martes, 25 de febrero del 2020 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




Recordemos la Misión Cassini Huygens

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Astronomía y Astrofísica    ~    Comentarios Comments (13)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

La misión Cassini servirá (ha servido) para responder a preguntas fundamentales sobre la evolución de los planetas a través de un amplio estudio de Saturno, su famoso sistema de anillos, su magnetosfera, de Titán y otras lunas heladas.

 

El sistema de Saturno representa un laboratorio sin igual en donde los científicos pueden buscar respuestas a muchas de las preguntas fundamentales sobre la física, química y evolución de los planetas, así como las condiciones en las que tuvo lugar el nacimiento de la vida.

Diseño de la misión Cassini-Huygens-Crédito: ESA

                                Diseño de la misión Cassini-Huygens-Crédito: ESA

Saturno puede contener una buena parte de la nube de gases primordiales no atrapados por el Sol. Con 31 lunas conocidas y un sistema de anillos que apenas podría caber entre la Tierra y la Luna, Saturno puede considerarse el equivalente a un sistema solar en miniatura. Se piensa que su mayor satélite natural, Titán, puede poseer compuestos orgánicos, los cuales podrían ser importantes para la química que dio lugar a la vida en la Tierra. Aunque es muy fría para poder albergar la vida, Titán puede ser un congelador que nos muestre cómo la Tierra podría haber sido en el pasado.

Cassini será el primer orbitador en torno a Saturno y llevará a cabo un extenso tour de cuatro años de este mundo anillado. Seis meses después de su llegada al planeta, Cassini eyectará su sonda Huygens, la cual descenderá a través de la espesa atmósfera de Titán. Este vehículo podría impactar en lo que parece ser un océano líquido de metano.


Lanzamiento

El viaje de Cassini hacia Saturno comenzó el 15 de octubre de 1997, cuando un cohete Titán IVB/Centaur la lanzó desde la Estación de la Fuerza Aerea de Cabo Cañaveral (Florida). La etapa superior del lanzador aceleró la sonda fuera de la órbita terrestre hacia Venus, para llevar a cabo la primera de las cuatro asistencias gravitacionales diseñadas para impulsar el vehículo hacia Saturno. En un encuentro de este tipo, la sonda vuela cerca del planeta para ser acelerado por su gravedad, creando un “efecto honda” que hace incrementar la velocidad de la nave.

Sobrevuelos a Venus, la Tierra y Júpiter

 

La masa de la sonda Cassini es tan grande que no fue posible emplear un vehículo de lanzamiento que la dirigiese directamente a Saturno. Para alcanzar este planeta fueron necesarias cuatro asistencias gravitacionales; de esta forma, Cassini empleó una trayectoria interplanetaria que la llevaría a Venus en dos ocasiones, posteriormente hacia la Tierra y después hacia Júpiter. Después de sobrevolar Venus en dos ocasiones a una altitud de 284 Km, el 26 de abril de 1998 y a 600 Km, el 24 de junio de 1999, el vehículo se aproximó a la Tierra, acercándose a 1171 Km de su superficie el 18 de agosto de 1999. Gracias a estas tres asistencias gravitacionales, Cassini adquirió el momento suficiente para dirigirse al Sistema Solar externo. La cuarta y última asistencia se llevaría a cabo en Júpiter, el 30 de diciembre de 2000, sobrevolándolo a una distancia de 9.723.890 Km, e impulsándose hacia Saturno.


Fase de crucero

Cassini llevó a cabo un plan de vuelo de baja actividad durante el cual sólo se realizaron las actividades de navegación e ingeniería imprescindibles, como maniobras de chequeo o corrección de trayectoria. Los instrumentos científicos fueron desconectados permanentemente, salvo en el transcurso de unas pocas actividades de mantenimiento. Éstas incluían sólo un chequeo de todo su instrumental científico cuando la sonda se hallaba cerca de la Tierra, así como la calibración del magnetómetro. Las comprobaciones sobre el estado de la sonda Huygens se llevaron a cabo cada seis meses, mientras que las observaciones científicas se realizaron cuando el vehículo se aproximó a Venus, la Tierra y Júpiter.

El sobrevuelo de Júpiter significó una buena oportunidad para las sondas Cassini y Galileo de cara a estudiar varios aspectos de este planeta y su medio circundante desde octubre de 2000 hasta marzo de 2001, es decir, antes, durante y después de la máxima aproximación a Júpiter, el 30 de diciembre de 2000. Las observaciones científicas contaron con la ventaja de disponer de dos sondas espaciales en las cercanías del planeta al mismo tiempo. Algunos de los objetivos llevados a cabo conjuntamente por la Cassini y la Galileo incluyeron el estudio de la magnetosfera y los efectos del viento solar en ésta, así como la obtención de datos sobre las auroras en Júpiter.

