domingo, 15 de diciembre del 2019 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




¿La Mente? ¡Un Universo en sí misma!

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en El Universo y la Mente    ~    Comentarios Comments (2)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Con frecuencia hemos hablado aquí de la Mente y de la Materia, del Universo y de las galaxias que lo pueblan, de los Mundos y de la Vida, de las múltiples teorías que observando y experimentando hemos creado para poder explicar el comportamiento de la Naturaleza, de las Constantes Universales y de las cuatro Fuerzas Fundamentales. En fin, hemos hablado de los onjetos exóticos que pueblan el universo y de las maravillas que ocurren en el corazón de las estrellas que, a temperaturas de millones de grados, transmutan los elementos simples en otros más complejos. De todo eso y de muchas más cosas hemos hablado aquí y, posiblemente, algún lector, haya podido aprender alguna cosa. Siempre hemos procurado exponer los temas de la manera más sencilla posible y, si lo hemos logrado o no, serán ustedes los que lo tengan que juzgar.

http://extremisimo.com/wp-content/uploads/2009/09/swift-m31.jpg

Una galaxia es un universo en miniatura, allí pueden estar representados todos y cada uno de los objetos que pueblan el Cosmos. En el ámbito de una galaxia todas las fuerzas del universo actúan allí a nivel local, La Gravedad mantiene allí unidas a las estrellas y los mundos, las Nebulosas y las ingentes cantidades de gas y polvo que contienen crean estrellas nuevas. Allí, en las galaxias, residen agujeros negros, estrellas de neutrones y una gran variedad de estrellas y de sistemas solares, cometas errantes y enormes meteoritos que vagan por el espacio interestelar. En una galaxia, amigos míos, podemos encontrar todo aquello que en el universo existe. Las hay muy pequeñas, enanas con menos de un millón de estrellas y también, las hay gigantes y supergigantes que llegan a tener muchos cientos de miles de millones de estrellas. Algunas tienen diámetros que sobrepasan los 600.000 años-luz.

Pueden estar aisladas y también en pequeños grupos (como nuestro Grupo Local de Galaxias donde reinan Andrómeda y la Vía Láctea). Pero, también existen enormes estrucutras, cúmulos y supercúmulos de galaxias como el de Virgo. Muchos son los tipos de galaxias conocidos y, referidas al material que las conforma, a su físicas específicas, o, también, a otras circunstancias especiales, raras o exóticas, la familia de las galaxias es grande y muy variada.

http://jehuelverdadero.files.wordpress.com/2012/01/cambiar-la-vida5b15d.jpg

Y, en todo ese aparente maremágnum, apareció la vida que, como nos decía el poeta: “La Vida, como una cúpula de vidrio multicolor, mancha el blanco resplandor de la eternidad.” De la misma manera que no llegamos a comprender el Universo, tampoco conocemos lo que la vida es, y, hasta las definiciones que hemos encontrado para explicarla, ni se acercan a la realidad, a la grandiosidad, a la maravillosa verdad que el universo nos muestra a través de la vida, en la que, a veces, subyacen los pensamientos y los mejores sentimientos.

Aquí, como decía al principio, hemos comentado sobre los muchos procesos científicos que, de alguna manera, han podido involucrar a más de uno que, habiendo sentido curiosidad y teniendo ganas de saber, han seguido con cierta fidelidad lo que aquí pasaba. Hemos podido explicar que, la Astronomía, al destrozar las esferas cristalinas que, según se decía, aislaban la Tierra de los ámbitos etéreos que se hallan por encima de la Luna, nos puso en el Universo. También hemos podido contaros que la Física cuántica destruyó la metafórica hoja de cristal que supuestamente separaba al observador distante del mundo observado. Juntos, hemos podido saber que estamos todos, inevitablemente enredados en aquello que no conocemos pero que, deseamos conocer.

