viernes, 23 de octubre del 2020 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




Siempre serán antagónicas: Ciencia y Religión

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Ciencia y religión    ~    Comentarios Comments (11)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Para ser llamado científico, un método de investigación debe basarse en lo empírico y en la medición, sujeto a los principios específicos de las pruebas y el razonamiento, hay que demostrar con certeza la teoría. Y, desde luego, detrás de todo ello, estará siempre la intuición y las buenas ideas.

Empecé a estudiar física hace ahora unos 50 años. Y poco a poco he ido viendo  que una parte de la física iba dejando de ser ciencia, olvidando el método de Galileo, y avanzando hacia un sistema dogmático, místico e iniciático.  Recordemos que el método dogmático es aquel en el cual se exige aceptar una afirmación que no esta apoyada en ningún hecho comprobable: La afirmación de que las tablas de la ley las había entregado una deidad, por ejemplo.  Hoy es imposible, en el campo de la física, no aceptar la afirmación incomprobable, de que el mundo empezó en un Big-Bang, con una cierta energía que no se sabe que era, y moviéndose de una forma que exige un razonamiento circular que pasa de energía a frecuencias de algo que se desconoce,  a energías de caracter desconocido a frecuencias de ….., y así indefinidamente. Claro que, la Cosmología se asinta ahí, en el Big Bang, porque es el Modelo mejor que tiene y, desde luego, el que más se ajusta a los datos que se pueden observar. Sin embargo, nadie sabe nada de aquellos primeros momentos y, desde luego, tampoco nadie puede asegurar que el Big Bang sea la realidad de los hechos.

Pero como con las tablas de la ley, nadie puede subir a la montaña a verificar las afirmaciones expresadas, que sin embargo hay que creer bajo pena de excomunión. Nadie puede volar en el tiempo hacia atrás hasta hace unos miles de millones de años, para verificar la hipótesis.

El sistema avanza hacia el misticismo: ¿Que otra cosa  es la idea de las supercuerdas, una idea que para Steven Weinberg, padre de la Gran Unificacion, era ilusionante, pero se ha revelado incapaz de tener algo que ver con la realidad?  O la SUSY, la supersimetría que postula que, por ejemplo, los electrones, con spin fraccionario, tengan simétricos con spin entero, selectrones que nadie ha medido ni de lejos.

Y se está convirtiendo en iniciático. Para ”descubrir” el Higgs, el CERN cerró las puertas y aisló a sus dos equipos durante años, en un sistema indigno de la idea de la ciencia, que había sido pública y abierta para todos hasta ese momento. El CERN ha publicado los resultados de sus dos equipos pero, o estoy muy equivocado, no ha distribuido los datos originales, las fotografías de las trazas de los productos de desintegración de los productos de desintegración (si, dos veces, pues si hay Higgs), Particularmente no tengo nada claro que el Higgs exista, al menos a mí, las explicaciones que dieron no me han convencido de ello.

Solo vemos los productos de los productos de la desaparición, de la partícula buscada.  En las sociedades místicas, tras un periodo de iniciación para los elegidos, las verdades se revelaban siempre en ceremonias secretas bajo la terrible promesa de no revelar los ritos nunca fuera de la institución.

Otro de los padres de la Gran Unificación, el físico Abdus Salam, daba como razón poderosa para la búsqueda de la misma su fé en un único dios. Según él, la naturaleza debería tener una única fuerza, correspondiente a esa única deidad.

El padre de la mecánica cuántica, Niels Bohr, apremiado por Einstein, entre otros, llegó a decir que de esa forma de analizar el mundo atómico y sub-atómico,  de esa mecánica cuántica había que tomar las reglas de cálculo, pero que había que renunciar a entender lo que pasaba en él.  Esto dicho por un supuesto científico que había renunciado a entender la naturaleza, pero que controló, hasta su muerte, la concesión de los premios Nobel de física.

Es tremendamente importante considerar esto que he escrito aquí, en todos los caminos de la ciencia. Hoy la presión es publicar, aunque lo que se publique sea mera copia no entendida de otros trabajos publicados anterior o simultáneamente.  Esos trabajos se acumulan en las revistas científicas, de donde no salen a las empresas ni hacia la técnica. Los resultados de un enorme tanto por ciento de la investigación no son aprovechados por aquellos que la han financiado, que dejan que esos resultados caigan en el olvido.

Mientras que un científico como Avelino Coma desarrolla hasta sus úlñtimos extremos la Ciencia, en su trabajo de laboratorio, y sus resultados se aprovechan para la sociedad,  y lo mismo hacen otros cientos de miles de ellos, inmensas cantidades de dinero (esfuerzo) se tiran en desarrollos místicos sin utilidad alguna (por ejemplo, las investigaciones sobre la fusión del hidrógeno) o abiertamente carentes de relación con la naturaleza (las supercuerdas).