Durante este sobrevuelo, la mayor parte de los instrumentos del orbitador Cassini fueron conectados, calibrados y trabajaron recogiendo información. Este estudio conjunto sirvió como buena práctica para comprobar el funcionamiento del instrumental de la sonda tres años antes de su llegada a Saturno.

Llegada a Saturno

Después de un viaje de casi siete años y más de 3500 millones de kilómetros recorridos, la sonda Cassini llegará a Saturno el día 1 de julio de 2004.

La fase más crítica de la misión –además del lanzamiento– es la inserción orbital del vehículo en torno al planeta. Cuando el vehículo alcance el planeta, la sonda pondrá en marcha su motor principal durante 96 minutos a las 04:36 T.U., con la finalidad de reducir su velocidad y permitir que la gravedad de Saturno la capture como un satélite del planeta. Atravesando el hueco entre los anillos F y G, Cassini se aproximará al planeta para iniciar así la primera de sus 76 órbitas que completará durante su misión principal de cuatro años.

Los responsables de la misión se han basado en la información sobre la densidad y localización del material entre los anillos para diseñar la trayectoria más apropiada y segura para la Cassini. La sonda se dispondrá orientada de tal forma que emplee su antena de alta ganancia como escudo para proporcionar la máxima protección contra cualquier pequeña partícula presente en esa región concreta de los anillos.

Esta geometría de llegada proporciona además una oportunidad única para observar los anillos de Saturno y el propio planeta y constituye el máximo acercamiento que la sonda realizará durante su misión.


La misión de la sonda Huygens

La sonda Huygens viaja junto a la Cassini hacia Saturno. Anclada a ésta y alimentada eléctricamente por un cable umbilical, Huygens ha permanecido durante el viaje de siete años en modo inactivo, sólo puesta en marcha cada seis meses para realizar chequeos de tres horas de duración de su instrumental y de sus sistemas ingenieriles.

 Unos 20 días antes de alcanzar la atmósfera alta de Titán, Huygens será eyectada por Cassini. Esto ocurrirá el 24 de diciembre de 2004. Tras cortar su cable umbilical y abrir sus anclajes, Huygens se separará de su nave madre y volará en solitario hacia Titán, con una trayectoria balística, girando a 7 revoluciones por minuto para estabilizarse. Varios temporizadores automáticos conectarán los sistemas de la sonda espacial antes de que ésta alcance la atmósfera superior de Titán.

Dos días después de la eyección de la sonda, Cassini realizará una maniobra de desviación, de manera que ésta pueda seguir a la Huygens cuando penetre en la atmósfera de Titán. Esta maniobra servirá también para establecer la geometría requerida entre el orbitador con Huygens, así como las comunicaciones de radio durante el descenso.

Huygens porta dos transmisores de microondas en la banda S y dos antenas, las cuales enviarán simultáneamente la información recogida hacia el orbitador Cassini. Una de ellas emitirá con un retraso de seis segundos respecto a la otra, para evitar cualquier pérdida de información si tuviesen lugar problemas con las comunicaciones.

El descenso de Huygens tendrá lugar el 15 de enero de 2005. La sonda entrará en la atmósfera de Titán a una velocidad de 20.000 Km/h. Este vehículo ha sido diseñado tanto para soportar el extremo frío del espacio (temperaturas de –200°C) como el intenso calor que se encontrará durante su entrada atmosférica (más de 12000°C).

Los paracaídas que transporta Huygens frenarán más la sonda, de tal modo que ésta pueda llevar a cabo un amplio programa de observaciones científicas al tiempo que desciende hacia la superficie de Titán. Cuando la velocidad de la sonda haya descendido hasta los 1400 Km/h, se desprenderá su cubierta mediante un paracaídas piloto. Acto seguido se desplegará otro paracaídas de 8.3 metros de diámetro que frenará aún más el vehículo, permitiendo la eyección del decelerador y del escudo térmico.

Durante la primera parte del descenso, el trabajo de los instrumentos situados a bordo de la sonda Huygens será dirigido por un sistema temporizador, pero en los últimos 10 a 20 Km, será un altímetro radar quien medirá la altura a la que se encuentra el vehículo y controlará el instrumental científico.

Durante el descenso, el instrumento de estructura atmosférica de Huygens medirá las propiedades físicas de la atmósfera. El cromatógrafo de gases y el espectrómetro de masas determinarán la composición química de la atmósfera en función de la altitud. El colector de aerosoles y el pirolizador capturarán partículas de aerosol –las finas partículas líquidas o sólidas suspendidas en la atmósfera–, las calentará y enviará el vapor resultante al espectrómetro y el cromatógrafo para su análisis.

