martes, 10 de diciembre del 2019 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




Recordemos a Einstein y las cosas que decía

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Rumores del Saber    ~    Comentarios Comments (11)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Nació el 14 de Marzo de 1879 en Ulm, Wuettemberg, Alemania. Falleció el 18 de Abril de 1955, a los 76 años en Princeton, New Jersey, USA. La muerte se la produjo un fallo cardíaco en Trenton, New Jersey. Sus cenizas fueron esparcidas en un lugar no reveledo.

Estaba convencido de que el ser humano es capaz de desarrollar su intelecto tanto como lo desee, en ocasiones jugaba con las palabras arreglando frases de acuerdo a las circunstancias y, uno de sus pasatiempos favoritos (decía) era el hacer ejercicios mentales.

1905, fue el Año milagroso de Einstein: 1. Su trabajo sobre el Efecto Fotoeléctrico inspirado en el cuanto de Planck, 2. La Teoría Especial de la Relatividad, 3. La igualdad entre la masa y la Energía, 4. Sus trabajos sobre las dimensiones moleculares, el movimiento browniano, partículas pequeñas suspendidas en un líquido en reposo exigido por la teoría cinético molecular del calor, el electromagnetismo de cuerpos en movimiento. 5. ¿Depende la inercia de un cuerpo de su contenido de energía? 6. Sobre la hipótesis cuántica.


El Premio Nobel de Física lo recibió en 1921, y, en contra de lo que muchos creen, no fue por sus trabajos sobre las dos versiones de la Relatividad (Especial y General -que también lo merecían), sino que se lo concedieron por su trabajo del Efecto Fotoeléctrico.

“La educación es aquello que permanece cuando uno ha olvidado todo lo aprendido en el colegio”

“Cien veces cada día me recuerdo a mí mismo que mi vida interior y exterior, depende de los trabajos de otros hombres, vivos y muertos, y que yo debo esforzarme a fin de dar en la misma medida que he recibido.”

“Desde que la las matemáticas invadieron la teoría de la relatividad, yo mismo no la entiendo más.”

“Si tan sólo hubiera sabido, hubiera sido un granjero.”

“La Gravedad no puede ser considerada culpable de que la gente se enamore.”

“Cada uno de nosotros visita la Tierra involuntariamente y sin invitación. Para mí es suficiente preguntarme por sus secretos.”

Una bella dama conociendo el intelecto de este destacado científico, le planteó la siguiente posibilidad:

- Señor, con su inteligencia y con mi belleza tendríamos hijos perfectos.

A lo que Albert contestó:

- Señorita, ¿No ha pensado en la posibilidad de que resulten con mi belleza y con su inteligencia?

“Cuando se nos otorga la enseñanza se debe percibir como un valioso regalo y no como una dura tarea, aquí está la diferencia de lo trascendente.”

“Una razón por la que las matemáticas gozan de espcial estima, sobre todas las demás ciencias, es que sus leyes son absolutamente ciertas e indiscutibles, mientras que las de las otras ciencias son hasta cierto punto debatibles y en peligro constante de ser derrocadas por hechos recien descubiertos.”

“No pocas veces, la imaginación resulta ser más importante que el conocimiento.”

“Si vas a salir de frente para describir  la verdad, deja la elegancia para el sastre.”

“Es posible que todo pueda ser descrito científicamente, pero no tendría sentido, es como si describieran a una sinfonía de Beethoven como una variación en las presiones de onda. ¿Cómo describirían la sensación de un beso o el te quiero de un niño?”

“No se preocupen por sus dificultades en matemáticas, les aseguro que las mías son mayores.”

“Sólo hay dos cosas infinitas: El Universo y la estupidez humana, pero no estoy muy seguro de la primera, de la segunda puedes observar como nos destruimos sólo por demostrar quien puede más.”

“Si A es = al éxito, entonces la fórmula es: A = X + Y + Z

donde:

X es trabajo.

Y es jugar, y

Z es mantener la boca cerrada.”

Albert Einstein de 1905

Una cosa sí que nos tiene que quedar clara de este personaje singular al que tanto le debe la Física y la Cosmología. Supo aprovechar su talento para poder comprender los descubrimientos de otros (Mach, Lorentz, Planck, Riemann, Maxwell…) y, con esa base, elaborar los suyos propios que, finalmente nos llevó mucho más lejos que aquellos sueltos o independientes de los que tomo aquello que le podía ser válido para elaborar sus propias ideas.