Edward Witten revisita la teoría de supercuerdas perturbativa en Strings 2012

Aún hay ciencia. Pero hay disciplinas que se están, tristemente, alejando de ella aunque se consideran públicamente, y así lo afirman, como los que marcan el camino del futuro de la misma. Terminarán olvidadas, como ha ocurrido con toda la mística iniciática. Pero de momento aún nos dicen, como los sufíes, que son los únicos que están cerca de la verdad.

La Ciencia es una cosa de la que todos sabemos como andan sus caminos y cuando se puede considerar digna de su nombre, otra cosa muy distinta será el especular y aventurar “teorías” que no llegan a ninguna parte, toda vez que tienen la imposibilidad de ser demostradas y, eso, amigos míos, es como hablar de la existencia de Dios, cuando ya sabemos que Ciencia y religión… ¡Siempre llevarán caminos divergentes”! La primera cree en lo que está comprobado, la segunda sólo cree mediante el ingrediente de la fe, no necesita demostrar nada.

Como empedernido curioso que soy, no dejo de echar alguna mirada a todos los ámbitos del saber humano, y, desde luego, la Religión no es ninguna excepción. Se puede comprobar que los padres de la Iglesia se quieren adaptar a los tiempos modernos y a los descunbrimientos científicos de la manera más suave y desapercibida posible, se van aceptando concepto que, en pasados tiempos, eran motivo de muerte para queienes lo pregonaban (Giordano Bruno es un buen ejemplo).

Claro que, al final del camino… ¡La verdad resplandece!

emilio silvera

 

  1. 1
    Emilio Silvera
    el 4 de mayo del 2016 a las 6:01

    Simplemente se trata de que en la Ciencia… ¡No se admiten los milagros! Todo debe ser corroborado una y mil veces, por distintos métodos, por distintas personas, y, en distintos lugares, y, si todos los resultados coinciden, entonces sí, se admite la teoría, ya que, aquí no cabe la fe.

    Responder
  2. 2
    José María
    el 4 de mayo del 2016 a las 16:08

    Impecable, valiente y necesaria tu reflexión. Porque clarificas de manera honesta y contundente la diferencia entre verdad revelada (la religión) y verdad probada y contrastada (la ciencia) y, además, no te cortas un pelo a la hora de señalar aquellos trabajos de mínima base científica que se pretenden vanguardia del conocimiento. De vez en cuando es fundamental que personas de tu nivel y rigor pongan las cosas en su sitio, máxime cuando en esta tupidísima fauna de internet hay tanta gente que pretende dar gato por liebre. 
    Muchas gracias Emilio. 

    Responder
    • 2.1
      emilio silvera
      el 5 de mayo del 2016 a las 6:49

      ¡Hola, José María!
      Es cierto que, de vez en cuando, hay que llamar a las cosas por su nombre y dejarse de conveniencias sociales. Aunque soy miembro de la Real Sociedad Española de Física y estoy Adscrito a los Grupos Especializados de Física Teórica y Astrofísica, no dejo de ver las cosas como son y, mi caracter, no me permite ir a favor de la corriente que en el momento convenga, precisamente por eso, no he ocupado algunos cargos que cogieron otros que tenían más facilidad de adaptase a lo que convenía a la cúpula del momento. Nunca diré que esto o aquello es de esta o aquella otra manera sin que antes, esté más que demostrado y, en ese caso, lo que procede es decir… “podría ser que…” Actualmente, por conveniencias interesadas, se dicen y dan por cierta muchas cosas que no lo son.
      En cuando al tema de la Ciencia y la Religión, las cosas están muy claras: El que quiera creer sin que le demuestren, es muy libre de hacerlo y, desde luego, no seré yo quien trate de quitarle sus ideas de la cabeza, toda vez que, de esa manera, puede que sean más felices. Por el contrario y de la misma manera, tampoco admito que otros vengan a tratar de hacer que cambien mis convicciones. Mi Mente es científica y no puedo creer en los milagros y los hechos mágicos, todo tiene que tener una explicación natural, nada puede surgir de la nada y, si surge, es porque había.
      Un abrazo amigo.

      Responder
  3. 3
    magointerior33
    el 8 de mayo del 2016 a las 10:07

    buenos dias,todas las extructuras dentro de otras…son complejas de comprender….y en referencia a los milagos…es muy sencillo un milagro es fisica cuantica….es decir…un milagro es un proceso alquimico…y en el interviene la materia…onda atomo…es ciencia y fisica cuantica….el hecho de que un milagro se atribuya a la religion es un apropiamiento adosado a una religion y a una intencion de manipulacion….todo es las simple y llano.

    Un saludo 

    Responder
  4. 4
    kike
    el 8 de mayo del 2016 a las 17:11

    Yo creo que los milagros son más como la magia… y a veces, negra.

    Los milagros ocurren todos los días; ahora mismo, en los partidos de la liga de fútbol española están ocurriendo milagros para algunos equipos…. 