http://shedsenn.files.wordpress.com/2012/03/misterios.jpg

La Astrofísica, al demostrar que la materia es la misma en todas partes y que en todas partes obedece a las mismas leyes, nos reveló una unidad cósmica que se extiende desde la fusión nuclear en el “corazón” de las estrellas, hasta la química de la Vida. La Evolución darwiniana, al destacar que todas las especies (al menos de la vida terrestre que conocemos), están relacionadas y que todas surgieron a partir de la “materia inerte”, puso de manifiesto que no hay ninguna muralla que nos separe de las otras criaturas de la Tierra, o del planeta que nos dio la vida y que, en definitiva, estamos hechos del mismo material que están hechos los mundos.

La convicción de que, en cierto sentido, formamos una unidad con el universo, por supuesto, ha sido afirmada antes muchas veces por hombres sabios en otras esferas del pensamiento. Acordémonos de lo que dijo Heráclito: “Todas las cosas son una sola cosa”; Lao-tse en China, describió al hombre y la Naturaleza como gobernados por un solo principio (lo llamó el Tao); y la creencia en la unidad de la Humanidad con el Cosmos estaba difundida los pueblos anteriores a la escritura, como lo puso de relieve el jefe indio suquamish Seattle, quien declaró en su lecho de muerte que “todas las cosas están conectadas, como la sangre que une a una familia”.

Pero hay algo sorprendente en el hecho de que la misma concepción general ha surgido de ciencias que se enorgullecen de su lúcida búsqueda de hechos objetivos, empíricos. Desde los mapas de cromosomas y los registros fósiles que representan la interconexión de todos los seres vivos de la Tierra, hasta la semejanza de  las proporciones químicas cósmicas con las de las especies vivas terrestres, nos muestran que realmente formamos un todo del universo en su conjunto.

Hace tiempo ya que, me resulta difícil no creer en la presencia de Vida en la infinidad de Mundos que sabemos que son. Como nos decía el poeta:  “Un triste espectáculo. Si están habitados, ¡qué campo para el sufrimiento y la locura! Si no están habitados, ¡qué despilfarro de espacio!” La verificación científica de nuestra participación en las acciones del Cosmos tiene, luego, muchas implicaciones. Una de ellas, de la que hemos hablado aquí con frecuencia, es que, si la vida inteligente ha podido evolucionar aquí en la Tierra también puede haberlo hecho en otras partes del universo. Las estrellas de la secuencia principal crean los elementos de la vida, las leyes y constantes universales son las mismas en todas las regiones del Universo y, si eso es así (que lo es), ¿por qué la vida habría de surgir s´çolo en nuestro pequeño planeta?

En cualquier planeta como la Tierra (de los que se ha calculado que existen  miles de millones sólo en nuestra Galaxia) que orbite una estrella como el Sol (de las que existen diez mil de millones sólo en nuestra Galaxia), si están situados a la distancia adecuada que esté presente el agua líquida, lo más probable es, que la vida prolifere y, con el tiempo suficiente, evolucionar hasta la inteligencia. Tranquilamente podemos especular que no somos la única especie que ha estudiado el universo y que se ha preguntado sobre su papel dentro de él.

           Aquí expliqué algunas de esas cuestiones

Nuestra comprensión de la relación entre la mente y el universo puede depender de que podamos tomar con otra especie inteligente con la cual compararnos. Raramente la Ciencia ha obtenido buenos resultados al estudiar fenómenos de los que sólo tenía un ejemplo. Las leyes de Newton y Einstein habrían sido mucho más difíciles -quizás imposibles- de formular si sólo hubiese habido un planeta para someterlas a prueba, y a menudo se dice que el problema de la cosmología es que sólo tenemos un universo para examinar. (El descubrimiento de la evolución cósmica reduce un poco esta dificultad al ofrecer a nuestra consideración el muy diferente del universo en los primeros momentos de la evolución cósmica). La cuestión de la vida extraterrestre, pues, va más allá de problemas como el de si estamos sólos en el universo, o si podemos esperar tener compañia cósmica o si debemos temer tener invasiones exteriores; sino que también sería una manera de examinarnos a nosotros mismos y nuestra relación con el resto de la Naturaleza.