El sistema de imagen de descenso y el radiómetro espectral trabajarán en la toma de imágenes de formaciones nubosas y de la superficie de Titán, determinando además la visibilidad en la atmósfera de este mundo. Según se vaya aproximando a la superficie, el instrumento encenderá un sistema de iluminación brillante que para medir la reflectividad superficial. Paralelamente a ello, la señal emitida por la sonda Huygens será recogida por el experimento Doppler de la Cassini, con lo cual se podrán determinar los vientos, ráfagas y turbulencias de la atmósfera. Cuando la sonda sea empujada por el viento, la frecuencia de su señal de radio variará ligeramente –en lo que se conoce como efecto Doppler, similar a la variación de la frecuencia del silbido de un tren que percibimos cuando éste pasa por delante de nosotros. Estos cambios en la frecuencia se emplearán para deducir la velocidad del viento que ha experimentado la sonda.

 

Los sistemas de ciencia superficial de la Huygens harán impacto contra la superficie de Titán a unos 25 Km/h. La duda más importante al respecto es si el aterrizaje tendrá lugar en una superficie sólida o líquida. Si tuviese lugar en un líquido, los instrumentos de la sonda espacial medirían sus propiedades mientras ésta flota durante pocos minutos.

Si el aterrizaje fuese sobre etano líquido, no sería posible retornar datos durante mucho tiempo, debido a la baja temperatura de dicha sustancia (cerca de –180°C), que impediría el funcionamiento de las baterías de la sonda. Además, si el etano entra en el compartimento con el instrumental científicos de la sonda, la radio tendría problemas para emitir su señal y posiblemente no funcionaría.

Asumiendo que la Huygens continúe enviando datos a la sonda Cassini desde la superficie de Titán, sólo sería capaz de hacerlo durante un máximo de 30 minutos, pues este es el tiempo para el cual se considera que la batería del vehículo dejaría de funcionar y además el orbitador Cassini desaparecería pronto sobre el horizonte visible desde Huygens.


El tour orbital

 

 

 

Tras la llegada y la inserción orbital, Cassini comenzará un viaje de al menos 76 órbitas por el sistema de Saturno, las cuales incluyen 52 encuentros cercanos con siete de los 31 satélites de este planeta. Las órbitas de Cassini en torno a Saturno serán ajustadas mediante asistencias gravitacionales con la luna Titán. Los sobrevuelos cercanos a este cuerpo permitirán una cartografía detallada con el sistema de radar de alta resolución, el cual es capaz de ver el terreno a través de la cobertera opaca de neblina de esta luna para producir mapas topográficos precisos de su superficie.

El tamaño de estas órbitas y su orientación relativa a Saturno y el Sol, así como su inclinación con respecto al ecuador de Saturno están definidos por varios requisitos científicos, que incluyen: la obtención de imágenes de radar de la superficie de Titán, los sobrevuelos de determinadas lunas de Saturno, las ocultaciones por los anillos del planeta y el cruce del plano de los anillos por la Cassini.

Este gráfico muestra el diseño general del tour orbital de la Cassini en torno a Saturno. Se trata de un conjunto de órbitas que la sonda recorrerá en unos 4 años y que incluyen, entre otros acercamientos, unos 40 sobrevuelos a Titán dentro de las 69 órbitas que Cassini recorrerá en torno a Saturno. Como referencia se muestran las órbitas de las lunas Titán y Japeto.

Cassini realizará al menos seis sobrevuelos cercanos de las lunas heladas de mayor interés del sistema de Saturno: Japeto, Encélado, Dione y Rhea. Las tomas obtenidas por las cámaras de alta resolución del vehículo durante estos sobrevuelos mostrarán detalles superficiales de pocos metros. Además, se llevarán a cabo otros 24 sobrevuelos lejanos de los satélites helados de Saturno (sin incluir a Titan), a distancias superiores a los 100.000 Km. La variación del ángulo de inclinación de las órbitas de la Cassini pemitirá realizar estudios tanto de las regiones polares como de la zona ecuatorial del planeta.

 

Titán será el objeto más investigado por Cassini. La sonda llevará a cabo 45 sobrevuelos a esta luna, a una distancia máxima de 950 Km sobre su superficie. Titán es la única luna de Saturno suficientemente grande para emplear su gravedad y modificar significativamente la órbita de la sonda. La navegación precisa y la elección de la trayectoria adecuada para los sobrevuelos de Titán serán los factores empleados para definir el tour orbital, del mismo modo que la misión Galileo realizó sus encuentros con los satélites galileanos de Júpiter para llevar a cabo su tour por el sistema joviano.


Fin de la misión principal

 

 

Pequeños mundos muy cercanos a nosotros y que nos podrían dar buenas sorpresas

 

La misión principal de la sonda Cassini finaliza el 30 de junio de 2008, cuatro años después de su llegada a Saturno y 33 días después de su último sobrevuelo a Titán, el cual tiene lugar el 28 de mayo de 2008. Este sobrevuelo está diseñado para posicionar a la sonda de cara a un nuevo acercamiento a dicho satélite el 31 de julio de 2008, ofreciendo la oportunidad de proceder con más sobrevuelos durante la misión extendida, si es que los recursos disponibles la permiten. No hay ningún factor en la misión principal que impida una misión extendida.