     Que cosas se te ocurren Magointerior… 

    Responder
    • 4.1
      magointerior33
      el 8 de mayo del 2016 a las 18:29

      Buenas tardes KIke si la verdad que cosas verdad….sabes lo importante es que se me ocurran…jejeje eso significa que estoy vivo…

      Un abrazo 

      Responder
      • 4.1.1
        emilio silvera
        el 9 de mayo del 2016 a las 4:22

        ?Milagros? Ya quisieran algunos que realmente se pudieran producir, y, a veces, como apunta Kike, suceden algunas cosas que, siendo “casi” inexplicables, se les endosa la pabreja “milagro” por lo increíble del caso. En otras ocasiones se pronuncia y adjudica de manera gratuira pero interesada. Como nos hemos cansado de decir aquí, existe ese principio que en física se llama “causalidad”, todo tiene su origen en lo que antes pasó y, aunque no siempre sepamos explicarlo, debemos buscar ese principio, esa causa, antes de adjudicarle a la divinidad aquel o este hecho concreto que, para nuestra ignorancia no tiene explicación.
        Las religiones han vivido y siguen viviendo de esos “hechos” milagrosos que nunca llegaron a suceder y, con ellos, se quiere continuar manteniendo el dogma de la fe que, dicho sea de paso, para cada cual significa algo distinto y tiene en ellos distintas consecuencias.
        Me quedo con la Ciencia que, antes de dar algo por bueno, tiene que demostrarlo. En último caso y cuando no se sabe explicar alguna cosa, debemos conformarnos con tildar el hecho de raro.
        Saludos amigos.

        Responder
  5. 5
    kike
    el 9 de mayo del 2016 a las 16:05

    En la direcció que dejo se puede ver en directo el tránsito de Mercurio a través del Sol durante todo el recorrido, con comentarios de un astrónomo madsrileño.

    “” http://www.rtve.es/noticias/transito-mercurio/directo/“”

    Responder
  6. 6
    emilio silvera
    el 10 de mayo del 2016 a las 5:43

    ¡Si Galileo o Kepler tuvieran a su disposición los modernos Telescopios!
    Cada día damos un paso más en el conocimiento de nuestro entorno cercano y también, del Universo profundo. Sondas espaciales que hacen el trabajo que nuestros ojos no pueden, telescopios dentro y fuera de la Tierra que buscan y desvelan los secretos que la Naturaleza esconde, y, llegará un día en el que podamos ser nosotros mismos los que estémos, físicamente, en todas esas apasionantes aventuras.
    ¿Quién podría haber pensado hace sólo unas décadas que pudiéramos conseguir las cosas que estamos consiguiendo?
    Sí, estamos entrando en el futuro.
    Un abrazo amigo.
     

    Responder
  7. 7
    kike
    el 10 de mayo del 2016 a las 15:27

    Efectivamente amigo Emilio; un claro ejemplo es lo que me ha pasado a mi: Quería observar el tránsito de Mercurio, pero en donde resido (Mallorca), el día estaba tan nublado que era imposible, así que gracias a los observatorios del Roque de los Muchachos y a su estupenda organización pude ver en directo el espectáculo, que no por ser algo frecuente deja de maravillarnos.

     Lo que se ha comentado muchas veces, la realidad es más compleja y rápida algunas veces que las imaginaciones más calenturientas. Sobre este tema incluso se podría hacer un pequeño estudio. Hasta hace bien poco algunas mentes privilegiadas tenían una imaginación que se adelantaba en siglos a lo que viniera después; pero conforme avanza la tecnología, creo que ya es muy difícil que alguien pueda avanzar mucho más que los avances científicos, pues de hecho están sobrepasando en mucho  algunas veces a los más imaginativos. Claro que quizás nos falten en la actualidad mentes tan avanzadas como Da Vinci o Asimov por dar un par de ejemplos.

     Un abrazo Maese, y no sueltes el paraguas, que parece ser que por tu tierra está cayendo unas buena… 

    Responder
    • 7.1
      emilio silvera
      el 11 de mayo del 2016 a las 5:52

      Sí amigo KIke, la Ciencia nos ha cogido la delantera y es la precursora de los descubrimientos. Sin embargo, no debemos olvidar que siempre estárá encausada por Mentes Humanas que, con sus ideas, intuiciones y, en alguna ocasión, visiones de lo que podría ser, nos ha llevado hasta el nivel que ahora podemos disfrutar. Nuestras Mentes, amigo mío, siempre serán importantes en los descubrimientos futuros.
      Ayer me tuve que desplazar por trabajo a la frontera con Portugal, y, en el tryaecto, me cayó encima toda el agua del mundo, aquello no era llover, eran avalanchas que impedían la visión a varios metros. Camino de Ayamonte, para gestionar una Escritura en el Registro de la Propiedad, pude constatar lo que me dices del agía, así que, tu aviso, llegó tarde.
      Un abrazo.

      Responder

Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Subscribe without commenting