lunes, 12 de abril del 2021 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




¡Hacia el futuro! Pero… despacito.

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Física Cuántica    ~    Comentarios Comments (4)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Los ordenadores cuánticos serán «los más seguros» del mercado

 

marta moreiraabc_es / Valencia

El premio Príncipe de Asturias, Ignacio Cirac, cree que podrán comercializarse en un plazo entre 10 y 50 años

 

 

Las investigaciones teóricas sobre física cuántica van por buen camino, pero todavía están muy lejos de traducirse en aplicaciones prácticas en el campo de la informática. La comunidad científica ha depositado grandes esperanzas en los ordenadores cuánticos, que permitirán realizar cálculos que no pueden resolverse con los ordenadores actuales –los que trabajan según las leyes clásicas de los ceros y unos-. Sin embargo, su comercialización podría tardar entre diez y cincuenta años. «Estoy convencido de que va a suceder, lo que no sé es si voy a vivir para verlo», añade Ignacio Cirac, director de la División Teórica Max-Plank de Óptica Cuántica de Garching (Alemania).

Así lo defendió en el marco de la 34 Bienal de la Real Sociedad de Física Española, que se celebra estos días en Valencia. Renuente a lanzar promesas cortoplacistas de difícil cumplimiento, este científico recordó que los avances en esta matería están todavía «a un nivel muy fundamental».

Uno de los aspectos más interesantes de los sistemas de compuitación basados en mecánica cuántica es la seguridad. «La física cuántica permite codificar la información de manera que se destruya en el momento en que cualquier persona no autorizada quiera leer el mensaje», explica. La diferencia con respecto a los sistemas actuales es que la información no puede interceptarse porque no pasa por ningún lugar. «Desaparece una vez lo envía el emisor y aparece de nuevo en el aparato del receptor, como por arte de magia». Se abre por tanto un nuevo reto para los «hackers».

 

  1. 1
    Teresa Fuentes Sancén
    el 24 de julio del 2013 a las 21:26

    Yo también espero vivir para poder usar un sistema de computo con esa tecnología…será genial =D !!!
     

    Responder
  2. 2
    emilio silvera
    el 25 de julio del 2013 a las 4:46

    Amigo amía, todos quisiéramos vivir para ver lo que nos depara el futuro u, sobre todo, saber que porvenir les espera a nuestros seres queridos cuando nosotros no est´çemos aquí para echar una mano en los mpomentos críticos que, durante la vida de las personas se presentan… ¡con más frecuencia de lo que desearían!
    En lo que a la tecnología y adelantos se refiere, nos quedan muchos, muchos motivos para asombrarnos de lo que serémos capaces de hacer tanto aquí en la Tierra como fuera de ella. Como decía aquél:
    ¡Vivir para ver!
    Un saludo cordial.
     
     

    Responder
  3. 3
    Teresa Fuentes Sancén
    el 25 de julio del 2013 a las 15:53

    Tienes la razón amigo mío! Aún nos falta mucho por conocer y ver en cuanto a tecnología se refiere, incluso en cuanto a nosotros mismos y nuestra forma de interactuar y comunicarnos.
    Justo ayer vi en consulta a una pequeña de 8 años con dolor abdominal cuya presentación se sale de lo común, es decir, de lo habitual de la apendicitis.  Sin embargo hubo “algo” en su cara por la expresión de dolor y en su forma de caminar que me hizo solicitar estudios de laboratorio y gabinete que me permitieran confirmar o descartar la patología.  Sin embargo los resultados de los estudios (que son algo objetivo por que pueden ser medidos y plasmados en una imagen) fueron inespecíficos y nada concluyentes para poder confirmar la apendicitis pero sí más encaminados a descartarla.
     El rostro de la niña y su andar al final me confundió, hubo un momento en que el dolor desapareció, comió y hasta evacuó de manera normal. No tenia elementos para dejarla hospitalizada o pedir otra segunda opinión (x ejemplo la del cirujano pediatra).  Pero la sospecha clínica fue la mejor herramienta que me obligó darles los datos de alarma por los cuales debían regresar a urgencias con todos los estudios que les entregaba  sin importar la hora ni el que la hubiese visto antes en el servicio. Y así fue, regresó, casi 20hr después de haberla visto y con un cuadro de evolución de alrededor de 80hrs en total, las primeras 72hrs sin náusea, sin vómito, sin alteraciones en el hábito para evacuar, sin fiebre, sólo con dolor tipo cólico que no se localiza en fosa iliaca derecha sino más bien a nivel del flanco derecho y que se modifica localizándose a veces en hipocondrio, otras en la fosa iliaca. Finalmente a esta hora está entrando a quirófano para ser operada por apendicitis aguda.  Habrá que estar al pendiente del reporte de patología….
    Me quedo pensando y repasando como sucedieron las cosas. Y la única sospecha del padecimiento fue su rostro y la forma de caminar que incluso al final me confundieron.
    Espero que los avances en la tecnología nos ayuden como ha ido sucediendo hasta ahora a tener datos más precisos, de forma temprana y en ocasiones hasta predictorios del futuro aunque a veces siguen siendo inexactos, sigue habiendo ”algo” más allá de los números que sólo se da al interactuar como seres humanos; en la medicina le llamamos “sospecha diagnóstica”  que además es observador dependiente - me pregunto si podrá medirse también, no se bien de qué depende: supongo que un poco de la experiencia, del conocimiento que obtenemos al compartir experiencias, de lo que podemos medir….no lo sé- 
    Sabes, en la biometría hemática que se le tomó ayer (que es un estudio de los elementos formes que hay en la sangre y es un estudio muy general, nada específico) y aunque son matemáticas y objetiva la cuenta de leucocitos y las diferentes formas, una cuenta de 9900 leucocitos, sin formas jóvenes y con 80% de neutrófilos, no es predictoria ni fue en este caso dato de sospecha diagnóstica de apendicitis aún con 72hr de evolución. 
    En la actualidad la medicina basada en evidencias y las guías de práctica clínica nos permiten ir tomando decisiones más acertadas y nos sirven de guía para avanzar y llegar a un punto final después de ir confirmando y descartando, pero no son una biblia ni mucho menos absolutas ni infalibles, la “sospecha clínica de un padecimiento” sigue siendo en parte observador dependiente de cosas que no siempre pueden ser medidas, que cambian pero que tienen un antecedente.