Este pequeño recuerdo, lo tiene más que merecido.

 

  1. 1
    Ignacio C. Ignoscere
    el 5 de febrero del 2011 a las 10:11

    Muy buenos dichos y consejos, sobre todo el último, al mantener la boca cerrada en algunas ocasiones nos evitariamos muchos problemas :-)

    Un saludo!

    Responder
  2. 2
    emilio silvera
    el 5 de febrero del 2011 a las 12:25

    A mí, el que me gusta es ese que dice que cuando se nos otorga la enseñanza hay que tomarlo como un valioso regalo y no como una dura tarea. Si tenemos en cuenta que no todas las criaturas del mundo tienen las mismas posibilidades para acceder al estudio, en verdad es un privilegio poder tener esa posibilidad que, en verdad, es lo más valioso que podemos conquistar, y, no siempre se valora como es debido.
    Mis dos hijos más pequeños (15 y 16 años), como otros tantos niños, tienen todas las posibilidades que puedan desear para estudiar y prepararse para el mañana que, cada vez es más duro y competitivo en este mundo nuestro de hoy. Sin embargo, no pocas veces, me cuesta conseguir que hagan lo que deben, es decir, sus trabajos escolares, y, parece como si las tareas en lugar de un regalo fuese un castigo. ¡Niños! que, al fin y al cabo no siempre son conscientes de lo que se están jugando.
    En fin, la puesta en escena de este pequeño resumen de Einstein, sólo tenía por objeto el recordarlo dejando algunas pequeñas muestras de lo que pensaba y de cómo era, ya que, como científico, son sus trabajos los que lo definen.
    Un saludo amigo.
     
     

    Responder
  3. 3
    Ignacio C. Ignoscere
    el 5 de febrero del 2011 a las 16:44

    /* Style Definitions */
    table.MsoNormalTable
    {mso-style-name:”Tabla normal”;
    mso-tstyle-rowband-size:0;
    mso-tstyle-colband-size:0;
    mso-style-noshow:yes;
    mso-style-priority:99;
    mso-style-qformat:yes;
    mso-style-parent:”";
    mso-padding-alt:0in 5.4pt 0in 5.4pt;
    mso-para-margin-top:0in;
    mso-para-margin-right:0in;
    mso-para-margin-bottom:10.0pt;
    mso-para-margin-left:0in;
    line-height:115%;
    mso-pagination:widow-orphan;
    font-size:11.0pt;
    font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
    mso-ascii-font-family:Calibri;
    mso-ascii-theme-font:minor-latin;
    mso-fareast-font-family:”Times New Roman”;
    mso-fareast-theme-font:minor-fareast;
    mso-hansi-font-family:Calibri;
    mso-hansi-theme-font:minor-latin;}

    Amigo Emilio, en la parte que me toca le agradezco la enseñanza que nos otorga a través de esta web que, estando al alcance de cualquiera y gratuitamente, se puede aprender y llegar a entender cuestiones que toda persona debería conocer, entonces le digo desde mi humilde lugar y en nombre de todos los que aquí ingresan, gracias por otorgarnos el regalo de la enseñanza que día a día se esmera por divulgar.

    Un saludo cordial!

    Responder
  4. 4
    emilio silvera
    el 5 de febrero del 2011 a las 17:26

    Amigo Ignacio, yo lo veo más como una conversación entre amigos en la que todos aprendemos de todos. Este lugar está a disposición de todos y le dedico el tiempo que requiere y, no lo olvidemos, con la inestimable ayuda de nuestro amigo Shalafi (Juanma) que, al igual que yo, de manera desinteresada hace su parte del trabajo.
    Nos une el amor a la Ciencia y la certeza que tenemos en el hecho de que, para la Humanidad, será el único camino a seguir. ¡Ah! Eso sí, siempre sin olvidar los buenos sentimientos y la consideración hacia los demás.
    Un abrazo amigo mío.

    Responder
    • 4.1
      Ignacio C. Ignoscere
      el 5 de febrero del 2011 a las 18:55

      Pues extiendo mi agradecimiento al amigo Shalafi que, el trabajo que realiza es muy bueno y se hace notar, gracias también a ti Juanma!…

      Saludos!