La ciencia nos llevará hasta la sabiduría y, algún día lejos en el futuro, si no equivocamos el camino, quizá, como decía Hilbert, ¡sabremos!

Hay cuestiones que van mucho más allá de nuestros pensamientos, sobrepasan la propia filosofía y entran en el campo inmaterial de la Metafísica, quizá el único ámbito que realmente pueda explicar lo que la Mente es. Allí reside la esencia de lo complejo, del SER. Ya sabéis:

“Todo presente de una sustancia simple,  es naturalmente una consecuencia de su estado anterior, de modo que su presente está cargado de su futuro.”

Sabemos eso pero, ¿Qué futuro será el nuestro? Si estrapolamos el pensamiento anterior a la Huamnidad y a su futuro,  resultará que ese futuro será para nosotros el que ahora nuestras acciones puedan construi. Como decimos en física, todo lo que ocurre tiene su origen en lo que antes paso, es decir, es consecuencia de la causalidad: Si quieres, te querrán. Si estudias, aprobarás. Si no tienes cuidado y construyes máquinas que lleguen a pensar por sí mismas… ¡mala cosa será! De todas las maneras, tenmdremos que contar con los imprevistos que no podemos dominar. Acordáos de los Dinosaurios.

¡No somos tan importantes como creemos ser!

emilio silvera

 

  1. 1
    emilio silvera
    el 4 de marzo del 2014 a las 11:42

    El título del presente trabajo hace una pregunta que, al mismo tiempo, se respinde:
    ¿La Mente? ¡Un Universo en sí misma!
     
    ¡Cien mil millones de neuronas! Tántas como estrellas hay en nuestra Galaxia. Todas en conexión y enviando mensajes en conexiones sin fin. Los datos que el cerebro recibe a través de los sentidos se plasman en un sin fin de enrevesados hilos y nervios que transportan la información hacia el centro neuronal de las decisiones que, equivocadas o no, solemos tomar. Pero, la historia es mucho más compleja y larga.
    Es evidente que el estímulo by Savings Addon” href=”../../../../category/el-cerebro/”>para la expansión evolutiva del cerebro obedeció a diversas necesidades de adaptación como puede ser el incremento de la complejidad social de los grupos de homínidos y de sus relaciones interpersonales, así como la necesidad de pensar para buscar soluciones a problemas surgidos por la implantación de sociedades más modernas cada vez.  Estas y otras muchas razones fueron las claves para que la selección natural incrementara ese prodigioso universo que es el cerebro humano.
    Claro que, by Savings Addon” href=”../../../../category/el-cerebro/”>para levantar cualquier edificio, además de un estímulo para hacerlo se necesitan los ladrillos específicos con las que construirlo y la energía con la que mantenerlo funcionando.
    La evolución rápida del cerebro no solo requirió alimentos de una elevada densidad energética y abundantes proteínas, vitaminas y minerales; el crecimiento del cerebro necesitó de otro elemento fundamental:
    Un aporte adecuado de ácidos grasos poliinsaturados de larga cadena, que son componentes fundamentales de las membranas de las neuronas, las células que hacen funcionar nuestro cerebro.
    Nuestro organismo, como ya he señalado, es incapaz de sintetizar en el hígado suficiente cantidad de estos ácidos grasos; tiene que conseguirlos mediante la alimentación.  Estos ácidos grasos son abundantes en los animales y en especial en los alimentos de origen acuático (peces, moluscos, crustáceos).   Por ello, algunos especialistas consideran que la evolución del cerebro no pudo ocurrir en cualquier parte del mundo y, por lo tanto, requirió un entorno donde existiera una abundancia de estos ácidos grasos en by Savings Addon” href=”../../../../category/el-cerebro/”>la dieta: un entorno acuático.
    El cerebro humano contiene 600 gramos de estos lípidos tan especiales imprescindibles para su función.  by Savings Addon” href=”../../../../category/el-cerebro/”>Entre estos lípidos destacan los ácidos grasos araquidónico (AA, 20:4 W-6) y docosahexanoico (D H A, 22:6 W-3); entre los dos constituyen el noventa por 100 de todos los ácidos grasos poliinsaturados de larga cadena en el cerebro humano y en el resto de los mamíferos.
     
