respetando lo ajeno.

    Sí, la Vida es complicada.

    Responder
  2. 2
    secret
    el 17 de abril del 2018 a las 3:49

    Soy el que se equivoco fusion con fision que mal no XD, bueno el camino no hace al caminante (Caminate no hace el camino camino se hace al andar-Autor:Cesar Vallejo), cada quien labra su destino.

    Responder
  3. 3
    secret
    el 17 de abril del 2018 a las 3:54

    El mundo es totalmente realativo como alguna vez Albert Einstein lo a dicho.

    Responder
    • 3.1
      Emilio Silvera
      el 17 de abril del 2018 a las 5:38

      Sí, amigo, todos tenemos que hacer nuestro camino y, desde luego, todo es relativo y depende desde la perspectiva con la que lo podamos mirar y en qué contexto.

      Saludos.

      Responder

Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Subscribe without commenting