Operaciones durante la misión

Las comunicaciones con la sonda Cassini se realizarán empleando las grandes antenas de la Red de Estaciones para el Seguimiento en el Espacio Profundo. La sonda transmitirá y recibirá señal mediante su antena parabólica, empleando la banda X de microondas. La antena de alta ganancia será empleada además para los experimentos de radio y radar y también para recibir señales desde la Huygens.

Debido a que los instrumentos científicos de la Cassini se encuentran fijos y la sonda debe ser girada para apuntar éstos hacia sus objetivos, el vehículo será reorientado frecuentemente, par lo cual hará uso de unos mecanismos llamados “ruedas de reacción” o de los propios motores pequeños situados a bordo. Consecuentemente, la mayor parte de las observaciones científicas se llevarán a cabo sin el empleo de comunicaciones en tiempo real hacia la Tierra. Los datos serán almacenados en dos sistemas grabadores de estado sólido, cada uno de 2 gigabits de capacidad.

Cada uno de los instrumentos de la sonda Cassini funciona gracias a un microprocesador capaz de controlar el instrumento en cuestión y de almacenar o borrar los datos tomados. Los controladores en tierra trabajarán con la sonda mediante la combinación de algunas órdenes para administrar el nivel de recursos del sistema, así como con otras que serán ejecutadas directamente por los microprocesadores de cada instrumento científico individual. El calendario de actividad puede variar en diferentes ocasiones, de tal modo que los datos serán transmitidos a la Tierra o almacenados en los sistemas de grabación de estado sólido para su posterior envío. Los periodos de tiempo en los que la antena de la sonda apuntará hacia la Tierra durante el tour orbital han sido cuidadosamente definidos y diseñados por los responsables de la misión.

La Tierra y Titán, no parece que sean muy diferentes. Simplemente ocurre que, están situados en distintos tiempos de su evolución. La Tierra, ya pasó por la fase que hoy está presente en Titán.

Los controladores de la misión, equipos de ingenieros y de científicos monitorizarán la telemetría de la sonda y buscarán señales de cualquier anomalía en tiempo real. El equipo de operaciones de los sistemas de vuelo obtendrá los datos ingeniriles necesarios para determinar la salud, seguridad y funcionamiento de la sonda, procesando la telemetría para determinar y predecir la trayectoria del vehículo. La información será recibida habitualmente por la Red de Estaciones para el Seguimiento en el Espacio Profundo, realizándose el seguimiento diariamente, salvo en los casos en los que se emitan por radio aquellos datos tomados por el instrumental científico.

Objetivos científicos de la misión

Cassini tiene la misión de estudiar el planeta Saturno, así como entorno físico, sus anillos y lunas, haciendo especial énfasis en Titán. La sonda transporta un instrumental científico que ha sido elegido cuidadosamente por los científicos, de manera que éste pueda ser de utilidad para responder a las preguntas científicas más importante del sistema de Saturno. Los datos que éstos retornen serán analizados por un equipo de cerca de 260 investigadores de Europa y los EEUU.

A continuación se muestra una lista más específica de los objetivos científicos de la misión Cassini y Huygens:

Saturno

- Determinar el conjunto de temperaturas, las propiedades de las nubes y la composición de la atmósfera de Saturno.
- Medir el los vientos globales del planeta, incluyendo ondas y remolinos; llevar a cabo observaciones de las formas de las nubes y estudiar cómo crecen, evolucionan y se disipan.
- Determinar la estructura interna y rotación de la atmósfera profunda.
- Estudiar las variaciones diarias y la relación entre la ionosfera y el campo magnético del planeta.
- Determinar la composición, flujo de calor y medio de radiaciones presentes durante la formación y evolución de Saturno.
- Investigar las fuentes y la naturaleza de las tormentas eléctricas en Saturno.

Titán

Determinar la cantidad relativa de compuestos atmosféricos diferentes, los escenarios más aproximados para la formación y evolución de Titán y de su atmósfera.
- Observar la distribución de vertical y horizontal de los gases traza; buscar moléculas orgánicas complejas; investigar las fuentes de energía que producen la química atmosférica; determinar los efectos de la luz solar en las sustancias químicas de la estratosfera; estudiar la fomación y evolución de aerosoles (partículas suspendidas en la atmósfera).
- Medir los vientos y las temperaturas globales; investigar la física de las nubes, la circulación general y los efectos estacionales en la atmósfera de Titán; buscar evidencias de tormentas eléctricas.
- Determinar el estado físico, topografía y composición de la superficie de Titán, así como caracterizar su estructura interna.

- Investigar la atmósfera superior de Titán, su ionización y su papel como fuente de material neutral e ionizado para la magnetosfera de Saturno.