      Responder
  5. 5
    jesus
    el 9 de febrero del 2011 a las 1:20

    Hablar de Einstein, es como hablar del universo te quedas con la boca serrada, no hay palabras, retomando, lo dicho por Einstein, hay una frase que me gusta y es ” No se preocupen por sus dificultades en matemáticas, les aseguro que las mías son mayores”

    Responder
    • 5.1
      emilio silvera
      el 9 de febrero del 2011 a las 12:15

      Sí, amigo Jesús, decía la verdad. Einstein cuando imaginó la segunda parte de su teoría de la relatividad, la general, la tenía en su cabeza, todo para él estaba meridianamente claro pero, no tenía las matemáticas necesarias para poder expresar su teoría con las adecuadas ecuaciones. Así pasaron siete años en los que, el “genio”, lo pasó bastante mal.
      Al fín, con la ayuda de un querido amigo suyo, Marcel Grossman, pudo hacerse con la famosa conferencia de Riemann que, con su mágica geometría de los espacios curvos y su Tensor métrico, le trajo la solución soñada.
      Así, la teoría de la relatividad General, pudo ver la luz en 1915 para asombro del mundo.
      Precisamente por eso, el amigo Einstein, hace ese comentario al que te refieres.
      Saludos.

      Responder
  6. 6
    Guillermo Cano
    el 4 de marzo del 2011 a las 23:25

    Hola Emilio.
    Comparto totalmente su punto de vista en lo tocante en aprovechar esta tecnología, para que aprendamos entre todos.
    Coincidencialmente me sucede lo mismo con mis dos hijos mas pequeños (de 11 y 14 años).
    Creo que es prioritario que el ser humano adquiera la noción de historicidad. Soy consciente de las implicaciones y connotación que esto tiene, incluso desde el punto de vista de la misma física relativista.
    Debemos tener presente que; la noción de espacio produce eficiencia en todos los seres con cerebro. La noción de tiempo produce mayor eficiencia en los seres humanos y en algunos primates. Adquiriendo la noción de historicidad aumentaría exponencialmente la eficiencia, no solo del ser humano, sino de su entorno completo, puesto que para la especie humana contraria sentido sin perder su individualidad, y existirían mayores posibilidad de prolongar la especie.
    Saludos

    Responder
    • 6.1
      emilio silvera
      el 5 de marzo del 2011 a las 9:13

      Amigo Guillermo. llevas toda la razón en lo que expones.
      Sin embargo, al decirme que tienes dos chicos más pequeños de 11 y 14 años, te recomiendo que cada día, aunque resulte monótono y de lugar a comentarios jocosos, les recuerde dos cosas:
      1º Hay que saber decir que NO.
      2º A la Escuela o Universidad, se va para aprender no para aprobar sin más.
      A los míos mayores, les estuve machacando durante años, y, el resultado a la vista está.
      Mucho diálogo, secretos CERO, problemas al descubierto para, entre todos resolverlos, y, la cosa marcha de maravilla.
      - Otra cuestión, que los chicos elijan el estudio que más les guste, aquel que les lleve el día de mañana a realizar aquellas tareas o trabajos que siempre les llamaron la atención y despertaron su curiosidad. Cuando hacemos un trabajo que nos gusta, las horas son minutos. Por el contrario, si lo que hacemos es en contra de lo que sentimos, la frustración es grande y, los minutos son horas.
      Un saludo cordial amigo.

      Responder
  7. 7
    kike
    el 5 de marzo del 2011 a las 0:07

    Para evitar que el ser inteligente por antonomasia como está considerado Einstein llegue a parecerse a un semidios, creo que convendría poner un tono algo oscuro al prisma de nuestra mirada(ingrato trabajo).

     Y es que este hombre, pese a sus grandísimos logros, no dejó de ser en algunos aspectos un simple mortal e hijo de vecino; baste el hecho confirmado de que cuando elaboraba su teoría de la relatividad especial, inventó a exprofeso una criptografía (De la que únicamente el conocía la clave); y todo con el único motivo de que su eposa (también física), no pudiera copiarle, ni siquiera enterarse de sus estudios. Seguramente este fue uno de los motivos por los que su matrimonio acabó disolviendose.