    Buen día =D!   Me maravilla el universo y todo lo contenido en él, es fascinante la forma en como interactuamos y seguimos hacia adelante en el tiempo que no se detiene…

    Responder
  4. 4
    emilio silvera
    el 26 de julio del 2013 a las 5:01

    ¡Ay! amiga mía. Hay profesiones que conllevan un peso esoecífico mucho mayor de lo que otras puedan llevar y, desde luego, la medicina, la justicia y otras actividades humanas son, de una responsabilidad enorme para quiénes, como tú, la tienen que ejercer, ya que, como bien sabemos, no somos infalibles y, de esas decisiones, dependen ¡tántas cosas! que, hasta la vida de unos y el dolor de otros están implicados en ello.
    Mucho hemos avanzado desde aquellas civilizaciones que, como la sumeria, acadia, asiria y babilónica construyeron aquellas primeras ciudades, con el atisbo de las primeras señales de escritura y otros signos de la inteligencia humana que, como una medicina incipiente y su evolución en estas sociedades arcaicas encuentra su máxima expresión en esas primeras civilizaciones humanas: de Mesopotamia, Egipto, América precolombina, India y China de las que más tarde, por escritos y recetas de herbarios traídas por los viajeros aventureros, bebieron en la Grecia clásica y comenzó aquellas primeros atisbos de la ciencia médica en la que, todavía, se expresaba esa doble vertiente, empírica y mágica, característica de la medicina primitiva.
    Después llegaron aquellos cuyos nombres están en la mente de todos y abrieron el camino de la verdadera medicina centrada en el diagnóstico que poco a poco, pudo ir haciéndose más certero gracias a los adelantos de las técnicas que en nuestros días son asombrosas y, sin embargo, no suficientemente satisfactorias para poder decir que hemos alcanzado ese nivel deseado en el que, el acierto está siempre presente. Es mucho lo que nos queda por saber en ese campo y, como bien dices, no pocas veces, el acierto viene de la mano de la experiencia y la intuición del profesional que de los análisis y las pruebas que no siempre nos dicen lo que queremos saber.
    Pero, como en todos los apartados del saber humano, la medicina, está en proceso de evolución y cada día, se hacen avances y descubrimientos que nos llevan un poco más allá, nuestras vidas son mucho más duraderas que las vidas de nuestros ancestros y mucho más corta que las vidas de nuestras descendientes. Los avances son imparables y las nuevas técnicas terminaran por imponerse a la ignorancia que, aún hoy, está con nosotros.
    Esperémos que en el futuro, los profesionales de la medicina, sean capaces de alejar el dolor y de “ver” con toda la garantía que el caso requiere, qué diagnóstico es el acertado para curar los males del enfermo que le requiere los servicios.
    ¡Todo llegará!
    Nosotros, nuestras mentes, como el Universo mismo, también se expande con el transcurrir del Tiempo y, lo que podamos alcanzar… ¡está por ver!
    Un saludo cordial.

    Responder

Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Subscribe without commenting