Magnetosfera

- Determinar la configuración del campo magnético de Saturno, el cual es prácticamente simétrico con el eje rotacional del planeta. Estudiar también su relación con la modulación de la radiación kilométrica de Saturno, una emisión de radio que se cree que está ligada al modo en el que los electrones del viento solar interactúan con el campo magnético en los polos del planeta.
- Determinar la composición, fuentes y concentraciones de electrones y protones en la magnetosfera.
- Caracterizar la estructura de la magnetosfera y su interacción con el viento solar, las lunas de Saturno y los anillos.
- Estudiar cómo Titán interactúa con el viento solar y con los gases ionizados de la magnetosfera de Saturno.

Los anillos

- Estudiar la configuración de los anillos y los procesos dinámicos responsables de la estructura de los mismos.
- Cartografiar la composición y la distribución del material de los anillos.
- Investigar la relación entre los anillos y las lunas de Saturno, incluyendo aquellas que se encuentran dentro el sistema de anillos del planeta.
- Determinar la distribución de polvo y meteoroides en la vecindad de los anillos.
- Estudiar las interacciones entre los anillos y la magnetosfera de Saturno, su ionosfera y su atmósfera.

 

Lunas heladas

- Determinar las características generales y la historia geológica de los satélites de Saturno.
- Definir los diferentes procesos físicos que han creado estas superficies, cortezas y materiales subterráneos de las lunas.
- Investigar la composición y distribución de los materiales superficiales, particularmente aquellos de aspecto oscuro, ricos en materia orgánica y los hielos condensados con bajos puntos de fusión.

- Determinar la composición global de las lunas, así como su estructura interna.
- Investigar las interacciones entre los satélites y la magnetosfera de Saturno, el sistema de anillos, así como las posibles inyecciones de gas en la magnetosfera.

Acontecimientos más importantes de los cuatro años de misión principal de la sonda Cassini:

 

- 74 órbitas en torno a Saturno.
- 45 sobrevuelos cercanos a Titán.
- 8 sobrevuelos cercanos a otros satélites de Saturno (3 a Encélado y uno a Febe, Hiperión, Dione, Rhea y Japeto)
- 30 sobrevuelos adicionales a varios satélites, a distancias inferiores a 100.000 Km.
- Un gran número de oportunidades para observar ocultaciones de Saturno y de su sistema de anillos.
- Una trayectoria de transferencia en Titán de 180°.
- Una secuencia de alta inclinación.


Fases de la misión principal de la sonda Cassini

1.- Inserción orbital y eyección de la sonda de descenso (1 de julio 2004 a 15 de febrero de 2005).

Esta es la primera parte del viaje de la Cassini en torno a Saturno, que comprende tres órbitas en torno al planeta. Los acontecimientos más destacados de esta fase son la inserción orbital y la eyección de la sonda de descenso hacia Titán (enero de 2005). Estos eventos determinarán el éxito de la misión Cassini-Huygens y sus resultados servirán para planificar con detalle el futuro de la exploración de Saturno y Titán.

Vista en planta y en perfil de la trayectoria de la Cassini entre el momento de inserción orbital y el despliegue de Huygens.

 

2.- Secuencia de ocultación (15 de febrero a 9 de julio de 2005).

Comprende el intervalo de tiempo entre las órbitas 3 y 14 de Cassini en torno al planeta Saturno.

Los anillos de Saturno oscilan en un periodo de tiempo de 15 años, ciclo durante el cual es posible estudiarlos desde la Tierra cuando éstos se hallan inclinados o “abiertos”. Según transcurre el tiempo dentro de este periodo, el sistema de anillos se va disponiendo de tal modo que en determinados momentos se muestran de perfil -”cerrados”- para los observadores terrestres. Cuando la Cassini comience a realizar su recorrido en torno al planeta Saturno, verá los anillos inclinados o “abiertos”, configuración que permitirá a la sonda observar como la Tierra o el Sol son ocultados por los mismos. Estos fenómenos, las ocultaciónes, ofrecen información muy útil que permite a los científicos obtener datos acerca de la estructura y evolución del sistema de anillos.

Vista en planta y en perfil de la secuencia de rotación en pétalos para el estudio de la magnetocola.

 

3.- Rotación en forma de pétalos y estudio de la magnetocola (7 de septiembre de 2005 a 22 de julio de 2006)

 

Consistirá en ir rotando la órbita de la sonda espacial con respecto a los observadores situados en Tierra. Este intervalo de tiempo abarcará las órbitas 14 a 26 y permitirá a los científicos obtener información muy valiosa sobre la magnetosfera de Saturno, especialmente sobre la magnetocola, región del campo magnético de Saturno situada opuesta a la dirección del Sol.

Vista en planta y en perfil de la secuencia de rotación en pétalos para el estudio de la magnetocola.

 

4.- Transferencia de 180° hacia Titán (22 de julio de 2006 a 30 de junio de 2007)

 

Los responsables de la misión harán maniobrar la sonda espacial de tal modo que la orientación del vehículo se modifique en unos 180° con respecto al Sol. Para realizar este proceso se necesitarán efectuar 22 órbitas en torno a Saturno (órbitas 26 a 47), realizando sobrevuelos a Titán. Esta transferencia permitirá a los científicos realizar estudios del planeta Saturno desde diferentes perspectivas.