     Emilio ya explica que parte de la inteligencia de Einstein vino de saber aprovechar fragmentos de conocimientos ajenos, y con ellos elaborar una idea propia. Lejos de mancillar su nombre, creo que eso demuestra plenamente lo que es la verdadera inteligencia. Por ejemplo en el tema de las matemáticas, no solo Grossman le ayudó; su amigo “nazi” Planck le ayudó mucho también  en la demostración de la curvatura del espacio a través de las matemáticas, consiguiendo una teoría demostrable (aunque aún falsable), que envió a su amigo Eddington, que a la postre fue el que le proporcionó sus primeros exitos en el tema de la relatividad.

    Responder
  8. 8
    emilio silvera
    el 5 de marzo del 2011 a las 8:56

    Está claro que, lo que dice el amigo Kike es cierto. Einstein, aparte de ser una persona inteligente y, quizá, supo “ver” lo que otros no supieron instuir, y, pudo llegar más lejos en el andar caminos a medias recorridos por otros, finalmente, en el fondo, sus comportamientos son humanos, humanas sus flaquezas y, ¿por qué no decirlo? humano su comportamiento todo. Recordad la “disputa” que tuvo con Hilbert en cuanto a la prioridad de las ecuaciones de la Relatividad General que, finalmente, Hilbert accedió a cederle, las suyas, como las primeras que vieron la luz y, por tanto, el mérito del trabajo.
    Einstein, reconocía la grandeza de Lorentz al que calificó como el hombre más bueno del mundo, no tenía celos de nadie y tampoco le importaba compartir sus hallazgos con los compañeros. En realidad, Lorentz inició, de alguna manera, el preludio de la Relatividad Especial.
    Einstein, sin el concuerso de muchos nunca hubiera podido desarrollar sus teorías que conllevan y son, un compendio de muchas ideas que Einstein tuvo el talento de canalizar en el abuena dirección para obtener un resultado final muy positivo.ç
    El talento de Einstein, nunca ha estado en entredicho, sin embargo, habrá que ser justos y reconocer que otros muchos le ayudaron para hacer posible sus maravillosas teorías.
    El Premio Nobel de Física que le dieron en 1921 por su trabajo del Efecto Fotoeléctrico, como todos sabeis estaba inspirado en aquel primer trabajo de Planck del cuanto de acción h, es decir, la radiación de cuerpo negro, y, su afirmación de que la energía, se transmitía de manera discontinua mediante partículas que él llamó “cuantos”. Einstein, listo él, vio mucho más allá, fue más lejos, y, escribió aquel memorable trabajo que, en definitiva, le dio el Nobel de Física.
    DE todos estos notables hombres de ciencia, nunca me ha gustado profundizar en sus vidas personales, y, mi interés ha siudo puramente científico y centrado en sus trabajos en éste ámbito que, en definitiva, es lo que me giusta y lo que trato de divulgar dentro de mis pocas posibilidades. Siempre me ha gustado respetar la intimidad de los demás y, los científicos no serán una excepción.
    Einstein, en 1905, le regaló al mundo trabajos memorables. Pero no debemos olvidar otros anteriores que llevaban ya el sello del genio. Como, por ejemplo, sus aplicaciones a la teoría cinético-molecular de la materia. Sus dos primeros artículos publicados en 1901 y 1902, Einstein intentava explicar varios fenómenos en apariencia muy diferentes, que ocurren en líquidos y disoluciones sobre la base de una única hipótesis acerca de la naturaleza de la fuerza central entre moléculas, y e cómo varía con su composición química. El quería establecer el estatus de una conjetura tradicional (ya descartada) acerca de una base común para las fuerzas moleculares y gravitatorias (un indicio de su gran ambición desde el principio por contribuir a la unificación teórica de todos los fenómenos de la Fisica).
    Einstein fue autor de un trbajo en el que intentaba demostrar que las leyes de la termodinámica, bien verificadas empíricamente, podían ser explicadas teóricamente sobre la base de un modelo atomista de la materia. Maxwell y Boltzmann fueron los pioneros en ese esfuerzo, y Einstein se veía así mismo como continuador y perfeccionador de sus obras.