    Una buena provisión de estos ácidos grasos es tan importante que cualquier deficiencia dentro del útero o durante la infancia puede producir fallos en el desarrollo cerebral.
    El entorno geográfico del este de África donde evolucionaron nuestros ancestros proporcionó una fuente única nutricional, abundante de estos ácidos grasos esenciales by Savings Addon” href=”../../../../2013/12/07/los-ladrillos-del-cerebro/”>para el desarrollo cerebral.  Esta es otra de las circunstancias extraordinarias que favoreció nuestra evolución.
    Las evidencias fósiles indican que el género Homo surgió en un entorno ecológico único, como es el formado por los numerosos lagos que llenan las depresiones del valle del Rift, el cual, en conjunto y by Savings Addon” href=”../../../../2013/12/07/los-ladrillos-del-cerebro/”>desde un punto de vista geológico, es considerado un “protoocéano”.  El área geográfica formada por el mar Rojo, el golfo de Adén y los grandes lagos del Rift forman lo que en geología se conoce como “océano fallido”.  Son grandes lagos algunos de una gran profundidad (el lago Malwi tiene 1.500 metros y el lago Tanganika 600 m.) y de una enorme extensión (el lago Victoria, de casi 70.000 km2, es el mayor lago tropical del mundo).  Se llenaban, como hacen hoy, del agua de los numerosos ríos que desembocan en ellos; por eso sus niveles varían según las by Savings Addon” href=”../../../../2013/12/07/los-ladrillos-del-cerebro/”>condiciones climatológicas regionales y estaciónales.
    Muchos de estos lagos son alcalinos debido al intenso volcanismo de la zona.  Son abundantes en peces, moluscos y crustáceos que tienen proporciones delípidos poliinsaturados de larga cadena muy similares a los que componen el cerebro humano.  Este entorno, en el que la especie Homo evolucionó durante al menos dos millones de años, proporcionó a nuestros ancestros una excelente fuente de proteínas de elevada calidad biológica y de ácidos grasos poliinsaturados de larga cadena, una combinación ideal by Savings Addon” href=”../../../../2013/12/07/los-ladrillos-del-cerebro/”>para hacer crecer el cerebro.
    Ésta es otra de las razones en las que se apoyan algunos para sugerir que nuestros antecesores se adaptaron durante algunos cientos de miles de años a un entorno litoral, posiblemente una vida lacustre, en el “océano fallido” de los grandes lagos africanos y que nuestra abundante capa de grasa subcutánea es la prueba de esta circunstancia de nuestra evolución.
    La realidad es que este entorno lacustre proporcionó abundantes alimentos procedentes del agua, ricos en proteínas de buena calidad y en ácidos grasos poliinsaturados.  Estos alimentos completaban la carroña incierta o la caza casi imposible.  Durante cientos de miles de años evolucionaron los homínidos en este entorno entre la sabana ardiente y las extensiones interminables de aguas someras por las que vagaban los clanes de nuestros antepasados chapoteando a lo largo de kilómetros en busca de alimento.  Este entorno único no solo garantizó los nutrientes necesarios para desarrollar el cerebro, sino que aceleró numerosos cambios evolutivos que confluirían en el Homo sapiens.
    Nuestra especie es muy homogénea en sus características: somos muy similares a pesar de lo que pudiera parecer a causa de las diferencias del color en la piel o en los rasgos faciales de las diferentes poblaciones.  Tanto los by Savings Addon” href=”../../../../2013/12/07/los-ladrillos-del-cerebro/”>datos de la genética homo los de la paleantropología muestran que los seres humanos, como especie, procedemos de un grupo pequeño de antepasados que vivían en África hace unos cuatrocientos mil años.