Vista en planta y en perfil de la transferencia de 180° empleando Titán.

 

5.- Estudio de los satélites helados (30 de junio a 31 de agosto de 2007).

 

Inmediatamente después de haber realizado la secuencia de transferencia de 180° empleando a Titán, la sonda Cassini realizará sobrevuelos muy cercanos a varios de los satélites helados de Saturno (Encélado, Hiperión, Dione, Rhea y Japeto) para estudiar sus características con detalle. Este periodo de tiempo abarcará las órbitas 47 a 49.

Vista en planta y en perfil de las sobrevuelos a los satélites helados.

 

6.- Secuencia de alta inclinación (31 de agosto de 2007 a 1 de julio de 2008).

 

El estudio de Saturno desde una perspectiva de un ángulo de alta inclinación es de gran interés científico. La observación de las regiones polares ofrece una buena oportunidad para estudiar los anillos del planeta y su magnetosfera. La secuencia de alta inclinación también permitirá llevar a cabo ocultaciones solares, estelares y en radio -vistas desde la Tierra- de Saturno, su sistema de anillos y Titán, estudios que permitirán a los investigadores comprender la naturaleza de los estos cuerpos y su entorno.

Estos estudios abarcan el periodo de tiempo comprendido entre la órbita 49 y el final de la misión principal (órbita 74). La decisión con respecto a proseguir con una misión extendida se realizará en base al estado de la sonda espacial, el combustible disponible en la misma y otros factores.

Vista en planta y en perfil de la secuencia de alta inclinación de la Cassini.

 

Lo cierto es que, hemos aprendido bien a solucionar nuestras carencias espaciales y, estos ingenios que enviamos a regiones lejanas del Sistema Solar, nos cuentan lo que ven e investigan lo que queremos saber.

Está claro que estas misiones nos ofrecen conocimientos que no teníamos y, después de este misión, tanto Titán como Saturno, tienen  algunos misterios menos que antes de llegar allí y enviarnos la información que ahora tenemos. Por aquel entonces decía al finalizar:

¡Pronto a Marte!

Pero, lo de Marte, aunque tenemos allí a Curiosity, casi recien llegada, es otra misión muy diferente y, tenemos la ilusión de poner nuestros pies en aquel planeta que, no ofrece, precisamente, las mejores condiciones para ello. Todo eso hace que la soñada Base en Marter, tenga que esperar y, creo que, la Curiosity, aunque nos enviará valiosos datos…dejará para la expedición humana el descubrimiento de la presencia de vida que hay en ese planeta pero, no precisamente en su superficie.

emilio silvera

 

  1. 1
    kike
    el 2 de septiembre del 2009 a las 23:27

    Enciclopédico e interesante comentario amigo Emilio; es verdad que Saturno y sus satélites constituyen en sí un sistema solar en miniatura.

    Eso me recuerda que existen ciertos patrones que se repiten a diferentes escalas de tamaño; siempre me ha llamado la atención el hecho generalizado de que el clima en diferentes islas es tan complejo como si fuera un continente.

    En Mallorca por ejemplo, pese a ser una isla pequeña, su clima es bastante variable, siendo normal que en su parte norte llueva mucho más que en la parte sur y que incluso la temperatura es de varios grados de diferencia; en realidad se comporta este clima a escala tan reducida como si fuera por ejemplo toda la Península Ibérica o toda Europa.

    Lo digo porque incluso pudiera ser que en Júpiter pudiera pasar lo mismo, y que a escala más reducida, se produjeran circunstancias físicas parecidas a lo que ocurra en todo el sistema solar, salvando por supuesto las distancias.

    Un abrazo.

    Responder
  2. 2
    emilio silvera
    el 3 de septiembre del 2009 a las 9:25

    Hola,amigo Kike, es un placer verte visitar el lugar que, como bien sabes, es mi entretenimiento y mio ocio preferido, ya que, como a tí te pasa, las cuestiones del Universo, de la Naturaleza en todo su esplendor y de los muchos misterios que encierra, es la llave de mi curiosidad por todo lo que a ella atañe y, desde luego, aquí estamos día a día procurando lanzar al mundo un poquito de los mensajes que ese inmenso Universo nos envia y que no siempore comprendemos.

    Como bnien dices, a medida que vamos profundizando en el saber del mundo que nos rodea, podemos ser conscientes de que algunos patrones, se repiten continuamente y, de esa manera, la Naturaleza proyecta sus mecanismos para que todo evolucione al ritmo que debe.

    Un saludo cordial querido amigo.