    Einstein, presentó una Tesis Doctoral en los que utilizaba métodos basados en la hidrodinámica clásica y la teoría de la difusión para demostrar que la medida de la viscocidad de un fluido con y sin la presencia de una sustancia disuelta puede utilizarse para obtener una estimación del número de Avogadro y el tamaño de las moléculas de la sustancia disuelta. El denominado artículo del movimiento browniano, también amplia el campo de aplicabilidad de los conceptos de la mecánica clásica.
    Einstein se mostró como un perfecto maestro, conocedor a fondo de los asuntos que trataba en los que demostraba unos profundos conocimientos. Y, desde luego, el trabajo de Einstein sobre la teoria de la Relatividad es un ejemplo de tesón inquebrantable y de una capacidad total para avanzar entre paradojas y contradicciones. Él utiliza una teoría, la electrodinámica de Maxwell, parw encontrar los límites de validez de otra, ma Mecánica de Newton, incluso si él era ya consciente de la validez limitada de la primera.
    Tampoco se debe olvidar los trabajos de Einstein sobre la hiótesis cuántica, donde reveló un ejemplo sorprendente de su estilo, que mezcla la crítica de viejos conceptos con la búsqueda de los nuevos. Se abre demostrando que el reorema de equiparación, junto con las ecuaciones de Maxwell, conducen a una fórmula precisa para el espectro de la radiación de cuerpo negro, ahora conocida como distribución de Rayleihg-Jeans. Esta distribución que a bajas temperaturas coincide con la distirbución de Planck empíricamente validada
    Su trabajo de aplicación, en 1909, de su teoría del movimiento brwniano a un espejo de dos caras inmerso en radiación térmica. Emostró que el espejo sería incapaz de ejecutar tal movimiento browniano indifinidamente si las fluctuaciones de la presión de radiación sobre sus superficies fueran debidas únicamente a los efectos de ondas aleatorias, como predice la teoría de Maxwell. Sólo la existencia de un término adicional correspondientes a las fluctuaciones de presión  debnidas al impacto de partículas aleatorias sobre el espejo, garantiza su continuo movimiento browniano. Einstein demostró que ambos términos de fluctuaciones de energía, debido a ondas y partículas son consecuencia de la Ley de distirbución de Planck para la radiación e cuerpo negro. Consideró este resultado como su argumento más poderoso para atribuir realidad física a los cuentos de luz, es decir, los fotones.
    Todo este repaso (aunque breve) lo he querido plasmar aquí para que, no vayamos a creer que Einstein, sólo es el autor de las dos teorías relativistas. Son muchas las formas en las que el trabajo de Einstein contribuyó, tanto en la teoría relatisvista como en el teoría cuántica para inspirar a muchos otros, toda vez que sus trabajos, fueron la guia directora que hizo posible transformaciones revolucionarias para entender la imagen del mundo físico durante el siglo XX, además de haber contribuido mediante su influencia en el desarrollo tecnológico  a transformaciones igualmente revolucionarias en nuestro modo de vida.
    Hoy día no se puede mencionar la óptica cuántica o la teoría óptica de campos, por nombrar sólo un par de avances teóricos; ni los máseres y láseres, klystrons y sincrotrones; ni las bombas atómicas ni las de hidrógeno, por nombrar algunas de las muchas invenciones derivadas de sus trrabajos y que ha cambiado nuestras vidas hasta el punto de que hoy, por medio de rayos láseres se llevan a cabo operaciones oculares que curan ojos que ven deficientemente, o que gozamos de explendidas pantallas de telivisión de plasma, o de que hemos llegasdo a dominar una tecnica llamada fotónica, o, …una larga lista de adelantas y maravillas modernas que se derivan de los trabajos del genio y que cambiaron, queramos o no, nuestro mundo y forma de vivir.
    Por desgracia, personas que, com Einstein abarquen una tan amplia gama de campos y que en todos ellos se desenvuelva con normalidad y eficacia, no es fácil, hemos llegado a un sistema de especialización tal que, por ejemplo un Físico, se puede pasar toda su vida profesional estudiando las partículas subatómicas o los agujeros negros, y, cuando se adentran en otros campos distintos…se pierden ante tal complejidad que, la mayoría de las veces, no llegan a comprender.
    ¡Bien por Einstein!
     

    Responder

Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Subscribe without commenting