    Hemos logrado determinar con precisión nuestros orígenes como especie mediante precisos análisis genéticos; por ejemplo, los estudios llevados a cabo sobre los genes de las mitocondrias pertenecientes a individuos de todas las poblaciones del mundo y de todas las razas.
    Estudiando el A D N mitocondrial de miles de personas se ha llegado a formular la llamada “Teoría de la Eva Negra”, según la cual todos nosotros, los Homo sapiens sapiens, procedemos de una hembra que vivió en algún lugar de África hace by Savings Addon” href=”../../../../2013/12/07/los-ladrillos-del-cerebro/”>ahora unos tres cientos mil años.  Otros estudios se han realizado mediante el análisis del polimorfismo del cromosoma Y.
    Pero tanto unos estudios como otros han dado el resultado similar.  Los estudios del material genético del cromosoma Y confirman que la Humanidad tuvo un antepasado varón que vivió en África hace unos doscientos mil años.  Seria la “Teoría del Adan Negro”.  Estudios del Gen de la hemoglobina ratifican que todas las poblaciones humanas modernas derivan de una población ancestral africana de hace unos doscientos mil años compuesta por unos seiscientos individuos.
    Los hallazgos paleo antropológicos ratifican el origen único y africano de nuestra especie.  Se han encontrado en diversa regiones de África algunos fósiles, de características humanas modernas, con una antigüedad de by Savings Addon” href=”../../../../2013/12/07/los-ladrillos-del-cerebro/”>entre tres cientos mil y cien mil años; estos incluyen: el cráneo de kabwe (en Zambia), de 1.285 c.c.; el fósil KNM-ER-3834 del lago Turkan, en Kenia, de casi litro y medio; los fósiles encontrados en los yacimientos de Border Cave y Klassies River Mouth, de África del sur; y los esqueletos y cráneos encontrados en los enterramientos de la Cueva de Qafzeh y del abrigo de Skhul, ambos en Israel y datados en unos cien mil años.
    En 1968 se descubrieron en Dordoña el cráneo y el esqueleto de uno de nuestros antepasados, al que se denominó Hombre de Cro-Magnon.  Hoy sabemos que hace unos cuarenta mil años aparecieron en Europa unos inmigrantes de origen africano, que eran los primeros representantes de la especie Homo sapiens sapiens que alcanzaban estos territorios.  Llegaron con unas armas terribles e innovadoras, conocían el modo de dominar el fuego y poseían una compleja organización social; y por lo que se refiere a las otras especies de homínidos que habitaban por aquel entonces Europa, concretamente los Homo neandertales, al parecer, los eliminaron por completo.
    Los hombres de cromañón poseían las características de los pobladores de las regiones próximas al ecuador: poco macizos, muy altos y de brazos y piernas largas; sus huesos eran muy livianos por aumento del canal medular, dentro de la diáfisis.  Los huesos que formaban las paredes del cráneo eran más finos, que los de sus predecesores.  Habían sufrido una reducción de la masa muscular.  El desarrollo de armas que podían matar a distancia con eficacia y sin requerir gran esfuerzo, como los propulsores, las hondas y, más tarde, el arco y las flechas, hicieron innecesarias una excesiva robustez.  En general, eran muy parecidos a nosotros y, by Savings Addon” href=”../../../../2013/12/07/los-ladrillos-del-cerebro/”>hasta tal punto es así que, si cogiéramos a uno de estos individuos, lo lleváramos a la peluquería, le pusiéramos un buen traje, y lo sacáramos de paseo, se confundiría con el resto de la gente sin llamar a atención.
    Lo cierto es que, comeinzo con una cosa y termino, ¿quién sabe donde? Me llega un recuerdo y lo sigo hasta el final, lo cual hace que, el comienzo, algunas veces, pierda la relación con el resto del texto que, sin embargo y de alguna manera, nunca pierde la conexión. Todo, en el Universo, está unido por esos hilos invisibles que la mecánica cuántica ha dispuesto para que permee el espacio-tiempo de todo y de todos.
    ¿Sabemos tan poco!