    Responder
  3. 3
    Cygnus61
    el 20 de octubre del 2010 a las 0:28

    Excelente trabajo didáctico el suyo, Sr. Silvera. Todavía no me atrevo a llamarle amigo, aunque ya quisiera yo, que así me reconociese. Diariamente leo artículos suyos, pero este magnífico documento aún no había “caido” en mis manos, y lo hace, gracias a un enlace de  “Observatorio, la Imagen Astronómica del Dia”. ( 19/10/2010) . Es increíble la tecnología que deben llevar estos ingenios para realizar la cantidad de trabajos  que realizan, mediciones, cálculos orbitales, correcciones de trayectorias, análisis, fotografias etc, teniendo en cuenta que cuando decimos “tiempo real”, aquí en la tierra no es tal, ya que la información de las posiciones y operaciones de las sondas nos llegan en este caso, con  muchos minutos de retraso.
    Me gustaría preguntarle qué sabemos de los datos obtenidos por la sonda Huygens “Cassini eyectará su sonda Huygens, la cual descenderá a través de la espesa atmósfera de Titán. Este vehículo podría impactar en lo que parece ser un océano líquido de metano”. Que sí, que buscando en internet podría localizar páginas que hablen de ello, pero…prefiero que sea ud. el que me saque de dudas.
    Saludos y buenas noches.

    Responder
  4. 4
    emilio silvera
    el 20 de octubre del 2010 a las 12:16

    Estimado Cygnus61, estoy a la espera de que, desde el Grupo Especializado de Astrofisica de la Real Sociedad Española de Fisica (del que soy un humilde miembro), me envien informacion de primera mano para poder exponerla aqui.

    Es verdad que, estamos siendo testigos de autenticas maravillas: ¿Sondas espaciales que son capaces de reconocer otras lunas y planetas a distancias siderales y enviarnos datos a la Tierra! Hace unos pocos años nos pareceria un sueño.

    En fin amigo, que pasando de vez en cuando por aqui, aparte de que leera articulos interesantes sobre Fisica y Astronomia (entre otros), podra ser poseedor de algun nuevo conocimiento que, dicho sea de paso…Nunca esta demas.

    Un saludo cordial.

    Responder
  5. 5
    Cygnus61
    el 23 de octubre del 2010 a las 10:31

    Muchas gracias y esperaré pacientemente que reciba los datos de la Sociedad que cita, que de a buen seguro ud. divulgará con, su ya conocida, aportación particular. Saludos cordiales

    Responder
  6. 6
    nora martinez
    el 12 de agosto del 2012 a las 17:17

    “tantas cosas por saber y yo con una vida finita “

    Responder
    • 6.1
      emilio silvera
      el 12 de agosto del 2012 a las 18:19

      Amiga mía:
      Precisamente, pensando en esas mismas palabras, muchas veces podemos sentir dolor, al ser conscientes de que, nuestra naturaleza nos lleva hacia ese otro lugar, en el que no hay paisajes ni colores, ni brisa fresca, ni un cielo azul, ni una caricia acompañada de una mirada llena de esperanza y Amor.
      Como luchar contra la irremediable sería gastar, inútilmente,  una energía necesaria para otros menesteres, lo mejor es pensar que, lo poco que hemos aprendido aquí, lo podemos traspasar a otros para que, recogiendo la “antorcha”, sigan ese largo camino hacia el futuro incierto.
      Como decía Popper: “Cuanto más profundizo en el conocimiento de las cosas, más consciente soy de lo poco que se. Mis conocimientos son limitados pero, mi ignorancia, es infinita”. Y, es cierto, siempre seremos aprendices más o menos avanzados que, cada día, aprendern nuevas cosas, descubren nuevos secretos, despejan nuevas incognitas y, poco a poco, vamos siendo conscientes de que, nuestro mundo, es sólo eso, un pequeño mundo inmerso en una inmensidad que nunca podremos abarcar.
      Pero, a pesar de todo, si hemos tenido la suerte de Amar y de ser amados…¿qué más podemos pedir?
      Quizá, las cosas que me falten por saber, las podrán saber mis hijos y sus hijos y los hijos de aquellos…
      De todas las maneras, tenemos que comprender que, como decía Marco Aurelio:
      “Quien ha visto las cosas presentes ha visto todo, todo lo ocurrido desde la eternidad y todo lo que ocurrirá en el tiempo sin fin; pues todas las cosas son de la misma clase y la misma forma”.
      Tenemos que buscar la manera de consolarnos al saber que, hemos vivido lo mismo que vivieron otros y lo mismo que otros vivirán. Nada en la naturaleza humana será distinto y, si acaso, irá cambiando la tecnología pero no nuestra condición. ¿Somos Humanos! con nuestros defectos y nuestras virtudes y, quiero creer que, éstas últimas, finalmente saldrán ganando, ya que, en nosotros están presentes los sentimientos y, eso, amiga mía, es más de lo que, cuando llegamos aquí, podríamos esperar.
      Un saludo cordial.

