domingo, 22 de julio del 2018 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




La libertad es una ficción cerebral

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en ¿Libre albedrío?    ~    Comentarios Comments (1)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Estamos determinados, como el resto del Universo, por las leyes naturales

 

La libertad es una ficción cerebral, según confirman las últimas investigaciones sobre neurociencias. Estas investigaciones han determinado que la actividad cerebral previa a un movimiento, realizado por el sujeto en un tiempo por él elegido, es muy anterior (hasta 10 segundos) a la impresión subjetiva del propio sujeto de que va a realizar ese movimiento. Y aunque la falta de libertad es algo contraintuitivo, los experimentos indican que estamos determinados por las leyes de la Naturaleza. Por eso en Alemania algunos especialistas están reclamando la revisión del código penal para adecuarlo a los resultados de la neurociencia. Y aunque sigamos encarcelando a los que violen las leyes, ¿cambiará la imagen que tenemos tanto de esos criminales como de nosotros mismos?

 

       No siempre podemos dominar los impulsos de la mente

No pocas veces, nuestras mentes se ven abocadas a tener que retener, ese primer impulso, esa iniciativa de libertad, o, de libre albedrío. La complejidad en la que estamos inmersos nos prohibe, en la mayor parte de las ocasiones, poder desarrollar y poner en práctica ese “estado de libertad” que ¿nos fue dado? pero que, en realidad, podría ser una ficción de la mente. Decidir lo que se dice decidir…, como todo en el universo, es algo limitado.

Contornos de machos y hembras de overlaping en condiciones de servidumbre por la llama de la vela  Foto de archivo - 7483891

Claro que pretender que la llama de una vela ilumine nuestra ignorancia…, no será posible y necesitaremos algo más. La evolución de nuestra especie (llevamos cientos de miles de años evolucionando), es lenta y hasta alcanzar el estadio de “visión” perfecta del mundo, nos queda un largo camino por recorrer.

Sabemos (casi) de que está hecha la materia que podemos ver y detectar, suponemos y sospechamos que otra materia (más abundante) pulula por todo el Universo sin que podamos encontrarla, sospechamos de otras dimensiones, de otros universos y, desde luego, de otra Física. Sí, es verdad, todas son sospechas y, las sospechas en Física…tienen que ser demostradas, ya que, en caso contrario, se quedan en nada, en pensamientos vacíos.

Sospecho que, nuestros conocimientos de la mente…son muy limitados y que, todo esto, nos viene grande. Mientras sigamos preguntándo: ¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿Hacia dónde vamos? ¿Estamos sólos en el Universo? Estamos dejando al descubierto nuestra gran ignorancia pero, el simple hecho de preguntar y de querer saber…nos pone en el camino correcto.

emilio silvera

 

  1. 1
    emilio silvera
    el 14 de octubre del 2013 a las 8:19

    Verdaderamente, lo que entendemos por libertad, es decir, hacer en cada momento lo que nos venga en gana. En nuestro mundo no es posible, y, queda supeditado ese poder hacer, a un ámbito personal muy restringido que, se podría decir que afecta a nuestro entorno más pequeño, ese entorno profesional y familiar en el que, de alguna manera, tenemos cierta capacidad para la discrecionalidad de acción. Principalmente, para resolver los problemas que se presentan y, en lo personal, más allá de decidir qué libro leeremos esta nocho… poco más podemos elegir,
    Es fácil comprender que lo del libro es una metáfora que abarca a una serie de cuestiones que sí podemos determinar en nuestro quehacer del día a día que, en relación con las interacciones que llevamos a cabo durante nuestras actividades, tenemos ese pequeño margen de decisión que, no es todo lo extenso que se pudiera pensar.
    No podemos hacer lo que queramos, nuestras acciones inciden en terceros que no tienen que soportar las consecuencias de nuestro quehacer. Ya sabéis, nuestra libertad termina cuando empiezan los derechos del otro. Cada cual está alambicado en una parcela que le da el margen que le da para decidir lo que puede o no puede hacer.
    ¿La Libertad! Una ilusión.

    Responder

Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Subscribe without commenting