    Responder
  2. 2
    emilio silvera
    el 5 de marzo del 2014 a las 6:10

    Mirando la bella galaxia de la imagen, con su núcleo resplandeciente y su carrusel de estrellas azuladas, uno puede pensar que la formación parece vacía, o, al menos que, existen muchos espacios carentes de materia y que sólo está formada por el centro galáctico y las estrellas a que mucha distancia lo circunda. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Debajo de la imagen se puede leer:
     

    “La siguiente imágen la tomó el satélite Swift de la NASA siendo una de las 330 fotografías que tomo de la galaxiaespiral M31, una de las formaciones estelares que se encuentran más cerca de nuestra propia galaxia, y se la denominaAndrómeda.”

    Tomada en ultravioleta nos parece otra galaxia que en nada se parece a la amigable y vecina Andrómeda, y, sin embargo, cuando se la mira desde otra dimensión electromagnética, parece ser otra muy distinta de la que conocemos pero, sigue siendo la misma.
    Eso es así con todo y no podemos fiarnos de lo que contemplamos a ojo desnudo, las cosas pueden cambiar mucho cuando es otra perspectiva la que nos deja ver los objetos del “mundo”, de la Naturaleza y del Universo. Siempre hay más de lo que a simple vista podemos ver.
    ¿Os podéis imaginar como se verá el Universo cuando podamos leer los mensajes que nos envían las ondas gravitatorias surgidas de los agujeros negros?
    Son muchas las cosas que no sabemos y, si nos centramos en la Mente, ese ente inmaterial que siurge de nuestros cerebros… ¡la ignorancia es muy grande! Hemos podido llegar a dilucidar algunos aspectos del cerebro y logrado saber que está conformado por una maraña de “cables” y más de cien mil neuronas que, conexionadas las unas a las otras envían mensajes sin fin de la información que llega a través del mundo sensorial, de nuestros sentidos, del mundo que nos rodea, y de las experiencias que nuestro cuerpo físico le facilita, y, de esa manera, la Mente se hace grande y fuerte, nunca deja de crecer y llega un momento que, se une al Universo para “beber” de él y apagar la insaciable sed de conocimiento que siempre tenemos.
    Nuestra vida es demasiado corta para llegar a saber, y, por eso, nos decía aquel gran filósofo científico:

    “Cuanto más profundizo en el conocimiento de las cosas, cuanto más llego a saber, más consciente soy de lo poco que se. Mis conocimientos son limitados pero, ¡mi ignorancia es infinita!”

    Siempre seremos aprendices, es decir, siempre tendremos más cosas que aprender y nunca podremos saberlo todo de todo. La aventura del saber es fascinante y, a medida que se avanza en ese camino sin fín, se llega a la conclusión de que nuestra curiosidad nunca será saciada y, a cada revuelta del camino nos sorprenderemos con nuevas cosas, nuevos hechos, nuevas formas de ver las cosas, dado que la experiencia, cambia al ser humano. Ahora mismo soy una persona muy distinta de aquella que, con 14 años, miraba el “mundo” desde una perspectiva tan equivocada que… Casi me da verguenza recordarlo.
    ¡La Mente! ¿Sabremos alguna vez quiénes somos? Lo cierto es que somos muchos en uno.
    Saludos.

    Responder

Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Subscribe without commenting