      Responder
  7. 7
    nora martinez
    el 13 de agosto del 2012 a las 15:14

    no recuerdo si dije que soy de uruguay vivo en un pueblo del interior 
     

    Responder
    • 7.1
      emilio silvera
      el 14 de agosto del 2012 a las 6:52

      Amiga nora:
      Tienes la suerte de ser de un gran País, Uruguay es muy hermoso y, sobre todo, allí viven muy buena gente. Tengo la suerte de tener allí un amigo que vive en Montevideo, su nombre es Nelson y, como persona y ser humano, es todo un ejemplo.
      Si eres de un pueblo del interior, ¿qué omportancia puede tener? Uno puede ser de cualquier parte y, lo que en realidad cuenta es que, todos somos ciudadanos del mundo y, la valía de las personas es totalmente independiente del lugar en el que puedan vivir o hayan podido nacer. Además, algunos pueblecitos del interior de Uruguay son entrañables y seguro que vives en uno de esos.
      Un saludo cordial amiga mía.

      Responder
  8. 8
    Observer
    el 22 de octubre del 2013 a las 23:45

    Señor Silvera; quizás sería  bueno actualizar algunos datos de su artículo, veo que es del 2009 y por lo tanto se aceptarían algunas inexactitudes al día de hoy, pensando en los nuevos descubrimientos, pero hablar de 31 lunas conocidas hoy día cuando estamos bordeando las 65 lunas conocidas me parece falta de sigilo con su publicación.

    Es mas, antiguamente se hablaba de millones de lunas en Saturno, en esos tiempos se consideraban los fragmentos que componían sus anillos, luego se clasificó en satélites y otros cuerpos, bueno espero sirva de algo este apunte.

    Muy buenas noches.

    Responder
    • 8.1
      emilio silvera
      el 23 de octubre del 2013 a las 4:48

      Muy buenas noches amigo Observer:
      Se agradece la puntualización que aclara para todos los visitantes el tema y deja las cosas en su debido lugar. A veces, la premura del tiempo hace que no se repasen los trabajos que se exponen y reponen y, detalles como el que apunta, pueden suceder de vez en cuando.
      De todas las maneras, hay que tener en cuenta que el lugar requiere una gran dedicación y se hace de manera desinteresada y por amor a la física y la astronomía (entre otras cosas), el principal deseo es conectar con cuanta más gente mejor para intercambiar ideas sobre los temas tratados y, lo que señala, aún siendo cierto, no tiene otra importancia que la de una inexactitud que, a decir verdad, podemos encontrar en cualquier libro que cojamos para leer y que ha sido detenidamente repasado una y mil veces. 
      Por otra parte, entrar en un lugar como este para señalar las faltas sin comentar sobre el tema tratado, no parece lo más positivo, ya que, es la parte más fácil (señalar la falta de otros que tratan de aportar algo, cuando nosotros, no aportamos nada), lo más positivo sería hacer un comentario quer aporte alguna cosa, alguna idea.
      De todas las maneras gracias por el aviso, aunque siempre se procura hacerlo lo mejor posible, no siempre lo podemos conseguir, ya sabe, somos humanos.
      Saludos cordiales.

      Responder
  9. 9
    Observer
    el 23 de octubre del 2013 a las 18:19

    Don Emilio; que no se mal interprete lo anterior, solo fue un detalle que se puede remediar sin problema, claro es a la vista de cualquiera que su página es muy buena y completa, por lo que lo referido es solo para tomar atención, no es que me dedique a buscar detalles, fue solamente que esta vez me puse a leer un artículo suyo y justo apareció esto.

    Sobre el comentar, sin ánimo de contradecir, creo que sus artículos son demasiado completos y no dejan casi pie a agregar algo, ahora bién, quizás sería bueno pensar en que es lo que queremos, que el artículo sea leído y que contenga toda la información necesaria o solo sea el entregar una pincelada de un tema, dejando pie y espacio a que otros puedan aportar, de manera de formar un foro.
    Estas últimas son dos posibilidades que quizás sea bueno estudiar para así a lo mejor usted pueda además de entregar grandes artículos bien contextuados agregar otros con menos escrituras y mas preguntas abiertas, así a lo mejor invitaría a muchos a aportar con pequeños conocimientos y pareceres.

    En todo caso esto es solo una sugerencia, por lo demás a mi, al leer sus artículos, los encuentro tan completos que pareciera que nada puedo aportar o decir.

    Buenas noches y felicidades por su buena página.

    Responder
    • 9.1
      emilio silvera
      el 24 de octubre del 2013 a las 4:41

      Gracias amigo.
      Lo que dice puede ser acertado y quizás sea yo el que no deja espacio (o mucho espacio) para el comentario pero, no se hacerlo de otra manera y, desde luego, aunque me gustaría más diálogo con los visitantes… ¡No podemos tenerlo todo! Así que, con que me visiten les estoy agradecido y siento que mi trabajo no queda flotando inútil en el vacío virtual de Internet.
      Un cordial saludo.

      Responder

Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Subscribe without commenting